Skip to main content

Full text of "Actas de la Asamblea General Constituyente y Legislativa del Estado"

See other formats


Google 


This  is  a  digital  copy  of  a  book  that  was  prcscrvod  for  gcncrations  on  library  shclvcs  bcforc  it  was  carcfully  scannod  by  Google  as  pan  of  a  projcct 

to  make  the  world's  books  discoverablc  onlinc. 

It  has  survived  long  enough  for  the  copyright  to  expire  and  the  book  to  enter  the  public  domain.  A  public  domain  book  is  one  that  was  never  subject 

to  copyright  or  whose  legal  copyright  term  has  expired.  Whether  a  book  is  in  the  public  domain  may  vary  country  to  country.  Public  domain  books 

are  our  gateways  to  the  past,  representing  a  wealth  of  history,  culture  and  knowledge  that's  often  difficult  to  discover. 

Marks,  notations  and  other  maiginalia  present  in  the  original  volume  will  appear  in  this  file  -  a  reminder  of  this  book's  long  journcy  from  the 

publisher  to  a  library  and  finally  to  you. 

Usage  guidelines 

Google  is  proud  to  partner  with  libraries  to  digitize  public  domain  materials  and  make  them  widely  accessible.  Public  domain  books  belong  to  the 
public  and  we  are  merely  their  custodians.  Nevertheless,  this  work  is  expensive,  so  in  order  to  keep  providing  this  resource,  we  have  taken  steps  to 
prcvcnt  abuse  by  commcrcial  parties,  including  placing  technical  restrictions  on  automatcd  qucrying. 
We  also  ask  that  you: 

+  Make  non-commercial  use  of  the  files  We  designed  Google  Book  Search  for  use  by  individuáis,  and  we  request  that  you  use  these  files  for 
personal,  non-commercial  purposes. 

+  Refrainfivm  automated  querying  Do  nol  send  aulomated  queries  of  any  sort  to  Google's  system:  If  you  are  conducting  research  on  machine 
translation,  optical  character  recognition  or  other  áreas  where  access  to  a  laige  amount  of  text  is  helpful,  picase  contact  us.  We  encouragc  the 
use  of  public  domain  materials  for  these  purposes  and  may  be  able  to  help. 

+  A/íJí/iííJí/i  íJíírí&Hííon  The  Google  "watermark"  you  see  on  each  file  is  essential  for  informingpcoplcabout  this  projcct  andhclping  them  find 
additional  materials  through  Google  Book  Search.  Please  do  not  remove  it. 

+  Keep  it  legal  Whatever  your  use,  remember  that  you  are  lesponsible  for  ensuring  that  what  you  are  doing  is  legal.  Do  not  assume  that  just 
because  we  believe  a  book  is  in  the  public  domain  for  users  in  the  United  States,  that  the  work  is  also  in  the  public  domain  for  users  in  other 
countries.  Whether  a  book  is  still  in  copyright  varies  from  country  to  country,  and  we  can'l  offer  guidance  on  whether  any  speciflc  use  of 
any  speciflc  book  is  allowed.  Please  do  not  assume  that  a  book's  appearance  in  Google  Book  Search  means  it  can  be  used  in  any  manner 
anywhere  in  the  world.  Copyright  infringement  liabili^  can  be  quite  seveie. 

About  Google  Book  Search 

Google's  mission  is  to  organizc  the  world's  information  and  to  make  it  univcrsally  accessible  and  uscful.   Google  Book  Search  hclps  rcadcrs 
discover  the  world's  books  while  helping  authors  and  publishers  reach  new  audiences.  You  can  search  through  the  full  icxi  of  this  book  on  the  web 

atjhttp  :  //books  .  google  .  com/| 


Google 


Acerca  de  este  libro 

Esta  es  una  copia  digital  de  un  libro  que,  durante  generaciones,  se  ha  conservado  en  las  estanterías  de  una  biblioteca,  hasta  que  Google  ha  decidido 

cscancarlo  como  parte  de  un  proyecto  que  pretende  que  sea  posible  descubrir  en  línea  libros  de  todo  el  mundo. 

Ha  sobrevivido  tantos  años  como  para  que  los  derechos  de  autor  hayan  expirado  y  el  libro  pase  a  ser  de  dominio  público.  El  que  un  libro  sea  de 

dominio  público  significa  que  nunca  ha  estado  protegido  por  derechos  de  autor,  o  bien  que  el  período  legal  de  estos  derechos  ya  ha  expirado.  Es 

posible  que  una  misma  obra  sea  de  dominio  público  en  unos  países  y,  sin  embaigo,  no  lo  sea  en  otros.  Los  libros  de  dominio  público  son  nuestras 

puertas  hacia  el  pasado,  suponen  un  patrimonio  histórico,  cultural  y  de  conocimientos  que,  a  menudo,  resulta  difícil  de  descubrir 

Todas  las  anotaciones,  marcas  y  otras  señales  en  los  márgenes  que  estén  presentes  en  el  volumen  original  aparecerán  también  en  este  archivo  como 

tesdmonio  del  laigo  viaje  que  el  libro  ha  recorrido  desde  el  editor  hasta  la  biblioteca  y,  finalmente,  hasta  usted. 

Normas  de  uso 

Google  se  enorgullece  de  poder  colaborar  con  distintas  bibliotecas  para  digitalizar  los  materiales  de  dominio  público  a  fin  de  hacerlos  accesibles 
a  todo  el  mundo.  Los  libros  de  dominio  público  son  patrimonio  de  todos,  nosotros  somos  sus  humildes  guardianes.  No  obstante,  se  trata  de  un 
trabajo  caro.  Por  este  motivo,  y  para  poder  ofrecer  este  recurso,  hemos  tomado  medidas  para  evitar  que  se  produzca  un  abuso  por  parte  de  terceros 
con  fines  comerciales,  y  hemos  incluido  restricciones  técnicas  sobre  las  solicitudes  automatizadas. 
Asimismo,  le  pedimos  que: 

+  Haga  un  uso  exclusivamente  no  comercial  de  estos  archivos  Hemos  diseñado  la  Búsqueda  de  libros  de  Google  para  el  uso  de  particulares; 
como  tal,  le  pedimos  que  utilice  estos  archivos  con  fines  personales,  y  no  comerciales. 

+  No  envíe  solicitudes  automatizadas  Por  favor,  no  envíe  solicitudes  automatizadas  de  ningún  tipo  al  sistema  de  Google.  Si  está  llevando  a 
cabo  una  investigación  sobre  traducción  automática,  reconocimiento  óptico  de  caracteres  u  otros  campos  para  los  que  resulte  útil  disfrutar 
de  acceso  a  una  gran  cantidad  de  texto,  por  favor,  envíenos  un  mensaje.  Fomentamos  el  uso  de  materiales  de  dominio  público  con  estos 
propósitos  y  seguro  que  podremos  ayudarle. 

+  Conserve  la  atribución  La  filigrana  de  Google  que  verá  en  todos  los  archivos  es  fundamental  para  informar  a  los  usuarios  sobre  este  proyecto 
y  ayudarles  a  encontrar  materiales  adicionales  en  la  Búsqueda  de  libros  de  Google.  Por  favor,  no  la  elimine. 

+  Manténgase  siempre  dentro  de  la  legalidad  Sea  cual  sea  el  uso  que  haga  de  estos  materiales,  recuerde  que  es  responsable  de  asegurarse  de 
que  todo  lo  que  hace  es  legal.  No  dé  por  sentado  que,  por  el  hecho  de  que  una  obra  se  considere  de  dominio  público  para  los  usuarios  de 
los  Estados  Unidos,  lo  será  también  para  los  usuarios  de  otros  países.  La  l^islación  sobre  derechos  de  autor  varía  de  un  país  a  otro,  y  no 
podemos  facilitar  información  sobre  si  está  permitido  un  uso  específico  de  algún  libro.  Por  favor,  no  suponga  que  la  aparición  de  un  libro  en 
nuestro  programa  significa  que  se  puede  utilizar  de  igual  manera  en  todo  el  mundo.  La  responsabilidad  ante  la  infracción  de  los  derechos  de 
autor  puede  ser  muy  grave. 

Acerca  de  la  Búsqueda  de  libros  de  Google 


El  objetivo  de  Google  consiste  en  organizar  información  procedente  de  todo  el  mundo  y  hacerla  accesible  y  útil  de  forma  universal.  El  programa  de 
Búsqueda  de  libros  de  Google  ayuda  a  los  lectores  a  descubrir  los  libros  de  todo  el  mundo  a  la  vez  que  ayuda  a  autores  y  editores  a  llegar  a  nuevas 
audiencias.  Podrá  realizar  búsquedas  en  el  texto  completo  de  este  libro  en  la  web,  en  la  página|http://books  .google  .comí 


'*^^,'> 


'^'m 

'i^ 


ACTAS   ^'"* 


4F    «ihí  iii^ 

SEP  1380 


¥  LEGISLATIVA 

DEL  ESTADO 

TOMO  S 


MONTf:  VIDEO 

TIPOGRAFÍA  DE  I.A  ESCULÍLA  NACIONAL,   DE  AIITES  Y  OFICIOS 
18iX> 


/  : 


/     .^ 


A  C  X  xV  S 


E  Li  miiii  m\\\. 


30^Z»  3S$T^^O 


Kii  In  Villa  (le  San  Josó,  á  veintidós  de  Noviembre  do  mil  ochoeieiilos 
veiiilioclio;  i'eiiiiidos  en  la  Sala  (|ue  debe  servir  á  la  Sesiones  de  la  Ho- 
norable Jimia  de  la  Pi'ovineia  los  S.  S.  Tí.  H.,  í'i  .saber:  por  Montevideo  y 
sus  M\li';uiuiros  1).  Pedro  Bím'I'o,  1).  Silv(N<tre  Blanco,  D.  Crislóbal  Eche- 
verriar/a,  D.José  Kllauri,  D.  Jaime /iidañe/,  D.líamonMasini,  D.  Luis 
Lamas  y  1).  Lufemio  Masenlinc»;  por  el  Departamento  de  Canelones  1). 
(iabi'iel  A.  Pereira,  1).  Alejandro  CluK^n'i'o,  D.  Lorenzo  Fernandez  y 
D.  Alanasio  Lapido;  i)or  el  d(»  San  José  D.  Manuel  (.■alleros,  D.  Feli- 
ciano Rodríguez  y  D.  José  Vaz(|U(V.  Ledesma;  por  el  de  Soriano  D.  Joa- 
quin  Suai'ez,  D.  Juan  Pablo  Líiguna,  D.  Lázaro  (iadea,  D.  Santiago  Sa- 
yago  y  D.  Luis  Cavia;  por  el  de  Paysandü  D.  Domingo  Antonino  Coslu  y 
D.  MaiuK^l  Itaedo;  por  el  de  Durazno  D.  José  Ramírez;  por  el  de  Mal- 
donado  D.  Juan  Francisco  (iiró,  1).  José  Ant(»nio  Zubillaga,  D.  José 
Trápani  y  D.  José  Osorio,  y  por  el  dií  C(»rro-Largo  D.  Cipi'iano  Payan: — 
A  virtud  d(M!onvociitoria  hecha  por  el  Kxcmo.  (Tobierno  Delegado  y  es- 
tando presente  su  Siícretai'io  1).  Pedro  1  .enguas,  dijo  osle: — Que  á  conse- 
cuíMicia  di»  las  cii'culanvs  expedidas  á  lodos  los  Depai'tamentos  para  la 
elección  de  l)ii)ulados  (juí»  representasen  la  Sobei'anla  de  la  Provincia, 
se  hallaban  i-íMuiidas  las  dos  lercei'as  parteas  (¡ue  correspondían  al  todo 
de  ella,  y  ((ue  siendo  necívsaria  la  instalación  de  este  Cuei'pn,  podrían 
los  S.  S.  ocupai's(í  en  íoi'mar  las  sesiones  i)re[)araloi'ias,  (»mpezando  i)or 
el  nombramiento  de  un  Pi'esidenleprí»visoi*ioi»oii  voló.  Y  no  habiéndose 


hecho  oposición,  propuso  síínomaraii  los  votos  in-vocc»  i)ui*  (?1  costado 
iz(|uiíM'(lo.  Uiiáiiiinonientc  así  se  acoi'dó. 
x\(*lo  continuo  empozaron  á  .^iifrapjai*  por  el  orden  sif^uiente: 

El  Sj*.  Osorio  i)or  el  Dr.  D.  Feliciano  Rodrigue/. 

El  Sr'  Herró  poi'  D.  (labriel  Pereira. 

El  Sr.  Cavia  i)or  el  Dr.  Ü.  Jaime  Zudanez. 

El  Si*.  Ledesma  por  el  8r.  P(M*eii*a. 

El  Sr.  Payan  por  el  mismo. 

El  Si*.  Sayago  i)or  id. 

El  Sr.  Chucari'O  por  id. 

El  Sr.  Suarív.  por  id. 

El  Sr.  Masíni  por  id. 

El  Si.  Gadea  por  id. 

El  Si'.  Zubillaga  por  id. 

El  Si'.  Masculino  por  el  Sr.  Joaquin  Suarez. 

El  Sr.  Zudañez  poi*el  Si*.  Per(Mia. 

1^1  Si*,  llaedo  por  el  Si*.  Suarez. 

1^1  Sr.  Eapído  poi*elSr.  Pereira. 

El  Sr.  líodriguív.  por  el  Sr.  Zudañez. 

El  Sr.  Laguna  poi*  el  mismo. 

El  Sr.  P(»reira  poi*  id. 

El  Sr.  Lamas  por  el  Sr.  Pereira. 

El  Sr.  Trápani  por  el  Sr.  Suarez, 

El  Sr.  lilancopoi-el  Si*.  Piíreira. 

El  Si*.  Cosía  por  el  mismo. 

El  Sr.  (iiró  poi-  id. 

El  Si*.  Echevei'i'iarza  por  el  Si*.  l{lancM>. 

VA  Si*.  Callei'os  i)or  el  Si*.  (.'hucai*r(». 

El  Sr.  iM'rnandez  por  el  Sr.  Perc^ii-a. 

El  Si*.  Ramírez  por  rÁ  Sr.  Chucarro,  y 

El  Sr.  Ellauri  por  el  Sr.  ('alteros. 

Hecho  (d  escrutinio  residtaron  cUm-íos:  El  Sr.  Pereira  con  1(5  votos;  el 
Sr.  Zudafiez  con  1;  el  Sr.  Suai-ezcon  M;  (d  Sr.  (^hucari'o  con  2;  v  los  S 
8,  Rodríguez,  Blanco  y  (Jallei-os  con  un  voto  cada  uno;  quedando  jxn 
mayoría  d(*  sulVagios  electo  Pnv^idenle  el  Sr.  1).  ( iahi'iel  PtM'cira,  qui(ín 
l)asó  imiiechatamente  á  tomar  [)os(»sión  <lel  lugar  que  le  es  señalado.  Y 
el  Sr.  S(M'retai*io  de  Cio1)ierno  hizo  [)i'esent(*  al  Sr.  Presidentt*,  ((ue  se 
retii'aha  hasta  tanto  la  Sala  \c  necesitase  para  tomar  los  conocimi(Mi- 


—  o  — 


tos  ó  oxpHcacMonos  quo  ostimaso  norosarias- la«=í  que  estaba  pronto  A 
proslar;  indiciando  do  paso  que  ol  Secretario  de  la  Legislatura  pasada 
D.  Carlos  San  \'i(X^nte,  no  habla  sido  despojado  de  su  empleo,  y  que  es- 
to mismo  podia  liacíírse  presente  á  la  Sala,  por  si  eslimaba  mandarlo 
entrar  al  ejercicio  de  sus  funciones.  Heclio  por  el  Sr.  Presidente». 

Kl  Sr.  Zdfln/lc^ — observó,  ((ue  pnra  pod(»r  autoi-izar  estos  actos  pi*epa- 
ratorios  podría  entrar  intei'inamente,  juies  que  lodo  lo  que  se  hacía  era 
provisorio. — ^Puesto  á  votación  si  se  admitía  al  SecM'etario  con  calidad 
de  interino  ó  no,  resultó  la  afii*mativa. 

En  seguida  el  Sr.  Presidente  anunció  que  parecía  solor(»sta))a  nom- 
l)rar  dos  comisiones,  una  compuesta  de  cinco  S.  S.  y  otra  díMres;  la  pi-i- 
mera  para  examinar  los  poderes  de  todos,  y  la  segunda  para  que  lo  hi- 
ciese con  los  déla  primera.  No  habi(Mido  ([uien  hiíiese  obsei*vación,s(í 
pr(»cedióá  votar  si  se  nombral)an  las  comisiones  del  modo  (jue  se  había 
indicado,  y  resultó  la  afií'mativa. 

Procediendo  al  nombramiento,  se  hizo  para  la  primera  en  los  S.  S. 
Zudañe/,  KUauri,  Giró,  l.ai)ido  y  Osoricr,  y  para  la  segunda  en  los  S.  S. 
Payan,  Zul)illaga  y  llaedo. 

En  esto  estado  el  Si*.  Presidente,  dijo: — (^ue  al  día  siguiente^  había  se- 
sión para  ocuparse  en  considerar  los  informes  de  las  Comisiones. 

I'JI  Sr,  Zudañcj^  dijo — que  siendo  ler¡a<lo  el  ([ue  se  señalaba  podiia 
d(»jarse  para  el  lunes  pi-óximo. 

Sujeto  á  votación  si  se  convocaría  á  Sala  luego  rjue  las  Comisiones 
avisasen  estar  expedidas,  resultó  la  aíirmativa. 

VA  Sr.  Ellauí'i  hizo  pr(\s(»nte  que  pai*a  que  la  Comisión  pudiera  expe- 
dirse con  la  l)revedad  posible,  ci^nvendría  que  los  S.  S  presenlascMi 
junto  con  sus  podí^res  la  clasificación  d(d  Ciobiei'no,  como  uno  de  los  re- 
quisitos para  ser  incorpoi*ados  en  la  líepresentación. — Así  se  acoi'dó 
por  unanimidad;  levantándose  la  sesión  y  retirándose  los  S.  S.  á  las  do- 
ce V  media  del  día. 

Ilav  una  rüblica. 

San  Vicente. 


En  la  Villa  de  San  José,  á  veintih*es  de  Noviembre  de  mil  ochocien- 
tos veintiocho;  abierta  la  sesión  i)reparatoria  (M)n  los  S.  S.  l^ei'íMra- 
Presidente,  Chucarro,  Lamas,  Lapido,  Giró,  Masculino,    Zul)illaga, 


—  6  — 

Siiaroz,  Künui'i,  Lodosíiiiíi,  Sayago,  Cavia,  Ma.^^iiii,  Payan,  13orm,  Lagu- 
na, Costa,  Blanro^  Kodrignoz,  Trápani,  I  laodo,  Osorio,  Zudanoz,  Ra- 
mírez, Frrnandoz,  Callaros,  (iadon  y  E(*hovcM*i*iar/a.  Leída,  ai)robada 
y  lirmada  la  arta  aníorior:  Kl  se/lor  Presicleníe  anunció  (jiio  liabion- 
do  dospachado  las  Comisionos  encargadas  do  oxaniinai*  los  poderos  de 
los  S.  S.  lí .  I?.,  se  habia  llaniado  á  Sala,  pai*a  eonsiderar  los  infoi'mes 
de  que  se  íbaá  dar  cuenla  y  son  del  tenor  siguiente*: 

DICTAMEN 

La  Comisión  encargada  de  i*evisar  los  Diplomas  de  los  S.  S.  Dipu- 
tados, quí»  se  han  apersonado;  después  de  haberlos  (examinado  (escru- 
pulosa y  detenidanKMite,  los  ha  encontrado  en  buen  orden,  y  dignos  por 
lo  tanto  de  la  aprobación  de  la  Sala,  á  cuyo  fin  propone  el  adjunto  i>ro- 
yccto  de  decreto,  encargando  al  Dr.  D.  José  Ellauri,  hacer  las  explica  . 
ciones  que  fueren  precisas. 

La  Comisión  saluda  con  su  mas  alio  respeto  á  los  S.  S.  R.  R. 
San  Josc,  Noviembrí»  Z^  de  18:28. 

Jaime  Zndaiícz.  José  FAlauri^  Juan  Francisco  Gir/ij  Ata 
nasio  Lapido  y  José  Ignacio  Osorio, 


S.  S.R.R.del  Estado. 

DECRETO 

Estando  los  Diplomas  de  los  S.  S.  Diputados  D.  Joaquín  Suarez,  D. 
Pedro  Herró,  D.  Silvestre  Blan(*o,  D.  Cristóbal  Echevei'i*iai*za,  D.  Ramón 
Masíni,  1).  Luis  Lamas,  D.  Gabriel  Antonio  Pereira,  D.  Alejandro 
Chucai'ro,  D.  LoríMizo  luM-nandez,  D.  Manuel  Calleros,  D.  Feliciano 
Rodrigu(»z,  D.  Josc  Vázquez  Ledesma,  D.  Juan  Pablo  Laguna,  D.  Lá- 
zai'o  (xadea,  D.  Luis  B.  Cavia,  D.  Santiago  Sayago,  D.  Antonio  Costa, 
D.  Manuel  llaedo,  D.  Josc  Ramii^ez,  D.  José  Antonio  Zubillaga,  D.  Jo- 
sé Trápani,  D.  Cipriano  Paynn  y  D.  Eufemio  Masculino,  en  el  orden 
proscripto  por  las  leyí\s  é  instrucciones  vigentes;  y  oida  sobre  el  parti- 
cular la  Comisión  respectiva:  Se  aprueban  en  debida  forma  y  quedan 
desdo  ahora  dichos  S.  S.  reconocidos  como  tales  Diputados. 

Jaime  ZudañeZy  José  FAlavrij  Juan  Francisco  Giro^  Ata. 
nasio  Ijapido  y  José  Ignacio  Osorio, 


—  / 


Pucí^to  on  díscusiióii  el  antciior  decreto  y  no  hahiondo  rjuieu  tomase 
la  palabra,  s(»  pi'ocedió  á  votar  si  so  aprobaba  ó  no  el  decreto  presenta- 
do por  la  Comisión,  y  resultó  la  afirmativa, 


En  seguida  se  leyó  el  siguiente: 


DICTAMKN 

IIonoral)le  Junta  de  líepi'esentantes 

La  Comisión  Especial  encargada  de  examinar  los  poderes  para  R,  R., 
de  los  S.  S.  D.  Juan  Francisco  Giró  y  D.  José  Ignacio  üsorio  por  el  De- 
pai'ta mentó  de  Maldonado;  del  Sv.  D.  Atanasio  Lapido  por  Canelones 
y  de  los  S.  S.  1).  José  Ellauí'i  y  D.Jaime  /udañez  por  Montevideo,  los 
ha  considerado  detenidamcínte  y  habiéndolos  encontiwlo  arreglados, 
aconseja  á  V.  H.  Uks  dé  por  bastantes,  apr()))Andolos. 

La  Comisión  saluda  álosS.  S.  R.  R.  con  su  atenta  consideración  v 
aprecio. 

San  José,  ál^Ule  Noviembi-ede  1828, 

Manuel  Haetlo,  Presidente— CZ/íímti o  PaynUy  José 
Félix  Ztihülaga^  Secretario, 

Puesto  á  consideración  de  la  Sala  y  no  habiendo  quien  tomase  la  pa- 
labra, se  procedió  á,  votar  si  se  aprobaba  ó  no  el  dictamen  presentado 
por  la  Comisión,  y  resultó  la  afirmativa. 

El  Si\  Presidente — dio  cuenta  de  haber  recibido  los  poderes  de  los  S.S 
D.  Solano  García  y  D.  Nicolás  Guerra,  los  que  se  pasarían  á  la  Comi- 
sión que  habla  examinado  los  anteriores. 

El  seilor  Costa — observó,  (juedit^hos  pod(M*es  podrían  examinarse  por 
Comisión  respectiva  en  un  cuarto  intermedio,  A  efecto  de  facilitar  la 
recepción  en  el  mismo  tiempo  que  se  hiciese  con  los  demás. 

Fué  apoyada  esta  indicación,  y  ac^to  continuo  asi  se  acordó  por  vota- 
ción. 

El  señor  Presidente — anunció  ciue  creía  llegado  el  caso  en  que  líi  Sala 
debía  ocuparse  de  la  elección  de  un  Presidente  permanente.  Sujeta  esta 
indicación  al  voto  de  los  S.  S.  Se  acordó  por  unanimidad  se  verificase  y 
se  hizo  in-voce  por  la  derecha,  en  el  orden  siguiente: 

El  Sr.  Chuearrodiósu  voto  para  Presidente  por  i^l  Sr.Suaroz. 
El  Sr.  Lamas  por  ol  mismo. 
El  Sr.  Lapido  por  el  Sr.  Blanco. 


-  8  -  - 

Kl  Sr.  (típó  iM>r  o\  mis^mo. 

Kl  Sr.  Mascnlino  poi*  el  Sr.  Siiíuv/. 

KI  Sr.  Znhillaga  por  el  Sr.  Blíiiuto. 

Kl  Sr.  (iadcaporel  Sr.  PcMvira. 

Kl  Si\  Lafíuna  por  id. 

KI  Si*.  ( ■O'^ta  poi*  ol  Sr.  Blanco. 

Kl  Si*.  Blanco  \)0v  el  Sr.  Poroii'a. 

KI  Sr.  Rodrif^ne/  i)or  oí  Sr.  Blanco. 

Kl  Si*.  Trapa  ni  i)oi*  id. 

Kl  Si'.  Haiido  poi*(d  Sr.  Suarcz. 

Kl  Sr.  ()s()i'ioi)or  el  Sr.  Blanco 

Kl  Sr.  Zudanez  por  el  Si*.  Suartv.. 

Kl  Sr.  Haniircz  por  id. 

Kl  Si*.  Fernandez  [jor  el  Sr.  Pereira 

Kl  Sr.  Call(*ros  por  id. 

Kl  Sr.  Siianv.  por  id. 

1^1  Si*.  Kllauri  por  (^1  Sr.  Blanco. 

Kl  Sr.  L(?desma  por  el  Sr.  Snai'ez. 

1^1  Si*.  Sayago  por  el  Sr.  Blanca). 

Kl  Sr.  (,'avia  poi*  id. 

Kl  Sr.  Kclieverriai'za  por  id. 

Kl  Sr.  Masini  por  el  Si*.  IVrcii^a. 

Kl  Sr.  Payan  í)ür  el  Sr.  Blanco. 

Kl  Sr.  Berro  poi*  id.  y 

1^]1  Sr.  Pei'oira  por  id. 

H(»clio  el  escrutinio  re>ulíaron  electos:  Kl  Sr.  Blanco  con  11  votos  v 
los  S.  S.  Suarez  y  P(U*eira  (*on  7  cada  uno.  Rcvsultando  por  mayoría  d(í 
sufragios  electo  el  Sr.  Blanco,  tomó  posesión  del  lugar  que  ocupaba  el 
Sr.  Pereira. 

Acto  continuo  se  observó  por  el  Sr.  Presidente  si  se  procedía  á  la 
(dección  d(*  los  Vice-President(\'<.  ('onsiderada  por  la  Sala  esta  observa- 
ción, s(»aduj(M-on  algunas  razones  en  pro  y  contra,  y  entro  ollas  fue  ge- 
lUiralizada  la  de  que  con  i)re[(M'encia  se  considerase  si  d(»boría  siM'vir 
para  el  óitIou  interior  de  este  cu(M'[)o  el  reglamento  íidmitido  por  la  an- 
terior Legislatura.  Sujcíto  á  votación  si  se  guardarla  poi*  esta  Sala  la 
observancia  del  lí(»glam(Mitoanterioi'  ó  no,  n^sulíó  la  aQrmativa 

Kn  sf»guida  sc^  pi-ocedió  á  V()tar  si  se  liacMa  ó  no  la  elección  de  ^Mce- 
Pi'osidentes,  en  la  forma  (|ue  s(»nalal)a  el  líeglaménto,  y  resultó  laaíir- 
mativa. 


-  9  — 
Acto  continuo  .«^o  procedió  á  la  elección  del  modo  siguiente: 

El  Sr.  Chu(*arro  dio  su  voto  i)or  los  S.  S.  Sun  re/,  y  Callei'os. 

El  Sr.  Líiniíis  poi'  los  S.  S.  Suarez  y  Fei*eii*a. 

El  Sr.  Lapido  por  los  S.  S.  Zudañez  y  Suarez. 

El  Sr.  Giró  pea*  los  S.  S.  Pereira  y  Suarez. 

El  Sr.  Masculino  por  los  mismos. 

El  Si*.  Zubillaga  por  id  id. 

El  Si*,  (ladea  por  los  S.  S.  Suarez  y  Calleíos. 

Fl  Sr.  Laguna  por  id  id. 

El  Sr.  Pereira  por  id  id. 

El  Sr.  Costa  i)or  id  id. 

El  Sr.  Rodríguez  por  los  S.  S.  Suarez  y  Pereii*a. 

El  Sr.  'I'rápani  por  id  id. 

El  Si'.  Haedopor  id  id. 

El  Si*.  Osorio  por  id  id. 

El  Sr.  Zudanez  por  id  id. 

El  Sr.  Ramii'czporid  id. 

El  Sr.  Feí'nandez  por  id  id. 

El  Sr.  Calleros  por  id  id. 

VA  Sr.  Suarez  por  los  S.  S.  Callei'os  y  Zudanez. 

El  Sr.  Ellauri  i)or  los  S.  S.  Suarez  y  Pereira. 

El  Sr.  Ledesma  por  id  id. 

VA  Sr.  Sayago  por  id  id. 

El  Sr.  Cavia  por  los  S.  S.  Pereira  y  Suarez. 

El  Sr.  Eclieverriarza  por  id  id. 

El  Sr.  Masini  por  id  id. 

El  Sr.  Payan  por  id  id,  y 

El  Si*.  Berro  por  id  id. 

Resultando  electos  los  S.  S.  Suarez  y  Pereira,  el  1^.  por  25  votos  y  el 
2^.  por  20;  y  los  S.  S.  Calleros  y  Zudanez,  el  I»,  con  7  y  el  2'\  con  2:  fue- 
ron proclamados  los  S.  S.  Suarez  y  Pereira. 

Seguidamente  el  Sr.  Presidente  pidió  á  la  Sala  resolviese  si  se  pro- 
cedería á  tomar  el  juramento  á  los  S.  S.  R.  R.  para  dc^clarar  instaladí^  el 
Cuerpo. 

Kl  S/'.  Pereira— puYu)  la  palabra,  y  dijo:— Que  creía  que  después  de 
habei'se  hecho  la  elección  de  Presidente  v  Vices,  debía  acto  (umtinuo 
procedcrse  á  tomar  el  jui^amento  en  la  f(^i*ma  quo  estaba  admitida  por 
practica;  que  se»  hacia  necesario  la  instalación  del  Cuerpo,  y  que  de  con- 


—  10  — 

síguionlo  oi\n  oMo  un  paso  quo  gnai'dabn  consonancia  con  los  anterio- 
res. Fuí'»  apoyada  osta  indicación. 

El  seño/'  Zudañc^.,  dijo — Qik*  el  acto  d(d  jnranKMilo  ora  el  mas  solem- 
ne que  tenia  este  (kierix);  que  i)ara  ((U(»  tuviese  toda  la  publicidad  que 
exigía  lo  «grandioso  de  cl,  era  de  parecer  que  la  Sala  suspendiesf»  esfa 
cei'emonia  para  el  siíTiiiíMite  día,  en  (pu^  se  lograría  verificarlo  (*on  la 
mayor  solemnidad,  tan  necesaria  á  la  im[)ortancia  del  Augusto  Cuerpo 
que  i'epresentaha  al  nuevo  Estado. 

Se  liiciei'on  algunas  otras  oljservacioncs,  y  sujeto  á  votación  si  se  se- 
guía el  a(*to  dí^tomai*  el  juramento  ó  no,  resultó  la  negativa. 

Mn  estíM'stado  se  i)asó  á  cuarto  intermedio,  encargando  á  la  (.'omi- 
sión (jueen  (A  se  examina'^on  los  poderes  de  los  S.  S.  (iuerra  y  (iarcía. 

Vueltos  á  Sala. 

J'J  scflof'  Zddarir^r^il^o-^i^wQ  la  Comisión  se  había  enc^irgado  do  in- 
formar de  palabra  y  que  al  efecto  el  Sr.  Ellauri  daría  las  cxi)licacu)nes 
necesarias. 

Jíl  seño/'  El/(í((/'f\  dijo — Que  la  Comisión  lial)ía  examinado  los  pode- 
res de  los  S.  S  (tarcia  y  Guerra,  ha])iéndolos  encontrado  aireglados  en 
el  modo  y  en  el  muiiei-o  de  los  eliM'tores  (|ue  habían  compuesto  la  Mesa 
que  solo  faltaba  el  Sr.  (luerra  acompañar  la  clasificación  del  Gobierno 
pero  que  siendo  informada  la  Comisión,  que  por  olvido  no  la  había  con- 
ducido d(*  su  destino,  y  siendo  notoria  la  elección  de  este  Sr.  asi  como 
innecesaria  ya  aqutdla,  a(*onseiaba  á  la  Sala  su  adopción. 

Puesto  ú  votación  si  sí»  api'obaba  el  dictamen  de  la  (Comisión  y  pode- 
res de  los  S.  S.  (tni'cía  v  ( iuerra,  r(\sultó  la  afirmativa. 

El  S/\  Presidente  mandó  se  archivasen  estos  y  los  anteriores  en  Se- 
cretaría. 

Kn  est(»  estado  (»1  Si*.  Pi-(\sident(.^,  dijo.  -Que  si  los  S,  S.  no  teniau  ob- 
servación alguna  qu<'  hacer,  síí  suspendería  la  sesión. 

El  señor  Lapido — [)idió  la  palabra,  y  dijo  (^u(*  para  (»vitar  entoi*p(»ci- 
mientos  (d  (h'a  de  la  instalación, dí»s(\aría  (|ue  la  Salase  pronunciase  so- 
bre cual  deberia  ser  la  forma  con  (|ue  el  Pnvsidente  tomase  el  juramen- 
to á  los  S.  S.  y  cual  la  ([U(^  se  obs(»rvaría  con  él;  pues  quo  aun  cuando  se 
hat)ia  citado  práctica  y  ado])ción  d(d  reglamento,  no  se  tenía  resucdto  la 
regla  para  el  juramento. 

El  Sr,  Pereira,  dijo.-  (^u(»  después  di»  haberse»  estado  por  la  i»ractica 
debía  sujetarse  á  ella,  y  i)ara  deniosh'ar  qu(í  no  era  (extraño  este  acto 
pidióse  leyese  la  resolución  expcMhda  por  la  II.  Junta  en  la  Florida, 
al  instalarse  la  1'^  Legislatura,  y  se  hizo  leyendo  !o  siguiente:  Dosjiítes 
de  haber  tomado  el  juramento  a  los  S.  S.  H.  /í,,  cl  Presidente  lo  presiar^^ 


—  li- 
en manopt  del  Vire,  rjiie  al  efecto  ncffpará  el  lar/ftr  cíe  cujíiel  durante 
aquella  ceremonia, 

Dcspuos  do  oido  lo  que  so  íicabn  (lo  loor,  dijo:  Croo  quo  nada  habrá 
que  hacerlo,  sino  sogiiir  aqiiolla  práoíica. 

So  hicieron  algunas  otras  obsorvaciono.^  y  oonoluyo  ol  Si*.  KUanri,  di" 
oiondo: — Quo  ól  no  so  opondria  á  qno  se  tomase  ol  juramento  antes  ó  des- 
pués, poro  quo  ci'oia  aportuno  observar,  que  la  Sala  estaba  en  aptitud,  no 
precisamente  de  seguir  esta  ó  la  otra  práctica,  sino  de  dar  la  forma  que 
gusto,  sin  sujetarse  á  lo  hecho  i)or  las  antei'iorívs  autoridades,  pues  esto 
ora  una  cosa  nueva  quo  todo  lo  tenia  quo  dar  y  croar;  (|uo  ol  Sr.  Presi- 
dente podia  tomar  ol  juramento  al  l^^  Vico  y  osteal  Sr.  Presidente,  pues 
amb(^s,  desdo  quo  han  sido  nombrados  con  (M  carácter  quo  i'oprosontan, 
estaban  en  actitud  do  poder  usar  do  iv'^ta  ceremonia,  y  quo  luego  de  ha- 
berlo prestado  ambos,  el  Sr.  Presidente  lo  hiciese  con  los  demás  S.  S. 
R.  R. 

Así  se  acoi'dó  por  unanimidad;  y  no  teniendo  de  quo  (^cupai^sc  los  S.S. 
se  levantó  la  sesión,  citando  para  ol  día  siguiente  á  la  dio/  do  la  mañana, 
retirándose  á  las  nueve  m(»nos  cuarto  de  la  noche. 
Hav  una  rúbrica. 

San  Vicente. 


En  la  Villa  do  San  .losó,  á  veinte  y  cuatro  de  Noviembre  de  mil  ocho 
cientos  veintiocho;  abierta  la  sesión  preparatoria  con  los  S.S,  Blanco- 
Presidente,  PíM'oira,  Lamas,  Lapido,  Payan  Echeverriarza, Masculino, 
Zubillaga,  Laguna,  Gadoa,  Suarez,Ellaur¡,  Sayago,  Masini,  Cavia,  (iar- 
cia,  Guerra,  Ledesma,  Borro,  Costa,  Giró,  Rodríguez,  Ti'ápini,  Cluica- 
rro,  Haedo,  üsorio,  Zudafuíz,  Ramii-oz,  Fernandez  y  Calleros, 

Leida,  aprobada  y  firmada  la  actaantorioi*. 

EL  Sr.  Presií.lente-  anunció  la  orden  d(»l  día  i'olaliva  á  prostar  el  jura- 
mento á  efecto  do  instalar  el  Cuerpo,  y  no  habicMidoso  hecho  oposición, 
pasó  el  Sr.  Vico-Presidente  D.  Joaquín  Suarí^z  á  prestarlo  sobro  los 
Santos  Evangelios,  y  hecho,  pasó  á  ocupar  ol  lugar  del  Sr.  Presidente 
quien  prestándolo  vovió  á  ocupar  su  puesto.  A(Mo  continuo  dijo  á  los 
S.  S.  R.  R.,que  ellos  podrían  hacerlo  de  cuah'o  en  cuati*o,por  la  poca 
amplitud  del  lugar. 

Asi  se  vcriíicó,  y  después  de  hal)er  prestado  todos  los  S.  S.  el  jura- 
mento pres(*riptopor  ol  reglamento,  el  Sr,  Presidente  proclamó  insta- 


-  1¿  - 

lado  ol  Cuer])oy  011  seguida,  hizo  una  clocuonioalíM'ucinn  rocoi-dando  o\ 
periodo  do  los  LSailos  d(»  niioslra  rovoliicióii  polítira;  los  osüum'Zí^s  Ihm'óí- 
ros  de  nueslros  gneri'eros,  por  losíMiaUv-^  hahiauíos  logrado  eonseguir 
una  paz  honrosa,  y  la  necesidad  de  contraerse  con  asicUiidad  á  sacarlas 
ventaja^  ([ue  (illa  proporciona.  Concluida,  declaró  hallai-se  la  Repre- 
sentación en  sesión  ordinaria;  y  se  pasó  á  cuai'to  intermedio  pai\'\  dar 
aviso  al  (iobiernode  la  instalación. 

X'ueltos  á  Sala.  Kl  Sr.  Presidente  propuso  nombrar  las  cuati'os  (*omi- 
sionívs  (jue  desgina  el  i*eglamenlo,  y  al  empezar  la  de  Legislación  con- 
sultó á  la  Sala  si  se  amiientai'ía  (d  mlmíM'o  di»  ésta,  con  el  doble  objeto 
de  que  entendiese  ademas  de  los  asuntos  Legislativos  en  los  eonstitu- 
cionales. 

Sobre  chío  punto  se  sostuvo  una  dis(!usión,  en  que  algunos  S.  S.  oi)i- 
naban  sobi'e  dar  aumento  á  aquella,  ó  l'ormai'  otra  ((ue  entendiese  pu- 
ramente en  los  asuntos  constitucionales,  guardando  obscM'vación  con  (d 
reglamento.  TambiíMise  proi)uso  (d  nombramiento  de  una  eomisión  es- 
pecial, para  solo  el  objeto  de  foi*mar  la  Constitución. 

Sostenido  el  debate  por  unos  y  otros: 

Jíl  S/\  Zuddñez  dijo — Qwv  en  ív<te  día  no  se  habia  hecho  otra  cosa  que 
instalar  el  Cu(M*po,  pero(juenose  le  conocia  carcáeter  alguno  distinti- 
vo y  quesind(»clararse  vMo,  como  esencial  de  la  presente  Corporación 
considerándose  como  Constituyente  del  Kstado  ó  puramcMite  Legisla- 
va,  no  podi'ia  arribarsí^  al  término  d(*  la  disíHisión  presente  y  por  esto,  él 
presentaba  (N^momotMón  los  punios  que  abrazaba  esta  indicación  <|ue  a- 
cababa  de  hacer,  por  si  merecía  ser  apoyada,  discutirla  sobre  tablas. 

Se  apoyó  unánimementí»,  y  aiMo  continuo  el  presidíMite  sujetó  á  la  de- 
liberación (l(»la  sala  si  se  admitía  como  cuestión  i)révia  esta  moción,  y 
así  se  acordó. 

Se  íijó  la  discusión  en  (vstos  tiM'minos:  Qtic  rcsuclra  la  Honoi'ablc  Sa- 
U'y  cual  es  el  rurúcter esencial  //  distintivo  de  ¡aprésente  Corporación:  SI 
es  Ct)Ns'rrri:vi!:Nrii:  dki.  Estado  ó  puramente  Lkc.isi.ati'Ka. 

KlSr,  Gadea\ñi\\()  la  palabra, y  dijo — (^ue  hasta  tantoel  (lobierno,no 
dijese  cual  era  el  obj(»tod(M»sta  i-ínmión,  no  podría  dcídai'arse  el  carácter 
con  «pie  debía  distinguirse»  (\sia  liepi*esentación,  porque  hasta  ahora 
nada  se  sabía  díí  oí  icio,  jjues  si  algo  se  había  comprendido  era  extrajudi- 
cial.  Hizo  algunas  otras  obsei*vaci(Mi(ís  y  concluyó,  conque  sería  inopor- 
tuno cuabjuier  [)ronunciamiento  sin  aíjuel  re(|uisito. 

Kl  Sr.  Zadañez — sostuvo  nuevamente  su  moción,  y  algunos  otros  S.  S 
la  contraria. 


—  i:í  — 

En  eslc  Esliulo,  el  sonor  ProsidoiiU^  siijeló  á  votacjnn  si  so  habían  de 
nombrar  la  Comisiones  en  la  forma  que  previene  el  reglamento,  y  re- 
sultóla negativa. 

Se  pasó  á  segundo  euarto  d(í  intermedio,  y  vueltos  á  saín,  se  dio 
cuenta  do  tres  comunieaeioncs  recibidas  en  el  aeto,  (lue  mandadas  loor 
por  el  señor  Presidente  eontenian  lo  siguiente: 

El  Gobierno  Delegado  dá  euínita  de  hallarse  en  este  punto  una  fu(4*za 
do  cincuenta  hombi*es  de  infantería,  plnulel  del  (Mieri)o  denominado 
(niardia  del  (iobierno  y  mas  catorce  de  cabal leríu;  cuya  fuerza  pone  á 
disposición  de  la  H.  S.  con  esa  misma  fecha. 

Otra  del  mismo  día,  dando  cuenta  de  que  cuando  dispuso  el  gobierno 
la  reunión  de  los  S.  S,  R.  R.,  fué  á  cons(M*u(nic¡a  de  nota  de  S.  E.  el  señor 
(lobcrnador  Capitán  (Tenei*al  i)ropietario,  fecliaT  de  Julio  del  presente 
año,  con  el  objeto  de  proceder  al  nombramiento  de  la  persona  que  deba 
sustituirla  en  el  mando,  en  razón  de  haberse  cumplido  el  tiempo  de  la 
l<\y,  como  también  para  í[ue  entienda  en  los  intereses  que  correspondan 
álaProvincia,  luego (jue se  realice  la  paz.  Mas,  que  como  antes  que  tu- 
viese efecto  aíjuella  reunión,  s(í  concluyese  diííinitivamonte  la  conven- 
ción Preliminar  do  Paz  colebrada  entro  el  (Tobioj'no  de  la  República  y 
S.M.  el  Emperador  del  Brasil;  hoy  esta  reunión  solo  tiene  por  objeto 
llenar  el  cumi)limiento  de  la  exi)resada  ConvcMición: — Que  él  ha  llenado 
avisando  con  oportunidad  al  Presidente  de  la  Plaza  de  Montevideo  el 
tiempo  y  lugar  (jue  se  scMlaló  para  la  reunión. 

Se  l(»vó  la  Convención  Preliminar  íirmada  en  rA  Rio  Janeiro  el  27  de 
Agosto  de  18*28  y  ratilicadaen  Buen(»s  Aire^el  :¿.)de  Setiembre  del  mis- 
mo año,  y  canjeada  en  Mont(ívideo  el  1  d(d  pn'scnlcí  mes. 

Igualmente  s<í  levó  otra  d(d  mismo  Exemo.  Sr.  v  de  la  misma  fecha, 
en  la  que  indica  los  motivos  (pie  tuvo  en  vista  para  no  anular  ni  clasiíi- 
car  al  Diputado  D.  Francisco  Joaquín  Muñoz,  i)or  el  Departamento  de 
Cúuielones;  y  hallándose  embarazado  para  poder  resolveí*,  lo  pone  en 
conocimiento  de  la  II.  Re[iresentación,  para  (juecon  mejores  datos  se 
sirva  resolverlo  que  (ístimc^  justo. 

Concluida  la  lectura,  el  Sr.  Presidente  i)uso  á  vota^'ión  sí  del)ia  con- 
tinuarse la  discusión  que  (juedó  pendiente,  ó  no,  y  resultó  la  aQrma- 
tiva. 

Puesta  en  discusión  la  indicación  htícha  por  el  Sr.  Zuflañezse  sostu- 
vo un  peiiueño  debate,  en  el  que  se  (\\pr(vsíxroii  algunos  S.  S.  por  el  au- 
mento de  la  Comisión  de  Eegislación. 

LIS/',  CV¿'/r(¿/7  0,  opinó  -Qu(?  miMÜante  á  haberse  recibido  comuni- 
caciones del  gobierno,  enti'c»  ellas  una  í[ue  tendía  á  asuntos  constitu- 


—  14  — 

rionalí'^,  la  Silla  no  ilchía  hai^r  utra  ru?:<a,  >inó  ocuiwii'se  on  «b^clarar 
fl  rarácUT  f\\u* fl^.'liía  iciht la  I{í?iirc<cntaíMón,  y  que  al  efecto  debían  \kí- 
>ar  la-  exjire-a'la-  iiuta<  á  una  ronii-ión  qii«,*  aron.^eja.-^e  con  inf<»rnie  el 
earárier  que  debe  tener,  y  i pie  esto  era  conforme  con  lo  prevenidí»  |M)r 
el  reglamento;  concluyenílo  con  pedir  se  pn>cediese  al  nombi-amiento 
de  la  conii-íóíi. 

iJaíloel  plinto  |M>r  .suficientemente  discutido,  se  procedió  á  votar  .'«i  se 
ba  de  resídví*r  en  tablas  la  comunicación  que  comprende  la  Convención, 
V  resultó  la  afírmaiiva. 

Hn  seguida  se  fijóla  I iroporción siguiente: — Q'ielu  Sulafíjeci  carác- 
ter 6  dcrujrninarión  í/uedeOa  tener  este  Cuer/xj. 

H  Sr.  ZíJuUuXe^—propur^i):  (^ue  se  declare  Asami3le\  ( ? knekal  Cuns  • 

Trn;VHNTK  de  aMoN TKVlliKr). 

Kl  Sr.  Giró  (Jue  se  dcc'larc*  Asamblea  (íknekal  Constitl  vente  Le* 
casf.ATivA  UEL  Estado. 

Se  Incíei'on  algunas  observaciones  y  dado  el  punto  por  suílciente- 
mentediscufídí»,  se»  procedió  á  votar  sise  aprobaba  la  indicación  lie- 
clia  por  (ú  Sr.  Dipufadode  Maldonado,  y  resultó  la  afirmativa. 

Acto  continuo  el  Sr.  Prfísidente  proclamó  á  la  Representación:  Asam- 
hleft  (imeral  Cunf^titat/ente  Le(fidatioa  del  Ef lado, 

Kns(»guidael  Sr.  Presidente  observó,  (jue  si  la  Asamblea  no  hacía 
oiiosición,  s(»  i)i'oced<irla  al  nonila-amiento  de  las  Comisiones  respecti- 
vas.---Pucísto  á  votación,  así  se  acordó. 

Acfo  continuo  consultó  (»l  Sr  Presidente,  sise  nombraría  ima Comi- 
sión Legislativa  y  Ojnstitucional  con  siete  S.  S.,  y  no  habiéndose  hecho 
op(jsición,  s(»  nombraron  para  componerla  á  los  S.  S.  Zudaflez,  EUauri 
ítíró,  Kcheverriar/a,  /ubillaga.  Presbítero  García  y  Cavia.  Para  la  de 
Hacií'nda:  Hí»rro,  (luerra,  Masíni,  Payan  y  Suarez. — Parala  de  milicia: 
Piíreira,  Lai)ido,  Laguna,  Osfjilo,  y  Ilaedo. — Para  la  de  Peticiones:  Ca- 
llei'os,  Costa,  'IVápaiii,  l)r.  Rodrigue/  y  Sayago. 

La  nota  sobn»  el  Sr.  Muñoz  se  mandó  pasar  á  la  Comisión  iTspectiva. 

El  Sr.  (iiró,  observó-  (jue  (?l  dcíl  Sr.  Muíloz  correspondía  á  una  comi- 
sión espe(*inl. 

l\\ú  ai)oyada  por  mayoría  y  fueron  nombrados  para  componer  esta, 
los  S.  S.  /iidafie/,  (iii-ó,  Pereira,  Masculino  y  Lapido. 

Kn  (ísfí»  estado  y  no  t<»nif»ndode  (|Ue  ocuparse  la  Sala,  se  suspendió  la 
sf»sión  husfa  (\\\v  avisase»  la  Comisión  haber  despachado;  y  se  retiraron 
los  S.  S.  á  la  una  v  cuarto. 

Hay  una  i'úbrlca. 

San  Vicente. 


—  15  ~ 

En  la  Villa  do  San  J()sé,á  vointicimiodíi  Noviembre  de  mil  (jchoeien- 
tos  veintiocho;  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  8.  S.  Blanco-Presi- 
dente, Lamas,  CluicaiTO,  Masculino,  /nbillagn,  Haedo,  (Tadcn,  Suare/ 
Payan,  Sayago,  Ledesma,  (J^arcia,  Masini,  Cavia,  (iuerra,  Hei'i'o,  Eche- 
vcrrlarza,  Lapido,  Trápani,  Costo,  Lnguna,  Zudañez,  Raniirez,  Fernan- 
dez, (tiró,  Osorio  y  (.falleros;  con  aviso  diMio  poder  asistir  los  S.  S. 
Pei'cira,  EUauíi  y  Rodrigunz:  Leída,  aprobada  y  lirniada  la  acia  ante- 
rior, se  dio  ementa  délos  poderes  (luese  hallaban  en  Secretaría,  de^  Sr, 
PagoUi  Diputado  por  el  Departamento  de  Durazno.  Se  mandaron  pasar 
á  la  Comisión  do  Peticiones. 

Seguidamente  se  leyó  el  siguiente: 

DlCTAMEiN 

Sun  Jos(*',  Noviembre  24  de  1828. 

La  Comisión  Espccúal  encargada  d(í  (waminnr  los  motivos  indicados 
por  el  Gobierno  en  nota  do  21  del  consiente,  para  haber  suspendido  la 
aprobación  del  nombramiento  de  Diputado  h(M*hopor  el  Departamento 
de  Canelones  en  la  persona  del  Sr.  1).  Francisco  Joaquín  Muñoz;  medi- 
tando con  detención  su  contexto,  sobre  los  datos  (|Ue  ha  adquirido  á 
cercado  sus  cualidades,  c  idoneidad  pni*a  desempeñarlo;  ha  sido  de  pa- 
recer por  unanimidad  de  votos,  elevar  á  la  Augusta  Representación  la 
minutado  docn^to  adjuntn,  i)or  los  niotivos  y  razones  (pie  explicará 
vorbalmente  el  Sr.  D.  Juan  Francisco  (tíi*ó,  miembro  de  la  Comisión. 

La  Comisión  saluda  á  la  Augusta  Asamblea  Nacional  con  todo  el 
lleno  de  su  respeto. 

Jaime  Zudañcz^  Presidonto— Jíía.'i  francisco  Giróy  Eufemio 
MaicnlinOi  Gabriel  Vereyra^  Atanasio  Lapido. 

MLNUTA  DE  DECRETO 

La  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado,  oído  el 
el  parecoi*  de  la  Comisión  Especial,  ha,  acordado  y  decrcHa: 

Artículo  1.0  Api'uóbasc  el  nombramiento  d(»  Diputado  hecho  por  el 
DeiKtrtamento  de  Canelones  en  la  i)ersona  de  D.  l^runcisco  Joaciuín 
Muñoz. 

2.0  Dése  conocimiento  al  Gobiei'no,  de  esta  resolución  por  el  Presi- 
dente, y  comuniqúese  al  intei-osado  para  su  pronta  incorporación. 

Jaime  ZndañeZj  Prosidcnte— ./«an  Frtxnúsco  Qiró^  Eufemio 
Masculino,  Gabriel  Antonio  Fercira,  Atanasio  Lapido, 


v> 


f    — 


hl  Sf \  duó  fiiíJió  \i\  i^ulalira.  y  <lij<»: — \ji  (.'•»ijji-ii»ii  lia  iiíim|íi;íiíii  ij*— 
U'\i\i\iiiui:uu*  la  nota  í\í*\  íf«>l>¡í*riio  l>*W'írad<».  *'Ij  la  «¡no  -<»l¡i*ita  -alva  r 
la  íJuda  que  lia  i<x*aí|o.  paní  iim  aíiular  ni  <;la<ifi<ar  al  Sr.  I)¡|nna«lM  Mu- 
ñoz, y  i'Uí'ijr'ijira:  <|ijí*  #*1  Kx<tíio.  rf<»l>iern«»  iv«'*,»m¡*.'ii«la  la-  i:uali«la«k*s 
ílíf  í'-Uf  ifi'lividuw.  vacilaiid  •  >o1m -i  tcn<lrá  ljk*nf>  rait>."<.  aii»- <»  i»p»f«.'- 
>jóii  <|iií*   lí'  lii'uílii/ra  alguna  i-í'iita. 

Ka  í'oííji^íóii  lia  toma'lo  tuíJo-  1u<  iiifíimic-^  quí*  N*  lian  >iíl«»  ¡nxililec^, 
y  ha  -=¡ílo  \ui\9\ut^Xí\  por  ¡u<liv'uliios  j'0-i|><.Mables  de  í.'^ie  iiii<mu  <^i«-rfH\ 
qijíM'l  Sr.  Muño/ ha  ii<*íroí'íado  ha<;c  día^  y  fU'^o<:ia  h«»y.  <*<»n  ti*npas  de 
liaiiado  para<*l  aha^^to  iht  lapla/a  dé  MoMi<»video.  (^iieí*n  <d  af^» :??  pres- 
tó al  í  loliK'nio  una  cantidad  (•on.<idrralil<\  la  i\\\o  aun  n<»  1<.*  r.<iaba  <;Hi>- 
píí'ha.  (^iií?  cnd  rni<ino  liahia  pro[ior«  i* >nadu auxilio- d¡f«.*renií-*s al  oj<'*r- 
í'íio,<'uyo  valor  así^Midíó  á  rria<  íU.'d.í'Z  mil  pf-<js.  (ju<.»  tambion  sabia 
í)Uí*  dí'bia  ronlai*  ron  bií*iK*s  rai<.'r*-  por  sucesión  di.*  su  sonora  madre;  y 
ípieparcria  indudable  que*  un  ciudadano,  que  habia  he^ho  desembolsos 
sin  un  !ie*mpo  fijo  para  recobrarlos,  <?ra  |ior  «jUí»  euntaba  con  al*íunos 
otros  fundos;  sufieienle  motivo  para  eonvencei'se,  de  que  no  hay  la  me- 
nor razón  jiara  no  eonsidrrarlo  propiíMarir».  Pero  si  poi-  oira  pane,  dijo, 
se  alíMidia  á  la  calidad  dr»  las  privonas  que  cnmi>oniMi  la  ^^*sa  Klecio- 
ral  del  Departanií'nlo  d<»  Canelones,  deberíii  hacr»i*Sí»les  lajusti<:ia  de 
croer,  que  al  tiempo  de  veriíicaí*  la  elec<*ión  se  habi-ian  lijado  bien  en  la 
jiersona,  sin  dejar  do  l<Mier  presente  lo  proscripto  por  la  ley  para  estos 
ca<os. 

('oncluyó  con  pedir  la  aprobación  del  d«,M'reto  del  modo  que  estal>a 
redactado: 

lü  S/\  (Jf/fiea  oponióndosí»  al  dictamen  d(»  la  Comisión,  dijo  (|U(^  él  no 
Sí»  conv(»nceria  con  las  razones  que  había  aducido  la  (.'omisión  mientras 
no  i^c  oxpli<'as(»n  d(»  un  modo  mas  í^enuino,  otros  conc(»[)l()s  (jue  tuvieran 
mas  valor  para  considei'ai*  pro[)i(»lario  al  Sr.  Muñoz,  pu(»s  i)or  ([ue  haya 
manojado  iníorí»sí»s  no  pu(»(le  caliílcarse  p(jr  tal,  [)U(»s  ellos  pue<len  ha 
b(»r  sido  puramente  á  crcMlito,  y  (juo  esta  clase  d(*  n^'gocio  es  susceptiblí» 
n  íjuiebras.  Q\\r  él  d(»s(íaría  í[ue  la  sala  al  consiíl(ji-ar  la  voz  d(»  propietario 
solodíM'larasí!  por  tales  a(|U(^llos  qu(»  tuvi(?s(»n  biiMies  raices; [)ues quede 
otro  modo  (»staría  en  actitud  cualquier  «-uidadano,  de  vendía*  sus  iiit(*re- 
sos  con  facilidad  toda  ví»z(|ue  so consid(M\'ise  haber  ti'aiciouado  al  país. 
Ycíírró  su  alocución  no  conformándose  con  las  razones  aducidas  [)or  hi 
('omisión,  tanto  mas,  cuanto  ([ue  el  s(»ntido  <lo  la  ley  ora  bien  claro  cuan- 
do hal)laba  do  propietario;  ro(juisitosc»n  que  insistía  lo  faltaba  al  electo. 

J'JI  Sr.  Zudañe^ — corroboi'ó  losconc(»ptos  del  Sr.  ( tiró;  y  dospuosdo  ha- 


—  17  — 

berso  liocho  algunas  otras  observaciones  en  pro  y  contra,  (la(l(^  el  punto 
por  sufieientemente  discutido,  se  procedió  á  votar  si  se  a[)robabaó  no  e| 
decreto  de  la  Comisión,  v  resultó  la  afirmativa. 

Puesto  en  discusión  por  su  orden  ambos  artículos,  fueron  api'obados  su- 
cesivamente. 

En  este  estado  el  Sr.  Presidente  pn^puso  suspender  la  stísión,  y  el  Sr. 
Clmcari*o  pidió  la  palabra,  y  dijo — Que  creía  era  llegado  el  caso  de  pro- 
cedei*  á  la  elección  de  So(*retario  ó  Secretarios,  pues  (|ue  desde  que  se 
instaló  el  Cuerpo  debió  baberse  lieclio  aíiuella  elección,  tanto  porque 
no  parecia  regular  que  estando  instalado  se  sirviese  con  un  int(M*ino 
cuanto  por  que  iba  á  llegar  el  (*a^o  de  el(\jir  Gobierno  y  entender  en 
asuntos  de  gravedad,  para  l(js  cuales  síM'ia  muy  de  notar  se  estuviese 
sirviendo  del  modo  que  basta  aqui. 

Fué  apoyada  esta  indicación  por  unanimidad. 

El  Sr.  Presidente — propuso  si  babia  de  i)roce(l(M*  al  nombramiento 
del  Secretario  en  ])ropiedad. 

El  Sr.  Cfiucarro—QuQ  (ís  oportuno  indicar  la  necesidad  de  nombrar 
dos  y  que  si  fuese  apoyada  esta  observación,  ('«I  daría  las  i'azones  que  te- 
nía para  exigirlo. 

Fu(''  apoyada. 

Se  procedió  A  votar  si  se  bacía  la  elección  de  un  Secretario  en  pro- 
piedad ó  no,  resultó  Ha  afirmativa. 

El  Sf\  Clnicarro — pidió  la  palabra,  y  dijo.  -  Que  la  indicación  que  ba- 
bia liecbo  y  merecido  ser  apoyada,  estaba  fundada  en  el  mismo  regla- 
mento, <|ue  señalaba  dos  Secretarios,  y  que  si  la  anterior  L(\gislatura  se 
liabía  servido  solo  con  uno,  fu(;  en  consid(M'ación,  })i"imero,  á  la  escacés 
de  fondos  para  el  pago  á  los  empleados,  y  sesgando,  á  qu(»  no  se  bacía 
tan  preciso  la  redacción  de  un  diario  de  sesiones,  ni  los  trabajos  de  aquel 
Cuerpo  babían  sido  tan  pesados  como  podrán  ser  los  de  este. — (^ue 
siendo  indispensable  laimpi'esión  del  Diario  pai*a  darle  toda  la  publi- 
cidad (''  imi)oriancia  á  los  actos  de  esta  Rei)resentación,  insistía  en  que 
se  liiciese  el  nombi'amiento  de  otro  Secretario. 

Puesto  en  discusión  y  no  babiéndo  quien  tomase  la  palabra,  se  pro- 
cedió á  votar  si  se  bacía  la  elección  de  un  pro  ó  segundo  Secretario  y 
r(?sultó  la  íirmativa. 

Acto  cí^ntinuo,  se  dio  principio  á  la  elección  nominal  de  Secretario  en 
propiedad,  la  (pie  empezó  por  el  costado  derecbo,  del  modo  siguiente: 


o 


—  18  — 

KI  Sr.  Lamas  dio  su  voto  para  Secretario  por  el  Sr  Antuna. 

1^1  Sr.  Masini  por  el  niisnio. 

KI  Sr.  Maseiilino  por  el  mismo. 

El  Sr.  Ziibillaga  por  id. 

El  Sr.  Gadea  por  id. 

El  Sr.  Ilaedo  por  id. 

El  Sr.  Cosía  por  el  Sr.  San  Vi('enl(\ 

El  Sr.  l^chev(»rriarza  por  el  Sr.  Aiiluña 

El  Sr.  Lapido  por  el  Si*.  San  Vicente. 

El  Sr.  Giró  por  id. 

El  Sr.  Trápani  por  id. 

El  Sr.  Chuca ri'o  por  id. 

El  Sr.  Laguna  por  id. 

El  Sr.  Zudañí^zpor  el  Sr.  Antuna. 

El  Sr.  líamirez  por  el  Sr.  San  Vicenl(\ 

VA  Sr.  Feríiandez  por  id. 

El  Sr.  Calleros  por  id. 

El  Sr.  Osorio  por  id. 

El  vSr.  Suarez  por  id. 

El  Sr.  Payan  por  el  Sr.  Antuna. 

El  Sr.  Sayago  i)or  el  Sr.  San  Vir(Mil(\ 

El  Si*.  Ledesma  por  id. 

El  Sr.  García  por  id; 

El  Sr.  Cavia  por  id. 

El  Sr.  (juerra  por  id. 

El  Sr.  B(írro  por  id. 

El  Sr.  Blanco  por  id. 

Veriíicado  el  escrutinio,  resultaron  electos,  el  Sr.  Antuna  por  nueve 
votosy  í»l  Sr.  San  Vicente  [)or  18;  quedando  el  último  declarado  Se(*re- 
tarío  en  propiedad  de  la  H.  Asamblea. 

Seguidamente  se  pasaba  á  la  elección  del  otro,  y  algunos  S.  S  indica- 
ron rpie  no  habían  venido  dispuestos  á  votar  mas  que  por  uno,  pidiendo 
se  suspendiese  este»  acto  hasta  otra  sesión. 

Put^sto  á  vota(*ión  así  se  acordó,  dándose  por  concluida  esta  hasta  el 
día  siguiente  (|U(í  se  avisaría  en  la  orden  los  asuntos  de  que  debería  ocu- 
parse la  Sala,  y  se  retiraron  los  S.S.á  los  ocho  de  la  noche. 

Hay  una  rubrica. 

San  Vicente. 


-  19  — 

En  la  Villn  de  San  José,  á  voiniiseis  de  Noviembi'e  de  mil  ochocien- 
tos veintiocho;  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  S.  S.  Blanco — Presi- 
dente, Chucarro,  GiKM'ra,  Lamas,  Zubillaga,  Masculino,  Costa,  Sayago, 
Suarcz,  ínircia,  Ledesma,  Masnii,  Cavia,  Payan,  Kllauri,  Berro,  Pei*ei- 
ra,  Echeverriarza,  I^apido,  Giró,  Trápani,  Rodriguez,  Laguna,  Zudañez, 
Rrimirez,  Fernandez,  Gadea,  Calleros,  Osorio,  y  llaedo;  leida,  aprobada 
y  firmada  la  ncia  anterior,  se  dio  cuenta  de  los  asuntos  que  liabian  en- 
trado del  lenor  siguiente: 

El  Gobierno  Delegado  con  techa  ¿5  del  corriente  acusa  i'ecibo  de  la 
nota  (|ue  se  dirigió  al  Sr.  Presidente,  instruyéndole  del  carácter  que  in- 
viste y  debe  servil*  de  distinción  á  este  Cuerpo. 

Se  dio  cuenta  de  habei'se  recibido  en  Secretaría  los  Poderes  de  los 
S.  S.  D.  Juan  Benito  Blanco,  D.  Pablo  Zufriategui  y  1).  Andrés  Torres 
de  Leiva  por  el  Departamento  del  Rosario — Se  mandaron  pasar  á  la 
Comisión  de  Peticiones. 

En  seguida  se  leyó  y  puso  á  consideración  de  la  Sala  el  siguiente  dic- 
tamen: 

La  Comisión  de  Peticiones  ha  visto  y  examinado  detenidamente  los 
poderes  que  ha  presentado  D.  Manuel  Vicente  Pagóla  Diputado  electo 
por  el  Departamento  del  Durazno,  y  en  todo  los  halla  conforme  y  arre- 
glados <á  las  instrucciones  y  leyes  vigentes  para  estos  casos;  por*  lo  que 
aconseja  á  V.  11.  tome  en  consideración  y  apruebe  el  adjunto  proyecto 
(leDecreto. 

La  Comisión  saluda  la  IL  A.  G.  C.  L.  con  su  más  distinguida  conside- 
ración y  respeto. 

San  Jos(\  '2G  de  Noviembre  de  1828. 

Manuel  Calleros^  Presidente— Fe /ící'aíío  Bodrigucz,  Jos^ 
Trápanij  Santiago  Sayago^  Antonio  Domingo  Costa ^ 
Secretario. 

PROYECTO  DE  DECRETO 
La  Asamblea  General  Constituyente  Legislativa  del  Estado,  ha  acor- 
dado v 

*.■ 

Dkckkta: 

Artículo  único.  Se  tienen  por  bastantes  los  poderes  que  D.  Manuel 
Vicente  Pagóla  ha  presentado  como  Diputado  por  el  Departamento  del 
Durazno. 

Cítesele  para  que  compai-ezca  aprestar  el  juramento  de  la  ley. 

Calleros,  JtoilrigueZj  Trápani,  SayagOj  Costa, 


—  2(J  --- 

El  Sr.  Presidente — Anunció  á  la  Sala,  que  en  una  de  las  piezas  interio- 
res se  hallaba  el  Sr.  Muñoz  y  que  si  no  se  hacia  oposición  se  mandaria 
entrar.  Hecho,  y  habiendo  prestado  el  juramento  de  estilo,  fué  incorpo- 
rado á  la  Representación. 

Se  puso  en  discusión  el  dictamen  y  minuta  de  decreto  presentado  por 
la  Comisión  de  Peticiones,  y  no  habiendo  quien  tomase  la  palabra,  se 
procedió  á  votar  si  se  aprobaba  ó  nó,  y  resultó  la  afirmativa. 

Se  hizo  presentar  al  Sr.  Pagóla,  y  habiendo  prestado  el  juramento  de 
ley,  tomó  asiento  en  la  Sala. 

Siendo  uno  de  los  puntos  de  la  orden  del  día  la  elección  de  un  otro 
Secretario. 

E^ 
por 


E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 


seriar  Presidente — lo  anunció  á  la  Sala,  y  dio  principio  á  la  elección 
a  dei^echa,  dando  su  voto: 

Sr.  Chucarro  por  D.  Francisco  Araucho. 

Sr.  Muñoz  por  el  mismo. 

Sr.  Guerra  por  id. 

Sr.  Lamas  por  el  Sr.  Antuña. 

Sr.  Zubillaga  por  el  mismo. 

Sr.  Masculino  por  id. 

Sr.  Costa  por  el  Sr.  Araucho. 

Sr.  Haedo  por  el  mism). 

Sr.  Gadea  por  id. 

Sr.  Osorio  por  id. 

Sr.  Sayago  por  id. 

Sr.  Pereira  por  id. 

Sr.  Echeverriarza  por  el  Sr.  Antuña. 

Sr.  Lapido  por  el  Sr.  Ai'aucho. 

Sr.  Giró  por  el  mismo. 

Sr.  Trápani  poi*  id. 

Sr.  Rodríguez  por  id. 

Sr.  Laguna  por  id. 

Sr.  Zudañez  por  id. 

Sr.  Ramírez  por  el  mismo. 

Sr.  Fernandez  por  el  mismo. 

Sr.  Calleros  por  el  mismo. 

Sr.  Suarez  por  el  mismo. 

Sr.  García  por  id. 

Sr.  Ledesma  por  id. 

Sr.  Pagóla  por  id. 


—  21  — 

El  Sr.  Masini  por  id. 

El  Sr.  Cavia  poi*  id. 

El  Sr.  Payan  por  id. 

El  Sr.  Ellauri  por  el  Sr.  Antiiña. 

El  Sr.  Berro  por  el  mismo,  y 

El  Sr.  Blanco  por  el  Sr.  Araucho. 

Hecho  el  escrutinio  resultaron  electos  el  Sr.  AraucliQ  por  veinte  y 
seis  votos  y  el  Sr.  Antuña  por  seis;  declarándose  por  el  Sr.  Presidente 
quedar  electo  el  primero. 

El  Sr.  Presidente^  dijo — Que  habiíMidose  concluido  la  orden  del  día  se 
suspendería  la  sesión,  si  algunos  de  los  S.  S.  no  tenian  que  hacer  algu- 
nas observaciones. 

El  Sr.  Gadea — hizo  un  exordio,  por  el  cual  recomendaba  se  apoyase 
una  moción  que  presentó  de  palabra. 

Redactada  ésta,  la  Sala  guardó  silencio,  y  en  este  estado  se  pasó  h 
cuarto  intermedio. 

Vueltos  á  Sala,  el  Sr.  Presidente  hizo  leer  el  título  quinto  y  el  artícu- 
lo 122;  todo  del  reglamento  adoptado  por  la  Asamblea,  para  que  el  Sr. 
Gadea  pudiese  explicar  sus  conceptos  con  más  facilidad. 

Seguidamente  redactó  una  segunda  moción  en  los  términos  si- 
guientes: 

<íCualquiera  moción,  indicación,  proyecto  de  Constitución,  adición,  su- 
presión, corrección,  comunicación  y  minuta  de  decreto,  sea  redactada 
por  escrito,  por  ver  si  encuentra  apoyo  por  los  S.  S.  Diputados». 

El  Sr.  Chacarro — pidió  la  palabra,  y  dijo — Que  estaba  entreteniendo 
el  tiempo,  tan  necesario  para  ocuparlo  en  asuntos  de  importancia. 

Que  el  Sr.  Diputado  autor  de  las  dos  mociones  que  se  habian presenta- 
do, his  redactaba  de  un  modo  que  no  habian  podido  lograr  ser  apoyadas, 
pero  queá  su  juicio  nodebian  serlo;  que  por  tanto  la  Sala  debia  fijarse 
en  otra  cosa. 

El  Sr.  Gadea — presentó  un  proyecto  de  ley  que  contiene  cuatro  ai*- 
tlculos,  el  que  después  de  leido  y  fundado  por  su  autor,  habiendo  sido  su- 
ficientemente apoyado,  se  mandó  pasar  á  la  Comisión  de  Legislación. 

El  Sr.  Chücarro—iomi)  la  palabra  para  demostrar  la  necesidad  en  que 
estábala  Asamblea,  de  contraerse  con  preferencia  á  la  elección  de  Go- 
bierno Pi'ovisorio,  en  conformidad  del  artículo  6.^  de  la  Convención  Pre- 
liminar de  Paz  y  de  acuerdo  con  los  intereses  generales  del  país,  pues 
que  ya  se  sentia  lo  perjudicial  que  ei'a  esta  demora,  tanto  porque  el  go- 
bierno actual  no  podia  expedirse  como  también,  porque  piientras  no  se 


-22  — 

nombrado  o<\í\  anloridníl  gonoi-íil  so  piivabaal  tesoro  púlilifo  de  las  en- 
tradas que  actualmente  recaudaban  las  autoi'idades  de  Montevideo  con 
perjuicio  del  todo  de  la  Provincia;  asi  como  de  la  paralización  en  «¡ue 
.se  hallaban  los  negocios  mercantiles  de  Montevideo  y  su  camiiafia,  por 
estar  todos  fijados  en  el  obstáculo  (jue  se  presenta  con  la  aduana  que 
existe  en  la  línea. 

Hizo  algunas  otras  observaciones  y  concluyó  pidiendo,  que  si  mei'e- 
cia  ser  apoyada  la  moción  que  redactaría,  se  pro(*ederia  A  considerarse 
sobre  tablas,  y  redactó  lo  siguiente:  «Fm  cr)nsidera<ión  íi  las  razones 
í|ue  ha  expuesto,  se  fije  por  la  Asamblea  General  Constituyente  y  Legis- 
lativa el  día  en  que  se  proceda  á  la  elección  del  Gobierno  Provisorio. 

La  sesión  del  día  en  que  se  proceda  al  nombramiento  del  gobierno 
será  permanente.-» 

Fué  apoyado  por  unanimidad. 

Su  autor  pidió  se  considerase  sobre  tablas. 

Se  sujetó  á  votación  y  asi  se  acordó. 

Puesto  en  discusión  se  hicieron  explicaciones  por  algunos  S.S.  todas 
relativas  á  la  misma  necesidad  que  habia  demostrado  el  Si-.  Diputado 
autor  de  la  moción  y  dado  el  punto  por  suficientemente  discutido,  se  su- 
jetó á  dos  parles  la  votación  en  el  orden  siguiente: 

Primei  a:  «  Que  el  día  del  nombramiento  del  Gobierno  Provisorio  sea 
<(  el  mismo  en  que  recaiga  sobi-e  el  pi'oyecto  de  ley  presentado  por  el 
«  Sr.  Gadea  una  resolución  de  la  Sala.  » 

Sujeto  á  votación  si  se  aprobaba  ó  no  la  primera  proposición  según 
estaf)a  redactada,  i'csultó  la  afirmativa. 

Segunda:  «  La  sesión  del  día  en  que  se  proceda  al  nombramiento  de 
«  gobiei'no  será  permanente.  » 

Puesta  á  votación  esta  segunda  parte,  fué  también  aprobada. 

Kn  este  estado  y  no  teniendo  los  S.  S.  de  que  ocuparse,  se  suspendió  la 
sesión, alas  ocho  y  media  de  la  noclie;  avisándose  se  convocaria  á  Sala 
luengo  que  diesen  aviso  las  Comisiones. 

Hay  una  rrif)rica. 

San  Vírenle. 


Kn  la  Villa  de  San  José,  á  veinte  y  nueve  de  Noviembre  de  mil  ocho- 
cientos veinte  y  ocho;  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  S.S.  Blanco- 
Presidente,  Mufioz,  Lamas,  Pagóla,  Masculino,  Zubillaga,lMaedo,  Ca- 
lleros, Gadea,  Suarez,  Garcia,  Ledesma,  Payan,  Ellaiiri,  Berro,  Pereira, 


—  23  — 

Lapido,  Echevorriarza,  Giró,  Trápani,  Laguna,  Roclriguoz,  Zudañez 
Fernandez,  Ramírez,  Masini,  Cliuearro,  Sayago,  (Tiierra,  Cavia,  Costa  y 
üsoi'io. 

Leída,  aprobada  y  íirniada  la  acta  anterior,  se  dio  cuenta  de  haberse 
recibido  en  Secretaria  los  poderes  del  Diputado  don  Miguel  Barreiro,  y 
en  seguida  se  leyó  el  siguiente: 

DICTAMEN 

H.  A.  G.  C.  y  L.  del  Estado. 

La  Comisión  de  Peticiones  lia  visto  v  ha  examinado  detenidamente 

•y 

los  podei'csíiue  han  presentado  los  S.  S.  Don  Pablo  Zufriategui  y  Don 
Juan  Benito  Blanco  Diputados  electos  por  el  Departamento  de  hi  Colo- 
nia, con  las  clasificaciones  (jue  han  merecido  del  Ciobierno,  en  las  que  so 
previene  al  Si*.  Zufi'iategui  presentarse  á  V.  II.  la  li(*encia  con  que  pasó 
de  Buenos  Aires  á  este  Estado. 

Habiéndolo  cumplido  y  estando  aquellos  arreglados  á  las  instruciones 
y  L.  L.  vigentes,  aconseja  á  A'.  H.  admita  y  sancione  el  adjunto  proyecto 
de  Decreto. 

La  Comisión  saluda  á  la  H.  A.  G.  C.  v  L.  del  Estado  con  su  más  dis- 
guida  consideracióií  y  respeto. 

San  José,  27  de  Noviembre  de  1828. 

Mnnnel  Calleros,  Feliciano  Ro(lrigii?Zj  José  Trápa- 
ni, Santiago  Sayago,  Antonio  Domingo  Costa, 

MINUTA  DE  DECRETO 

La  A.  G.  C.  y  L.  del  Estado,  ha  acordado  y  decreta: 
Se  tienen  por  bastantes  y  en  debida  torma  extendidos,  los  podei'cs 
que  los  S.  S.  Don  Pablo  Zufriategui  y  Donjuán  Benito  Blanco  han  i)re- 
sentadocomo  Diputados  por  el  Departamento  de  la  Colonia. 
Cíteseles  para  que  presten  el  juramento  de  Ley,  y  sean  incorporados. 

Calleros,  Rodrigue:^,  Trápani,  Sayago,  Cosía. 

Puesto  A  consideración  de  la  Sala  y  no  habiendo  quien  tomase  la  pa- 
labra, se  procedió  á  votar  si  se  aprobaba  ó  no  la  minuta  de  decreto  re- 
dactada por  la  Comisión  de  Peticiones,  y  resultó  la  afirmativa. 

El  Sr,  Presidente  anunció  á  la  Sala,  que  los  S.  S.  Blanco  y  Zufriate- 
gui iban  á  entrar  aprestar  el  juramento,  y  habiéndolo  hecho  con  las 
formalidades  de  la  Ley,  fueron  incorporados. 


21 

PJ  Sf\  Presidente  mandó  pasará  la  Comisión  dcí  Peticiones  los  po- 
dí.M-ívs  del  Si*.  Harreiro. 

Kl  Si\  Ckiicarro  dijo  -I^lkí  mr.'diante  la  necesidad  que  tenía  la  Sala 
de  reunir  el  mayor  número  posible  de  lures,  para  ariibar  al  nombra- 
miento de  Gobierno,  deseai'ia  que  en  un  cuarto  intermedio  la  Comisión 
d(»  Pelicion(\s  examinase  y  dicvse  cuenta  de  los  dichos  poderes:  y  asi  se 
acordó  por  unanimidad. 

Enseguida  se*  dio  cuenta  del  dictamen  y  minuta  de  discreto  si- 
guientes: 

DICTAMEN 

Senoi'es  ReprescMilantes. 

La  Comisión  de  Constitución  y  Lí^gislatrión,  después  de  lial)er  me- 
ditado s(''ria  y  i)rofundament(»  sobre  el  proyecto  de  Ley  introducido  por 
uno  de  los  S.  S.  l)ii)utaílos,  y  ((U(í  st»  le  mandó  pasai'  á informe,  ha  en- 
contrado ra/ones  muy  poderosas  para  convenir  unánimemente  en  pre- 
sentar á  la  consideración  de  la  Augusta  Asamblea,  la  adjunta  minuta 
di*  Decreto.  Lila  compriMide  «los  partes,  de  lasque  la  2'^.  es  como  una 
consívuencia  forzosa  de  la  l-^;  y  la  noble  tVan([ue/a  é  imparcialidad  in- 
tachable, coiKiue  la  Comisión  desea  exix'dirse  en  negocio  de  tamaña 
grave(la'l  c  im[)ortancia,  la  obliga  á  exi)oner  igualmente  un  sucinto  i-e- 
súmen  délos  principales  fundamentos,  va\  í[ue  halla  cimentada  su 
opinión. 

El  i)rovecto  de  U^\  en  cuestión  es  Constitucional;  es  una  (V)  las  lev(*s 
primarias  del  Estado,  y  sido  puede  y  debe  ser  considei'ado  cuando  lie- 
ge  el  caso  decmpív.ai'seá  formai*y  discutir  la  Consí:  ación.  Si  la  Asam- 
blea se  anticipase*  á  tratar  el  asunto  gravísimo,  complicado  y  diíicil  de  la 
forma  d(*  gobiei'no,  ¡nv(*rtii'¡a  el  ói'den  que  la  generalidad  de  los  publi- 
cistas  indican  para  esta  clase  de  procedimientos;  emplearía  for/osa- 
mí*nlc  en  la  miMÜtación  y  discusión  de  materia  tan  imp(M'lante,  un  largo 
espacio  de  tiempo,  (pie  poi'  r<vsolución  especial  de  la  misma  Asambl(*a, 
se  hace  preciso  economizar  para  emplearlo  en  las  urgentísimas  alen- 
cion(*s  i)rovisorias  que  demandan  nuestras  circunstancias  políticas. 

'Limbien  encuentra  la  Comisión  oportuno  recoi'dar  á  los  S.S.  R.H.  que, 
según  el  artículo  ().<^  de  la  Convención  Preliminar  d(»  Paz,  su  atención 
pi'imordial  es  la  d(?  establecer  un  Gol)ierno  Provisorio,  (luedebc  gober- 
nar toda  la  Pi'ovíncia,  hasta  que  se  instale  el  permanente  ciue  hubiere 
d(í  serci'cado  por  la  Constitución.  Si  (*sto^  pues,  se  considera  como  un 
acto  posterior  según  las  reglas  generales  de  derecho  público  y  en  ccni- 


__  ox 

sonancia  con  las  parliculai-os  (jue  marca  la  citada  Convención,  rosulUí 
demasiadamente  obvio  cual  es  el  objeto  deque  con  toda  preferencia 
debemos  ocuparnos. 

A  la  legalidad  de  este  orden  de  proceder,  so  agrega  como  no  de  me- 
nor intenVs  la  conveniencia  pública.  Al  lijarse  la  Comisión  en  este  pun- 
to, que  considera  como  el  norte  de  la,  conducta  de  la  Asamblea,  quisiera 
poder  conservar  literalmente  lo  que  con  tanta  eniM'gía  como  ilustración 
y  claridad  expusieren  dos  señores  Diputados  en  una  de  las  sesiones 
precedentes.  Sin  embargo,  ci'ée  no  equivocarse  haciendo  una  ligera  re- 
seña sobre  la  ansiedad  en  que  se  hallan  los  Pueblos  por  saber  quien  los 
va  á  gobernar  durante  el  corlo  pei'iodo  que  ha  de  mediai'  hasta  que  se 
sancione  la  Constitución. 

El  estado  de  parálisis  en  que  se  halla  el  comcM'cio  todo  del  país  con 
perjuicio  del  erario,  y  de  los  particulares;  el  abuso  que  está  haciendo 
de  su  aspirante  podei'  el  Presidente  de  Montevideo,  para  agotar  los  fon- 
dos de  toda  clase;  extraer  la  moneda;  dejar  para  mucho  tiempo  abarro- 
tado el  pais  de  efectos  que  hoy  no  pagan  tal  vez  ni  la  décima  parte  de 
los  derechos,-  que  ];)agarian  después  de  nombrado  el  gcjbierno,  que  ha  de 
interesarse  por  nuestra  propiedad;  desacreditai'iios,  aniíjuilarnos  y  de- 
jai'nos  sin  hacienda,  (pie  (Npiivale  á  inhabilitar  para  todo  al  gobierno 
que  le  ha  de  suceder. 

Si  la  Comisión  hubiej'a  dií  enumerar  otras  muchas  ventajas  de  todo 
orden,  que  ofi^e.^e  la  aprobación  de  la  minuta  que  tiene  el  honor  de  pre- 
sentar, haria  demasiado  difuso  el  presente  informe.  Ella  está  intima- 
mente convencida  de  las  sanas  intenciones,  luces  é  imparcialidad  de 
todos  los  señores  Represenlantes;  á  cuyo  juicio  libre,  somete  gustosa- 
mente su  opinión,  que  no  ha  trepidado  en  j)r()nunciar  con  la  franqueza 
que  le  es  característica  «i  los  miembros  que  la  componen.  Mas,  como 
será  conveniente  hac(n^  alganas  explic>.i(*ioiies  mis,  y  sostener  tal  vez 
la  discusión,  ha  encargado  de  su  seno  pai'a  lo  pi'imero  al  señ<)r  Garcia, 
y  para  lo  segundo  al  señor  El  lauri. 

La  Comisión  saluda  con  su  mayor  respecto  á  los  S.  S.  de  la  Augusta 
Asamblea. 

San  Jos(:\  Noviembre  28  de  1828. 

JahiiJ  ZadañeZj  Presidente — Soiofo  Gcrcia,  Cristóbal  Eche- 
víniurza,  Jaan  Francisro  Giró,  Luis  Bcruardo  Caria  ^ 
Josi}  E.  Ztibi llaga j  José  Ellauri  -S?.cveíQ.vio. 

Augusta  A.  G.  C.  y  L.  del  Estado. 

MINUTA  DE  DECRETO 

Artículo  l,'^  El  Proyecto  de  Ley  presentado  por  el  Sr,  Gadea,  se  re 


-  2()  -  • 

servará  on  la  Comisión  do  Constitución  y  Logislarión,  pai*a  tenorio  pre- 
sento O  informar  sobre  (M  inmedialamente  que  se  trato  do  los  puntos  (|ue 
abraza  en  los  ti*abajos  Constitucionales. 

Para  el  nombramiento  de  (lobierno  Provisorio,  deiMarado  va  ur- 
gentísimo  pf)r  la  Augusta  Asamblea,  no  se  hará  altei*a(*ión  alguna  en  la 
foi'ma  establecida. 

ZudañeZy  García,  Girój  Echeverriarza^  Caviay  Zuhillagny  EUanri, 

Kn  seguida  se  l(\vó  el  siguiente*: 

PPOYKCTO  DE  LEY 

Artículo  1.0  El  Poder  Ejecutivo  Je  este  Estado  será  ejercido  por  dos 
ó  mas  personas. 

2,^  Los  individuos  que  hayan  de  nombrarse  para  ejercer  el  Poder 
Ejecutivo,  han  de  ser  nativos  del  Ivstado  y  (*on  propiedades  raíces  óem- 
I)leo  honorífico. 

3.0  Los  individuos  íjue  hayan  de  nombrarse  para  ejercer  el  Poder 
Ejecutivo,  se  hallai'án  en  el  pleno  goce  de  los  d(M*echos  de  ciudadano. 

4.0  Los  votos  que  (ijen  laí»lección  do  los  miomijros  del  Poder  Ejecu- 
tivo, serán  discutidos  según  la  ley  de  discusiones  estable(*idas: 
Lázaro  Gadea    -l)ii)Utado  por  Soriano. 

l^uesto  en  discusión,  el  Sr.  ( larcia  miembro  informante  de  la  Comi- 
sión, hizo  algunas  explicaciones  en  favor  del  dictamen  de  la  Comisión. 

ElSr,  Gadea — tomó  la  palabra,  y  sostuvo  su  proyecto  con  uua  ahxMí- 
ción  de  hora  y  media;  en  ella  explicó  la  nec(.\sidad(|ue  se  tenía  de  nom- 
brar un  Gobiei'no  de  dos  ó  mas  pei*sonas,  (Mjnsultándo  de  este  modo 
reconciliar  la  diferencia  de  opinioues  y  el  choque  de  i)artidos  que  se 
sentían  en  el  país,  cpie  podrían  ad(*lantarse  si  so  ti-ajera  para  el  (Tobiei*- 
no  un  extranjero — (|ue  la  tendencna  de  su  s(.*gundo  ai'tí(*ulo  era  esta;  pues 
qu(^  teniendo  las  calidades  de  nativo  del  listado,  con  propiedadc^s  raíces 
ó  un  empleo  honoi'ííico,  sería  lo  bastante  para  ([ue  los  Puébleos  se  pres- 
tasen gustosos  á  respetar  y  olx^docorsus  disposiciones,  y  concluyó  C(M1 
qufí  él  no  creía  necesario  dejar  su  proyecto  para  otro  tiempo,  ni  tampo- 
co que  él  sirva  como  norma  á  los  S.  S.  de  la  Comisión  Constitucional 
al  tiempo  de  establecer  la  Constitución. 

El  Sr.  Elluuri — como  en(*ai*gailo  de  sostener  el  debate,  lo  hizo  dando 
explicaciones  sobrealgunos  puntos  que  se  habían  entíMidido  mal,  cuan- 
do infoi'mó  el  Sr.  García. 

El  Sr,  C/aicarro-i'sUwi)  por  la  defensa  del  Prí^yecto  de  Ley  y  al  efe(^- 
to  hizo  varias  obser vaciednos. 


-27  — 

El  Sr.  Garlea — pidió  quo  so  adicionase  ol  artííHilo,  redactando  un  otro 
en  que  se  explicasen  las  calidades  de  las  personas  que  se  nombrasen 
para  el  Gobierno,  pues  que  esta  era  una  parte  que  contenia  su  proyecto, 
y  que  observaba  que  la  minuui  redactada  por  la  Comisión  nada  decia 
á  ese  respecto. 

El  Sr.  Ledestaa^  de  acuerdo  con  el  Sr.  preopinante,  dijo:  Que  esto  se 
hacia  tanto  mas  necesario,  cuanto  que  como  se  habia  dicho,  existian  dos 
partidos  fuertes;  uno  por  el  Sr.  Lavalleja  y  otro  por  oí  Sr.  Rivera.  Que 
él  desearla  que  alguno  de  los  S.  S.  le  respondiera  con  su  cabeza,  si  nom- 
brado algún  extrangero,  ellos  permaneccrian  tranquilos  obedeciendo  á 
afiuella  persona  que  se  eligiese,  sin  ocasionar  por  la  fiílta  do  prudencia 
en  su  elección,  (]ue  algunos  de  ellos  por  sus  aspiraciones  causase  males 
al  país.  Repitió,  (]ue  deseaba  se  le  contestase  í\  lo  que  habia  preguntado, 
y  que  si  no  se  hacia,  era  noí^esario  temer  á  esos  partidos;  y  que  para 
evitar  de  que  la  fuerza  trastornase  mañana  lo  <|ue  ahora  se  hiciese,  es 
necesario,  dijo,  fijarse  en  que  estos  hombres  ocupen  los  destinos  prefe- 
rentes en  el  país,  pues  solo  de  ese  modo  podrían  salvarse  los  inconve- 
nientes que  se  presentan. 

El  Sr,  Maslni — contestó  al  pi*eopinante,  dirigi('^ndose  á  la  Sala,  obser- 
vando que  como  Diputado  por  Montevideo,  él  estaba  en  aquel  puesto 
para  obrar  con  arreglo  á  su  conciencia  y  sin  esos  temores  que  se  que- 
rían hacer  valer.  Que  la  Reprcsonlación  nada  tenia  que  temer.  Que  ella 
estaba  bien  garantida,  y  do  consiguiente  en  plena  libertad  para  obrar. 
Que  si  él  y  quizá  muchos  de  los  S.  S.  que  estaban  presentes,  hubiesen 
llegado  á  comprender  que  al  ocupar  el  lugar  en  que  estaban,  se  les  ha- 
blan de  presentar  fantamas  con  que  atemorizarlos,  ellos  hubieran  de- 
jado de  concurrir. 

El  Sr.  Calleros — pidió  la  palabra  con  el  objeto  de  observar  á  la  Sala, 
que  la  Provincia  estaba  dividida  en  dos  partidos:  uno  por  el  Sr.  Lavalle- 
ja y  el  otro  por  el  Sr.  Rivera.  Quo  hallándose  viviendo  en  la  campana, 
había  observado  ser  la  voluntad  de  todos  sus  (M)mprovincianos,  ol  que 
los  mandasen  aquellos  Jefes  acompañados  del  actual  Gobierno  Dele- 
gado. 

Se  pasó  á  cuarto  de  intermedio.  Vueltos  á  Sala,  se  dio  cuenta  del  in- 
forme de  la  Comisión  do  Peticiones,  del  tenor  siguiente: 

DICTAMEN 

H.  A.  G.  C  y  L.  del  Estado. 
La  Comisión  de  Peticiones  ha  visto  v  examinado  detenidamente  los 


—  ¿8  — 

poderes  que  ha  presontndo  el  Sr.  Don  Miguel  Harreiro  romo  Diputado 
del  Departamento  de  la  Colonia,  los  cuales  liallaa  rreglados  á  las  ins- 
trucciones y  leyes  vigentes;  p(')r  lo  cual  propone  á  V.  H.  el  adjunto  pro- 
yecto de  Decreto,  para  que  se  sii'va  admitirlo  y  sancionarlo. 

La  Comisión  saluda  á  la  H.  A.  G.  C.  y  L.  con  su  mas  distinguida  con 
sideración  y  i*esi)eto. 

San  José,  2í)  de  Noviembi-c^  de  18¿H. 

Manad  Calleros^  Feliciano  Ttodrigucz^  José  Trápani^  Santia- 
go SiJijagOj  Antonio  Domingo  Costa, 


PROYF.cTo  df:  decreto 

La  H.  A.  L.  C.  v  L.  del  Esfudo,  lia  acordado  v  docreta: 
Set  ienen  por  l.)astantes  los  poderes  que  ha  presentado  c^l  Sr.  Don.  Mi- 
guel Barreiro,  como  Diputado  del  Deparlamento  de  la  Colonia. 
Cítesele  á  prestar  el  juramento  de  ley  y  ser  incorporado. 

Cauros^  Rodriguez,   Trápani,  Sayago,  Cos'a, 

Puesto  en  discusión,  y  no  habiendo  quien  tomase  la  palabra,  se  pro- 
cedió á  votar  si  se  aprobal)a  ó  no,  la  minuta  de  decrc^to  presentada  por 
la  Comisión  de  Peticiones,  v  resultó  la  afirmativa. 

Acto  continuóse  mandó  entibar  al  Sr.  Barreiro,  y  habiendo  prestado 
el  juramento  de  ley,  fué  incorporado. 

Kl  Sr.  Gadea — pidió  la  palabra  para  hacer  las  explicaciones  sobre  la 
palabra  temores  á  la  espada;  que  esto  había  sido  mal  entendido,  y  (Con- 
cluyó con  hacer  algunas  otras  observaciones,  entre  las  que  dijo — Que  era 
necesario  que  la  Sala  fuese  gi^ata  á  los  sei*vicios  i)restados  por  algunos 
de  lospi'incipales  Jefes  (pie  habían  formado  estecimiíMito  hasta  llevar- 
lo á  su  conclusión. 

El  Sr.  Ellatiri—áospuos  de  haber  hecho  explicaciones  sobre  el  orden 
de  hi  discusión  y  palabra,  dijo  -Que  habia  oido  s(»ntarcomo  principio, 
que  para  premiar  hxs  sei'viciosde  algunos  S  S.  era  necesario  llamarlos 
á  la  primera  magistratura,  —  y  (jue  esto,  en  su  opinión,  no  era  exacto. 
Explanó  de  un  modo  C(.)nciso  estos  conceptos. 

El  Sr.  Gadea — la  pidió  nuevamente  y  después  de  haber  hecho  algunas 
explicaciones,  se  procedió  á  votar  si  estaba  el  punto  suficientemente 
discutido  ó  no,  resultó  la  afií^mativa. 

Si  se  aprobaba  ó  no  el  prc^yecto  de  ley  presentado  por  el  Sr.  Gad(}a, 
resultó  negativa. 


-  ¿9  — 

Sujeta  á  votación  la  minuta  de  deci*eto  en  general  de  la  Comisión  de 
Legislación,  fué  aprobada. 

Puesto  en  discusión  el  artículo  1.^ 

Ll  S/\  Garlea  pidió  la  palabra,  y  dijo  —Que  la  Sala  no  había  tenido 
necesidad  de  mentor. 

ElSr.  Prcíyif lente  reclamó  al  Sr.  Diputado  volviese  á  la  cuestión. 

El  Sr.  Zudañe^  pidió  se  leyese  el  artículo  103  del  Reglamento,  y  he- 
cho, reclamó  por  el  insulto  que  se  acabíiba  de  oir,  diiájido  no  sohj  á  un 
individuo  sino  á  toda  la  Sala.  Que  la  Comisión  cuando  liabía  redactado 
su  dictamen  y  minuta  de  de(*reto,  era  después  de  haber  ocupado  diez 
horas  de  meditación,  lomando  todos  los  conocimientos  necesarios  de 
las  leyes  y  decretos  vigentes,  y  guardando  la  mayor  circunspección 
en  un  asunto  que  siempre  creyó  de  suma  impoi'tancui. 

El  Sr.  Presidente^  dijo  al  Sr.  Gadea  (jue  se  defendiese,  y  éste  conclu- 
yó pidiendo  se  le  permitiese  retirar  su  proyecto;  pues  no  (pieria  que 
por  casualidad  (luedase  ese  dotnmiento  que  sirviese  á  la  Comisión  de 
Constitución  por  norma. 

El  Sr.  Ellafíri  sostuvo  la  redacción  del  artículo. 

El  Sr.  Ledesnia,  dijo— Que  cuando  el  Sr.  Gadea  presentó  su  proyec- 
to, no  fué  con  el  intento  de  (pie  se  reservase  pai'a  lo  Constitución,  y  que 
supuesto  que  él  había  sido  desechado,  pedía  se  le  permitiese  el  poder- 
lo retirar. 

El  Sr.  Alnñoj — que  insistiendo  el  Sr.  Diputado  autor  del  proyecto  en 
retirarlo,  creia  que  la  Sala  podia  acordárselo;  pero  que  respecto  á  lo  ([ue 
se  habia  dicho,  que  á  ("lue  servia  eso  de  guardar  el  Pi-oyecto,  diria  en  dos 
palabras. — Que  el  hacía  honor  á  su  autor,  y  que,  siempre  que  apareciese, 
él  daría  tugará  una  discusii'm  seria,  pues  que  comprendía  precisamente 
mucha  parte  de  lo  que  podía  decirse  en  la  Constitución,  al  tratar  de  las 
calidades  del  Gobierno;  (pie  sin  einbarg(3,  si  su  autor  insistía  como  pa- 
recía, en  retirarlo,  debia  permitírsele,  pues  la  Comisión  encontraba  bas- 
tantes materiales  en  la  pi'esente  discusión. 

El  Sr.  Chucarro — Que  desechado  el  proyecto  del  Sr.  Gadea,  le  parecía 
también  se  debia  desechar  el  artículo  primero  de  la  Minuta  de  Decreto 
pi'esentada  por  la  Comisión. 

En  este  estado,  se  procedió  á  votar  si  se  daba  el  punto  por  suficiente- 
mente discutido  ó  no,  resultó  la  afirmativa. 

Segundo  cuarto  de  intermedio. 

Vueltos  á.Sala,  se  leyó  y  puso  en  discusión  el  2.<^  artículo. 

El  señor  Gadea  pidió  la  palabra,  y  dijo  que  no  había  ninguna  ley  le- 
gal que  estableciera  el  nombramiento  de  Gobernador  y  Capitán  Gene- 


—  ao  — 

ral;  qiio  (Uiaiido  la  Sala  habla  liccho  el  nombramiento  en  la  persona  de 
Don  Juan  Antonio  Lavalleja,  ora  ixjrquo  la  opinión  estaba  uniformo,  y 
también  poi*  qu(^  era  necesario  que  (^1  mando  de  las  armas  lo  tuvioi'a 
aquel  que  lia])ía  sido  el  pi'imcro  en  presentarse  <á  abiir  la  libei*tad  del 
país,  y  que  aun  asimismo  se  o))sei'vaba  que  aquel  jefe  habla  delegado  el 
mando  en  tres  personas;  que  antes  de  la  elección  de  ó\,  el  Gobierno  esta- 
ba en  siete,  y  que  últimamente  estuvo  en  uno.  Que  insistía  en  cpie  hoy 
de  ningnn  modo  convenía  la  elección  de  uno,  y  sí  la  de  dos  ó  más. 

El  Sr.  Chficarro— Que  e\  artículo  segundo,  redactado  por  la  Comi- 
sión de  Legislación,  era  vago;  pues, que  ciertamente  en  la  Provincia  no 
había  forma  algiuia  establecida  y  cpie  aun  cuando  se  quisiese  hacer  va- 
ler alguna  de  esas  (pie  se  llaman  formas,  la  Sala  no  debía  contraerse  ni 
sujetarse  á  nada  de  lo  anterior,  por  que  hoy  estaba  en  actitud  de  crear 
todo  nuevo.  Que  él  seria  de  opinión  que  después  de  haber  declai'ado  la 
Sala  las  calidades  que  debia  tener  la  persona  del  Gobernador,  se  fijase 
en  que  los  tres  Ministros  que  tuviese  el  Gobierno,  fuesen  nombrados 
por  la  Representación,  dándole  á  ellos  toda  la  responsabilidad; 

El  S/\  Aíffño^ — Que  él  desearla  que  la  minuta  presentada  por  la  Co- 
misión de  Legislación,  volviese  á  ella  para  que  en  un  otro  artículo  se 
expresase  en  seguida  las  calidades  que  deba  tenei'  la  persona  del  (go- 
bernador. Que  según  se  observal)a,  parecía  que  la  Sala  estaba  dispues- 
ta á  la  elección  de  éste  con  tres  Ministros.  Hizo  algunas  otras  explica- 
ciones, y  concluyó  con  lo  mismo  que  había  dicho  respecto  á  añadií*  un 
artículo  adicional. 

El  S/\  Banreiro — Que  el  Sr.  Diputado  pi^eopinante  se  eífuivocaba 
cuando  había  dicho  que  la  Sala  estaba  dispuesta  á  lo  elección  de  un 
Gobernador — Que  esta  opinión  la  habían  vertido  dos  ó  tres  S.  S.  que 
tenía  bien  presentes. 

El  Sr.Ellariri — explanó  el  artículo,  demostró  las  razones  que  se  tu- 
vieron al  redactarlo;  dijo  que  la  Sala  debía  aprobarlo  ó  desecharlo;  que 
á  esto  debía  reducirse  la  votación:  Que  respecto  á  la  adición  que  se  que- 
ría establecer,  eso  sería  obra  de  una  moción  luego  que  se  hubiese  con- 
cluido el  debate  del  asunto  en  cuestión,  estando  esto  conforme  con  las 
disposiciones  del  reglamento. 

El  Sr.  Muñoz — Que  él  insistía  en  que  volviese  el  artículo  á  la  Comi- 
sión de  Legislación,  para  que  establezca  otro  (pie  designe  las  calidades 
que  deba  tener  la  persona  del  Gobernador  y  Capitán  General. 

El  Si\  Zudañez — pidió  el  proyecto  desechado,  y  leyendo  el  2.^  y  4.^ 
artículo,  demostró  que  á  este  respecto  nada  habia  que  decirse,  pues 
desde  el  momento  en  que  la  Sala  no  lo  habia  admitido,  tampoco  no  se 


—  31  — 

habia conformado  con  las  calidades  que  se  establecen  en  el  artículo 
segundo. 

Después  de  babor  discutido  en  contrario  el  Sr.  ÍTadea,  cuanto  le  i\u\ 
bastante,  se  pidió  por  un  Sr.  Diputado  se  cei'rase  la  votación,  y  apoyada 
unánimemente,  se  pnxu^dió  á  votar  si  se  daba  el  punto  por  suficiente- 
mente discutido  ó  no,  resultó  la  afirmativa. 

Sujeto  á  votación  el  segundo  artículo,  fué  api'obado  y  el  Sr.  Presi- 
dente proclamó  sancionada  la  minuta  de  deci'cto,  i)resentada  por  la 
Comisión  de  L(*gislac¡ón. 

Seguidamente  el  Sr.  Muñoz  presentó  una  minuta  do  decreto  recomen- 
dando á  la  Comisión  de  Legislación  redactara  otra,  en  la  que  se  desig- 
nasen las  calidad(\s  que  deba  tener  la  persona  del  (iobernador  y  Capi- 
tán (xcneral.  La  fundó  y  liabiendo  sido  suñ(*ientementc  apoyada,  se 
mímdó  pasar  á  la  Comisión  respectiva. 

En  este  estado  se  suscitó  una  cuestión,  relativa á  lo  resuelto  por  la  H. 
A.  en  la  sesión  anterior,  y  el  Sr.  Masini  pidió  se  leyera  la  primera  y  se- 
gunda parte  (jue  contenía  la  moción  del  Sr.  Cbucari^o  que  fué  opoyada 
y  aprobada. 

Leída:  El  Sr:  Masini  observó  á  ¡a  Sala  que  la  sesión  dobia  seguir 
permanente,  basta  tanto  se  liicicse  la  eleción  del  Gobierno,  pues  que 
asi  estaba  acoi'dado  (pie  á  esto  no  perjudicaba  la  moción  que  se  babia 
introducido,  pues  (jue  sería  bastante  para  que  la  Comisión  de  Legisla- 
ción se  expidiera,  dar  un  cuarto  d(*  intermedio  de  una  ó  dos  boras,  ó  más 
si  luese  preciso;  pero  de  ningún  modo  levantar  la  sesión.  Que  él  no  ba- 
bia visto  ni  oido  decir  que  en  ningún  cuerpo  de  estos,  después  de  babor 
resuelto  tener  sesión  permanente,  se  suspendiese  sin  babor  resuelto 
el  punto  que  motivó  aquella  resolución-  que  por  lo  tanto  él  insi- 
stiría en  que  siguiese  la  sesión  [)ei'manente. 

Se  sintieron  diferentes  opiniones,  y  el  Sr.  Presidente  juzgó  necesario 
que  la  Sala  resolviese. 

Puesto  á  votación  si  so  suspendía  la  sesión  ó  no,  resultó  la  afirma- 
tiva. 

Declarando  la  sesión  suspendida,  se  retiraron  los  S.  S.  á  las  ocho  de 
la  noclu*;  liabiendo  empezado  á  las  d'u'z  do  la  mañana. 

Hav  una  rúbrica. 

San  Vírenle. 


—  :ti  -  - 

Kn  la  Villa  do  San  Josr,  á  uno  do  Diciembro  de  mil  ochocien- 
tos vointioí^ho,  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores  Blanco, 
Presidente;  Lapido,  Cavia,  Lamas,  Pagóla,  Calleros,  Zubillaga,  Le- 
desma,  Barreiro,  Haedo,  Gadea,  Ramirez,  Blanco  (don  Juan  Benito), 
Ziifriátegni,  García,  Masculino,  Payan,  Muñoz,  Ellauri,  Berro,  Pc- 
reira,  Eclieverriai'za,  Giró,  Trápani,  Rodríguez,  Zudanez,  Fernandez, 
Suarez,  Chucarro,  Masini,  Sayago,  üsorio,  Laguna,  Gueri*a  y  Costa. 

Leida: 

El  Sr  Gadea— Oby^orvó,  que  en  la  parte  que  se  decía  haber  in- 
sultado algún  miembro  de  la  Comisión  á  la  Sala,  no  era  ni  había 
sido  ese  su  ánimo;  que  si  lo  habia  dicho  no  ei*a  ésta  su  intención, 
y  para  (lue  así  constase  so  estableciese  en  la  acta  siguiente. 

Ll  Sr.  Aíasfni—Quc  en  la  parte  de  su  primera  alocución,  se  usa 
la  i^ahxhva  fantasma^  que  no  habia  él  dicho;  que  lo  que  dijo  fué, 
que  no  pensaba  que  nadie  cometiese  la  injusticia,  como  terminan- 
temente había  dicho  el  señor  preopinante,  de  ci-eer  capaces  de  em- 
plear el  uso  de  la  fuerza  armada,  á  aquellos  mismos  que  habían 
presidido  la  gloriosa  lucha,  derramando  su  sangre  poi*  la  libertad 
del  país,  coartando  de  este  modo  las  facultades  de  éste  Cuerpo  C.  y  L. 

El  S/'  Barreiro — Que  faltaba  decii'se  que  él  había  sostenido  el 
proyecto  del  Sr.  Gaden;  que  había  hecho  observaciones  corroljo- 
rando  el  proye(*to  é  igualmente  atacando  lo  que  se  dijo  contra  el 
mismo  proyecto,  así  como  sobre  el  carácter  que  creía  haberse  dado 
impropiamente  la  Representación,  cuando  se  titula  Legislativa. 

El  Sr,  Romírej — Que  en  los  18  años  (|ue  habia  corrido  la  revc^lu- 
cióndel  país  jamás  tuvo  temores  á  la  fuerza  armada,  toda  vez  que  cono- 
ció que  ésta  se  dirijia  contra  la  voluntad  general  de  sus  compatriotas. 

No  habiendo  quien  hiciese  mas  observaciones,  se  aprobó  y  firmó  la 
acta  anterior. 

Se  dio  cuenta  y  leyó  lo  que  forma  la  orden  del  día,  en  la  forma  si- 
guiente: 

DICTAMEN 

S.  S.  R.  R. 

La  Comisiónele  Constitución  v  Legislación,  habiendo  meditado  v  dis- 
cutido  la  minuta  de  Decreto  presentada  por  uno  de  los  S.  S.  Diputados 
y  npro))ada  por  un  nñmero  competente  de  los  mismos,  relativa  á  queso 
lijen  las  calidades  que  deba  tener  la  pei'sona  del  Gobernador  y  Capitán 
(xoneral;  ha  creido  deber  informar  á  la  Asamblea,  que  la  encuentra  dig- 
na do  su  aprobación;  y  con  el  fui  do  espociflcarlas,  tiene  el  honor  de  ole- 


-   3:í  — 

var  á  la  oonsidtM'ación  do  los  S.8.  R.  lí.  la  adjunta  minuta  do  Docroto 
para  cuya  explanación  y  sostener  la  discusión  <|ue  sobre»  ella  se  promue- 
va, ha  nombrado  de  su  seno  á  los  S.  S.  Giró  v  Ellauí'i. 

La  ('omisión  saluda  á  los  S.  S.  R.  R.  con  su  acostumbrada  considera- 
ción y  respeto. 

San  Josó,  Novieml)i*e  ;«)  de  18¿8 

Jaime  Zudanez — PrcsiJoatc,  Solano  Garda,  Juan 
Francisco  (íiró,  Críitóbaí  Echevorríarza,  Lhís- 
B,  Cariaj  José  F.  ZahiUafja^  Jone  Ellauri—Hn' 
ci  otario. 


H.  A.  G.  C.  y  L.  del  Estadc». 

MINUTA  DE  DEÍTÍETO 

LaA.G.  C.  V  L.  del  Estado,  ha  acordado  y  (Uícirta: 

Artículo  único — La  persona  d(»l  Eslado,civil  ó  militar,  en  (juien  recai- 
ga el  nombramiento  de  Gobernador  y  ('apitan  Gíuieral  Provisorio,  de- 
be cuando  minios  sím*: 

1*^.  Nacido  dentro  del  territoi'io  llamado  hasta  aíiui,  I^'ovincias  Uni- 
das del  Rio  de  la  Plata. 

2^\  D(*  edad  de  X^afios  cumplidos. 

3<^.  Arraigado  en  él  y  con  propiedad  ó  capital  ([uc  no  baje  de  dio/  mil 
pesos,  ó  empleo  cuya  renta  (equivalga  al  producto  de  a([U(»l. 

4^.  Conocido  amigo  de  la  Independenria  y  libeitad  díd  país. 

.V>.  De  buen  concepto  público  i)oi*  sei'vicios  remarcables  en  favor  ár. 
una  Y  otra. 

Zadañez,  Cavia,  (lirria.  Giró,  Echeverría rza 
ZnhiUaga,  Ellauri 

Puesto  on  discusión  el  proyecto  en  general. 

KL  scíutr  Í7//Y),  explanó  de  un  modo  conciso  los  conceptos  de  la  minu- 
ta, y  concluyó  diciendo,  ([ue  la  Comisión  habia  meditado  prol'undauKMiíe 
sobre  este  negocio  y  í|ue  ellacreia  al  pre>(Mitarla  j'i  la  Sala,  haber  con- 
sultado la  dignidad  que  corresponde  á  un  Estado  independicMite.  (>)ue  i)or 
lo  (jue  habia  expuesto,  la  Comisión  creia  deber a(*ons(\jar  su  aprobación. 

El  Sr\  Garlen  —  pidió  la  palabra,  y  dijo,  en  oi)osición  á  la  minuta 
de  la  Comisión,  enli*e  otras  cosas,  (pie  su  contenido  envolvía  exacta- 
mente el  mismo,  el  misnjísimo  carácter  cpie  (»1  proy(»cto  pr<\<entado 

3' 


-   M     - 

por  <»!,  y  ílcsocliaílí)  on  la  sí.'sión  aiilcrior,  y  porque  si  había  una 
i'azoii  podí^rosa  para  sím*  ron.^idí'rado  aquf»!  á  lituiipo  má.s  oportu- 
no, igual  resolución  dobla  raoi*  .<ol)ro  la  minuta  on  (Micsüón.  (¿uo 
oxtranahíi  do  la  conocida  scnsalí'/  di»  los  scAorív<  mií»mbros  de  la 
Comisión,  la  coneo-^ión  d(í  .scm(\jantc  proyecto,  fundado  en  las  expla- 
naciones del  Sr.  Diputado  en  la  (Conveniencia  pi'iblica.  Que  ei-a 
inexacto  que  el  i)rimei'  pueblo  de  la  AniíTica  que  había  al/ado  el 
grito  d(»  independínicia  y  libei'tad  fuera  Huímios  Aires.  Citó  á  Co- 
chabamba  y  á  M(»rc(Mles.  Concluyó  diciendo  rpie  ojalá  todos  los 
señores  que  se  hallaban  reiuiidos,  tuviesen  la  libertad  [msiblc  para 
poder  producii'se,  y  <juí»  todos  oblasen  con  arn^glo  á  su  conciencia. 
Que  ojalá  que  antes  dcí  permitir  lo  que  se  intí'ntaba,  hubiésemos 
pertenecido  á   una  horda  de  salvajes. 

El'^Sf  Cfidcufro — dijo  -qu(»  la  Sala  sí»  habla  reunido  i)arasolo  intm- 
venir  en  los  asuntos  que  d(»marca  la  Convención;  que  ella  nos  dcí- 
clara  indep(Midient(»s  de  uno  y  otro  Kstado.  Que  la  Sala  d(»  nada 
debía  ocuparsí»  sino  en  procedí'r  á  la  el(»cción  d(d  (Tobierno  Pro- 
visorio; (jue  todo  lo  d(»más  es  odioso,  y  muy  particularmente  el 
asunto  en  cuí^stión.  Que  las  mismas  i'azon(v<  (pie  se  tuvieron  para 
desíM'har  í»1  [»rimer  pi'oyecto,  las  había  i)ara  ('»sle,  si(»nflo  su  opini(')n 
(jue  la  minuta  nMlac^tada  se  desechase,  pu(\s  (jue  si  a(|U(M  se  mandó 
dejar  para  cnnsider«n'lo  al  tiempo  de  la  Constitución,  ésta  estaba  en 
el  mismo  caso,  y  que  él  no  (Mitrarla  en  más  discusión  hasta  tanto 
no  se  pi-(jcedi(»s(»  al   nombramiento  de  Gobierno. 

Jíl  sríior  Miiño^ — Cont(»stando  á  los  dos  S.  S.  preopinantes,  hi/o  una 
alucución  enérgica,  (»n  la  que  puso  en  claro  la  n(»cesidad  (|ue  habia  de 
ser  gi'ato  á  (\sas  Provincias  hermanas,  (jue  habicUi  prodigado  su  sangre 
y  sus  fortunas  mas  de  una  ve/,  por  darnos  la  liberlad  (lue  lioy  dish-uta- 
mos.  Concluyó  dí.'svaneciendo  los  tcMiiores  en  íjue  se  habia  inculcado 
por  algunos  S.  S. 

El  seño/'  hliauí'i — observó,  (jue  ni  como  Diputado  ni  como  miembi'o 
de  la  Comisión  se  empenai'ía  ci(,'gamente  en  sostenei-  el  proy(»cto  en  to- 
da su  extensión,  siempre  que  se  aduj(»!¿en  en  contrai)osición  i'azonesde 
conviccií'ui;  (juenoera  suííc¡(»nteel  tono  (»nfático  y  (l(M»lama torio,  ni  pue- 
rilidad dí>  la  clasill(?ación  de  sofístico  con  que  se  designó  poi- algunos 
S.  S.  íiue  le  han  precedido.  Siguió  haciendo  explanaciones  sobi'c»  todo 
lo  que  se  habia  dicho  cni  o[)osición  á  la  minuta  y  concluyó  demostrando 
nosei'í^xado  loíiuese  habia  diclio  rcíspecto  al  carácter  L(»gislalivo  del 
Cuerpo,  pues  la  ley  fundamental  ci'a  la  misma  Constituci(!)n. 

Se  hicieron  algunas  otras  observaciones  por  varios  S.  S.  en  i)ró  y 


—  ,t) 

contra  de  la  minuta,  y  dado  el  punto  poi*  .suflcion tomento  di??cutído,  se 
procedió  á  volar  .si  seapi-obaha  6  no  el  artículo  en  gi^nei-al,  y  re.sultó  la 
afirmativa. 

Se  pasó  á  cuarto  intermedio. 

Vueltos  á  Sala  se  l<»yó  el  artículo  Onico  y  se  jjuso  en  discusión  pai'ti- 
cular. 

hl  S/\  Ga(lca—\)\i\\ó  la  palahi-a  y  dijo:  —que  el  artículo  tiene  dema- 
siada laníud,  y  (jue  la  crc'e  inexacMa  Ínterin  no  se  le  diga,  si  san- 
cionado uno  están  sancionados  todos  los  que  comprende,  apesar 
de  estar  redactado  como  artículo  luiico. 

flizo  leer  la  primera  pai'te  y  dijo:-  -que»  era  contradecir  los  princi- 
pios generales  y  todos  los  pu))licistas,  y  muy  parti(*ularmente  el 
artículo  (V  de  la  Convención  (|Uf»  deja  al  i)aís  en  absoluta  indepen- 
dencia de  las  altas  partes  contratantes,  y  de  otra  cualesquiera  nación 
extranjera. 

Preguntó  si  seria  más  convenicMite  darle  al  gobernante  la  cuali- 
dad de  ser  nativo  (ui  el  país  ó  de  las  provincias  argentinas,  con 
arreglo  á  las  circunstancias.  Siguió  su  discurso,  y  habiéndose  se- 
parado de  la  cuestión  más  de»  ti'es  ó  cuatro  veces,  fué  llamado  ú 
ella  por  reclamai'lo  así  los  S.  S.  de  la  Sala. 

Alegó  sobre  estoy  riMlactó  la  siguiente  pregunta: — (¡ue  dijei'a  la  Sala, 
si  el  üiputado  prcíopinanti»,  ha  vertido  pr(»misas,  de  la.S(iuesilogísti- 
camente  se  dedu/ca  por  consecuen(*ia  necesaria  la  ciieslión  misma. 

El  Sr,  P/Tsi(lcaíc — \o.  observó  <|U(»  p(^dia  continuar  sin  s(»pai*arse 
de  la  (niestion,  y 

I'J  Sr.  Garlea  contestó  -que  no  seguiría  más  inttu'in  la  Sala  no  se 
pronunciase  si  hal)ía  faltado  á  la  cuestión,  pues  ([tu»  de  oli'o  modo 
no  tendría  libertad,  y  <jue  si  se  le  pei*mitía  seguir  había  de  ser 
l)ara  no  ser  interrumpido  por  el  Sr.  PresidíMití»,  ni  menos  por  nin- 
gún Sr.  Diputado  en  pai'ticular;  diciendo  por  conclusión,  (pie  se 
contentaba  con  no  hablar  más. 

Algunos  S.  S.  hicieron  j)equonas  obs(M'va(*iones,  y  sujeto  á  vota- 
ción si  se  daba  el  punto  i)or  sufiei(»ntemente  discutido  ó  no,  resultó 
la  afirmativa. 

Seguidamente  se  procedió  á  votar  si  se  aprobaba  ó  no  la  minuta 
en  particular  como  estal)a  redactada,  r<»sultó  la  afli'mativa. 

Se  proclamó  sancionada  la  minuta  prj[»sentada  por  la  Comisión,  y 
acto  continuo  el  señor  Presidente  dijo  (|ue  proseguía  la  orden  del 
día  y  (jue  se  procedería  á  elección  de  Gobernador  y  Capitán  General 
Provisorio,  empezando  por  c\  señor  Lapido. 


—  ;«)  — 

El  Sf\  Ledcstno.  quiso  liucer  protestas  y  í?c  le  negó  con  aiTCglo  al 
reglamento. 
Dándosíí  i)r¡nei[)io  á   la  elección: 


E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 
E 


señoi*  Lapido  dio  su  voto  por  el  General  Rondeau. 

señor  Cavia  por  el  mismo. 

señor  Lamas  por  (^1  mismo. 

señoi*  Pagóla  por  el  mismo. 

señor  Zu))illaga  poi-  el  mismo. 

señor  Calleros  por  don  Luis  E.  Pérez. 

señor  Kamirez  por  el  mismo. 

señor  llaedo  poi*  el  mismo. 

señor  Suarez  por  el  señor  don  Jos('^  Rondeau  . 

señor  Blanco  (don  Juan  Benito)  j)or  el  mismo 

señor  Zufi'iategui  por  el  mismo. 

señor  García  por  id. 

señor  Masculino  por  id. 

señor  Payan  por  id. 

señor  Muñoz  por  id. 

señor  Ellauri  por  el  mismo. 

señor  BíMTo  por  el   mismo. 

señor  PíMXÚra  por  id. 

señor  Echeverriarza  i)or  id. 

señor  Giró  por  el  mismo 

señor  Trápani  por  el  mismo. 

señor  Rodriguez  poi*    el  señor  don  Andrés  Duran. 

señor  Zudañez  por  (d  General  don  José  Rondeau  . 

señor  Fernandez   por  id  General   don  Fructuoso  Rivera . 

señor  Ledesma  por  don  Tomás  (iarcía  de  Zúñiga. 

señor  Cliucarro  poi*  el  General  Rivera. 

señor  Osorio  por  don  Luis  E.  Pérez. 

señor  Masini  i)Oi'  el  sc^lor  don  José  Rondeau. 

señor  Laguna  por  el  mismo. 

señor  Guerra  por  id  . 

señor  Costa  por  el  n)ismo,  y 

señor  Blanco  (don  Silvestre»),  poi-  el  mismo. 


Los  S.  S.   Barreiro  y  (iadea,  no  han  prestado  su  voto  poi*  hal)er 
el  primero  avisado  en  el  cuiU'lo  intermedio  que  se  hallaba  enfer- 


-  37  - 

mo  y  s!o  rotii'aba,  y  ol  soofiindo  poi*  liaborso  separado  antes  do 
empezar  la  eloiH'ión,  sin  decir  la  causa   (luc  la  motivaba. 

Leída  la  votación  y  hecho  el  escrutinio,  resultaron  electos  los 
S.  S.  General  Rondeau,  con  veinticinco  votos,  don  Luis  K.  Pérez, 
con  cuatro,  el  señor  General  Rivera,  con  dos,  don  Andrés  Duran 
con  uno  y  Don  Tomás    García  de  Zinlisa  con  uno. 

Se  proclamó  al  señíM'  Ri'igadicu*  don  Josr»  Rondeau,  Gobernador 
y  Capitán  Genei'al  Provisorio  de  eMo  Estado. 

El  S/\  Zudañez  Hizo  la  moción  siguiente: 

ííQue  por  votación  nominal  se  designe  la  persona  que  deba  sustituir 
al  Sr.  Rondeau  por  hallai-s(í  ausente  y  liasta  su  apersonamiento.» 

Demostró  la  ncH'esidad  que  habia  de  tomar  esta  m(*dida,  y  habiendo 
sido  suflcientemente  apoyada,  se  procedió  á  volar  sis(*Jhacia  la'elección 
nominal  de  la  persona  ([ue  debía  sustituir  al  Sr.  Rondeau  ó  no,  resultó  la 
afirmativa. 

Dándose  principio  á  la  eh^cción,  lo  hizo: 

Kl  Sr.  Lapido  por  D.  Gabriel  Pereira. 

YA  Sr.  Cavia  por  el  mismo. 

El  Sr.  Lamas  por  el  Sr.  Suarez. 

El  Sr.  Pagóla  por  el  mismo. 

El  Sr.  Zubillaga  poi*  id. 

\\[  Sr.  Calleros  por  D.  Luis  E.  Pérez. 

El  Sr.  Ramírez  por  el  mismo. 

El  Sr.  llaedo  por  id. 

El  Sr.  Suarez  por  id. 

El  Sr.  Blanco  (D.  Juan  Benito)  por  el  Sr.  Suarez. 

El  Sr.  Zufríáleguí  por  el  mismo. 

El  Sr.  García  por  id. 

El  Sr.  Masculino  por  id. 

El  Sr.  Payan  por  id. 

El  Sr.  Muñoz  poi*  id. 

El  Sr.  Ellauri  por  id. 

El  Sr.  Berro  por  id. 

El  Sr.  Pereii'a  poi*  id. 

El  Si\  Echeverriai'za  por  id. 

El  Sr.  Giró  por  id. 

El  Sr.  Trápaní  por  id. 

El  Sr.  Rodríguez  por  D.  Andi'ésDurán. 

El  Sr.  Zudañez  ijoi*  el  Sr.  Suarez. 


—  38  - 

El  Sr.  rVrnando/  poi*  D.  Luis  E.  Pérez. 

El  Sr.  Lcdesmn  por  el  mismo. 

El  Sr.  Chucarro  portel  mismo. 

El  Sr.  Osorio  por  id. 

El  Sr.  Masíni  por  el  Sr.  SuaiTíZ. 

El  Sr.  Sayago  por  id. 

El  Sr.  Laguna  por  id. 

El  Sr.  Guerra  por  id. 

El  Sr.  Costa  por  id,  y 

El  Sr.  Blanco  (D.Silvestre)  por  el  mismo. 

Leidos  los  votos  y  hecho  el  esemlinio,  rívsultaron  electos  losS.  S.  Dn. 
Joaquín  Suarez  poi*  veintidós  votos,  Don  Luis  E.  Pérez  por  ocho,  Don 
Gabriel  Percira  por  dos  y  Don  Andrés  Duran  por  uno. 

Fué  pi'oclamado  G()l)ernador  Sustituto  el  Si*.  Dn.  Joaquín  Suarez,  y  la 
Sala  acordó  que  el  día  siguiente  alas  nueve  de  la  mañana  se  reuniese  la 
Asamblea  con  el  objeto  d(í  qu(»  prestase  el  juramento. 

Se  a("(>i*dó  también,  so  pasasen  las  (Comunicaciones  respectivas  á  las 
eh^ctos,  al  Gobcrnadoi*  Delegado  y  al  Presidente  de  la  Plaza  de  Mon- 
tevideo. 

En  este  estado  s(í  levcmtó  la  sesión,  v  se»  retiraron  los  S.  S.  á  la  una 
V  media  d(í  la  tarde. 

Ilay  una  rúbi'ica. 

S(in  Vicente. 


En  la  \Mlla  de  San  José,  á  dos  de  Dícieml)re  de  mil  ochocientos  vein- 
tiocho; abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  S.  S.Blanco  Presidente,  La- 
pido, Lamas,  Zul)illaga,  Pagóla,  llaedo,  Zufi'iategui,  Garcia,  Masculi- 
no, Masini,Ella!U'i,  Payan,  Muñoz,  Berro,  Pereira,  E(dieverriarza,  Giró, 
Trápani,  Rodrigue/,  Zudañez,  Ledesma,  Sayago,  Chucarro,  Laguna, 
Guerra  y  Costa;  con  licencia  de  no  poder  asistir  los  S.  S  líamirez,  Blan- 
co (D.  Juan  Benito),  Cavia,  Fernandez,  Barreiro  y  Calleros;  sin  licencia 
ni  aviso  los  S.  S.  Gadea  y  Osorio. 

El  señor  Suarez,  ocupando  el  íjobierno  Sustituto. 

Jil  f^eñor  Presirfeníe^  anunció  á  la  Sala  (|ue  cMo  acto  no  tenia  otro  ob- 
jeto que  la  recepción  del  juramento  del  Sr.  Gobernador  Sustituto,  y  que 
estando  pióximo  á  llegar  se  nombrarla  una  Cíniíisión  para  ()ue  lo  intro- 
dujera luego  (pie  llegase  á  la  puei'ta,  y  se  nombraron  para  este  cargo  los 


--  ;íí)  — 

S.  S.  Lapido,  Lamas,  Payan  y  Muñoz;  loque  apenas  se  dio  aviso  de 
haber  llegado,  saliíM'on  á  recibii'lo  y  lo  introdujeron  hasta  el  lugar  que 
ocupaba  el  Presidente  y  ocupando  la  i/Jiuierda  de  éste  tomó  asiento. 

En  este  estado,  el  Sr.  Presidente  dijo  á  la  Sala,  que  con  arreglo  á  lo 
dispuesto  por  la  11.  A.  en  sesión  del  dia  anierior,  vá  á  prestar  el  com- 
petente juramento  el  Si'.  GobeiMiador  Sustituto,  Don  Joaciuin  Suarez;  y 
poni(Midose  en  pié  derecho  dirijiéndose  al  Sr.  Gobernador,  fué  interi'oga- 
do  por  el  Sr.  Presidente  en  estos  términos: 

¿Jarais  dQi^imipoñav  la  autoridad  que  os  es  conf(*ridapor  la  soberanía 
de  este  Estado  de  Gob(»rnador  y  Capitán  General  Sustituto,  bien  y  fiel- 
mente.? 

¿JuraÍ!<^ev  exacto  en  el  cumplimiento  de  las  leyes,  obedeciendo  y  ha- 
ciendo obedecer  las  (lue  hav  sancionadas  v  en  ad(dante  sancione  lali. 
A.  Constituyente? 

¿Jui'ais  respetnr  la  segui'idad individual  é  mviolabilidad  délas  pro- 
piedades? 

¿Juráis  d(^f(?nder  la  libertad  del  Estado,  bnjo  el  sistema  representati- 
vo Republicano? 

Habiendo  contestado  que  si  á  lodo  el  interi'ogatorio. 

El  Sr.  Presif¡cnü\  h^  dijo: 

Si  así  lo  hicieren,  Dio<  ¡/  la  Patria  09;  feliciten,  ij  ^i  no,  El  y  Ella  os  ha- 
gan cari/o. 

S.  Eurelencia,  dirigi('»ndoseal  Sr.  Presidente,  dijo: 

Que  pai'a  poderse  expedir  con  felicidad  y  aciei'to  se  hacia  preciso 
que  la  Sala  resolviesí»  demudai'se  de  este  punto  al  de  Cnneloncs. 

hl  Sr.  Presidí  nte  conU^Mó  {[wr  en  la  primera  sesión  dai-fa  cuenta  á  la 
Sala  V  ella  lo  tomaría  en  consideración.  Acto  (M)ntinuose  retiro  S.  E. 
habiendo  sido  a(*ompañado  por  la  Comisión  liasta  la  puerta  con  lo  que 
quedó  concluida  (vsta  ceremonia  y  se  retiraron  losS.  S.,  pasando  in(*on- 
tinente  la  siguiente  comunicación: 

San  José,  Diciembn*  2  de  1H28 

El  Presidente»  de  la  H.  A.  G.  C.  y  L.  d(d  Estado  i)one  rn  conocimiento 
del  P'xcmo.  Gobernador  Delegado,  que  v\  ciudadano  D.  Joa(]Uin  Suarez, 
electo  para  Gobernador  y  Capitán  (^enc^ral  Sustituto  del  mismo  Estado, 
a(*aba  de  prestar  el  jui-am(Mito  dr  ley;  en  su  cons(»cuencia  el  <(ue  sus(M*í- 
l)e  ordena  al  Excnio  Sr  Goln^rnadorá  quien  se  dirijo  i)or  disposición 
del  expresado  Augusto  CuerjM),  lo  ponga  (^n  posesión  del  referido 
cargo. 


~  40  — 

Kl  Prosidonto  qno  suscribe,  saluda  al  Kxrmo  (Tolx^'nador  Dc^lrgado 
con  su  acostumbrada  c^)nsid(M'acióii  y  r(»sp(»t(>. 
M\cnio(T()b(íniad(>i'  Dch^^ado  del  listado, 
llav  una  rúbriiM. 

S(i7t    Viccith:, 


En  l-i  Villa  do  San  J(>s(\  á  dos  do  IJicionibn»  do  mil  ocho  cíenlos  víMn- 
liocho;  abi(M'la  la  s(v-;ión  ordinaria  con  los  S.  S.  Blanco-  Presidente,  La- 
pido, Kllauri,  Lamas,  Paíz:(^la,  Aíasculino,  llaedo,  Gadea,  Sayafj^o, 
Zubillaga,  Zuíriategui,  (iarcía,  Cavia,  Payan,  Muñoz,  Berro,  Pereira, 
Eclieveri'iarza,  (liró.  Rodrigue/,  Zudanoz,  L(vlesma,  Chucarro, Masíni, 
Blanco  (Don  Juan  Benito),  Laguna,  Guerra,  y  Costa;  con  aviso  de  no 
poder  asistir  los  S.  S.  Call(M*os,  Ramirez,  Barreiro,  Fernandez,  Osorio, 
y  Tráiíani:  Leída,  aprobada  y  firmada  la  acta  anterioi*,  se  dio  cuenta  de 
los  asuntos  í|U(í  habían  entrado,  por  el  orden  siguiente: 

De  una  solicitud  de  Dona  Josefa  Mai*íin(V.,  es|)osa  de  Santiago  Rodrí- 
guez, i)reso  en  la  cárcel  [íi'iblica  de  (!'sta  Villa, en  la  (jue  pide  gracia  por 
la  inauguraiáón  de  la  H.  A.  G.  C.  v  L.  del  Estado,  v  en  virtud  de  haber 
desvanecido  la  semi-i)rueba  que  se  (Micuentra  en  la  causaque.se  le  si- 
gue por  creérsele  autor  d(d  as(\sinato  cometido  en  la  persona  de  Don 
José  Márquez. 

Contestación  del  ciudadano  Dn.  Erancis(M)  Araucho,  haciendo  renun- 
cia del  cargo  de  S(H*retario,  l'undándola  en  una  combinación  de  cir(Mnis- 
tancias  insupei-abliv^,  ([ue  dice  no  del)e  expi'csar,  y  la  conciencia  dcí  su 
incapacidad. 

Y  una  renuníáa  del  Repi'esentant(*  por  el  Dc^partamento  de  San  José 
Dn.  Manuel  Calleros,  fundándola  en  su  avanzada  edad,  de  los  males 
crónicos  (pií^  por  ella  son  consiguientes  á  su  deteriorada  naturaleza,  y 
destrucción  d(í  su  foi'Uuia  á  causa  de  los  grandes  dispendios í[ue le  han 
sido  indispensables  en  diez  y  ocho  años  de  trabajo  y  ausencia  d(í 
su  casa. 

Se  mandó  pasará  la  Comisión  d(^  PíMiciones  lai)rimcra,y  lasegunda, 
se  dijo,  se  pondría  á  la  consideración  de  la  Sala  en  la  1,^  Sesión. 

Sobre  la  riMiuncia  del  Sr.  Calleros,  (Queriéndose  considerar  si  se  acor- 
daría sobre  tablas,  se  ol)servó  por  algunos  S.  S.  que  esto  era  de  prácti- 
ca; y  habiíMKlose  opuesto  otros,  mediante  á  ([uela  i)rácticanoera  exacta 
en  todos  los  casos,  sino  s(»gun  se  consid(M'a))a  el  sentido  en  qu(*  fundaba 
la  renuncia  del  (píela  hacía,  se  suj(Móá  votación  si  scí  considíM*aba  enta- 


—  41  -^ 

blasó  no  la  ronunoia  del  Si*.  Calleros,  y  resultó  la  negativa;  mandándo- 
se en  seguida  pasará  la  Comisión  de  Peticiones. 

El  Sr  Prc^ideítte  anunció  á  la  Sala,  (jue  después  de  haber  oido  la  in- 
dicación del  Excmo  Si*.  Gobernador  que  constaba  en  la  acta,  parecía 
que  la  Sala  debía  ocuparse  con  prefei-encia  en  este  asunto,  según  la  ne- 
cesidad que  se  había  manifestado  por  S.  E. 

Se  suscitó  una  cuestión  en  laqueseexpresai'on  la  mayoría  por  que  se 
susi)endies(»n  las  sesiones  hasla  que  se  trasladasen  el  Ejecutivo  y  la 
Asamblea  al  punto  de  Canelones,  avisándose  con  anticipación  al  Go- 
bierno para  (juc  siendo  prevenido  de  esta  resolución  se  derigiese  á  la 
Sala  proponiendo  lo  que  juzgase  ne(*esario  ó  urgente. 

Se  adujeron  varias  razones  á  í*ste  respecto  y  después  de  conside- 
rada bien  ilustrada  la  materia,  se  suj(»taron  á  votación  las  dos  si- 
guientes proposiciones: 

l.'*^  Si  se  aprueba  la  indicación  hecha  por  el  F^xcmo.  Gobierno 
relativa  á  trasladar  el  Poder  Ejecutivo  y  Legislativo  á  la  Villa  de 
Canelones — Fué  aprobada. 

2,^  Se  pro])one  el  jucv(»s  próximo  para  suspender  las  sesiones. 

Se  puso  á  votación  si  se  aprobaba  ó  no,  y  resultó  la  afirmativa. 

Se  acordó  que  al  día  siguiente  se  avisase  al  Ejeiaitivo  esta  reso- 
lución. 

El  Sr.  Presi/hmíe,  á  virtud  de  aviso  de  uno  de  los  S.  S.  de  la 
('omisión  de  Hacienda  de  hallarse  ésta  con  un  individuo  menos  por 
la  separación  del  Sr.  Suarez,  nombró  para  reemplazar  á  a<iuel  al 
Sr.  D.  Francisco  Muñoz. 

El  Sf.  Laguna  pidió  que  se  le  separase  de  la  Comisión  de  Mili- 
cia, por  razones  que  adujo  y  la  Sala  consideró  bastantes,  poi*  las 
que  hal)iéndosele  acordado  la  separación  se  nombró  al  Sr.  Pagóla 
para  sustituirle. 

En  este  estado  y  no  teniendo  la  Sala  de  que  ocuparse,  se  suspen- 
dió la  sesión  v  se  rfitiraron  los  S.  S.  á  las  nueve  do  la  noche.--- 
Dando  la  ói*den  del  día  para  el  siguiente  lo  que  avisase  el  Gobier- 
no y  despachasen  las  Comisiones. 

Hay  una  rúbrica. 

San  Vicente, 


_   JO   

En  la  Villa  do  San  Josr,  á  tvor^  de  Dicinmbiv  do  mil  oohO(Monto.s 
veintiocho;  nbiorta  la  .sosión  oi'dinaria  con  los  8.  S.  Blanco — Prosi- 
donto,  Lapido,  Lamas,  l\igola,  Masculino,  Zubillaga,  Haodo,  Znfría- 
togui,  Sayago,  García,  (>avia,  Masiiii,  Mnfio/,  Horro,  Poroira,  Kcho- 
vorriarza,  Giró,  Rodriguoz,  Zudañoz,  Kllani'i,  Payan,  Lodosma,  Üsorio, 
Blanco  (D.  Juan  Bonito),  Laguna,  Guerra  y  Cosía;  con  aviso  do  no 
poder  asistir  los  S.  S.  Chucarro,  lH»rnand(»z,  (tadea,  líamii'oz,  Tn'i- 
I)ani,  Barroiro  y  Calleros:  L(?ida,  aprobada  y  firmada  la  acta  ante- 
rioi',  se  dio  cuenta  de  dos  comunicaciones  del  Gobierno  datadas  en 
osla  misma  fecha  y  son  del  tenor  siguiente: 

Kn  una  acusando  recibo  de  la  pasada  por  el  Sr.  Presidente  en  el 
día  anííírioi*,  relativa  n  trasladarse  (odas  las  autoridades  al  punto 
de  Canelones,  el  día  cuatro  del  corriente. 

Yon  olradirigirndos(í  al  Sr.  Presidente  para(|ue  por  su  órgano  so 
eleven  á  la  considei*ación  de  V.  IL  los  documentos  (pie  acompaña,  diri- 
gidos por  el  senoi'  general  1).  Fructuoso  Rivera,  con  instrucción  de  la 
nota  quoíMi  copia  se  señala  con  el  núm(»ro  primero. 

Se  pidió  por  algunosS.  S.  se  leyese  la  (*oi)ia  citada,  y  hecho,  se  nom- 
bró una  comisión  esp(M*ial  para  (iU(Mnfb!'mas(»  sobro  todos  los  puntos 
que  esta  contiene,  y  i'ocayó  en  los  S.  8.  Masini,Ellauri,  Zufi'iátegui,  Mu- 
ñoz V  Masculino. 

Se  dio  cuenta  igualmente  do  unasoMcitud,  d(»  Dna  Josefa  Barredo, 
viuda  y  vecina  de  aquella  villa,  en  la  í|ue  exi)one  que  habiéndosele  ar- 
rancado de  su  lado  un  hijo  mayor  que  era  el  único  amparo  de  su  esta- 
do, igualnKMite  ([ue  para  mantener  cuati-o  hormanitosmenores,  fué  obli- 
gado aquel  á  servir  en  las  tropas  al  frente  de  la  ciudad  de  Montevideo, 
en  cuyo  sc^'vicio  r(»cibió  una  herida  de  los  enemigos,  de  la  cual  falh^ció 
en  la  Villa  de  Guadalupe»,  y  concluye^  que  en  atcMición  á  lo  (»xpuesto  y  á 
lo  demás  qucsiduco  ími  su  solicitud  se  sirva  V.  1 1.  (U^clararle  alguna  gra- 
cia atendiendo  á  su  situación.--Se  mandó  i)asará  la  Comisión  Militar. 

SeguidamcMitc»  si»,  huyeron  los  informes  y  minutas  de  Decretos  presen- 
tadas por  la  Comisión  d(»  Poticion(\s  del  tenor  siguiente»: 


DIC'FAMExN 

II.  A.  G.  ('.  V  L.  del  Lslado. 

t. 

La  Comisión  de  Peticiones  ha  visto  v  (examinado  la  solii^tud  d<»l  Sr. 
Manu(»l  Calleros,  Di|)utadopor  este  Dei)artamento,  renunciando  el  car- 


•    —  43  — 

go  por  los  acliaquos  habituales  (¡no  padece;  su  edad  avanzada  y  lo.^  per- 
juicios que  sufi'e  con  la  separación  d(»  su  casa  r  intei*eses. 

La  Comisión  tiene  por  motivo  ruanto  e\i)one  este  respetable  y  bene- 
mérito ciudadano,  y  (M)nsidera  justo  síí  lo  admita  la  renuncia  que  solicita. 
En  este  concepto  propone  á  vuestra  II.  la  adjunta  minuta  de  Decreto, 
para  que  se  sirva  considerarla  y  dispensarle  su  sanción. 

La  Comisión  saluda «á  la  II.  A.  con  su  mas  distinguida  consideración 
y  ix^speto. 

San  José,  Diciembre  3  de  18*28. 

Feliciano  Jlod)  igncz^  Santiago  Sayago^ 
Ántonino  Domingo  Costa, 


MINUTA  DI-:  DECRi-yro 

La  II.  AG.  C.  V  L.del  Estado,  ha  acordado  v  decreta: 

Artículo  l.<^— Admítase  la  renuncia  que  hace  el  Sr.  D.  Manuel  Calle- 
ros del  cargo  de  Diputado  por  (d  Departamento  de  San  José. 

Artíllalo 2.^ — Avísese  al  (jobiernoesta  resolución  para  que  disponga 
el  nombramiento  de  oti'o  diputado  que  lo  subrogue. 

Uodiiguez— Sayago —  Coaita. 


DICTAMEN 


II.A.G.C.v L.del  Estado. 


La  Comisión  de  Peticiones  reunida  con  tres  de  sus  mi(»mbi'ospor  au- 
sencia del  SrTrápani,é  impedimento  legal  del  Sr.  Dr.  Rodríguez,  ha 
considerado  la  solicitud  de  Da  Josefa  Martínez  en  ([ue  pide  indulto  del 
crimen  por  que  su  maiido  Santiago  Rodríguez  está  encausado  y  preso 
on  la  C4ircel  de  esta  Villa;  fundándose  en  la  celebridad  de  la  inauguración 
de  V.  H.  como  el  primei*  acto  en  que  el  Estado  entra  á  ejercer  la  pleni- 
tud de  sus  derechos  como  una  Nación  libre  é  independiente. 

Los  fundamentos,  íl.  A.  son  los  mas  poderosos  que  pueden  presentar- 
se para  dispensarse  esta  gracia;  peronocoi'respondiendoála  Comisión 
examinar  la  causa  de  Rodríguez,  para  juzgar  el  grado  de  prueba  y  gi*a- 
vedad  del  crimen  de  que  ha  sido  acusado,  i>or  consultar  el  int(M*és  que 
tiene  la  sociedad,  en  (pie  los  crímenes  enorm<vs  no  queden  impunes; 


—  44  —    — 

propone  (i  V.  H.  la  adjunta  minuta  do  Doci*ofo,  para  qud  admitida,  exa- 
mine V  sancione. 

c, 

La  Comi.sión  saluda  á  la  lí.  A.  con  su  mas  distinguida  consideratnón 
y  respeto. 

San  Jos(\  3  de  Dicieml)re  de  1<S28. 

Miwuel  Calleros^  SavÜago  Sai/itgo,  Avtonino  Domhigo  Cosía, 

MINUTA  DE  DECRKTO 

La  A.  G.  C.  V  L.  del  K^slado,  lia  at^ordíido  v  docrola. 

Se  antorizaal  (lobierno  para  el  indulto  que  solicita  Santiago  Rodi-i- 
guez  si  el  crimen  no  es  de  los  excei)tuados  por  las  L.  L.  generales. 

Calleros,  Siyago,  Costa, 


Puesta  A  considei*ación  de  la  Sala  la  minuta  de  DcíM'eto  presentada 
por  la  Comisión  de  Peticiones  en  la  solicitud  i\v\  Sr.  Calleros,  y  no  ha- 
biendo quien  tomase  la  palabra  se  pi'ocedió  á  votar,  si  se  aprol)aba  ó  no, 
V  resultó  la  afirmativa. 

Puesto  en  consideración  í»1  informe*  y  minuta  de  l)(»creto  rc^caido  en 
la  solicitud  de  Da.  Josefa  Martinez,se  observó  i)or  un  Sr.  Diputado,  í[ue 
este  asunto  seria  mas  oportuno  dejarlo  para  considerar  en  otra  st^sión, 
porque  juzgaba  ((ue  la  Sala  no  estarla  en  aptitud  d(»  resolveí-  en  razón 
de  no  tener  conocimiento  de  lo  que  él  contí^nia;  que  él  se  hallaba  en  (»s- 
te  caso,  y  que  por  no  poder  dar  su  voto  sin  imponerse  antes  des(»aria  se 
dejase  pai*a  considerar  después  si  la  Sala  no  determinaba  en  contrario. 
Fue  apoyada  esta  indi(*ación  y  acto  continuo  (^1  Sr.  Presidente  propuso 
á  la  deliberacnón  de  la  Sala,  si  se  suspendía  (ronsidc^rar  este  asunto  has- 
ta la  sesionen  que  se  anunciase  por  la  orden  del  dia  ó  rt),  y  i'esultó  aOr- 
mativa. 

En  seguida  se  tomó  en  consideración  la  renuncia  qu(*  hizo  de  Secre- 
tario el  Sr.  Araucho,  y  no  habiendo  quicMi  tomase  la  palabra  se  proce- 
dió á  vof^ir  si  se  admitía  ó  no  la  renuncia  hecha  por  (*1  Sr.  Ai*aucho, 
i'esultó  la  afirmativa. 

El  S/\  Presidente — anunció  (juehabiinidose  concluido  los  asunt^Sípie 
formaban  la  órd(m  del  día,  la  Sala  podría  fijarse  <Miel  ({Uí»  debería  reu- 
nirse en  C'aneloncís,  mediante  á  suspender  los  trabajos  con  arrc^gloá  lo 
dispuesto  en  la  sesión  antíMior,  <>  indicó  el  día  1¿  del  corricMite.  Habién- 


-  45  ^ 

(lose  conformíulo  la  Sala  con  esta  indicación,  así  (|iiecló  acoi'dado  y  .se 
retiraron  los  S.  S.  á  las  nueve  de  la  noche. 
Hav  una  rúbrica. 

San  Vicente. 


En  la  Villa  di)  Canelones,  á  diecisiete  de  Diciembre  de  mil  ochocien- 
tos ví?intiocIio;  abierta  la  scísión  ordinaria  con  los  S.  S.  Blanco — Rresi- 
dente,  ('osta,  Zufriategui,  Lagunn,  Lapido,  Cavia,  Sayago,  Gadea,  Guer- 
ra, Pagóla,  Zudañcz,  (7Író,Barr(úro,Ha(ído,  Echeverriarza,  Muñoz,  Gar- 
cía, Blanco  (D.  Juan  Benito),  Masini,  Masculino,  Lamas  y  EUauí'i;  con 
aviso  de  no  poder  asistir,  los  S.  S.  Berro,  Pereira,  Vazcjuez,  Ledesma 
y  Fernandc»z;  sinpr(\sentarse  los  S.  S.  Chucarro,  líodriguez.  Payan, 
Zubillaga,  Hamir(»z  y  Trápani:  Leida,  aprobada  y  firmada  la  acta  ante- 
rior, se  (lió  cuenta  de  las  comunicaciones  y  asuntos  (jue  habían  entrado, 
por  el  orden  siguiente*. 

De  dos  comunicaciones  del  Excmo.  Sr.  Gobernador  y  Capitán  Gene- 
ral Provisorio  1).  Josí'í  Rond(*au,  lechas  4  del  corriente,  acusando  recibo 
de  las  dirigidas  por  el  Sr.  Pi*esidente  el  1^.  del  mismo,  en  las  que  dice 
en  una,  ([uedar  impuesto  de  su  nonbramicínto  de  (.TObernador  y  Capitán 
General  Provisorio  de  este  Estado,  avisando  (pie  á  la  mayor  brevedad 
(jue  le  sea  posibl(*se  presentará  á  llenar  el  destino  á  ((ue  ha  sido  llama- 
do por  la  voluntad  del  pueblo,  díHÜCiUidose  exclusivamente  á  (Correspon- 
der á  tan  alta  confianza;  y  en  otra,  de  la  resolución  de  la  H.  A.  de  la 
misma  f(M:*ha,  encargando  el  desempefio  del  Gobiei'no  provisorio  al  be- 
nenií'^rito  ciudadano  D.  Joaípiin  Suarez,  cuyos  servicios  por  la  felicidad 
del  Estado  son  tan  notorios  v  relevantes. 

De  una  nota  del  Presidente  úc  la  Plaza  de  Montevideo,  fecha  3  del  cor- 
rient(\  acusando  recibo  de  la  comunicación  del  día  1.^,  en  ([ue  se  le  ha- 
ce saber  la  (^lección  del  íioluM-nador  y  Capitán  General  de  este  Estado, 
hecha  por  el  Brigadier  D.  José  Rondeau;  y  observa  la  falta  del  acta 
([ue  motivó  aípicl  nombramiento,  rcíiuisito  indisi)ensable  para  dar 
cuenta  al  Emperador  del  Brasil. 

En  la  misma  fecha,  a(Hisí\  recilx)  á  la  ((ue  contiene  la  elección  del  Sus- 
titutíj,  reproduciendí^  lo  (pie  ha  dicho  en  con1(V'<tación  á  la  (|ue  se  le  avi- 
sa del  nombramiento  del  Sr.  Rond(»au. 

Con  fecha  S),  el  mismo  Presidente  Barón  de  Calera,  anuncia,  ([ue  en 
consecuencia  de  las  notas  del  L"  del  corriente,  (pie  recibió  el  (>  del  mis- 
mo, ven  conformidad  con  el  artículo  (i.^  ele  la  Convención  Preliminar 


-  4()  — 

de  Paz,  haconmnicadoon  la  misma  f(H*lia  á  todas  las  autoridades  de  la 
Plaza  (1(»  Montevidí^o,  haber  creado  la  presidencia. 

De  una  nota  del  Excmo.Gol)i(M*noSustituto,fecliall2delcomente,  ele- 
vando una  solicitud  de  un  soldado  inválido  del  R(^gimienlo  de  Caballe- 
ría de  línea  N.oS),  á  (afecto  de  ((ue  se  sirva  la  Asamblea  tomarla  en 
consideración. 

De  otra  déla  misma  lecha  dirigida  poi'el  RepresíMitante  del  Depar- 
tamento de  San  Josc  D.  Ignacio  Osorio,  en  que  avisa  no  [)odei'  hallarse 
en  este  destino  para  el  día  señalado,  ú  causa  de  (»star  (ínf(»rmo,  lo  que 
verificará  tan  luego  se  restablez(*a. 

Se  dio  cuenta  igualmente  de  hallarse  en  Secretaría  las  (Credenciales 
de  los  S.  S.  D.  Joaquín  Nuilez,  D.  líasilio  l^ereii*a  de  la  Luz  y  Don  Ma- 
nuel Bai'r(»iro,  Repi'(»s(»ntantcs  el  1.^  por  el  D(»partamento  de  Maldona- 
do,  el  2.^  por  el  Cei'ro-Largo  y  el  M.^  poi*  San  Jos('\ 

También  se  hizo  de  haber  presentado  el  Si*.  Presidente  los  presu- 
puestos de  íiastos  para  í*1  ano  (Mitrante,  cori'cspondientes  á  1í3S  emi)lea- 
dos  de  la  Sala  y  su  Secretaría,  con  los  d(»más  gastos  que  ellas  de- 
mandan. 

Del  mismo  modo  se  hizo  de  la  nota  del  Excmo.  Gobierno  Sustituto 
fecha  de  este  día,  en  que  hace  pi'csente  la  d(»manda  urgentísima,  que 
pesa  hoy  sobre  la  Augusta  IíepTesentaci('>n,  de  íljar  y  de^^ignar  cual  d(?- 
baser  el  l^abídl('»nqueha  de  tremolar  y  ser  resi)etado  por  todos  los 
ciudadanos  del  Estado.  Que  en  las  Plazas  de  Montevideo  v  ('olonia  co- 
mo  en  los  dcMiias  puertos  do  mar,  puntos  fuertes  del  Estado,  guarnicio- 
nes de  front(M\'is  etc.  — se  carece  aun  del  Pabell(')n  que  debe  seguir  de; 
guia  á  todos  los  ciudadanos  de  distintivo  y  respetabilidad  al  Estado 
por([ue  si  bi(Mi  se  tremola  provisoriamente  el  de  la  República  Argenti- 
na, no  puede  ser  considei'ado  Nacional  dcísde  í[ue  fuíMlesligada  pai*a 
formar  un  Estado  independiente  la  Pi-ovincia,  Oriental  de  la  República 
á  (|ue  antes  pertenecía;  y  lo  que  es  mas,  sin  haber  sido  declarado  tal  pa- 
ra la  Augusta  Asamblea  General. 

Que  espera  (juela  Augusta  Representaci(')n  penetrada  de  la  urgencia 
de  esta  medida,  se  dign(^  r(\solverla  con  la  brevedad  que  exije.  Al  efec- 
to se  hace  un  honor  en  llevar  al  conocimiento  de  los  S.  S.  Diputados, 
los  adjuntos  diseños  de  líanderas,  pai*a  (jue  si  alguna  de  las  que  en 
ellos  se  ven  (nnisignadas  fuese  de  su  aprobaci(')n,  se  sii'van  adoptarla 
para  el  Estado. 

Se  mandaron  archivar  las  l«^;  pasar  á  la  Comisión  Militar  la  solicitud 
del  soldado  inválido;  á  la  de  P(*ticiones  los  poderes  de  los  ti*es  Diputa- 
dos; á  la  de  Hacienda  los  presupucvstos;  y  á  una  especial,  la  relativa  al 


-  47  - 

Pabellón  qiio  debo  usai*  el  Eslado,  que  la  eomponen  los  S.  S.  Ma.sini, 
Costa,  lilaneo,  1).  Juan  Benito,  Kelievei'riarza  y  Ilaedo, 

KL  S/\  Presidente — nnunció  que  síí  iba  \\  poner  á  eonsideración  de  la 
Sala,  la  minuta  de  I)(íei'eto  presentado  por  la  Comisión  de  Peticiones  en 
la  solcitud  de  D».  Josefa  Murlinez,  y  se  leyó  el  Deerelo  siguiente: 

l)l^cR^yr() 

S(í  aulorizu  al  Gobiei'uo  para  el  indulto  (juo  solieila  Sanliaj^o  líodri- 
guez,  si  el  crimen  no  es  de  los  (exceptuados  por  las  leyes  g(Mierales. 

CalkvoHj  SvjayOt  Coslti. 

Puesto  en  dicusión. 

JU  Sr.  Cosía  observó  —(jue  ó  s(»  habia  padecido  equivocación  iMiando 
se  redactó  la  minuta,  ó  lababria  al  tiempo  di»  copiarse»  cuando  sedéela 
en  la  conclusión,  (((exceptuados  por  la  leyíss  genei'ales,»  pues  debería 
decir,  cj'ccpíurulos  en  los  indultos  (/cncrales. 

lIabi(}ndose  conformado  otro  Sr.  de  la  misma  Comisión  en  la  refoi'-- 
ma  del  artículo,  se  hi/o,  t^^'^tando  lo  primei'o  y  poni(Mulo  entre  renglo- 
nes lo  segundo. 

Se  bizo  oposición  por  otro  Sr.  Diputado,  fundándose  en  que  no  con- 
sideraba con  el  i'arácter  de  L(*gislaíivo  á  este  Cuerpo,y  después  de  ba- 
ber  bocbo  las  exi)licaciones  ([ue  creyó  necívsarias,  concluyó  no  (?onfor- 
mándost*  (*on  la  minuta  en  cuestión. 

Otro  Sr.  ])iputado  síj.stuvo  el  Decreto,  y  el  miembro  informante  de  la 
Comisión,  hizo  explicaciones  en  favor  del  artículo,  y  dado  el  punto  i)or 
suílcientemenle  discutido,  se  procedió  á  votar  kí'sc  ai^robaba  ó  no  el  ar- 
tículo en  geuíM^al,  rí:»sultó  la  afirmativa. 

Pu(»sto  (MI  discusión  el  artículo  ími  pai'ticulai*,  volvió  á  ba(X»r  oposición 
el  Sr.  Diputado  que  la  habia  lií'cbo  cuando  se»  discutió  en  general  y  con- 
cluida su  alocución,  no  habii^ndo  ({uien  tomase  la  palabra  y  después  de 
haberse  dado  el  pinito  poi*  discutido,  se  procedió  á  votar  si  se  aprobaba 
ó  no,  y  resultó  la  afirmativa. 

El  S/\  Presidente — aiuuició  estar  (*oncluida  la  orden  del  día.  So 
guidamente  nombi'ó  al  sen'r  Blanco  (don  Juan  Benito)  para  la  Co- 
misión de  Peti(*iones,  en  lugar  del  señor  Calleros,  concluyendo  con 
íijar  dos  días  para  la  elec'ción  de  otro  Secretario  y  se  suspendió 
la  sesi(')n,  retirándose  los  S.  S.  á  las  Ü  de  la  noche. 

Hav  una  rúbrica. 

ti 

San  Vicente 


—  48  — 

En  la  villa  do  Canelones,  á  dieciocho  de  Dicií^iibre,  de  mil  ocho- 
cientos veinüocho;  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  S.  S.  Blan- 
co— Presidente,  Pagóla,  Guerra,  Berro,  Mascidino,  Blanco  (don  Juan 
Benito),  Costa,  (TÍró,  Lagunn,  llacdo,  Zufriátegui,  Zudafiez,  Cavia, 
Barreiro,  Gadea,  KUauri,  Lamas,  Lapido,  Masini,  García,  Echcve - 
rriarza,  Muñoz  y  Sayago;  con  aviso  de  no  poder  asistii*  los  seno- 
res  Pereii-a,  Vaz(iuez,  Lcdesma,  Fernandez  y  Osoi'io;  sin  pi*esontarse 
los  señores  (.'hucarro.  Rodríguez,  Payan,  Zubillaga,  Ramírez  y  Trá- 
pani. 

Leida  el  acta: 

El  St\  Gadea — observó  que  no  estaba  puesto  (mi  la  redacción  de 
('»sta  loque  el  había  di(*ho. 

hl  señor'  Presidente  contestó  (|ue  podia  d(»cir  lo  (lUC  gustase,  y 

hl  S/*.  Gadea^  dijo  que  no  incumbía  al  Cuerix)  entenrler  en  el  asunto 
de  que  se  había  expedido  la  Comisión  de  l^eticMones,  por([ue  creia  aun 
problemático  el  carácter  que  investíala  IL  Representación. 

Aprobada  y  firmada  la  anterior,  se  (lió  cuenta  de  los  asuntos  (fiic  ha- 
bían entrado,  por  el  orden  siguiente. 

De  una  solicitud  del  Sr.  Representante  D.  Juan  Pablo  Laguna  pi- 
diendo permiso  por  veinte  días  pai'a  atcndei*  á  sus  intereses. 

Y  de  una  comunicación  del  F^xcmo.  Gobernador  y  Capitán  General, 
de  esta  misma  fecha,  en  la  que  dice  que  el  Golnerno  Delegado  dispuso 
en  quince  de  Noviembre  próximo  pasado  (lue  por  Tesorería  se  abonase 
seis  pesos  diarios  á  los  S.  S.  Diputados  déla  H.  A.  que  se  hallaban 
reunidos  en  S.  José,  en  número  de  25,  hasta  (jue  reunida  aquella  acordase 
con  mejor  acierto;  que  bástala  fechase  ha  abonado á  algunos  S.  S.  Di- 
putados a(juel  viático,  aunque  los  mas  no  han  «luerido  pei'cibirlo;  por  lo 
([ue  espera  la  aprobación  ó  desaprobación  de  dicha  m(»dida,  íjue  fué 
obra  provisoria  y  del  momento. 

A  la  !•'.  se  dijo,  s(í  resolverla  sobi*e  tal)las  y  la  2".  se  mandó  pasar  á  la 

Comisión  de  1  lacienda. 
Se  dio  cuenta  y  puso  á  considei'acion  de  la  Sala  el  siguiente: 


DICTAMEN 

H.  A.  G.  C.  V  L.  del  Estado. 

La  Comisión  de  Peticiones  ha  examinado  los  poderes  de  los  seno- 
res  Representantes  don  Basilio  Pereira  de  la  Luz,  don  Joaíjuin  Nu- 
fiez  y  don  Manuel  Barreiro;  (ú    primero,  por  el  Deparlamento   del 


—  41)  — 

Corro-Largo;  el  á.o,  por  el  do  Maldoiiado  yol  iiltimo  por  San  Josn; 
y  liabicndolus  encontrado  arreglados  á  las  leyes  é  instriieeiones  vi- 
gentes, aconseja  á  V.  H.  se  sirva  nprol)ar  la  adjunta  minuta  de  De- 
creto. 

La  Comisión  saluda  á  los  sefiores  Uepreseiitant(s<,    con    su    más 
atenta  consideración. 
Canelones,  Diciembre  18  de  1H¿8, 

Juan  Benito  Blanco  -Santiago  Huyago-^ 
Antonino  Domingo  Cosía, 


MINUTA  1)K  DECRETO 

La  A.  G.  C.  V  L.,  ha  aconlado  v  ileorcia: 

Ilánsepor  bastantes  los  i)od(M'es  de  los  señores  doii  Basilio  Pe- 
rcira  de  la  íaiz,  don  Joaquín  Nune/ y  don  Manuel  Hanvii'o. 

Cíteseles  para  ([ue  se  presenten  inmed¡atament(í  á  prestar  (d  Jura- 
mento do  lev. 

« 

Blanco     Sámago — Costa, 

Puesto  en  discusión  y  no  liabiendo  ípiien  tomase  la  palal)ra,  se 
procedió  á  votar  si  se  aprobaba  ó   no,  resultó  la  afirmativa. 

Sí'guidamente  so  mandaron  entrnr  los  S.  S.  que  so  bailaban  en  la  an- 
tesalay  babiendíj  prestado  el  juram(»nto  de  ley,  fueron  incorporados. 

S(*loyó  y  puso  á  consideración  d(^  la  Sala  (d  siguient(^: 

INFOHML 

H.  A.  (;.  C.  y  L.  (1(^1  Estado. 

La  Comisión  Especial  encargada  do  proscnitar  á  la  considei'ación  de 
V.  Y*],  el  proyecto  y  disoDo  úv  bandera  naci<.>nal  (¡ue  debe  servir  oji  ade- 
lanto de  divisa  á  (vslo  Estado,  (dovado  al  rango  dr  in(loi)endionte  por  lu 
Convención  Preliminar  do  Paz,  (ni  conformidad  do  lo  propuesto  por  el 
Excmo.  Sr.  ÍTobernador  Sustituto  (ni  comunicación  do  ayín*;  dosiiuos  de 
examinarlos  diseños  que  también  se  acompañaron,  ba  ob^gidool  qu(» 
detalla  la  minuta  do  decreto  ((uo  timio  el  lionor  d(^  acompañar,  i)or  las 
razones  (pie  los  S.  S.  Costa  y  Masini  explanarán  (mi  casos  necesarios 
en  el  curso  do  la  discusión. 

I* 


La  Ci)liiisióii  ^*ílllula  ú  la  II.  A.  coii  sii  mas  disliiigliida  OuiisiUéKiciúii 
Canciones,  18  tlu  Didomhiv  du  IHL'H. 

Manuel  Hucilo. — Jfttin  Benito  Blanco. — 
Cri^lobai  Échcvtrríarza. — Antoníno  Do- 
mingo Costa. — llamón  itiaini. 


MINUTA  DE  DECHETO 

LiíA.ri.  C.  V  í,.,  lia  acordado  v  dcicivla: 

Artículo  úiiin).  Kl  Palndloii  dtM  Iv^^lado  sorá  blanco  con  niuívt»  lisias 
de  color  azul  c(ílcstc  liorinzonlales  y  alternadas,  (U»jando  en  el  ángulo 
.superior  del  lado  dc^l  asta  un  cufuli-ado  Idanco,  en  (d  cual  síí  colocará 
Un  Sol. 

fíacfln — lífmiro-  Erhrvmitirza—(\)!^fri — ^fasini. 

Puesto  en  disíMisión  y  no  habiendo  ([uien  lomase  la  palabras,  w  proce- 
dió á  votar  si  .<(»  aprobfd)a  ó  no  la  minuta  pr(\s('iitada  por  la  Comisión 
Esi)(n:ial,  y  resultó  la  aíirmativa. 

Se  tomó  eníMDnsidcnición  la  solicitud  del  Sr;  Laguna  y  habiíMidoscle 
mandado  relii'nr^  se  discutió  si  s(»  Ir^  conciMl(M*ia. 

Si)  hiciiM'on  algunas  obsoi-vaciones,  cnli'e  las  cuales  se  dijo,  ((ue  po- 
drían (?onccd(M-s(»  liciMicias  IfMUporahvs  siempre  que  no  adoptasen  ¡xa*  j*e- 
gla  general,  la  existencia  |)r(MMSíunent(»  d(»l  numere»  [irescnte  en  esta  se- 
sión como  las  dos  tei'C(H*as  partes  d*»  los  i'ccibidos,  agregando  á  r\  dos  ó 
tres  mas  como  sobrant(\  pu(»s  de  otro  modo,  sucederia  ([ue  contándose 
con(d  número  niicesario  d(»  las  d(js  terceí'as  i)artes,  si  tenia  imi)edimen- 
to  alguno  de  los  S.  S.  para  no  ooncuírii-,  se  entor[)ecerian  los  trabajos. 

Se  observó  tambiiMi  la  necesidad  d(»  (vslar  reunidoel  mavor  número 
posiblí»,  pues  ((lie  la  ( ■oiistiluclón  debía  empt^'.arse  á  trabajar,  y  cuan- 
do ellíl  fuese  presentada  s(*ría  m'g(Milet(Mier  ríMllilda  líída  la  líepresen- 
^nclón. 

Dado  el  pinito  por  suíldcntemenle  discutido,  se  [irocedló  á  volar  si  s(» 
achirdaba  ó  lio  la  licencia  solicitada  por  (d  Sr.  Laguna,  y  resultó  laiie- 
fííítiva. 

l^/  Sr.  Mrc^hii,  lií/o  la  siguiente»  moción: 

(^ue  la  Salíl  dí*signc  la  cucarda  que  lia  de  ado[)larse,  como  constM'ueii- 
cia  necesaria  (1(3  la  declaración  del  [)abellón(|ue  se  acaba  deaprobaí*. 

Habiendo  sidosuíicientemíMite  apoyada,  la  Sala  acordó  (|U(*  la  misma 


-  r,l  - 

CnilibiOll  l*>[)rcinl  'qiiP  hi\\)li\  ililnl'iíiado  í<<jhrh  v\  i)al;<,'llolÍ,  diclciniiiiílsu 
(.Mi  Ict  í^csion  s¡»i:liii.Mitc  solirc  h\  i'iicanlíi. 
Hr,  h»vO  la  si<L¡:uÜMit(*lilncióij: 


MINUTA  DE  DKCKE'ro 

La  A.(t.  C,  V  L.  (U'I  Eslado,  ha  ai-óiNlado  v  (l(M'!vta: 

Artículo  único. 

La  (-oniisiT)!!  dr^  N(\i^()cios  Constitiicioiíalív-^,  fbrinará  y  i)n'.<(nitai*á  ala 
coiisidoración  do  la  Sala  el  [)rny<'cl()  d(^( -onstilucii')!!  para  cllvstadodc 
MoiitcvidíM)  en  (d  mas  hl-cvh  liclilpo  jiosihlc    -Muflo/. 

Sil  autor  la  luniló  y  habiendo  sido  suíi(aenteniení(.'  ai)oyada  .se  mandó 
I)asar  á  la  Comisión  ( ■(jhsiitliclonal. 

1  la,l)iíMido  ('oiiclüido  los  asiiiilos  qu-j  torihahaii  la  ói'deii  del  día  se  siis- 

pendió  la  sesión,  retirándosí»  los  S.Siá  las  niKíve  y  media  de  la  noeh(\ 

Hay  una  rúbrica. 

SfUi  Vif'cntc. 


Kn  !a  Villa  de  Canelones,  á  diecinu(»vede  Diciembre»  de  mil  ochocden- 
tos  veintiocho;  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  S.S.  Blanco  l^vsi- 
denle,  HínnMroídon  Mi^íuid),  Hari*eii*o((lon  Manuel),  l^ereira  d(»la  Lu/, 
(nld(^a,  Saya,i¿;o,  Nune/,  Cavia,  Hlanco  (don  Juan  Benito),  /udmlez.  La- 
guna, llaedo,  Pajeóla,  (tíi*ó,  Costa,  Kllauri,  ^Llsculino,  Led(Nsma,  Masi- 
ni, /iifViatt»gid,  Lamas,  (bKM'ra,  Beri'oJ  barcia,  Lidn^verriarza,  Lajiido^ 
(Tad<»a,y  Muñoz;  con  aviso  di»  no  pod(,M"asistil'  lo  S.  S.  Pereira,  Osorio 
y  iM'rnandez;  sin  i)resentar.<e  IosS.S.(Jhui*arro,  Rotlriguez,  Payan,  Zu- 
billaixa,  Hííniir(»z  y 'J'i'ápaiii:  Leida,  aprobílda  y  lll*nl?ldá  la  acta  alite- 
rior,  se  dio  cucMita  y  i)us(>  a   consld(M*aclóll  dv  ht  Silla  id  siguiente: 


DICTAMEN 

■ 

ILA.ÍT.  C.  y  L.  del  Ivslado.  La  (-omisión  Especial  elicargada  de 
pres(Mitar  la  minuta  de  Deci'clo  pi)i'  la  (píe  se  ha  de»  (^siableceí*  la  esca- 
rapida  nacional;  despuivsdí»  meílilar  deteiiidanieiife  sobre  el  coioi*  ó  co- 
loi'(»sde  i{\\r.  debí*  componei'se,  lia  iv.'suelti)  proi)ojier  á  la  ci.»nsidei'ación 
de  V.  II.  (d  adjunto  i)!'oyocto,  pai'a  (pie  se  sij-va  adinitirlo  y  sancionai'lo. 

Ahijársela  Comisionen  el  cOloi*  cídeste,  ha  tenido  envista,  no  coii- 


l'uuílip  In  (\^('arni)oln  con  h\  de  los  ls<1a<los  iMU'ojxíns  y  Amoricanos,  coii- 
snrvaiido  el  colni*  di»  ([iie  en  \).\\'\i'  s»  (•oiiipDiic  (^ii  la  f^cnríralidad  do  (>s- 
los,  (*oii  qiiiíMU's  e-^tá  en  l()>  int<M*(í«'s  del  Iv^lado  ('(Hiscrvaí*  la  mayor 
armonía,  esi)('('iaIin(Mit(»  con  la  l?ei)úl)lica  Arj^íMilina. 

La.  ('omisión  sahulaá  lalI.A.(*on  su  mas  distinguida  considcM'ación 
y  aprecio. 

Canciones,  11)  d(í  Diciembre  de  1íS:¿8. 

Mitiiud  Ifavlo — Jii m  Bruito  Blanco  —Antonluo  Domintjo 
Co>ifa  —  ( '/'¿s*  toha  I  El  1u  ver  vid  rza~  Ramón  Maalu  L 


MIMJ'I'A   1)K   DKCHKTO. 

La  A.  (1.  (".  V  I,.  (1<>I  Estado,  lia  acordado  v  dccrcla. 

Arn'culo  úmco. — La  lv<ca rápela  Nacional,  será  de  coloi*  azul  celeste. 

Bla  uro  —  ( ^ffsf'i — Hanlo  —  E(  luvcrriarza  —  Masin  i. 


Va\  seguida. 

Ll  .-^c/To/' yVcsvV/c/^/c,  propuso  (ju(^  pai'a  llenar  la  orden  del  día  se  ibaá 
¡M'oceder  á  la  el(»cción  de  S(M*retario  dándose  pi'incii)¡()  á    (día  i)(»r: 

VA  Sr. /uíViálegui,  ((U(>din  su  voío  [)Ordon  l^'rantMsco  Magaiános. 

l^^l  Sr.  Masini  por  don  Joa([uin  Sagra. 

]^l  Sr.  Lfídesma  ¡x)!-  el  mismo. 

Kl  Sr.  Masculino  i)or  id. 

Fl  Sr.  Ellauri  ])oi'  don  h'rancisco  Solano  Antuna. 

VA  Sr.  Costa  por  don  Joaíjuin  Sagi'a. 

El  Sr.  Gii'ó  i)or  don  1^'rancisco  Magariños. 

Kl  Sr.  Pagóla  por  don  Joa([uin  Sagi-a. 

Kl  Sr.  llaedo  poi-don  l'^iancisco  Magariños, 

Kl  Sr.  Laguna  por  don  Joa([uin  Sagra. 

El  Si*.  Zudanez  por  don  Francisco  Antuna. 


—  :<)  — 

El  Sr.  Blanco  (don  Juan  Bonito),  ])or  D.  Francisco  Magarinos. 
Kl  Sr.  Nuno/  por  don  Francisco  Solano  Anluna. 
1^1  Sr.  Sayago  por  ol  mismo. 
FA  Sr.  Cavia  por  don  Joa(|uin  Sagra. 

El  Sr.  Pereiradc  la  Luz  por  don  Fi'ancisco  Solano  Anluna. 
El  Sr.  Barroiro  (don  Miguel),  por  don  Fraadscolíodrigucz. 
El  Sr.  BarríMro  (don  Manuel),  poi»  don  Miguel  Brid. 
El  Sr.  Lamas  por  don  Joa^iuin  Sagra. 
El  Sr.  Guerra  por  el  mismo. 
El  Sr.  Berro  por  el  Sr.  Antufia. 
El  Sr.  (larcia  i)or  don  Joaquin  Sagra. 
El  Sr.  Echeverriarza  por  don  l'^rancisco  Anluna. 
El  Si*.  Lapido  por  el  mismo. 
El  Sr.  (ladea  poi*  d  >n  Joaíiuin  Sagra. 
El  Sr.  Muñoz  i)or  don  Miguel  Antonio  Berro. 
El  Sr.  Blanco  (don  Silvestre),  por  don  Francisco  Magai'inos. 
Hecho  el  escrutinio  resultai*on  electos  los  S.  S: 

Sagra,  por  onc(*  votos;  Antuna,  por  ocho;  Magariños,  poi*  cinco;  Ro- 
driguez,  Brid  vBeri'o  con  uno. 

El  S/'.  Pre^iiflcníe  (\i'chm)  electo  pai-a  Soci'etario  á    D.    Joa([uin    Sa- 
gra. 

Habiéndose  concluido  los  asuntos  ([uo  formaban  la  orden  del  día,  se 
suspendió  la  sesión,  i*etirándose  los  S  S  á  las  nueve  do  la  noche. 
llav  una  rúbi'ica 

San  Vírenle. 


En  la  villa  de  Canelones,  á  veintidós  de  Diciembre  de  mil  ocho- 
cientos veintiocho;  abierta  la  sosión  ordinai'ia  con  los  sanores  Blan- 
co, Presidente— Lapido,  Ellauri,  Lamas,  Berro,  Masini,  Haedo,  Laguna, 
Giró,  Pagóla,  Zudanez,  Sayago,  Blanco  (don  Juan  Benito),  Barreiro 
(don  Manu(d),  Barr(Mro  (don  Miguel),  Zuíriát(\gui,  Masculino,  Guerra, 
García,  Gadea,  Pereiradela  Luz,  (k)sta,  EclK^VíMriarza  y  (.avia;  con 
aviso  de  no  poder  asistir  los  señores  Pereira,  Yaz([U(»z  Lí^dezma, 
Osorio,  Fernajidez,  Muñoz  y  Nuñez;  sin  i)res(Mitai*se  los  señores 
Chucarro,  Rodriguez,  Payan,  Zubillaga,  Kamírez  y'Ti'ápani. 

/s7  ¿>/\  P/'c^7V/c/i^c —Indicó  á  la  Sala  (|U(»  la  presente  reunión  no  te- 
nia más  ol)jeto  (|ue  la  recepción  do  S.  E.  el  señor  Brigadier  (lol)er- 


~  M  - 

nndor  y  ('apiian  rion^TOl  i^'^^visai'io  do  osU»  Kstadu  duu  J<isr  Hoíi- 
(l(»au  y  ([110  al  efecto  so  nomUrafía  uua  romisióu  j)ara  (lue  (Hnidiyi^^c* 
á  S.  K.  desdi»  la  i)norta  do  la  antesala  á  la  Tribuna,  y  fuorun  uoi^i- 
bi'ados  los  señores  Cavia,  Ivdiovei'riai'/a,  Casta  y  Poroira  di' UU-^z. 

llab'K'ndosc  dado  aviso  do  apn^xin^iarsé  S.  K.,  ftié  r(UHUu*ii|o  \n)v\a 
Comisión  luvsta  eoUK'ai'lo  á  la  dero^ba  de)  Prosidonto,  i[\úc.\\  {\\\o  á  la 
Sala,  (|iio  con  arr(»H[lo  á  lo  dispuí^stíi  i)oi*  la  U- A.  cii  sesióu  d(^I  día  1^ 
del  presíMito  m(v<,  iba  á  prostar  el  juvuuíonlocl  Sr.  Cíobemador  y  (^\iiii- 
tan  Ci(»nci'al  Provi-orio  D.  Josr»  Rondo;\u,y  actoironlinuofaó  iuU'vr<>ga- 
do  del  modo  siguiente: 

;,7a//v//.s  desempeña  1*  la  autoridail  que  os  és  eon(enda  ])0v  la  Sobe^ra- 
nia  de  este  Kstado,  de  (iobe^nacbu*  y  Capilai)  (^(u:\eral  pn^visoiúo,  bien 
V  íielmenle.V 

¿J^//v?/s  ser  exaeto  en  el  eumi)liniionto  de  las  leyes,  obedeeiendo  y 
baeiendo  obedoeer  las  que  bay  sniv-i^^nadívs  y  en  adela^tí-  sanelone  la 
11.  A.  Coi \sUluy ente.? 

¿JarfUs  iv^[n)U\v  U\  sc^guridad  individual  é  inviolabilidad  de  laspvv- 
piedades.!? 

¿J((/'fu's  d(Mender  la  libertad  del  Iv'^tado^  Uijo  el  sisU'ina  representa- 
tivo ]*í»pul)lieano.? 

Y  lial)iendo  eontestado  á  toilo  <jue  sí:  A/  Sr,  Pre^^idente,  dijo:  Si  cíí^í 
lo  Itirici'ch^  Dios  y  la  Pairfa  (>sjcliri(<\  y  sí  no.  El  ij  Ella  oslutr/an  rarifo.. 

En  seíirnida  el  Exenio  Sr.  (lol)ernado»'y  (.'apitan(l(»nej-al  bi/ouna  su- 
cinta alocución  concluyéndola  con  jxMlirá  los  S.  S.  U.  H.  la  ccx^ioración 
de  sus  luces  y  esluei'/os,  pai-a  llevar  ad(*lanto  la  obra  (|ue  se  babia  em- 
pezado, y  á  la  (juc*  (M  s(»  contraei-ia  con  (í1  mayor  inter<!'s. 

El  se/ln/'  P/v'^7V/c///(?  contestó  brevemente,  i)oni(Midol(*  de  maniíhvsto 
(pío  encontraria  en  el  nuevo  Estado,  ciudadanos  í|ue  babian  ÍM)op(M-ado 
con  sus  luces  é  intereses  unos,  y  con  la  espada  otros,  para  dar  libertad 
al  paií^,  y  do  ellos  po.dria  tori^iar  lui  consejo — y  concluyó  ('on  reco- 
nu'ndarle  la  obc'.dieiicia  y  rcspet(>  á  las  leyes. 

S.  E-  "^<'  retiró,  babiéiulo.le  acoinp.anado  la  núsn.ia  Comisión  que  lo 
introdujo;  yació  coulinuo  se  pasó,  al  Gobierno  Sustituto  la  siguiente 
nota. 

(\melou(s,  Dicienibre  22  do  ÍH2S. 
El  Exorno.  Si".  Cxobernador  y  Cajiitan  ÍTOiKM'al  ^^ro visorio  de  Este  Es- 
tado I).  José  Uv>i^<U*au,  aoabo  de  prcvstai*  el  juramento  (le  Ley  ante  la  1 1. 
A.  (V.  C.  y  L.:  En  -su  cons(M»uencia  olla  ba  dispuesto  ordenar  al  Exorno 
ÍTUbici'uo  Sustituto,  entregue  y  poiiga  o^  ^H)•^o^ió^u!ol  tnando  al  expinv 


—  ,x> 


sosióü  íM  (Ua  priméis). 

Kl  J^v.su]o»Uo  quo  su>írr¡bo  ul  couiuuieiirloul  Kxouii>  riub'uM'ao  Sus- 
timtu^  tiono  v\  hoa  u-  tío  saUulhi'lo  (*on  su  íuas  ohseouonto  iH\>ípeto. 

Al  Kxcniü  Sr.  (ToIxM'nador  Siislitiilo  1).  Joaíiuin  Siiai'o/. 

Ku  osU^  Ksiadu,  y  (H)nolu'ul(>  ol  ühj»»to  »)M(^  mulivó  ostu  ihmuhóu,  .'^*^  »h>- 
tiraron  los  SS  á  las  ouro  (l(*  la  mauaua. 
Hay  una  vúbrira, 


Ka  la  Villa  tío  CaiV'límtv>í,  á  tnMUta  tío  Uirioi^brr  (Jo  mil  orhoieioutus 
veintiorhu;  abierta  lastvsiuu  onliaaria  cou  U>.s  S.  S.  Suaivií,  Viee-lMv^ 
sidoiito;  Zufrialegui,  Zabillaj^a,  Tj*ái>aui,  Kllam-i,  lilaueo  (don  Juan  \\v- 
nitoi),  Casia,  (iuorra.  Masculino,  Pagóla,  Zudafu^ís,  Haedo,  Karreir<> 
{i\(xi\  MiguolX  Pcroira  d(^  la  Luz,  Sayago,  romándoiE,  Laguna,  Harroivo, 
(don  Manuf^l),  (iadoa,  Muñoz,  Maslni,  Lodosma,  (iareia^  Eehovernav- 
za^  Lamas  y  H(»vro;  (\x\x  aviso  do  no  poder  existir^  los  S.  S.  tilaneo(l3on 
Silvosne-X  Cbueari'<\  Uodrigiu^v^^  Hamin^z^  Osíafío^  Cavia  y  Lapido;  sin 
liconeia  ni  avis  ilos  S,8,  Pavan,  Penúra  vNuñoz. 

Leiílas,  aprobadas  y  Vu*madas  las  dos  artas  anteriores,  se  dio  euenta 
d(*  los  asuntos  qu(»  babian  entraciopo^r  el  órd(*n  sigui(Mit(s 

Ue  una  nota  del  ( iobii^rno  Sustituto,  fe<'ba  22  del  rorrienlo  on  qvu^  avi" 
sa  baberso  reeibido  del  <Tobi(»rno  c\  Sr.  ürigadievtieneral,  voformado 
Dcxn  J(»sr  Uondeau, 

pe  otra;  d(»l(iobcrnad(M*  y  Capitán  General  Provisovio,  de  igual  (ocba 
avisando^  r|U(».  siondo  de  neeosidad  i>roveer  el  (lestinodel  Ministro  Se- 
eretarioile  C^obi^írno  y  Pelacionos  Kxterioros^  |>íu*a  que  el  Gobierno 
pueda  expedirse  con  mejor  aeievto  y  d(*  conforn^idad  eon  la  conftanxa 
que  fundadamente  le  inspiran  lois;  servicios  y  luces  del  bcnemévito  ciuda- 
dano Don  Juan  Francisco  Giró,  le  bu  n(mibr<ido  j\ara  ejercer  el  cargo 
indicado^  en(*argándol(*  p\H) visoriamente  de  las  Ministerioí»  do  Hacienda 
y  (hiei'ra.  Que  en  consecuencia  espera  que  V.  IL peneti*ada  déla  conve- 
niencia que  resulta  al  K^tado  de  esta  elección,  se  sirva  exonerar  al 
Sr,  Giró  del  cargo  de  Diputado  tpic  obtiene,  dejándolo  expedito  parnel 
desempefu)  de  su  Ministerio. 

De  otm^el  Sr.  Presidente,  tecbu  vi,  solicitando  permiso  porocUodía»^ 
para  pasar  ú  Mo.ntevidec>  á  atender  á  su  salud. 

Deotrafeclm  ¿O,  d(^l  Diputado  1).  Luis  Cavia,  pidiendo  permií^opor 


—  .7;  — 

quince  (lías  i)ar{i  pasar  á  su  ('Slal)l(M'iiiii(Mit()  díM^slaucia,  en  la  ({wc  lia 
i'ccihido  un  trastorno  do  ronsidíM'ación,  quo  solo  podida  romodiai'.sc  en 
parto  con  su  prosonoia.  (,}uo  tanibión  lo  oxij<3  ol  ('umi>limiont(>  do  un 
compromiso  (¡uo  contrajo  con  ant(n*ioridad  do  su  nombramionto  do  Di- 
putado. 

Quo  la  cii'cunstancia  do  no  hallai-so  ivunida  la  II.  A.  y  lo  ui-gento  do 
su  marcha,  lo  imi)idon  á  ha(*orlo  sin  lalicon(ia  pn'via. 

Do  una  nota  d(d  Kxcmo.  (iol)iorno  Provisoi'io,  focha  2(),  avisando  ol 
nombramiento  do  Mini>íi*o  Socr<Hai-io  do  la  (niori-i  provisionalmonto,on 
la  persona  del  Coronel  1).  Euf¡;(Miio  (lar/ón. 

Do  otra,  focha  29,  del  Reprosontanto  poi'  (d  Departamento  d(d  Duraz- 
no, D.  José  Antonio  Hamiroz,  contestando  á  la  convocatoria  (jue  se  lo  hi- 
zo el  27  y  i-omitióndos(»  á  otra  del  2\  en  contestación  á  la  del  10  (que  no 
se  ha  recibido),  en  laqueexi)onia  motivos  podoi'osos  yjustos,  los  cuales 
le  impiden  presentarlo  en  oso  punto;  citando  (*omo  uno  de  ellos  el  tener 
qu(»  atender  á  la  consulta  de  una  enfermedad  que  adolece;  y  concluye  pi- 
diendo so  elija  otro  por  el  Departamento  que  i'oprosenta,  por  serle  ent(^- 
ramente  imposible  poder  concurrir. 

Y  otra  do  igual  fecha,  del  Uepresentant(í  por  el  D(^pai*tamento  de 
San  Jos('í  don  Fcliinano  Rodríguez,  contestando  A  igual  convocatoria 
fecha  27,  dic(v— que  so  halla  imposibilitado  de  [)odor  ponerse  en  cami- 
no á  causa  de  hallarse  solo  en  el  cui*ato,  poro  quo  lo  hará  hu^go  que 
el  ayudante  i'ogroso  de  una  Comisión  en  ((uo  se  halla. 

De  una  solicitud  del  Ropn^sontanto  don  Juan  Pablo  Laguna,  ha- 
ci(Mido  i)r(»s('nte  (pie  habiíMidosele  iK^gado  la  li(!0ncia  (jue  solicitó  por 
20  días  para  atondoi*  á  la  cosecha,  no  ha  (ju(:M*id(.>  aparcícor  indi- 
foi-entí»  á  las  razones  (pie  ha  tenido  la  Sala  pai*a  negársela,  habien(lo 
permanecido  en  est(»  punto  hasta  (ísta  focha,  observando  con  dolor  la 
separación  de  un  cixMndo  numero  de  Diputados  paralizando  el  despa- 
cho de  los  negocios  i)úblicos.  Y  concluyo  insistiendo  en  (pu^  se  le  con- 
ceda la  licencia  (pie»  ha  solicitado  i)or   v(Mnto  días. 

So  dio  cuenta  igualmeiiK»  do  haberse  rc^cibido  en  secretaria  las  cre- 
don(*ialos  del  Sr.  Dn.  Julián  Alvar(%  Diputado  por  el  Departamento 
dr.  San  Jos(\ 

S(*  mandaron  pasará  las  Comisiones  rospectivixs  la  elección  de  Mi- 
nistros quí»  tratan  las  notas  de  22  y  2(),  la  renuncia  del  Diputado  Ra- 
mírez y   los  poderíos  del  Sr.  Dn.  Julián  Alvarez. 

Las  solicitudes  de  los  S.  S.  Illanco  (Don  Silvestre),  Cavia  y  Laguna 
so  dejaron  para  C()nsidrrarlas  en  tablas;  y  se  mandó  artdiivar  la  nota 
del  (fobierno  Sustituto. 


—  ;)/  — 

Sogiiidn monto  so  din  cuonta  do  los  iní(^i*mos  y  minutas  do  decrotos 
pnvsontados  poi*  la  Comisión  Mililar  y  la  Especial,  on  o\  órtlen  siguionto.* 

DICTAMEN 

H.  A.  G.  C.  V  L.  del  Estado. 

La  Comisión  Militar  ha  considerado  la  solicitud  del  soldado  reti- 
rado por  inútil,  do  cal)alloría  do  línea  nilmoro  9,  que  acom[)ana  el 
Excmo.  GobioiTio  con  nota  del  12  del  corriento,  recomendándola  por 
considerarla  justa;  y  después  de  haber  meditado  lo  bastante  para 
arribar  á  poder  aconsejar  con  asiorto,  se  ha  fijado  en  lo  perjudicial 
que  será  particularizarse,  en  dar  una  resolución  que  pueda  abrirla 
puerta  á  iguales  solicitudes  de  un  sin  número  de  individuos  que  se 
hallan  en  el  mismo  (\aso  y  que  ocurrirían  al  momento  de  ver,  se  con 
cedía  por  la  Representación  esta  ú  otra  gracia,  l'ambien  ha  tenido  pi'o- 
S(*nte  (pie  para  estos  casos  existen  vigente  leyes,  dadas  por  el  Congreso 
Nacional  déla  República  Ai'gentina,  las  (pie  deben  comprender  áeste 
individuo. 

Por  lo  expuesto,  la  Comisión  aconseja  áV.  II.  adóptela  adjunta  mi- 
nuta do  doci'oto,  y  saluda  atentamente  á  los  S,  S.  R.  R.  con  su  mas  atenta 
consideración  y  aprecio. 

Canelones,  i20  de  Diciembre  de  1828. 

Manuel  Vicente  Pa/joln.— A f anadio  Lapido. — Manuel  Haedo. 

MINUTA  DE  DECRETO 

La  A.  G.  C.  y  L.  del  Estado,  ha  acordado  y  decreta. 

Artículo  único: -Devuélvase  al  Gobieiw^  la  solicitud  del  soldado  Ni- 
colás Rodríguez,  para  ([ue  con  arreglo  á  las  circunstancias,  y  teniendo 
Y>rf»s(Mito  la  ley  de  31  Diciembre  de  1825,  dada  por  el  Congreso  Ge- 
neral Constituyente  de  la  República  Argentina,  provea  lo  conveniente- 

Pagóla— Lapido — Haedo, 


OTRO  DICTAMEN 

H.  A.  G.  C.  y  Legislativa  del  Pastado. 

La  Comi^íión  Militar  ha  examinado  la  solicitud  de  la  viuda  Juana 
Bai'rodo,  vecina  de  San  José,  en  la  que  se  queja  do  la  pérdida  do  un  hi- 


-  r)S  — 

jaén  la  pro.^ont*'^  ííuorra,  lúdi^'^uilalc  <|n<>so  lo  aüon^la  ilel  matlo  quo  íüo 
(•un?iúU^ro  justo. 

La  Comisión,  sin  (l(v<at('n<l(M-  l;i  Justiciii  (|iio  tenga  osU\  parte,  encuen- 
tra (^1  rííelanio  desnudo  de  las  Ibrnialidades  (jue  son  nee(»saria>)  para 
podíírse  expedir  con  acioi'lo;  y  os  poi*  ello  que  aconseja  á  V.  II.  se  .sir- 
va a[)roI)ar  la  adjunta  minuta  de  D(H*reto. 

Canelonív^  Dici(4iil)i*(»  :^')  de  1<S:2S. 

Manuel  Viren  fe  l\i(ioUi—Aianas\o  La' 
])i(Io — Manuel  Ilaelo 

MIXLTA  UK  1)K(  HKTti 

I^a  A.  (t.  (/.  y  í^dc^l  Kstado^  Ua  acordado  y  decreta. 

Pást'í^í^'  al  (iobiorno  la  solicitud  úv  la  viuda  Juana  liarríulo,  para  que 
previo  canucimieut^^  necesario  la  devuelva  cv^n  su  iuíormo. 

MIN UTA  DE  Dl\( -HKTO 

La  A.r.  v  L.  del  Kstado. 

Considei'ando:  (pío  la  esp(Mitán(Ni  y  expresa  voluntad  dt^  los  Jefes 
Oficiales  y  tropa  del  Ej<''rcito  dcMiominado  hasta  aquí  A/c/v/to  (fel  Xorte 
os  d(»  pertenecer  al  nuí^vo  Estado  d(>  Mííutevideo,  según  sí^  manifiesta 
por  el  tenor  de  la  comunicación  qu(^  ha  diiijidoal  GohiíM'no  Provisoi'io^ 
su  digno  y  honomérito  ÍToneral  Brigadiei*  I).  Infructuoso  Rivoi'a,  con  fe- 
cha do  1<S  de  Noviembre  de  est(>  año,  desde  su  cuai'tel  (ieníM*al  doltü. 

Y  considerando:  ((ue  por  el  tenor  de  la  npsn;a  coniunicación,  ol  Ma- 
yor (loneral  del  precitado  Ejéi'cito  del  Nort(s  Coronel  D.  Manuel  Es(\a- 
lada,  (vstá  l)asíantementeautori:^.adopara  liaccu*  todas  lasex^)lanaciones 
coneerniontes  (\  este  asunto  ;  ha  acorda.do  y  decreta. 

Artículo  ÍP  Los  Jefes,  Oliciales  y  tí'opa  (pieeouiponian  el  liasta  aquí 
llamado  KJcrcilo  del  iVo/^/c,  se  considerarán  desdi*  ahora  porlonociontes 
al  Ejército  del  Estado  de  Montevideo. 

¿.<^'  El  GobiíM'no  i)edirá  al  Mayor  (IcMieral,  ('oroncl  D.  Manuel  Esca- 
lada, todas  las  ex[)lanacioues(ju(»  crea  necesarias  sobre  la  fuerza,  com- 
posición y  domas  incidentes  del  precitado  Ejército,  y  obtenidas  las  pa~ 
sai'á  al  conocimiento  de  la  Asambh^a. 


-  :v  - 

Puo.sta  on  discusiún  la  minuta  (líMleorotí)  pi'osoutacla  [m-  la  (Comisión 
Militar,  (MI  la  solicitud  drl  soldado  retirado  p.uriurtliK  íU>  CabaUoría  do 
Linoa  N.o  í):  dospuosdc  lialuM-sc  sosit^údo  \\\\  dohatf^en  contra  dolarlí- 
culo  rodactado  |x>r  la  Comisión,  y  dado  o\  punto  por  suricicntonionto 
disiMitido,  soi)ro(*(Mlió  á  votar  si  s(»a\)roI)al)íi  ó  no  (d  ai'lículo  presentado 
por  la  Comisión,  y  i'esultó  la  negativa. 

Abierta  nuevamente  la  discusión  á  electo  de  resolver  sobre  el 
asunto  descebado,  se  redactó  lo  sií¿;uiente:  <(  (lUí*  vucdva  á  la  misma 
Ccwisióa  para  (jiui  rcilacte  \\\\  uuevo  artículo. 

Sujeto  á  Yut^icióu  lo  <)ue  .s(^  deja  redactado,  se  aprobó  por  la  Hala . 

Paosto  ow  dí'^eu.'iión  el  djcláuiep  y  minuta  recaiga  ou  la -^oUcjiad 
(\q  la  viuda  Juana  Jiarredo  —  La  Sala  íuí'»  (le  sentir  quti  se  (i\o^<o- 
cha^e  el  ai'tícnlo  de  la  ('omisión  y  ([ue  eu  su  lugar  se  estable- 
cie-so  otro  on  o>itós  términos;  ^(  (jue  pa^^e  al  (^<>bie^*no,  opcM'tuuauíon- 
«  lo  pa\*a.  qu(»  resuelva  seguu  las  [)reviMicioue>^  gener-í\U*s  para  í*s- 
«  tos  rasas». 

Pado  el  puutí>  por  suUcien(cm(^^U'  dis(nitid(i,  se  procedió  á  votar 
si  se  api'o])aba  ó  \\(x  h\  n:\inuta  preseuta<la  p,ov  la  Coniisión  Militar 
y  fu<í  descebada. 

S(»>guidapv»nte  se  i)uso  á  ^onsideraeión  de  la  Salaii  la  reda<'o\ón 
q\ie  se.  lú?o  pnr  un  Sr.  VMp\Uad(\  eu  roounulazo  (lo  la  que  pro-^optó 
la  CovuJs^ióii-— Y  después  de  balun'se  conyonciílo  su  autor  on  que  se 
sui^nmiíAra  la  (^xprcsióu  a^uu'í{municnt(\  so  estableció  la  siguioiite 
«Pasoso  al  (ii(U>ieruo  \^\vi\  q\\v  \v-^\\c\ys\  soguu  la  loy  <p\o  o-stablozca.» 

Sujeta  á  votación  si  se  aprobaba  ó  no  \o.  nuevauíonto  fC^aclaUOi 
ro-suHó  la  atirmativa. 

SO'  VüUsa  á  coníaidoración  ^o  la  Sala  la  u^inuta  do  docrotó  jurc^'^ou- 
tada  por  la  Comisión  especial  eii  la  uo.ta  del  Sr.  C^eneral  O.  Fihio- 
tuaso  ^^ivera^  y   después  do  babea*  ipfnrniado  lo  bastante  (^l  witM^i- 

Uro  oncav-gatlQ  Uo  olla,  jxí\ra  bacorlo,  se  sostuvo  m  debatí"-  cu  \m*o 

y  en  contra  ^e  más  do  una  hora,  sobre  el  toíU>  tlol  pn\voctoi  en  ge- 
n.ora^ydado  el  puntíx  por  su(ic4ent(UíKuUo  discutido,  so  sujetó  ávo- 
t^cióo.  si  so  ajj^roUaUix  ó  po,  y  r(^suUó  la  aiiríuativa. 

Puostos  en  discusión  particulurtt^outo  oada  \\y\o  tío  sus  aiUPtilóí^  y 
Ual>i(\0(|o  s^do  próYÍa\neiíte  discutidos,  sueosivaiflonto  íuoi'on  apro- 
bados. 

So  Uah^ó  en  consicU'i*aí'ión  la  solicitud  del  Sr.  í^agana,  la  (luo  po 
\\\\i\(\  ro^olvov-so  á  cait^a  <lo  haberse  a\t"^ontado.  bvs  S.S,  poroa^dez 
y  Pagóla  por  onforttios  y  i^o  babor  niiuiorv^  (U^jáp^osí^  \\í\y\},  coin- 
SH^cr^iv  04^  la  sigu«».ute  ^vri\i\\\. 


--  (M)  -  - 

Habirndoso  concluido  la  orden  del  día  so  i*ctii*aron  los  S.S.  A  las 
1¿  V  cuarto  do  la   noche. 

Un  y  una  rúbrica. 

Sr(n  y  ice  lite. 


En  la  villa  de  Canelones,  á  treinta  v  uno  di»   Dicieml)re  d(^  mil 

7  f 

ochocientos  veintiocho;  abiei'ta  la  sesión  oi'dinuria,  con  los  señores 
Blanco,  Presidente;  Zufriátegui,  Zubillaga,  Suarez,  Trápani,  Blanco 
(donjuán  Benito),  Berro,  Guerra,  Costa,  Ellauri,  Zudafioz,  Haedo, 
Pereira  de  la  Luz,  Sayago,  Barreii'o  (don  Migu(»l),  Bai-i-eiro  (don 
Manuel),  Gadea,  Muñoz,  L(Ml(\snia,  Masini,  Echevei'i'iarza,  García, 
Masculino  y  Lamas;  con  aviso  de  no  poder  asistii*  h>s  s(M"íores 
rVrnand(V.,  Chucari'o,  Lapido,  Rodrigiiez,  Osorio  y  Ramirez;  el 
síMlor  Pagóla  con  aviso  de  no  poder  asistir  i)or  onfei*mo;  sin  licen- 
cia ni  aviso  los  senoi-es  Pavan,  Pereira  v  Nuihv.. 

Leida  la  acta  anlei'ior: 

hl  S/*.  JV/f^/70v-  -Obsei'vó  ([uc»  se  notaba  (vstar  demasiado  r(ulucida 
la  a(*ía,  sin  explicarse  las  razones  íjue  se  habían  tenido  presentes 
en  la  discusión  para  dar  las  resoluciones  que  en  ella  se  (expresaban. 

El  Sr,  P/'csif lente  -Cont(\stó,  (ju(*  l)recisament(í  esto  era  del  regla- 
mento, y  ([ue  así  se  haría  luego  que  los  señores  presentasen  sus 
conceptos  (mi  la  Secretaría. 

Aprobada  y  firmada  la  acta  antei-ioi-,  s(»  tomaron  en  consi(l(M*a- 
(Mon  las  solicitudes  de  los  senoi'es  Laguna  y  Cavia;  el  primero  so- 
lií'itando  jxu'miso  por  veinte  días  y  e!  segundo  por  (|uince. 

Puesta  (ui  discusión  la  del  señor  Laguna,  un  señor  Diputado 
dijo  que  ignoraba  quien  solicitaba  rn  esc  momento  la  licencia,  pues 
veía  que  el  (\\u)  la  había  pedido  estaba  ausente  y  (lue  si  así  so 
acordaba  sería  abrir  un  abuso  para  ((ue  cuahiuier  oti-o  de  los 
señores  que  quisiese  mañana  sepai*arse,  lo  hiciese  dejando  escrita 
su  solicitud,  sin  esperar  la  delib(M*ación  de  la  Sala.  Que  i)or  esto 
creía  no  sei' legal  la  res(jlución  ([ue  rei^ayese,  mediante  á  <|U(»  quien 
la  solicitaba  no  estaba  présenle. 

Otro  señor  Diputado  dijo  (|ue  el  señoi*  Laguna  había  pei'nianeci- 
do  con  constancia  muclios  días  después  de  negada  su  primer  soli- 
citud. Que  en  este  momento  á  ('*1  no  le  constaba  ni  creia  (|U(í  el 
señoi'  Lagima  se  hubiese    separado,   pues  su   conducta  anteiior  no 


—  (>1  — 

daluí  mórito  para  Juzgarse  así,  miirlio  más,  (Miando  dobia  rreer 
qiio  ostalja  próxima  la  síísíóh  on   í|iio  debía  aeordársolo. 

S(^  dijo  también  \)()v  otro  de  los  S.  S.,  que  al  Sr.  Laguna  d(^bía  consi- 
dei*ái*sele  eomo  presente,  pues  sin  duda,  estaba  seguro  ((ue  por  pura 
delicadeza  y  para  evitai*  tener  que  s(»parars(^  al  tiempo  de  la  discusión 
de  su  asunto,  babia resuelto  no(M)ncun'¡r  y  ((UCMle  ningún  modo  esta  fal- 
ta podria  ser  bastante  i)ara  dejar  de  considerai*  y  resolver  en  su  soli- 
citud. 

Dado  el  punto  poi*  suficientemente  discutido,  se  procedió  á  votar  si  se 
concedía  ó  no  la  solicitud  liecba  por (d  Sr.  Laguna,  resultó  la  afiima- 
tiva. 

Puesta  en  discusión  la  del  Sr.  Cavia,  el  Si*.  Diputado  que  estuvo  (»n 
oposición  á  la  primera,  lo  hizo  también  en  (v^ta,  aduciendo  las  mismas 
razones  que  tuvo  para  oponerse  á  aquella;  y  dado  el  punto  por  suíi- 
cientemente  discutido  se  acordó  concedérsela. 

Seguidamente  se  leyó  y  se  puso  á  consideración  de  la  Sala,  el  si- 
guiente. 

DICTAMEN 

H.  A.  G.  C.  V  L.  del  Estado. 

t/ 

La  Comisión  de  Peticiones  lia  examinado  los  poderes  del  Sr.  Repre- 
sentante Dr.  D.  Julián  Alvarez  por  el  Departamento  de  San  José,  y  ha- 
biéndolos encontrado  arreglados  á  las  leyese  instrucciones    vigentes 
acons(»ja   á    vu(»stra    H,  s(»  sirva  aprobar  la  adjunta  minuta  de  De- 
creto. 

La  Comisión  saluda  á  los  S.  S.  K.  R.  con  sumas  atenta  considera- 
ción. 

Canelones,  *U  de  Diciembre  de  1828. 

Jttan  Be/iíto  Blanco— José  Trápani — Santiago 
Sayago — Antonino  Domingo  Costa. 

MINUTA  DK  DECRETO 

Lii  A  (t.  C.  V  L.  lia  íiconlado  v  Decreta: 

Hánse  por  bastantes  los  poderes  del  Sr.  Di*.  D.  Julián  Alvai'ez. 
Cítesele  para  que  se  presente  inmediatamente  á  prcvstar  el  juramento 
de  lev. 

Blanco —  l'rapani — Sayago — Costa, 


(Ti  - 

l^iosth  o'ñ  (liscllsinti,  lili  Mr.  biiiiilíulu  pidió  iiin^'^l'lPo.\4)lii*a.<t'y  dljp.^i' 
(jii(}  leyes  ('lali  (vs'is  [nsy  U\<  ijiíe  \i\  l'niíiisióh  liabia  r'XíUiiinadn  Ihs  jjij- 
(lei-(v<ai  Si'.  Uii)ulnilo  Alvarp;^.. 

Üu  Sr.  UÍiMiÍailn,i1iielnt)i-í)  (lt*l;t  ('onlisiún  do  Pelirldiio.^,  lo  h\?AS,  di- 
clelido:  (^110  \i\f^  I(\ve>  \\iu'  so  riiabali,  críili  la.'íi  iiistiMlccir»llt's  y  dt*ci*et(j>í 
((lie  díabiail  rvsiableeido  pnr  i)íil-io  de  ]()s  (iohinüih.^  de  la  l^'íJvlili^la, 
desde  (luese 'erc(J  el  l)riiiier  Clii'i-po  lh4)l*csl:MUativo;  tille  a  ellos  había 
considerado  la  tj)inisión  romo  leycis  vigeiit(*s,  y  qu(*  (v-^tas  inisillíis 
síl-viehJii  pai'a  aditiitil-  á  (jtl'o  M.  biiMIhldt)  \A)V  el  líii.^illO  br^ml'taiiieiilo 
([lio  síMiílltflha  líreshlilr'.asi  i-Miiio  laiilhieii  jini'ii  líl  HM»(>|)i.Mnn  d('l  Sí-. 

l)i*eoi)iiiante. 

So  pidióse  leVosotl  las  iiisIlMieeionbs  a  (|li(*  so  luí  heuho  refelvneia, 
liaijiOiidost}  vlHillradíi,  y  lit)  pidiéiidoso  inlovaíTíeiib»  lít  palahi'íU  so  sil. 
jetó  á  vutaeioll  si  .<o  ápl'ohaha  ó  no  la  illüliita  prrvstnilada  prá*  hi  Coiiii- 
sión  de  Peticiones,  v  resulto  la  aííi'nlatlva. 

S(*  loVó  y  pnsh  <á  l*onsidiM*iieión  úr  la  Sala  rl  sigliieíite: 


DICTAMEN 


II.  A    (1.  C.  y  L.  del  Ksiado. 

La  ('oiíiisión  de  Pelieiolies,  iní])uesüi  déla  eonllnileacióji  (pie  ehn 
f(M.*Iia  ¿7  del  (¡iie  eoneluye,  ha  dil-ijido  á  V.  IL  el  H(*pre.s(Milaiilel).  Jost' 
Antonio  líaniiil*z,i)oi*  eondneto  tlel  Si*.  Vioe-PresidfMit(%renuneiando  el 
eal'go  con  (pi('  está  investido  por(»l  Dc^paHaineUti)  del  I)ura/tio,  á  causa 
de  (ínferinedíules  (|ue  le  iin})iden  coneurrii'á  las  s(\siones  diai'ias  del  H. 
C:,  y  <P''' '^' ^'^digan  pasnr  á  la  capital  ñ  consultar  sus  nial(*s  y  niíHüdo 
curativo  con  jiroíesores  (l(*  niedicinu;  no  considera  hastnníes  las  razó- 
nos en  (pie  se  funda  el  Sr.  líaniirez,  i)ara  adinillrselo  la  riMiuneia  ("(iie 
liací»;  pues  si  poi*  lus  enleriiKMlades  aecidíMitules  á  (pie  todos  lo.^  S.  S. 
U.  lí.  están  (^\i)U(\slo.^  tuvi(»se  deadniilirsí»  i'í.'nuncia  del  (*argo,  á  la  vez 
se  hallarla  la  II.  A.  inipiHÜda  de  (^\[)cdirse  poi*  una  cuasi-di.<olución? 
y  loshabitant(is<.Mi  un  continuo  nioviniieníoi)ai*a  reelegir  oti'os,  abando- 
nando sus  labores  r  iiltt'l*esr's,  con  píM'juicio  i1(ífai)le  d(d  país. 

MI  líepresentante,  (pie  se  halle  en  ol  caso  del  Sr.  lianiirez,  es  muy 
justo  se  le(\\onere  d(»  concurrii*,  dAiidosele  tl(Mñ))o  á  rei)arar  su  salud, 
consid(M*án(lolo  Cc)lli()  llcoiiclado,  pái*a  (1(^  (»steíiii)do  iió  pi'j'judloái'  la  ex- 
pedición d(il(js  nogítt'los  [n'iblicos,  i)Udioiido  cüntinitai*  ía  Asamblea  con 
el  núinei-o  de  Diputados  (pie  señala  el  articulo  o.'\   título  1.'^  d(d  It'gla- 


-  (Ki  — 

iiioiHü  n(Iol)lit(l()  imi'  \,  11.  Vú\  o^fv  rntirí^iito,  líiComi<;iúil  iil'üpdilü  01  íUl- 
jiink)  proyecto  de  DtM'i'Clo  lilii'a  sn  examen  y  salii-ioii. 
LílCuilÜMión  siilUtlü  a  \\\  \L  A;  eoli  sii  rilnyui- respeto. 
Canelones,  31  (1(*  Dleienibre  de  ISx^S. 

jihxi)  Écníto  tífaitcü,-  JüSfJ  Tj'á/uxní.—^aa'- 
tulrj.)  S'rffjVfjü-'Aníonfo  Dxmúnfp  Cvslñ 


MINUTA  DE  DECHEIO 

La  A.  (t.  C.  V  L.  del  Estado,  ha  acordado  v  deci'eta: 
Se  le  considei-aá  l)n.  José  Anlonio  Raniin^z  (tomo  licenciado,  por  el 
tiempo  preciso  para  reparar  su  salud. 

B/rtncñ — Tt  ápani    Saijtfffo — CoMa, 

Puesto  íMi  discusión  se  dijo  por  un  Sr.  Diputado,  que  creía  (pie  cuando 
alguno  de  los  S.  S.  manifestase  causas  hágales  (jue  leimpidiívsen  poder 
concurrii*^  y  por  (dio  solicitase  su  sei)ai*aci('>n,  del)ía  mii*a rsc  con  respeto 
su  exposición^  haciendo  si(»mi)re  justicia  al  honor  del  (pie  la  dirigiese, 
puí.vs  qupsi  efectivamente  como  es  de  cníer^  cuando  un  Sr;  Diputado  di- 
ce hallarse  imposibilitado  de  })od(U'  concui*i*ir,  no  sí.»  Iií  admito  la  renun- 
cia, se  vendría  a  tocar  al  fin  el  in(3(>nveni(Mit(;  de  no  poder  t(Mier  reunida 
la  Heprescntaci('Hi,con  perjuicio  de  los  int(M_-(\<es^enei*ales.  Adujo  algu- 
gunas  oti'as  ra/.ones,  y  concluyt)  diciendo,  (pie  poi*  todas  (»tlas,  sería  de 
oi)inión  «lue  en  (\st(»  caso  y  v\\  los  de  ii^^ual  nauu'aUv.a,  la  Sala  debía  ad- 
mitir las  renuncias. 

Otro  Si*,  miembro  intbi'inairte  de  la  Comisi('>n,  dijo  (pie  ella  liabía 
laml)ien  tenido  prc^scMite  las  mismas  r(r/,ones  expuestas  por  el  Sr.  [)r(»n- 
l)inant(*, pero  ([uc  s(»  había  lijado  niuy  i)articularmente(Mi  (d  moíiodeno 
perjudicar  la  exi)edici(')n  d(»  los  negocios  públicos;  mas  qu(Mio  se(»mp(»- 
fiaríaen  s  's1(mhm*  su  r(ídacci(')n  si(Miii)r(^  (pie  la  Sala  no  la  ('onsi(Í(M'ase 
n(»cesaria. 

En  esic  estado  y  después  d(»  haberse  dado  el  })unto  por  discutido,  se 
sujet(')  á  votaci(')n  si  se  aprobaba  ('»  no  la  minuta  presíMitada  por  la  Co- 
misi(')n  de  reti(*iones,  result(')   la  ilegativa. 

Dívsechada  la  minuta  d(*  laC(>misi(')n,  se  puso  á  votación  lo  (jue  había 
indicado  el  Sr.  Muñoz,  respecto  á  admitir  la  renilncia,  y  tamblOiisí»  de- 
cidió» 

Acto  troiitinlio  se  i)bservú  la  necesidad  (lUe  habla  de  eslablecel'  una 


—  M  — 

resolución  cu  líi  soliciliul  del  Sr.  Hamin^z,  puesto  (jue  bis  dos  ([iic  se  lia- 
\)u\n  indicado  fueron  desechadas,  y  se  acordó  la  siguiente: 

«Vuelva  la  ríMiuncia  ú  la  C(.>misión  para  que  i'cdacte  una  nueva  minu- 
ta de  decreto.» 

Kl  Sr.  Pi'esidente  anunció  estar  concluida  la  orden  del  día;  que  se 
levantase  la  sesión.  Así  se  hizo,  retirándose  los  S.  S.  á  las  diez  de  la 
noche. 

Ilav  una  rúbrica. 

San  Vicente. 


Kn  la  Villa  de  Canelones,  á  primero  de  Enero  de  mil  ochocientos  vein- 
tinueve; abiei'ta  la  sesión  ordinaria  con  los  S.  S.  Blanco,  Presidente; 
Zufriategui,  Zuljiilaga,Trápani,  Blanco  (I).  Juan  Benito),  Bím'i'o,  (luerra, 
Costa,  F^llauí'i,  Zudanez,  Haedo,  Sayago,  Ba]*reiro(D.  Miguel),  Bai-reiro 
(D.  Manuel),  ( jadea,  Muñoz,  Masini,Echeveri*iarza,  ("laiM^ía,  Masculino, 
Lamas,  Lapido  y  Pagóla;  con  aviso  de  no  poder  asistir  los  S.  S.  Fernan- 
dez, Chucarro,  Rodríguez,  Osoi'io  y  Uamir(»z;  sin  Ucencia  ni  aviso  los 
S.S.  Payan,  Pereira,  Nuñez,  Ledesma,  Suarez  y  Pei*(»i]-a  de  la  Luz. 

Ll  señor  Presif lente  —imuncU)  (pie  á  causa  de  hallarse  (Mifermo  v\ 
Si*.  Secretario,  no  hábia  podido  redactai'se  laacta  anlerioi*,  i)ero  que  se 
haria  (mi  la  próxima  sc^sión,  dándose  cu(Mita  de  aml)as.  Que  esto  mib- 
mo  ocasionaba  ha(*(M*  las  ve(*es  de  Secretario,  un  oli<*ial  de  la  Se- 
ci*etaria. 

Acto  continuo  propuso,  qu(»  hallándose  en  la  anlesala  el  Sr  Hepre- 
sentante  por  r\  Departamento  d(í  San  Jiísé,  I)r  D.  Julián  Alvarez,  se  le 
iba  mandar  entrar — H(*cho,  y  habiendo  p]*(»sta(lo  el  juramento  de  ley 
fué  incorporado. 

Seguidamente  se  (lió  cuenta  y  puso  á  consi(leraci(Jnd(í  la  Sala,  el  dic- 
tamen y  mmuta  de  deci'cíto  presentada  por  la  Comisión  de  1  lacienda  del 
tenor  siguiente: 

DICTAMEN 

1 L  A.  (t.  (:;.  V  L.  d(d  Estado. 

La  Comisión  de  Hacienda,  encargada  de  dar  dictamen  sobre  la 
r(.»solución  del  (Gobierno  Delegado,  expedida  en  la  Villa  de  San  José 
el  15  de  Noviembn»  i'dtimo,  asignando  sí»is  p(\sos  diarios  á  los  Di- 


putadosnln  Hoiiorahlo  Uc[ii*(v^(*iitíu*ión  del  E.slado;  después  decwa- 
minareon  la  detención  y  niiraniienlo  p()sil)I(^  esle  asunlo,  es  de 
parecer,  (pie  no  debe  autori/ai*  al  (lohierno  para  f\\u'  continúe  abo- 
nando á  los  Diputados  hjs  seis  i)esos  díMÜí^tas,  (jue  como  una  dispo- 
sición provisoi'ia  les  acordó  cd  (Tobierno  Deh^gado.  La  Comisión  cree 
cpie  os  muy  justo  que  el  Estado  a))one  álos  Diputados,  los  gastos  (píese 
considere  poder  ocasionarle  (d  s(»rvico  (jue  pr(^stan  al  i>aís,'p()i*  medio  di* 
asignaciones  por  el  tiempo  (jue  duren  las  L(\gislaíuras,  como  se  prao 
Uca  en  la  mayor  part(í  de  l(3s  paisc^s  rpie  tienen  un  (Tjbierno  repnssen- 
tativo;  mas  atendiendo  á  que  el  asignar  estas  dietas  debe  ser  el  obje- 
to de  una  ley  fundamental,  al  estado  de  nu(»stras  rentas  (pie  no  alcanzan 
por  ahora  á  cubrir  los  gastos  mas  urgentes  del  (iobierno,  y  teniendo 
presente  que  los  S.  S.  Diputados  de  las  ant(M'iores  Tx^gislaturas,  han 
prestado  este  servicio  gratuitamente,  la  Comisión  cree  (pie  no  es  la 
ocasión  oportuna  para  (picí  se  designen  dietas  á  los  S.  S.  R.  H.  Por  tan- 
to presenta  á  la  consideración  de  la  II.  A.  laadjunía  minuta  d(^  l)e(*reto. 
Los  S.  S.  Muñoz  V  Guerra  sostenih'áii  la  (hscusión. 

La  Comisión  saluda  á  la  II.  A. 

Can(don(3s,  Dicií^mbríí  íil  de  Itós. 

Vaho  Fiíiini>rü  Ik'no—xsicoluíí  Guerra — llamón 
Ma-'sini — Frauñsro  Joaquín  Maitoz. 


MINUTA  DE  DECRETO 

La  A.  O.  C.  V  E.  dol  Esladt»,  lia  acorflado  v  dccrcla. 

Queda  sin  efrcto  desde  esta  fincha  la  disposición  del  Kxcino.  (iobiíM- 
no  Delegado,  expeiUda  en  San  ii><r  el  15 de  Noviembre  idlimo,  ndativa 
á  la  asignación  de  seis  pes(.>s  diarios  á  los  Dii)utados  á  la  H.  Repre- 
sentación del  Estado. 

Berro-  'ii'urra  —  Ma.sin't  —Muñoz. 


Pu(vsto  en  discusión: 

Kl  ^cnoi  EUauí'i^  en  oposición  á  la  minuta  lUHv^entada  por  la 
Comisi('>n,  dij(r.  |Que  (A  creía  qu»^  el  (iobieino  no  había  tenido  la- 
cultades  para  disponer  de  la  Hacienda,  hacie'ído  asignaciones  á  los 
señores  Repi-(vs(.Mitantes  y  (iu(M'd  ignoraba  si  alguno  délos  señores  la 


(») 


había  iMMMiádo,  más  si  lo  liahía  IkhíIio,  era  injusto  ('» indecoroso,  cuando 
estainors  (mi  la  iKM'osidad  do[)r(Mniai*  á  los  militaros,  á  los  padiuvs^  ma- 
dres d(*  éstos,  y  viudas.  -(^u<»  si  sería  pü.siI)l(M}Uí»  los  Hepi'escutantos 
l'uescn  los  [)rimei'os  á  [)ereil)ir  d(»l  Ksiado  a<iu(dlas  eantidadiss,  lan 
ncM'esai'ias  para  atendíM*  á  oli'os  objetos  de  primei'a  net*(»sidad,  (man- 
do se  eonoeía  la  e.seasf'z  del  Erai'io.  Adujo  alf^unas  oirás  razoniís  y 
eoneluyó  pidiendo  (picí  se  i*edactas(í  otra  minuta. 

Un  Sr.  r)ii)utado  miembro  de  la  Comisión,  dijo. — (>íue  ya  si;  habían 
oído  [)(.)r  las  razones  e\[)i*esadas  en  c\  dictamen  (pK*  se  atiababa  de  h^er, 
en  lo  (pKí  s(»  fundaba  la  Comisión,  y  <pie  aj^rí^garía,  (pie  ali*ecibire.sas 
cumi)ensacion(ís,  seiúa  desmosti'ai*  pí)ca  delicad(v,a  (Mi  (d  Cu(»rpo.--(^uo 
[)ara  las  Legislaturas  ordinarias  sí»  ixxlría  (vstabl(M:(»r  una  Ley,  pu(?s 
((ue  el  (fobieiMi )  cuando  había  nvsuelío  atpudlo,  fin''  pai'a  ([uo  la  Sala  lo 
autorizase  ó  reprobase»;  ipie  si  antes  no  se  había  (*onsid(M'ado(vs|(Nisunto, 
al  Cuerpo  se  le  d(»bfa  no  liabfM'si»  h(»cho  por  ([U(»  todos  tenían  (*ono(*i- 
miíMito  díícllo. 

Otro  Sr.  Diputado,  dijo  (¡ue  no  estaba  bi(Mi  ríMlaclado  (d  artículo,  y 
(pi(*  no  se  conformaba  con  (M,  ni  eon  lo  cpio  había  dicho  o\  i)reopinante, 
y(|U(»  no  obstante^  ([ue  se  i)r(»sentaba  la  matei'ia  con  odiosidad,  (d  tomaba 
la  i)alabra  i)ai*a  demosti'ur  <[ue  í»1  (Tobierno  l)(d(»gado  cuando  tomó  la 
medida  de  señalar  dientas  á  los  S.  S.  Diputados,  fuíMeniendo  i)i-esente 
los  pcMJuicios  (|ue  se  eroi^aban  á  los  individuos  (pie  estaban  r\\  San  José 
ívspiM-ando  la  reunión.  -(Jue  la  i*azón  (|ue  había  eneontradí)  para  (pie  no 
fu(»s(M!  jM-ivadns  de  (»lla,  l'ih»  la  d(»  tener  i)resent(M|ue(Mi  los  [)ais(íS  (pie 
existen  e>tos  ('uerpo>Ñ  íi:ozan  toilos  deasianaciíai;  (|ue  tal  había  sucedido 
con  (d  Congreso  (Visplatino,  hasta  pagarles  los  gastos  de  viaje,  y  (pie 
ahora  no  comprendían  jíorípie  (|uerei*s(»  negar. 

El  Sr.  mi(»ml)ro  informante  de  la  Comisión,  hizo  explicaciones  y  con- 
cluidas, despuívs  d(»  haberse  dado  el  ])unto  por  suílcient(»mente  discu- 
tido, se  proc(»dió  á  votar  si  se  ai)robaba  ó  no  la  minuta  en  general 
presentada  \n)v  la  Comisión  de  Hacienda,  y  rívsultó  la  afirmativa. 

l^uesta  en  disí^isión  la  minuta  en  particulai*: 

1^1  Sr  .Diputadí»  (|ue  sostuvo  la  oposiídón  al  ai'ííi'ulo  en  geníM*aK  vol- 
vió á  hacerlo,  demostrando  que  no  se  habia  contestado  á  lo  (jue  s(»  ha- 
bía dieho,  i-esp(»cto  al  abuso  de  autoridad,  al  señalar  las  dietas,  hacien- 
do (lue  se  ll(»vase  á  (decto  sin  la  aprobaeión  de  la  Sala,  y  que  sol)r(»  lo 
(|ue  s(»  habia  dicho  r(vspe('.to  al  Congreso  ('isi)latino,  s(M*ia  á  i)mp('>sito 
h(»ehar  un  v(»lo.  Couíduyó  con  (|U(^  debia  d(*se(diarse  el  artículo  de  hi 
(j)misi('>n  y  desaprobarla  conduela  i\r\  (iobicino. 

Kl  Sr.  miembro  informante  de  la  Comisi(')n,  dijo,(|ue  cuando  se  había 


-  ()/  — 

diclio  (|U(M»rn  iiKMKístor  (lisiiniilar  al  (inbi(»riio,  <|iir  no  ci'a  Cí)in<)  para 
autorizar  un  abuso. 

hl Sr  ^K^r/cY/  -(vMiímIos  ruosliouíV'^  se  objetaban  á  su  i'osolución,  iit 
[jriniíM'a  quitar  las  diotas,  y  la  otra  s(m-  nulo  y  díí  ningún  valor  (M  aiuni- 
cio  d(d  (lobiorno,  así  como  la  órdíMi  dada  <á  la  tesorería  i^ara  cubrir  los 
pagos;  (|uo  id  (Gobierno  estaba  autorizado  en  a([ur'IIa  teelia  i)ara  dis[)o- 
ner  de  los  fondos,  como  lo  c^siMba  [)ara  disponte*  de  todos  los  asiuitos 
de  la  i)arle  libro  di»  la  Provincia,  desdi»  (jue  Iiabía  reasumido  en  sí,  las 
íiti'ibucionos  d(í  lodos  lo<  i)od(M'es  y  la  so))(M*anía  dol  i)uel)lo  --(juo  por 
osla  ci!-cunsíancia  era  mal  di(*lio  cuando  se  dívía,  (|ueno  tuvo  autori- 
dad, puívs  nunca  liabia  oslado  udiabilitívdo  y  que  (*r(»ia  ([uo  todo  lo  de- 
mas  diclio,  oran  pro[)osi(n'on(vs  insiirniticantos   y  vagas. 

Dado  el  punto  por  sufici(MilomíMit(^  discutido,  so  procedió  á  votar  si 
so  aprobaba  ó  no  (d  decreto  do  la  Comisión,  y  resultó  la  negativa. 

Soguidamontfí   so   i'ívlactó  id  siguionto  ai  t lindo: 

«  So  ilt»sapi'Uí»ba  la  asignación  lii'idia  á  los  s(mk)it»s  l)ii)utados, 
poi' (d  iTí)bi(M*ni)  l)ol(»gaílí)  cijii  fotdiu  15  <le  Novi<Miibri\  '' 

Sujotf)  á  votaídón,  íl(ísi)U(vs  (|(»  haljíM*  sido  suíií'iontonKMito  apoya- 
do, fu(*'  api*ol)atli>. 

Sí»  suscitó  una  cui'stión  ilo  órdiMí,  rídativa  á  c^xtrafuii*  á  íUguni>s 
souori^s  Dipuíailos  por  la  falta  notable  ó  soparatdón  d(d  punto  di^ 
las  sesioiios,  sin  fd  i)révii>  aviso  ó  lii'oncia,  y  so  acoríló,  (jUi»  i)or  ol 
S(»rn)i*  Pi'osiilontí»  Si»  i)asasi*  comunii'ación  á  (*aila  uno  dci  los  ^(Mloros 
do  orden  d(^  la  As!imbl(»a,  siginlicándolcvs  (»l  divsagraíli)  i*on  (pío  olla 
obsoi'vaba  la  falta  di»  í'oncurroncMa,  y  ciUTip(dii'»ndi)los  á  ípio  se 
pri»senl(»n  á  la  mayor   brovoilail. 

Se  dio  ouiMita  í\q  la   sifícuionti»  moción: 


iMINU  rA  DE  DECRETO 

La  A.  (i.  C.  y  í^.,  día  acoriladi)  y  íleci'ota: 

Artículo  1.0  DosiU»  ol  ilía  15  ilol  presente  mt^s  Oi)ntinuará  sus  s(?- 
sii>nos  on  la  plaza  do  Mi )nto video. 

2.'»  Conunu'<iuí'se  al  (íobif»rni>  Pi'ovisorii)  paríi  (|u<»  imparta  hw  ór- 
denes á  íin   ilo    [)r(»parar  (d    local   i'i)nvi'niontí»  al  eloi*ti). 

Can<di>nos,  Enoi'í>  1"  de  IS'^.). 

Solofíi)  Cfd.rcifí, 
Su  auti)r  la  fuuiló,  y  babiondo  siih)  suüciontomonto  apoyada,  se 


—  08  - 

mandó  pa.^ar  á  una  comisión  especial  para  ([wr  presentase  su  in- 
forme, y  fueron  noml)i'a(los  pai'a  compon(»rla,  los  señores  Barreiro 
(don   Manu(d),  (luerra,  llaedo,  Zuhillaga  y  Lapido. 

llahiTMidose  concluido   los  asuntos  qui;  formábanla  ói'den  del  día, 
s(í   levanló   la   sesión,    y   se  nuirai-on  1<js  señores    á   las  di(»z  de  la 

noche. 

Ilav  una  rúbrica. 

ff 

Sffíi   Vicente. 


En  la  \'illa  de  Canelones,  á  dos  d(í  Kntíro  de  mil  ochocientos  veinti- 
nueve; abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  S.S.Blanco-  -Presidente,  Zu- 
friategui,  Lai)ido,  (ruerra,  Kcheverriarza,  Trápani,  Bei'ro,  Ciarcia, 
Kllauri,Mascidino,  Pagóla, Costa,  Zudañez,  Ilac^do,  Saya-go,  Suarez,  Pc- 
i'eira  de  la  Luz,  Ledesma,  (iadea,  Blanco  (D.Juan  Benito),  Zubillaga, 
Masini,  Lamas,  Alvarez,  Bai'reiro  (1).  Miguel)  y  Barreiro  (1).  Manuel); 
con  aviso  de  no  })oder  asistir  los  S.  S.  Chucarro,  Fernandez,  Muñoz, 
Roíh'iguez,  Osoi'io  y  Ramírez;  con  licíMicia  los  S.  S.  ('avia  y  Laguna;  sin 
licencia  ni  aviso  los  S.  S.  Pavan,  Pereira  v  Nuñez. 

Leidas  las  actas  anteriores: 

Ll  Si*.  (iad(vi  (observó  en  la  del  ti-í^inta  y  uno  (|uc*  lu\l)ia  dicho  ee  la 
discusión  del  Si*.  Lai^una,  <iue  sí»  habia  ausentado  desentendiéndose  de 
((ue  s(»  le  concediese  la  licíMicia  ó  no,  y  (jue  (n*a  inolicioso  conceder  la 
licencia  cuando  ya  se  la  habia  tomado,  que  lo  mismo  habia  dicho  en  la 
del  Sr.  Cavia. 

Api'obadasy  íirmadas,  se  dio  cuenta  d(*  los  asuntos  (ju(»  habían  entra- 
do por  el  órd(Mi  siguiente: 

De  dos  notas  del   Kxcmo.  (lobierno    Provisorio,    fechas  lt>  y  ¿  del 

7  •- 

corriente;  en  una  (lic(í  que  hallándose  embai'azado  á  cada  i)aso,  con  so- 
licitudes ([iK»  \c  dii'ijen  (»stos  habitantes,  sobre  exigir  el  i)ago  de  varios 
artículos  suministrados  al  l^jéirito  (\r  operaciones,  y  como  el  monto  de 
la  deuda  es  de  bastante  consideración;  conoce  que  sus  rentas  serían 
insulic¡(M)les  á  lleníU' el  objeto  dí^os  reclamos,  al  paso  que  arguye, 
(juesi  sicMido  aquella  deuda.  Nacional,  podrá  obligarse  á  Cí^ic  Estado,  á 
i*ec(»nooerla  v  cubrii-la. 

(^ue  para  podeis(M'\p(Mliren  (\ste  nc^gocio,  y  á  la  naturaleza  del  asun- 
to, se  dirigí^  á  \'.  11.  á  (In  d(»  (|ue  S(*  sirva  marcar  la  linea  de  conducta, 
(ju(»  debe  guardar  en  el  d(\spacho  de  aquellas  solicitudes. 

Kn  otra,  acusa  i'CíMbo  al  decreto  í]U(*  establece  al   antes  titulado 


-  (5!)  - 
Kit'üvito  (le  Norto,  ho\  del   EsIjkIo  de  Monlovidco,  (•((iichivcndocoii 

ti  7  t  7  ». 

anunciar  ([lio  hapeJido  al  sisloi-  Coronel  l^scnladn,  todos  los  cono- 
cimientos (luo  ha  ci'oido  necesarios,  y  (|ue  tan  luego  los  ol)t(»nga, 
los  pondrá  en  manos  del  símIoi-  Presidente. 

Se  dio  cuenta  igualmentí»  de  una  renuncia,  i)resontada  por  el  Sr.  Di- 
putado D.  Gabriel  A.  P(ír(úi'a,  del  cargo  i|U(*  ohtuMie  de  i'epresenlante 
por  este  Deparlamento,  fundándola  en  la  necesidad  de  atendía"  á  la  cu- 
ra radical  de  enfermedades  que  adolece,  las  que  le  privan  absolutamen- 
te do  poder  concurrir  á  las  sesiones,  y  (|U(*  para  (|uo  sus  comitentes  no 
dejen  de  estar  representados  por  su  falta  indispensable,  hac(*  su  formal 
renuncia. 

Se  mandó  pasar  á  la  Comisión  do  Hacienda  la  primeara,  archivar  la 
segunda  vá  la  do  Poti(áones  la  renuncia  del  Sr.  Pereira. 

Se  levó  vtomó  en  consideración  el  siguiente: 

DIC'IAMKN 

H.  A.  (1.  C.  vL. 

La  Comisión  Kspecial,  encargada  de  informar  sobre  (d  i)royecío  pri»- 
sentadoporel  Sr.  Uepresentante  I). Solano  (xarcía,  i^elativo  á  trasladarse 
la  H.  A.  a  la  Plaza  de  Montevideo;  despu(»s  de  meditar  sobi'í*  su  conte- 
nido, ha  juzgado  opoi'tuno  aconsejar  á  Y.  I  [  ,  adoi)te  la  adjunta  minuta 
do  Decreto,  funílada  en  las  i*azones  que  expondrá  el  Sr.  Hai'reiro,  mi(Mn- 
bro  do  la  (ntada  Comisión. 

La  Comisión  saluda  á  la  H.  A.  con  su  mayoi'  respigo. 
Canelí^nes,  Enero  ¿  de  18*2í). 

ManuH  Barrtiro,  Pi^sidonte.  —  ^fanKel 
lliaJo.  —  Xicohi.'i  (t fierra.  —  José  Fcli.r 
Znhill'iga .  —  Ata  uafiio  Jjrijtidoj  Seoro  t  a  rio. 

< 

MINL TA  DE  DECRETO 

Artículo  único.— Comuniqúese  al  Oobi(M*no  el  proyecto  pi*esentado 
poi*el  Sr.  Representante  D.  Solano  (iarcia,  sol)re  trasladarse  la  II.  A. 
á  la  Plaza  de  Montm'ideo,  á  íin  d(*  que  s(í  [)r(»senten  á  la  mayor  brevedad 
las  observacnones  (|ue  ci'ea  conduí^entíss  al  ef(HMo. 

]]arre¡ro.—  Ha  do.  --  Guerra.  —  /vbilla- 
<jn. — Lajfido, 


-    70  - 

Pnosto  i'u  (li>¿rii>iiúii  (A  nrtículo  «ii  í^íM!í»ral,  y  no  liahicudo  pi'Oí'Oílido 
(lobntc: 

kl  Sr.  Z(i(l(ínc^,(\y]o  (Jik»  pedia  (|ii(»  rl  miornl)n>  iiilnrinanlc  do  la 
Comisión,  ('xi)lai!a-j(^  en  <nie  había  rundado  su  dietnmeii,  para  entoncOí^ 
jioder  niaiiifostai-  su  ()i)ininn: 

Kl  iuionil)ro  «le  la  Comisión  lo  hizo,  dieiondo  que  la  hal)ia  Omdadí)  on 
quíí  lusS.  S.  Diputados  asi  eomo  el  (lohiei'uo,  no  tenían  loilos  los  i-on(í- 
eimientos  qu(»  s(»  podían  eonseguii*  on  aí|ue|la  pla/a,  víjue  la>^  r(»solu- 
eiones  de  la  autoridafl  serían  m.'is  aeliva^^.  Conformado  el  sofior 
l)r(M)i)inante  eon  las  ra/ontvs  indicadas,  si>  pi*o(»e(lió  á  volar  si  so 
ai)rol)al)a  ó  no  el  arlíeulo  (mi  g(Miei"al,  y  nvsuUó   la  aürmativa. 

Sr  puso  (m  disensión  en  parlieular,  y  no  habiendo  (|UÍiMl  loniasí» 
la  palabra,  se»  pi'oeeílió  á  votar  si  se  aprobnl)a  ó  no  y  i*esultó  la 
afirmativa. 

Kl  S:\  P/(.s/V/cv¿/(^,— anunció  habersí»  concluido  los  a.-unlos  que 
íoi-maban  la  orden  d(d    día,  v   se    levantaba    la    S(»sión,  retirándose 

los  sefiores  á  las   nuevc^  v  media  de  la  noch(\ 

f. 

Ilav  una  rúbi-ica. 

> 

Sfin   Vicente. 


Kn  la  villa  (1<»  Canídonívs^  ;'i  tres  di»  EneiY)  ár  mil  (xdíocMenlos 
veintinu(»V(»;  abiíM'ta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores  Hlanco,-  Pre- 
sidíMite,  Lapido,  Kllauí'i,  Costa,  Lamas,  Masini,  Hlanco  (don  Juan 
Jíenito),  Iv'hevíM-riarza,  (tadíS'),  Mascndino,  H(M*ro,  Ilaedo,  Barreií'o 
(don  Mifjcuel),  Ledesina,  PíM^'ira  d(*  la  Luz,  Suarív.,  Rai'relro  (don 
Manu(»l),  Alvarez,  Trápani,  Saya^o,  (iu(M*ra,  /udafKV.,  García,  Pa- 
yan y  /ubillaga;  con  aviso  de  no  i)()der  asistir  los  sefiores  Clmca- 
rro,  Feí'nandez,  Nmu'z,  Rodriguez,  Osorio,  Ramii-ez,  l\agola  y  /u- 
íViátegui;  con  licencia  los  sefu^res  Cavia  y  Laguna;  sin  l¡c(.Micia  ni 
aviso  los  siífioi'es  J^tM'eira  y  Ahu'ioz. 

Kl  Si\  Pi'csidcníc — bnlicó  ([ue  algunos  señores  se  habían  fijado  en 
la  redacción  dcd  acta  del  (ha  prinuM-o,  en  la  pai'to  que  trata  do  la 
indlca(Món  del  señor  KUauri,  sobro  el  artículo  desi>chado  relativo  á 
di(*tas,  y  qu(»  si  alguno  d(»  los  señoreas  gustaba  observar  algo,  po- 
dría hac(M*lo. 

Kl  Si\  Co.^7^^()bservú  ((U(>  en  el  acta  d(^  ((ue  s<»  trata,  s(»  había 
puesto  como  sancionada  la  moción  hecha  poi*  el  señor  ]\llauri,  la 
(jue  s(j1ó   fuí'  aiToyada  y    mandada  pasar  á  la  misma  comisión. 


-  71  -- 

Jíl  Sr,  Pre^iidcnfc — Visto  (|iií'  iiada  s(»  decía  (mi  rontrari(),  mandó 
Vid  ver  á  la  Comisinn  v\  diclámon  y  niiiuita  con  la  iiidicadón  did 
feofioi'  Diputado  Klhiuri. 

Loida  el  n<*tu  aiilorior: 

/iV  Sf\  Burrcii'o  (d  iii  Mfinucl) — Obst^rvó  quo  él  había  dicho  quo 
para  íaiiUtarso.  (d  ÍTohiorno  los  juconvcniíMdos  (juc  loca  i)or  la  di>i- 
lanoia  ou  que  se  halla  de  la  Pla/a,  convrMidila  su  traslarión,  y  quo 
para  <juo  pudiose  hacer  las  ol)servaciones  ípic  juzgase^  del  caso,  la 
CtmVi.sióu  ac(ais(\jaha  st»  adjuutase  la  uiuiuta  del  señor  Sidano,  á 
efecto  do  n'^ahar  l<is  conocimientos  necosarios,  para  no  í^xponor- 
so  la  Sala  á  dar  una  dol(H*mina<*ión  qu(^  diosí»  mérito  á  no  poderse 
expedir  e(»n  la  brevedad  y  aciertí»  que  se  reiiuiero. 

Aprobada  y  afirmada,  se  (bó  cui^nta  de  hus  asuntos  qni^  habían 
entrado,  leyr'ndnst^  las  sij^ui(Mit(v^  comunicacion(^s: 

Ml.M^Ti=:uio  UK  (t:mukhno, 

(Canelones,  JsniM'oM  de  18'3l). 

Inipuívsjo  (»l  ÍTobierno  Pi'ovisorio  del  proyecto  pr<^senlado  por  el  Sr 
l^epresontante  D,  Solano  (larcia,  solire  ti*asladarse  pai'a  el  lo  del  eí)- 
rriíuito  la  H.  A.  á  la  IMa/a  de  Montevideo,  que  (^1  Sr.  Presi(lent(^  k\{^ 
aquella  eorporaeión  sií  sirv(»  acompañar  ásu  nota  d(*  esta  misma  fei'hu 
para  que  á  CíM^sccucncia  d(í  lo  a(*ordado  por  la  H.  A.  presente  á  la  ma- 
yor brevedad  las  ol)s(írvaciones  \\\u\  crea  c<)nvonientos  al  otecto,  ]\y¿fj^\\ 
debe  limiiarsií  ú  decir:  que  la  H.  lí.  N.  sabrá  valorar  las  vcMitajas  de  la 
traslación  proyectada  «á  que  poi*  parte  d(d  (lobierno  no  hay  natía  quo 
oi)oner,y  ([U(M»n  el  caso  de  acordarse  conu^  se  proi)un(\  se  pondrá  ol 
Gobiorno  inmediatamente  en  contacto  con  la  11.  A.  aunque  sin  residir 
por  ahora  dentriídf^  la  Plaza  de  Montevideo  i)ara  \\{\  comprometer  la 
armonía  entre  los  individuos  de  los  l^jrM^^itos  Nacional  é  bnpcrial. 

Kl  (iobiorno  Provisorio  saluda  al  Sr.  Pr(\sidopte  déla  II,  A.  i*on  la 
consideración  que  acostumbra . 

por  Comisión  de  S,  K, 

Anfolii^  Iluso 

Sr.  Presidente  de  la  A.  G.  C  y  L.  del  Kstadií. 

OTRA 

Ministerio  de  Gobierno. 

Canelones,  línoi'o  3  do  l&ííí. 
Kl  único  modo  de  valorar  (d  que  suscribe,  la  distinguida  consicjeración 


.__  7-)  — 

ron  (jiic  \i\  H.  A.(t.  C.  y  L.  lo  rli/iió  pnra  (Irscinperini-í'l  (•nríi:o(lc  (ioboi*- 
iLidor  y  (\Mi)it;ni  (icnci'al  Provisoi'io  (IcljMslado,  fin'»  admitirlo  (»n  sus 
(;ii*('mistain:ia^,  y  no  trepidar  cii  s:icrili<*;i)'|r  las  comodidades  de  su  vi- 
da pi'ivada  y  cnanto  tiene  de  gr.ita  la  indcjxMídíMicia  y  reputación  do  <[U0 
go/aba  on  Buenos  Aii-cs.  Niní^una  rell(\\ión  fu('' bastante»  á  la  de  pi^v^lar 
esí(»  servicio  importante  á  un  país,á  (juien  lo  lif^an  s:MUimientosdoafe(*- 
ción  y  de  a^^radablí»  recuerdo;  [)ero  si  ninguna  de  ellas  pudo  distraerlo 
(MI  la  ocasión  de  resignarse  á  toda  clas(*  de  sacrifiíios,  í^ra  sin  duda  por 
qu(*  l(í  ae^onípafiaba  la  lialagüíMla  (»si)ei\anza  de»  enconti^ar  en  la  opinión 
de  sus  amigos  una  basr^  sentada  y  gencM'ali/ada,  íjue  había  contribuido 
al  nombramiento  ((ue  si»  hizo  en  su  persona,  una  bas(»  segundada  por  la 
mayoría  de  los  habitantes  del  Estado,  apoyada  en  los  hombres  de  juicio 
de('l,  y  qu(*  sería  sosiíMiida  por  sus  (N)nsej()s  y  sus  refU^\ion(.\s.Se  lison- 
j<;ade  habei*  por  su  partí»  hecho  todo  lo  (|ue  (»s  imajinable,  para  corres- 
dondíM'  á  una  con(ian/a  (|U(^  estribaba  en  aípiella  [xn'suación.  Así  es  que 
apenas  se  recibió  del  (lobiiM-no,  i)rocuró  que  el  nombramiento  deminis- 
ti-os,  r(»cay(»se  en  suj(»fos  díM'onocimientos  y  cuali(lad(»s  dignas  del  de- 
síMnpeno  de  tales  funciones.  Con  ellos  (*onferen(Mó;  buscó  sus  aptitudes, 
y  i)ar(»cían  íodo.-s  satisfechos,  toilos  (les(M)sos  de  contribuii'  á  la  r(»g('n(M*a- 
cióndela  Pati'ia.  Msto  no  obstante,  los  adelantos  qu(í  debía  de  experi- 
mentar en  poco  pero  ni»c(vsarios  días,  han  venido  á  quedar  frusti'ados 
por  las  renimcias  d(»  aiiuellos  (mi  ([uíímicscI  (iol)ierno([U(»  suscril)e,  repi- 
tió hab(»r  dei)o<itado  toda  su  coníian/a.  «  Los  motivos  en  f|uolas  fundan: 
((  el  no  sentirse  con  fuei'/as  pai'a  llevar  por  ma^  tiempo  sobre  drOnles 
«  hom])ros  el  gi\avo  p.vso  d(3  los  negocios  i)úbIicos:  (d  que  sucumbirían 
«  irríMuediablementí»  íY  él  sin  quí»  el  sacriíh'io  que  hicieran  de  sí  mismos 
«  pudiei'a  ser  ritil  al  país:  las  cii'cunstancias  qu(»  e\ing(Mi  los  qu(^ 
«  lian  de  compoiUM*  su  administr,ición  calidades  extratu'dinarias  y 
«  a])titu/les  poco  comunes:  »  (d  consid(M'arse  con  falta  de  ellas;  y 
el  d(\S(M)  i[U('  otros  las  Ih^nen  más  com[)l(Mamente,  son  i'íizones, 
scífioi'es  Re])resentantes,  (jue  [)odria  desde  luego  alegar  el  que  sus- 
cribe», si  (d  decoro  (l(d  país,  el  inter(''s  de  su  buen  nombre,  y  ({uizá 
(d  compr(^miso  (jut^  conti*ajo  tan  solemní»mente,  no  fu(vs(»n  hoy  más 
poderosas  para  obligarlo  á  sost(Mi(»r  en('»:'gicamen(e  un  pu(»sto  sem- 
brado do  espinas  (pie  comienza  á  serh»  d(»sagra(lal)l(»,  y  á  que  coad- 
yuba  la  r(»tracción  que  observa  en  las  p(»rsonas  «[ue  más  debían 
sostenei'  luia  obra  á  (|ue  sus  esfu(»i*zos  ant(»riores  habían  dado  un 
impídso  activo. 

Mn  este  estado,  la  paralización   del  (lobierno  (ís  una  consecuencia 
forzosa.  Los  (*ompromis(»s  gravitan  de  tal  suerte  sobre  el  qu(*  civo 


-  73  ~- 

oncontrar  obstáculos  para  llenar  aquel  vacio.  Satisfecho  (\r  otras  elec- 
ciones, ha  liaUado  igualmente  una  tenaz  resistencia  porque,  sin  qu(^- 
rer  admitii*  el  cai-go,  expoiuín  motivos  particulares  (|ue  dejan  per- 
plejo al  (iobiei^no  y  sin  saber  que  partido  tomar  para  salvar  los  in- 
conveniente^ del  momento.  Kl  quisiera  una  elección  que  penetrase 
i'i  la  n.  A.  de  sus  mas  ardientes  deseos,  al  paso  mismo  ([ue  con- 
tentase á  todos  los  habitantes  del  Estado;  quisiera  que  la  marcha 
del  Ejecutivo  (^ori'espondiese  á  sus  buíMias  intenciones;  quisiera  que 
la  dulzura,  el  orden  y  la  perfecta  unión  precidiesen  todas  las  deli- 
beraciones, pero  recorríí  la  vista  y  por  doquiera  encuentra  tropiezos, 
se  vé  rodeado  de  inconvenientes,  y  no  le  queda  oti'o  arbitrio  que  di- 
rijirse  á  la  Soberanía  del  Pueblo,  para  que  disculpe  y  conozca  las 
causas  que  retardan  dai'  vado  á  los  negocios  fiados  á  su  cuidado 
al  mismo  tií^mpo  que  para  tomar  su  consejo,  y  saber  si  para  la  elec- 
ción de  ministros,  causará  perjuicio  echar  mano  de  alguno  ó  algunos  de 
los  H.  II.  Representantes  sin  que  padezca  la  Reunión  los  continuos  ti'o- 
piezos  de  enconti*arse  sin  número,  para  poder  asistii'  á  sus  necesa- 
rias V  continuas  sesiones. 
t/ 

Necesita  también,  que  la  H.  A.  considere  cuantas  y  urgentes  son  las 
medidas  que  está  reclamando  el  país,  sin  que  sea  posible  atendtM*  á 
ellas  toda  vez  que  para  cada  objeto  especial  tenga  (luo  acudir  á  su 
sanción,  precisamente  sobre  medidas  que,  adoptadas  por  las  anterio- 
res Legislaturas  del  país,  parece  como  ({uc  sii'vieran  de  norma  á  las  vr- 
soluciones  del  (lobierno  Provisorio,  hasta  que  se  d(''  la  Constitución  del 
Estado  (|ue  todo  lo  arregle  y  allane. 

El  Gobernador  y  Capitán  General  que  suscribe,  no  se  detiene  en  otras 
observacaones  que  cree  al  alcance  de  los  S.  S.  Representantes,  pt^ro  es- 
pera que  la  contestaiaón  álos  puntos  quíí  «abraza  (vsta  nota,  no  será  rí*- 
tardada  á  beneíicio  de  los  altos  intereses  á  «jue  se  conti'ae,  y  queal 
mismo  tiempo  admitii'á  las  consideraciones  del  respetuoso  afecto  con 
que  los  saluda. 

José  Rondcmt. 

Por  comisión  deS.  E. 

Ánfoliit  Buso. 


Muv  H.  A.  G.  C.  V  L.  del  Estado  de  Montevideo. 

Se  dio  cuenta  igualmente  de  una  solicitud  del  Repi'csenlante  por  el 
Departamento  de  Canelones,  en  que  hace  renuncia  del  cai'go  de  tal,  fun- 
dándola en  la  escasez  de  sus  luiTs  y  estar  agobiado  de  un  mal  radical, 
le  impide  (Contraerse  una  sola  hoi*a  á  ninguna  clase  de  servicio  (|ue  pue- 


-  74  — 

'la  poj'turbar  <»1  sO(*¡('js?<»  (1(>  su  (^spli-jtii,  juiítíUMuí  la  lun^osiilad  (U»  Oy^- 
UiblOíVM-  una  cura  dilatada  y  íinizás  sinprovíH'ho. 

So  mandó  volver  á  la  (v(unisiúi)  (•special  la  pi'inior  nota  d(»l  GñbitM*no 
ivforonto  á  K\  tra.^slación  de  la  Sala. 

]^H*a  la  sof^imda  so  nombró  una  Comií^ión  ospoclal,  oompuosta  dolos 
S.  S.  Suaivz,  Alvaro/,  SiifViáto^in,  (  oiorra  y  Poroira  do  la  Luz. 

La  ronunoia  dcd  Sr.  lM»rnando/,  so  mandó  pasar  á  la  Ctniíisión  do  Pt^ 
ticlonos. 

Sosuidamonto  so  puso  á  oonsid<^raoión  do  la  Sala  ol  si^nionlo 
diotánion: 


DICTAMKN 

!!•  A.  (i.  C.  y  L.  d<d  Estado. 

La  Comisión  úo  Potioionos  ba  vuc^llo  i\  oonsjdorar  ol  infoi*mo  y  mi- 
nuta do  dooroto  i)ros(Milada  á  V.  M.  (Mi  sosión  (\r  MI  úo  Dioiombro  últi- 
mo, sobróla  nMiunoia  del  Sr.  Diputado  1).  José  Antonio  líamiroz;  dos- 
l)Uósdo  dos(M*bada,  y  dosí^cbada  tambion  la  indicación  do  un  Si*.  Dipu- 
tado i)ara  ([U(»  so  !o  admitióse. 

Espinoso  os  el  caso  en  ({uo  la  Comisión  so  baila  en  un  asunto  al  pai'o- 
ccv  muy  son(Mllo  pai'a  ((Uí*  nogados  los  (Wtromos  do  la  cuestión,  no  os 
olla  (1(»  las  (|U(í  presenta  icM'mino  medio  sino  el  del  silencio,  poro  de- 
biendo <*umplir  con  ol  |>ro<*epto  do  abrir  nuevo  dictamen,  y  presentar 
otro  ¡)royin:'to  do  do(;i\ilo  á  la  consid(»ración  do  lalL  A.;do-:[)uos  do  me- 
ditar (letonidamíMit(M)brando  con  Injusticia  (pío  su  coníMíMicia  \o  dicta, 
tiíMio  ol  bonor  de(»l(»var  iú  adjunto  para  (juo  si  os  do  la  aprobación  do 
V.IL,  s(^  sii'va  sancionarlo. 

L()s  fundamentos  (mi  ((uo  oslo  <l(M_'retn  s(^,  ajxíya  son  los  mismos  ex- 
planados en  ol  intói*m(>  ant(M*ior  y  que  bacííMidolos  traer  á  la  vista  <*omo 
Sí»  pide  por  la  Comisión,  seria  ni(^l(\<to  ropetii*los. 

La  Comisión  saluda  á  la  II.  A.  (t.  C.  y  L.  con  su  más  distinguida 
(^:)nsideración. 

Canelones,  ;}  d(^  Enero  do  18*2í). 

Juan  Bonfo  Blanco — Saufinf/o  Sttyar/o — José 
Tn¡¡jnm — Anión ino  Domnqo  Costn. 


—     /O    — 


AIIN171\\  ])]\  DKCHK/ro 

La  A.  (t.  C.  y  L.  drl  Estado,  ha  íu^oi'ilado  y  díM'i'ofa. 

Ar(írulí)  rinií*íi.--S(»  ('(ni.^idora  á  1),  J.  Antonio  líamii'oz  como  Hcími- 
ciado  poi*  el  tcrnúi)(»(lc  un  ukvs  para  rcponíM*  su  salud. 

Puesto  on  discu.sión : 

El  Sr.  Ellanri  {][](), — (Jiioaunr|iio  por  su  parto  estaba  conforme  con  el 
dictamen  de  la  Comisión,  des(»aria  que  la  i'edacción  se  hiciese  en  otra 
forma,  porque  nada  so  decía  respecto  do  la  renuncia  que  el  Sr.  Ramirez 
hacia,  y  que  esto  era  dejar  la  puerta  abierta  para  que  cumidido  el  plazo 
que  la  Comi>^ión  seflala,  insistiese  en  hacer  nueva  renuncia.  Que  poi*  lo 
expuesto,  creia  que  la  i'edacción  debia  hacerse  adicionando  un  nuovo 
artículo  quedij(»ra: 

Ai'tlculo  1^*.  No  se  admite  la  i'cnuncia  h(»cha  por  el  Sr.  Ramiro/.,  Y 
segundo  el  de  la  Comisión. 

Quo  ha  dieh(^  (pie  es  procisí^  <^errar  la  puerta  á  las  rc^nuncias, 
porquí»  considera  ({ue  hí  se  hace  lugar  á  alguna,  por  solo  el  moli^ 
vo  exi)U(v^to  por  el  i-^c{\ov  Ramiro/,  se  veria  A  cada  paso  la  Asaml)lea 
obligada  A  a<*ceder  á  otras  d(»  igual  naturaleza  que  se  introdujeran. 

El  Sr.  Gadeu  dijo:— Que  la  renuncia  hfícha  por  (»1  Sr.  Ramírez,  debía 
«er  admltiíbi  por  la  Sala,  pU(»sto  que  (hmiostraba  la  ntH'Osidad  de  no  po- 
der concurrir.  Que  en  el  proyecto  eji  general  nada  había  que  hacei',  que 
cuando  se  entrase  en  la  discusión  en  paillcular  tendría  lugar  la  adieióp 
propuesta  por  el  Sr.  preopinante. 

El  Sr,  Co>^ta,  miembro  informant(^  (Iíí  la  ('(>misión,  hizo  explicaeio- 
nes  «obre  his  razones  que  había  tenido  la  Comisión  al  redaetar  el  artí- 
culo. 

I)e>ípue«  de  haberse  dado  por  suíl(*i(Mitemente  discutido,  se  sujetó  á 
votaelón  «i  se  aprobaba  ó  no  el  artículo  en  genei*al,  resultó  la  afirmativa. 

puesto  en  discusión particiüar,  el  Sr.  miembro  informante  déla Co- 
misión,Mijo:  - -que  la  redacción  propu(^sla  por  un  Sr.  Diputado  la  consi- 
deraba fundada,  pues  que  la  misma  Cianisión  al  estableeer  su  dictamen, 
había  tenidí)  presente  las  mismas  razones  en  que  se  apoyaba  el  Sr.  au- 
tor do  la  adición,  mAs  que  sin  embai'go,hal)ía  juzgado  del  caso  redaetar 
el  artículo  tal  cual  estaba.  Que  no  insistiría  en  que  so  sancionase  así, 
pues  (pie  respetábalas  nssoluciones  de  la  Asamblea,  y  que  como  en- 


—  /()  — 

("ni'í^iulo  por  la  í^oinisióu  pnra  sostener  y  (laií'xi)lica(*iones,  podía  ase- 
gurar (ine  la  Comisión  se  eonlorniaba  eon  la  adííión  indicada. 

Kl  S/',  G(ff./cff,—Qui'  íjiiei'ía  desentenderse  d(»  loque  puede?  haber  re- 
suelto la  Sala  para  estos  casos  en  otra  eireunstaneia,  y  ([ue  soloseadlic- 
i'iría  á  sostener,  qur»  no  debe  sei*  admitido  el  [)roye(Mo  presentado  por 
la  (.'omisión.  Cuando  un  Sr.  Diputado,  dijo,  hace  su  renuncia,  (Mne  al 
Cuerpo  «á  (jue  resuelva  si  dtdx»  ó  no  admitírsida,  por  qu(»  efectivamente, 
cuando  (día  es  i)resentaíhi  en  los  términos  (pK*  la  haccí  el  Sr.  Ramírez, 
(leb(*entend(»i*se  ([ue  no  ({uien»  concuri'íi*  más,  bien  s(»a  ditdio  por  sus  in- 
tereses, i)or  sus  achaques  ó  por  otro  pretexto;  él  al  fui  vicMie  á  d(icir  que 
no  quiere  venir.  Quejle  (*ste  principio  debe  partirse  para  (establecer  una 
rfísolución  quí*  pn^cisamente  son  la  d(í  admitirle»  la  nuiuncia,  mucho 
mas  cuando  r\  está  cierto  (|ue  el  Sr.  líamire/ no  v(Mi(li\á  por  que  no 
<iuier(*. 

hl  Sf\  Cosía, — La  Comisión  no  sal)(»  si  el  Señor  líaminv.  (piiere  ó  no 
venii',  ella  no  ha  IhícIio  mas  (juelijarsí*  (»n  las  razones  (|ue  (*xp<jne  Cín.su 
solicitud;  en  (día  no  se  (Micuentra  otra  <*osa  i)ara  hac(»r  su  renuncia,  (|ue 
la  n(H*esidad  de  ionrv  iiuc  atendei'  una  ciu*a  Ibiunal,  ocupando  para  ella 
algún  tiempo,  razones  {[wr.  á  juicio  de  la  Comisión  no  pensaron  lo  bas- 
tante» paraa<-ons(»jar  á  la  Sala  admitiese  la  i'enuncia,  y  ([ue  por  ello  solo 
se  redujo  á  sc^ñalarle  (d  tiíMiipo  (|ue  expresa  el  ai'tículo. 

Se  mandó  Iíhm*  la  soliciuid  d(d  Sr.  Hamirc^z,  v  hecho: 

7     f. 

El  S/'.  Ellatir'i\  dijo. — (^Mie  cuanto  impropio  le  serla  negarse  el  Sr. 
Hamirez  en  e!  sentido  (]ue  hadiidio  unSr.  Diputado,  tanto  mas  honroso 
le  es  el  modo  con  <\\\y\  se  dirige  á  la  líet)r(»sentación.  Que  era  necesario 
hacerl(\jusíicia,  pues  ((ue  se  ha  visto  bien  que  cuando  la  Asamblea  es- 
tuvo <mi  San  JoS(\  se  le  vióasistir  con  constancia á  las  sesionfvs  diarias, 
(juizástvstando  ya  enfermo,  pero  (|ue  como  la  distancia  era  corta  haría 
el  sacrificio  de  concurrir  Á^y\o  i)oi*  (vsto  insistía  en  ({ue  no  debía  admi- 
tírs(de  la  renuncia,  y  sí  s(»nalarlc  un  i)lazo  para  at(MKler  á  su  curación, 
pU(vsto(iu(Md  tiempo  (]ue  stí  señala  es  bastante;  pu(\s  si  antes  de  víMicer- 
se estuviese  en  ai)titu(l  <le  poder  asistir,  d(d)e  creerse  (|ue  lo  hará. 

El  Sf\  Gar/('((.--{^\w  <-uando  dij(.)  ([ue  no  quería  vc^nir,  no  fui'»,  i)or 
(|ue  estuviese  satisfecdio  de  que  así  era,  pero  sí,  por([U(^  juzgaba  que 
í)retextando  estar  enfei'ino  ó  indicado  oti*a  esi)ecie,  valía  tanto  (^omo 
d(»cirque  no  (|uería  asistii*,  (jue  im  la  p(Mición  viene  la  concesi(>n. 

Dado  el  i)unto  i)or  suficientemente  discutido,  se  proc(»dió  á  votar  sí 
s(»  a[)robaba  ó  no  (d  artículo  dt^  la  Comisión,  y  rcisultó  la  ncígaliva. 

En  este  estado,  (d  Sr.  Presidente  propuso  (pie  se  entraría  á  votar  el 
artículo  adicional,  pi'opuesto  por  un  Sr.  Diputado,  que  dice  así: 


—   /  / 


«Artículo  1.0 — Nose  hace  lugíu*  n  la  renuncia  solicitada  por  el  Sr. 
Raniiroz». 

Fue  apoyada  sulicientemente.  Sujeta  á  votación. 

El  Sr.Aíusini  ()]).^cr\(),  que  esta  indicación  debía  considerarse  nueva- 
mente, pues  que  era  una  redai^úón  que  auníjue  apoyada,  fallaba 
discutirla.  (^u(*  esto  creía  era  conloi-UK*  con  la  práctica. 

El  Sr,  Airaren,  dijo:  que  cuando  s(*  votó  el  artículo  después  de  la 
discusión  general,  había  votado  por  la  afirmativa;  (juc  cuando  se  hi/o 
despurs  de  la  discusión  especial,  lo  había  hecMio  por  la  negativa  del 
mismo  artículo;  pero  no  por  rl  solo  y  aisladamente,  sino  con  algunas  de 
las  adiciones  que  se  habían  indicado  (MI  la  discusión;  ([iw  lo  contrario 
habría  sido  votar  (MI  proven  conti'a  de  un  mismo  (*oncepto,  y  í[ue  así 
era  como  entendía  lo  dispu(\^fo  en  el  l{(>gla mentó  de  la  Sala. 

El  S/\CosU(, — Que  estuvo  conforme  la  Comisión  con  la  indicación 
adicional  hecha  por  el  Sr.  Diputíulo  Kllauri,y  (pie  admitida  la  adición, 
debiendo  ()cui)ar  un  lugar  preferenü?  al  artículo  en  discusiíjn,  debió  pro- 
ceder la  de  axiui'd,  pues  rpie  solo  laadi(*ión  propuesta  i)or  el  mismo  Sr. 
Diputado  había  sido  a[)oyada  suli(Menlem(Mit('. 

S(í  adujeron  algunas  otras  ra/ones  en  pro  y  contra;  en  el  mismo 
orden  (pie  se  hicieron  al  discutirse  en  particular,  y  despuíVs  de  darse 
el  punto  por  sufleientenuMile  discutido  y  sujeto  «á  votación,  fuci  apro- 
bado. 

Seguidamente  se  sujetó  á  votación  nuevamente  el  ai'tí(rul()  de  la  Co- 
misión (pie  d(?be  formar  el  segundo  de  la  minuta,  y  fué  aprobado. 

Se  tomó  en  coiisideraci(.)n  el  siguiente: 


DICTAMEN 

H.  A.  G.C.  V  L.  del  Estado. 

La  Comisión  d(»  Peticiones  ha  examinado  la  solicitud  del  Sr.  Dipu- 
tado dondabriel  Pereira,  en  ([ue  renuncia  este  cargo  por  el  mal  estado 
d(í  su  salud,  y  necesidad  que  tiene  de  contraerse  (exclusivamente  á  repa- 
rarla. Las  rawnes  son  las  mismas  en  (pie  don  José  Antonio  Ramírez 
se  funda  para  pedir  ser  relevado;  y  como  la  Comisión  so  ha  príjiiunciado 
ya  áeste  respecto,  opinando  (pie  la  i-císolución  aconsííjada  i)ue(le  servir 
de  i'cgla  ;il(.>s  casos  de  igual  naturaleza,  como  so  ve  en  su  informo  de 
31  de  Diciembre,  pro[)onc  á  V.  1 1,  el  adjunto  i)royecto  de  Decreto,  [)ara 
que  se  sirva  admitirlo  y  sancionarlo. 


-  -     éC 


La  Comisión  siihidíi  á  la  11.  A.  con  au  iná.s  dislinguidií  consldíM'ución 
y  aprecio. 

Canelones,  3  de  Knero  de  IH'25). 

Ji.ftin  Ik'íiito    lila  uro.  — SiiuthKjo   S^íyago. — June 
Trai-aui — Antouiíio  iJomiiffjo  Co.sUi. 

MhNLTA  DE  DI-XHETO 

I,;i  A.  (t.  C..  V  1,. del  l'^slndo,  ha  !t(.-i)i'(liulit  v 

DECRF/IA 

Arlícnlo  único.  Se  cons¡d(»ra  como  liccMiciado  al  Sr.  don  (tabri(»l  An- 
tonio Pereira,  portal  lérniino  de  un  mes,  pai'a  reparar  su  salud. 

Bhiuro.  —  S;njifjo.  —  Trap:iiii. — Costa. 

Puesto  on  disiuisinn  se  [)idió  por  el  Sr.  miemhro  informante  d(*  la 
Comisión,  se  r(Mlaclas(»  esta  cí)mo  la  anterior,  y  se  lii/o  en  la  forma  si- 
gui(Mite: 

((Artículo  1."  x\^)  se  hace  lugai*  á  la  rcMiuncia  del  Sr.  Pereira,  y 

2.'^  Isl  mismo  ri^dactado  por  la  Comisión. 

Suj(4a  á  votación  la  minuta  (mi  g(Mi(M*al,  fué  aprobada. 

Puestos  en  discusión  los  arlículos  rn  particulai*,  y  no  liabíendo  pro- 
cedido discUcS'ión,  fuei'on  aprobados  sucesivanKMite. 

Kn  (vs(e  estado  (íl  Sr.  l^'císidentí^  anunció  á  la  Sala,  haberse  concluido 
los  asuntos  ([\\r  formaban  la  orden  del  día,  y  s(»  levantó  la  sesión,  reti- 
i-ándose  los  SS.  «m  las  11  de  la  noche. 

Ilav  una  rúbrica. 

S'in    Vire  ule. 


En  la  Villa  d(í  CaneloiK^s^  á  5  de  Knor  >  de  mil  ochoiáentos  veinti- 
nuííve;  abierta  la  s(»sión ordinaria  con  los  SS.  Blanco,  Privsidenti». — Bc- 
i'ro,  E(*hov(MTÍarza,  Ellauí'i,  /udráñe/,  Masini,  Lamas,  MasiMilino,  Mu- 
ñoz, Lapido,  (tadea,  Ledesma,  Blanco  (1).  Juan  Benito),  /ufríat(»gui, 
Suárez,Sayago,  Costa,  (iuerra,  (larcía.  Payan,  Haedo,  lNM*eira  de  la 
Luz,  Zubillafja,  Trápani,  Núfiez,  Banvúro  (1).  Mif^uel),  Alvar(»z  y  Ba- 
rroiro  (D.  Manuel);  con  aviso  de  no  pod(M*  asistir  los  SS.  (^.hucai*i-o,  Fer- 
nández, Hodrííj;uez,  Pagóla  y  Osorio;  con  li(.*encia  los  SS.  Cavia,  La- 
guna, Pereira  (L).(rabii(d)  y  líamírez. 


-  TV)  - 

Leíchi,  ai)i*()l)a(la  y  firmada  la  acta  aiilurior,  se  dio  cuenta  de  los  asun- 
tos que  haijían  entrado  poríd  orden  siguien((». 

De  una  solicitud  de  los  empleados  de  V.  H.,  en  (jue  representan  no 
poder  continuar  en  td  servicio  á  (¡ue  eslá  cada  uno  afi'ctado,  en  razón  á 
que  la  moneda  (*on  que  se  les  cubre  sus  suí.ddos,  se  hallan  reducidos  á 
un  íntimo  valor  de  real  y  medio,  cuando  el  (Gobierno  abona  por  cada  bi- 
llete ocho  reales;  de  que  les  resulta,  qu(»  teniendo  ((ue  cambiarla  al  c  - 
mercio,  y  (»n  general  á  los  habitantes  de  esta  Villa,  i)or  moneda  metá- 
lica, para  atender  á  sus  necesidades,  se  encuentran  (nnpeñados  sin  po- 
der cubrir  suís  créditos.  Asimismo,  observan  á  V.  H.,  ([ue  el  asiduo 
trabajo  á  ([ue  están  contraídos  diariamente,  como  en  los  días  de  fiesta 
igualmente»  íjue  de  noche,  considei*an  que  la  H.  A.  se  servirá  valorar  la 
diferencia  de  ti'abajo  á  los  demás  empichados  de  la  Provincia,  para  ser 
atendidos  á  una  compensación  suficiente  ásus  incómodos. 

8e  hizo  igualmente  de  tres  informes  despacdiados  por  las  Comisio- 
nes en  el  orden  (pie  sigue: 


DICTAMEN 

II.  A.  (t.  C.  V  L. 

lia  Comisión  Especial,  (encargada  de*  dai'  su  pare(*er  sobre  c\  conte- 
nido de  la  nota  del  Excmo.  Señor  (Gobernador  Pi'ovisorio,  datada  en 
tres  del  corriente,  tiene  el  honor  d(*  chavar  á  la  Augusta  A.  (i.  la  minuta 
de  comunicación  con  ({uo  crecí  clebcM*  sím*  acpu^lla  contestada,  y  ha  enco- 
mendado á  las  SS.  Kc^presentaníes  don  Nielólas  (luerra  y  ion  Julián 
Alvarez  el  satisíacei'  á  las  dudas  cpie  puedan  ocurrir  en  la  discusión. 

La  Comisión  Especial  ofrece  á  la  A.  X.  (f.  el  homenaje  de  sus  más 
altos  respetos. 

Canelones,  Enero  5  de  18¿U. 

Joaqnhí  Stulrez. — Vahío  ZafriáícguL — Ba- 
silio Percira  IjUZ. — Nicolás  de  Guerra.-^ 
Julián  Alvarez. — Secretario . 

MINUTA  DE  COMUNICACIÓN 

Canelones,  lanero  de  18*2í). 

La  A.  (f.  C.  y  L.,  se  ha  píMiefrado  con  sentimicMito  de*  las  dificultades 
(pie  ha  experimentado  el  Excmo.  Sr.  (Gobernador  Provisorio  v\\  la  or- 
ganizacicHi  de»  los  respectivos  ministc»rios,  y  de  la  imposibilidad  consi- 


-  80  — 

gnieiitoon  i[ur  so  ha  linllíulo  do  í^xpodiisí»  pai'n  adoptar  las  muUiplira- 
das  medidas  (juc  demandan  las  urfj^ciití^s  níHV'sidados  del  Estado,  con  to- 
das las  i'irciinslanciascontonidas  en  nota  del  3  del  corriente,  y  después 
deoir  el  dietaniíuide  la  Comisión  Ks[)C(*ial,  nombrada  al  electo,  ha  acor- 
dado en  sesión  d(»  esta  fecha,  se  contesto  al  Excmo.  Sr.  (Toboi-nadoi*, 
que  considerando  la  conducta  tan  franca  como  circunspec'ta,  <iuo  ha  ob- 
servado en  una  posición  tan  dí*li<'ada,  s(MVdicitad(^I  acierto  con  que  le 
hi/o  el  objeto  de  sus  más  «grandes  (Njníianzas,  y  ([uc  reconoce»  altamente 
el  mérito  distinp;uido  d(^  haberlas  ací^ptado,  ])osponién(lolo  todo  al  inte- 
r(Vs  d(»  prestar  sus  servicios  á  un  su(do,  que  le  era  ya  drMidor  de  sus  pri- 
meras glorias. 

Que  un  ejemplo  tan  ilustre  da  derecho  al  Kxcmo.  Sr.  (lObernador 
Provisoi'io,  de  enc()ntrar(Mi  todas  las  clases,  ciudadanos  cidosos  ([ue  le 
auxilien  en  el  (hv^íMiipefio  d(»  sus  arduas  tareas,  y  (jue  confían  que  á  la 
voz  de  tan  digno  Jete,  s(»  harán  ellos  sui)eriores  á  las  inspiraciones  de 
su  mod(.\<tia,  no  r(v*onociendo  ofi'o  Ju(»z  desús  ai)titudes,  que  al  encar- 
gado, por  su  alto  destino,  de  apreciarlas.  Qwr  cuando  el  Kxcmo.  Sv. 
(fobíMTiador  Provisorio Juzgarí*  opoi'tuno  (hv-^tinai*  algiuio  ó  algunos  de 
los  honorables  miembros  d(»  la  Ií(*pr<'sentación  Nacional,  á  ejeirer 
(»mpl(M)sen  (|ue  considere nec(»sarios  sus  talíMitos,  la  A.  (i.  se  prestará 
á  [)rivarse  de  sus  servicio'^,  delhMcndo  á  los  conceptos  prudentes  del 
Excmo.  Sr.  (iobernador.  Ulíimam(Mit(»,  «pie  del)iendo  servir  de  r(\gla  al 
Excmo.  Sr.  (lolxM'nador  Provisoi-io  todas  las  disposiciones  adoi)tadas 
l)or  las  Lí'gislaturas  d(»l  país,  Ínterin  no  s(»  sanciona  la  Constitución  del 
]\stado, ose  <lierí»n  resoluciones  especial(»s  poi-  la  A.  (t.  (|ue  derogue 
aquí'llas,  nada  hay  (jur»i)ueda  embarazar  al  (iol)iei'jio  Provisorio  de 
tomai' todas  las  niíMlidas  y  (^xpedir  todas  las  j^rovidencias  que  fuei'cn 
conformes  á  las  l(»yes  y  estatutos  urgentes,  sin  nei^^sidíid  de  ocurrir 
))ai*a  su  sanciona  la  l?epresenta(Món  Nacional. 

Snáyrz.—Pcreira, — Uio-rra, — ZitfnátcgHi. — 
Alvnvr.7. 

ÍJ^  D(d  de  la  Comisión  de  Pí^ticiones  en  la  solicitud  del  Diputado  don 
Lorenzo  iMjrnández,  haciendo  renuncia  del  cargo  de  líepresentantí». 

Y  3.^^  ()trod(*  la  misma,  en  lañóla  del  Excmo.  (robierno  Pi'ovisorio  á 
v(;intidos  dci  Diciembre  último, sobre  la  (dección  de  Ministro  (M1  la  [)er- 
sona<lel  Sr.  don  .hian  h'ran(Msco  (liró. 

Se  mandó  pasará  la  Comisión  úv  Peticiones  la  solicitud  de  los  em- 
plíN'idos  d(»  la  II.  A.  y  los  dos  informivs  (U*  <\-;ta  misma  Comisión  qu(*  s(» 
acaba  de  indicar. 


-  -  81  — 

hl  Sf\  P/esíf/cnte  propuso  se  anunciaría  c\  día  en  (juo  debían  consi- 
derarse. 

Acto  continuo  se  volvió  á  kícr  la  minuta  dííconiunicación  presentada 
por  la  Comisión  Especial,  y  hecho  se  puso  en  discusión. 

El  Sr.  GarJca,  dijo—  creo,  S.  S.,  que  toda  v(»/  qu(^  el  Gol)ierno  se  di- 
rija ácste  H.  Cuerpo,  exponiendo  conceptos  dignos,  deberá.  coiít(\stár- 
sele  lacónicamente.  Ju/go  noestál)ien  redactada  la  minutade  comuni- 
cación, pues  en  una  de  sus  partes,  envuelve  vigorizar  las  disposiciones 
que  antes  nos  rejlan.  Me  n^servo  pai*a  hi  discusión  de  ésta  en  particular 
hacer  algunas  obsci'vaciones. 

El  S/\  Alcctfx'^, — Para  entonces  s(.*  i'eserva  uno  de  los  miembros  in- 
formantes de  la  Comisión,  hacer  las  explicaciones  (jue  sean  nece- 
sarias. 

El  Si'.  i\/¿moj, pidióse  leyes(íla  comunicación  del  Gobierno  á  que  so 
reíiere  la  minuta  de  contestación.  Hecho,  dijo  (|ue  había  pedido  la 
lectura,  sólo  i)ara  imponerse  de  los  conceptos  íjue  ella  contcuiía. 

El  S/\  PrCrS(dcníc\  anunció  (jue  se  iba  á  votar  si  estaba  r\  punto  suíi- 
cientemente  discutido.  I.aSala  guardó  silencio,  y  habiéndose  dado  i)or 
discutido,  se  procedió  á  votar  si  sea[)robaba  ó  no  la  minuta  d(?  comu- 
nicación en  general,  y  resultó  la  aíirmativa. 

Puesta  en  discusión  en  particular: 

is/ *S/\  i\/¿moj^,  propuso  que  podía  dividirse  en  dos  i)artes  la  redac- 
ción de  la  minuta,  tomando  la  primei-a  desde  donde  dice  al  efecto  ha 
acordado^  hasta  donde  emi)ieza  dicicMido  lUtln  amenté^  y  desde  aípn' 
hasta  su  conclusión. 

El  Si\  Zndiule^^{\\\(}  evoAiX  debía  c(.)nsiderarse  la  comunicación  en  tres 
partes,  la  primera  desde  donde  dice:  al  efecto  ha  acordado  en  sesión  de 
e¿»/a  Tcc/za  hasta  donde  dice  apor  su  alto  destino  de  apreciarlas»;  ¿/i 
desde  donde  empieza,  u((UíM:uando  el  Kxcmo.  Si*.  (lobernadí^r  Provi- 
«sorio  juzgare  oportuno»,  hasta  donde  concluye  «conc(»ptos  prudentes 
«del  Excmo.  Sr.  íiobernador», y  3.'^  desde  dond(í  empieza  ui'dtimamen- 
«te»,  hasta  su  conclusión.  Se  apoyó  generalmente. 

Puesta  en  discusión  la  primera  parte. 

El  Sr.  Gadea  pidió  la  palabra,  y  dijo.  No  (M*eo  conforme  las  expre- 
siones de  la  minuta  cuando  dice:  (am  ejemplo  tan  ilustr(?,  da  derecho  al 
«  Sr.  Gobei'iiador  para  enconti'ar  etc.»;  [)ei*suádome  debiei'a  decii*:  «da 
«  derecho  para  persuadirse»,  y  con  i*es})ecto  ((á  (pie  los  ciudadanos  ce- 
«  derán  á  los  sentimientos  de  su  conciencia  y  se  harán  superior(vs  á  sí 
«  mismos  en  vista  de  la  conducía  de  tan  digno  Jefe»,  que  creía  que  ei-a 

G 


/"»  • 


—  H¿  — 

como  querer  impulsar  ú  los  ministros  siguiesen  (mi  desempeño  de  las 
funciones  (^lue  [iov  debilidad  de  hombros  pai'a  soi)()iiar  lanío  peso», 
liabían  i'enunciado,  y  que  (ambi(Mi  estas  ^-expresiones  podían  adh(M*ir  al 
íiobiíMUio  á  i\\\()  no  admitiese  las  renuncias. 

JtCl  S/\  A!nar(\:.S()  hay  objí^to  á  qu(»  si  se  h»  pon(í  el  micr()scop¡o  no 
se  1(»  encu(Milr(»  (»scamas,  y  no  hay  pei'í(.)do  á  que  no  s(»  le  hallen  d<»iec- 
los;  (jue  respetandí)  por  lo  mismo  los  snpei-ior(v<  talíMitos  del  Sr.  Dipu- 
tado i)n*opinan1e,  no  íenía  in(*onv(M!Í(Mite  en  qu(»  s(í  anadiesi»  la  palabra 
(( [)ersuadir  o,  aun({U(*  (Miconcei)to  suyo  (»ra  un  phionasmo  de  sentido; 
si  la  Snla  lo  (encontrase  convenir.  Que.  hablúndose  en  la  minuta,  de 
ciudadanos  etílosos,  (pie  se  (M)contrarían  (mi  todas  las  clases,  era  pi'eciso 
hacer  violencia  á  Ins  palabi'us  para  iníerpríMai-las  en  (d  sentido  de  que 
s(*  tratusí^  d(»  pcM'suaíJir  al  (lobierno  (|U(^  insistií^síMMi  -^us  primeras ele(*- 
(•ion(»s;pero  quí»  habiíMido  sido  (d,  reílactor  di^  la  miiuita  por  (encargo 
de  la  Comisión,  no  se  o[)ondría  á  ([ue  se  sustituyesen  (»xpr(*sion(.»s  más 
[)ropias  á  las  que  no  pareci(\s(»n  sei'lo,  y  se  (nitasen  así  los  (*onceptos 
e(|Uívo(*os. 

En  (»st(M»stado,  después  do  haberse  dado  el  punto  por  safiídeíite- 
mente  disentido,  s(»  pi*o(»edió  á  votar  si  se  aprobaba  (')  ñola  primer 
pai't(»  qu(e  c(»ntenía  !a  nnnutu  de  comunicación,  y  resultí)  la  alirmativa. 

Pu(NSta  en  discusión  la  s(\o;unda  purte: 

El  Sr.  Ziifldñc:^  dijo.  -Yo  creí)  que  no(\s  lo  mismo  que  la  Asamblea 
se  prive  de  un  lí(ei)resent;nit(\  ((ue  privarse  de  tr(\^;  y  por  (\sío  dc.vsi^a- 
ría  sab(M*,  si  se  ha  udmitido  la  renuncia  del  Sr.  Ministro  de  (lobierno, 
pues  que  extrnjudicialnKMíte  habla  oído  decii*  (pie  no  con(*urria  al  des- 
pacho, poríjue  si  eíectivaniíMití^  hubía  {\\\o  ^wcwv^^:,  algunos  S.  S.  jiara  el 
Ministerio,  podía  causar  perjuicio  (>  (Mitoi*pecimient'>  á  los  Irubujos  del 
Cuerpo,  i)ues  í[ne  oI)S(M'val.)a  había  precedido  la  lectura  de  un  pi'oy(M-t(j 
de  decrí^to  en  ([U(*  se  prev(Mn'a  lu  (dección  de  otro  l)ii)Utado  (Mi  lugaiMlel 
Sr.  (iiró. 

El  S/\  Co^td,  (lijo.-"('ontestar(.''al  Sr.  l)ii)Uta(lo,  resi)ectode  su  obser- 
vación como  mi(*mbro  de  la  (.-omisión  de  Peticiones,  i>ues  (pie  se  ob- 
serva había  precedido  la  lectura  de  un  i)royeclo  de  decn'íHo  en  ((ue  se 
l)r(.»venía  la  elección  (1(3  oti'o  Diputado  en  lugar  del  Sr.  (iir\  (degido 
Ministro  dtí  (lobierno.  (^ne  la  Comisión  al  i)roponer  a((U(dla  minuta  de 
decivto,  hnbía  t(?nido  en  vi>ta  ([ue  v\  Sr.  (tiró  estaba  desempeñando  (d 
MinisttM'io  de  (fobierno  y  H(dacion(v<  Exteriores,  y  todos  los  denii'is  que 
interinamente  s(»le  había  encoiiKMidado  i)or  el  Sr.  (lobernadoi*,  según 
el  contenido  (1(*  la  nota  (pie  dio   nK'ritoá  aconsejar  el   reemplazo  d(» 


aquel  Sr.  Diputado,  por  otro  í[iu.'  oli{j;ies;(M4  Depailamento  á  que  por- 
tenccla. 

El  S/\  Prcsfdcn/e  o\)>>cv\i)  tanibión,  í|uo  casuaimrnto  acabal)a  dcM'o- 
cibir  una  comunicación  autorizada  por  el  Sr.  Ministro. 

El  S/\  Alvarcz, — Que  por  la  cláusula  qu(^  está  en  discusión,  no  se  ha 
ligado  la  Sala  las  manos,  ni  compronietídose  de  un  modo  absoluto  é 
irrevocable  á  deferir  sicmi)r(*  á  las  (^leccioncv^  ([ue  lii(*iere  el  (tobierno 
de  alguno  ó  algunos  délos  S.  S.  Uei)res(Mitant(v<,  despojándose  déla 
atribución  de  hacer  estas  clasiücAciones;  ¡mes  con  estudió  se  había 
puesto  la  palabra  ((i)rudente)>  lial)Iando  de  los  conceptos  del  Gobierno, 
á  los  que  sólo  se  imi)onfala  ley  de  dcf(»r¡r,  y  rpie  en  esto  no  se  coi-ría 
riesgo  alguno. 

No  habiendo  (piien  tomase  la  i)alabra,  se  pro(*edió  á  votar  si  se  daba 
el  punto  poi*  su(icientement(»  discutido  ó  no,  y  i'osultó  la  afirmativa. 

Si  se  aprueba  la  s(»gunda  parte  de  la  minuta  de  comunicación  ó  no 
—  (  Afirmativa. ) 

En  discusión  la  tendera  parte: 

/s7  Sr.  Tj^/^/cr^  pidió  la  i)a labra,  y  dijo.  Por  más  que  me  haya  esfor- 
zado en  persuadirme»  ecpiivocado,  (Mi  los  conceptos  ((ue  aduje  en  la  mi- 
nuta en  general,  de  (pie  (MI  una  de  sus  part(.^s  envolvía,  vigorizan  una 
ley  ó  leyes;  he  oído  í(U(í  los  S.  S.  nii)utados  (jue  me  han  precedido  en 
la  palabra,  han  entendido  h)  mismo  que»  yo,  y  en  c^sta  virtud  voy  á 
decir. 

No  puede  s(M' cons(»cuencia  de  una  minuta  de  comunicación,  luK^er 
vigentes  leyes,  ni  crearlas,  puí»s  (»slo  es  obra  de  serias  discusiones  y 
sanciones  muy  premeditadas.  Además  de  esto,  si  el  (Gobierno  debe  r(3- 
glar  su  conducta  por  las  leyes  adoptadas  i)or  las  Legislaturas  pasadíis 
de  la  Provincia,  entre  ellas  se  encuentran  algunas  sanci(jnadas  por  (d 
Congreso  (xíMKM-al  Constituv(Mit(í,  cu  vas  deliberaciones  va  la  Asamblea 
en  sesiones  anteriores  ha  repulsadí),  cuando  la  Comisión  Militar  infor- 
mó (pie  el  Gobierno  puílieso  exp(Mlirse  por  la  ley  d(»  treinta  y  uno  de 
Diciembi'e  d(.'  1X25,  en  una  solicitud  de  un  soldado  inválido  de  (pie  s(» 
trató  nochcvs  antíM'ionv^,  y  la  Asamblea  sancionó  (|ue  se  (estuviese  «á  la 
ley  (luo  se  establezca.»  (^ue  esto  no  era  ser  cons(^cuente,  y  (pie  d(»bían 
ser  (Consideradas  las  h^yes  cribadas  [xm*  las  Legislaturas,  C(jmo  las  san- 
cionadas por  el  Congreso  recibidas  i)ora(iU(dlas,  y  (pie  ambas  [)artes 
debía  abrazar  la  minuta. 

El  Sr,  Alcí(/V3 — Que  la  Comisión  habia  [)r(v<entado  una  minuta  de 
comunicación,  y  no  un  proyecto  de  ley  ó  de  decreto.  Que  en  la  (*omuni- 
caciíMi  se  decia  que  se  conformase  el  Gobií»rno  á  las  l(»yes  vigentes,  lo 


-  81  - 

qiií' lio  íM'fi  í'stíihlccíM*  alguna  niiova.  (>íu(M»sas  l(»yes  vigontes  debiari 
('xisiir;i)ncs  (|ii(».siii  (Mías  no  (existiría  el  (iol)iorno;y  (|uo  (liciOndo.sc  ([uc 
ü<*  conforinasc  á  (.'lias  nada  síMnn()val)a,  por  ron.sigiiiíMite  no  se  salia 
por  lo  mismo,  d(í  los  limites  <\  (jiie  d(.'bía  ceñirse  una  simple  minuta  de 
e()muni(*aí*i(')n. 

Kf  Sf.  JiruTciro  (Dn,  Mifinel)-  -^hi  pare(*e  que  por  lo  mismo  era  ne- 
cesario se  (lij(v<e;  n  las  leyes  respectivas  vigentes  en  los  diferent(\sdi.s- 
U  itos  del  Kstado;),  pues  (juíí  sicMido  solo  (4  ohjíMo  actual  de  la  ComisiíMi 
y  de  la  Sala,  dar  una  (leclaraei(')n  al  (Gobierno  para  que  se  expida  en 
los  casos  genei*al(*s,  se  (»vita  así  (»I  ¡nconvenienle  de  (pu?  esta  declara- 
ci(')n  enviK^va  en  sí  misma,  una  creación  de  leyes  para  M<mtevideo  y 
la  Colonia,  (^ue  poi*  eslo  sería  de  sí.miIíi*,  (ju(*  se  estuvi(^s(jn  á  las  leyes 
respectivas  vigent(»s  en  el  Kstado.  (^ue  (''sta  d(»(Maración,  no  puede  servir 
í'uv^tableeer  leyes  para  la  plaza  y  la  eami)ana. 

Vwr  ai)oyada  sulleientemente  esta  indicación. 

El  Si'  .'ilraiv:^  dijo.  -Que  la  obsci'vaeión  lieclia  por  (d  Sr.  Diputado 
pi'eopinanle  era  exacta,  y  (|ue  no  s(»  habla  tenido  |)resente  por  la  Comi- 
sión. (>}ue  bajo  (vste  punt(.»  di*,  vista  la  cláusula  discutida  ofrecía  una  dis- 
cusión de  grave  inter<'*s  y  ti'asc(Mid(.^ncia,  que  (»n  la  intención  de  la  Co- 
misión no  liabíacstado  el  i)roponer([U(»  por  lo  mismo  (»xigía  (jue  este 
punto  l'u(»s('  nui^vameiite  meditadi»,  sin  av(Miturarsí»  á  una  resolución  tan 
importantí*  s(d)re  tablas  y  (juí*  rc^tirando  i)or  ahora  la  Comisión  la  cháu- 
sula  en  discusión  píclía  volviese»  á  cdla  i)ara  qu(*  hici(»se  una  nu(.*va  re- 
dacción,(|uesalvas(»  las  dilleulíaíUvs  nacidas  de  la  obsíM'vacii'm  liecha 
por  el  Sr.  Diputado  i)r(M)pinant(s  sin  perjuicio  de  (pK»  continuase  la  dis- 
cusión, para  (pu^  las  nuevas  observaciones  (pie  se  hiciesen  por  otros 
S.S.  l\(»prescntant(v-:,  ilustras(Mi  y  diesen  lugar  á  (expedirse  la  Comisión 
c(m  más  acierto. 

T'ih' apoyada  la  indicación. 

Kl  Si\  J,  Klhntri^i\\\{\,  (^u(*  no  se  al(\ja  de  (N)nsiderar  justa  la  (jbser- 
vaejón  hecha  poi*  un  Si-.  Diputado,  ndativa  á  notar  la  expresión  de 
((Leyes  expedidas  por  las  ant(M'iores  lA^gislaturas»;  pero  tampoco 
puede  convenii*  (MI  (¡ui»  se  diga  (das(l(í  los  r(vspectivos  distritos»;  por(][ue 
no  se  conocíMi  Leyes  Dt'[)aríam(Mit:des;  p(i{v<  en  (»1  he(dio  d(*  s(M'  leyes 
s(»n  g(Mierales  d(d  Mstado.  (>}ue  una  cosa  ív<  no  haber  S.  S.  y  otra  noes- 
tai'  (MI  ejiM'cicio  (MI  tal  ó  cMial  punto  d(d  t(M*ritorio  como  las  hará  i)oner  el 
Di)d(M*  LjeíMitivo  segim  vaya  ((uedando  expiMÜdo,  y  (|U(»  así  opinaba  que 
solóse  diga  "Leyes  vigiMites». 

/•-/  Si\  Mfiñ(t.:\  dijo.  Que  r\  (vetaría  si(Mnpre  conforme  con  la  parte  de 
la  minuta  (pn»  se  discutía,  j)or((U(»  consid(M'aba  (pie  (M-a,  en  su  opinión, 


S5 


como  (lohía  do  i^odactarso.  Que  ya  so  oníondía  qiio  se  hablaba  on  olla, 
do  levos  protectoras^  ó  i)in*aiii(MiííM)rgáiiicas;  quo  ya  so  vcíu  ((uo  estas 
loyííS^  no  se  noc(*sital)a  para  que  rijijiosoii  ponerlas  cmi  ejercicio  i)Or  iik^- 
dio  de  otras  leyes  ó  doíM'otos,  [)iios  qiu*  ollas  ííMiían  poi*sí  cierto  caráí^- 
tei'  de  existencia,  que  sólo  siendo  abro^^^adas  por  otra  ley  podrían  per- 
der, y  anadió.  ¿V  qiió  pcM'derían,  S.  S.,  los  ciudadanos  do  Moní(»vid(M)  y 
Colonia  (*on  qiu*  se  l(\s  (\c\\  esas  l(»y(^s  protectoras,  y  s(»  rejilla  monten  s(»- 
gün  las  l(\yes  vigentes  los  difiu-ontos  ramos  do  la  adminisuvición?  Lo 
que  podía — dijo  -alarmará  la  población  de  Montevideo  y  Colonia,  s(M*ía 
considera!' vigentes  las  h^yes  que  impoi'ían  el  establecimiento  de  con- 
tribuciones, poro  óstas  lian  caducado,  porque  como  ellas  tienen  una 
existencia  marcada,  es  pasado  con  nniclio  (d  ticMiipo  d(»  su  dura(Món  y 
véase  como  (añadió);  ;*i  la  sanción  de  leyes  gravosus  concunlan  con 
sus  votos  los  habitantes  d(»  Montevideo  y  Colonia.  Concluyó  después  do 
otras  observaciones,  j)idi(indo  que  la  Sala  sancionase  la  parle*  de  la 
minuta  como  estaba  redactada. 

El  Sr.  Bari*eiro{D,  Mif/fiel),  dijo — Que  no  había  priítcndidoata(\arlas 
leves  sean  ellas  cuáles  fuívs^n,  sino  sólo  no  hacerlas  extensivas  á  Mon- 
tevideo  y  Colonia,  [)orqu(»  no  es  ost(^  el  caso  de  ello,  ni  puede  aun 
serlo,  por  (jue  no  sería  just(».  Supongamos  la  ley  sobre  i>apel  sellado, 
patentes,  supresión  do('al)ildo,  etc.  Concluyó  [)idi(Mido  qu(*  se  redactara 
en  otiM  forma  la  terc(M'a  parto. 

El  S/\  Gadca^  dijo  --(^ue  ni  la  redacción  hecha  por  la  Comisión,  ni  la 
aducida  poi*  el  Sr.Harreiro,  salvan  á  su  ve/ las  escabi-osidados  difíciles 
(jue  esta  mat(M*ia  contiene,  puívs  (V-^ta  deja  loy(vs  vigentes  para  una  i)arto 
de  la  pob!a<;ión  que  no  (IííIxmi  compi'onder  á  otra;  aquéllas  generalizan 
las  existentes  sobrcí  supresión  d(*  ( 'abildos,  papel  moneda,  ])atontesetc., 
hasta  la  población  Montevideo,  cuyos  Diputados  no  con(*urri(MN)n  á  su 
sanción,  y  (pie  la  minuta  todo  debía  salvarlo. 

El  S'\  Barí  eiro{D.  AHf/(iel),  dijo — Que  ova  crear  una  ley;  <[ue  no  os  la 
menor  parte  del  Kstado,  Montevideo  y  Colonia,  que  (»s  la  mayor,  y  (|ue 
parece  duro  (luerer  foi*zar  á  osos  dos  puntos  á  reconocer  (v^as  leyes, 
tanto  por  DO  haber  concui'rido  á  su  forma<:ión  como  porque  subsisten 
en  la  campana  sólo  por  hallarse  existentes  (mi  ella;  y  que  no  estándolo 
allí,  el  (ju^rer  que  el  (lobiorno  se  reguh*  generalmente  por  ellas,  (»s 
crearlas  para  aíiucllos  distritos.  Que  ahoi^a  recién  el  Kstado  va  á  oi*ga- 
nizarse  con  el  cai'ácterdíMndepondionto  que  ha  adquirido,  y  (ju(*  es  al 
constituirsíí  (jue  cM  uniformará  sus  (v^^tatutos,  gen(M*alizando  los  de  aquí, 
ó  los  de  allá  ó  sustituy^indoles  otros,  i^nc  dijo  al  i)rincii>io,  (|ue  el  objeto 
do  la  Comisión,  no  era  ni  i)0dla  sím*  otro  que  o\  di»  una  doclara<*ión  para 


—  m  ~ 

quo  el  (lobinnio  pueda  expedirse,  y  ({iie  poi*  lo  tanlodebo  evitarse  o\\  la 
i'ouloshieión  euanlo  (envuelva  ereaeióii  d(ilev(vs. 

El  Si\  Cosía,-  SíTía  hiKíiio  (pie  el  Sr.  Diputado  pi*eopiiiaiilí*  redactara 
la  indieaeióu  que  había  sido  apoyada. 

El  Sr.  Mkííú.^^  observó,  (jue  la  euesüóii  era  si  se  iiabía  de  \()lv(»r  á  líi 
Comisión  la  parte  d(>  uiinula  <|ue  se  discutía,  ó  si  debía  seguir  la  discu- 
sión d(»  este  asunlo. 

El  Si\  C'>«s/<Y,  dijo  (Juela  discusión  previa  era  inoportuna,  pues  apo- 
yada la  indicación  de  (|uo  vuelva  la  tercer  parte  d(»  la  minuta  d<.»  comu- 
nicación á  la  misma  Comisión  Espcí^al  para  sor  r(*dactada,  se  presen- 
taría á  la  considei'ación  de  la  II.  A.  y  entonces  era  el  tic^mpo  preciso  de 
discutirse. 

El  Sr.  Ellauri. — Kstá  puesto  eu  discusión  este  ai*tículo,  y  mientras  no 
sea  desechado  no  pueden  tener  lugar  las  indicaciones  ([ue  se  han 
hecho. 

El  Sr.  Muño:.'  Inculcó (»n  (jucmmíi  i)i'eciso  len(M*  i)restuit(.»  (d  (*aráctor 
de  las  leyes  de  qu(»  se  entendía  hablaba  la  minuta,  y  ([ue  también  se 
eniendía  que  las  K\ves  áque  se  refiere,  ei*an  las  que  habían  sancionado 
las  Legislaturas  cU»  la  Provincia  y  (jue  como  había  dicho  antes,  las  le- 
yes sobre  (H)Utribu(Mones  no  existían  legalmente,  y  que  de  consiguiente 
las  que  se  sancionasen  en  adelaníe,  seilan  las  que  autoi*i/arían  al  Go- 
biei'no  para  percibir  las  contribuciouívs.  Qu(?  tambión  era  preciso  tener 
presentfM|uela  población  de  Montevideo  y  Colonia,  era  apenas  una 
quinta  parte  de  la  del  Kstado,  y  íambién  (jue  en  la  Re[)rcscntación  Pro- 
vincial se  había  interpretado  su  voluntad,  cuya  interpr(»tación  había 
sido  justiíicada  cuando  en  la  primera  remiión  populai*  ({ue  hul)0  en 
MontevifltM),  se  (^xpi'csó  claramente,  aídamando  í[\\í'  (juerían  sfu*  regi- 
dos por  las  l(»y(vs  d(»  la  l^rovincia.  Y  concluyó  diciendo  qur»  él  estaba 
por  la  ríMlacción  d(^  la  partíMle  la  minuta,  como  la  había  piesentado  la 
Comisión,  por  cuanto  ella  im[)oi'laba  una  resolución. 

S(^  pasó  á  cuarto  intermedio  y  vueltos  á  la  Sala: 

El  Sr.  Odrrciro  (D.  AJif/acl),  dijo.— Kl  HeglanK^ito  aclamado  en 
Montevideo  fué  luiicamente  para  las  eleccionfvs,  esto  no  quiera*,  decir 
que  haya  [ícnsado  adoptar  las  leyes  establecidas  ó  adoi)tadas  en  la 
campana.  Si  es  monstruosa  la  falta  de  uniformidad,  eso  sólo  quien»  de- 
cir, que  debe  legalmente  i)ro[)(índerse  á  establecerla;  pero  que  esto  será 
ol)ra  de  muchas  discusiom^s  largas  y  muy  premeditadas,  y  por  lo 
mismo  no  i>uede  entrar  en  el  obj(*to  del  momento.  Que  sin  i)erjuicio  de 
adelantarse  en  el  particular,  debe  entre  tanto  seguirse  como  (4i  reali- 


—  87  — 

dad  80  ha  (^ontiiuiado  dosdo  Ui  i)a/  lia^ta  ahora,  sin  que  por  olla  so  haya 
inferido  ol  menor  onihara/o. 

En  o-sjo  estado,  sí*  i)roeedió  á  volar  si  sí»  daba  el  punto  por  .suíieíon- 
tonKínle  diseutiílo  ó  no,  v  rívsultí)  la  aíirniativa. 

Se  lííVí)  la  íorcNíra  pai'te  íle  la  nnmita,  y  sují^ta  á  ví)1aínón  si  so  apro- 
b  iha  í*)  ní>,  resultó  la  negativa. 

Kl  Sí'.  Pí'csulentt\  anuní'ií)  al  Sr.  Harreirí)  íjuo  podía  rodaclarsu  indi- 
eaci(')n  nuevanieníí»,  v  lo  hizo  en  í'stos  lí''rniiní)s: 

Que  en  lugar  de  ílíM'ir  que  .se  est('»  á  las  insUtueion(\s  aílí)pfadas  por 
las  Lí^gislaturas  del  i)aís  qu(í  se  diga:  «\  las  leyes  generales  vigentes 
en  los  diferontívs  ílistrití)s  del  p]stadí))). 

Dosi)U(Vs  íle  haber  sido  suíieientemíMití»  apoyada,  so  puso  en  íliscu- 
si(')n  v: 

El  Si\  Ijtpkln  pidi(')la  palabra,  y  ílijo — Que  ruando  0\  había  nogaílo 
su  votí)  á  la  parte ílí^  la, minuta  dí»sí»ehaíla,  fueron  í*onceptodoquo  vol vid- 
ria á  la  Cí)nusión  paraípu»  nMlaclai'a  otra,  y  j)ara  íinlí)ní'(vs  í'on  nKíjí)res 
eí)nocimientí)S  jxxlría  hablar  í*on  más  aciíM'to. 

El  *S''.  Co>¿'/,ílijo  -  La  inílií^aciíMi  híMdia  i)í)r  un  Sr.  I)ii)utaílí)  paraípie 
vuí^lva  á  la  misma  ('í)misión  la  minuta,  ha  siílo  suíií*ientoment(*  apí)- 
vada  V  í»n  í'Ste  easo,  debe  pí)ní'rsí*  á  ejnsiílíMvu:ií')n  de  la  Sala  si  ha  íle 
pasar  á  la  ('í)misií')n  í)  ní>. 

Habiendo  guardaílo  silencio  la  Sala,  el  Sr.  Prosiílenfe  sujetó  á  vota- 
ción, si  ha  íle  volver  ó  no  á  la  Comisión  esto  asunto,  resultó  la  afir- 
mativa. 

So  leyó  la  siguientí\ 

MINUTA  DE  DECHETO 

ArtííMdo  únioí).  Se  doídara  en  tí>ílí)  el  territorií)  ílol  Estaílí)  al  Bi*¡- 
gaílier  D.  Fi*uetuí:>so  Rivera,  libre  íle  las  imputaeií)nes  de  tivniílor,  y  en 
plení)  gí)ce  de  los  privilí^g¡í)s  y  prei'ogativas  anexas  á  un  buen  eiuíla- 
dano. — Lapido. 

Su  autor  la  funíló,  y  habiendo  siílo  sufieiontomente  npí)yada,  se 
manilo  pasará  la  Cí)misión  Espoí'ial  quí^  había  entenílidoon  los  asuntí)s 
del  Si',  (xonoral  Rivera. 

El  Sr.  Lamas  i)resentó  la.  siguiente. 


«8  — 


MINUTA  DK  DKCRKTO 
La  A.  ( T.  C.  y  L.  del  Ivslíulo,  ha  abordado  y 

DISCRETA : 

Arlículo  único.-  Iiiví(<\sf' á  la  Comisión  do  llacionda  para  que  pro- 
soiiíí.Mín  pr()yoct()  irlaliví)  «á  nivrlar  l()s  derochos  que  se  coliraii  en  la 
Aduana  do  Monlovidoo,  roformarv  moralizar  (\\  nvsnjuardo  v  á  establo- 
(*or  el  i)eso,  medida  y  graduación  de  los  diforonl(»s  ef(vto.s  ih)  inlroduo- 
oión.--/v^^///í/>'. 

Su  autor  lo  fundó  y  habiendo  sido  suri(*¡entemcnte  apoyado,  se  mandó 
pasar  á  la  Comisión  de  Pi^ticiones. 

Kn  oslo  estado,  sí»  levantó  la  si^síón.  v  s(»  rc*tii*aron  los  S.  S.  á  las  once 
de  la  noche. 

líav  una  rúbrica 

S((n  Vicrníc. 


Va\  la  N'illa  do  Can(ílon(»s,  á  siet<^  d(í  Knei-o  de  mil  ochocientos  v(»inli- 
nurve;  abitula  la  sesión  ordinaria  con  los  s(»nores  IJUnn'o,  l^rosid(»ntc; 
Suare/,  Zubillaj^a,  BhuKM»  (don  Juan  Heniío),  Masculino,  H(M*ro,(luerra, 
Costa,  Mllauí'i,  Zudanez,  llaedo,  ¡Nufie/,  Luz,  Sayaj^o,  Harnero  (don  Ma- 
nu(d),  Zul'riáte<^ui,  Lamas,  líarreiro  (don  Miguí^l),  Payan,  (barcia,  Le- 
desma,  Kch(n(M*riai-za,  Maslni,  (iadea  y  Al  varí»/;  con  aviso  di»  no])odí»r 
asistir  los  S.  S.  Chuí;ari*í),  lMM*nandez,  líodi'iguo/,  Trápani  y  Osí)rio;sin 
lií'íMicia  ni  aviso  los  yeñí)rí'sLa[)iílo,  Pngola  y  Muñoz;  con  licení?ia  los 
s<»ní)r(^s  Cavia,  Laguna,  Pí^icira  (ílon  (iabrií^l)  y  Hamii'cz: 

Leída,  ai)i-ol)ada  y  lirmada  la  acta  anterior,  so  íhóí'UíMita  dí^l  informo 
y  minuta  d(»  ui]  poiííHlo  do  comunií*aí*ión,  prívsontadí)  por  la  Comisión 
(vspoí'ial  encargaíla  de  informar  en  la  iiíMa  del  Kxcmo.  (iobiorno  foídia 
tres  del  (*orriíMití\  ílel  modo  ([uo sigue. 

DK^TAMKN 

II.  A.  (t.  (\  V  L. 

La  Comisión  Lspeciul  (Micargada  úr  ílar  su  i)ai'Oí'er  sí)bro  la  nota  díd 
(u)l)i<M*no  Pr(»visí>rio,  datada  en  tr<'sd(d  coi'i-i(Mití\  íl(»spues  íIí*  las  nías 


--  89  ~ 

pi'ofuiidns  uKulitacionr^s  y  do  hahor  invocado  las  luces  d(3  difcuvntos  s(»- 
fiorcs  Diputados,  para  rousultar  cd  acioi*ti)  fMi  (d  gravísimo  punto  ((uo 
contiene  (d  último  período  de  la  minuta  d(»eomunie¿ición  que  (devó  ala 
H.  Asamblea  ( lencM-al,  el  día  de  antes  úr  ayer,  discutido  en  la  sesión 
de  la  misma  fe(dia,  lia  refoi'mado  su  redacción  en  los  términos  que 
aparece  en  la  nueva  minuta  que  tienen  el  honor  de  incluir,  proponiendo 
se  subrogue  al  único  [xM-íodo  d(*  dicha,  minuta,  que  no  fué  sancionado. 

Líi  Comisión  Especial  ofrece  á  la  [I.  Asamblea  (General  el  homenage 
do  sus  mas  altos  respetos. 

Canelones,  Enero  siete  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

Joajnin  Suarez, — Pahlo  Zafriátegm — JN7- 
colás  (le  Giurrn,— Basilio  Pereira  Luz, 
— Julián    AhareZf  Secretario. 


MINUTA  DE  üxN  PERIODO  DE  COMUNICACIÓN 

Últimamente,  que  nada  debe  embarazar  la  acción  del  ÍTobierno  Pro- 
visorio en  la  linea  de  sus  atribucdones,  rigi(»ndose  i)or  las  leyes  y  esta- 
tutos qiu^  se  observaban  antes  de  la  Convención  Preliminar  de  Paz,  en 
los  diferentes  Departamentos  del  Estado,  hasta  (lue  la  Constitución  se 
sanidonc*,  sin  p(M;¡uicio  de  las  resoluciones  especiales  que  dictase  la 
A.  G.,  s(»gun  lo  creyese  oportuno,  bien  seade  mutu-propio,  óá  sídici- 
tud  del  mismo  Gobierno  en  todos  los  casos  que  así  lo  exigiesen  la  gra- 
vedad y  trasciMidencia  de  las  medidas,  ó  la  incompatibilidad  de  las 
instituciones  loín\lcs  de  dichos  D(»partamentos;  sobre  lo  que  la  Asam- 
blea General  en  la  imposibilidad  de  contraerse  por  ahora  á  diídias 
reglas  mas  precisas  y  detalladas,  descanza  en  el  ilustrado  y  prudente 
discernimiento  d(d  (TobiíM^no. 

Suarez, — Zufriategui. — Guerra.  —  Percira 
Luz,  —AlrarcZy  Secretario. 

S(*  leyó  y  j)uso  á  consideración  de  la  Sala  el  siguiente 


DICTAMEN: 

H.  A.  ( T.  C.  V  L.  del  Pistado. 

La  Comisión  de  Peticiones  ha  examinado  la  nota  del  Excmo. Gobierno 
Provisoi'io,  de  fcídia  veintidós  de  Diciembre  último,  en  que  da  cuenta 
haber  nombrado  al  senoi*    Representante   por  el  Departam(Mito  de 


— 1)()  -- 

Mnldoiiiulo  (Ion  Juan  I*'nnu:is(N»  (iíió.  Ministro  Sorrc^lario  dodobierno 
y  UoIíK'loní^s  KxU'riorív^,  riicarf;;án(lol(Mnl('i*lnanKMil(i  do  los  dcspíu'lios 
do  lluerra  ylIaci(Mida.  Kn  sn  (•(»ns(M'ueiu*ia,  propone  á  V.  II.  ííI  adjunto 
proyerío  dií  Dociy^ío,  i)ara  que  se  sirva  admitirlo  y  sancionarlo. 

La  Comisión  saluda  á  la  JI.  A.  (*on  su  acostumbrada  con.sidora- 
ción. 

Caní»loncs^  á  cinco  de  Kuím'o  de  mil  ocbocientos  veinlinuí^ve. 

Jifini  Bf'iiiío  Itlfi uro. —José  Tvitpam. — 
Sauiiaíjo  Snt/nf/o. — Aiüoninn  Dom'nujo 
(■osla. 


MINUTA  DK  Dia:RK'r() 

La  A.  G.  C.  V  L.  del  Estado,  lia  acordado  v  deiM^eta. 

Artículo  1/^  Se  tiene  poi*  separado  de  la  II.  l{í»pi'es(M)tación  d(d  Es- 
tado, al  Sr.  D.Juan  Francisco  Cnvn, 

¿.^  Avísese  al  Gobierno  ími  cont(v<lación,  [)i'(H'ini('*ndol(^  determino  la 
oloci'ión  de  oti'o  Dii)ulado  i)ara  (d  l-)(*i)ai*lamento  áqu(»  oi'i'c^spondía. 

Blanco. —  Tr'ipani, —  Sajuf/o, — C  )íiia , 

Puesta  en  discusión. 

A7  Sr,  Garlea — observó,  r|uoci'eía  necesario  pasase  al  (Tol)ierno  avi- 
so á  la  Sala  de  babor  admitido  ó  no  la  renuncia  de  los  Ministros;  v 
en  el  segundo  (*aso,  que  dij(M'ai)or  <|ue  tiempo  babía  sido  la  admisión, 
si  por  pocos  días  ó  por  el  quí*  mar<'a.se  la  l(*y.  (>ÍU(»onla  conunácacnón 
feclia  trí»s(|(d  corriontí^  qui»  lia  dado  mérito  á  la  minuta  d(»  contestación 
que  (xuipóá  la  Sala  en  sesión  anterior, decia  el  (Tobierno  que  tenia  n(*- 
cesidad  de  nombr»n-  ministros,  y  al  (afecto  pedía  se  dijíM'a,  si  podiasa- 
(N^r  alguno  ó  algunos  de  los  señores  de  la  Asamblea,  i)robando  con  esto 
su  n^sohicióníMi admitir  las  r<ínuncias,  ('*  inler  no  conste  s¡  ban  vuelto  A 
ocupar  el  m¡nist(M*io,  sei*ía  ino[)ortuno  (d  decreto  prívstMilado  por  la  Co- 
misión. 

hl  S/\  Co>ita.^  dijo  (}U(*  no  i)odríadecirs(Md  tiempo(|ueel  señor  (Ui'ó, 
puíMla  ixM'manecer  en  (d  Ministerio,  por  que  la  Comisión,  ni  lo  sabe  ni 
pued(*  exigirlo  saber  -que  en  la  discusión  anterior  se  babía  ditdio  lo 
nnsmo  y  síMiabía  salvado  ])or  el  ((ue  babla  en  la  i)arle  (pn»  le  corres- 
pondía, babiíMidolo  JKMdio  el  señor  Presidente  también,  ascgiu-ando 
tcHíM*  en  su  poder  una  connuiicación  íirmada  i)or  el  señor  Giró — que 


-  91  — 

después  de  oMo  so  ha  vLst )  en  el  despíu*ho  al  sonor  Ministro,  do  lo  que 
debo  inforirso  no  so  lo  lia  admitido  la  ronun(*ia. 

En  este  Estado,  sosují^tó  á  ví>laci')n  si  so  daba  ol  punto  porsuíicion- 
temonte  discutido,  y  resultó  la  afirmativa. 

Si  se  aprueba  la  minuta  en  gonoral,  resultó  la  aíirmativa. 

En  seguida  se  pusieron  en  discusión  en  particular  los  dos  artículos,  y 
no  habiendo  en  ambos  ([uien  tomase  la  palabra,  fueron  aprobados  su- 
cesivamente. 

Se  leyó  y  tomó  en  consideración  el  siguiente: 

DUrrAMEN 

H.A.G.  C.  V  L.  del  Estado. 

•' 

Examinada  perla  Comisión  do  Peticiones  la  representación  del  señor 
Dii)utado  don  Lorenzo  Fernandez,  renunciando  í»1  cargo  de  líoprosíMi- 
tanto,  la  encuentra  fundada  en  la  (íscasííz  d(*  sus  luces  y  hallarse  atacrado 
de  una  enfermedad  que  lo  obliga  contraerse  á  una  curación  radical. — 
Si  la  falta  de  luc(»s  pudiese  sím*  razón  para  renunciar  ol  c^argo;  la  evi- 
dencia de  las  ningunas  que  posoíMiios  los  ma.s  do  los  (pie  por  el  voto  de» 
los  Pueblos  ocupamos  un  lugar  en  la  H.  A.,  dííbiera  sei'vir  también 
para  que  lo  dejásemos.  En  esta  rí^ferencia  la  Comisión  se  (^ontrae 
especialmente  á  sus  miembros. 

Del  mismo  modo  á  juicio  de  la  Comisión  puede  servir  de  apoyo  al 
señor  Diputado  Fernandez  la  enfei*medadquo  adolece;  pues  la  H.  A.  no 
puede  dejar  de  conceder  á  ningún  ropresentant(3  el  tiempo  preciso  á  su 
curación  como  lo  ha  hecho  con  otros  señores.  Es  por  esto  (pie  la  Co- 
misión obrando  en  consonancia  (^on  las  deliberacionesdeV.il.,  le 
proponed  adjunto  proyecto  de  d(vr(»to. 

La  Comisií'm  saluda  á  la  H.  A.  con  el  mayor  rííspelo. 

Canelones,  5  do  Enero  do  mil  ocho(*ient()s  veintinueve. 

Juan  JifU'to  Blnico. — Jofié  Trápani, — San 
tiago  Sayago. — Anlonino  Domingo  C o  nía 

xMIN'UTA  DK  DFX-IíKTO 

La  A.  G.  C.  V  L,  dol  ?]statlo,  lia  acordado  vdoci'Cta. 

Artículo  1.^  No  há  lugar  á  la  renuncia  que  haccM'l  sf»ñor  don  L(^- 
renzo  Fernandez,  dol  cai'go  de  Diputado  por  ol  Departamento  de  Ca- 
nelones. 


-    \Y2     - 

2.^  So  lo  consiílora  como  li(\'ncia(l()  por  ol  termino  de  «ininco  días 
l)ai'a  roponorsu  salud. 

Blanco.  —  Trápani.     ^^uafjo.  -Costa, 

l^iiosto  011  dioiisión: 

Klscño/'  (iru/cff,  dijo  -  qno  soría  cansar  la  oonsidoraíáón  do  la  Sala, 
Con  los  fuiídaiiKMitos  qiio  onononira  i)ai*a  proliar  la  noocsi<lad  quo  hay 
do  adiDilii*  las  i*eiiunoias  í|ue  hagan  los  sonoros  Diputados.  Qae  sobro 
osto  s(»  ha  oxi)resado  demasiado  on  las  sosionosanlorioros,  lo  mismo 
(|uoropi*odiioe  ahora;  y  ([ur  sin  otro  objeto  (juo  (d  d(»  (pío  so  observe  su 
oonsooucuiciaha  dioh(». 

No  habiendo  (piíon  lomase  la  palabra,  <o  prooíMüó  a  votar  si  estaba 
el  punto  disentido,  y  resultóla  afirmativa. 

Si  se  ai)ru(»l)a  (mi  f>í»neral,  aíirmativa. 

Se  puso  en  disensión  r\  artículo  1/*  y 

El  seño/'  Gaf/ca^  dijo — Se  dice  no  halagará  la  renuncia  del  señor 
Diputado,  y  la  Comisión  aduce  sus  razones.  Yo  croo  sonoros  que  no 
son  suíiciontes  las  queda  la  Comisión.  El  que  habla  conoce  (dijo)  muy 
de  iiunodioto  al  Ho])rosentant(Ml()n  Loi*(»nzo  Fernan(l(»/,  sabe  también 
<|ue  adolece  d(í  males  habituales  desde  muchojiempo  anto,rior;  y  (Miel 
anoiíasado  ha  (vstado  desem])enando  las  obligaciones  de  aquel  i)or  ha- 
llai'so  imposibilitado  do  hacerh»  á  causa  de  la  habitualidad  úr  sus  males, 
yhoaqui  una  razón  bastante  para  admitirle  la  renuncia.  Se  dice  que  se 
le  conc(Mla  por  quince  días  licencia  ¿y  si  no  fuesen  bastantes?  que 
vuíOva  í'i  i)(^dirla.  ('on  (pie  entonces  señores  están  c(M*radas  las  puertas 
á  las  renuncias?  Par(ro(|ue  esto  es  monstruoso. — Y  concluyó. 

No  habiendo  quien  tomase  la  palabra,  se  procíMÜóá  votar  si  so  daba 
el  punto  por  discutido,  r(\sultó  la  afirmativa. 

Si  so  aprueba  (d  1°'"  artículo  S(*gun(vstá  r(Mlactado,  n»sultóla  afirmativa. 

Puesto  en  discusión  el  artículo  2.'\ 

El  Sr.  (hulea,  dijo— qu(»  con  monos  motivo,  con  menos  causa  y 
con  niíMios  justicia  sí»  han  concfMlido  en  oti*as  i*enuncias  un  plazo  mas 
largo  para  at(Mider  á  la  salud  de  los  solicitantes,  i)ero  (pu»  á  ninguna, 
colimas  i'azónciueá  esta  ha  debido  dái'sek*  un  nif^s,  y  no  los  (piince  días 
(pie  señala  la  (.-omisión.  (>ÍU(Mio  sabe  porque  S(»  particulariza  así,  pues 
que  ya  ha  dicho  (\\w.  los  malos  del  señor  iMM'iiandoz,  h»  (*onsta,  que  son 
do  mas  consecuencia  que  los  <|ue  han  expuesto  los  óticos  señores  á 
(piiones  s(^  los  ha  dispensado  un  mes  de  licencia.  (>)u(»  \)i)v  lo  mismo  in- 
sistí» en  (|ue  se  deben  admitir  las  renuncias,  i)U(\s  d(»  otro  modo  vá  a 
gravitar  sobre  el  Cuerpo  un  mal,  y  mal  de  trascendencia, 


—  m  - 

El  señor  Cosíc.^  dijo— cinc  la  Comisión  habia  tenido  presente  los  fiin- 
damenlos  en  que  apoyaba  el  señor  Fernandez  su  renuncia,  y  (|ue  ellos 
hablan  sido  salvados  en  el  informe  que  se  acompaña  con  la  minuta 
de  decreto  en  cuestión.  Que  resi)eclo  al  meníjs  tiempo  (*oncedido  «\  ('ste 
que  á  aquellos,  la  Comisión  hal)ia  tenido  en  vista  (jue  el  señor  lM:»rnan- 
dez  se  halla  en  el  mismo  puel)lo(»n  que  está  la  Repi*c-entación,  y  de 
consiguiente  mas  inmediato  pai'a  solicitar  nuevo  plazo,  toda  vez  que  el 
que  se  le  señala  no  fuese  bastante  al  reparo  de  su  salud;  mas  no  así  los 
señores  Ramírez  y  l^ereii'a  por  la  distancia  en  (|ue  están,  i)ues  poi* 
ejemplo,  el  s(^ñor  Ramírez,  en  venir  á  Montevideo  y  volver  á  su  pueblo 
después  de  haber  consultado  cou  los  facultativos,  se  tomará  un  número 
de  días,  que  aca^o  serán  más  d(^  la  mitad  que  se  le  señala.  Que  el  ííuc 
el  no  adherirse  á  la  admisión  délas  renuncias,  es  jHjniuc  ha  consi- 
derado la  Comisión  ([ue  el  hacerlo  poi*  el  (li';ho  solo  de  un  diputado  (jue 
por  atender  á  sus  necesidades  particulares,  ocurría  al  medio  de  renun- 
ciar el  puesto  que  ocui)aba,  seria  en  pcM^juicio  d(*  la  Asamblea,  pues  ad- 
mitido éste  sistema,  muy  en  breve  se  hallaría  sin  numero  con  que  con- 
siderar los  negocios  públicos.  Concluyó  haciíMido  algunas  oti'as  pe(]ue- 
ñas  observaciones,  y  pidiendo  se  admitiera  el  artículo  tal  cual  estaba 
redactado. 

No  habiendo  quien  tomase  la  palabra,  se  procedió  á  votar  si  oslaba 
el  punto  suficientemente  discutivo  ó  no,  r(^sultó  laaíirmativa. 

Sise  aprueba  el  2*^  artículo  conforme  lo  ha  redactado  la  Comisión, 
afirmativa. 

hl  señor  Presidente^  anunció  que  habiéndose  concluido  la  orden  del 
día  se  levantaría  la  sesión. 

hl  señor  Alvarej^  dijo— que  una  parte  de  la  minuta  de  comuni- 
(*ación  que  habia  quedado  pendiente,  estaba  despachada  por  la  Comi- 
sión, y  se  había  dado  cuenta  al  principio.  Que  el  (lobierno  i*ecomen- 
dó  su  mas  pronto  despaidio,  y  <iue  si  la  Sala  lo  tenia  á  bien,  podia  con- 
siderarse. 

Asi  se  acordó. 

Seguidamente  se  leyó  la  minuta  del  período  de  comunicación  de  que 
se  dio  cuenta  anteriormente,  y  puesta  en  discusión: 

El  Sr.  Barreiro  (Don  iV//>/^/c/)  observó,  que  en  la  quinta  línea,  adon- 
de dice  «I)ej)artamentos  del  Esta<lo)),  podria  decirse  su[)rimiend()  el 
del  iii[{\c  ahora  componen  el  Esta'lo»:  para  que  de  cMo  modo  (iuedas(» 
más  corre(*to;  pu(*s  que  antes  de  la  Pa^,  Montevideo  y  (\)lonia  no  for- 
maban el  Kstado. 

El  Sr.  Alcare^^  miembro  informante^  d(»  la  Comisión,  se  conformó 


-  91  - 

oon  hi  adición,  y  feriada  la  palal)ra  dcl^  so  suplantó  on  su  lugar  la 
adición  (juc  a/tora  coinjxmen  el  listarlo. 

Sujeta  á  votación  des[)U(vs  d(_»  Icida,  si  se  aprobalía  ó  no,  la  minuta 
del  p(Mi()do: 

El  Sv,  Kllfiffri^i)\)yii'\'\()  (|u<M'ra  n(-»(*(vsario  ostar  í'i  lo  (pie  previíMie 
el  H(»glamento.  Que  la  discusión  (*ra  en  giMieral,  y  í(ue  cuando  lo  fue- 
se» en  particular  t(Midria  lugar  la  indi(\ación  ({uesc*  habia  hecho. 

Puesta  á  votación  la  minuta  en  g(»n(»ral.  fué  aprobada. 

Kn  discusión  en  parti(*ular: 

hl  Sr,  Barrciro  {don  Mifjticl)  volvió  á  hacer  la  misma  observación, 
redactando  las  nnsmas  [)a labras. 

EL  Sr.  Alrarc^^  ñ^produjo  lo  qxw  habia  dicho  arittís. 

Vuelta  á  I(hu*  (mi  particular  la  minuta,  y  darla  i)or  discutida,  í-e  pro- 
cedió á  votai*  si  se  aprol)aba  ó  no,  resultó  la  allrmativa. 

hl  Sr.  Presidente  declaró  api'obadas  las  tres  partes  ((ue  componen  la 
minuta  de  comunicación. 

En  este  estado: 

El  Sr.  Garci((  (}])S{n'\n,(\uQ  la  Comisión  de  Constitución  se  hallal>a 
sin  dos  de  sus  miembros,  uno  el  señor  (üró  por  sei)arad(»,  y  otro  el  se- 
ñor Cavia,  con  licencia.  Pidió  se  nombrase  un  propietario  y  un  su- 
plente. 

El  Sr.  Zfffhffle^,  dijo— que  el  rfMMnplazo  del  señor  Gii'ó,  lo  consideni- 
])a  necesario,  mas  (pií»  el  d(d  señor  Cavia,  no  porciue  no  era  lo  mismo 
enconlrai-  conformidad  de  opinión  en  dos,  que  en  uno:  Que  la  Comisión 
Ihnaba  i'edactados  cuarenta  artículos  de  la  Constitución  y  que  introdu- 
cidos dos  sefiorív-í,  y  i)uesto  al  examen  de  aquellos,  podiia  ene  ínírarse 
divergencia  (íiitre  ambos  y  causar  un  retrocí^so  á  los  trabajos  de  la 
Comisión.  Que  poi*  lo  expuívslo,  y  atendiendo  á  (|ue  el  sf^fior  Cavia 
debia  regresar  muy  l)reve,  seria  lo  bástanle  nombrar  el  ((ue  debe  su- 
brogar al  señor  (üró. 

No  habiéndose»  hecho  oposición,  el  señor  Presidente  nombró  al  se- 
ñor Nuñe/  para  reem])la/ar  al  sí»ñor  (tiró. 

Habiéndose  (*oncluido  los  trabajos  se  levantó  la  S(»sión,  retirándose 
los  señ<.>!*es  á  las  diez  y  (*uarto  de  la  noche. 

Hav  luia  ri'il)rica. 

íSrt/í    Vicente 


—  ÍC) 


Kii  la  Villa  (lo  Canelones,  á  oeliodc  Knero  d(*  mil  uehoeientos  veinti- 
nueve; abierta  la  sesión  ordinaria  eon  los  s(Mlores  Blanco,  PresidcMite  ; 
La[)ido,  Payan,  Snarez,  /nhilla.i^a,  Costa,  B(M*ro,  (xnerra,  Masculino 
/udafie/,  líaedo,  Kllaui*i,  Saya,íro,  I.u/,  Harreiro  (don  Mi«2:uel),  Blanco, 
/ufriátegui,  Lamas,  Ledesma,  Ctarcia,  Kelieverriarza,  Masini,  (iadea, 
Alvarez,  Barr(úro  (don  Manuel)  y  NufKV.;  con  aviso  de  no  poder  asistir 
lossenor(^s  Chucai'ro,  Trápani,  Hodriguez,  Osorioy  Pa^^ola;  sin  licen- 
cia ni  aviso  (d  sefioi*  Muñoz;  (*on  licencia  los  senorcís  Cavia,  Laguna 
Pereira  (don  (Tal)ri(d),  Hamirez  y  iM'rnandez. 

Leida,  api'ohaday  firmada  la  actaantíM'ior  se  dio  cuenta  de  losasini- 
tosiiue  habían  entrado,  en  el  orden  siguiente: 

De  una  representación  d(d  R(»presentanto  I).  Manuel  Vicente  Pagóla, 
en  laque  (»xi)one  á  V.  II.  (|U(*  impulsado  del  des(M>  de  ser  útil  al  heroico 
país  ([uele  ha  dado  el  s(m*, admitió  un  cargo  supíM'ior  á  sus  conoi*imien- 
tos  y  actitud,  contrayíMidose  dcsd(í  la  apertura  d<3  las  sesion(;s  hasta  ej 
día,  con  la  mas  asidua  asistiMicia  al  desempeño  de  sus  deberes.  Más 
hoy,  retentado  d(».<puós  de  cuatro  anos  de  un  ata([ue,  que  en  la  (uudad  d(í 
Buenos  Ain^s  h»  tuvo  por  el  esi^acio  de  un  año  comi)leto  á  los  umbrales 
d(*  la  muei-te,como  es  de  pública  notoriedad  se  vr  m  la  ní*c(\sidad  de  su- 
pli(*ar,  se  le  conccula  el  tri'mino  n(*cesario  i)ara  tratar  de  su  curación  y 
consultar  con  los  médicos  de  la  capital,  el  método  curativo  (fue  le  con- 
venga, i)rotestando  i'i  V.  H.  volveí*  á  in«'orpoi*ars(^  en  el  momento  (*n 
(jue  se  halle  expedito  i)ara  el  ejercicio  de  las  aten(*ion(ís  <[U(»  se  le 
han  confiado. 

De  una  comuni(*ación  del  Excmo.  señoi*  (iobernador  y  Capitán  (Ge- 
neral Provisorio,  lecha  de  este  día,  á  la  (pie  acomiiañan  oi'iginales  á 
V.  IL,  las  exi)lieaciones  que  hadado  el  .^»noi'  Coi'on(d  don  Manu(d  l^s- 
calada.  Mayor  (ieneral  del  Esta<Io,  al  mando  d(d  Brigadier  General 
don  Fructuoso  Rivera,  en  contiv-^tación  á  la  nota  (¡uí*  s(í  le  pasó  para  (|ue 
lo  verificase  y  en  i'umplimiento  del  artículo  ¿/*  del  (l(»crelo  de  IV)  i)pdo. 

Y  de  una  solicitud  d(d  senoi*  l)i[)utado  don  Nicolás  d(»  (lUerra,  en 
la  (jue  hace  i)i*esente  á  V.  IL,  qu(»  teniendo  quí*  (Muiii)IÍ!*  varias  conti*a- 
las  de  ganado,  d(»  considei'acjón,  on  lo  (pie  resta  de  este  mes,  y  haci(''n- 
dose  necesai'io  su  apersonamiento  á  su  estímcin  jíura  lIcMiar  a(|uel  ob- 
jeto, suplica  á  \M  I.  se  sii'va  concííderle  un  mes  de  licencia,  en  at(ín- 
cióná  la  consid(M*a])l(Mlislancia  á  que  ti(Mie  (pie  trasladarse. 

La  primera  y  última  se  mandó  pasar  á  la  Comisi(')n  úr  Petici()n(»s,  y 
la  segunda  á  la  Kspecia  1  en(.*argadaen  los  asuntos  del  (teneral  Hiveréi- 

Se  (lió  cuenta  igualmente  del  siguiente : 


^  IX)  — 


DICTAMEN 

II.  A.  (1.  C.yL. 

\ji\  Comisión  Kspíu'ial  (Micni-giidíi  di»  informal*  oii  el  proyecto  proscMi- 
tado  por  ol  Si\  (iarcín,  ivfcronto  í'i  trasladarse  la  H.  A.  (i  la  plaza  de 
MoiitevidíM),  ha  mejlitado  sobre  la  coiitesíacióii  del  (Tob¡(*riio  feeha  Ires 
del  corriente,  relativa  al  mismo  particular,  y  cwr  deber  aconsejar  á 
V.  II.,  la  adop(Món  de  la  minuta  de  comunicación  qiK*  tiene  el  honor  de 
presíMitar.  La  Comisión  se  hai-ía  molesta,  si  hubi(»se  de  enumerar  todas 
las  razones  (pie  la  han  Ikh'Iio  decidir  por  aquel  pi'oyecto,  y  sólo  se  con- 
traerá á  manifestar  lasque  marcan  la  conveniencia  que  resultaría  d(^  la 
traslación  indicada  á  la  predicha  Plaza.  Allí  ve  la  Comisión  má.<  facili- 
dad para  que  los  miembros  do  la  Representación  Xa(*ional  puedan  ha- 
cei'se  d(»  luces,  y  expedirse  conaciert(.>  en  las  muchas  y  d(»li(%adas  ma- 
terias que  deben  tratarse;  ve  también  la  cai)acidad  de  un  local  más 
á  propósito,  tanto  para  las  sesiones  públicas,  como  para  los  trabajos  de 
las  respectivas  comisiones;  y  vé,  rn  fln,  qu(»  allí  sei'án  de  mayor  publi- 
cidad los  actos  d(*  sus  tareas  por  el  bien  gení^ral.  -Más  la  ('omisión  (mi- 
cuentra  taml)ién  un  fuerte  imperlimenlo  para  (|U(^  s<ni  realizada  la  pn*- 
dicha  traslación,  sin  qu(^  antes  allane  el  (tobiei'no  la  diílcultad  qur  in- 
dica para  residií'  on  la  misma  plaza,  facilitando  (*on  su  inmediato 
contacto  todas  las  ventajas  cpie  serían  consi{^uient(vs  para  la  mejor 
administi'ación  pública. 

La  Comisión  juzga  haber  demosti*ado  sulicientemente  las  razo- 
nes (mi  que  funda  la  citada  minuta  <le  (*omunicaiMón,  sin  eml)argo,  los 
señores  Barreiro  y  Lapido,  hon  encargad(.)S  i)ai'a  exi>on(M'  algunas 
otras  en  caso  necesai  io. 

La  Comisión  saluda  á  la  IL  A.  con  su  mayor  respeto. 

Canelones,  ocho  de  Enero  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

Manuel  7iarm?o,  PrcsiJente.  —  José  Félix 
Zuhillaga^  Xíroh'ts  de  (hierra,  '^íanael  Hac- 
do,  Atauasio  Ltindo,  Se^n-etario. 

MINUTA  DE  COMUNICAÍTÓN 

La  A. (t.C.  y  L.,  impuesta  de  la  comun¡(*ación  del  (iobierno,  fecha 
tres  (l(»l  corriente,  relativa  á  su  traslación  á  la  Plaza  de  Montevideo,  ha 
resultado  vt^rilicarla,  tan  lueg<^  (*omo  el  (iobierno  avise  haber  allanado 


—  97  - 

la  dificultad  quo  manilicsta  en  su  citada  nota  para  residir  dciiti'o  de  la 
refoi'ida  plaza,  pues  se  liaco  indispensable  é  -Interesante  su  inmediato 
contacto. 

Bai'rcíro—Zahillafja — Hacilo — Guerra — La¡n(lo. 

Puesta  en  discusión  la  minuta  en  fijeneral : 

hy  S/\  Klla(i/'f\  dijo — Que  habiendo  emanado  esta  comunicación  de  la 
moción  luM'ha  por  un  señor  Diputado,  sería  del  caso  que  en  la  minuta 
se  hiciese  i*efer(Micia  á  alguna  moción. 

El  Sr.  Lajndo^  dijo  Después  de  la  conítvstación  (|ue  ha  recaído  en 
lanKK'ión  del  señor  García,  dada  por  el  Kxcmo.  Gobierno,  nada  ha  te- 
nido la  ('omisión  (|uehac(M*  sino  acons(»jai*á  la  Sala  se  conforme  con  la 
traslación,  toda  ve/ que  el  Gobierno  allaiK*  los  inconvenientes  (|ue  él 
mismo  toca.  Que  la  Comisión  al  i'edaciar  la  minuta  había  creído 
oportuno  simpliñcai'la  lo  más  posible,  pero  que  si  la  Asamblea  tuvie- 
se á  bien  que  se  redactara  en  otro  sentido,  ella  respetará  sieujpi'e 
sus  resoluciones. 

El  Sr,  Garlea^  dijo — Que  hallándose  la  Comisión  Especial  en  la  nece- 
sidad de  aconsejará  la  Asamblea  respecto á  la  moción  del  señor  Dipu- 
tado Solano  sobre  trasladar  t'sic  Cuerpo  á  la  plaza,  ha  i*edactado  muy 
bien  en  sustancia,  pues  es  de  parecer  se  traslade  cuando  el  Gobierno 
allane  las  dificultadss  ([ue  expone  en  su  nota  t]Víi>  del  corriente.  La  i'e- 
dacción  (dijo)  es  exacta,  y  si  algún  vicio  tiene,  á  mi  parecer,  señores, 
será  sobre  la  forma  ó  modo,  masen  cuanto  la  esen(Ma  dice  Ih  mismo 
que  la  noción,  ))ues  una  y  otra  redacción  estabh^cen  la  conv(íniíMicia  y 
necc-^dad  d(3  trasladarse  á  lai)laza  (vste.  Cuerpo.  Y  por  esto,  yo  provoco 
(dijo)  íjue  (d  señor  Diputado  aut(»r  de  la  moción,  exprese  nu(*vamente 
los  fundamentos  (¡ue  tuvo  presente  al  [)resentar  su  moción. 

El  Sr.  Gai'cía^  dijo  Que  no  hal)ía  expuesto  las  razones  (jue  le  mo- 
vi(.M*on  por(iU(^  no  v(M'a  ai)ai'(M'er  su  i)royecto,  tal  como  él  lo  tenía  redac- 
tado y  [)r(\s(Mitado  á  la  Soberana  Asamblea.  Sin  embai'go,  (¡ue  siendo 
provocado  á  fundarlo  p<jr  el  Diputado  i)reo[)inant(*,  dcí'ía:  Que  después 
de  haber  escucdiado  la  comunicación  d(d  Kxcmo.  (iobiíM'no,  en  la  que 
indi(Ni  la  ncíMvsidad  d(^  estar  en  contacto  con  la  Augusta  Cor[)oi'ación, 
(piedaba  todo  allanado  con  p(jn(M'sc  en  el  Cordón  ó  en  la  Aguada. 

Que  hal)i(Mido  oído  las  diferentívs  razones  de  la  ( '(anisión,  que  de- 
mtiestran  las  utilidades  y  viMitajas  de  exixulirse  la  Augusta  Asand)lca 
denti'o  d(»  Montevideo,  sería  men(*ster  C(M'rarlos  ojos  \vav\\  no  estar  i)or 
una  medida  sin  la  cual  no  solamcMite  lo  encontraba  difícil,  sino  mond- 


-  -  <)S      - 

monlo  iiiii)()sibl(í  se  an-ihasc  con  la  prontiliKl  (\\u'  gciicralniciHí»  s(»  «!(»- 
.sea,  á  la  orf^aiiización  dol  i^aís;  jjor  <|n<' iio  <<»  da  \n\<i)  en  c\\\o  no  sv 
loque  un  tro[)ic/o  (|uc  allanar,  en  (}ue  no  se  j)rescnte  un  escollo 
¡nsupíM'ablo,  y  en  (juíí  no  se  oii^a  una  vo/  interior  (|ue  nos  gi-iía  á 
Montevideo. 

Allí  osdond(í  r<\i\\\  reiniidos  loselenienlos  (pie  dr'hi»  lorniar  ese  pació  • 
social,  (pie  iv^  el  (pie  coinhina,  dá  alma  y  vida  a!  cuerpo  i)olitico  Allí  o 
donde  s(»  hallan  acumulados  lod  )s  los  materiales  de  (pie  debe  construir- 
se la  (*omplicada  míMpiina, (|U(í  lia  (I(Ui*a/ar  la  senda  sóbrela  cual  paci- 
da, con  movimiíMito  unifornií',  marchai*  el  Ivstado  en  su  nu(*va  refít^nc*- 
ra(*i(')n.  Sí,  en  Montevidí'o  (»s  donde  delx»  liac(M-s(»  i)riui(M'o  la  refoi-ma 
(Mi  laadministraci(')n  geniM'al,  p;iiM  í[U(í  de  allí.  ci)m  »  de  su  fuíMite  y  orí- 
gen,  emanen  á  todas  las  demús  [larles  del  Ksindoinllí  t»s  donde  d(^b(» 
primero  ref^ularse  al  'rribuna!  Sui)erior  d(»  .lusticia,  (|Ui;  por  su  defor- 
midad íse  hallan  los  pl(Mtos  [lai'ali/ados;  la  nivelación  de  los  derechos 
de  aduana  y  lijárselas  coiitriliucianes  con  todo  lo  d(»niás  relativo  al 
ramo  de  haciíMida.  Kn  íin,  sin  estar  en  Mont(»vid(M>  no  podría  pagarsí^ 
en  plata  moneda,  sin(')  en  la  (h*  papel,  de  (pie  tanto  se  ({uejan  los  renta- 
dos, así  civiles  como  militares,  jiues  es  n(»ce<ario  antes  declarar  un 
regulador  de  los  valoi*(»s  en  todos  los  cambios.  V  así  concluia  ser  de 
conveniencia  g(Mieral  la  traslación  de  la  Asamblea  áaipiella  Plaza. 
T'uera  de  (\so  ;,r/tii(l  L(yrs:*sin('  moríJ)!!^  ni  hil profiel (inf. 
Las  Leyes,  d(H'ía  el  gran  Cicerón,  de  nada  sirven  siiux^stán  cimiMita- 
dassobr(*  las  costuinbr(*s.  Por  eso,  aun  cuando  nosotros  di(''S(Mnos  una 
eonstituci(')n  la  m(\jor,  la  mas  -abia,  la  mas  pei'fecta  de  cuantas  han  sa- 
lido (h;  las  manos  de  los  hombi'cs,  nada  hai)iamos  hecho;  todos 
nuestros  sacrificios,  tart^as  y  desvelos  siM'ían  pei'didus,  si  no  iluslráse- 
mos  i)rimero  al  país,  y  form:'i<;ein«»s  d  «'spíntu  pi'iblico;  la  íi(M*ra  para 
(pie  produzca  debe  ser  pi*(Mása mente  cullivada.  Ant(v<  dedai-se  la  Cons- 
tituci('>n,  díOje  insi)irai*se  (^1  ainoi*  y  deseo  di»  abrazai*  las  insiitucione.s 
en  todos  los  i)ueblos  del  l^stíitlo.  l\<to  S!)l<)  ])ne(l(»  hacerse  i)or  la  jireiisa, 
la  cual  soloi)uod(^  trabajai*  cnw  v\\\i)  en  Mont(^video.  Xo  me  extiríiido  á 
mas  (dijo)  por  (pie  si  en  el  resto  de  la  discusi()n  se  objetasen  otrcís  i-e- 
paros,  cre()  los  deshan''. 

El  Si  .  ZafhalcJ,  dijo  Q\u*  cuando  un  l)ii)Ulado  presenta  una  inoci(*)n 
y  se  manda  pasar  á  Coinisií'ui  para  (pie  iiiloi'iiK»  sobre  ella,  -«e  considera 
priuHM'o  aípiella,  y  admitida  ñ  desechada,  <e  pone  en  discusi('.n  (mi  sí'- 
guida  la  redactada  porla  (^)misi(ln.  (^)u(í  estoes  Icxpie  debe  ol)ser\ar- 
se  pr(»sentemente. 

Pidii)  s(^  leyese  la  moción  del  señor  (iarcia;  hecho,  dijo: 


^  90  - 

(Jiic  insistiíi  011  quedohia  primero  discutirse  en  general  y  luirticular 
y  deí^puí'^sdí»  votado  on  pro  y  contra  considerarse  la  minuta  presentada 
l)()r  la  ('omisión. 

isV  Sr,  Borrci/v  (Don  Manuel)^  dijo— (^ue  ya  la  Sala  habia  aprobado 
al  menos  en  general,  la  moción  del  señor  Solano;  (mando  éste  la  presen- 
tó, fué  apoyada  y  se  [jasó  á  la  Comisión;  que  el  ói-dcni  pi'opuesto  poi-  el 
sefior  preopinante,  pai*eee  dí^bia  adoptarse  solo  en  el  caso  de  hallarse 
en  oposición  el  informe  de  la  ('omisión  con  la  moción  de  dicho  señor 
Solano;  y  que  (Mitre  (?sta  y  aipiella  no  se»  advertía  sino  una  simple  dife- 
rencia y  no  verdadera  oposición. 

Kl  Sf\  ZutlafíO:,  dijo — (^ue  se  tiene  un  ejemplo  muy  rcíMente  en  un 
asunto  de  importancia,  cuando  el  señor  (ladea  presiento  en  las  sesiones 
de  San  José  una  moción  en  cuatro  artículos,  la  que  después  de  haber 
pasado  A  la  Comisión  y  i)r(vsentado  (''sta  su  informe  en  una  minuta  de  de- 
creto que  contrariaba  en  todas  sus  partes  la  moción  del  soñorGadca,  se 
(^onsideró  sin  embai-go  primero  (>s1a,  y  después  de  descM^hada,  fué  que 
se  pasó  á  considerar  aquella. 

El  Sr.  P/'esi(icnft\  dijo  -(^u(^  como  (Hiestión  pr('*via  debía  considerar- 
se el  asunto  del  s(Mlor  Solano. 

El  Sf\  ZdflatV*:^  dijo — Qui'  insistía  en  (pie  d(3bía  considerarse  prime- 
ro que  nada,  la  moción  ár\  señoi*  Solano,  y  (]ue  al  efecto  debía  procedcrse 
;\  votar  como  ciu^^tión  pi*(''via,  si  s(»  ha  de  considerar  primero  la  moción 
del  señor  (García  ó  no. 

Ef  »S/\  ^/^//^VA,  dijo— No  puedo  considerar  ni  cómodos  mociones  ni 
como  d(js  distintos  piH)ye:*los  el  parecer  déla  Comisi()n  especial,  y  el 
del  síMlor  Solano,  por  (jue  ambos  dos  hablan  so))re  una  misma  cosa  y  es- 
tAn  identificados  (^n  la  sustancia.  Kl  (Juerpo  para  adelantar  esta  materia, 
debe,  señores,  valorar  las  i-az(^ní»s  expucvstas  por  el  motor  del  proyecto,  y 
los  in<*onvenientes  que  el  ÍTobierno  presenta,  y  fallar  sobre  latrasla<*/ión 
á  Montevideo. 

Kn  este  estado  se  sují^tó  á  votaeión  como  cu(^síión  previa,  se  da  por 
siiflci(*n<emente  discutida.  IJesultó  la  aíirmativa. 

El  fíc  aprueba  la  minata,  presí^itada  por  el  Sr.  Solano,  ncf/atira. 

Kn  discusión  la  de  la  Comisión: 

El  Sr,  Zarlañcz.,  dijo — (Jue  sí(mi(1(^  su  opinión  oponerse»  á  la  minuta, 
se  reserva  hacerlo  ])ara  la  disensión  en  particular. 

No  habiendo  quien  tomasí»  la  palabra,  ydespiuvsde  haberse  dado  el 
punto  por  discutido,  se  pit^eedió  á  votar  si  se  aprobaba  ó  no  la  minuta 
on  geneml  prívsentada  por  la  (_>)misión,  resultó  la  afirmativa. 

Puesta  en  discusit'm  en  particular: 


—  iñí)  — 

EL  Si\  Zadaíic^^  dijo — Qiio  ni  convenía  con  la  comunicación  del 
Excmo.  Gol)ierno  en  su  ñola  de  ti*es  del  corriente,  ni  con  el  parecer  do 
la  Comisión  especial.  Qu(»  cuando  esta,  en  anterior  sesión,  aconsejó  8(3 
pidiesen  observaciones  al  ÍTobiei  no  sobre  esta  materia,  el  opinante  dijo, 
([ue  no  solo  le  píirecía  conveniente,  sino  aun  necesario  el  hacerlo,a tendi- 
das las  presentes  circunstancins.  Que  el  ol)stáculo  que  indica  S.  E.  para 
no  poder  presenturse  en  compafíiii  déla  Sala  dentro  de  los  muros  de 
Mont(»video,paran()  comprometerla  buena  armonía  entre  los  individuos 
([ue  componen  los  Ejércitos  Nacional  é  Imperial,  podía  superarse  de  dos 
modos,  ó  entrando  sin  troi)a<,  loqueen  su  concepto  era  enteramente 
anti-político,  ó  haciendo  (jue  los  impei-iales  auxiliares  dejasen  libre  la 
plaza,  en  cuyo  caso,  su  parecer  era,  qu(»  tomaría  la  Asamblea  en  conside- 
ración (»1  punto  de  la  ti'a-^huúón.  Más  que  el  pan^cer  de  la  Comisión,  con- 
cebido poco  más  ó  menos  en  términos,  de  ([ue  la  Asamblea  decreta  su 
traslación  á  aquella  Plaza,  tan  luego  como^S.  K.  anuncie  haberse  levan- 
tado el  obstáculo,  le  parecía  resolución  condicional,  {)rohibida  portas 
leyes  aun  en  los  asuntos  contenciosos. 

Que  si  la  Augusta  Re¡)reseniación  de  la  Soberanía  Nacional  pasase 
á  MíMitevideo,  bajo  la  f('»rula  de  las  tropas  brasilíM'as,  se  manifestaría 
allí  como  una  sol)eranía  mendicante,  sin  la  magestuosa  dignidad  é  in- 
dependencia atan  alta  Representación.  Recorrió  en  suma  los  graves 
inconvenientes  (|ue  había  en  resolver  la  ti*aslación  anunciada,  no  solo 
atendido  vA  estado  delicado  de  cuyos  destinos  está  encargada  la  Asam- 
blea, si  tambiíMi  el  actual  de  la  Provincia  de  Buenos  Aires,  respecto  á 
las  de  las  otras  de  la  Unión,  por  los  rdtimos  sucesos.  Que  en  San  José 
(añadió)  nos  zumi)aron  losoidos  varios  señores  Diputados,  cuando  se 
trataba  de  la  forma  d(i  (lobierno,  con  el  anuncio  d(*  í[U(*  la  Provincia, 
hoy  elevada  á  Estado  independiente»,  estaba  dividida  en  dos  poderosos 
partidlas  (pie  se  chocarían  necesariamente,  si  no  s(*  conteutaba  á  sus 
Jefes  colocándolos  en  (d  Gobierno.  Que  es  constante  que  amenaza  á  las 
Provincias  d(íl  Rio  de  la  Plata  una  guerra  civil;  y  que  si  en  estas  cir- 
cunstancias tan  críticas  se  verificase  la  traslación  de  las  dos  primeras 
autoridades  á  Montevideo,  á  pesar  de  la  buena  fé  del  Emperador  del 
lírasil,  á  ([uien  mas  (|ue  á  nosotros  le  interesaba  el  religioso  cumpli- 
miento de  la  Convención  Preliminar  de  l^az,  podía  por  posible  ó  impo- 
sible, cederá  las  inspiraciones  th)  alguno  ó  de»  algunos  de  sus  Mmistros 
educados  en  la  escuela  de  Maquiavelo,  persuadirle  la  grande  ventaja 
(|ue  le  resultai)a  de  dejar  á  nuestro  Estado  sin  sus  primeras  autorida- 
dí's,  dejándolo  expuesto  á  una  completa  ananpiía,  ó  una  espantosa 
guerra  civil:  ó([ue  si  tal  vez  de  buena  fV»  el  Emperador  del  lirasil,  como 


—  101  — 

amigo  y  protector  de  nuestra  iiulí^pondcnoia,  (juisiese  autorizar  eon  su 
presencia  nuestras  sesiones  en  la  coi*te  del  i?io  Janeii'o  ¿([ué  partido 
tomaría  la  Augusta  Asamblea?  ¿Acaso  la  fuerza  moral,  que  es  la  úni- 
ca con  que  contaría,  podría  sobreponerse  á  la  fuerza  física  de  las  ar- 
mas brasileras  resguardadas  dentro  de  las  murallas  de  Montevideo.? — 
En  apoyo  de  su  opinión  y  de  sus  justos  recelos,  cito  el  proyecto  iiorri- 
ble,  pero  ventajosísimo  A  la  República  de  Atenas,  del  célebre  Temis- 
tocles,  contra  la  libertad  de  las  demás  Repúblicas  de  la  Grecia,  sus 
Intimas  amigas  y  aliadas  contra  el  poder  del  rey  de  Persia,  que  si  no 
tuvo  cfecto,fué  por  la  inflexible  virtud  de  Arístides.  Refliúó  la  opresión 
de  la  Polonia  por  su  protectora  Catalina  2.*'^  de  Rusia,  que  á  título  de 
tal,  bíijo  las  bayonetas  rusas  hizo  recibir  á  los  Polacos  y  contra  su  vo- 
luntad á  Flstanislao:  Recordó  la  división  de  aquella  desgraciada  Na- 
ción, entre  sus  protectorv^s  la  expresada  Catalina,  José  2.^  de  Austria 
y  Federico  2^  de  Prusia  y  sin  dejar  en  silencio  la  suerte  de  la  España 
por  nimiamente  confiada  con  los  Cartagineses,  Sarracenos  y  Napo- 
león Bonaparte.  Concluyó  decidiéndose  contra  la  idea  de  la  traslación 
de  la  Augusta  Asamblea  á  la  Plaza  de  Montevideo  en  las  presentes 
circunstancias  como  medida  anti-política. 

El  Sr.  Barreiro  {don  Manuel)^  dijo— Que  cuando  la  Comisión  presen- 
tó la  minuta  de  Comunicación,  tuvo  presente  las  mismas  razones  que  ha 
presentado  el  señor  preopinante,  y  que  para  evitar  compromisos,  fijó 
por  tiempo  el  que  necesitase  el  Gobierno  para  allanar  inconvenientes, 
no  asignándole  el  modo  por(|ue  no  parecía  propio.  Que  la  Comisión 
bien  conocía  el  modo  de  remover  los  obstáculos,  bien  introduciendo 
á  la  plaza  más  fuerza  que  la  imperial,  bien  haciendo  que  esta  se  trasla- 
diseá  otro  punto;  pues  la  Comisión  cree,  que  aquella  no  está  dada  á 
las  tropas  del  Imperio  en  rehenes,  sino  qu.»  estas  deben  considerarse 
como  auxiliares. 

El  Sr.  Ellaari^  dijo— Así  como  he  convenido  en  conformarme  con  la 
minuta  en  general,  no  podré  ha(*crlo  en  i)articular,  ni  tampoco  adhe- 
rir ;\  la  opinión  emitida  por  el  señor  preopinante,  por  vari(js  reparos. 

\P  porque  la  minuta  no  debía  ser  de  comunicación,  sino  de  decreto. 
2.^  que  debía  concebirse  en  ai*tículos  distintos,  á  fin  de  que,  en  confor- 
midad del  reglamento,  á  cada  luio  d?  ellos  no  pudiese  decirse  mas  que 
si  ó  no:  como  v.  gr. :  Artíiailo  \.^  La  Asamblea  se  trasladará  á  la  Plaza, 
de  Montevideo. — Artículo 2.^  -Esta  ti-aslación  se  verilicaráá  tal  plazo 
ó  cuando  se  haya  verificado  tal  condición,  etc. 

El  3."  reparo  que  le  ocurre  es,  que  según  la  oi)inión  emitida  por  al- 
guno de  los  señores,  aun  debe  agregarse  á  otro  artículo  más,  en  que 


-   KIS  — 

80  mar([U(in  las  garantías  con  (luc  para  aíiucl  caso  dcl)o  conlar  la 
Asamhlon,  para  la  .sogin-ldad  y  lihcrtad  di»  sus  mioniljros. 

Uno  do  los  souon^s  d(í  la  (.'/omisión,  dosi)U(;s  do  algunas  oljsorvaciono:s 
(pío  hizo  on  contosjación  al  señor  prcopinanlo,  dijo  (>ín(?  cuando  so  lo 
decía  al  (iobiorno,  que  allanase  los  inconvenicnt(ís  ([ue  tocaba,  pamcc 
que  «(í  lo  doíMa  lo  bastante,  por<pie  no  parecía  i'cgular  malvarlo  lo  (|ue 
delío  hacei\  Y  concluyó  diíúendo,  que  la  Comisión  no  tendría  incopvo- 
nionto  en  que  se  redactara  otra  minuta,  sicmi)re  (jue  la  Sala  así  lo  acor- 
dase. 

El  Si\Ella(u%(.\V]()  -Quo  pres(*indi<'Mido  el  (pío  so  (piiore entrar  en  dis- 
(■usión  solire  el  i)royocto  d(»  minutado  d(íci\'to,  que  jiropuso  anterior- 
mente por  vía  de  ejemplo,  hace  moción  i)rcvia  para  cpie  la  minuta  do 
comunicainón  presentada  por  la  Comisión,  vuelva  á  (Mía  para  ([uo  redac- 
to otra  nueva  en  términíjs  f)recisos  como  antes  indicó. 

Fu('>  apoyada. 

El  S/\  Aioure:^(\\]()S\  la  Sala  acordase  (pie  vuelva  este  asunto  í\la 
(>omisión,  esta  debería  redactar  una  minuta  que  salvase  los  reparos 
que  so  han  hecho  en  (vsta  discusión. 

(^ue  laciKvstión  no  es,  sis(»  !:a  do  (ra>iladar  la  Sala  á  Mont(>video,  6 
no,  pues  esto  ya  está  ventilado. 

Ahora  (dijfí)  lo  que  sc^  n(M*csita  saber  (»s,  (Miando  d(»b(»  hacerse  esta 
traslación,  si  on  el  b'M'mino  de  los  15  ó  ¿Ó  días,  ó  si  se  esperará  á  quo 
se  desocupe  de  las  tropas  imperiah^s  ó  á  (pie  (»1  (Vobi(»rno  avise  estar 
allanados  los  inconvenient(ís  (¡uií  hoy  t(.)ca. 

Hizo  algunas  otras  obs(frva(*iones^  y  concluyó  con  (puí  s(^ría  convo- 
nionto  que  la  Comisión  S(í  (^\presasoen  tíMininos  mas  pn^cisos. 

El  Sr.  Ellauí'i^  dijo — (Ju(»  aunque  ahora  la  discusión  es  sol)re  distin- 
ta materia,  diría  en  corroboracií')!!  de  sus  anteriorívs  (^onceptos,  y  por 
contestación  alo  que  se  acababa  de  decu*,  (|ue  siempre  opinó,  muy  dos-^ 
de  los  principios,  (pie  las  tropas  Imperiales  no  debicM'on  conservarse  en 
la  Plaza  do  Monttívideo,  así  (pie  se  nombró  nuesti'o  (lobiorno  Proviso- 
rio, según  el  sentido  litoral  del  arlículo  de  la  Convención  que  habla  de 
la  matoria;  pero  (pie  como  la  cuestión  ah(iraes  la  i)r('»via  de  órdíui,  ciñiMi- 
doso  á  ella  insisto  vn  que  la  minuta  vu(ílva  á  la  (^)misión,  ([ue  os  á  quien 
compoto  redactarla  nuevamentí*  desi)ues  de  hab(ír  oido  los  diferontos 
conc^eptos  do  los  señores  Hí^uvsí'ntaiites. 

Fijó  la  proposiíMón  siguiente: 

((Vuelva  á  la  Comisión  i»ara  qu(í  fornK^  una  nueva  redacción,  etc.» 

El  Sf\  Gadeii^  dijo — He  guardado  sileiKno  i)or(iue  hec^Misiderado  ser 
08te  asunto  do  suma  trasixMídencia,  y  poj*quo  podia  ser  importante 


—  103  — 

no  adinMTso  todas  las  razoiiív^al  caso,  (mi  pro  ó  on  contra.  Ni  puedo  con- 
venir (dijo)  on  que  viiiMva  otra  viíz  ala  C')niisión  para  ((ue  rodacte  en 
otra  forma,  i)ues  nin^^una  otra  on  (jUií  lo  haga  saíistará  al  autor  de  la 
iuílií^aí'ión,  i)ncs  niodo<  y  roi'Uias  sohi'o  rpuMwisian  duda  no  lo  faltará, 
cualquiera  que  sea  la  i^edacciai.  Por  otra  parte,  es  retardar  la  deci- 
sión do  (ísta  materia  tan  nimia  á  ver  mió,  íjue  se  hubiese  resuelto  on 
un  cuarlo  dr.  hora.  Kslemos,  señores,  hasta  las  once  ó  doce  de  la 
noche, pero  (entretenidos  en  una  cosas ma^  útiles. 

Yo  Si»  lo  (pío  (»s  pi-oposición  compuívsta.  Ivsta  es  simple  y  simplísima, 
si  la  simplicidad  pued(»  })onerse  en  grado  superior.  La  ¡proposición 
compuesta  frangiíuido  (d  regla m<:ínto,  fue  la  (jue  se  puso  á  la  considera- 
ción de  la  Sala  en  San, losé,  relativa  á  las  (nialidades  del  Poder  Ejecu- 
tivo, (|ue  tenia  seis  partes;  (»dad,proi)iiídad,  nacimiento,  etc.  Ningún  Di- 
putado pidió  entonc(ísla  ol)sei'v¿uicia  del  i*eglamento;  nadie  dijo  ?([ue  po- 
día asenlirse  sobre  una  cualidad  y  disentirse  sobre  otra;  ello  fué  quo 
se  discutió  bajo  el  í^pígralVí  de  artículo  único  yse  sancionó  on  una 
vez  en  todas  sus  dislinlas  parles.  Hacer  cuestiones  sobre  modos  y 
formas,  es  cabalmente  el  mejor  m(ídio  de  entorpecerlo  todo,  poner  en 
i'idículo  la  Legislación  y  ventilar  pei'sonalidades,  y  deducir  quienes  de 
los  scíñores  i)reoi)inant(»s  se  hallan  más  adelantados  en  los  principios 
del  silogismo,  ó  qui(4i,  1)01'  espíritu  de  contradicción,  quiera  siempre 
salir  en  sas  conceptos  airosos,  desentendiéndose  de  lo  principal  do  las 
cuestiones  propuestas  ala  sanción  y  adhiriéndose  mas  bien  á  las  per- 
sonas impidi(''ndoles  con  estudio  la  prosecución  de  sus  discursos,  con 
invectivas  odiosas  de  no  hallarse  en  la  cuestión. 

Esto  soba  hecho  muchas  \occ^  con  el  Dii)utado  que  habla,  hasta  re- 
ducirle á  invitar  á  algunos  d(í  los  s(Mlores  que  lo  han  hecho,  á  una  for- 
mal disi)uui  sobre  si  stHiabía  salido  del  asunto  ó  no,  reproduciendo  y 
d(\<eando  poner  á  la  c()nsideración  del  Cuerpo  si  era  evid(Mite  haber 
vertido  prenjisas  de  las  que  sdogísti<*amente  d(»bia  deducir  por  con- 
secuíMicia  n(M'esaria  la  cuív-^tión  ó  panto  en  dis(nisión. 

Este  ominoso  modo  de  conducirse  (dijo)  nn*  ha  hecho  muchas  xccor^ 
dejar  de  hablai-,  y  ahora  lo  hago  negando  que  ningún  Diputado  puede 
interrumpií-me  y  ((ue  no  loca  al  ((iuí  lo  ha  h(M*h()  avalorar  estai*  fuei'a  de 
la  cuestión  ó  no,  sin  i)rovocarme  á  otra  cuestión  insignificante,  en  <iue  lo 
convíMiceria  á  la  (»vid(uicia  de  (|U(*sí,  me  hallaba  en  el  asunto,  y  de  (|ue 
solo  por  odiosidad  ó  fines  muy  bajos,  [uxliia  haber  suscitado  tal  dis- 
puta, que  nos  habrá  hecho  aparíai'de  lo  esencial,  digno  de  la  conside- 
ración de  los  Padres  de  la  Patria. 

Mi  opinión,  señores  (dijo)  está  reducida  á  que  no  es  (Conveniente  do 


KM  — 

modo  iil{j;niio  Irasladarnos  á  la  plaza,  sea  con  fiUM-za  Nacional,  sea  solo 
con  (d  (fohicnio,  ó  bien  haciendo  salii*  las  fuerzas  auxiliares  portu- 
guesas. Ninguna  razón  «¡uiei'o  i)oi*  ahora  proponer,  mas  que  o\  íMicela- 
niienlo  de  los  })uehlos,  y  las  sini(»sli*as  inlerprelaciones  (jue  podrán  dár- 
s(»le  á  este  i)aso.  Si  los  sefioriís  llepi'(*s(Milan((vs  Juzgan  asi  hay  mas 
que  decidir  en  un  minuto.  No  se  trata  d(í  la  AsamhlcN-i.  Sí  por  contrario 
hay  mas  que  decir,  lo  í[ue  aconseja  la  Comisión,  ó  lo  (pie  dice  el  señor 
Diputado,  autoi* '!(»  su  rdtima  redacción,  y  noque»,  vuelva  á  la  Comisión, 
pues  esto  H  \r\'  mió  es  d(Miiorai*el  asunto  y  aburrii*  á  los  de  la  Comi- 
sión, p(.»n¡(''ndola  en  td  duro  ca-ío  d(í  no  hallai*  (pH»  aconsejar  á  la 
Asamblea,  V  vacilar  sobi*e  (d  modo  v  foi'ma  de  hacíM'lo. 

Ll  S/\  hlludri  {{[]()— como  autoi*  de  la  moción,  hablai-á  últimamente 
para   (pie  se  cierre  la  disíMisión. 

Que  se  ha  dicho,  hablando  de  sí  mismo,  quí»  jamás  podrá  atri- 
l)uir  á  ignorancia  tal  ó  tal  cosa,  y  que»  en  (.\sto  tal  vez  se  padece 
mucha  cMiuivocación:  ([ue  estando  puesta  en  discusi(')n  la  moción 
prc'via,  á  ella  (l(O)e  ceñirse»  cuanto  se  diga,  sin  difundirse  (ín  lo  que 
sea  redativo  á  la  cuestión  genei'al. 

(jue  nun(*a  se  debo  r.»i)ul'ir  perdido  el  ti(Miipo  (píese  emplea  en 
instruirse  en  los  pi*imejN)s  dL'b.'M'tis,  í[ue  son  los  de»  sostener  los  de~ 
bates  y  discutir  las  mat(M-ias  bajo  (d  óihIími  pr(»scr¡i)to  por  el  Regla- 
mento, cuyo  (»\acto   cumi>limiento  invoca. 

Jü  *S/'.  /^/'c.s7V/(.7?^c  Prc ;  uso  si  estaba  discutida  la  cuestión  pn'^via 
ó  no,  v  resultó    la  alirmativa. 

Seguidamente,  si  se  ai)i'U(d)a.  ó  no  la  redai^ción  lu^cha  por  un  se- 
ñor  Dii)utado,  r(»sultó  la  afirmativa. 

En  este  estado,  silbido  la  hora  avanzada,  se  levantó  la  sesión,  y 
y  se  retii-aron  los  s(»ñor(»s  á  las   once  de  la  noche. 
llav  una  rúbri(*a. 

San  Vicente. 


En  la  Villa  de  Canelones,  á  nueve  de  Enero  de  mil  ochocientí^^íi  vein- 
tinueve; abierta  la  sesión  ordinaria  con  hys  señores  Blan(N\  Presidente: 
Lai)ido,  Payan,  Blanco  (don  Juan  Benito),  /ubillaga,  Masculino,  Be- 
rro, (iuíM'ra,  Costa,  Ellauí'i,  llae(lo,  Nuñez, Sayag(.),  Luz,  Barrcnro  (don 
MaiHi(d),  /ufriátíjgui, Lamas,  (barcia,  Bari-cdro  (don  Migued),  P^cheve- 
iM'iarza,  Ledesma,  Masini  y  (tadesa;  con  aviso  de  no  })0(l(»r  asistir  los 
señorías  Chucarro,  /udañez,  Trápani,  Hcdi'iguez,   Osoido,  Pagóla,  Al- 


—  105  — 

varo/  y  Muñoz;  con  licencia  los  señores  Cavia,  Laguna,  Pereira  (  don 
Gal)riel),  Ramírez  y  Fernandez. 

Kl  Sr.  Presidente  anunció  á  la  Sala,  que  la  S(»crelarla  no  había  po- 
dido concluii*  la  acia  á  causa  de  no  haber  remitido  su  alucución  en 
tiempo,  uno  de  los  señores  Diputados,  y  se  pasó  á  dar  cuenta  de  los 
asuntos  que  hablan  entrado,  por  el  ói'den  siguiente: 

DICTAMEN 
II.  A.  (i.  C.  V  L. 

9* 

I.a  Comisión  encargada  de  redactar  nuevamente  la  minuta  presen- 
tada en  la  sesión  de  ayer,  relativa  á  la  traslación  de  la  Soberana  Asam- 
blea  á  la  Plaza  de  Montevideo,  teniendo  presente  los  diferentes  con- 
cei)tos  ([ue  vertiíM'on  en  la  citada  sesión,  adjunta  la  minuta  de  decreto 
que  someto  á  la  consideración  de  V.  II.,  encargando  á  los  señores  Ba- 
rroiro  y  La¡)ido  conleslen  á  los  repai'os  que  sobre  ella  se  hiciesen. 

La  Comisión  saluda  á  la  II.  A.  con  su  mayor  respeto. 

Canelones,  Imioi'O  nueve  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

Manuel  Birrclro,  Presídetite:— Jí;^¿  Félix  Zuhillaga — 
Nicolás  ds  Guerra — Atamisio  Lapido^  Secretario. 

MINUTA  DE  DECRETO 

La  A.  (t.  C.  y  1'.,  lia  acordado  v  dcH-reta: 

Artículo  único— La  A.  G.  C.  y  L.,  se  trasladará  á  la  plaza  de 
Montevideo,  cuando  el  (iobierno  avise  que  las  tropas  extrangeras 
no  ocupan  puesto  alguno  del  Estado. 

Banc'ro — Z¿ibill<ira  -Guerra — Laindo, 

El  Sr.  Presidente,  dijo — (^ue  estcn  asunto  se  daila  en  la  orden 
cuando  del)iera  considerai'se. 

Seguidamente  se  leyeron  los  informes  que  siguen,  anunciados  en 
la  orden  de  e>te  día,  v  son: 

PRIMER  DICTAMEN 

II.  A.  (;.  C.  Y  L.  del  Estado. 

La  Comisión  de  Peticiones,  después  de  examinar  la  solicitud  del 
señoi*  Diputado  don  Manuel  Vicente  Pagóla,  pidiendo  licencia  para 


—  1(K)  — 

pasar  á  la  (/apilal  á  ronsuliar  nialns  de  «^i'avcdad  dr  quo  so  vó  noo- 
iJK^tido;  malos  (|no  rn  otra  ocasión  Ir  lian  IuhíIio  snlVii'  iinnonsa.s 
mol(»slias  y  dilatado  tionii»o  para  i'oparai'los:  ]Ia  oonsidorado  jiis<o 
so  l(»  coiiooda  la  lioiMioia  quo  pido;  i)oro  como  no  s(Mlala  liompo,  y 
l)oi*  su  ri»pi'osontaoión  S(^  dodiioe  dop(MidíM*á  oslo  dol  dictámon  ó 
oonsojo  do  los  faonltalivus,  aconsoja  á  V.  II.  so  sirva  admitir  y  san- 
cionar la  adjunia  minuta  d(*  (h'croío,  on  (|uo  so  Iw  sonalan  ocho 
días,  í|uodando  on  ol  arbiti-it)  dol  sofior  l\'ígola  al  lin  dcM^Ilos,  ocu- 
rrir á   V.  II.  por  su  aumento. 

La  (^omisión  saluda  á  la  II.  A.  con  su  mavor  considíM'ación  v  ros- 
[)0to. 

Candónos,  nuovo  do  iMioro  d(»  mil  ochocientos  víMntinuovf'. 

Domiínjo  Cosía. 

MINUTA  DF-  DECRETO 

La  A.  (t.  C..  y  ]j.  del  l'lslndo,  lia  acordado  v  don-cta: 
Artículo  ilnico.  So  l(M?onc(Mlon  ocho  días  do  licfMicia  al  sofior  Dipu- 
tado don  Manuel  Vicente  Pagóla  i)ara  consultar  su  ontormodad. 

Jiid  uro — Suf/ayo — ^-usfu. 

¿.^  DlC/rAMKN 

La  Comisión  do  P(4icionos  ha  oxamuiado  la  ropi-osontaoión  hocha 
por  los  ollcialos  do  la  Secretaría  y  Ayudantes  do  V.  II.,  pidiendo  so  los 
abonen  sus  sueldos  on  nioiálico  como  so  hace  con  los  empleados  on 
Mont(»vidoo;  (juo  s(^  los  indenmi(*o  de  los  pcM-juicios  recibidos  por  la  1*0 
dncción  dol  valor  de  la  moneda  pap(*l  en  (|Uo  s(*  los  ha  cubierto  hasta 
ahora,  y  so  les  aumenh*  ('stos  poi*  ol  trabajo  extraordinai'io  ([ur  r(*caí* 
sobro  ellos  en  las  circunstancias  on  qno  V.  II.  s(}  ocupa  diarianKínto 
en  la  (^\i)odición  do  asuntos  de  la  mayor  importancia  á  los  intonvsos 
del  Ivstado. 

La  Comisión  noti'opidaría  (»n  |)roi)onor  á  la  II.  A.  (d  rr<r  dn  los  1)¡- 
llot(vs  del  jJanco  d(^  Huímios  Aires  conio  moneda  del  ('«obierno,  [xm^o  (vs- 
tando cierta  (|U(M''s(e  se  ocupa  hoy  de»  un  proy(M.*to  general,  relaliva- 
m(Mií(^  á  esta  mouíula,  se  abstiene  do  hac(^rlo,  á  [)osar  de  la  Justicia  con 
qu(»  so  r<»clama  por  los  empload(»s  de  esta  ¡iartí».  Vov  lo  demás,  la  (co- 
misión cro(»  no  pod(irs(*  extííndor  á  dar  lugar  al  aumento  do  sueldos, 


—  107  -  - 

ni  á  la  indomnización  podida,  por  que  olios  ost;ni  rnzonal)lomonto  re- 
gulados, y  las  ronta.s  tudas  no  ba>>tarían  í\  indomnizar  los  perjuicios 
que  lia  ocasionado  la  hajaon  ol  \ííI)v  do  los  l)íllot(»8  del  Banoo  do  Bue- 
nos Aires;  baja  que  no  e^tá  ni  ha  estado  en  ol  podoi'de  las  auloiñdados 
evitar.  Por  estas  razones  la  Comisión  se  cine  h  poner  á  la  oonsido- 
ración  de  la  H.  A.  la  adjunta  minuta  do  derroto,  snludándola  al  mismo 
tiempo  con  la  mayor  consideración  y  aprecio. 

Canelones,  nueve  de  Enoi'O,  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

Jitífn  Benito  Blanco — San  tingo  Snijaf/o  -Antonino 
Domingo  Costa, 

MINUTA  DK  DECRETO 
La  A.  G.  C.  y  L.del  Estado,  lia  acordado  y 

DECRETA: 

Ai-tículo  l.<^  No  ha  lugar  á  la  indemnización  y  aumento  de  sueldos 
que  piden  los  empleados  de  la  Socí'otarfa  y  Ayudantes  do  Sala. 

2.0  Desdo  ol  día  primero  del  presente  se  los  abonará  los  sueldos  (pie 
devenguen  en  la  moneda  que  so  determino  para  todos  los  empleados 
del  Estado. 

Blanco  —Sayago— Costa. 

3o.  DICTAMEN 

H.  Asambh'^a  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado  : 

La  Comisión  de  PíUicionos  ha  examinado  la  minuta  de  decreto 
presentada  por  el  señor  Diputado  don  Luis  Lamas,  en  que  pide  so 
invito  á  la  Comisión  de  Hacienda  presente  un  proyecto,  relativo  á 
nivelar  los  derechos  de  la  Aduana  de  Montevideo;  reformar  su  ros- 
guardo  y  establecer  el  peso,  medida  do  graduación  de  los  diferentes 
efectos  í|ue  se  inti'oduzcan. 

En  los  momentos  de  considoi-ar  la  Comisión  do  esto  asunto,  que 
sin  duda  exige  medidas  prontas  y  eficaces,  ha  llegado  á  entender 
80  ocupa  el  Ex(*mo.  ÍToblorno  de  un  proyecto  que  abraza  los  puntos 
indicados  por  el  señor  Diputado  autor  do  la  minuta  do  decreto  y  so 
extiende  íi  otros  do  no  menos  importancia.  La  Comisión  do  Peti- 
ciones,  reconoce  la  necesidad  absoluta  do  adoptarse  medidas  que 


^ 

^ 


-   lf)8  ~ 

regulariceii  hi  Admiiiistrarión  de  Adiiaiiíi  y  hagan  cfcvtivo  el  pago 
de  derechos;  removiendo  los  inconvenientes  que  tiene  hoy  aqiicUa 
oficina  de  recaudación,  por  vicios  arraigados  en  (día  ó  ix)r  falta  de 
un  sistema  regular.  El  objeto  de  la  moción  del  señor  Diputado  autor, 
queda  lleno  con  que  la  Comisión  de  Hacienda  contraiga  su  celo 
por  los  int(n*eses  gíMiei'ales  A  proponer  los  medios  de  remover 
aquellos  inconvíMiientes,  bien  sea  por  medidas  que  proponga  la 
misma  Comisión,  ó  por  los  que  presente  á  la  consideración  de  la 
Honorable»  Asamblea  el  Excmo.  Gobierno. 

l'ji  este  concepto  la  Comisión  de  Petitnones  se  ^ciñe  solo  á  pro- 
poner á  Vuí»s(ra  Honorabilidad  se  pase  la  minuta  de  decreto  pre- 
síMitado  poi'  el  scnlor  Lamas  A  la  de  Hacienda  con  este  informe, 
y  recomcMidación  especial  de  expedirse  con  la  brevedad  posible 
en  un  asunto  de  tanta  importancia,  bien  arreglándose  á  los  puntos 
que  ella  indica,  ó  al  proyecto  que  el  (Tol)¡erno  presente,  si  como 
cree  la  ('omisión  qu(*  ha))la  tiene  efecto  tan  breve  como  es  de  es- 
perarse. La  Comisión  de  P(»ticion<3s  no  cree  ver  preciso  otro  decre- 
to para  que  esto  se  consiga;  sin  embargo,  si  la  fórmula  lo  exige 
y  Vuestra  Honorabilidad  lo  detei*mina, está  pronto  á  redactarlo: 

La  Comisión  saluda  á  la  Honorable»  Asamblea  (lenei-al  con  su 
mas  alto  respeto  y  distinguida  consideración. 

Canelones,  nueve  de  Enero  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

Juan  Benito  Blanco  -  Santiago  Satjago— An- 
tonia o  Domingo  Costa. 


I^uí»sto  en  discusión  el  informe  v  minuta  d(»  decreto  de  la  Comi- 
sión  d(?  Peticiones  en  la  solicitud  de  don  Manuel  Vicente  Pagóla : 

Un  señín*  Dii)utado  observó:  -  (^ue en  su  concepto  la  Comisión  no 
se  habrá  fijado  bien  en  el  sentido  literal  d(»  la  solicitud  del  señor  Pa- 
góla; y  al  efecto  pidió  ([ue  sí»  l(\ves(\  Verilicado,  dijo: — Que  se  pedía 
un  tiempo  nec<'sario  i)ara  tratar  de  su  (MU'ación  y  consultar  (*on  los 
mé(li(!os  de  la  capital  el  m(H(jdo  curativo  que  le  convenga.  Señores, 
(dijo),  no  me  i)arcce  tiempo  bastante  el  de  o<*ho  días  para  que  el 
señor  Diputado  Pagóla  consulte  el  método  (jue  d(»be  adoptar  y 
atienda  á  su  curación. 

Por  lo  tanto,  (continuó),  seria  de  opinión  que  solo  se  le  diga: 
romo  lo  pifie. 

No  habi(»ndo  quien  tomase  la  [ja labra,  se  procedió  á  votar  si  es- 
taba el  punto  suficientemente  discutido  ó  no,  resultó  la  afirmativa. 


—  1()!)  — 

Si  se  aprueba  el  informe  y  minuta  en  general,  afirmativa. 

Puesta  en  discusión  en  particular : 

Otro  señor  Diputado,  en  oposición  á  la  minuta,  dijo  :  —  Que  un  mal 
de  la  gravedad  que  se  indica  en  la  solicitud  del  señor  Diputado  Pa- 
góla, necesita  un  tiempo  más  largo  que  el  de  ocho  días,  bien  sea 
para  tratar  de  su  curación,  bien  para  esa  misma  consulta  que  se 
indica.  Que  este  caso  es  el  mismo  que  el  que  se  presenta  cuando  se 
trata  de  renuncias,  á  las  que  ha  dicho  y  repite  deben  ser  admitidas, 
así  como  sei'  más  largos  los  plazos  que  se  concedan  en  líis  licen- 
cias, pues  de  otro  modo  si  no  se  admiten  las  primeras  no  serán 
más  largas  las  segundas;  llegará  tiempo  que  vendrán  á  quedar  en 
h\  Sala  seis  ú  ocho  señores  que  no  estén  Hcenciados,  resultando 
que  estos  tendrán  que  resolver  en  los  asuntos  púl)l¡cos.  Concluyó 
haciendo  algunas  oti'as  obsei^vaciones,  y  no  conformándose  con  la 
redacción  del  artículo. 

El  señor  miembro  informante  de  la  Comisión,  dijo :  —  Que  el  señor 
Diputado  preopinante  se  ha  estendido  á  hablar  de  renuncias,  cuando 
no  es  del  caso  ni  del  asunto  que  se  tra'a,  pues  en  las  veces  que  se 
ha  hablado  sobi^e  ellas  la  C  'misión  ha  prestado  francamente  su  dic- 
tamen. 

Pidió  se  leyese  el  informe  de  la  Comisión  y  hecho,  dijo: — El  se- 
ñor Representante  don  Manuel  Pagóla  en  su  solicitud  no  señala 
tiempo,  y  por  ello  se  deduce  que  por  ahora  no  necesita  de  otro,  más 
que  aquél  bastante  á  oír  el  dictamen  ó  consejo  de  los  facultativos, 
que  después  de  estar  impuesto  es  que  dirá  á  la  Sala  se  le  señale  uno 
más  largo.  Por  último,  (dijo),  el  que  habla  está  satisfecho  que  el 
paso  dado  por  el  señor  Pagóla  no  es  más  que  de  pura  delicadeza, 
pues  está  reducido  á  la  consulta  que  se  ha  dicho,  verificada  la  cual 
resolverá. 

Se  contestó  estar  conforme  con  lo  expuesto  por  el  señor  miembro 
informante  de  la  Comisión,  más  no  con  la  redacción  del  artículo, 
pues  no  es  lo  mismo  reparar  que  consultar.  Que  solo  ha  movido 
esta  cuestión  el  variar  esta  palabra. 

El  señor  miembro  déla  Comisión  se  conformó  con  que  setextase 
la  palabra  reparar,  y  en  su  defecto  se  pusi(^se  la  de  consultar.  Igual- 
mente lo  hizo  pidiendo  se  textasc  la  palabra  salud,  y  en  su  lugar  se 
c-tableciese  la  de  enfermedad. 

Cn  señor  Diputado  que  habló  la  primer  vez,  dijo: — Que  no  se- 
ría difuso  por  no  sci'  molesto;  pero  que  desearía  ([ue  la  Sala  se 
fijase  en    la  mezquindad  del    tiempo  que    se  señala  por    la  Comi- 


.-  11(1  — 

sión;  (juc  ellos  no  son  más  que  i\c]u)  í\U\í<,  y  (jHí»  no  pncMlc»  porsiui- 
(lirso  (|iií»  ostos  so;ni  bástanlos  ni  ;u'in  [){n*a  (*()nsnl<n!*  ron  los  fa- 
cultalivo.s,  y  ([no  por  lo  mismo  insistía  (Mí  (pin  s(í  (l(»j(>  á  sn  arbi- 
trio tomarso  el  (icnnpo  (pie»  c^rt^yosí»  n(M»('sai'io. 

No  liabiíMido  ípiicMi  fomasí»  la  palal)ra,  dcspUíVs  i\o  babíM\<o  dado 
el  punto  por  discutido,  se  proc(»dio  á  votar,  si  se  aprobaba  (')  no  ol 
ai'tículo  011  parliíMilai' como  (\*^tal)a  redactado,  resulU')  la  afirmativa. 

Sr»  tom(')  en  ('on.^idíM'aciíHi  r\  informe  y  minuta  pi'esenlada  por  la 
misma  C(unisi(')n,  (Mi  IfiJ^olicitud  de  l(js  enii)l(»ados  d(^  la  IIoiK>ríiblo 
Asaml)l(\i. 

Pu(v<to  (MI  discusión. 

El  señor  G<?^/6V/pidióla])alabra,y  dijo  Si  la  solicitud  d(»  los  empl(\*i- 
dos  ó  ol  informo  do  la  ('omisií'ui  imi)oi'tal)a  generalizar  una  sola  mouí.Mla 
(MI  (d  Estado,  no  debía  discutirs(\  y  sí  dos(»cliarse  hasta  que  (mi  p;oneraI 
el  (lobierno  pr(vs(Mitase  es(*  proyecto,  que  la  Comisi(')n  indicaba  iba  á 
pasar,  i'ospooto  áK^Mioi'alizai*  la  moiKMla  metAlioa.  Me  rosorvo,  dijo, 
para  la  díscusi(jn  on  partioular  hac(M'  algunas  obsoi^vacionos  sobro  ol 
informo  do  la  Comisi(')n,  si  (»s  admitido  on  gon(M*al. 

No  liabiondo  (piitMi  tomase  la  palabra,  y  dado  el  punto  por  discutido, 
se  procíMÜí')  á  votai*  si  se  aprobaba  (')  no  la  minuta  en  g(Mi(M'al,  y  r(?sulló 
la  afirmativa. 

Puosto  on  discusiíSn  (d  prinioi'  ai'tíoulo  on  parti(Mdai': 

El  señor  Gadca,  dijo :  —  Ti'os  cosas  sí^n  las  (pie  los  empl(\ndos  solici- 
tan, sobro  las  (juo  informa  á  Vu(»stra  Honorabilidad  la  Comisi(')n :  in- 
domnizaoi(')n,  aimionto  de  sueldos,  y  que  so  les  paguo  qw  motálioo. 
En  (*ste  concepto  no  crc^o  el  informe  biíMi  redactado,  i)U(Vs  podría  adhe- 
rii'iiK^  á  la  indomnizaíMí'm  y  no  al  auniíMito,  ó  i)odría  oponerme  A  (Vsto, 
y  no  á  a([uella.  (Ju(í  esto  no  i)U(^de  liacorso  por  el  Cuerpo  o\\  la  votacií'm 
(1(»  un  solo  artículo,  por  sei*  cosas  muy  distintas.  La  ('omisi(')n,  scmIoh^s, 
las  idontiflca  y  baco  militarlas  mismas  razon(»s  ])ara  dí\sapi-obar  lo 
uno  ylooti'o;  (»stoes  (»vid(Miío  (Miando  olla  dic(\  no  se  hace  lugar  á  la 
¡nd(^mnizaci(')n  ni  aunuMito  de  sueldos. 

El  señor  Casttf,  dijo  :  -  (^ue  es  cierto  (pío  no  es  lo  mismo  lo  uno  y  lo 
otro,  poro  (jU(Ma  Comisi(*)n  estuvo  por  la  iK^gativa  on  ambos  casos,  (mi 
razón  (1(»  (pío  si  se  jxMíast^  (Mi  indcMiiizacioiios,  no  se  sabo  d(»  dondo  so 
podría  ríMinirun  caudal  i\\\o  fu(\se  l)astante  á  satisfac(M*á  todos.  Y  (pie 
res})e*."to  al  auuKMiío,  la  Comisión  bal)ía  considcM'ado  (|ue  d(^sdo  el  m(j- 
mentó  (M1  (]uesean  pagos  por  la  moiK^da  niíMálica,  (d  (lobiíMMio  (Mimph» 
con  lo  que  ha  prometido  al  ti(Mnpo  de  contratarlos,  y  (mUoikvs  no  iiay 
\\v\  solo  motivo  para  (v<(»  aunKMito  que  so  solicita.  Losemjileados,  (  dijo), 


— 111  - 

luego  que  se  cónfi^rmaron  con  el  sinMdo  (jiie  admitieron  desde  que  em- 
l)ezai*on  á  pre^jar  .<us  sci'vieios,  manif(\s(aron  que  aquél  era  el  bastante 
á  .sus  ti*íiljajos,  y  no  se  íMK'uentra  una  i*a/ón  paní  que  ahora  solicitcMi 
nu(*voaum(Mito,  nuielio  más  cuando  sejes  eonvíMiza  di*  qu(»  vn  adelante 
sei'án  pagos  con  la  mon(vla  {{wr  tenga  su  valoi*  voi\\. 

Ellos  deben  lambic'ín  pencíi*ai'sc  do  las  escacescs  (hd  Krai'ío,  y  he 
aquí  un  nuevo  motivo  para  que  so  conformen  con  el  sueldo  (¡ue  la  Ley 
les  señala.  líi/o  algunas  otras  observaciones,  y  coinduyó  pidiéndola 
ai)robación  del  artículo,  tal  cual  estaba  redactado. 

El  señor  Barreiro  (  1).  Manuel ) ,  dijo :  —  Se  dic(»  por  un  señor  Dipu- 
tado que  los  empleados  de  la  Sala  d(»bían  sabei-  cuando  S(»  obligaron 
á  servirla  cuál  había  de  s(»r  su  trabajo  y  (Hial  su  prét,  pero  también 
es  cierto  qu(*  expeiimentando  el  p(»so  desús  no  interrumpidos  que- 
haceres en  ninguna  i)rt)poi'ción  con  el  pago,  pueden  con  toda  razón 
exigir  su  aumíMito. 

Qu(*  aun([ue  es  venlad  (|U(»  ellos  están  (Mi  actiUid  de  i*(»nunciar  to- 
da vez  que  no  les  parezca  bastante,  per.)  que  también  es  verdad  ((ue 
no  habrá  quién  les  (]uiera  suceder  en  sus  tareas,  pues  todos  sabrán 
que  si  ellos  los  dejaron  fu(''  porque  no  se  r(»poi*taba  más  utilidad 
que  la  d(í  empeñai'se  diai'iamenti»  para  mantenerse  y  presentarse  en 
la  Sala  con  la  decííncia  qu(*  ella  les  ordena,  y  ellos  facilitarían  si  en 
lugar  i\i'  los  ocho  reales  (jue  se  les  prometió  por  cada  papel  de  á 
peso  no  se  les  diese  mas  (puí  real  y  medio  como  s(»  nota. 

Que  cri'e  (pie  debe  aumentárseles  el  sueldo,  bien  sea  en  metálico^ 
bien  S(*a  en  i)apel,  y  cuando  no  por  la  escas(»z,  se  les  reconozca  la. 
deuda,  pai'a  (|U(»  así  tengan  algún  modo  dií  saiisfaccr  á  sus  aeree 
dores. 

El  ^eññi'  La/uífs^  dl]():  -  (¿ue  cree  muy  justo,  que  si  sigue  dándo- 
seles en  la  moneda  [)ap(d  á  los  empleados,  se  les  aumente  el  sueldo, 
pen»  que  cuando  se  ha  dicho  i)or  la  Comisión  que  en  este  mes  si» 
les  debe  abonar  en  metálico,  })arec(*  que  nada  hay  que  l(\s  impida 
á  continuar  sus  s<m'vícíos.  Es  necesario  señores,  (dijo),  tener  muy 
presente  la  escasez  del  Iv^tado,  y  sus  muy  pocos  recursos,  en  cir- 
cunstancias en  qu<»  hay  mil  objetos  ú  qué  atender,  y  muy  particu- 
larmente el  d(»  asistir  á  las  v'udas  é  inválidos  de  la  presente  guerra, 
y  á  esos  militares  (pus  sat^rilicándo  con  todo  g(''n(M*o  de  tra))ajos,  han 
venido  al  (in  á  consegnii*  dai*  la  libertad  á  nuestro  sucíto.  Aellos(»sá 
quien  inmediatamente,  y  con  pn^l'ercMicia  delx^  atend('*rs(íles.  Pi'cciso 
es,  señores,  que  cai'guemos  todos  con  este  peso,  y  hagamos  esfuerzos 
para  facilitar  el  modo  con  que  el  Erai'io  no  sienta   tanto  ese  peso,  que 


—  112  — 

gravita  lanío  lioysohrí»  rl.  —  Concluyó  lia(*iondo algunas  olidas  oljser- 
vacioncs  V  conformándose  con  la  ríMlacción  de  la  niinutn. 

El  señor  Gadca^  ^lU^'"  S(ín' i*cs,  cl  aunicnlo  rjuc»  los  (4i)[)lv»ados 
solicitan  no  os  sobre  sus  sueldgs,  sino  sohr(»  el  <|ue  disfinilan  hoy, 
por  pagí'irscles  á  uxuiíMla  paixd.  Resulla  de  í»s1o  que  solo  aiXM'cihc 
cuarenta  reales  (d  <(ue  lienc»  d(»  prét  cuar(Mila  ptísos.  Ks  indudahlc 
(¡ue  el  Gol)i(»rno  ha  engañado  á  los  (Miijileados,  y  que  este  engaño 
ai'in  sigue.  Ks  cabalnKMile  aulorizarlo  cuando  8(»  contraria  i\  que  se 
les  dé(»n  realidad  el  i)rct  ([U(»  tien(»  cnda  empleo  d(vsigiiiido,  oponién- 
dose al  aiuiiento  que»  los  (MiiphNidos  soli<*itan.  DcMHodo  (¡ue  la  Comi- 
sión habría  m(»jor  desechudo  la  solicitud  que  huber  redactiulo  el  artí- 
culo tan  inexactamente,   poni<*Midolo  en  divei-so  punto  de  vista. 

/íY  sr'/To/' Co,s/r/,  dijo: —  Ahora  se  está  discutiendo  el  ])rimer  artí- 
culo en  particular,  cuando  s(»  haga  (*on  (d  2^^  contestaré  al  señor 
Diputado. 

Se  pasó  á  cuai'lo  intermedio,  y  vueltos  á  sala: 

El  señor  Presifhnlc  anunció  (¡ue  seguía  la  discusión  del  primer 
artículo,  y  no  habiendo  quién  tomase  la  palabra,  sí»  procedió  á  votar 
si  se  daba  por  discutido    el  punto  ó  no,  y  i*esultó  la  afirníativa. 

Si  se  aprueba  (d  artículo  1^  del  modo  (pie  estaba  redactado,  y  re- 
sultó la  alirmativa. 

Puesto  en  discuúón  el  2^  artículo: 

EJl  señor  Costrf,i\\]():  —  Que  la  d(»claración  d(*  la  moneda  no  «s  el 
asunto  que  s(»  discute,  pues  se  trata  solamente  de  decretar  una  soli- 
citud de  los  emi)leadas  de  la  Honorable  Asamblea,  con  referencia 
á  sus  sueldos,  y  í[ue  la  Comisión  no  ha  podido  ni  debido  hacer  más 
que  proponer  el  segundo  artículo  (pie  vale  tanto,  á  juicio  d(d  Dipu- 
tado í(U(*  habla,  como  obligarse»  la  I lonoi'abh»  Asamblea  á  (extinguir 
ó  no  dejar  conlinuíU'  la  distinción  de  moneda  que  tiene  hoy  (d  país, 
para  abonar  á  sus  em|)lea(los,  determinando  el  tiempo  cu  ({ue  d(d)e 
]ial)er  una  general. 

E2  señor  (hrler,^  dijo:  —  VA  ai'íícjlo  2*Mlio(^:  «  cuando  s(*  dcndare  la 
moneda  qued(d)a  s(M*vir  al  pag«)  do  todos  los  em[)leados  d(d  Msta- 
do.  »  Hablando  d.d  i):*oyecto  (mi  geneiw!,  dij(s  señore-,  (|U(ísi  (Ma  in- 
disi)ensable  generalizar  una  sola  monívla  (Miel  l^^tado,  pai'a  i'ívsolver 
la  solicitud  de  los  íMiq)leados,  como  d(Mlucí  de  la  lecíui'a  de!  [»roye(^to, 
(|ue  no  debía  admitirse;  y  en  est(í  c;)n(*eptola  rínlacción  está  viciada, 
porque  si  s(»  g(MieraIi/a  la  moneda  papel  nada  había  r(»su(dto  la  Sala, 
más  que  decir:  el  empUsido  aperciba  en  papel  sus  sueldos,  ysi(»m- 
pre  crea  que  se  le  paga  en  valor  real,  como  supone  la  admisií'm  del 


—  ii:í  - 

])r¡mer  artííuilo  que  no  permito  ol  aiiniCMito  de  olios.  Si  .se  gonornliza 
la  nioneda  motálioa,  de  hecho  csius  onii)leados  oslan  aunioiitados 
del  suoldo  que  porclboii  hoy;  y  oii  (ísto  caso,  en  contrario  de  una 
resolución  soboi-ana,  ol  suí^ldo  dol  oniploado  está  aumentado  de  he- 
cho. Hallo,  sonoros,  (MI  esto,  una  conti*adicción,  una  implicancia  que 
podría  salvarse  redactando  de  otro  modo  ol  artíi-ulo.  Si  la  Comisión 
no  i)uedo  provcMu*  para  oxi)0(lirs(%  la  moneda  ([uo  en  (O  país  se  gene- 
ralizará, debiendo  convencerse  que  pu(^d(.'  llogai*  un  caso  en  (pie  su 
consc^jo  á  esto  Honorable  ('uorpo,  piKula  (piodar  como  cuerpo  sin 
alma  ¿  i)or  ({U('*  más  bií'n  en  su  informo  no  pn^scinde  de  dai*  lugar  á 
la  solicitud  do  los  empichados  f  ó  sobro  el  artículo  en  cuesti(')n  ¿p^^i' 
qu(»  no  aconsí^ja  (juc»,  como  aún  s(»  ignora  en  qu(>  moneda  pagará  el 
Estado  el  rosto  do  sus  empleados,  no  puede  decidir  (jue  los  de  Vues- 
tra Honorabilidad  sean  pagos  á  metálico,  pu(\s  esto  gíMiero  quizá  no 
se  halle,  y  ([uo  sería  un  inconveniente  insuperable  el  realizarlo  íf 

El  seño/'  Cosía,  dijo :  -  -  Kl  señor  pi*(M)pinante  so  servirá  decir  de  que 
modo  valórala  moneda,  pues  v(»  el  l)i[)utad()  (]ue  habla  se  exijo  una 
resolución  agena  del  caso,  (^uo  la  Comisión  no  pudiondo  prevcMiir  el 
juicio  do  la  Honorable  Asaml)lea  no  ha  debido  expedirse  sino  hablan- 
do (»n  los  t(M'minos  generales  en  ((uc?  halda  (d  artículo  2.*^ 

Que  la  cuestión  (Ud  artícuh.)  en  discusión,  es  la  que  se  ha  explicado, 
y  no  la  que  ol  señor  Diputado  pi*eoi)inant(í  envuelve  (mi  su  discurso. 

Dado  ol  punto  i)or  suri(*iontomonte  discutido,  so  procedió  á  votar  si 
sea[)robaba  ol  ai'tículo  ¿'\  según  lo  había  r(xla(*tado  la  Comisión,  y  re- 
sultó la  alirnjaíiva. 

So  levó  V  i)uso  á  consideración  do  la  Sala,  ol  informo  de  la  Comi- 
si(jn  do  P(*ticion(\s,  rofei*en<o  á  la  moción  presentada  por  el  señor  La- 
mas, y  puesta  en  discusión. 

El  sc/lo/' (iadcff^ú'iy):  -QwocvcUx  que  la  (Comisión  aconsejaba  con 
fundamento  á  la  Honorable  AsambhNi  y  í|Uo  (Io>])U(\s  de  haber  oído  las 
razon(?s  on  que  el  auloi»  de  cMc  proyecto  lo  apoyaba,  no  puede  negarse 
su  utilidad.  Solo  noto,  dijo,  (juí^  (M  no  ha  estado  redactado  en  artículos, 
y  en  este  caso  hubiera  pasado  ú  la  Comisión  do  Hacienda,  y  ella  hubie- 
se hoy  presentado  su  dictamen  y  hubi(»se  n^vaido  rí^síducicMi  sobrí»  6\. 
Su  autor  ha  pr(\sonta(lo  una  minuta  expositiva,  pidiíMido  resolución  so- 
bro los  puntos  d(.»  (día;  asi  (»s  que  \\\r  i)()r  ol  Presidente  dirijida  á  la 
Comisión  de  Peticiones,  lo  que  no  hubiera  sucedido  si  esta  minuta  hu- 
biese sido  redactada  en  artículo^.  Croo  que  esto  debe  hacer  la  Comi- 
sión, si  de  esta  discusión  so  dosfvi  tirar  alguna  cosa  Titil. 

8* 


—  111  -  - 

Jü  señor  iMmñs^iWy) :  -  -  Qwr  no  síM'onforinahM  con  o!  Hictnmondo  la 
('omisión  (1(»  Polirionos,  i)iu'v<  quiM^  pasarse  A  la  do  HacaíMida,  para 
quo  ésta  so  oxpida,  bien  soa  i)or  nií^lidas  que  ella  {>roponga,  ó  bien 
por  las  (|ii(»  dirto  el  pi-oyorto  (|iií'  el  i  iobiorno  [)j-(vs(Mifo,  va  á  demostrar 
un  asunto  tan  argento  como  ncM-esai'io  y  sencillo  á  la  vez.  Quenopucdo 
mirarscM'on  indiferencia  el  desfalco  que  están  sufriendo  los  intereses 
del  Estado  por  la  falta  de  regularización  en  el  ramo  de  Aduana,  ni 
menos  ser  Indiferente  á  (jue  los  exti*angoros  estén  pagando  solo  un 
(juince  por  ciento  d(;  derechos,  cuando  nuesti'os  hermanos  los  de  la 
República  pagan  el  veinticuatro,  (jue  el  remedio  d(»  i^sta  males  cosa 
del  momento,  y  por  lo  tanto  siempi*(^  insistiría  en  que  se  expidiej^e  una 
resolución  (jue  allanase  los  inconvenientes  que  se  tocan,  y  que  ya  ha  di- 
cho cuando  fundó  su  moción. 

El  señor  Alo  sin  ¿^  iWjo:  -Ln  forma  en  que  (d  señor  preopinante  ha 
l)resentado  su  minuta  ha  dado  mérito  á  (jue  i)ase  á  la  Comisión  de  Pe- 
ticiones. Si  ella  hubiese  sido  i'odaí'tada  on  tres  ó  más  artículos,  la  Co- 
misión de  Hacienda  la  hubiese  admitido  y  cuidado  de  exp(Mlirse  con 
la))revcdad  que  exije  su  inq)ortancia. 

El  señor  Lamas:    -  Contestó  satisfaciendo  al  sofior  preoi)inante. 

Jü  seño/'  Presidente^  dijo:  -Que  si  el  señor  autor  de  la  moción  se 
conformaba  se  pasaría  á  la  Comisiónele  Hacienda. 

hl señor  Lamas^  dijo:  — (^u(mM  se  conformarííi  con  que  se  pasase  á 
dicha  Comisión,  siemi)i-e  ([Ue  ella  se  ocupase  de  establecei*  una  i*eso- 
lución  que  abrazase  todos  los  i)uníos  que  él  se  había  proi)U(*sto  al  re- 
dactar su  m(jción. 

El  seño/  Cosío,  dijo :  Qwr  i)recisani(Mite  rMo  es  lo  mismo  (|ue  dice 
la  Comisión,  cuando  rec(>nrnMida  que  st»  pas(»  su  informe»  con  la  minuia 
de  decrelo  pi'csenlada  poi'ol  señor  pi-(M)pinanle  á  la  Couiisión  de  Ha- 
cienda, i)araque  se  «'xpida  con  la  bi'e\(Ml;id  [)osil>h*,  aireglándoseá  los 
})unlos  quíí  ella  ioílica. 

Dado  el  i)unto  por  siilirií'níemenle  discutido,  se  [)roceNlió  A  votar  si 
se  aprobal)a.  ó  no  el  diclámen  en  general,  y  residió  la  alirmativa. 

Pu(»s|(»en  discusi<')n  pai'licular,  d<^^pUí''s  d(»  habiM*. c  leido  eldictamf^n: 

El  se/lo/'  La/nos,  dijo :  -  -  (^)iie  do  ningún  modo  se  podia  conformar  c^on 
í(uese  esi>ei*e  el  ari'oglo  g(ínoi*al  ({Uo  debe  presentar  el  (Gobierno.  (>^ue 
porlotantí>  insistía  en  (|ue  se  pasase  á  la  ('omisión  de  Hacienda,  pa- 
ra (jue  solamente  s(»  o(»upo  de  los  \v('<  punteas  qu(*  ella  abraza,  pueVs 
son  muy  S(MicilIos,  y  <|ue  por  lo  mismo  podía  expedirse  con  facilidad. 

Otro  Sr.  Di[)utado  fuí*'  de  o])inión  ({uo  volviese  á  la  Comisión  de  Pe- 
ticiones para  ({ue  aquella  radaclase  una  minuta  de  dos  ó  mas  artículos. 


En  esto  estado  se  sujetó  á  votación,  si  s(»  daba  el  punto  por  suíleien- 
temonto  discutido  ó  no,  v  resultó  la  aílrmalivn. 

En  seguida  se  hizo,  si  se  aprobaba  ó  n(j  el  dictamen  presentado  por 
la  Comisión  de  Peticiones,  y  resultó  la  negativa. 

ti  Sr.  J^vsídcnte  anunció,  que  en  vii'tud  de  haber  sido  desechado  el 
dictamen,  volviera  A  la  misma  Comisión  i)ai"i  (pie  presentase  otia  re- 
dacción. 

Seguidamente  se  anunció  por  el  mismo  señor,  que  habiéndose  con- 
cluido los  asuntos  (pie  foi-niaban  la  orden  del  día,  se  levantaba  la  se- 
sión v  se  retiraron  los  símIoi'cs  á  las  once  de  la  noche. 

Hav  una  rúbiica. 

San  Vicente. 


En  la  Villa  de  Canelones,  á  trece  de  Enero  de  mil  ochocientos  vein- 
tinuove;'abicrta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores  Blanco — Presidente, 
Lapido,  Zubillaga,  Suarez,  Blanco  ( don  Junn  Benito ),  Berro,  Payan, 
Costa,  Masculino,  Zudañrv.,  Ilaedo,  Ellauri,  Luz,  Nuñez,  Sayago,  Zu- 
friátegui.  Lamas,  (rarí^ía,  Et^heverriarza,  Ledesmn,  (Jadea  yAlvarez; 
con  aviso  de  n(^  i)oder  asistii*  los  señores  Barreii'O,  Kodriguez,  Osorio, 
Churarro,  Guerrn,  Trápani  y  Mnsini;  (^on  licfUKMa  los  señores  Cavia, 
Laguna,  IVreira  ( don  (iabriel ),  Pagóla,  Ramirez  y  F(MMiandez. 

Leídas,  aprobadas  y  firmadas  las  dos  actas  anteriores,  se  dio  cuen- 
ta de  los  asuntos  qu(»  habían  (Mitrado,  por  el  orden  siguiente : 

De  una,  nota  d(»l  Excmo.  señor  (Gobernador  y  Ca[)itan  Oenei'al 
Provísoi'io,  su  feclia  diez  del  corriente  mes,  en  la  (|ue  dic(*  Vu(»sti\'i  Ho- 
norabilidad que  queri(»ndo  facilitar  el  mejor  y  más  pronto  desempeño 
de  los  resp(»cfiv()S  Ministerios  (juesí»  hallaban  al  (*argo  d(*l  Ministro 
Secretario  de  Gobierno  y  Relaciones  Exterioras,  ha  nombrado  con  f(v 
cha  ocho  del  corriente  por  su  Ministro  Secretario  en  el  Departamento 
de  Hacienda, al  benem(>rito  ciudadano  don  Francisco  Joaíjuin  Muñoz, 
«jue  ocupaba  un  lugar  en  el  seno  d(*  la  Augusta  Rc^presentación  Na- 
cional. 

De  d(js  del  mismo,  Excmo.  señor,  sus  fechas  doce  del  (N>rriente, 
acusando  recibo  á  la  cont(*stación  que  se  dá  por  Vuestra  Honorabi- 
lidad con  la  de  siete,  h  la  que  pasó  Su  Excelentísimo  cr)n  fecha  tres  del 
corriente.   Y  en  la  otra  dice,  quedar  enterado  de  la  separaci('>n  del  se- 


1 10    - 

ñor  Dii)nla(l()  doi)  .lunn  l'^raiicisco  (iiró,  y  (|U(Ni1  otVcto  so  han  librado 
las  ói'dí'DOs  UíM'osíirias  al  Heno  do  aquella  resolución. 

l)r  una  roniuniración,  fcírlia  diez  d(»l  corriíMitc,  del  Tribunal  dol  Con- 
sulado di»  Montevideo,  dirigiendo  á  Vuestra  Honorabilidad  la  ropr(v 
senlación  i\\\c  el  euerjx)  dií  eoniereiante.s  de  a(jUí»lla  i)la/a  lo  ha  (dova- 
do  con  una  ni(»nioi-ia  que  adjunta,  díMnosírando  razon(\s  y  argumentos 
de  lo  ruinoso  (|ue  sería  al  i)aís  el  rcM'ibo  de  la  nioiHvla  i>ai)(*l  dol  Banco 
de  líuono.s  Aii'os,  agrt^gando  el  Tribunal,  que»  imix'lido  por  el  voto  ge- 
neral d(»l  comercio  y  atenthda  la  gravedad  y  urgíMicia  do  la  matoi'ia, 
Sí»  apresura  á  i)onerlo  en  (Conocimiento  díMa  Augusta  Asambl(»a  para 
<|uo  so  sirva  considerarla,  |)or  si  se  nKM'ece  la  acojida  qu(»  so  proponían 
sus  autores,  i)ara  qur  qu(»d(»  asegurado  ol  i)aís  i\o  los  malos  y  funestas 
consecuencias  (fue  le  prepararía  cuahiuiera  oti'a  medida  conti*aria.  Al 
(»feclo  también  aeompafia  la  citada  jK^tición  ürmada  i)or  ochenta  y 
tantos  vecinos. 

Y  (\o  una  solicitud  d(»l  Diputado  don  Solano  (iarc^ía,  en  (lue(^xi)one:-  - 
Quo  cuando  admitió  r\  nombramiento  do  H(»prosntant(»s,  fué  solamcMi- 
te  por  ol  í('»rminod(í  tres  nit^sosíjuí»  duraban  las  Legislaturas  ordinarias. 
Que  en  su  cons(.»cuc»ncia  ospiM-ó,  desde  prin(*ii)io  de  Sotioml.)re  hasta 
moíhado  do  ()ctubr<»,  en  el  Durazno,  la  reunión  do  la  Sala,  (pie  no  tuvo 
su  vc»rilicativo{)or  la  no  compar(.'cencia  ih}  los  más  do  los  Dii)utado^,  lo 
cual  dio  uK'rito  á  la  otra  nueva  convoeatoria  \n\vi\  la  Villa  de  San  .Ios(\ 
en  donde,  desd(»  la  |)rimera  apertura  de  la  Augusta  Asambh.'a,  no  ha 
faltado  (d  exponentt»  hasta  el  día  dií  hoy  á  ninguna  di.»  sus  sesiones.  Que 
])or  lo  tanto,  si(''ndole  ílifícil  subsistir  por  más  ti(»mpo  en  (Vsto  pu(»blo, 
su|)licaá  Vuesli-a  Honorabilidad  so  digne  coni:ed(»rl(»  licencia  por  un 
niívs  pju'a  i)asnr  á  su  casa  con  el  solo  objeto  de  i)r(.í{)oirionarso  los  me- 
dios de  ixxler  eoulinuar  doseuipeñando  su  (M)cargo. 

Se  mandaron  pasíu*  á  la  Comisión  do  P(»íieiones  el  i)rimoro  y  fdtimo 
asunto,  el  tei'cei'o  á  ar(dnvar  y  el  (jue  corresponde  al  Consulado  de  Mon- 
tevideo á  la  Comisi(')n  d(»  Hacienda. 

hl  í<c/l(}/'  Pivsiflcníe  anunció,  ((uc»  so  iba  á  em[>ezar  la  ói"(1(mi  del  día  y 
se  hizo  huyendo  ol  siguiente: 


DICTAMKN 

H.  Asambli'a  Ceneral  Conslituvente  v  Legislativa  del  Kstado: 

La  Conusión  (Mieai'gada  de  redactar  nuevamente  en  su  njinuta  pre- 
'cntnda  (MI  la  se<ión  do  ayer,  relativa   á    la   traslación  de  la  Soberana 


-  -  iir   - 

Asamblon  ;'i  la  Plaza  de  MontovidcM),  toni(Mido  présenlo  los  diferen- 
tes (?í)neei)1í)s  qiu»  vei'tiíM'on  en  la  citada  sesión,  adjunta  la  n)inuía  (\o 
deerelo  (jiie  somete  <á  la  eonsid(»raeión  de  Vuesíra  Honorabilidad,  en- 
ea rgando  á  los  sefiores  Bai'reiro  y  Lapido eontesl(»n  á  los  reparos  (|ue 
sobre  ella  se  hiciesen. 

La  Comisión  saluda  á  la  Honorable  Asand)leacon  su  mayor  nvs- 
peto. 

Canelones,  Knero  nueve  dtí  mil  ochocientos  veintinueve. 

M (VI  lid  /ií/rjT/rc— Prcsiilonte  .  —  José  Fclix 
Zalñllaga — Nicolás  de  Guerra  -  -  Aiamisio 
Lapido^  Secretario. 

MINU'I'A  I)!-:  Dl'lCHMTO 

La  AsanihU'i»  General  Coiistiliivenlo  v  l.oaislativa  lia  acordado  v  de- 
creta : 

Artículo  único.  —  La  A.  (t.  C.  v  L.  se  trasladará  á  la  Plaza  de  Mon- 
tevideo  <*uando  el  (lobierno  avise  (pie  las  troi)as  extran<j^eras  no  ocu- 
pan punto  alguno  del  Kstado. 

r>!(vn'lro  —  ZhhUht'ia—  Gnrrra —  Lff¡ndo, 

Puesto  en  discusión : 

Kl^crioí'Cjüdt'a  observó:  ---  Qu(»  la  minuta  en  general  ó  su  redacción, 
nada  importaba,  (pie  lo  demostraiía  en  la  discusión  en  parti(*ular  si 
olla  tuviese  lugar. 

No  ha'niendo  (juién  tomase  la  palaljra,  se  i)ro(N-Mlió  A  volar  si  se 
daba  el  punto  por  discutido  ó  no   yn^^ultó  la  aíii*maliva. 

Si  se  admite  en  general  la  minuta  ó  no,  negativa. 

Se  observó  -.lúe  este  asunto  debia  volver  á  la  Comisión  pai'a  (pie  re- 
dactase oti*a.  minuta. 

Se  dijo  en  contrario  á  la  observación:  i[\\v  habiendo  sido  desechado 
el  artículo  en  general  lo  habia  sido  tambii-n  d(N<d(»  su  base,  y  (¡ue 
en  su  corise(Mi(Micia  no  delMa  por  ningún  ])rincipio  volverse^  á  (N)n- 
sid(»rar. 

Kn  est(»  estado,  (d  sefioi*  I^residentí»  proi)US()  si  había  de  volver 
este  asinito  á   la  Comisión  ó  no,  y  resulta)  la  negativa. 

Se  pasó  á  cuarto  intermedio  y  vueltos  á  Sala: 

Se  l(*yó  y  puso  á  consid(»rac*ión  de  la  Sala  el  siguieníí». 


-  118  — 


DICTAMEN 

II.  A.  íl.  C.  y  L.  (Uíl  Kstado. 

La  Comisión  (le  I  IiU-i(Mi(la,íMi('arsíi<líí  do  dictaminar  sol)ro  el  contenido 
do  la  0()muni(*aoión  dol  (tobiorno  con  focha  dioz  v  ocho  do  Üiciembro, 
relativa  ala  disposición  provisoria  d(d  Cr(>l)iorno  Dolojjjado  sobro  la 
asignación  d(»  diolas  a  los  scñoi'os  I)ii)utados,  acerca  do  lo  cjiíe  iui 
prosonla(h)  ya  su  (UclaniíMi  á  la  Ilonorahh»  Asamblea,  so  ha  ocupado 
nuovamcnlí;  m  (ísto  asunto,  y  d(?spU(''s  d(»  varias  y  det(Miidas  conforon- 
cias,  ícniíMido  [)r(v^cnlo  las  i*azonos  (|U(»  on  el  anterior  d(^bat(*  en  sosión 
de  1/^  de  Mnero,  se  adujíM'on  sobre»  la  materia,  ha  rl^su(»lto  acons(»jar 
nu(ívament(í  á  Vuestra  Honorabilidad,  la  adoi)ción  do  la  minuta  do  de- 
creto en  los  U'M-niinos  (»n  <|ue  anl(M*iormente  ha  sido  pi*(\st»ntada  para 
su  sanción.  La  ('omisión  al  redactar  la  minuta  d(»  l)(»croío  que  ha 
tenido  el  honoi*  de  i)oner  á  la  consideración  d(í  la  Asamblea  y  cuya 
sanción  rocomicMida  nativamente,  se  lijó  más  en  (»!  esi)íri(u  do  la  nota 
l)asada  i)or  ol  (iobiorno  <iu(í  (mi  su  t(^\to  literal ;  olla  concibió  (jue  aquél 
no  podía  s(ír  í)lro  i|uo  recabar  de  osle  Cuerpo  la  autorización  para  con- 
tinuar (»l  i)ago,  ó  la  resolución  i)ara  el  ceso  do  las  chotas  en  lo  suce- 
sivo, puíístoíiue  no  era  <!<?  la  comixítoncia  del  Gobierno  Sustituto  i)r()- 
vocará  juicio  las  providencias  tomadas  por  la  anterior  administración. 

Adoi)tando  la  Asamblea  la  minuta  de  d(M'r(»to  en  los  tr'i'minos  on  <|ue 
(v^lá  concebida,  la  (Comisión  rvrr  í|UO  habrá  IhMiado  ol  objeto  quo  se 
l)ropuso  el  Ciobi(»rno  al  i)asar  la  comunicación  <lo  dioz  y  ocho  do  Di- 
ciembre», y  habrá  (^vitado  onti'ar  im  discusioiu^.s  intempost ivas,  quo oi 
mismo  (lobiíM'iio  no  ha  tenido  en  vista  i)rom(jver. 

La  Comisión  recomienda  á  la  consid(»ración  do  la  Asand)loa,  las  ra- 
zoiKvs  de  su  antíM'ioi'  informo,  (pu^  cvrc  inn(.*cesario  reproducir,  y  las  que 
ahora  nuevamente  aduce,  saludándola  con  ol  más  profundo  respeto. 

Canillones,  ocho  d(»  Knoro  de  mil  ochocicMitos  veintinueve». 

redro  Fritnciiíco  de  Berro — Presi«lento:  —  Cí- 
primvi  Fdján — Nicolás  de  Guerra — llamón 
MásíuL  Secretario. 


Puí\sio  en  dicusión  on  general : 

A7  sc/7or  Zf/^/a/Tcj,  dijo :-- Quo  pedia  solo  la  palabra  para  saber 
([uioní^s  íM*an  lo.s  S.  S.  oncarííados  d<»  dar  oxi)li(*acionos  y  sostener  la 
discusión. 


-  119  — 

Se?  contestó  que  fallaban  dos,  y  que  de  los  ((ue  se  hallaban  presentes 
que  eorrespondian  á  la  Comisión,  nin»i:uno  de  ellos  estaba  preparado 
para  poder  informar. 

PJ  señor  Zíiilañe.:^,  prosi^^uió  diciendo  que  en  virtud  de  ser  precisa  la 
asistencia  de  ios  scfiortís  qucMÍeljan  dar  explicaciones  al  lic^miu)  de  la 
disíMisión,  ixNlía  s(»  suspehdicse  (»1  coiisidcM'ar  este  asunto  hasta  la  con- 
eui'i-encía  de  los  dcniás  síMlorcs.       V\\v  ai)oyada  esta  indicación. 

FJ scñoi' Gd'ha,  i)idi<')  la  i):dabra,  oponiíMülo-^e  á  (|ue  se  dejara  de 
eousiderar  el  diclAmon  d(*  la  Comisión  d(»  IL-n'iíMida  por  la  falta  de  Io-í 
dos  sení)rc<,  p'.rVs  qu.*  la  í^jmisióii  Jiabía  pr(vsl:ido  ya  sus  razones  en  el 
dict.'unen  ((ue  se  i)r(vs('níaba.  (juí'  la  Sala  reunida  como  lo  estaba,  po- 
día admitii'lo  ó  desecharlo,  ad(;más  de  ([U(^  (existían  dos  ó  más  Sím1oi"(vs 
que  se  debieron  hallar  presentes  on  l«)s  ti*abajos  de  la  Comisión,  y  ellos 
d<»bían  rci^oi-daí*  las  ra/ones  en  que  se  apoyaron  para  rcMlactar  su  dic- 
íáui(»n,  y  en  este  caso  muy  poco  más  tendrían  (|ue  añaílir  de  lo  qu(»  esta- 
lla escrití).  (¿ue  á  la  Sala  es  á  ((uiíui  le  cori'espond(í  avalorar  las  razo- 
nes de  la  Comisión. 

Yo  no  encucíntro,  sefiortís,  (dijoj,  un  inconvtMiientíM'a/onable  para 
dejai*  de  cons¡d(»rar  esícNisunto.  Kn  la  misma  Sala  puiMlíí  encontrarse 
algún  señor  Diputado  (jue  quiei'a  sostener  el  dictamen  de  la  Comi- 
sión. Hizo  algunas  oli*as  obsei'vacíoues,  y  coiiiduyó  con  (|ue  v\  se 
conformaría  c(»n  lo  ((ue  la   Sala  resolviesí». 

El  SíMlor  Diputado  que  hizo  la  indicación  apoyada,  insistió  en  ((ue 
se  considerasí»  como  cur»stión  d(»  ói'den  su  moción,  ya  (jue  el  señor 
prívsid(Mit(^  se  conformaba   con  lo  que  la  Sala   resolviese. 

Kl  i>e/atr  Prcsi(/c::((\  ;\V]o:  —  (jue  estaba  en  discusión  la  indi(*ación 
lií'cha  i)oi*  un  s(»noi'  Dii)utado,  y  ([ue  se  ponía  á  la  considei'ación 
de  la  Sala  como  cuestión  de  orden,  si  se  había  de  suspender  (d  con- 
sid(írar  este  asunto  ó  no. 

Otro  señor  Diputado  observó  que  él  hal)ía  apoyado  la  indicación 
porqueta  consideraba  Justa  y  arreglada,  puiVs  no  hallándose  los  s(»- 
ñores  d(*  la  Comisión  encargados  de  sostcMier  (*1  debate  y  dar  las 
explicaíMones  necesarias,  s(M*ía  cometer  una  falta  (pie  haría  incurrir 
en  det\M*tos  graves  al  Cuerpo;  y  (|ue  por  lo  mismo  (M'u  de  opinión 
{\\\o  se  suspendiese»  el   considei-ar  'este  asunto. 

Kl  mismo  señor  Dii>utado  (lut*.  habló  la  primer  vez  insistió  en  que  se 
considerase  el  asunto,  lijándose  en  (pie  no  eni'ontraba  una  razón  i)ara 
que  Sí»  pudiera  dejar  d(*  hacer. 

Se  volvió  á  insistir  por  el  señor  Diputado  autor  de  la  moción,  que  se 
pro(*ediese  á  votar  si  se  habia  de  suspender  (\ste  acto. 


la  rompotonria  (1(»1  (Tohicriio  Susfiínto  provoí^ar  á  juicio  las  provi- 
(lonrias  tomadas  })or  la  antíM'ior  administración. 

Adoptando  la  Asamblea  la  minuta  do  docrí^to  on  los  términos  en  quo 
(^stá  concebida,  la  Comisión  rivc  que  habrá  llíMiado  ol  o¡)joto  que  so 
[)i-()puso  ol  (iobiíM'uo  al  })asar  la  ooujunicación  do  dioz  y  oclio  do  Di- 
ciombro,  y  habrá  evitado  entrar  on  dismisionos  intomi)ostivas,  que  ol 
mismo  (iobiorno  no  ha  tenido  en  vista  i)romov(M\ 

La  (-omisión  recomienda  á  la  considí»ración  do  la  Asamblo,  las  i-a- 
zonos  (1(»  su  anterior  inrorm(\  que  cicc  inn(M*csario  i'oproducir,  y  las 
«luo  ahora  nuevaniíMito  aduei»,  saludándola  conol  más  pi'ofundo  rosi)Olo. 
Canelones,  ocho  do  lanero  de  mil  ocho(*iontos  V(Mntinuovo. 

Ptdi'o    rroiici'^co  (If;  ¡ierro — Cijiriauo  Payan-^ 
Xirolns  (le  (hierra— Ramón  Masíni . 


Puesto  en  discusión  (Mipartioular: 

El  señor  Gadca  pidió  la  palabra,  y  dijo :  — -  La  redacción,  sonoros,  que 
la  Comisión  de  Hacienda  pono  hoy  á  nuestro  conocimiento  y  oonsi- 
dor¿u'ión,  os  la  misma  que  el  Cuei*po  ha  desechado  en  sesiones  an- 
teriores. Yo  aduje  en  la  iioclio  i)asada  ([ueoraun  insulto,  y  si  esto  no 
fuí^^o  tan  oxac^lo,  se  me  permitiiú  diga,  que  i)roponorlo  en  la  misma 
forma  (pie  fué  re})rol)ado,  es  tenacidad  ridí(*ula.  Tres  (*osas  son  las 
que  80  objetan  resp(»cto  á  diotas:  abolii'las  absolutamente,  (esto  os  sí 
legalizar  su  creación);  sus[)endorlas  d(»sd(»  la  focha  ó  concodei'las. 

Yo  aduciría  las  i'azonos  que  i)udioson  aclarai'on  cuál  do  e>tas  tres 
aserciones  ó  proi)osicionos  podilamos  íijarnos;  más  no  (luíoro  sor  mo- 
lesto. Considero  á  la  Sala  suíiciontemonto  instruida. 

Más  n(^  i)U(m1o  silenciar  las  (|uo  se  han  aducido  en  favor,  de  que  no 
puíMlo  ol  Cuerpo  designar  dietas  i)ara  sus  miembros,  ponjue  ningún 
cuerpo  d(M\^ta  naturaleza  lo  ha  h(»cho  y  ixu-ípu^  los  periodistas  nos 
zumbarí  in  í*on  epiti^tos  d(v-íagradables  los  oídos  en  los  pai)elos  [)úblicos. 
Señores:  lo  j)rimero  está  desmentido,  i)ués  es  un  hecho  que  ol  Congreso 
de  Buenos  Aires  s3  las  designó,  y  en  cuanto  á  los  periodistas,  no  creo 
tendrían  [)or  (pié  tachar  esta  medida;  y  si  acaso  fuese  i)or(puí  de  ella  re- 
sulta un  bien  particular  á  cada  miend)ro,  dirían  lo  mismo  de  la  inmu- 
nidad, bien  incomparalde,  decretada  por  la  Sala  para  cada  uno  (1(^  los 
D¡i)utados.  La  paridad  es  exacta,  á  más  JVo  (pie  ¿  (pKí  i)odrían  hablar 
los  i)oriodísías  á  r|ue  no  se;  les  ])udiese  convencer  y  hacMM*  callar  á 
fuerza  de  razones  y  convincentes  í.lem(»stracion(^^,  respecto  á  (\^to  asun- 
xo'í   Conti'ayéndonuí  solo  diré,  (pie  rojírobada  en  sesiones  anteriores 


—  121  -■ 


MINUTA  DE  DECRETO 

I.a  AsainblcM  (lonoral  (Ainstituyontc  yLcgislaliv.'ulel  Estado,  ha  acor- 
dado v  decreta : 

Arlírulo  l/>  So  tiene  i)or  sei)ara(l()  de  la  líei)resenta(*ión  Narioiial 
al  seuurdoii  Francisco  Joaípiín  Muñoz. 

Ai't.  ¿.<^  Avísese  al  (lobieiiio  en  conle.stación  á  su  nota  dr  diez  del 
presente,  pi-eviniéndol(»  d(»termine  sí»  nombre  otro  Diputado  por  el  De- 
pai'tamentoá  que  corresponde. 

Blanco. — Sítf/afjo,—  ('os!a , 

Puesto  en  discusión,  y  no  habiendo  ([uien  tomase  la  palabra,  s(» 
procedió  á  votar  si  se  ai)rol)aba  ó  no  la  minuta  en  general,  presentada 
poi*  la  Comisión  d(í  Peticiones,  y  resultó  la  afirmativa. 

l^uvstos  en  discusión  en  particular  sus  dos  artículos,  f\ieron  aproba- 
dos .su(*(\sivamente. 

Se  tomó  en  consideración  el  siguiente  : 

DICTAMEN 

II.  Asamblea  General  Constituyente  y  L(»gislativa  delKstado: 

La  Comisión  de  Hacienda,  (encargada  de  dictaminar  sobre  el  cont(.'- 
nido  de  la  comunicación  del  (lobierno  con  techa  diez  v  ocho  de 
Diciembn»,  relativa  «á  la  dis[)os¡ción  provisoria  del  (iobierno  Delegado 
so])i'e  la  asignación  d(i  dietas  á  los  síu'iores  Dii)utadí).s,  acerca  de  lo  ([ue 
ha  presentado  ya  su  dictamen  á  lallonorable  AsambU^i;  se  ha  ocu- 
pado nuc^vamente  en  este  a^íunto,  y  despu(''S  d(»  varias  y  detenidas 
confí^n^ncias,  teniendo  presente  las  razones  ((ue  en  el  anterior  de- 
l)ate  en  sesión  d(»  primero  d<i  Muero  se  adujeron  sobre»  la  materia, 
ha  resu(»lto  aconsejar  nuevamente  á  Vuestra  Honorabilidad,  la  adoj)- 
ción  de  la  minuta  de  decreto  en  los  términos  que  anterioi'mente  ha 
sido  [)r(\s(íntada  para  su  sauíMón.  La  (jjmisión  al  redactar  la  mi- 
nuta de  decreto  que  ha  tenido  el  honor  de  poner  á  la  consideración 
de  la  Asamblea,  y  cuya  sanción  recomiíMida  nuevamente»,  se  fijó 
mas'  en  el  (»spíritu  de  la  nota  pasada  por  el  (iobic^rno  íjuí»  en  su 
texto  literal;  ella  concibió,  que  aquel  no  podía  ser  otro  (|ue  recabar 
d(»  (}^\(^  Cuerpo  la  autorización  para  conthiuar  v\  pago,  ó  la  resolu- 
ción para  el  coso  de  las  dietas  en  lo  sucesivo,  puesto  (pie  no  (»ra  de 


-  \2i  — 

venir  rMinivocacioncs  (|ue  1)ih1ííM"Iii  pndccí.M'se  soImo  rosol liciones  yalo- 
m;ulas  quíM'l  mismo  proyorlo  había  sidíj  ai)rol):"i(lo  antCM'iormíuito  on 
í^oncral ;  y  qiu^  í'sto  «á  sii  juicáo,  ini])or(al)a  liah(»r  ai)rol)ii(lo  su  basólos 
(líH'ii*,  (jiio  quoílan  sin  eioclo  las  dictas  (l(\si^na(las  por  (»1  ( Volnorno  que 
nada  so  deb(»  hablar  do  lo  justo  ó  injusloá  tal  dcIilxM'acion^sino  solo  de 
la  focha  dcsdí^  (|uc  dobo  toníM*  í^t'oclo  ol  citado  acuerdo  do  la  Asamblea^ 

Pedí  también,  (  dijo  m  seguida  ),  quo  los  infbrmantívs  do  la  Comisión 
oxpi'csason  las  nuevas  ra/ones  que  tuviesen  para  i>i*oponer  á  la  Asam- 
l)loa  quo  rí»consider(í  una  redacción  (|U(»  ya  fué  dosíM'hada,  y  í(ue  como 
no  ha  oído  alguna,  parece  imi)ropio  se  le  <|uiera  hacer  retrogradar,  que 
si  la  Comisión  halla  i[\u^  en  uso  de  su  lil)(*rtad  pai'a  opinar  como  la  tie- 
iKíii  todos  los  líe])r(*<entantes,  no  d(»be  variai*  la  quc^  manifestó  por  pri- 
mera ve/,  lo  queda  el  arbitrio  do  pedir  (pie  so  nombre  otra.  T  concluyó 
dici(Mido,  i[U('  presentemente  (*st;il)anios  en  el  mismo  caso  de  las  no- 
chesantiM'iores,  y  (juo  por  lo  expu(vsto  (l(M)ía  mandarse  hacer  nueva 
redacción,  l)ien  S(ni  j)or  esta  Comisión,  ó  por  otra  que  se  nombre  si  así 
se  conviniese. 

I^l seño/'  iV/ns//?/, dijo:  —  Cuando  volvió  «á  la  Comisión  de  Hacienda  ol 
asunto  en  cuestión,  no  s(»  ci'oyó  ella  ligada  á  conformarse  con  la  nueva 
moción  del  síMlor  I)ii)utado  (jue  se  había  opuesto  á  la  minuta  de  decrc*- 
to  prí^sentada,  ni  aún  i*on  la  opinión  ([Uí*  la  misma  Asambh^a  dejaba 
ya  traslucii*  en  (M)níradicción  con  la  Comisión  ;  no  i)oi*  tenacidad  como 
ha  quíMÚdo  sui)onerlo  el  señor  i)i*eo{)inante,  sino  poiYpu»  en  su  creemna 
ha  mii'aílo  la  cuestión  bajo  su  v(»rdadero  junito  de  vista  ;  considerando 
más  el  (espíritu  d(*  la  c()municación  del  (Gobierno,  que  su  sentido  rigu- 
rosamente» literal,  i)ués  i)or  ost(*  podi'ía  acaso  imputársele  querer  pro- 
vocar ajuicio  int(»mpesiivamente  al  anterior.  Sei'íatal  vez  d(»sagrada- 
blo  descender  en  (v<tí*  momento  á  otros  porm(*nores,  que  por  estar  al 
alcance»  de»  rMo  Ifonorablí*  Cu(»rpo,  vale  más  encomendai'los  al  silencio. 

En  cMo  estado,  se  procedió  á  votai*  si  se  daba  el  punto  por  suliciento- 
menl(í  discutido  ó  no,  v  i'osultó  la  afirmativa. 

Seguidamentí» : 

Kl  señor  Rlla//rí\  dijo :  —  (^ue  s(^  esclareciesí*  ])rim(M'0  lo  que  impor- 
taba la  votación,  á  que  se  llamaba  á  la  Asamblea,  i)U(Vsqu(i  habiendo 
sido  ai)robado  el  proyecto  en  general  y  rei)rol)ado  en  particular,  era 
necf»sario  que  cada  uno  de  los  señores  osluvie^so  bien  seguro  de  lo  que 
iba  á  desochar-  -  Vur  aprobada  su  indievición. 

A7  seño/'  (inrlefi^  dijo:—  l"d  proyecto  respecto  de  dietas  ha  sido 
a'probado  (»n  general,  y  (vsto  solo  importa  ser  digna  esta  materia  de 
discusión,  y  de  que  nos  dediquemos  á  tratar  sobre  ella    redactando 


-   125  — 

artículos  partirularcs  qun  suspendan  las  dicílas,  que  las  hagan  pro- 
seguir, ó  (lue  se  opongnn  á  su  creación,  y  no  el  cese  de  (días,  como 
el  señor  Diputado  pn^opinaníe  acnba  d(*  aseverar. 

A  ver  mío,  síMlores,  in^probada  la  privación  de  las  dietas  des- 
de esta  fcídia,  como  he  dicho,  solo  debemos  ocuparnos  en  su  des- 
aprobación absoluta,  ó  en  su  coni^esión.  Noto,  señores,  que  ya 
casi  por  costumbre  sc^  hacen  idicaciones  y  mociones,  (pie  i'(,'sultan- 
do  apoyadas,  para  nada  sirven.  A  este  respc^cto  se  hizo  una  indi- 
(*ación  (pie  á  mi  juicio  debía  haber  servido  de  norte  á  la  Comisión 
de  Hacienda  para  expedirse,  y  veo  ahora  (|ue  ni  la  recuerda  ¿á 
qiKí  pues,  fu(i  hecha  ? 

Dos  indicaciones  más,  apoyadas,  acabo  de  oir.  Si  de  estas  se  ha 
de  hacer  el  mismo  caso  (pie  de  íujuella   ¿  á  (iiui  son  rc^dactadas  i? 

El  í^cñor  Lainas^  <^^1U<>-  — Que  eina  sesión  anterior  (juedó  acordado 
el  cese  de  las  dietas,  por  cuanto  la  Sala  había  aprobado  la  minuta 
en  general  presentada  por  la  Comisión  de  Hacienda.  —  Que  lo  que 
debe  considerarse  ahora,  es  si  la  suspensión  de  a(iuellas  d(»be  ser 
desde  la  fecha  del  dc^creto,  ó  desde  ((ue  el  (lobierno  las  scMudó.  Que 
esto  en  su  (^:)ncepto    era  lo  (jue  puramcMite  debía  ocui)a]'  á  la  Sala. 

El  señor  Masíni —  Pidió  (pie  se  lea  lo  acordado  i)or  la  Asamblea  en 
la  sesión  correspondiente  sobrf»  est(í  asunto.  Se  ley('),  y  hecho  en  la 
partí?  que  da  por  sancionada  por  la  Asamblea  la  moción  del  señor 
Ellauri ;  (X)ntinuó:  Ksa  resolución  cístá  (^(piivocada,  [)U(!^s  de  lo  contra- 
rio no  tendría  lugar  la  discusión  aclual.  En  el  acta  de  la  sesión  poste- 
rior se  enmendó  á  solicitud  de  un  señor  Diputado,  pu(}s  la  moción 
apoyada  por  la  Asaml)lea  pasó  á  la  Comisión  (l(»  Hacienda,  lo  í[ue  no 
hubiera  tenido  lugar  si  hubiese  quedado  ya  sancionada. 

IMdió  luievamente  se  leyese  la  obsíu'vación  hecha  en  la  segunda  se- 
sión subsiguiente,  (jue  <(  contiene  no  haber  sido  ai)robada,  sino  man- 
«  dada  pasar  h  la  Comisión  por  aciUM'do  de  la  Sala  la  indicación  hecha 
i(  por  el  s(Mlor  Diputado  Kllauri  )>,  y  h(M:^ho  dijo  :  La  Asamblc^a  ve  bien 
que  mi  observación  es  exa(*ta. 

El  i^eñon  Costa .^  dijo :  —  Antes  de  pasarse,  señores,  á  otra  cosa,  voy  á 
hacer  una  indicación  por  si  merece  ser  a])oyada.  Las  razones  aduci- 
das por  dos  señores  Diputados,  (mi  oposición  uno  de  otro,  sobre  la  inte- 
ligencia del  valor  que  tiene  la  ai)robación  de  un  proyecto  en  general, 
me  hace  vacilar  :  ambas  opinion(N<  me  parecen  probables  y  entre  tanto 
mi  imaginación  no  puede  Ajarse.  Asíesipn^  considerando  antes  de 
ahora  se  han  promovido  ya  estas  dudas,  sin  que  hayamos  arribado  á  una 
resolución  (pie  ponga  el  punto  con  la  claridad  (|ue  debe  tener,  propongo 


—  1:21)  -- 

como  (Uicstión  (1(3  (M'ílon,  iinc  prfnííUiKMifü  á  la  resolu(M(')n  ác  la  (;iicslióii 
pr(»scnto,  la  (■omisión  de  Lí^íi^islaciíni  ivíiiartíí  un  artículo  adicional  ni 
i'cglamcnlo,  díMallado  con  palabras  i)r(^.cisas  lo  ([ur»  importa  la  aproba- 
ci(>n  (')  dcsaprobaciíHi  de  nn  [)roy(M:to  (»n  gí»n(.M*al,  y  (]U(í  la  Asaml)loa 
se  ocupe  d(»  su  exám(.*n  y  sanci(')n,  suspenditMjdose  entro  tanto  la  discu- 
sión d(d  asunlo  de  ((ue  la  Honorable  Asamblea  se  ha  ocupado  has- 
ta entonces.  —  l'uí'*  apoyado. 

Kh'cñfj/'  Prrsfflc!iff\  contestó:  —  (jue  tendría  tugará  ser  considera- 
da   despui's  de  concluida  la  presente  indicación. 

lil  í^Cflor  Klh((tr(\  dijo :  -(^u(»  si(Mido  (»so  así,  d(»l)ía  susjx^ndfM'se  qA\i 
asunto  sin  i)asai'se  á  nueva  votación. 

Kl  seño/'  Cüs/n :  -  Pido  que  se  pronuncie»  la  llonorabh»  Asamblea 
sobro  tablas  en  la  indicat'ión  que  h(»  hecho  y  ha  sido  ai)oya(la. 

l[abi(''ndose  guardado  silencio: 

7:7  sc/To/' y^/vsvV/c/í/c,  [)ropuso:  -  Si  s(»  había  d(í  suspenderla  discu- 
sión díM'ste  asunto  hasta  ([ue  la  Comisión  de  Legislación  presenta- 
se la  minuta  (luo  debe  abrazar  los  puntos  i)U(»stos  en  la  moción  (|uc 
Sí'  ac^djaba  (\r  hac(M\  v  había  sido  apoyada;  v  i'ívsultó  la  afirma- 
tiva. 

Se  pasó  á  cuarto  intoi'modio,  y  vueltos  á  Sala,  s(»  puso  en  consi- 
deración el  siguiíMite : 

DICTAMKN 

II.  A.  íl.  ('.  y  L.  del  Kstado. 

La  (V>misión  de  Pí^ticiones  ha  vu'dto  á  considerar  el  proyí^'to  ó 
minuta  (\c  deci'eto  presentada  ])or  el  .S(Mlor  Diputado  don  Luis  La- 
mas, quí»  con  e]  (h(*támen  d(^  ivsta  (Comisión  se  ha  discutido  en  sesión 
d(»  nueví»,  y  teniendo  i)resentc»  las  razones  a(hicidas  i)or  vari(^<  símIo- 
vi'i^  Diputados,  y  (d  <'si)h*itu  ó  tendiMicia  del  intormc»  pr(vsentado  á 
Vuesti'a  Ilonoi'abilidad,  ha  acordado  projioner  ala  consideración  de 
la  Honorablí»  Asand)lea  el  mismo  i)roye(^to,  redacladoíMi  los  térmi- 
nos que  s(»  han  creido  más  confoi'mes  á  la  [iráctica,  con  supre^sión 
d(»  la  \ri\h\\)Vi\  fifr3l((/\  y  sustituida  con  la  do»  ravQy/^^/' los  der(»chosdo 
Aduana.  La  Comisión  enti(»nde  (|ue  nivelar  los  d(;rechos,  vale»  tanto 
como  establecer  unos  mismos  para  todos  los  efectos,  (Miyo  i)rincip¡o 
le  pai'cce  contrario  á  las  bases  (pie  delíon  adoptai'se  (.*n  el  arreglo 
gíMieral,  y  i)reseníará  un  motivo  de  alteración  <|ue  p(»rjudicaría  á  los 
intereses  del  (*omercio  y  á  los  g(^nei*ales  del  país. 


l^n 


fi,í 


La  Comisión  saluda  ú  líi  Augusta  Asainl)lea  con  su  acostumbrado 
res])Of()  y  distinguida  considoración. 
Candónos,  11  do  F.noro  do  l?2í). 

Jiuin  Benito  Biimco  —  SnKlititjo  Sdt/.tfjo. — Aitloniuo 
iJomiiifjo  Co.s(((. 


MINUTA  DE  DECRETO 

La  Ilnnorabh^  Asanil)l(Ni  ('onstituyonto  y  Logislativa  del  Estado,  ha 
acordado  v  d(M*i*ota  : 

Artículo  único.  Invítaso  á  la  (Comisión  do  ílacionda  para  (juc 
prosíMito  í'on  la  brevedad  posible:  L>  un  Proví^cto  relativo  á  arre- 
glarlos derechos  do  Aduana;  :i''  [rAVii  reformar  y  moralizar  el  Hos- 
guardo,  y  Ü"  para  (vstabh^^'r  el  |)eso,  medi<Ja  y  graduación  de  los 
diferentes  efectos  (|ue  se  inirodu/can. 

Bla  neo . — Sntjmjo .  —  (.  'osta . 


Puesta  en  discusión  la  minuta  en  general : 

El  señor  (icíflra,  pidió  la  i)alabra  y  dijo :  —  Tros  son  los  objetos  (pie 
propone  la  (Comisión  do  Peticion(\s  pasar  ;'i  la  de  lIa(*ionda,  para  sei' 
considorados.  Si  res[)oeto  al  arreglo  de  dero<dios,  moralización  d(*l 
Resguardo  y  nivela(*ión  d(d  poso  y  medida  <iue  regulen  los  (afectos 
en  la  Aduana,  hay,  sonoros,  alguna  Ley,  considero  infructuoso  tra- 
tar do  esto.  Más  si  ni  prártica,  ni  detei'minación  alguna  superior  hay 
expodida  á  esto  r(V'<])oeto,  (pie  ado[)tada  pudiese  ([uitar  los  inconve- 
nientes (|U(»  ha  presentado  (*l  auloi*  do  o^^to  Proyecto,  me  conformo 
pase  á  la  Comisión  do  Hacienda  i)ara  ([uc  sus  (i*abajos  remuevan 
los  males  (|ue  so  nos  han  expuesto. 

M  scilor  Lamas  dijo:  -(3reo,  símIoi'os,  quí»  nosotros  no  tenemos 
ninguna  práctica  ni  L(íy  vigente*  ros])(»cto  al  ramo  do  Aduana,  pnés 
si  las  liubo  antes  en  Montevideo,  ellas  cesai'on  dcvsdo  cpu»  c(}i<(^  en 
aquel  punto  el  (iobierno  Imperial,  y  desdo  entonces  so  retiró  el  peso, 
medida  y  todo  lo  domas  concernient(^  á  aquella  administración.  Mi 
empefio  en  el  arreglo  de  este  ramo  con  la  brovíMlad  (jue  oxigonias 
circunstancias,  es  solo  movido  por  el  interés  pri))lico.  No  se  puede 
mirar,  sofioi-es,  con  indifoj-oncia  el  (|uo  los  estados  europeos  estén 
pagando  solo  (d  quince  por  ciento  de  der(»(*hos,  cuando  los  estados 


—  lás  — 

(lo  la  República  Ar^ontina  y  los  do  Noi'tc  Amórira  salisfacoa  el 
vointicnatro. 

VA  i-ofoi'iiiar  el  liosgiiarilo  os  tan  necesario  como  lo  os  ol  que  ai 
colocar  í'i  la  caboza  de  este  doparianionlo  un  individuo,  no  sea  do» 
aquellos  ((ue  desdo  que  so  roiábe  el  puesto,  so  civo  no  tener  más 
obligación  que  salir  do  su  casa  <á  la  oíicina,  sin  cuidar  de  (*elar  de 
un  modo  activo  todos  los  puntos  (jue  están  á  su  caso,  i)ara  evitar 
el  abandono  do  su^  subidternos  y  hacoi'les  cumplir  exactamente  con 
sus  deberes. 

Concluyó  diciendo  (pie  la  (»xi)odición  en  osle  asunto  era  tan  sen- 
cillo, que  córela  muy  poco  tendría  quí^  hacer  la  Comisión  de  Hacien- 
da luego  (jue  s(»  ocupase  de  r\. 

El  señor  Masiní:  —  Pidió  se  hoyoso  la  minutado  decreto  presentada 
l)or  la  Comisión  d(*  l^eticioní\s,  y  hecho  dijo  : 

He  pedido  la  lectura  de  la  minuta  de  decreto,  con  la  cual  s(í  ha  creci- 
do obligada  á  conformarse  esta  Vez  la  Comisión  de  P(»ticíones,  para 
observar  á  la  Asamblea  (juesu  redacción  (*s  impropia. 

Dudo  mucho  que  s(»  me  presente  el  (ejemplar  do  un  docnMo,  do  una 
AsamblcNi  Doliborantí»,  (juc  (unpieco  con  la  i)alabra  inrí(ci<(\  y  cvsto 
cuando  so  dirige  á  una  Comisión  de  su  seno  para  que  pi*es(Mit(^  un  Pro- 
yecto de  Ley  sobre  Aduanas.  La  Asamblea  puede  y  ,(101)0  mandarlo  si 
lotiíMio  por  (N)nv(Miií'nt(%  pero  do  ningún  mod(^  hacer  invitaciones. 

Ll  soñar  Cosía^  dijo :  —  Que  así  como  la  Asamblea  pueihí  decir  man- 
do también  lo  i)uode  hac(M*  diciendo  invito  ó  r(M?omiendo,  la  (»jocuiMón 
de  tal  ó  tal  cosa. 

Kl  señor  Z(idañf*j  —  Que  la  discusión  se  había  pasado  á  sor  particu- 
lar cuando  so  (estaba  tratando  im  gcMieral.  Que  por  lo  mismo  pecha  vol- 
viese la  discusión  al  punto  que  d(»bía. 

En  esto(v<tado,  y  no  habiendo  (piiim  lomase  la  palabra,  se  proccMÜó  á 
volar  si  se  hallaba  ol  punto  suíi(Ment(»monte  discutido  ó  ir),  y  resultó 
\a  afirmíitíva. 

Sujeto  á  votación  si  se  ai)r(.)baba  la  minuta  en  general,  resultó  la  afir- 
mativa. 

Puesta  en  discusión  on  particular  : 

El  señor  Ciadea  pidióla  palabra,  y  dijo:  —  Moralizar  (d  Kosguardo 
segrm  sr»  ha  oído  al  sí^fior  Diputado  autor  del  proy(^cto,  imi)orta  poner 
una  persona  á  su  cab(*za,  de  probidad,  que  no  estafo  los  int(M'osos  del 
Estado.  Esto,  síMloros,  no  incumbe  á  nuestra  resolución. 

Es  acto  privativo  del  Poder  Ejecutivo,  á(H  toca  depositar  ol  manojo 
de  los  intereses  confiados  á  su  celo  patriótico,  en  manos  puras  y  no  en 


—  m)  — 

manos  morc(»narins.  De  osle  Cium^jx)  (  dijo)  (U^ben  solo  emanar  leyes  y 
íleeisiones  (pie  el  (IrohiíM'no  deberá  oljedccei',  r  iní(M-in  en  él  no  s(»  v¡(»se 
(*laramentí» alguna  fnicvión  de  ellas,  esciuidalosa,  no  podría  el  Cuerpo 
iner(»parle  á  que  adoi)tase  medida  alguna  (jUí*  ya  (Nstuviese  por  L(\v, 
preseripta.  Ksto,  senoKvs,  no  pu«'d(»  liaecM*  la  Asamblea;  cuaUíniíM*  par- 
ticular <iuizá  con  un  solo  dato  podrá  en  los  i)a})eles  públieos  taeliar  la 
condueta  del  (Vobierno  (jue  permite  la  desniorilizaeión  de  algunas  de 
las  instituciones  del  Kstado.  El  (|U(í  lo  haga  lo  probaría,  el  público  Juz- 
garía y  (d  (iobi(M-no  tomaría  la<  medida^  necesarias  á  (^vilailo.  Kslo  es 
lo  (jue  yojuzgo  deberse  hacer,  más  do  por  la  Sala. 

El  señor  Liunas  —  Creo  qu(^  cori'esponíU^  á  <*ste  (aierpo  proponer  los 
medios  de  facilitar  al  ÍTobierno  en  sus  muchas  at(MH*ion(^s  el  modo'  co- 
mo pueda,  ex[)cdirs(í  con  más  aci(M*to.  Saixunos  muy  bien  (dijo),  qu(»  (d 
(Jobierno  s(M)cupa  d(d  arreglo  gcncM'al  de  todos  los  ramos;  pero  esto 
no  quiere  d(ícir  qu(*  la  Sala  no  (»sl('»  en  actitud  d(»  pod(n*l(Mndicar  vMí' 
arreglo  ú  otro  que  considere  n(*cesario  y  del  momento.  Sería  un  mal, 
í  (*oníinuó  ),  y  un  mal  de  gravedad,  si  dejásemos  ó  luésemos  hidiferentes 
{\  esa  estafa ([ue  s(*  está  haciendo  en  los  íUmacenes  de  Montevideo,  p(M'- 
dii'Mido  el  Estado  más  (l(M*i(»nio  cincuenta  mil  jxvsos  (mi  un  tiempo  tan 
(•orto  como  (d  (|U(M*orre,  desde  que  nuestro  (lobierno  tiene  mando  en 
aquél  ])unto. 

Sesabe  bi('ín  (tu(^  al  GobieiMio  tócala  (dección  de  las  p(M'sonas,  pei*o 
esto  no  priva  recomendarle  las  cualidades  (|ue  deban  tener  ¿({ué  se 
quier(%  (jue  así  no  más  se  deje  marchar  á  Montc^vidíío  d(d  modo  (pie  lo 
ha  estado  hac.i(''ndo  hasta  a<iuí  ?  ¿  no  se  ve  el  total  abandono  con  que  se 
mii'an  los  inli»res(»s  del  Estado  y. su  man(»jo  escandah^so  por  parte  d(í 
mu(dios  empleado^  ? 

;.  Si  (vsto  (\s  d<»  pribli(*a  notoriíMlad,  íjuí''  más  dídx».  hacerse  (jue  apui'ar 
su  arreglo  aiin  cuando  S(\a  con  calidad  de  interino,  hasta  el  arreglo 
general ? 

Mizo  algunas  otras  observaciones  y  concluyó  diciendo,  que  él  creia 
que  la  Saladídjía  ayudaí*  al  Gobierno  á  marchar  con  acierto,  y  muy 
particularniíMife  en  las  circunstancias. 

El  señor  Cost(í,  dijo  :  —  So  ha  diídio  por  un  señor  Dii)utado,  rí.^íirién- 
dose  solo  á  la  exi)resión  moralizar,  que  es  atribución  del  OobiíM'no, 
sin  tenei'S(»  pr(\sent(»  que  la  Comisión  no  ha  fijado  el  artículo  (*on  esta 
expresión,  sino  la  de  reformar^  y  que  ajuicio  de  la  Comisión  vale  como 
dividirlo  de  la  Aduana  ó  su  Jefe,  jjonit'Midole  otro  indep(»ndi(Mite,  y  esto 
indispensablemente  es  atribución  de  la  lIonoi'al)le  Asamblea. 


—  i;«)  — 

Es  muy  exacto  quo  la  Sala  no  <l<íb(Mioinl)!-ai*lapr»rí=<ona,  mn>4  sí  indi- 
car  (»l  modo  y  las  calidaíUvs  qiK-'  deba  tciKM*,  pues  <\s  alribiicióii  de  lu 
liOy,  y  por  connií^uicntc  de  o^\r  Jloiiorahh»  Cnci'po. 

lil  .^ctlor  G((flrn^  dijo:  -  Aún  cuando  el  ailículo  i<Mi^a  las  cxpi'esioncfí 
díi  arrcíglai*,  reformar, y  moralizar  rl  l?(.'smiiudn,  si  arreglar  y  refor- 
mar imi)orta  la  cr<»acióii  d(Mjii  nin'vo  ('mp|(*o  como  (»1  sc^fior  Dii)atado 
miembro  informaníí»  de  la  Comisiiai  acaba  de  exponfM*,  no  piUMlo  o>*tar 
l)or  su  redacción.  SiMlores,  nos  hemos  innumerables  \ccc:^  ípiejado  rtc 
laes(iasez  de  nuestras  nenias,  <le  la  níM^esidad  d(^  crear  fondos  pai'a  sub- 
venir á  las  nec<*sidades  díd  KstíHlo.  H(»mos  dielio  qwo  el  (iobiorno  no 
podrá  marc'har  sin  esto ;  liemos  lamentado  nuestro  <lepIoi'al)le  estado 
de  pobre/a  á  lo  sumo,  ¿  y  aliora  ci*eando  empleos?  No  se  deben  aumon- 
U\v  cantidades  sin  necesidad.  Estaría  más  conforme  y  satistocho  do 
poder  arribar  más  fácilmente  al  Un  <iuonos  luimos  propuesto  do  hacer 
felices  á  los  pueblos,  si  se  hubiese  nombrado  el  Go))ierno  Provisorio 
con  un  simple  Secretario  (encargado  de  todos  los  Departamentos, 
economizando  hasta  en  los  oficiales,  micMitras  no  hubiésemos  salido 
de  los  primeros  escabrosos  pasos  cu  que  la  gueri'a  ha  simiergido  á  los 
habitantes, ó  hasta  (*ubi*ii'  (y  es  mejor  <1ícIh>  )  el  (robierno  su  crédito 
interioF*,  pagando  al  militar  inválido  y  al  qur  con  sus  intereses  ha 
coadyuvado  á  aquélla,  para  lo  que  se  ])recisan  ingentes  .sumas. 

No  puedo  estar  por  que  la  (4)misión  de  llaíáenda  nos  pi'oponga  crea- 
ción de  em[il(;os.  La  sui)r(vsión  (\r.  algunos  desearía,  y  seria  mas  acer- 
tado. No  ta-eo  Ininjíoco  sea  pi'íM'iso  nombraran  C<aiiandante  del  Hes- 
guardo  pai'a  moralizarlo,  como  íam})oco  estoy  por  que  un  amo  se  halle 
mas  bien  servido  por  (d  sin  número  (le  criadas.  Valen  mas  pocos  ser- 
vidores de  c(*lo,  que  muchos  (|ue  se  abandouíMi  y  no  llenen  sus  debe- 
res. 

El  sc/lof  Aloa/'c^^,i\\}o: — Yo  ci'eo,  señores,  que»  estamos  saliendo  de  la 
cuestión.  La  ('omisión  de  Peticiones  no  ha  Ikm'Ik»  más  (jue  i'ecomendar 
tres  puntos,  para  qiu^  la  d(*  Hacienda  i)resente  un  [)royecto  sobre  ellos 
y  ({ue  cnímdo  «'sta  se  exi)ida,  entonces  llegará  el  caso  de  llevar  la  dis- 
cusión al  punto  en  i\iu'  hoy  se  encuentra,  pues  lo  único  ((ue  p<.>dría  ad- 
mitir discusión  sería  la  desmoralización,  y  sobre  esto  se  ha  dicho 
cuanto  hay  íjU(í  decirse. 

is7xív7orZm/a/7c.:,  dijo:-  (>)ue  siendo  de  la  misma  opinión  del  señor 
preopinante,  sólo  agrcgai'ía,  <ju(»  ha.  oído  d(M"ir  (¡ut»  se  trata  fie  nueva 
cn'ai'ión  <le  (»mpleo,  cstoívs  la  del  (Comandante  del  Resguardo,  y  es  ne- 
cesario t(*ner  pr(»s(M)tc,  (dijo),  que  (\^íe  (^mplco  ha  sido  crcvado  hace  mu- 
cho tiempo,  y  ((ue  sólo  ru  el  mando  del  Harón  de  la  Laguna  fué  supri- 


-  m  -- 

mul(í^  i*c?nstimiOiulnlo  el  Administmdor  do  la  A(liiann,porc)  rjuo  siempre 
ha  existido  con  independencia,  el  uno  del  oiro. 

Y  coneliiyo  dlcirMido  :  —  (|ue  osla  observaí'ión  la  habría  hecího  para 
ciiahdo  la  Cíífrtlsiún  de  llacl(^nda  se  ocupe  de  e^te  asunto. 

El  scfh)r  CV)í:i/a  —  Explic;arc  mis  conceptos:  cuando  he  hablado  de 
p()rier  al  Resgtiardcí  ;'í  las  Ordenes  de  un  Comandante  (General  no  ha  si- 
do precisamenlíí  i)ara  ({ue  así  lo  propíínf^a  la  Comisión  úv  Hacienda,  ni 
para  pedirse  san(*ione  ahora,  i)ues  no  (»s  este  el  caso  de  h*atar  de  la 
cuestión. 

lie  manifestado  v\  juicio  ó  inlelifjceucia  privada  de  la  Comisión  de 
adiciones.  Cuando  la  de  Hacienda  piv^sente  su  proyecto,  entonces  ten- 
drá lugar  la  discusión  sol)r(»  el  emi)leo  d(»  Comandante  (General  del 
Hesguardo. 

PiS  ciertamente  exacto,  lo  que  ha  dicho  (;1  señor  Diputado^  que  sólo 
en  tiempo  del  Baroíi  d(»  la  Laguna  no  ha  existido  (»1  Hesguardo  bajo 
la  dirección  de  un  Comandante,  pei'o  en  el  día  aiin  sigue  sujeto  al  Ad- 
ministrador (le  Aduana,  y  ívs  preciso  í'i  juicio  del  Diputado  quehabla^ 
separarlo  de  esta  dt^iendencia,  colocándolo  como  estaba  y  ha  estado 
antes  de  la  ('poca  ('itada. 

Klí^cñor  Masini-  Yo  si(*mpre  insistiré  en  que  s(í  suprima  ó  varíe  la 
l)alabi*a  inritase,  por(jue  repito  qilí»  me  paí*ece  muy  Impi'opia  en  este 
caso,  y  en  palpable  contiadic-ción con  el  carácter  de  una  minuta  de  de- 
creto. 

Kí  sefior  Aliyires  —  Yo  creo  propia  la  palabra  invitar,  y  tan  propia 
que  no  debía  usarsí»  poi*  his  (Comisiones,  la  de  ordenar. 

En  estf'  estado,  se  procedió  á  votar  si  s(»  daba  el  punto  por  suíicient(»- 
mente  discutido  ó  ño,  y  resultó  hi  afirmativa. 

Sugetas  á  votación  las  in's  pai'tes  de  que  se  c^ompone  la  minuta,  í\io- 
ron  aprobadas  sucesivamente?  poi'  su  orden. 

Kl señor  Presidente  anunció  que  hallándose  algunas  d(í  las  Comisio- 
nes incompletas  on  su  número,  iba  á  destinar  á  ellas  algunos  señores, 
y  lo  hizo  noml)rando  parala  de  Hacienda  en  lugar  del  señor  Muñoz, 
al  señor  Al vai'ez,  y  para  la  de  Milicia,  provisiofnal mente,  en  lugar  del 
.señor  üsorio  al  señor  Zufriátegui. 

El  seflor  Ellauri  observó,  (|ue  en  la  Comisión  especial  encargada  de 
los  asuhtos  del  señol* General  Rivera,  faltaba  un  individuo  por  la  sepa- 
ración del  señor  Muñoz,  y  que  pedíase  nombrase  éste,  y  otro  en  lugar 
de  su  persona;  pues  que  conti'aído  á  la  redacción  de  la  Coíistitución  y 
teniendo  qiíe  hacerla  en  el  asunto  que  había  pasado  nuevamente  á  la 
Comisión  de  Legislación,    absolutamente  podía  atender  á  la  especial. 


-     132  — 

El  seño/'  P/esiflcnír n(nn])\'ó  en  sosuida  para  la  Comisión  rtc  Poticio- 
n(»s  al  síMlor  (xadíNi  en  lugar  <lrl  sofior  Hodrigiie/,  y  [)ara  la  especial 
pnrcl  señor  Muñoz  v  r\  señor  Kllauri  á  los  s(»no!*e.s  Alvarez  v  Lama>^. 

Kn  este  estado,  y  hahii'indost»  concluido  losa.sunlos  del  día,  se  levan- 
tó la  s(»sión,  anunciándos(»s<í  ('onvocaría  luego  (pie  las  Comisiones  des- 
pachasíin  algunos  asuntos  de  los  (|ue(»stán  (Micargndas,  retirándose  los 
señores,  «á  las  dirz  y  media  de  la  nocli(\ 

Ha\'una  n'ihrica. 

Berro. 


Kn  la  Villa  de  Cancdones,  á  veinte  y  uno  de  Knero  de  mil  oclioci(»nto.s 
veintinueve;  aláerla  la  scísión  ordinaria  «ron  los  s(»nor(»s  Blanco — Pre- 
sidente: Masculino,  Zubillaga,  Blanco  (don  Juan  Benito),  Berro,  (tuo- 
rra,  Costa,  Zudaficz,  llaedo,  Kllauri,  Nunez,  Sayago,  Luz,  Cavia,  Zii- 
fricátí^gui,  Lamas,  (>ar(.'ía,  Masini,  Kcheverriarza,  Kedesma,  (^adea  y 
Alvarez;  con  aviso  dr  no  [)oder  a^i^lir  los  señores  l^iyan,  Rodríguez, 
Osorio,  Cluicai'ro  y  I.iapido;  con  licencia  los  señores  l^Vrnandez,  Percira 
( don  (rabriel ),  líamir(»z,  Pagóla  y  Laguna;  sin  liciMicia  ni  avisólos 
srMlores  Barreii'O  y  Trápani. 

L(M(la  la  acta  anterior  : 

El  se/lo/'  Zndañc^  obsei'vó,  que  faltaba  ponen*  en  la  redacción  y  en 
la  parte  (pie  el  había  hablado  sobre  el  Resguardo,  estas  precisas 
palabras:  Do  qaec^n  rvuniún  ocasionó  los  gi'avi^inios  perjuicios  que 
toíl(>>  saldan^  y  que  i)ara  (pie  la  (j)misión  de  Hacienda  se  fijase  en 
ellas,  p(»(lía  se  pusiesen  en  la  acta. 

Ai)roba(la  y  flrinaüa,  se  dio  cufMita  de  los  asuntos  que  hal)ían  entra- 
do ])or  (»l  órdíMi  siguiente»: 

De  dí»s  conuinií^U'innes  del  Kx(*mo.  (io])ierno,  fecha  vcMUte  del 
corriente,  i)or  (»l   l)(»partam(Mito  de  llaciíMida   y  dicí»  en  una: 

Kl  (lobiíM'no  Provisorio  del  Kstado  tiene  el  honor  de  elevar  á  la  con- 
sideración  de  los  1  lonoi'al)les  R(»pi-esenlantes,  un  proyecten  de  Ley 
sobre  el  (v^tableciiniento  di'  las  ivi^s  olicinas  g(Mieral(\s  de  Hacienda, 
y  otra  minuta  díMlecríMo,  cuyo  ol)jeto  (\<  pi'omover  y  fomentar  la  pas- 
toría, i'anio  muy  impoitante  d«'  la  ri(|UO/a  d(>  ('>^\o  pais. 

1^1  señor  Ministro  de  HacicMjda  manifestará  ala  Honorable  Asam- 
ble  \[\<  la/ones  en  que  se  funda  la  lUM'esldad  de  esa  L(\v  y  Decre^to,  iru- 
va  san('i('>n  (•<  uriícntí»  á  juicio  del  ( iobierno. 


—  i:}3  — 


s- 


El  renueva  á  lo.s  í=íoriores  R(»i)i*es(Mi(íint(v^  •^u  eonsideraeión  mí'i>5  dis 
tinguida. 

.7o'v;'  Ron-IcdU ~  Francisco  Joiquhi  Mniío:. 

A.  G.  C.  V  L.  del  Estado. 


PROYECTO  DE  LEY 

Artículo  i'mieo. — IlabrA,  tres  oficinas  generales  para  la  administra- 
ción, recaudación  y  conservación  d(»  las  i*entas  públicas  en  el  Esta- 
do de  Montevideo,  á  saber:  una  Contaduría  que  liquide  todas  las  acoionívs 
a(!tivas  y  pasivas,  que  intervenga  (mi  todas  las  recetas  y  pago.s  del 
Tesoro;  que  arregle  y  metodice  el  establecimiento  y  cobranza  de  los 
impuestos  dii-ectos  é  indirectos;  una  Recei)toria  (reneral  i)or  la  (pie 
se  recauden  toda  clase  de  rentas;  y  una  Tesorería  (ieneral  en  que 
se  viertan  todos  los  productos,  y  conserve  el  tesonj  público  del  Es- 
tado. 


Miiñoz. 


MINUTA  DE  DECRETO 

Artículo  \:^  Queda  permitida  la  extracción  de  novillos  por  los 
puntos  y  con  las  precauciones  que  el  (xoljierno  señale. 

Art.  2.0  Queda  igualmente  autorizado  el  Gobieiuio  para  percibir 
por  cada  cabeza  deL  ganado  que  se  extraiga,  un  peso,  por  único  des- 
pee lio. 

Muñoz, 


Y  en  otra  del  mismo  Ministerio,  dice: 

El  Gobierno  Provisorio  eleva  á  la  considei  ación  de  los  Honorables 
Representantes  el  adjunto  Proyecto  de  Ley  sobre  moneda,  cuya  san- 
ción demanda  imperiosamente  la  situación  del  listado. 

El  Ministro  de  Hacienda  privsenta  (\  la  Honorable  Asamblea,  los 
conocimientos  ivdativos  á  (^<.W  asunto,  y  (M  (|U(»  sus(MÍb(^  1(^,  reit(M\a 
su  más  atenta  consi<leración  y  obs(M*u(Mit(vs  r(\^p<'tos. 

.Tose  lloudran  —  Frami'icn  Jonqnlu  Muño:. 


—  134  ~ 

H.  A.  G.  C.  y  L.  de  osü.í  Ksiatlo. 

IMíOYl^CrO  DK  LEY 

Artí(*iilo  1.^  S(í  autoi'izn  al  (iohicrno  i)a!'a  í|uc  pueda  recibir  oii 
las  oíicinas  de  rí^eaiidación,  todos  las  monedas  de  un  rwv^o  cornon- 
te  en  el  Me!*(rado,  en  la  foi'ma  i[U(\  eren  conv(»nl(Mite. 

Arl.  2\  (puedan  sin  efecto  desde  esta  techa  todas  las  leves  v  dis- 
posiciones  anteriores  sohre  moneda. 

Mtdioz, 

Kn  sep;uida  se  hizo  del  diclamen  y  Minuta  do  Decreto  de  la  (.'Omi.sión 
d(*  Constitución  por  esttí  orden. 

DICTAMEN 

Señores  H(*pi*esentanf(»s : 

Ea  Comisión  de  Constitución  y  E(»íJ;islación,  encargada  <vs[)ecialmen- 
te  de  i)r(vs(.'.nlai'  un  proyecto,  í|ue  detalle  lu  víM'dndera  inieligencáa, 
objeto  y  consecuencias  de  la  disiMisión  general,  á  (|ue  s(*  sujetan  todos 
los  asuntos  pu(\^tos  á  la  c<)nsid(M*a<Món  de  la  Honorable  Asamblea,  ha 
creido  no  poderse  expíMÜr  de  un  modo  más  exacto  (|ue  proponiendo  la 
adjunta  minuta  de  (\ecr(»lo,  qu(»  si  fuese  adoptada  podi'á  mandarse  im- 
primir y  agringarse  al  níglamento  d(Mlebates  como  una  adición,  y  de- 
biendo (luedaí-  suprimidos  los  artículos  sesenta  y  ocho,  sesenta  y  nuevo 
y  setenta,  á  los  (jue  (Mitrarán  en  tal  (Niso  á  sustituir  los  presupuestos. 

Eos  señores  Zudanez  y  Ellaulri  están  encargados  <le  liacer  las  ox- 
I)licacion(vs  (pío  fuesen  precisas,  y  do  sosten(»i*la  dis(Misión. 

Ea  Comisión  saluda  á  los  scmIoh's  Repi'(vsentante>í  con  su  más  i)ro- 
fundo  respeto  y  consid(M'ación  más  distinguida. 

Canelones,  Enero ¿()  de  1S:¿9. 

hal  Eclwrcyriarjra — Soltuo  üanhi—JjHis  Ber- 
nardo Caiia—Jüac  EUuuri, 

A,  G.  C.  V  L.  del  Estado. 

MINUTA  DE  DECRETO 

Ea  Asamblea  GentM'al  Constituyente'  y  Legislativa  del  Estado,  Im 
acordado  v  decreta: 


—  IX}  — 

Artículo  1. '5  Torio  proyoclo  sorá  puesto  dos  voces  en  discusión  ;  la 
primera  se  llamará  discusión  en  general,  y  la  segunda  discusión  en 
particular. 

Art.  JíjW .a  discusión  (MI  genei'ii I  vei'sai'á  solo  sobre  las  ventajas,  ó 
inconvcMiientes  del  proyecto  ími  general,  sin  (Miti*ar  en  el  examen  par- 
ticulai*  d(^  sus  artículos,  aún  cuando  tenga  uno  sólo. 

Art.  'X^  En  la  discusión  general  ningún  Hei)resentanle  podn'i  hahlar 
niús  que  una  \e/  para  fundar  en  i)ró  ó  (mi  í^ontra  del  proyecto  en  geno- 
ral,  y  otra  para  exi)licar  únicamente  lo  c[ue  crea  se  ha  entendido  mal, 
sin  extenderse  á  otros  pormenor(\s;  mus  el  autor  de  un  proyecto,  ó  el 
(Micai^gado  de  sostenerlo  por  la  Comisión  que  lo  presenta,  tendrá  dent- 
ello d(í  contestar  á  todas  las  n'plicas  que  s(i  liugun. 

Art.  1.*^  Dado  el  i)unto  poi*  sulicientemente  discutido  vn  general,  por 
resolución  de  la  Asamblea,  el  Presidente  sin  otra  formalidad  propon- 
drá á  votación  si  se  ha  d(»  entrar  ó  no  á  la  discusión  en  particular. 

Art.  5/^  Si  la  Asamblea  se  negase,  á  entrar  en  la  discusión  parti<ni- 
lar,  se  entenderá  ([ue  por  el  mismo  hecho  (pieda  rechazado  por  entón- 
eos el  proyecto  en  general,  y  (\\w  no  se  podrá  volver  á  tratar  de  él  has- 
ta el  tiempo  que  s(»gún  su  calidad  le  designe  la  Constitución,  ó  el  Re- 
glamento permanente  que  s(»  foi'nu». 

Art.  ()/^  Aprobado  qu(i  sea  por  la  Asamblea,  que  se  entre  á  la  dis(Mi- 
sión  en  partii*ulur,  se  abrirá  esta  en  (letal  s(jbre  (*ada  artículo,  y  aún 
cuando  el  pi'oyecto  no  tuvi(\-ie  más  <|U(Mjno,  el  debate  scvá  libre,  pu- 
diendo  cada  miembro  hablar  cuantas  voixvs  lo  Juzgue  (Conveniente  sien- 
do sobre  la  cuesti(')n. 

Zudafíez  —  (iarña  —  Cmúa  —  Echevcrriar- 
zn  ■—  Ziihilltif/a  —  Ellauri. 


Se  (lió  cuenta  igualmente  de  una  renuncia  del  señor  Roproscn- 
tnntc  por  el  Departamr^ito  de  San  Jos('í  don  F(^]i(nano  Rodríguez, 
fundándola  en  hallarse  sólo  en  (d  tMU'ato  á  (pie  i>erten(íce,  aí^ercarse  la 
cuaresma,  on  la  í|ue  tiene  no  sólo  obligación  de  sumlnistrai*el  pasto  es- 
piritual á  su  feligreses,  sino  lambítMi  (hvsobligarlo^  del  pi*(»cepto  anuah 

So  mandaron  pasar  á  la  (Comisión  d(»  Ilaci(Mida  las  dos  (M)municacio- 
nos  del  Kx(*ek»ntís¡nio  (iobierno  ron  los  proye(*t(3S  adjuntos. 

Se  anunció  (|ue  el  asunto  des[)achado  por  la  Comisión  de  LogislaciíMi 
so  avisaría  en  la  orden  del  día  siguiente.  Y  la  renuncia  del  soñoi'  Dipu-- 
tado  Rodríguez  se  pasó  á  la  Comisión  de  P(»ticiones. 

Se  leyó  la  siguiente  : 


i;«i 


MINCTA   l)K  Dl'lCKK'l'O 

ArtiíUilo  1."  MMiohicriii)  l^-ovisorio  á  la  mayor  brovínlad  posible 
pasará  á  la  Asainhloa  iiiiii  noticia  {\c  todas  las  li-opas  (UA  Estado 
rii  actual  servicio. 

Art.  ¿.'^  Kntro  tanto  la  Asainhlca  d(»lil)er;i  la  fuerza  pormaiionte 
([ue  lia  do  cxistii*,  no  s(?  alistará  persona  alguna  en  los  cuei-pos  de 
línea   ni  Uiilicias. 

Ari.  li."  'l'odo  individuo  enrolado  para  (d  stM'vicio  d(i  las  armas 
desi)Ut''s  d(íl  Traiado  Preliminar  de.  Paz,  queda  lic(Miciado  y  sin  coni- 
promiso  alguno,  desde   la  publicación  de  <»ste  decreto. 


Su  autoi*  la  tundo,  y  lial)i(''ndo  sido  suficientemente  apoyada  se  mandó 
pasar  á  la  Comisión  <lc  Milicia. 
Se  leyó  iíiiialm<*nte  lo  siguiente^: 

mim:ta  dk  dkchkto 

La  Asamblea  (VníM'al  (Constituyente»  y  Legislativa  d(d  Estado,  lia  aciM - 
dado  v  díMM'eta : 

Ariículo  l/>  Habrá  un  Taciuigrafo  \)i\vi\  la  i-e([acción  d(Ha  sesiones, 
con  la  dotación  i*omi)elent(\ 

Art.  ¿.''  Encárgase»  al  (iobierno  su  más  pronta  ad([uisición. 

Habiéndola  fundado  su  autor  y  sido  su(lcient(»m(Mit(»  apoyada,  so 
mandó  i)asar  á  la  ('omisión  d(^  l^Miciones. 

Kl  ^c/7o/*  (m(1'ÍC(1  observó,  <|U(*  liabía  corrido  im  m(\s  d(.»spués  did  se- 
gundo noiidji'amiento  de  ntro  seei'c^tario,  y  ([ue  cuando  se  luibia  lieidio 
entender  la  necesidad  í[U(í  se  tenía  de  (|ue  liubi(\se  dos,  observaba  que 
no  se  pnvsentaba  al  d(>senjpeno  de  sus  obliga(;iones  (d  (decto,  sin  em- 
bargo de  balx'rsídí»  jiasado  dos  notas  para  qu(.»  lo  biciese,  siendo  esto 
casi  un  desi)recio  que  bacía  de.  !o  r(ísuelio  pt)r  la  Hoinn'able  Asambir»a. 

Pidió  sí^  lcy(v<e  la  iiltima  comunicación,  y  lietdio,  dijo: — ([ue  cn-ía 
<|ue  la  Sala  estaba  en  (d  caso  de  i)roc(Mler  á  elejii'  otro. 

Kl  srñt)i'  Zudaítv:^ :  (^Mie  (d  no  creia  (pie  (d  señor  Sagra  i|uisii'se  des- 
preciar lo  resuelto  j)or  la  Asambli'a,  muidio  más  cuando  le  constaba 


—  137  — 

que  existía  su  renuncia  en  poder  de  un  señor  Diputado,  como  lo  po- 
dría alestiii:uar  con  dos  de  los  mismos  señores  quí.»  se  hallaban  presen- 
tes. Y  concluyó  pidiendo  (jue  no  se  resolviese  en  el  asunto,  hasta  que  se 
le  i)asase  olro  aviso,  en  el  que  se  le  previni(vse  (jue  en  eltéi'mino  de 
cuarenta  y  ocho  horas  s(i  presentase  en  este  punto  6  remitiese  su  re- 
nuncia. 

La  Sala  guardó  silencio,  y  el  señor  Presidente  anuncióse  pasaría 
la  comunicación  en  la  forma  indicada. 

En  este  estado  se  levantó  la  sesión  v  se  retiraron- los  señores  alas 

nueve  V  media  de  la  noche. 

«. 

Hav  una  rúbrica. 

«• 

San  Vicente. 


En  hi  Villa  de  Canelones,  á  veintidós  de  Enero  de  mil  ochocientos 
veintinueve,  abiei'ta  la  sesión  con  los  señores  Blanco — Presidente:  Zubi- 
llaga,  Suarez,  Masculino,  Blanco  (don  Juan  Benito),  Berro,  Guerra, 
Costa,  Masini,  Zudañez,  Haedo,  Ellauri,  Nufiez,  Sayago,  Cavia,  Luz, 
Zufriátegui,  Lamas,  Gai'cía,  Echevt3rriarza,  Gadea  y  Alvarez;  con 
aviso  l\c  no  poder  asistir  los  señores  Payan,  Rodriguez,  Ledesma,  Oso- 
rio,  Chucarro  y  Lapido;  con  licencia  los  señores  Fernandez,  Pereira, 
Hamirez,  Pagóla  y  Laguna;  sin  licencia  ni  aviso  los  señores  Barreii'O 
y  Trápani. 

Leída  la  ai'ta  anterior  : 

El  seiloí*  Zudañez  observó,  que  la  redacción  conque  con(!luye  la  acta, 
donde  dice  que  le  consta  tiene  la  renuncia  del  señor  Sagra  un  Sr.  Dijya- 
iado^  se  ha  entendido  mal ;  pues  lo  que  dijo,  ftu'» :  que  aquella  e.vistía  en 
csla  Villa  y  que  esto  se  había  dicho  delante  de  su  persona  y  de  los  seño- 
res Echecerriar^a  y  Berro. 

Aprol)ada  y  firmada,  se  dio  cuenta  de  los  asuntos  que  habían  (Mitra- 
dos, por  el  orden  siguiente  : 

De  una  nota  del  Ministro  de  Gobierno  y  Relaciones  Exteriores  fecha 
1()  del  corriente,  acusando  recibo  de  la  resolución  de  Vuestra  Honora- 
bilidad en  la  s(»paración  del  ex-Diputado  don  Francisco  Joaquín  Muñoz, 
indicando  estar  autorizado  pai'a  manifestar,  que  con  la  misma  fecha  se 
han  librado  las  órdfínes  necesarias  para  dicha  subrogación. 

De  la  renuncia  (jue  en  nota  13  del  corriente,  hace  por  segunda  vez  don 
Joaquín  Sagra  del  cargo  de  Seci'Ctario  conferido  por  \'uestra  Honoi^a- 


—  i;{«  — 

bilidíul,  fundi'iudoliL  do.  hallarsi»  alacadu  dr»  ríMimatismo  quo  padece 
liací' ciialro  afio.s,  rimixísiliilitadn  d(j  ( raspe >rlarso  á  ostc  punto  ni  íi 
faballi>,  ni  (mi  carruaje,  \)\\rs  sus  dolónos  lo  poi'niiten  andar  a[)íMias. 

S(»  dio  íHU'ula  igualmente»  de  ivry^  asuntos  desi)aíiiad().s  ])or  la  Co- 
misión d(»  Potií'innos  en  las  solicitudes  de  los  señores  (Vuiírra  y  (iar- 
(Ma,  andjos  pidiendo  liceneia  por  un  m(\s,  y  la  otra  d(d  señor  Dipula- 
do  Rodrigurv.,  haciendo  renuncia  del  cargo  de  Rei>resontante. 

Se  niíuidó  airhivar  la  prínn^ra,  y  las  demás,  .se  dijo  poi*  el  senoi' 
Presid(»nte,  se  anunciarían  en  la  orden  el  día  cpie  debían  con.sido- 
rarse. 

1mi  seguida  se  puso  á  considei-ación  do  la  Sala,  la  minuta  de  de- 
creto adicional  al  Reglamento,  en  est(*  órdcMi. 

MIMTA  DE  DECRETO 

La  Asandjléa  (ienei-al  (^)nstituyente    y    Legislativa    did  Estado,   ha 
aí'ordado  y  decrecía : 

Ai'lículo  í.'*  Todo  proyecto  será  puesto  dos  veces  en  discusión, 
la  primera  s(»  llamará  discusión  on  genoi^al,  y  la  segunda  discusión 
en  particular. 

Art.  ¿.^  La  (hscusión  en  general  se  versará  solo,  las  ventajas  ó  ¡n- 
conveniíMiles  del  provecto  en  genei*al,  sin  (Mitrar  en  el  examen  par- 
ticular de  sus  artículos,  ai'in  «Miando  tenga  uno  solo. 

Art.;i.<^  En  la  discusión  gen(»ral  ningi'm  !íei»resentante  podrá  hablar 
más  ((ue  una  vi»z  i)ara  fundar  en  pro  ó  en  contra  del  i)!'oyeclo  en  ge- 
neral, y  otra  i)ara  exi)licar  úni(*amente  lo  (|uo  crea  se  ha  entendido 
mal,  sin  extenderse  á  otros  promenonvs;  más  el  auloi*  de  un  proyec- 
to, ó  el  encargado  do  sostenerlo  por  la  (.'omisión  que  lo  presenta^ 
tendi'á  derecho  de  (»ontesíar  á  to<las  las  réplicas  que  se  hagan. 

Art.  4."  Dado  el  punto  por  suficieníement(»  dis(!utido  en  general,  por 
res()lu(*ión  d(»  la  Asanibl('';i,  el  Pr(vsid(Mit(%  sin  otra  formalidad  propon- 
drá á  votación  si  sí»  ha  dr  entrai'óno,  á  la  discusión  en  i>articular. 

Art.  o/'  Si  la  Asambir^a  se  negase  á  enti-ar  ími  la  discusión  particu- 
lar, se  entenderá  (pu»  pni»  c\  nusmo  heclu»  ([ueila  r(H*hazado  i^or  entón- 
c(»s  el  proyecto  en  general,  y  que  no  s(»  po(lrá  voIvcm'  á  tratar  de  él  has- 
ta el  tienii)o  que  según  su  calidad  le  designe  la  (/onstitución,  ó  el  Rt^gla- 
mento  pei-mauíMití»,  que  se  ínmie. 

Art.().^>  Aprobado  f|ue  sea  por  la  Asandd<''a  qu(»  se  entre  á  la  discu- 
sión en  particulai*,  se  abrirá i'sta  en  detal  sobre  ca<la  artículo;  y  aun 
cuando  el  proyecto  no  tuviese  más  que  uno,  el  debate  será  Ubre,  pu- 


—  139  — 

dionilo  rada  miombi'o  liahlai*  ciianlas  voces  lo  jusguo  convonionto, 
siendo  sobro  la  (•lu^^^tión. 

Puesto  en  discusión  en  general  y  ü  >  habiendo  quiíMi  tomase  la  pala- 
bra, se  procedió  i i  votar  si  so  aprobaba  ó  no  la  minuta  en  general,  y 
resultó  la  alirmativa. 

Puesto  en  discusión  en  particular  sus  artículos,  se  aprol)ó  el  primero 
sin  discusión, 

En  el  segundóse  sostuvo  un  debate  en  pro  y  (mi  contra.  Se  bi/o  en 
contra  oponicndose  ala  redacción  en  la  parte  que  dice:  se  versará 
sólo  sobre  las  ceniajas^  pidiendo  que  se  dijiíse  mas  bien;  se  rcrsarú  úni- 
cameníe  sobre  el  proi/ecto^  l)uó^  todo  lo  d(»mas  ])arecía  r(»lumbancia. 

So  sostuvo  en  pro,  la  i'edacción,  no  (Considerando  bastante  lo  ({ue  se 
había  dicho  en  contrario,  por([ue  las  dos  r(»peticion(»s  ([ur  s(»  notan  en 
el  artículo  tienen  cada  una  su  lugar,  pues  <|U(»  cuan<lo  se  diix»  solóse 
versara^  es  lo  mismo  cine  S(»  dijei*a  tinicdinente^  y  ([Uíí  lo  misnuí  sucedo 
con  la  expresión  sólo  que  se  repiti^  pues  <vsta  tien(^  lugar  hablando  d(»  ai*- 
tículo  único:  ([U(i  tampoco  i)uede  notárstilc  d(»  cacofonía,  i)orque  este 
detecto  se  hace  notable  cuando  es  un  discurso,  peio  no  enana  Leyó 
Decreto,  dond(^  so  hac(^  n(icesai'io  hai'or  uso  nuKdias  v(m*(\s  de»  la  repiíti- 
ción  de  [ia  labras. 

Se  adujeron  algunas  olidas  razon(ís,  y  dado  el  punto  por  suficien- 
temente discutido,  se  procedió  á  votar  si  se  aprobaba  ó  no  el  segun- 
do artículo  segiui  estaba  redactado  y  resultó  la  aílrnmtiva. 

El  tcrcoro,  cuarto  y  (piinto  fueron  aprobados  sucesivamente  sin  dis- 
cusión. 

El  artículo  sexto  fué  discutido  á  causa  de  haberse  i)edido  i)or  un  señor 
Diputado  que  i>ara  estai'  (^onfornuí  con  la  redacción,  desearía  se  ledi- 
jes<í  por  alguno  de  los  síírtores  cuándo  se  salía  de  la  cuestión. 

Se  contestó  f|ue  lo  que  se  solicitaba,  por  el  señor  Dijmtado  preopi- 
nante se  hallaba  expreso  en  otroai'tícuh^  del  i*eglamenlo. 

Se  leyó  el  artíiudo  10¡),  y  IkícIio,  s(í  volvió  í\  insistii*  por  el  señor  Di- 
putado ((ue  habló  primero,  <iue<''l  no  podría  saber  cuando  estaba  en  la 
cuestión  ó  fuera  de  ella,  pU('\s  ((ue  precisamentí*  había  observado  que 
sólo  cuando  él  hablaba  se  decía  salir  de  la  cuestión,  que  (\sto  lo  había 
observado  repetidas  ocasiones,  y  no  así  con  otros  señores  á  quien(^s  más 
de  una  vez  había  considerado  fuera  de  (día,  ai'in  cuando  se  oyese  por 
toda  la  Sala  hablar  de  historias  del  tiíMiipo  de  Matusalén,  que  por  lo 
mismo  insistiría  siemi)re  en  (pie  se  variase  la  \)\\V^hvív  sobre  la  cues- 
tión^ porque  toda  la  libertad  (|ue  daba  el  ai'tículo  primero  la  restringía 
el  articulo  (>.** 


-  lio 

S(?  (Ic^víuiccicrou  iM.)i*  pnricílí»  alalinos  srnoi'cs  k)s  r(.r<?l(>s  (1<»1  señor 
Diputado  (jih;  liíihía  hablado,  indiraiidoqiicsi  el  artículo  prrsonla  algu- 
nas dilicnlt')d(\s,  (M-a  lihríMd  scñoi*  l)ij)nlad(>  para  redactar  otro,  presen- 
tándolo en  o])()rliinidad:  se  dij(j  ianil)ií''n,  <|ne  cuando  se  decía  separarse 
d(í  la  (Miestión,  era  lo  mismo  qu»'  lo  que  dice  el  Reglamento  cuando 
habla  sobr<»  salir  notablemente  de  (día.  (^ue  toda  vez  que  se  reclame 
con  dignidad,  no  s(í  hará  nufs  (|ue  un  dídxMMMi  cumplimiento  del  mismo 
Reglamento,  por<[ue  nada  tiene  de  extraño  (jue  en  el  acaloramiento  do 
la  discusión  i)uedas(^pararse  d(^  ella. 

Dado  el  i)unto  por  suflcientenient(»  discutido,  y  sujeto  a  votación  el 
articulo  ()/',  fuí' aprobado. 

Kl  sn/'to/'  Prc<iíl''nic  j)roclamó  sancionada  la  adición  al  Reglamon- 
to,  anunciando  sí»  haría  imin*imir  y   circidar  á   los  señores. 

Kl  mismo  señor  hi/o  1(H'í'  el  ai'tículo  \)^  qu<'  trata  sobre  el  Ro- 
j)r(ísentante  ([Ue  sí»  haga  notar  i)or  su  inasistíMicia,  y  híudio,  dijo: 
IS  sí»nores  Diputados  faltan  —  "Z  no  nombrados — :¿  separados  —  5 
lic(»n(*iados — 3  sin  lic(MiíMa  ni  aviso  —  y  O  con  aviso  de  no  poder 
asistii*. 

La  Sala  vé  (continuó),  rpie  la  falta  (»s  cí)nsid(»rable;  entre  los  íjucí 
dan  aviso  íIí»  no  podiM*  asistir  se  í'inHKMitran  algunos  ([ue  hace  más 
(!(»  un  mes  dicen  lo  misnií),  así  como  los  trí?s  sin  lic(»n<Ma  ha<'e  más 
d(*  ocho  día<  (|ue  lo  están^  y  quo  por  ello  ])íMlía  á  la  Sala  una  re- 
solución ([U(^  sirviese  á  ])odí'i'S(»  expedií*. 

Se.  dijí)  [)í>r  un  sí'fior  Diputado,  í|ue  (»sie  asunto  podía  d(\jarse 
])ara  formar  la  órdcMi  del  día  di»  la  ]>rimera  sívsión,  á  [\\\  de  poder 
acordar  una  nuMÜda  con  más  acierto.  —  Fué  apoyada  esta  indica- 
ción, y  no  habiíMiílose  hecho  oposición,  así  si»  aí'ordó;  suspendien- 
do la   sesión  v  rí'tirándosí*  los  s(»ní)r(vs  á  las  di(.»/  de  la  noche. 

llav  una  i'úbrica. 

San   Vírenle, 


En  la  Villa  áv.  Caneloiuvs  á  veinte  v  tres  íIí»  Knero  (U»  mil  ochocMentos 
VíMutíí  y  nueve;  abierta  la  sí'siiui  con  l<js  s(»riores  Blanco— Presiden- 
te*: Zubillaga,  Suarez,  Blanco  (don  Juan  Benití) ),  Bei'ro,  Costa,  Mas- 
culino, Zudafiez,  Haedo,  Kllauri,  NufK^z,  Luz,  Cavia,  Sayago,  La- 
mas, García,  Guerra,  Masini,  l^^cheverriarza,  Gad(\a  y  Alvarez;  con 


—  141  — 

avL^o  de  no  poder  asistir  los  seuores  Payan,  Rodriguez,  Ledesma, 
Üsorio,  CliueaiTO,  Lapido  y  Zufriálegui ;  ron  licencia  los  señores  Fer- 
nandez, Pereira,  Ramírez,  Pagóla  y  I.agiuLv ;  sin  licencia  ni  aviso 
los  señores  Barreiro  y  Trápani. 

El  señor  Presidente  observó:  —  Qiu*  por  hallarse  enfermo  el  Se- 
cretario no  liabia  podido  redactar  la  acta  anteiúor,  lo  <(ue  se  haría 
en  la  sesión  siguiente,  y  (pie  por  la  misma  causa  hacía  sus  veces 
el  segundo  oficial. 

Seguidamente»  puso  á  consideración  d(»  la  Sala  la  imUcación  ([ue 
había  hecho  en  la  sesión  antcM'ior  n^Iativa  á  (pie  la  Sala  acordase  una 
re-olución  que  sirviese  á  los  sí»ñores  Diputados  (pie  se  hiciesen  no- 
tar por  su  inasist(Mi(Ma,  yproi>uso  ([ue  podría  i)asarse  á  una  comisión 
especial  ó  á  alguna  de  las  nombradas. 

Se  opinó  por  un  señor  Diputado,  ((ue  mediante  á  estarnos  con  li- 
cencia, otros  con  aviso,  y  ausentes  sin  él,  nada  habla  que  hacerscí 
á  los  primeros,  í[ue  para  los  segi\ndos  todavía  n(^  había  ccvsado  la  (;au- 
sa  según  ellos,  yquepoi'los  últimos  no  d(»bía  usarse  de  indulgencia 
alguna,  sino  llamarlos  por  medio  d(MM)muni('aciones,  y  que  esto  con- 
sideraba ser  atribución  puramente  del  Presideutis  más,  que  en  caso 
de  tener  pi-obabilidad  quo  lo  hacían  i)or  sólo  no  (juerer  asistir,  hi 
Sala  debía  resolverse  proc(Mli(\se  á  la(de(*ción  de  otros. 

Otroseñoi*  Diputadla,  conformándose  con  (pieiv^te  asunto  pasase  á 
una  comisión,  añadi('),  (píelos  avisos  (pie  se  dan  de  no  poder  asistir, 
son  de  aciuídlos  que  se  hallan  en  el  mismo  puc^blo,  más  cuando  ellos 
no  esfíMi,  es  abusivo  s(»  les  considere  como  con  aviso. 

Otro  señor  Diputado  se  confoi'inó  con  lo  (jue  había  dicho  el  señor 
preopinant(\ 

En  ívste  (vsíado  el  señor  pi^esidente  procedió  á  nombrar  la  comisión 
especial  que  debe  dictaminar  sobre  c^^te  asunto,  y  lo  hizo  en  los  se- 
ñores PenMra  de  la  Luz,  Suarezv  Gad(\n. 

Sogiiidamcnle  se;  ihiso  á  la  ooiisideración  do  la  Sala  el  ¡-.igiiioiilc 

DICTAMEN 


—  144  — 

La  (Comisión  saliidíi  á  la  líonorahlc  Asamblea  con  su  más  distingui- 
da coiisidcrarión  y  rivspf^to. 

Canciones,  íü  d(»  lanero  do  lS2í). 

Jiuin  Bniito  Blnnro  —  Lilzaro    (Jatlra — San- 
tiago Sagntjo — Autonino  Dominjo  Cof^fa, 

MINUTA  DE  DECRETO 

La  Asambl('»a  (tíMüíral  (.'onsliluyrntc    y    Eiígislaliva  d(»l  Estado,  ha 

a<*onla(io  y  díMTrla : 

Artículo  único  S(»  cnnccdr  al  s(Mlor  l)ii)utado  don  Ni<N)lás  de  Guo- 
ri*a,  (d  nn's  di»  licencia  ([uc»  solicita. 

Blanco  —  Gad^a  —  Sayatjo  —  Costa. 

Puesta  (»n  discusión  gíMicM'al,  un  sí^fior  Dii>ulad(>  dijo:  Qu(í  deseaba 
sab(»r  si  concedií^ndosí^  la  lic(»ncia  (|ucdaba  núnKM'O  suficiente  para 
continuar  las  scvsioiuvs. 

Kl  scíior  P/rsiflnUr  contestó  (jue  había. 

Y  no  habiíMido  quien  tomase  la  palabra,  s(»  pi*oc(Mhó  á  votar  si  se 
ai>rol)aba  ó  no  la  minuta  en  general,  y  resultó  la  alu*mativa. 

Si  se  pro(*ede  á  la  discusión  en  partiíMdar  ó  no,  afirmativa. 

S(»guidam(Mile  se  puso  m  (hscusión  y  no  habiendo  quien  tomase* 
la  palabra,  se  procc^lió  á  votai'  si  se  íq>robaba  ó  no,  y  i*esultó  la 
afirmativa. 

S(^  tomó  (MI  consid(»ra(*ión  la  renui\cia  del  señor  Sagra,  y  después 
de  leida  : 

Rl  scflnrdf/flc^f^  dijo  :  -  -  ()pino,  st^nores,  que  la  renun(*ia  debe  ser 
admitida  por  las  (\uisas  razonables  que  i^xpone,  y  qu(»  no  solo  me  con- 
t(Mitaría  con  admitirla,  sino  qu(*  <les(»aría  se  designasen  las  cualida- 
d(»s  <[ue  deb(^  t(Mi(M'  ([ui(Mi  ejer/a  este  emplt'o,  para  evitar  que  el  nom- 
bramiíMUo  sea  mal  nvibido  pt)r  el  público,  (*omo  había  sucedido 
con  el  del  sefioi*  Sagra,  que  (*ausó  un  desagrado  y  zu/JU*ro  gen<*ral : 
tanto  así,  qiK»  r]  atribuía  que  el  señor  Sagra  había  renunciado  por 
esto  mismo,  y  qu(»  por  (*so  i)edía  se  (lesigna«Mi  las  (Mialidades  que 
debí»  teniM'  (d  S(»ci'etario. 

AY  cs^c/7f>/*  7^y'>7Jc///c  le  observó  que  le  parcíMa  í]U(^  había  una  Ley  de 
las  anl(M'iores  Legislaturas,  qui»  las  <l(*signaban. 

hl  srñnr  (rodcff^  continuó:-  (^ue  él  no  se  ad(dantaba  á  decir  las  va- 
/oii(»>;  d(»  est(»  /u/.uri'o;  pí»ro  que  lo  hubo  es  verdad,  (N»mo  toilos  los  se- 


-    145  - 

ñores  Roprcsontantos  lo  habrán  presonrindo,  y  para  que  las  rcsoln- 
cionos  de  la  Honorable  A-^ambl(»a  no  fuo'^en  recibidas  con  desagrado, 
él  indicaba  que  antes  de  procedersc  al  nombramiento  se  le  designasen 
las  cualidades.  Fué  suficicuitemente  apoyada  esta  indicación. 

No  habiendo  (|uien  tomare  la  i)alal)ra,  se  procedió  á  votar  si  se  daba 
el  punto  por  suíicientemente  discutido  ó  no,  y  resultó  la  afirmativa. 

Puesta  en  discusión  en  particular: 

EL  señor  Gadea^  i\i]o\  —  (¿ue  dejaba  el  designar  las  cualidad(\s  para 
cuando  se  haya  de  proceder  «á  la  elección  del  otro  Secretario. 

No  habiendo  quien  pidiese  la  i)alabra,  se  i)rocedió  á  votar  si  se  apro- 
baba en  particular  ó  no,  y  resultó  la  afirmativa. 

Si  se  admite  la  renuncia  del  señor  Secretario  Sagra,  afirmativa. 

El  señor  Presidente  senah'j  el  martes  próximo  para  la  elección 
de  otro. 

El  señor  Ellauri  pidió  se  nomljrase  un  miembi'o  para  la  Cí)misión 
de  Constitución  y  Legislación,  en  lugar  del  señor  García  (jue  había 
conseguido  licííncia  j)ara  sei)aiMrse  de  la  Asamblea  por  un  mes. 

El  señor  Presidente  contestó,  (pie  no  podía  pi'oceder  al  nombramien- 
to por  que  los  señores  que  se  hallaljan  presentes,  precisamente  eran  los 
que  estaban  en  las  Comisiones  permanentes. 

El  señor  CosUt^  dijo:  —  Que  la  discusión  sobre  dietas  había  (piedado 
pendiente  en  sesión  antei'ior  hasta  (pie  se  pusiese  una  adición  al  Hegla- 
mento.  Que  ya  esta  se  había  vínificado  y  ((ue  lo  indical)a  para  que  se 
continuase  la  discusión  en  esta  noche.  —  Vvu'i  suficientemente  apoyada . 

Se  leyó  el  dictamen  de  la  ('omisión,  y  puesto  en  discusión  en  general. 

Ei  señor Ell((arf\  dijo:  — Que  la  discusión  en  general  ya  estaba  dis- 
cutida y  aprobado  el  dictamen. 

Acto  continuo  el  señor  Pi-esidente  sujetó  á  votación :  si  se  pro- 
cede á  discusión  particular  ó  no.-  -(  Afirmativa.) 

Puesta  en  discusión  enpartiiHilar: 

El  señor  Gadea^  dijo :  —  De  las  discusiones  ([ue  se  han  precedido  so- 
bre la  materia,  se  deduce  ((ue  la  Asambh'a  no  ai)ru(^ba  el  proyecto 
desde  una  fecha,  y  de  las  mismas  discusiones  se  han  objetado  también 
tres  cosas :  primera  dí:»sai)robar  la  m(*dida  del  ( TOl)iei'no ;  segunda,  con- 
cederse las  dietas  liasta  la  fecha  en  que  se  exi)idió  la  Minuta  de  De-- 
creto,  V  la  tercera  concederse. 

Después  de  haber  hecho  algunas  otras  observaciones,  concluyó  di- 
ciendo (pie  oiría  las  razones  que  se  aduj(M*an  nuevamente,  m  pro  y 
contra  de  las  tres  proposiciones  arriba  as(.'ijtadas  y  entonces  hablaría 
con  más  aiiei'to.  W 


No  hal)ion(lo  quion  toma.sp  la  i)alnl)i'a,  sn  procedió  á  votar  si  so  daba 
ol  punto  por  disíMitido,  y  luv^nltó  la  aiirinaliva. 

Kii  s(»gui(la  so  hizo,  si  s(»  aprobaba  ó  no  (d  di(*támon  do  la  (-omisión 
do  Hacionda, y  rosullóla  n(»gativa. 

Kl  señor  Müsini  (»l)sorvó,  (juo  on  las  siisionos  anlorioros  so  bic¡(*í  on 
algunas  indicaciones,  y  una  de»  ellas  ora  (luo  pasase  «á  otra  Comisión. 

El  scíio/'  Alrríre.:^  dijo :  —  ([ue  cuando  dio  su  voto  i>or  la  nc^gativa  no 
fué  por  <[ue  .s(í  concediesen  las  di(»tas,  sino  (|uo  no  se  (conformaba 
c  )\\  la  i*edacción,  y  era  (»n  conc(*pto  de  ([ue  pasase  á  otra  Comisión. 

Knesto  esiado,  el  señor  Presi(l(Mitci)roi*e(lióal  nombramiento  de  una 
comisión  es[)(»cial  para  (pío  ella  informe  sobro  estíí  asunto,  destinando 
para  (*omponei'la  á  losseno!*(»s  Luz,  Hlanco (don  Juan  Benito),  Saya- 
go.  Masculino  y  Costa. 

1  Iabiéndodos(M*oncKiido  los  asuntos  que  formaban  la  órd(Mi  del  día  se 
levantó  la  sesión,  retirándose  los  señores  á  la  diez  y  media  de  la  noche. 

Hay  una  rúbrica. 

San  Viccníc. 


En  la  Villa  de  Canelones,  á  veinte  y  cinco  de  Enero  de  mil  ocho- 
ciontos  veinte  v  nuí^ví*;  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores 
Blanco  -Pr(ísid(»nte  ,  Lapido,  l'Vrnandiv.,  Suarez,  Blanco  (don  Juan 
Benito  ),  Zubillaga,  (iuei'ra,  AlascuUno,  Costa,  Zudanez,  llaedo,  Ellau- 
ri,  Sayago,  Nunrz,  Cavia,  Luz,  ZutViátcgui,  Lamas,  Ciarcía,  Echev(»r- 
riarza,  Masini,  (ladea  y  Alvarez;  con  aviso  de  no  i)oder  iisistir  los 
síMloi'os  r^iyan,  Ledesma,  Osorio,  Chucarro  y  Bei*ro;  con  licencia  los 
sonon.vs  Pereira  (  don  (ial)riel  ),  Ramirezy  Pagóla;  sin  ella  ni  aviso 
los  señores  Bai'reiro,  Trápani  y  Laguna. 

L(»ida : 

El  señor  hllauri  observó,  qu(í  en  la  acta  i)or  dos  ó  tres  veces  se  de- 
cía: Sise  ai)robaba  (MI  general,  cuando  estaba  omitida  en  la  adición 
proi)onerlo  síikj  dcspuíVs  de  considorarse  suílci(Uitemente  discutido, 
pi'oponiM'se   la  discusión  m   i)ai-l¡cular. 

Observó  igualmente  (|U(íá  la  conclusión  de  la  misma  acta,  se?  encucMi- 
tra  haber  dicho:  ((([U(3  la  discusión  en  gemual,  ya  oslaba  discutido  y 
ajirobado  el  dictamen  »,  lo  ([ue  pedía  fuese  variado,  poni(''n(l(jse  en  su 
lugar:  «  (pie  la  discusión  estaba  cerrada  en  g(»neral.» 


—  147  — 

Aprohndíií^  y  firmadas  las  dos  actas  anloriorcs,  se  dio  cuenta  de  los 
asuntos  (jue  í|iie  hahian  entrado,  por  el  orden  siguiente: 

Del  dictAmen  y  minuta  de  comunicación  de  la  Comisión  especial, 
relativo  á  los  señoreas  R(»pn\s(Mitantes  tpie  se  han  hecho  notar  por  su 
inasistencia. 

De  una  minuta  de  comunicación  de  la  Comisión  especial  encargada 
de  dictaminar  sobre  las  dietas,  pidiendo  se  sirva  reunir  la  Sala  en  Co- 
misión general  el  día  veintiséis,  á  las  siete  déla  mailana. 

Otra  igual,  de  la  Comisión  de  Hacienda,  solicitando  la  misma  reunión 
para  discutir  en  el  mismo  día  sobre  la  moneda  del  Estado. 

El  sertor  Pretiulciite,  dijo,  se  avisaría  en  la  orden  del  día  en  (pie  de- 
bían considerarse  estos  asuntos. 

Se  leyó  y  puso  á  consideración  d(*  la  Sala  el  siguiente: 

DICTAMEN 

Augusta  Asamblea  (ieneral  Constiluycínte  y  í.egislativa  : 

Ea  Comisión  de  Hacienda  tiene  el  honor  de  elevará  la  Augusta 
Asambb''a  (ieneral  Constituyente  y  Eegislativa  del  Estado,  la  adjunta 
Minuta  de  Decreto,  n^lativo  al  establecimiento  de  las  tres  oficinas 
generales  para  la  administración,  recaudación  y  conservación  de  las 
i'entas  públicas,  consiguiente  á  la  nota  del  Gobierno  Provisori(j  de 
veinte  del  corrient(\  sobre  el  particular. 

Eos  señores  [{(^presentantes  don  Julián  Alvarez  y  don  Ramón  Ma- 
sini,  oMixn  cMicargulos  de  sostener  la  discusión. 

Ea  Comisión  de  Hacienda  saluda  á  la  Augusta  Asamblea  General 
Constituy(Mit(í  y  Eegislativa  con  todo  su  ivspeto. 

Canelones,  Enero  veinticuatro  de  mil  (xMiocientos  veintinueve. 

l\uh'o  Fr<\unsco  de  Berro — N^kolds  de  Guerra — 
Jtdlnn  Airare:     Jlamou  Maaini, 


MINUTA  DE  DECRETO 

Artículo  \p  Se  declara  con  vigor  (»n  el  h^nilorío  del  Estado  el  Decre- 
to de  la  I^»g¡slatura  de  la  Provincia,  del  docí*  de  l'Víbi'ero  de  mil  ocho- 
cientos veintis(Ms,  cuyo  tenor  es  el  siguiente: 

«Habrá  tres  oíicinas  geníMales  pai'ala  administración,  re(*audación 
y  conservación  de  las  rentas  públicas  en  la  l^rovincia  Oriental,  á  saber : 
una  Contaduría  que  liquide  todas  las  acciones  activas  y  pasivas,  que  in- 


-  118  — 

tei'vongan  im  todas  las  recíítas  y  pagos  dol  Tivsoro;  que  arregle  y  meto- 
dice el  eslableeiniieiito  y  cobranza  de  los  impuestos  directosé  indirec- 
tos :  una  Ueceploria  General  i)or  la  que  .s(.^  i*ecauden  lodos  los  impuestos 
dii'cctos  O  indirectos;  y  una  Tesorería  (reneral  que  conserve  el  Tesoro 
público  de  la  Pi'(»vincia.  » 

Art.  á.o  Kl  (Gobierno  Provisorio  propondrá  á  la  Asamblea  Gene- 
ral el  nümei-o  de  empleados  de  ([ue  hayan  de  componerse  dichas  tres 
oficinas  gíMierales,  y  sus  dotaciones. 

Art.íi/^  Comuní([uese  al  Gobierno  Provisorio  i)ara  su  cumplimien- 
to, en  contestación  á  su  nota  del  veinte  del  corriente. 

Cancdones,  veinte  v  cuatrtj  de  Enero  de  mil  ochocientos  veinte  v 
nueve. 

limo  -  Air  ivcz—dncrra — Masiui. 


r\iesto  en  discusión  : 

El  seño/'  Ministro  fie  Jlacíciula  hi/.o  las  explii-aciones  necesarias, 
probando  la  n<icesidad  (jue  había  del  esiaI)l(H'imiento  de  aquellas 
tres  oíicinas,  y  concluyó  obs(»rvand(»  -  (|ue  aiuKiue  notaba  alguna 
variación  hecha  á  la  Minuta  pivsiMitada  poi*el  Ministerio,  refiriéndose 
á  oti-a  Ley  vigente  en  partíMlel  tcrriiorio  del  Estado,  no  baria  obser- 
vación alguna  en  el  pi'oyecto  en  general. 

En  est(í  estado,  el  señor  i^residente  i)i'opuso  si  habiade  i)asar  á  con- 
siderarse en  particular  ó  no,  y  resultó  la  alii-mativa. 

Puesto  (MI  discusión  en  i)articular  el  pi'iiner  artículo. 

Se  adujeron  ra/ones  cnc(»ntra  y  en  i)i'0  de  ('d.  En  cont»a  se  dijo — (jue 
1¡- atribución  d(*  arreglar  y  metodi/ar,  ((ue  se  d;d)aá  la  (.'ontaduría 
(ieneral  en  el  establecimiento  y  la  cobran/a  d(»  los  imi)uestos  directos 
('  indirectos,  iini)()rtal)a  estabI(M-ei'  una  Ley,  y  (jue  (v<ta  facultad  sólo  era 
peculiiu*  del  ('uer])o,  y  de  ningún  modo  el  establecerse  i>or  la  Centadu- 
j'ía,  y  (jue  [)or  lo  mismo  no  se  otaba  conloruH»  con  la  redacción  del 
articulo,  ]m>''s  no  (M'a  exaclo  toda  ve/ (jUe  se  esjuvies(^  al  sentido  de  las 
voc<*s,  por([ue  ella  dá  al  Contador  la  facultad  de  arreglai*  y  metodizar 
el  estaljlecíniiento  de  inq)uesto,y  leni('*ndoln  (M,  no  se  sabía  cuál  podria 
:;er  la  Ley(|ue  se  estableciese  arreglándolos. 

Se  dij»)  en  pro-  -(|ueya  ses;d)ía(iue  no  era  id  (^)nlador  el  <[Ue  la  es- 
tal)lece,  i)or(|ue  e<iín  facultad  existí»  inmediatamente  en  (dCueriU)  So- 
berano, y  (pie  su])Ueslo  esto,  debían  desvaiieeersíí  los  temieres  del 
sefior  pi'eoi)inante.  (>)u(Md  meiodj/ar  no  signilica  otra  cosa  que  arre- 
glaren modo  como  sí»  hand(»  recaudaí*  los  imi)uestos.  (^u(^  este»  estable- 


--  1 19     - 

cimiento  tiene  una  parle  Fiscal  y  otiMíl»  cálculo  (M)  el  órdíMi  do  los  pa- 
gos, y  (lue  en  este  sentido  es  una  oficina  del  ( Tobiei'n  ».  Para  ai'reglar  y 
metodi/ar  es  preciso  que  exista  el  establecimiento  que  debe  hacei'lo, 
pero  que  esto  no  quiere  <lecii'que  este  tenga  la  facultad  de  crear,  [)ués 
esto  solo  le  es  dado  á  la  Representación  del  Kstado,  y  que  en  este 
sentido  estaba  redactado  el  ai'tículo. 

Otro  señor  Diputado  observó — que  la  mat(M*ia  de  que  se  ocupaba 
la  Sala  era  asunto  de  una  Lev,  v  no  de  dec'reto  como  se  citaba  liación- 
dose  referencia  del  de  la  Legislatura  de  doce  de  Fí^brero,  y  se  pidió 
so  áiiovii:  se  (lecla/n  con  oalo/'  y  fuerza  de  L"¡j^oic,  La  Comisión  de 
Hacienda  se  conformó  con  la  adición  v  hecha  : 

El  señor  Presidente  propuso  si  se  daba  por  discutido  ó  no,  y  resultó 
la  afirmativa. 

Sujeto  ti  votación  si  s(^  api'obaba  el  })rim"*r artículo,  resultó  afir- 
mativa. 

Se   puso  en  discusión  el  artículo  2'^  y 

El  seño/'  Alinist/v^  úy]o:  —  Que  el  a!'tí<'ulo  S(\gundo,  aunípieel  Mi- 
nisterio no  se  opondrá  con  tesón  á  que  la  vSala  lo  d(vs(M*he,  creía 
necesai-io  ol)servar,  que  sií^ulo  una  cosa,  nueva  la  creación  de  este 
establecimiento  en  el  país,  el  mismo  ( lobierno  no  podrá  saber  el  nú- 
mero de  emphvxdos  de  que  deba  componerse,  ni  la  dotación  que  pueda 
ser  bastante,  y  que  por  lo  mismo  cree  que  todos  los  nombramientos  que 
se  hagan  serán  en  Comisión,  hasta,  tanto  que  liCcho  de  los  mejores 
conocimientos  pueda  d(M*ir  con  seguridad  los  que  consideren  indispcMi- 
sables,  tenicMidose  siempre  presente,  que  el  (Gobierno  será  escrui)U- 
loso  en  guardar  la  mayor  economía.  Qu(»  cuando  llegue  el  caso  de 
presentar  el  presupuesto,  entonces  vendrá  en  él  d(Mallado  el  núme- 
ro de  empleados  y  sus  dotaciones,  i)ués  ([ue  para  hacerlo  en  el  mo- 
mento se  vería  atado  i)ara  resolver. 

Se  dijo  por  otro  señor  Diputado  (pie  cuando  la  Comisión  liabía 
propuesto  se  adóptasela  i'edacción  (l(3l  ¿'M\rtículo,  fué  poritue  cr(\vó 
ser  de  estilo  dar  esta  conocimi(^nto  el  (iol)iern()  á  la  Sala.  Que  ella 
había  creído  también  que  al  establecerse  estas  oficinas,  sería  c  >n 
empleados  permanentes,  yjero  que  siendo  éstos  en  comisión  no  ton- 
dría  inconveniente  en  que  el  Gobierno  lo  connmi(*ase  á  la  Sala  cuan- 
do fuese  opoi'timo,  pues  la  Representación  Nacional  estaría  para 
cualquier  clase  de  abuso,  que  no  se  teme  de  pi'esente,  en  aptitud  de  po- 
der  reclamar. 

Se  dijo  por  otro  señor  Diputado  que  el  Gobierno,  cuando  presentó 
esto  proyecto,  debía  estar  fijo  en  el  númei'o  de  empleados  y  sus  do- 


—  InO  — 

tacíonos,  mucho  más  cnaiido  sin  (M|uiv()carso  podía  asof^iirurso  liaher 
visto  un  Ululo  (l(í  Coiiladoi*  (i(MUM*al,  y  otro  (l(í  Tosoruro,  lo  í(uc  corro* 
boi'a  .su  oi)iiiión  níspocto  á  (IcImm*  tener  conocimienlo  del  ni'inioro  de 
empleados  y  dotaciones  bastantes  pai*a  aí|U(»llas  oficinas;  (jue  sea  iiuiy 
enliorahuena  que  scí  retarde  liasla  meditarlo,  pero  ((ue  no  por  e.sto 
del)e  dejar  el  GohiíM'no  de  dar  (!onoeimi(nito  á  la  Asamblíía  antes 
qu(í  presente  el  Presui)uesto,  haei<»ndo  todos  los  esfuerzos  puraque 
.sea  posible  así  verificarlo. 

Se  contentó  q\u^  e.s  de  pi'áctica  en  todo.s  los  listados  r(íprc.*^entativo.s, 
autori/ai'  al  (lobierno  para  el  IvstableciuíiíMito  d(i  las  oficina.s,  y  él,  de.'^-- 
pues  de  recabada  esta  autorización,  creai'las  y  stíñalarles  el  nilmero 
de  empleados  y  sus  dotaciones.  Que  en  c^sto  no  se  corro  ningún  riezgo, 
poi'que  al  presentar  el  i)i*(»supuesto  de  gastos  recibe  la  perfecta  .san- 
ción d(í  la  Sala,  y  entónccís  ella  con  todos  los  poi'menores  «lue  cree  ne- 
cesai'ios,  disminuve  ó  aumenta  los  sueldos  como  arbitro. 

Se  dijo  por  otro  stíñoi*  Diputado -- (¿ue  la  Sala  so  ocupaba  de  una 
cosa  en  que  el  mismo  Ministerio  no  tenía  interés  en  insistir,  y  que  ha- 
bla dicho  que  al  presentar  el  pre.supu(».sto,  scMlemostraría  el  numero 
do  empujados  y  susdotll(*ion(^s.  (¿ue  en  el  artículo  no  se  fijaba  tiempo 
ni  traba  alguna,  y  que  por  lo  mismo  no  habia  inconvcMiientc  en  que 
pasase  tal  cual  (estaba  redactado. 

V]n  este  estado,  v\  señor  Pivsidente  propuso  si  se  daba  r\  punto  por 
suficientemente  discutido  ó  no,  v  resultó  la  afirmativa. 

Si  .se  aprueba  el  artículo  2.^  tal  cual  está  redactado,  y  resultó  la  afir- 
mativa. 

Puesto  en  discusión  el  tercer  articulo,  y  no  habiendo  quien  tomase  la 
palabra,  se  procedió  á  votar  si  se  a[)robaba  ó  no,  y  restdtó  la  afh'mati  va. 

Se  anunció  por  el  .señor  Presidente  estar  concluidos  los  asuntos  (luo 
formaban  la  orden  del  día,  y  el  señor  Costa,  dijo  -(¿ue  la  Comisión 
especial  encargada  de  informar  sobre  las  dientas  había  presentado  una 
solicitud,  quepíMlía  se  leyese,  y  se  hizo  con  la  siguiente: 

II.  A.sambléa  General  Constituyente  v  Legislativa  del  Estado  : 

La  Comisión  Especial  encargada  de  abrir  di(*támen  .sobre  la  nota  del 
Gobierno  Sustituto  de  diez  y  ocho  del  ppdo.,  relativamente  á  las  dietas 
asignadas  provisoriímiente  á  los  señores  Hf^prescnitantes  por  el  Go- 
bierno Delegado;  ha  meditado  lo  grave  de  la  cuestión,  y  teme  incuri*ir 
en  un  error  de  consecuencias  desfavorables  «i  la  causa  pública,  ó  en 
una  contradicción  que  deberá  necesariamente  envolverlas.  Por  (*sto  y 
no  flándo-se  los  individuos  que  la  componen  de  sus  luces  propias  para 


—  151  — 

(liiMnminar  on  esto  asunto  con  ol  aciorto  que  dosoan,  han  abordado  su- 
plicar á  Vuestra  Honorabilidad  se  i'euna  la  ('omisión  (ieneral  para  el 
día  veintiséis  próximo,  á  la  siete  d(í  la  maílana,  en  la  eual  el  señor 
Costa,  está  encariñado  de  exponer  las  razones  especiales  que  han  ohli- 
írado  á  los  Uepresentan((»s  quc^  firman,  dirijir  á  Vuestra  Honorabilidad 
esta  solicitud. 

La  Comisión  saluda  á  la  Honorable  Asam1)lea  con  su  más  distin- 
f^uida  considíM-ación  y  respeto. 

Canelones,  veinticinco  de  Knero  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

Juan  Benito  Blanco— xXniouino  Domingo  Cos^n—.Tosé 
Basilio  Pereira  de  la  Luz — Eufemio  Masculino. 


Concluida  la  lectura,  dijo  —  que  consideraba  necesaria  la  reunión  so- 
licitada, para  expedirse  con  la  mayor  brevedad  y  mejor  acierto.  Que  al 
efecto  pedía  se  resolviese  sobre  tablas.  Fué  apoyada  esta  indicación.  Y 
siendo  el  señor  Alvarez  uno  de  los  que  estuvo  por  ella  dijo  —  que  la 
Comisión  de  Hacienda  tenía  una  solicitud  de  igual  naturaleza,  y  ípie 
pedía  también  se  considerase. 

Kl  señor  Ministro  recomendó  la  importancia  que  había  de  ganar 
tiempo  en  la  consideración  del  proyecto  relativo  á  moneda,  pues  sin 
este  rcHiuisito  se  sufrirían  entorpecimientos  de  consideración  á  tcdo  el 
Pastado. 

El  señor  Cosía,  observó  —  Que  reunida  la  Sala  en  Comisión  General 
á  las  siete  de  la  mañana  del  día  siguienl(%  podria  habei*  tiempo  para 
discutirse  sobre  los  dos  asuntos. 

Se  pidió  por  algunos  señores,  (jue  la  hora  de  la  reunión  fuese  la  de 
las  ocho  —  y  el  señor  Presidente  dividió  en  tres  partes  la  votación. 

l.'i  Si  se  ha  de  reunii*  la  Sala  en  Comisión  (Tcneral,  afirmativa. 

2.^  Si  se  ha  de  reunir  á  las  siete  de  la  mañana,  negativa. 

li.^  Si  ala  de  las  ocho,  atlrmativa. 

1mi  est(»  estado  se  U^vantó  la  sesión,  v  se  retiraron  los  señores  á  las 
diez  de  la  noche. 

Hav  una  rúbrica. 

San  Vicente. 


1\o 

En  la  Villa  do  Caneloiu^s,  á  vciiilí^  y  scisdtí  Knoro  do  mil  orhocieiito.^ 
voiiitinuovo,  abierta  la  s(\'<ión  ordinaria  nm  los  sofioi'os  Hlanro- -Presi- 
doiití\  Zuhillasa,  Suar(»z, Payan,  Blanco  (don  Juan  Bonito ),  Masrulino» 
Foi'nando/,  (iuorra,  ('osla,  Ziidafio/,  Ilacdo,  l^llauri,  Cavia,  Luz,  Saya- 
go.  Lamas,  Horro,  Ciai-cia,  Masini,  LíMl(\sma,  Kchov(M-i*iarza,  (iadou  y 
Alvaro/;  oon  aviso  dcMio  podor  asisiii*  los  sonorivs  Osorio,  Chucarro, 
Nunoz,  Bai*r(»iro  (don  Manuid  ),  Lapid(.)  y  Zufi-iálogui ;  con  licencia  los 
sonoros  Poroii'a  (don  riaI)riol ),  Hamiroz  y  Papjola;  sin  olla  ni  aviso  los 
soñoi'os  Trápani,  íuti^una  y  Bari*oiro(  don  Miguol. ) 

Loida,  ai)robada  y  (ii*mada  la  acta  anterior,  so  dio  (Mionta  do  los  asun- 
tos quo  habían  entrado,  \)i)v  T'sla  ói'don. 

Do  una  comunieaoión  del  Minisl(M*iodo  ÍTobiorno,  focha  do  este  día> 
acusaiKlo  rocii)odo  la  rosolución  do  Vuesti*a  llonoi'abilidad  admitiondo 
^a  r(»nuncia  del  Dipulado  i)or  el  r)o})artamento  d(»  S  m  José  doctor  don 
iMdiciano  líodriguoz;  y  ox|)rosa  ([{u\  (d  (toIjícmho  ha  ordenado  la  con- 
vo':ación  do  lamosa  res[)octiva,  y  provenido  o¡  nombi*amiento  del  indi- 
viduo ({ue  d(0)o  sustituirlo. 

y  do  otra  dol  Ministerio  do  Hacienda  úr  la  misma  fo(*ha,  acusando 
recibo  d(^  la  L(*y  fecha  d(d  día  d(*  ayer,  en  que  so  dispono  por  Vuestra 
Honorabilidad  el  establecimiento  do  las  tros  oiicinas  [)rinc¡palos  de 
Hacienda. 

Se  (lió  cuenta  iguahnontí*  do  dos  apuntos  despachados  por  las  Comi- 
siones: una  í»sp(H*ial,  y  la  oti*a  de  Hacienda;  la  í.'\  (Micargada  de  infor- 
mar sobre  la  moción  hecha  por  el  líoprcvsenlantt*  don  Atanasio  Lapido, 
respeclo  á  los  goctv^  dol  (xonei-al  don  Fructuoso  Riv(ira,  y  la  2.'\  relati- 
va á  la  extracción  úc  ganado  vacuno. 

Se  mandaron  archivaí*  las  i)rim(3ras,  y  la  2'^^  y  3"^  so  dijo  por  el  señor 
ProsidíMito,  se  anunciaría  en  la  orden  el  día  en  que  doblan  conside- 
rarse. 

So  leyó  y  puso  á  consideración  do  la  Sala  el  siguiente. 

DUrrAMEX 

Asambl(''a  ÍToneral  Con-liluyente  y  Legislativa  del  Estado  : 

La  Comisión  Especial  en(*argada  de  dictaminar  respecto  A  la  no- 
lable  inasistencia  de  algunos  sonoros  liepi*es(Mitantes,  después  de 
liabei'  meditado  id  caso  ron  la  circunspiH^ción  que  exijo,  ha  tenido 
á  bien  aconsejar  á  Vuesti*a  Honorabilidad  la  adopción  do  la  adjun- 
ta Minuta  de  comunicaeión  í|ue  tiene  el  honor  de  adjuntar,  para  que 
sí  tuvií^so  «á  l)isn  admitirla,  sea  dii'ijida,   signada  por  el  señor    Pre- 


—  153  -  - 

sidcnte,  á  cada  uno  do  los  señores  Diputados  cuyas  fallas  se  han 
notado. 

El  señor  Gadea  se  encarga  de  exponer  las  razones  que  ha  teni- 
do en  vista  la  Comisión  Especial  para  expedirse  en  esta  forma. 

La  Comisión  saluda  íi  la  Honorable  Asambh'»a  con  su  a(H)stum- 
brado  respeto. 

Lázaro  Gadea— Joaquín  Suaiez-  Basi- 
lio Pcreira  de  Ja  Lnz 

MINUTA  DE  COMUiNlCACIÓN 

Canelíjnes,  Enero  de  1829. 

El  que  suscribe  so  dirijo  al  señor  Diputado  doctor  don  N.  do  F.;  in- 
dicándole quo  en  consecuencia  de  llamar  el  cumphmiento  del  artículo 
9  del  Reglamento.  La'Asambléa  General  Constituyente  y  Legislativa 
del  Estado  en  sesión  anterior,  dospu(''s  de  hab(M\se  hecho  cargo  de 
la  notable  y  larga  inasistencia  do  algunos  de  sus  miembros  á  sus 
ordinarias  reuniones,  y  después  de  haber  considerado  detenidamente 
el  desprecio  de  ellos,  al  menos  en  no  haber  contestado  á  ante- 
riores invitaciones  he(*has  a!  señor  Diputado  por  el  que  habla.  La 
Asambhrd  ha  dispuesto  se  ponga  por  medio  do  esta  nota  en  cono- 
cimiento del  sfMlor  Representante,  la  urgentísima  necesidad  que  hay 
de  su  apersonamiento,  con  el  objeto  de  Henar  la  menl(í  del  Dopar- 
niento  (tal)  al  hacerle  depositario  do  sus  confianzas;  apersona- 
miento mucho  más  pi'ociso  y  necesario,  cuando  va  ya  á  ocuparse 
el  Cuerpo  en  considerar  la  Constitución  política  del  Estado. 

Igualmente  la  Asamblea  General  encarga  al  que  firma  anuncie  al 
señor  Dii)ulado,  (lue  en  caso  de  serle  físicamente  imposible  su  más 
pronto  apersonamiento,  se  digne  exponerle  los  poderosos  causales 
que  lo  m  «tivan,  renunciando  si  lo  hallase  á  bien,  el  cargo  que  repre- 
senta, si  así  prudentemente  lo  demandase  la  justicia;  y  que  en  el  caso 
que  hayan  cesado  estos  motivos  se  convenza  el  señor  Representante  de 
la  urgencia  en  (pie  se  halla  el  Cuerpo,  de  adoptar  cuahiuiera  otra 
medida  con  que  pueda  llenar  el  vacío  de  la  Representación  del  Es- 
tado. 

Con  esto  motivo,  el  Presidente  do  la  Honorable  Asamblea,  saluda 
al  señor  Diputado  con  su  consideración  míus  distinguida. 

Gadea.  —  Suarez.  —  Luz. 


—  151  — 

l^iiostíi  (MI  (listuisión  la  Minuta  (MI  gencrnl,  y  no  hahiondo  (juion  tó- 
masela palabra,  Sí»  procívlió  á  volar  si  stí  i)asa  á  considerar  on  par- 
ticular ó   no,  y  rí'sniló  aíii-inativa. 

Puesta  (MI  (lisí'usión  (mi  parlicular  : 

Un  señor  Diputado  ohsíM-vó:  —  Quíí  la  palabra  firsp/^ccio,  le  parecía 
demasiado  TuíM-te,  pues  no  creía  que  los  sonores  Diputados  que  han 
fallado  hayan  ima^^inado  nunca  despreciar  al  Cuerpo,  ni  sus  resolu- 
cionr\<.  (jue  tampoco  era  deopinión  se  indicase»  el  (pie  renuncien,  pn<'»s 
Cy^U)  debería  ser  obra  (l(*  una  resoluci(')n  de  la  Sala,  y  (pu»  el  decirhvs 
qu(í  lo  hiciesen,  poniéndolos  en  (d  caso  dr.  ípK»  lo  veriíicasíni  para  (luo 
al  considerarlas  la  Asamblí'a  no  se  hvs  admitu\<e,  sería  liacerlos  lle- 
var un  chasco,  y  no  guai'dar  consecuencia  la  Uc^pi'csontación  en  sus 
acuerdos. 

Sr  dijo  por  otro  señor  Diputado:  — (^ue  la  Comisi('>n  no  so  opondría 
á  que  se  variasi^  la  [jalabra  r/c<s/;/YVw,  ni  tomaría  un  foi*mal  empeño 
sin  (l(»jar  de  juzgnr  lo  níM'esju'io.  Vcvo  que  la  Comisi<')n  ha  considera- 
do, que  lo  persona  quíMio  ha  querido  (^>nfestar  halKándose  á  una  in- 
mediaciíSn  corla,  no  imi)oita  otra  cosa  que  noípierer  respetar  las  re- 
soluciones de  la  Sala. 

Que  i*(*sp(!Cto  á  la  exp!'esi('»n  ixnuiwin^  ella  es  condi(Monal,  y  la 
Connsi(')n  especinl  ha  consultado  (|U(^  en  esa  larga  inasistencia,  no 
se  hac(*  oh'a  cosa  sino  pei-Judir-ar  al  ( aiei'po  y  á  los  intereses  geno- 
rales;  y  (p!(3  consull;\ndo  los  dos  exti'(Mnos,  no  concurrii*  ó  admitir- 
les las  i'enuncia<,  la  Comisión  especial  se  había  dcnndido  porlo  se- 
gundo; más  (pu»,  sin  (^mbargo,  la  Comisión  estaba  disi)U(vsta  á  queso 
h¡(Mosen  lí.)s  repai'os  qu(»  sí»  (»stimnsen  ne("(»sarios,  con  tal  que  ella 
tenga  los  efectos  (pie  S(»  ha  projiuesto. 

Kn  est(.>  Mstado,  el  señor  Pr(»si(lentí»  propuso  á  la  Sala  dividir  la 
redacción  (!(»  la  Minula  en  tres  pai*í(v<;  y  sujeta  á  votacit'm  la  1^  en 
la  forma  (pie  la  hal)ía  pres(  litado  la  C-omisión,  fiu'»  desechada. 

Testada  la  palabra  flcs/)/vrh  y  á  donde  dice  al  menos,  suplan- 
tánd(\se  (mi  lugar  (h^  la  i)rimora  la  de  ^/c.<(7/¿//o,  y  sujeta  á  votación 
si  se  aproI)aba  ó  no,  ivsultó  la  alirmativa. 

La  2^^  part(»  ([ue  (^mpieza:  La  AsamhlOa,  y  concluye  con  política 
del  Estado^  fu(!'  apro1)ada. 

La  3^^  ([ue  empieza:  /v^/í^/Z/y/c/i/c, y  coiKduye  (*on  Rcpresratación  del 
Estado  ^i'  d(\saprobó  (mi  la  forma  reda(*tada  por  la  Comisión;  y  ha- 
biéndosele textadn  d(»sde  donde  empi(,'za  rcaíinriaiido,\Vi\A\\  donde 
dice  la  Justicia,  y  habiendo  ])uesto  en  lugar  déla  i)alabra  caso  que 
h(njaa\  la  de  habei\  fuí}  aprol)ada. 


—  155  — 

Sp  hiiúoron  algunas  observaciones,  ivsi)íM'lo  alas  personas  á  (juio- 
nes  correspondía  (lirigii'h^s  la  comunicación  que  se  íicababa  de  san- 
cionar, y  se  dijo  comprenderUv^  á  1  w  ([uc  (altaban  sin  licencia,  como 
también  á  los  (juo  aún  cuando  liubiívsen  dado  aviso  d(»  no  poder  asistii*, 
no  se  hallasen  en  el  pueblo. 

En  este  estado,  y  habiéndosií  concluido  los  asuntos  que  formaban 
la  orden  del  día,  el  señor  Pi*esidenl(*  anunció,  ([ue  (mi  la  sesión  d(d 
día  siguiente  se  tomaría  en  consi(l(M*ación  con  i)!*cfei*encia  los  asuntos 
de  Hacienda,  y  se  procedería  á  la  elec(*ión  de  oli*o  Secretai'io,  sus- 
pendiéndose esta,  y  se  retiraron  los  señores  á  las  nuevcí  y  cuarto  de  la 
noche. 

Ilav  una  rúbriea. 

San  Viren í(\ 


Kn  la  Villa  de  Canelones,  á  veinte  y  siete  (k^  Knero  de  mil  ochocien- 
tos veintinueve  ;í^'>i<^í'ta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores  Blanco  - 
Presidente;  Lapido,  Zubillaga,  Suarez,  Blanco  (don  Juan  Benito),  Pa- 
yan, Berro,  Costa,  (iuerra,  Zudañez,  Masculino,  Haedo,  Ellauri,  Sayago, 
Luz,  Barreiro  (don  Manuel),  Lamas,  García, Led(Nsma,Kcheverriarza, 
Masíni,  (iadea,  ('avia  y  Alvarez  ;  con  aviso  de  no  poder  asistii*  los  se- 
ñores Osorio,  Nuñez,  Chucarro,  Zufriátegui  y  Barreiro  (don  Miguel), 
con  licencia  los  señores  Pereira  (don  Gabriel ),  Hamirez  y  Pagóla  ;  sin 
ella  ni  aviso  los  Señores  Laguna  y  Tnipani. 

Leída,  aprobada  y  firmada  la  acta  antei'ior,  se  diócuínita  del  inlbi'me 
y  minuta  de  decreto,  presentada  por  la  Comisión  de  Peticiones,  relativa 
á  la  moción  heclia  por  el  señor  Masíni,  sobre  taquígrafo. 

El  íícñor  Prcsidcnfe^  dijo  se  anunciaría  en  la  órdí^i  este  asunto. 

S(*  pasó  á  la  órdcMi  del  día  y  se  puso  á  la  consideración  de  la  Sala  el 
siguiente: 

DICIAMKN 

Augusta  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado: 

La  Comisión  de  Hacienda  tiene  el  honor  de  elevar  á  la  Augusta 

Asamblea  Genei\al  la  adjunta  minuta  de  decórelo,  sobi'e  la  extracción  de 

ganados  vacunos  fuera  del  territorio  del  Estado,  «i  que  es  referente  la 


nota  del  Exrmo.  (T()))ierno  Pi'ovisorio  sobní  el  parliciilai*.  Los.sofio- 
i'cs  r)¡[)iila(los  don  líamoii  Masíni  y  don  Julián  Alvaro/ son  encargados 
de  sostíMier  la  disrnsión. 

La  Comi:<ión  de  Ilacií^da  saluda  á  la  Augusta  Asamblea  General 
con  su  más  alto  respeto. 

Canelones,  Enero  veinticuatro  de  mil  ochocientos  veintinueve 

Pedro  Frani'isco  de  Berro  —  Xirolas  de  Guerra  — 
Julián  Airare::  —  llamón  Masliii. 


MINUTA  DE  DECREIX) 

Arjículo  1.^  Es  libre  la  exti'acción  de  ganado  vacuno  fuera  del  terri- 
torio del  Estado. 

Art.  2.*^  Cada  cabeza  pagará  tni  peso  por  único  dereclio. 

Art.  3.*^  La  exti'acción  de  dichos  ganados,  se  haiv'i  [)or  los  puntos 
prcMMsos  y  los  monos  pos¡I)les  (jue  determine  el  GobicM'no,  adoptando 
todas  las  medidas  necesarias  [)ai*a  evitar  la  extracción  clandestina. 

Art.  4.^  Las  licencias  soi'án  (^oncedidas  inmediatamente  por  la  Ad- 
ministración de  la  Aduana  de  Monl(» video. 

Art.  5.*^  El  d(n*echo  de  extracción  será  pagado  en  el  acto  de  otorgai-- 
se  la  licencia  en  dicha  Administración. 

Berro  —  Guerra  —  Alvarez  —  Masíni 


Puesto  en  discusión  en  general  : 

Ll  señor  MmUtro  de  Hacienda^  dijo :  —  Que  aunque  la  redacción  que 
presenta  la  Comisión  es  distinta  á  la  presentada  por  el  GobiíM'no,  sin 
embai'go,  el  Ministoi'io  se  conforma  con  ella  por  partir  de  principios 
eminent(;moníe  libíM'alos,  pu('»s  que  al  pi'oponerse  el  Gobierno  esta- 
blecer esto  decreto  solo  tuvo  presente  abrir  un  canal,  qu(^  empezase  á 
producir  á  los  hacendados  en  su  industria,  reduciendo  á  metal  ú  otro 
objeto  de  cambio  sus  produ(*tos.  Hizo  algunas  otras  observaciones  y 
concluyó  diciendo:-- que  el  (lobiei'no  se  opondría  á  (pie  el  proyecto 
pase  tal  cual  i^M\\  redactado,  prestándole  la  vSala  su  sanción. 

Kl  señor  Barreiro  ( don  Manuel ) :  -  O  había  Ley  que  piY)hibiese  an- 
teriormente la  venta  de  ganados  ó  no:  si  la  había,  la.  Sala  parece  que 
por  ahora  no  la  puede  derogar,  puesto  (pie  el  hacerlo  importa  lo  mismo 
que  crear  una  Ley,  y  parece  que  ella  no  está  en  estado  de  podci*  legis- 
lar, toda  vez  que  aun  no  ha  formadí)  la  Constitución,  que  debe  ser  el 


—  lúe  — 

fundamento  de  las  Leyes  que  se  sancionen.  Si  no  la  había,  estamos  en 
el  mismo  caso,  y  poi*  lo  mismo  soy  de  parecer  no  se  admita  la  Minuta 
de  Decreto  presentada  en  genf^ral. 

El  señor  Lrcpido  dijo :  —  Que  después  de  apoyar  una  parte  de  la  indi- 
cación que  había  hecho  el  señor  Diputado  que  le  había  precedido  en 
la  palabra,  agregaría :  que  desde  que  empezó  el  Gobierno  patrio  á  di- 
rigir la  Provincia,  uno  de  los  primeros  cuidados  que  tuvo,  fué  el  no 
permitir  la  extracción  de  animales  vacunos,  con  tanto  rigor,  que  ni 
aún  se  permitía  hacerse  al  territorio  de  las  provincias  hermanas;  dis- 
posición ([ue  ha  permanecido  vigcMite  hasta  la  fecha,  porque  sin  duda 
se  consultó  lo  perjudicial  que  sería  si  hubiese  fr¿\nquicia  á  este  res- 
pecto, aunque  no  por  esto  aseguraría  que  había  dejado  de  pasarse 
algún  número,  y  (|ue  creía  que  en  las  presentes  circunstancias  no  era 
aún  llegado  el  caso  de  permitirse,  muy  particularmente,  cuando  se 
observaba  la  falta  de  la  guarnición  bastante  para  cubrir  la  frontera,  la 
ninguna  policía  y  todas  las  demás  precauciones  á  privar  la  extracción 
clandestina  y  el  robo,  que  sería  subsiguiente  á  la  falta  del  indispensa- 
ble celo. 

El  señor  Cosía —  He  oído  í^eñores,  ((ue  un  señor  Diputado,  para  fun- 
dar su  oposición  al  proyecto  que  se  ha  presentado  por  la  Comisión  de 
Hacienda,  á  consecuencia  del  presentado  por  el  Gobierno  para  la  ex- 
tracción de  ganados,  entra  negando  á  la  Augusta  Asambh'a  el  carácter 
de  Legislativa.  Otro  señor  Diputado  apoyó  esta  indicación,  agregando 
que  el  proyecto  del  Gobierno  y  (ú  de  la  Comisión  deben  desecharse 
por  perjudiciales,  lo  que  se  apoyó  por  un  tej'cer  miembro  de  la  Hono- 
rable Asamblea.  No  puedo  menos  de  extrañar  que  una  moción  tal, 
liaya  encontrado  apoyo  en  dos  señores  Representantes  que  han  concu- 
rrido á  la  sanción  de  la  Honorable^  Asamblea  declarándose  Legislativa 
y  Constituyente.  El  negarle  al  Cuerpo  este  carácter,  es,  en  concepto 
del  (pie  habla,  no  respectar  dc^bidamente  sus  delil)eraciones,  y  nosoti'os 
los  Representantes  tenemos  una  mayor  obligación  á  someternos  á  lo 
que  la  Honorable  Asamblea  delibere,  ctianto  que  si  nos  simpáramos  de 
este  principio  cometeremos  una  infracción  enorme  alas  Leyes  y  tma 
evidente  falta  á  nuesti'os  primeros  deberes.  La  cuestión,  pues,  debe 
rectificarse  y  no  presentarla  del  modo  (pie  se  ha  hecho. 

El  seítor  Bar/viro  (flon  Alfínifcl)  —  Ko  ha  sido  mi  intento  cuesti(j- 
nar  si  la  Sala  es  ó  no  Legislativa.  Sólo  si  hacer  prí.'sente  la  contra- 
dicción que  aparecía  en  dar  ahora  una  Ley  con  la  (*onducta  que  ha 
observad  )  la  Sala.  Recuerdo  (pie  en  la  solicitud  de  un  soldado  invá- 
lido se  dijo:  que  no  podía  vigoi'i/ar  la  Ley  del  año    veinticinco,  san- 


riinmihiQW  r\  Cim^iTnn  (un\rm\  de  Ins  l^mvincias  (juo  lo  fiívorocfn, 
aunque  adoptada  en  este  Kstado;  i)()i'(|ii('  síímuIo  ('.stc  indo[)Ciidienle 
(le  aíjUíM  no  d<'l)ía  con^idiM-arsí»  lif»¡a(l(j  á  sus  loyos,  las  (jikmio  podría 
avalorar  i)orí{U(»  esto  soi'ia  errarlas.  1mi  visla  do  (ísto  decreció  la  Sala 
(couio  i)U(nl('  Xi'V^i'i')  quií  volviívsíMliclia  sollcilud  al  (tobionio,  para 
que  ésto  proceiluísot'on  arivf^lo  á  la  Ltív,  (juíí  para  esto  caso  y  utro.s 
de  su  nnlurahv.a  se  sancionase.  Con  este  motivo  seguramente  el  (io- 
I)ierno  i)idi()  á  la  Sala  una  i^e^rla  general  pai'a  podcM*  (!onducir.se,  .siu 
neeesidaíl  de  oeurrh*  para  eada  (Niso  i)artieulai\ 

La  (.omisión  especial,  encariñada  de  aconsejar  á  la  Sala  la  coii- 
lesíacjón  á  esta  nota,  Iik' de  dictamen  (jUí»  sí»  dij(»se  al  (lohiorno  po- 
día ])i*oc(?der  con  arre<^lo  á  las  Leyes  simcionadas,  yadoi)tadns  pc)r  las 
Legislaturas  de  la  Provincia.  Pei'o  la  Sala  tuvo  en  <*onsideración  el 
re})aro  í|ue  hi/o  un  scMlor  Diputado,  á  saluM*:  ([{w  esto  era  legislar 
para  Montevideo  y  Colonia;  lo  ([ue  la  Sala  no  podía  liacíM*  on  la.s 
circunsinncias,  y  por  lo  mismo  decreló  la  Sala  ((ue  c\  Ciobiernoso 
rigi(»se  i>or  las  Ley(vs  y  (vsjatutos  vigontivs  en  los  diferentes  l)ei)ai*la- 
menlos  d(»l  Kstado.  Por  esta  ra/ón  lie  dicho  ahora  (pie  si  ha  (existido 
una  Ley,  la  Sala  no  tiene  facultad  i)ai*a  derogarla,  y  si  no  ha  existidíj 
no  puede  considcírarse  (mi  actitud  jíura  sancionarla. 

h!  señor  Aleare:^  dijo:  -  (^ue  no  había  (vstad(»  en  el  seno  de  la  Re- 
])i'es(Milación  cuando  el  primer  ca<.),  pero  sí  (ni  (d  segundo;  (pie  en- 
l(*)nc(ís  s(*  dijo  al  Ciobierno  se  sujetase  á  lasLí^T's  vigíMites,  ocurriendo 
á  la  Sala  toda  V(V.  ([U(*  tuviese  dudas  que  ironsiderase  no  pod(»r  resol- 
ver [xm*  sí.  Se  ha  dicho  ([ue  no  se  consid(M*a  ala  Sala  con  facultad  do 
pod(M*  lí*gislar.  ¿Pero,  sefioivs,  no  estamos  dictando  l(^y(3s  todos  los 
días?  ¿  Cómo  es  que  s(»  dispula  jiUí's,  y  sí»  (piiere  decir  (pie  sobi-í»  este 
asunlo  no  se  i)ueda  diclai' alguna  ?  Ili/o  algunas  otras  ol>s(M*vac¡one.s, 
y  concluyó  dicicndín  (juo  la  Asnmbh'a  (V'-^taba  en  aptitud  de  i>o(U*r 
ostal)lec(M-  las  Loy(»s  (pi(\ju/.gase  nocívsarias  (»n  b(Mi(.'íl(ao  d(d  país. 

Imi  es|(»  instado  scí  sujetó  ú  v  tación  si  se  daba  el  i>unto  por  suü- 
cient(Mn(Mite  diseulidí)  ó  no,  y  rosulló  la  alirmativa. 

Si  s(»  hade  i)asur  í'i  consid(M*ar  vs\r  asunto  on  particular  ó  no,  alir- 
mativa. 

Puesto  (»ii  discusión   ol  artículo  pi'imoro: 

Kl  señor  Ministro,  dijo:  -(juo  al  hab(M-se  pUí»stoen  discusión  la  mi- 
nuta (MI  general,  había  prestado  el  Ministerio  su  coníórmidad,  aten- 
diendo á  (pií*  la  C()misióii  había  pariido  de  pí'inciijio-^  omincmtí*- 
monlo  liberales.  Poi'o  cuandí»  s(»  irata  del  artículo  1"  en  paiticular, 
(»ra  iMH'ívsario  observar  (pie  el  (Gobierno   se   había   i-edmado  á  pedir 


—  1.7.)  — 

que  por  nliora  la  oxiracción  fuosc  solo  do  novilladn,  paní  que  los 
hacíMidados  pudiostMi  consin'var  su  cnpilal,  [luós  (|uo  rostringiéii- 
dose  la  facultad  úc  vender  por  nliora  los  novillos,  se  habrían  des- 
hecho de  un  capital  nunM'to,  hasta  ([ue  cul)ierta  la  frontera  pUíHese 
con  más  seguridad  ha(*erse  el  libn^  uso  de  la  indusd'ia  y  propie- 
dad, íjue  es  la  que  da  valor  y  fomento  á  los  paísrv<.  Citó  en  apoyo 
de  la  libertad  que  debe  ten(M*  todo  iiiíUviduo  en  la  sociedad  para 
poder  disponei*  d(í  las  i)roducciones  de  su  industria,  los  males  ([U(» 
trajo  á  la  Kspaña  la  [)rohibición  de  los  merinos;  ])rohil)ición  ([ue 
no  sólo  enf(M*mal)a  á  esta,  sino  qu(»  (*ontagial)a  la  América.  De- 
mostró his  ventajas  que  reportó  el  i>aís  desde  el  año  dos,  en([ues(» 
permitió  la  extracción  de  nuestras  i)ieies,  y  piobó  que  los  hacen- 
dados inmediatos  á  la  frontera,  nc^gocíaron  siempre  con  la  l^rovin- 
cia  de  San  Pí^dro  la  extracción  de  ganados,  con  cuvo  neijocio  se 
surtían  de  los  renglones  de  consumo,  tabaco,  yerba,  lienzos.  Y 
concluyó  diciíMido  —  que  nada  podría  adelantarse  (*on  la  prohibición 
del  hbre  uso  de  la  propiedad;  más,  i\\u\  sin  dejar  de  adoptar  este 
principio,  era  nec(*sario  suspondcM'  por  ahora  la  libre,  extracción  d(* 
los  animales  vacunos,  reduci(''ndola  sólo  al  dr3  novillos,  y  d(\jando 
al  ÍTobierno  el  tiempo  (¡uedeba  tener  toda  (\^a  dilatación,  i^oníiando 
en  que  (\l  es  el  encargado  (l(^  velar  sobre  la  prosperidad  del  país, 
y  consiguiendo  al  mismo  tiempo  calmai*  los  temoi'es  que  puedan 
alai'mar  á  los  señores  Rí»i)rescntantes. 

Kl  seño/'  Madni,  dijo :  -  Como  uno  de  los  miembros  ¡nfoi*mantes  de  la 
Comisión,  (Micargado  de  sostí»nerel  proyecto  presentado  por  (día,  estoy 
plenamente  convencido  de  la  grande  é  inconcusa  utilidad  y  conve- 
niencia de  la  libre  exíi*acción  d(*  ganados;  pei'o  después  de  haber 
oído  la  opinión  d<d  señor  Ministro  de  Hacienda  para  no  extender  por 
ahora  esta  franquicia  sino  á  los  novillos,  creo  (jue  los  señores  de 
la  Comisión  de  Hacienda  s(»  conformarán  con  la  restricción  indicada. 

FA  señoi'  ZdfUfflc:  —  Como  oi)ortunamente  tenemos  en  la  Sala  al- 
gunos señores  Diputados  hacendados,  m(»  había  promc^tido  oír  sus  opi- 
niones, más,  dc^sgi'aciadamente  ninguno  hasta  ahora  las  ha  manifes- 
tado. Quisiera  antes  de  seguir,  ((ue  síí  contestasen  por  el  miembro 
informante  de  la  Comisión  (puí  acaba  de  hablar,  si  toda  la  Comi- 
sión se  convendi'á  con  la  opinión  delscñoi*  Dii)utado. 

El  íycñor  (hicri'á — ^  Yo  me  confoi*maría  con  (pie  (*1  Ministíu'io  se- 
ñalase un  plazo  por  el  cual  se  entendiese  (juc  cumplido,  se  i>odría 
hacer  uso  de  la  extracción  de  ganado  vacuno,  i)or  ejenq)lo  el  de  dos 
meses. 


hl  scflor  Aíasíiü- Yo  no  h.e  dicho  absolut amenté  (jue  la  Comisión 
st'  conforma;  sino  qiK»  por  mi  parte  me  conformo,  y  que  los  se- 
ñores de  la  Comisión  scnim  lalve/  de  mi  oi)inión,  ellos  podrán 
decirlo. 

Kl  sefíoi'  Zu(U(ñe.:^  siguió  -  -Supuesto  ese  plazo  qu(»  ha  hablado  el 
señor  Diputado  antei'iormente,  me  opondré  á  los  dos  artículos,  al 
de  la  Comisión  y  aí  del  Ministerio;  opino  que  serla  conveniente 
{[\\o  la  Sala  Consultasí»  A  los  hacendados  antes  de  n^solver,  pues 
(jue  considei'o  que  sin  prestar  aquellos  sus  conocimientos,  no  se 
podría  arribar  á  una  resolución  acertada,  que  toda  vez  (pie  se  hi- 
ciese sin  adoptar  esta  medida,  marcharía  el  i)aís  á  su  total  ruina, 
porípie  los  portugueses  estaban  derramando  el  dinero  por  la  parte 
de  San  Pedro,  pagando  los  animales  vacunos  hasta  doce  pesos, 
así  como  el  cabalgar  sin  reparar  en  calidades  á  ocho;  y  que  se  sa- 
be (lue  éste  es  el  arma  fuerte  con  que  cuentan  ellos.  Que  á  pesar 
que  los  portugueses  después  de  la  Convención  son  nuívsti-os  amigos, 
es  necesario  pi*ecau(*ionarse  para  que  no  nos  suceda  lo  que  antes, 
y  no  vengamos  á  estar  como  estuvo  la  pi*ovincia  des])ués  de  la 
gueri'a  con   los  españoles. 

Cito  hechos  sucedidos  en  la  higlaterra,  cuando  se  derramó  el 
dinero  por  utilizar  unas  fábricas,  y  (*oncluyó  dando  su  ()i)inión; 
(ju(*  sin  ant(ís  de  tomarse  conocimientos  de  los  estancieros,  la  Sa- 
la no  proceda  á  resolver  nada  sobre  el  particular. 

El  scfloi'  Ministro-  -  Demostró  ({ue  sería  establ(M*er  una  cosa  nunca 
vista  y  contraria  á  nuestro  sistema,  admitir  el  principio  de  que  la 
Asandjléa  se  ocupase  de  consultas  en  los  Departanií^nfos,  porque 
hoy  lo  haría  á  los  hacendados,  mañana  á  los  manufactureros,  lue- 
go á  los  labi'adores,  y  otro  día  á  los  zapalcM'Os,  cuando  se  tratase 
de  zapateros,  tcMiiendo  ocupada  de  (»ste  modo  á  la  masa  de  la 
población  en  comicios  públicos,  y  la  r(»unión  dí>  la  Hí^presentación 
vendría  al  fin  á  servil'  de  nada.  Que  las  Comisiones  tienen  ríMnir- 
sos  para  hacei'S(»  de  los  (Conocimientos  necesarios;  quí*  cu(M)tan 
con  las  p(»rsonas  ck»  su  mismo  s(mio  y  con  las  diurnas  d(»  la  po- 
blación, con  la  (estadística  é  historia  del  i)aís  (¡ue  r(epit(e  (pie  el  sis- 
tema de  prohibición  (vs  la  ruina  de  todos  los  estados  y  (pie  no  pue- 
de haber  alguno  feliz,  toda  v(v.  que  haya   esta  resti'icción. 

Hizo  referencia  de  que  en  ningún  tiem[)0  fué  bastante  la  prohi- 
bición (l(í  los  gobiei'iios  á  iini)edir  la  extracción,  y  que  civ(Mpie  la 
Asambl(''a  no  tendrá  (pie  arrepentirse,  hu^go  qu(^  píM'mita  libertad  al 
cuidadano  d(^   [XMler  dív^prenderse  de  sus  proiíir'dades.  (^)u(í  i'cstrin- 


—  l()l  -  - 

giciido  la  fiícullad,  por  ah()i*a,  de  la  extracción  de  los  ganados  va- 
cunos, permitiendo  sólo  la  de  novillos:  el  Gobierno  cuidará  de  obrar 
con  prudencia  por  la  felicidad  ])ública. 

IlI  señor  Cana  ^  dijo:-  (jue  se  linbía  propuesto  no  habhxr  en  este 
asunto,  í)orque  puede  acaso  considei'ársele  aünnado  de  intereses  per- 
sonales ;  pero  ([ue  la  indicación  hecha  por  el  señor  Diputado,  que  pre- 
cedió en  la  palabi'a  al  senoi'  Minisii-ode  Hacienda,  le  ha  obligado  á 
tomarla  para  decir  algo  en  la  materia,  hirn  f[ue  será  muy  poco  por 
escasez  de  sus  conocimientos  en  la  pastoría,  á  que  no  hace  un  año 
se  ha  dedicado.  Se  ha  dicho  ( continuó  )  que  los  continentales  prodigan 
el  dinero  en  nuestra  ft*ontera,  pagando  hasta  doce  pesos  el  ganado  va- 
cuno, con  el  designio  de  Uevurse  todo  el  que  tenemos,  y  dejar  sumerji- 
dos  en  la  mavor  miseria  á  los  habitantes  de  este  Estado,  forzándolos  á 
comei*  avestruces,  yeguas  y  carpinchos,  como  sucedió  en  la  desgracia- 
da época  anterior;  más,  señores,  este  es  un  temor  que  no  está  fimdado 
sino  en  el  temor  mismo.  Convengo  ( i)rosiguió  el  orador )  en  que  se  ex  - 
traerán  ganados  hasta  ciertos  puntos;  pero  de  ningún  modo  en  ((ue  se 
hará  la  exti'aciáón  de  todos  los  que  i)oseemos,  ni  aún  de  su  mayor 
parte. 

El  hacendado  luego  ((ue  observe  la  saca  de  vacas  y  el  precMO  mayor 
que  en  dicha  razón  hayan  tomado,  i)recio  á  que  deben  conservarse  por 
algún  tiempo  en  el  país,  t(Mi(lrá  buen  cuidado  de  no  vender  una  sola; 
porque  auníjue  le  ofrezcan  por  ella  veinte  pesos  los  fronterizos,  sabe 
que  le  producirá  mucho  más  esta  vaca  en  termino  de  tres  años,  siem- 
pre que  su  pr(M*io  sea  el  de  sitóte  ú  ocdio  pesos.  Est(3  i)ensamiento  no  se 
oculta  á  ningú'i estanciero,  por  lústico  (jue  s(\a;  y  seria  preciso  no  cal- 
cular asi  pai'a  determinai'se  A  (Miajenar  las  vacas.  Sin  embargo  habrá 
casos  en  que  á  i)esai*  de  conocer  Cí^ic.  jicrjuicio,  lendrá  necesidad  de 
vender  algunas ;  y  obligársele  á  (|ue  lo  hagan  en  el  mercado  de  Mon- 
tevideo por  ocho  pesos,  i)udiéndo  hacerlo  por  veinti*  en  el  de  Rio  Gran- 
de, no  sólo  es  un  ataque  muy  directo  al  sagrado  derecho  de  propiedad 
y  á  las  fortunas  particulares,  sino  tambiiMi  perjudicial  á  la  prosperidad 
general.  Por  e-^tas  razon(\s  dijo  el  orador  que  se  adlieria  al  ai-tículo  pro- 
pueslo  por  el  señor  Ministro. 

El  seño/'  AUyfrc3  -  -Q\\('  liunquc  uno  d(^  los  encargados  por  la  Comi- 
sión para  sostener  el  debat(\  lo  haría  de  un  mod(j  mu'y  cóvio  porque  es 
materia  que  no  pi'ofesa,  y  poniue  [)or  su  misma  claridad  poco  más  ten- 
dría que  añadir,  pues  le  parece  (lue  lodas  son  cuentas  palmarias. 

No  siendo  hacendado  ni  saladerista,  no  se  podrá  creer  que  habla 

ir 


—  1(«  - 

ron  porsonalidad,  y  por  In  misino  suslendrá  Qiio  es  un  pi'incipío  do 
eterna  justicia  el  que  tiene  cada  individuo  para  deshacerse  de  lo  que  es 
suyo,  derecho  ([ue  tieuíMi  ios  liacendados  toda  vez  que  quieran  desha- 
cerse de  suíí  vacas. 

Que  no  ha  oído  una  sola  razón  ([uc?  [Mieda  ini[)edirlo.  Se  ha  dicho  ([uo 
ofrecen  doce  pesos  poi*  el  ganado  vactnio  y  que  por  la  ambición  del  <li- 
nero se  lo  llevarán  lodo:  si  hay  (piien  lo  di»  <o\o  llevan  sin  remedio, 
prívese  ó  ñola  extraccióni  Sui)uesto  esto,  y  por  lo  mismo  (pie  ofrecen 
doce  pesos,  convencido  de  la  imposibilidad  en  (pie  e.stá  de  guardarle  la 
frontera  por  ahora,  si(;mpre  será  un  bíMieíicio  para  los  hacendados  y 
el  Estado,  el  (pie  se  i)ermita  la  (.'xtracción,  jmkVs  que  los  mismos  ha- 
cendados cuidarán  de  desprendíM'se  de  a([U(^llos  (pi(»  no  disminuya  su 
capital;  tan  cierto  es  esto  (dijo)  qiu!  hay  (»n  la  Sala  un  ReprestMitanto 
que  en  el  ano  pagado,  tenií''ndo  novillos  y  vainas  lM(»ron  á  comprarle  los 
primeros,  y  lo>  v(Midió¡*i  dií.^z  pesos.  Di^spnesíniisieron  pagarle  las  va- 
cas al  mismo  precio,  y  dijo  :  —  no  vendo  vacas,  á  on(*e  no  vendo,  á  doce 
y  hasta  caton^e  y  nunca  cpiiso  dcsprendíM'sí»  d(»  ellas.  Hizo  algunas 
otras  ol)servacioní\s,  v  concluyó  pidiendo  la  uprol)ación  d(»l  artículo 
según  estaba  redactado. 

El  señor  Zurfoflc^ — Insisti(Mido  (Mi  lo  qu(»  había  dicho  anteriormen- 
te, cerró  su  discurso,  pidiendo  que  en  la  acta  sigui(Mite(*onstase  supa- 
recei',  el  que  es : 

((  Que  la  Aug;¡sia  Asambh'a  no  pro(*e(la  á  nvsolver  sol)re  eMi'  asun- 
to, sin  qu(^  antes  i)ida  los  (.'onoí^imiíMilos  necesarios  á  los  hacen- 
dados por  conduelo  del  Poder  Mjetnitivo,  para  que  ilustrándose  la 
Sala   (M)n  c^llns,  ])U(Mla  acordarlo  (pie  convenga.» 

El  señor  MiniMix)  Reprobó  la  in(li(\ición  del  señor  Diputado, 
considíM'ándola  iii(»(lciosa  v  concluvó  dicií»ndo:  —  (lue  la  lib(»rtad  v 
franquicia  es  \o  único  (pu»  pu(Mle  (vsi.djlccer  la   moral   d(d   país. 

El  señor  0((r/cf(  —  lie  oído,  señores,  tratar  do  la  e\n*acci<>n  de  ga- 
nados con  tendencia  á  l(.)s  inler(v<(vs  ]);\rlicular(\s  di»  (.'ada  individuo^ 
más  no  jíor  la  tend(Micia  í|Ui»  \\r\w  al  biíMi  gíMioral  y  (*omún  á 
toda  la  soíúedad  del  Ivstado.  (Juíím'o  considerarla  bajo  este  punto 
de  vista,  y  i)or  él  soy  de  oi)inión,  (pío  es  intempestiva  la  absolu- 
ta y  libre  extracción  di»  ganado  vacuno  á  las  fronteras.  Los  ga- 
nados, s(MR)r(»s,  ó  sus  valores,  son  la  ri(piez«i  d(M»ste  estado.  Cuan- 
tos más  haya  mayor  serA  el  gcrniv^n  de  i-iípuíza.  La  libre  extracción 
dí^struye,  ó  al  menos  la  minora.  \'oy  á  díMuo^trarlo:  r\  portugués 
qu(^  cíunpre  nuestros  ganados  á  d(jc(»  p(jsos  cabeza,  será  sin  duda 
pí)r(|ue  considera   sacar  de  él  un   i)roducto   ganancial,  con  el  cual 


no  sólo  i'osarzn  sus  gastos  siiio  taiubiríii  aumenta  su  capital  en 
giro.  Sacará,  por  ejompio,  vointicualro  posos;  luego  toda  vez  que 
este  aumento  pucnla,  beneti'^iaiulo  el  ganado  en  el  Estado,  (juedaí* 
eniva  sus  csp(^3uladorí»^  y  vecinos,  su  riquíí/a  (»stá  aumentada,  y 
cjn  la  extracción  disminuida,  poiNjue  se  ha  iieclio  penleí*  esta  ga- 
nancia (*on  ella.  Quiero  dccii*,  si  de  la  ing.Mit!3  suma  de  quíntale? 
de  carne  salada  que  stM'xptNlaii  del  Brasil  y  di»  este»  Estado,  las  dos 
terceras  partes  pudiesen  proporcionar  nuestros  especuladores  sala- 
deristas^  claro  está  que  las  ganancias  ((ue  reportaba  antes  el  Bra- 
sil, las  reportaría  el  Estado  en  el  aumento  de  sus  capitales,  su- 
poniendo que  el  precio  d(^  esta  cai'uí^  no  puede  alterarse,  ni  puc»- 
de  alterarse,  ni  i)U(Hle  dejar  de  exitir  el  objeto  que  se  propemc  (d 
que  da  doce  pesos  por  una  vaca,  que  es  hacer  de  ella  veinticua- 
tro. Si  con  la  ext!*acción  lil)re  pu(íd(í  quedar  la  cami)ana  tan  exhaus- 
ta de  ganados  como  en  los  años  veintidós,  veintitrés  y  veinticuatro, 
en  que  sólo  so  conservaban  pai*a  i^omer,  sin  poderse  con  ellos  es- 
pecular, se  podría  asegurar  que  las  vacas  no  íM*an  la  ricjueza  del 
Estado,  ([ue  e-^ta  estaba  d(»slruidi,  y  ([ue  el  Estado  ninguna  tenía 
por  más  qu(»  (*reci(*se  el  valor  de  cada  animal  vacuno,  j)oi*que  se 
compraba  e;ólo  para  comer. 

El  caso  es,  señores,  ver  cómo  activar  esta  i'iquoza  abriendo  los 
canales  por  los  (jue  ha  de  producii*.  EstTs  canales  son  sin  duda  el 
benellcio  del  ganado  que  va  á  hacer  quien  nos  los  compre.  Para 
llenar  este  objeto  se  i'OíiuiíM'en  capitales.  Para  formarlos  opino  condu- 
cente que  por  ahora  se  extraigan  solo  novillos  en  pié,  hasta  ponerse 
los  mismos  hacendados  üoti'os,  en  aptitud  de  proporcionar  éstos  y  las 
vacas  ya  beneficiadas,  y  conseguii*  si  es  posible,  que  todo  el  expendio 
de  este  ef  ícto  se  haga  en  el  Estado  exclusivamente.  Se  me  aglomeran 
un  sinnúmero  de  ideas  ([ue  patentizan  á  la  vez  ser  un  mal  enor- 
mísimo para  el  bien  general  la  extracxión  libre  de  ganado  vacuno. 
Mo  podi'ían  ext^onei'se  sin  ser  cansado,  más  no  podré  dejar  de  ase- 
verar que  es  perjudicial  á  la  íelicádad  coliiüii,  consigan  con  las 
prfiducriones  díd  país  las  utilidades  posil)les  y  <aumento  de  capi- 
tales los  portugueses,  extrayendo  en  pié  nuestros  ganados^  y  no 
los  mismos  propietai'ios  de  (dios,  i'i  oti*os,  cuyos  capilaUvs  estén  en 
el  país.  Con  ese  aumento  ([ue  he  propuesto  recibirán  aquellos  au- 
mentando la  riqueza  d(d  Brasil  v  disminuvendo  la  nuestra. 

Cuai1(3  intermedio. 

Vueltos  á  sala,  y  no  habiendo   ((uien  tomase  la  palabra,    se  pro- 


-    101    - 

cedió  á  votar  si  s(í  aprobaba  ó  no  el  artículo  i)rimei*o,  Stgün  lo  ha- 
bía i-edactado  la  Comisión  de  Hacienda,  y   resultó  la  negativa. 

Texlada  la  [)alabi*a  (janados  vacunos  y  subrogada  en  lugar  de 
esta  la  de  Non'llos,    Se  levó  en  esta  forma: 

Artículo  1.'^  Ks  libre  la  extracción  de  novillos  fuera  del  territorio 
del  Estado. 

Se  sujetó  «á  votación  y  fué  aprobado. 

Ll  scüor  Presidente-  -  Obstirvó  (.[w  siendo  la  lH)i*a  avanzada,  se 
suspendería  la  sesión,  dejando  (ir^\e  asunto  pai*a  continuarse  el  día 
siguiente;  y  no  liabiendo  hecho  oposición,  se  retiraron  los  señores 
á  las  diez  y  tres  cuartos  de  la  nochí^-- quedando  citados  para  la 
hora  de  costumbre  en  la  del  día  siguiente. 

Ilav  una  rúbrica. 

San  Vírente. 


V]n  la  Villa  de  Canelones,  á  veinte  v  0(!ho  de  Enero  de  mil  ocho- 
cientos  veintinueve;  al)ierta  la  sesión  ordinaria  (*on  los  señores  Blan- 
co,— Presidente;  Zu])illaga,  Fernandez,  Suarez,  Blanco  (don  Juan  Be- 
nito ),  Payan,  Berro,  Costa,  HacMlo,  Mas(*ulino,  Ellauri,  Luz,  Cavia, 
Barn^iro  ( d(^n  Manuel),  Lapido,  Zufi-iáiegui,  Lamas,  Echeverriarza 
iMasini,  LíMlc^ma,  ( iadea  y  Alvarez;con  aviso  d(»  no  poder  asistii*  los 
sí^fiores  Osorio,  Zudañez,  Trápani,  Sayago,  (luerra  y  (iai'cía;  con  li- 
(NMicia  los  señores  P(M*eii'a  (don  ( labi'iel ),  Ramir(v.  y  Pagóla  ;  sin  ella 
ni  aviso  los  señores  Laguna,  Chucarn),  Nuñez  y  Barreiro  ( don  Miguel.) 

Lcida : 

El  scÑn/'  Alf/u'sff  o  de  y/<¿r/cm/a,  observó  —  Que  una  de  las  razones 
en  que  s(^  ai)oyó  el  Ministerio  para  probar  la  nettesidad  que  había  por 
ahora  de  permitirsíí  solo  la  extracción  de  novillos,  fué  la  dcMpie  toda- 
vía estaban  i)or  establecei'se  una  cantidad  de  ganado  consideral)lc 
que  se  había  introducido  en  la  Provincia. 

Aprobada  y  llrmada  la  acta  anterior,  se  dio  cuenta  de  los  asuntos 
(jue  habían  (Mitrado,  |)oi*el  orden  siguieiit(». 

Minist(.'rio  d(í  Hacienda. 

Canelones,  Euímm:)  29  de  1829. 
l^^ra  ajustar,  liíiuidar  y  fenecer  todas  las  cuentas  del  Estado  que  se 


—  105  — 

han  llevado  on  diversas  oficinas  de  la  campana  durante  la  guerra;  así 
como  tambir^n  la  de  los  cabildos  suprimidos  y  los  que  cesen  en  ade- 
lante, ha  creitlo  el  (lobierno  de  indispensable  necesidad  el  nombra- 
miento de  una  Comisión  extraordinaria,  cu  vos  miembros  reúnan  <'i  un 
tiempo  probidad  é  inteligencia;  y  como  i)ara  el  efecto  deben  hacei'se 
gastos,  que  cuando  menos  pucnlen  calcularse  (mi  tres  mil  pesos,  ha 
resuelto  elevar  á  la  Honorable  Asambh'a  la  adjunta  Minuta  ún  De- 
creto, cuya  sanción  es  urgente. 

El  Gobierno  Provisorio  reitera  á  los  Honorables  R(^presentantes  los 
sentimienlos  de  su  niíVs  atenía  consideración. 

JOSI':  RONDKAU. 
Francisco  Joaoiin  Mí'5;'o/. 

Honorable  Asambh'ia  General  ConstituycMitc  v  Legislativa  del  Esiado. 

MINUTA  DI-:  I)K(  1?ET() 

Artículo  único.  —  Autorízase  al  Go))i(»rno  parala  inversión  de  la 
cantidad  de  tres  mil  pesos  en  sueldos  y  gastos  de  una  ('omisión  ex- 
traordinaria de  cuentas  í[ue  ajuste  y  li(|uideto{las  las  del  Estado  que 
se  consideren  rezagadas. 

Mi;Ñoz. 


Ministerio  de  Hacienda. 

Canelones,  Enero  28  de  1(S20. 

La  necesidad  de  crear  las  venias  suficientes  para  atender  á  los 
gastos  ordinarios  y  extraordinarios  á  que  tiene  que  hacei' frente  un 
Estado  nuevo,  obligan  al  Gobierno  á  n^comendaí*  á  la  Asamblea  Cons- 
tituyente y  Legislativa  por  el  conducto  del  señor  Pi'esidente,  el  que 
tome  en  consideración  los  (»uatro  proyectos  que  se  adjuntan,  por  el 
orden  con  que  van  numerados. 

liOs  señores  R(*presentant(»s  (*onocerán  la  urgencaa  de  conside- 
rarlos, y  prestarles  su  sanción  d(vsclo  el  momento  en  (pie  se  fijíMi  en 
que  ellos  van  á  proporcionar  recursos,  no  solamente  para  los  gas- 
tos ordinai'ios  sino  también  los  qu(*  se  n<}cesit(ín  para  aquellos,  que 
tienen  un  carácter  extraordinario,  como  por  ejemplo,  el  que  debe  re- 
sultar del  compromiso  en  que  está  iú  (iobi(M*no  de  remun(M*ar  á  los 


militnros  dol  Kstado  que  han  i)i*(»sta(l()  siii?;  sím'vícíos  on  la  guorra  i'il- 
tima. 

El  Mini.sli'o  SíMTí^íario  oii  el  Doparíanioiilo  do  lIari(Mula,  liai'A  íi 
la  A.sainhlóa  la.<  oxplanacionívs  norosarias. 

Kl  (lobiorno  proto.^la  á  los^  llonorablfv^  liopivsonlanlos  su  m;\s 
distinguida  consideración  y  i)arliculara|)reci<). 

JOSi:  RüNDKAU. 
FuANí  isco  Joaquín  Minoz. 

Honorable  Asamblea  (Tcneral  (.•onstituvente  y  L(*írislativa  d(d  Estado: 

Se  ley(MX)n  iguabnente  los  proyectos,  desde  uno  al  cuatro:  el  pii- 
mero,  que  contiene  las  í»las(ís  de  l\ai)el  Sellado,  deque  debe  hacerse 
uso  en  cMo  Estado;  el  segundo  vigorizando  la  l^ey  d(^  Patentes  sancio- 
nada el  ocho  de  Abril  d(*  18.Í7;  tercero,  vigorizando  la  Ley  de  ocho  do 
Al)ril  del  mismo  ano,  en  que  sií  sui)rimen  h  s  impuestos,  cuya  recau- 
dación regulariza  la  Ley  de  Patentes ;  el  cuarto,  que  comprendo  los 
derechos  de  impoi-tación  y  exportación  marítima,  y  manera  de  recau- 
dar los  derechos. 

x\mbos  se  mandaron  pasar  á  la  Comisión  do  Hacienda. 

Kl  señor  Presidente  anunció  á  la  Sala,  que  seguía  la  discusión  en 
partiíHilar  de  losai'tículos  que  habían  quedado  pendientes  en  la  sesión 
aíiterior. 

Leído  el  artículo  segundo,  se  puso  en  discusión,  y  el  señor  Ministro 
de  Hacienda  pidió  la  palabra,  y  explanó  las  razones  que  había  tenido 
(d  (jobierno  parala  rcMlacción  de  esto  artículo.  (Concluida  su  alocución 
y  no  habiendo  (|uien  lomase  la  palabra,  se  procedió  á  votar  si  se  daba 
el  punto  i)()r  suíicientemente  discutido  ó  no,  y  resultó  la  afu'mativa. 

J^uesto  á  votación  si  se  aprobaba  (d  artículo  según  estaba  redactado, 
resultó  la  aíii*mativa. 

El  artículo  t(M*cero,  fué  aprobado  sin  discusión. 

Se  t)asó  á  considerai*  el  artículo  cuarto,  y  jiuesto  en  discusión : 

El  señor  Alinisíro,  i\\]o:  —  (^ue  establecida  la  Colecturía,  parecía  re- 
gular hacer  variación  al  artículo,  diciendo  en  lugar  de  po/'  la  adminU- 
tracíón  de  la  Aduana  de  Monteivdeo^  por  la  Colecturía  (Tenei*al. 

La  Comisión  de  Hacienda  se  confoi*mó,  y    - 

El  ^eñor  Gadea,  dijo :  —  ( 'reo,  señores,  impeditiva  de  la  extrai^ción  do 
ganados  la  medida  qu(*  adopta  el  artículo  cuarto  de  la  Comisión  de  Ha- 
cienda que  prescribe  s(^  saquí».  de  la  Colecturía  (General  la  licencia  para 
extraerlo,  por  la  imi)0silnlidad  para  apersonarse  en  Montevideo  el  que 


—  1()7  — 

la  nncosito  por  Ins  largas  distniícins,  y  porquo  en  (N)nsogiíirl()  tnndrla 
quizá  que  gastar  la  niilad  dol  producto  ganancial  dcHo-  anímalos  (ex- 
traídos. 0|)inr>n()  sí^v  i'iiil  poner*  á  los  cspCíMÜadorrs  en  esto  forzoso 
ca>.o,  y  on  vista  do  las  razono^  quo  lia  expuesto  el  Ministerio,  croo  do- 
hr^rsole  poner  al  ailíeulo  la  cláusula  po/*  ahora, 

Ef  scítoí'Aiáasfro-  La  observación  ([ue  acaha  de  hacerse  por  el  se- 
ñor r)i[)utado,  inii)orta  en  oon('oi)to  del  Ministerio,  pero  él  so  conforma 
I)or  el  redactado  poi*  la  Comisión,  i)or  cuanto  la  reda(*ción  debe  consi- 
derarse sólo  do  ci!*cunstancia<,  pues  no  estando  bien  guarníHÚda  la  fron- 
tera ni  establecidas  las  Ro(»optorias  subalternas,  se  hace  indispensable 
que  las  li(^(incias  so  expidan  i)Oi'  la  (.'olecturla  (lOiUM^al,  asi  como  preci- 
so subordinar  á  los  osp(M:'uladores,  sin  dojai-  do  conocoi*  que  van  á  ero- 
gársfdes  algunos  perjuicios.  Mizo  algunas  otras  observaciones,  y  con- 
cluyó pidiendo  que  la  Sala  i)rostaso  su  sanción  al  artículo. 

kl  ficilor  Garira  ~ '  ]^o  solo  por  las  i'azones  ííxpuív^tas,  es  impedi- 
tiva esta  medida  á  la  extracción  dí>  novillos  va  sancionada,  sino 
tamlíiíhi  como  el  Ministerio  ha  expuesto,  coarta  la  libertad  indivi- 
dual. J)ol)o,  pu('vs,  sor  ropi'obada  la  redacción  do  esto  artículo  y  con- 
si.l(»rarse  por  innecesaria,  mucho  más  cuando  so  objeta  el  obvio 
modo  de  poder  quitar  lo<  inconvenientes  y  malos  también  expues- 
tos por  el  Ministerio,  de  evitar  el  traude,  facultando  á  la  Colecturia 
para  quo  imprima  oslas  líneas,  (|uo  podrán  repartirse  por  las  ofi- 
cinas paríáalos  de  las  lícíceptorías,  donde  podrán  ocurrir  en  puntos 
más  inmediatos  los  interosados.  Así  so  conseguiría  mayor  fac^ilidad 
para  oxti'aor  los  novillos,  y  el  Estado  reportaría  las  ventajas  en 
que  se  lia  fijado  el   Lc^gislador. 

Jíl  señar  Mini^lro  -  -Vá  (iobierno  reglamentará  todo  lo  quo  sea 
coiK'orniontí»  al  ramo  iW.  contabilidad;  poi'o  esto  no  es  do  la  cues- 
tión. Que  (v*^  pi'ociso  dar  formas  al  (»stabl(u;imi(into  de  Receptorias, 
las  que  no  están  aún  ari'ogladas.  No  es  un  perjuicio  tan  gravo  el 
que  i)Uoda  S(»guirse  á  los  hac(»nílados  con  ocurrir  á  Montevideo, 
pues  que  no  hay  necesidad  del  a[)ersonamiento  del  interesado  por- 
cino solo  bastará  la  remisión  de  un  criado  ó  un  peón  (*on  una  car- 
ta para  solicitarlo,  y  que  osto  i)uede  hacerse  desde  el  Rio  Negro  i'i 
oti'o  cualquiei*  punto  d(*  la  campana. 

El  señor  fr(ulc(t  —  Sí  la  redacción  déoste  artículo  debe  reprobarse, 
porque  como  he  demostrado,  en  cierto  modo  restringe  do  hecho  la  Ley 
de  la  extracción  de  novillos  á  las  fronteras,  poi' la  necesidad  en  que 
pone  do  venií'se  á  Montevideo  por  la  licencia. 

Si  debe  reprobarse  porque  coarta  la  libertad  como  se  ha  dicho,  debe 


](W  -- 


mucho  más  roprobarsi*  con  odio,  s¡  rstaliconria  piiode  .ser  sacada  para 
cualqiiioi- individuo  por  una  siini)l<»  caria,  como  ha  expuesto  el  señor 
Ministro.  Voy  á  demostrarlo. 

t. 

Cualquici*  Ley  (h\]:\  d'  sji'lo,  s.^A  ){\)<^  y  (ís  diL^aa  de.  reprobación  y  de 
odio,  cuando  de  ella  se  -^igurn  irrcparal)lcs  males.  No  poih'ía  deta- 
llai*  por  ahora  los  quí»  podrían  a(hicirs(M'  t)rácticanient(»  poner  á  la 
vista  sefíuidos  direclamcntí'  di)  (\nv  se  iMM'miliesiMi  las  licencias  con 
la  tVan<(u¡cia  (|ue  se  ha  (\\])ucsto,  y  díMjue  s(»  puí^lan  dar  poi  simple 
carta  remitida  (líM'ualquicr  individuo  sin  averiguación  de  las  marcas 
y  proi)i(^dades  de  los  novillos  ([uc»  por  ellas  habían  de  extraerse.  Se 
abriría  la  [)ucrta  á  la  inmoralidad  y  robo. 

Mas  exacto  srs'ía  (juc  el  señor  Ministro  hubiese  dicho  (pie  el  intere- 
sado [Hxlría  sacar  por  m^lio  de  una  caria  la  lici^ncia,  pero  que  no  por 
esloí(uedal)a  desobli<^ado  del  cumplimiiMitode  las  l.eyí^s  vigentes  en  el 
Kstado,  ([ue  pr(v<cr¡ben  i)i'obai*  la  pro[)icdad  de  lo  que  se  vende,  y  res- 
piM'to  de  ganados,  cvidcMiciai'por  las  mancas  (jue  ha  sido  bien  habido  y 
comprado  á  sus  legítimos  dueños. 

Asimismo  esta  franquicia  siM'ía  un  mal,  \n\ós  al  que  había  sacado  la 
licencia  supcM-ior  pai*a  (^xli'aer  mil  novillos,  «piién  podría  resideniaarle 
siá  legítimos  dueños  lo  había  comprado  ?  Pasaría  con  ellos  á  las  fron- 
teras con  su  licen<'¡a,aun(|ue  los  hu])i(v<e  robado  (»1  día  antes  de  haberla 
en  sus  man(»s. 

Conforme  con  el  Ministerio,  en  vista  de  no  poderse  aún  formar  las 
Recí^ptorias  [)arciales,  hedi<'ho(|ue  me  adherirían  que  se  pusiese  la 
cláusula  i)oi' ahora,  en  caso  d<»  perniitii'se  este  artículo  tal  cual  lo  ha 
redactado  la  Comisión  de  Hacienda. 

Kl señor  Alc(u\  :  -Olisei'vó,  (pie  no  era  el  asunto  de  tanta  gravedad 
para  halxírle  (juerido  dai'  tanta  imjxirtancia,  pues  es  i)r(M*iso  no  entiMi- 
der  (M  ai'tí(ndo  para  insisiii-  que  admitido  como  está  rcidaclado,  coai'te  la 
libertad  ni  menos  cause  esi^  gnsto  tan  excesivo,  ({ue  llegue  á  suceder  se 
pierda  en  esta  dilijencia  el  i)i-0(lucto  de  las  utilidadcvs;  ni  que  tami)Oco 
srví  i)recisament(^  níM'esaria  la  concurrencia  personal  del  dueño  de  la 
tropa,  (jut'  s(M*ondu/ca,  jukVs  (M)mo  se  ha  dií'ho  [)or  el  señor  Ministro, 
bastará  (píese  solicite  la  licen'*ia  ])or  una  carta  que  s(M*emita  por  un 
peón.  Hizo  algunas  í.Hras  ob-ervaciones  y  concluyó  insisti(Mido  en  que 
la  Saladebía  adoptar  í'l  artículo  según  (vetaba. 

Kl  señor  Godc  ,  dcs]>U('vs  <¡e  haber  héidio  algunas  oti'as explicaciones 
en  favíjr  de  su  opini<)n,  s*».  reilujoá  tpie  se  adherii'ía  con  la  redacción 
(1:^1  artículo,  siempre  (|ue  se  agivgase  la  calidad  de  por  ahora. 

hl  señor  Coria  \)\d\()  la  palabra,  y  dijo :  -  Que  no  es  del  caso  ocupar- 


—  1()9  — 

se  de  .si  para  concederse  los  permisos  para  la  exlracción  de  ganado,  ha 
de  jiistiíi(*arse  la  propiedad  de  las  marcas;  por({ii(^  esto  del)e  determi- 
naiio  el  ( lobierno  al  reglamentar  la  Ley.  La  cuestión  es,  agregó,  si  es- 
tos permisos  han  de  sacarse  precisamente  en  la  Colecturía  General  ó 
en  cualípiiera  de  sus  oficinas  subalternas  de  campana,  l^oi*  una  parte 
se  reconoce  la  necesidad  y  conveniencia  de  no  poner  trabas  al  comer- 
cio y  á  la  induslria;  y  se  obrarla  en  contradicción  de  este  principio,  si 
se  obhgasc  al  interesado  á  ocui*rir  poi*  la  licencia  á  distancia  de  (Cin- 
cuenta leguas,  pudii'ndo  obtenerlas  á  las  diez  poi*  ejemplo.  Poi*  otra 
parte,  ha  manifestado  el  s(»noi*  Ministro  la  imposibilidad  de  que  se  otor- 
guen por  ahora  las  licenciasen  la  Receptorias  de  campana:  y  para  con- 
ciliarse  lo  uno  y  lo  otro,  soy  de  opinión,  que  los  permisos  para  la  extrac- 
ción de  novillos,  se  expidan  en  la  Colecturía  (iíMieral  hasta  tanto  se 
aireglan  sus  Receptorias  subalternas,  y  que  hecho,  se  den  i)or  cual- 
quieras  de  dichas  oficinas. 

hl  señor  Ministro  —  Que  él  no  haría  oposición  á  que  se  ponga  la 
palabra  de  por  ahora,  porque  cree  que  pasando  el  artículo  tal  cual 
está  redactado  evita  en  lo  esencial  el  fraude,  y  se  deja  en  actitud 
de  poderlo  informar  más  adelante,  cuando  se  facilito  el  estableci- 
miento d(»  las  Rei^eptorias.  Que  en  este  con(*epto  no  hay  oposición 
por  parte  del  Ministei-io  en  que  se  establezca  la  calidad  de  por  ahora. 

Cuai'to  int(M*medio. 

Vueltos  á  Sala: 

Kl  señor  Aleare:  pidió  la  palal)ra  y  dijo  :  —  Pai*ece  que  fuera  in- 

sigíiificantií  (ísta  palabra  de  por  ahora,  y  que  si('»ndolo  parece  que 

debía  quedar  el  artículo  como  estaba;  pero  íjue  juzgando  que  no  lo 

.era — la  Ret)resentación    Nacional    debía  decidir  en  este  punto    en 

grande  conseíuiencia  lijándose  en  sus  intereses. 

El  señor  Klltuiri^  se  fijó  f(ue  no  era  sólo  un  peso  el  que  se  iba 
á  i)agar  como  único  derecho,  porque  el  artículo  segundo  Ajaba 
éste,  y  después  se  señalaba  en  el  cuarto  las  li(*encias,  para  las 
cuales  necesariamente  se  tenía  que  gastar  el  valor  del  papel  se- 
llado, y  de  aquí  se  deducía  que  se  hacía  un  otro  pago  de  derecho. 

Adujo  otras  razones,  y  concluyó  diciendo,  que  (4  no  se  confor- 
maba con  la  reda(*ción  del  artí(Mdo,  de  uno  ni  del  otro  modo, 

ií,Vs6v7o/'^/í.v^/T.j— Desvaneció  las  razones  aducidas  por  el  señor 
preopinnnte,  demostrando  (|ue  si  no  s(^  habían  de  expedir  licen- 
cias, era  inútil  discutir  por  dónde,  y  respecto  al  aumento  que  se 
decía  al  pago  del  derecho,  que  no  lo  consideraba  con  bastante  fuerza 
porque  todos  tenian  liberlad  para  salir  del  país,  y  teniéndola  no  había 


—  170  — 

norosidad  de  |MMlir  licíMicin  ni  s(»írnir  Ins  drmas  foriims  (\<1ahlrcida.s 
l)(»r  las  Lí^ycs.  (^iií»  cu  la  Aduana  s(.»  i)agal)an  los  derechos;  más  (]uo 
no  poi*  c'slo  dejaban  d<'  sacarse  las  licencias  de  inn*oducción  y  (»x- 
l)oi*iación.  Y  concluyó  dcniostrnndt)  ([uo  los  punios  indicados  por  ol 
señor  i)i'(M>pinaní(%  no  iícikmi  lodo  el  valor  necesario  á  poc!(M'  desechar 
el  artículo  d(»  la  ('omisión.. 

El  Sr.  Gadca  -'\a\  Ley,  senoi'es,  delx?  exi)!*esa]*  In  voluniad  y  men- 
te del  Legislador,  y  sin  re.íílamíMitarsfM^l  modo  como  d(»})a  llenarse. 
Kste  artículo  lo  cjeo  nr'is  rí^alamenlario  de  la  Lev.  Kl  reglainí^itar  la 
Lev  es  atribución  del  (lohierno  v  no  nuc»s(ra.  La  nuestra  es  formar  la 
liCy.  Klla  esiá  lbrma<la  en  los  dos  aiMículos  i)rimeros:  se  extraei'tán 
novillos,  y  cada  uno  i)agai'á  por  impuesto  d(í  dei-echo  un  peso;  ho  ahí 
la,  L(^y.  Cuanto  puíula  d(»cii's(^  r<'sp(M-to  del  modo,  jio  es  Ley,  y  el  (to- 
l;i(»rno  dii'í'i  si  estos  novillos  deben  ir  con  (anuelo  ó  no :  si  debe  ha- 
ber quiíMi  (MI  la  linca  colire  el  derecho  en  esta  \'\  otra  moneda.  Al  (io- 
bierno  es  á  (]uien  to;*a  ex¡)edirse  en  esto.  'l'(jda  vez  que  (»1  (ji(»rpo  lo 
haga,  hace  también  una  usurpación  d(»  los  deríMdios  d(^  aquél;  juzgo, 
[Ules,  lio  deberse  admitir  lu  redacción  d(M\ste  artíiMilo  reglana^ntario, 
como  he  dicho,  y  si  se  pasa  por  v\  ^ovi\  siemja'í*  necesario  ponerle  la 
cláusula  (|ue  hi»  iiidi(*ado  d(*  por  ahora,  pu(Vs  en  este  caso  aunque  lia- 
biamos  reglamcMiíado  la  Ley,  habíamos  hecho  previniendo  una  cir- 
cunstancia <le  ella. 

El  señor  Alcarcz  -  Impugnó  los  conceptos  anteiiores. 

Sujeto  á  la  votación  si  estaba  el  punto  sulicientemente  discutido  ó  no, 
nvsultó  la  afirmativa. 

Puesto  á  vota(*ión  si  se  ai)robabíí  (ü  articulo  como  nuevameiiK»  se  ha- 
l)ja  redactado  con  ajM'obación  di»  la  (Comisión,  resultó  la  alirmatlva. 

El  srñor  P/rsiflcníc  \)H)\n\^A)  en  discusión  v]  5^  ai'tículo,  y  habiendo 
sido  ai)roba(lo,  anunció  sí^guir  la  orden  del  día  por  el  nombramiento 
de  Secretario,  v   - 

El  señor  Gadcd  ladió  la  ¡Kilabra,  y  dijo :  —  Que  «Miando  (mi  la  sesión  on 
quí»  se  había  omitido  l;i  renuncia  al  señor  Sagra,  se  había  reservado 
para  (d  día  d(»  la  ehM.MMón  de  otro,  hablar  sobre  las  cali<lades  que  debía 
teiKM'el  que  se  nombróse;  lo  había  hecho  d(vspués  (hMiaber  sido  suíi- 
ci(Mitemente  apoyada  una  indicación  suya  á  esto  resp(»cto.  l^isó  segui- 
damente á  demostrar  las  ventajas  ([ue  se  reportarían  con  fijarse  (ui  (jue 
las  calidades  in(lis])ensables  que  tuviese  <d  individuo  (|ue  se  elijiesíí 
para  Secretario,  fuesíMi  al  menos  la  de  ciudadano  y  amigo  de  la  inde- 
pendencia del  país;  y  despu<''s  de  habiM* aducido  otras  <list¡ntas  i-azo- 


—  171  — 

no^  l)nra  ('Oi'roborar  su  ()i)iiiióii,  pidin  ([iie  la  Sala  rmisidopn.so  esto 
asunto  .soí)ro  lal»Ias. 

Kl  ^eííor  Pi'emlcnte  lo  propus(;  ."isí  y  la  Snlcí  (estuvo  poi*  la  negativa. 

DospuíVs  (lo  oslo  ol  síífioi*  (tadoa  (*onvino  on  quo  podln  prooodorso  á 
la  olooción  do  Secretario,  pues  quo  liahía  dicho  cuanto  tenía  (juo  decir 
.sobro  este  asunto  con  lo  ({ue  oslaba  satistecho  de  que  era  excusndo  pa- 
sase \\  la  Comisión,  i)or(iuo  so  perdería  ti(nni)o  y  la  urgencia  de  la 
elección  hacía  que  se  procediese  á  (dhi. 

En  {^s\i^  estado  se  pi'ocedió  á  la  el(?cción,  dando  principio  el  .señor 
Zubillago,  quo  dio  su  voto  por  don  Miguel  Antonio  Berro,  y  los  señores 
Fernandez,  Suare/,  Blanco  (don  Juan  Benito),  Payan,  Haedo,  Poreira 
do  la  Luz,  Cavia,  Barrc^íro  (don Manuel),  Alvarez,  Echeverriarza,  Ma- 
sinl.  Lamas,  /ufriátcgui  y  Blanco  (don  Silvestre)  lo  dieron  por  el 
mismo  señor  Berro  ;  los  señores  Ellauri,  ('osta.  Berro  y  Ledosma  por 
ol  señor  Antuña;  el  señor  Masciulino  por  don  Pablo  OUoniogo  y  el 
señor  Gadoa  por  don  Enrique  Bric;  y  habiendo  resultado  con  la  ma- 
yoría de  sufragios  don  Miguel  Antonio  Berro:  fué  proclamado  por  el 
señor  Presidente  Secretario  de  la  Honorable  Asambh^a. 

El  señor  Ledesnia^  pidió  que  constase  en  la  acta,  que  no  había  dado 
su  voto  por  don  Miguel  Antonio  Berro,  t)or  no  habérselo  admitido  la 
condición  do  si  es  riudfifhíno. 

El  ueñor  Presidente  anunció  que  sitando  la  hora  avanzada  se  suspen- 
día la  sesión,  dejando  ol  asunto  relativo  al  (ienoral  Rivera  para  consi- 
derarse en  la  .siguient(\ 

El  señor  Lfipido  redactó  la  siguiente  moción : 

«Quo  hasta  que  se  declaro  la  Constitución  no  pueda  obtar  ningñn  in- 
(cdividuo  empleo  alguno,  sin  quo  tenga  las  calidades  d(»  conocido  pa- 
«triotjsmo. )) 

Después  de  haberla  fundado,  y  siendo  suficientemente  apoyada,  ol 
señor  Presidente  previno  á  su  autor  que  la  prosontase  por  escrito  para 
destinarla  á  la  Comisión  que  con-ívsponda,  y  se  retiraron  los  señores  a 
las  once  de  la  noclu». 

Hav  una  rubrica. 

San  Vírente. 


En  la  Villa  do  Canelones,  á  veintinueve  de  Enero  de  mil  ochocientos 
voinf innove;  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores  Blanco,  Pro- 


__    ]TO 


i  t%,     — 


si(lent(í,  Lapido,  F(»rn<in(loz,  Snaro/,  lilanro  ( clon  Juan  Bonito),  Payan, 
Borro,  /nbillaga,  Costa,  llaodo,  Ellauri,  Masculino,  Cavia,  Sayago, 
Luz,  Barroiro  (don  Miguol),  Liinias,  Kchovoriarza,  Ma.<ini,  Lcdosma, 
Bari'oiro  ( don  Manuí^l ),  (Vadea  y  Alvaroz ;  con  aviso  do  no  poder  asis- 
tirlos sonoros  Osoiio,  Nuñoz,  ZutViátogiii  y  Trápani ;  con  licencíalos 
sonoros  Peroira  (don  (iabi'irl),  Raniiroz,  IVigola,  García  y  Guerra; 
sin  ella  ni  aviso  los  sofioros  l^aguna  y  Chucarro  : 

Loida,  aprobada  y  firmada  la  acta  anterior,  se  dio  cuenta  de  los 
asuntos  que  habían  entrado,  por  el  orden  siguiente: 

Do  unii  solicitud  del  señor  lleprescntante  por  el  Departamento  de  la 
Colonia  don  Pablo  Zufriátogui,  en  la  que  hace  presente  á  Vuestra  Ho- 
noral)ilidad,  que  una  enfermedad  adquirida  en  la  campana  del  ano 
veinticinco  le  han  hecho  i)adocor  hasta  la  fecha  (como  es  constante  á 
todos);  que  actualmente  se  vr»  atacado  de  un  modo  qne  nunca  ha  ex- 
perimentado, y  está  firmomontíí  persuadido  que  el  local  más  quenada 
le  hace  sentir,  y  agravan  más  aquella.  Que  en  esta  situación  se  ve  obli- 
gado á  separarse  do  este  punto  á  tr-atar  de  sus  curaciones ;  solicitando 
por  esto  so  sirva  Vuestra  Honorabilidad  admitirle  su  renuncia,  que  en 
debida  forma  hace  del  cargo  ([uo  obtiene  de  Representante. 

De  una  nota  focha  de  vMc  día,  del  Secretario  do  Vuestra  Honora- 
bilidad don  Miguel  Antonio  Borro,  en  la  que  acusa  recibo  del  avi- 
so do  su  elección,  reconociendo  el  honoi*  que  so  le  dispensa,  y  suplica 
que  si  no  le  fútase  dable  expo(hrse  seguün  sus  deseos,  tenga  Vuestra 
Honorabilidad  la  dignación  de  disimularlo,  en  la  seguridad  de  que  ce- 
derá muy  gustoso  el  puesto  á  quien  la  Repi'osentación  lo  determine. 

Y  del  informo  y  minuta  de  decreto  de  la  Comisión  de  Hacienda, 
relativo  á  moneda. 

So  mandó  pasar  á  la  Comisión  do  Peticiones  la  pi*imera,  la  segunda 
archivar  y  la  toj'cera,  se  dijo,  se  anunciaría  en  la  orden. 

Se  leyó  y  puso  á  considei*ación  do  la  Sala  el  siguiente : 

DICTAMKN 

H.  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado: 

La  Comisión  Esi)ecial  encargada  de  los  asuntos  relativos  al  señor  Bri- 
gadier íjcnoral  don  Fructuoso  Rivera,  ti(Mio  el  honoj*  df;  (»lovar  á  la 
H.  Representación  Nacional  la  inclusa  Minuta  do  Docroto,  relativa  á 
la  moción  de  un  señor  Representante  para  que  se  doclai-aso  á  aquél 
Jefe,  libre  de  las  imputaci(.)nos  injui'iosas  que  sí»  lo  hicieron  en  la  época 
antorioi*,  y  on  posesión  do  todos   los  derechos  do  im  buen  ciudadano. 


—  173  — 

Las  razones  qu(^  han  determinado  el  juicio  de  la  Comií^ión  Especial 
sobre  esta  materia  están  (n)nsignadas  en  los  considerandos  que  tiene 
la  misma  minuta,  cuyo  tenor  está  encarcelado  de  sostener  en  la  discu- 
síónel  señor  Al  vai'ez. 

La  Comisión  saluda  á  la  Honorable  Asamblea  General  con  su  más 
profundo  respeto. 

Canelones,  Enero  veinticuatro  de  mil  ochocientos  veinte  v  nueve. 

Eufemio  Masculwo,^  Julián  Aharcz. — Luis 
Lamas.  — Eamon  Maaini, 


MINUTA  DE  DECRETO 

La  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado  : 

Considerando :  Que  al  decretarse  en  sesión  del  treinta  de  Diciembre 
último  que  los  jefes,  oficiales  y  tropa  del  antes  llamado  Ejército  del 
Norte  eran  reconocidos  pertenecientes  al  Ejército  de  este  nuevo  Es- 
tado, se  calificó  al  Brigadier  don  Fructuoso  Rivera  de  digno  y  bene- 
mérito general. 

Considerando:  Que  esta  calificación  no  podía  hacerse  por  la  Reprcí- 
scntación  Soberana  del  Estado,  sin  t|ue  por  el  mismo  hecho  quedasen 
en  toda  la  extensión  de  su  territorio,  destruidas  y  sin  valor  alguno  las 
imputaciones  odiosas  con  (jue  en  una  ('poca  anterior  habían  sido  ata- 
cados el  honor  y  crédito  de  dicho  Brigadier  (jeneral. 

Considerando  :  Que  en  el  mismo  de(*reto  se  le  reconoce  en  posesión 
y  pleno  goce  de  todos  sus  derechos  cívicos,  y  de  la  más  alta  decora- 
ción á  que  puede  aspirar  en  la  gloriosa  carrera  de  las  armas  un 
distinguido  servidor  de  la  patria. 

Considerando:  (>Jue  esta  declaración  se  hi/o  en  circunstancias  (|ue  el 
i'eferido  Brigadier  General  pudo  haber  sido  desconocido  por  la  Repro 
scntación  Nacional  y  negádosele  la  reintegración  desús  derechos,  to- 
da vez  que  esto  hubiese  sido  compatible  con  la  justicia  y  la  naturaleza 
de  sus  servicios. 

Considerando  :  Que  por  lo  mismo,  una  tal  declaración  es  más  hono- 
rífica y  solemne  que  oti*a  especial  y  aislada,  que  nada  añadiría  á  la  he- 
cha en  los  momentos  de  aproximarse^  el  enunciado  Brigadier  General 
con  parte  de  la.  fuerza  de  su  mando  i)or  ói*den  del  Gobierno  y  en  con- 
formidad á  los  votos  de  los  buenos  ciudadanos,  con  lo  que  recibe  el 
testimonio  más  inequívoco  de  la  confianza  que  inspira  al  pueblo  y  á  las 
autoridades: 


-  IM  — 

DKClíK/lA 

Arlículo  I.'^  So  cüiisidrra  iniie(*esarifi  la  nueva  docJaraciúii  .solici- 
lada  t)üi'  iiíio  (l(^  los  snnorívs  Hei)resentaiií('.sal  (rK*Íiu  respecto. 

Artíí.^  R(Miiítase  el  pro.senlí^  decM'elo  al  (iobienio  i)ara  que  lo  co- 
niiuiique  al  Brigadier  (jeiieral  don  Frueluoso  Rivera,  y  disponga  su 
publicación  por  la  prensa. 

Mase  u  lino, — Alca  rcz, — Mumu  i .  — Lamas, 

l^uesto  en  discusión  (mi  general : 

El  señor  La/)¡fl(),  dijo :  —  Que  estando  bien  osdareeida  en  los  consi- 
d(M\andí)s  redacla<los  por  la  Comisión  Especial,  la  intención  manifCsS- 
tadaal  presentar  el  ijue  habla,  su  minuta,  nada  tiene  que  decir,  sino 
conformarse  con  la  reducción,  todn  vez  que  se  digrt  por  la  Cotnislúíl  si 
se  deben  imprimir  las  razones  (pie  se  vierten  en  los  considehmdos^  con 
1()S  dos  ardculos  qu(}  foi*man  el  (le(*i'elo. 

Elíiefu>/''Afrarej  —  Ks  en  el  mismo  sentido  que  ha  dicho  ol  seno^ 
Diputado  que  la  (^)misión  ha  establecido  el  decr(»to,  y  poroso  es  quo 
empieza  con  «  La  Ilonoj-able  Asamblea  General  Constltliyente  y  Le- 
gislativa del  Estado.  —  Considerando:  »  y  concluidos  estos  di(*e:  «  De- 
creta: Que  esta  es  la  fórmula  que  se  observa  en  estos  casos,  y  que  el 
artículo  sí^gundo  habla  sobre  su  impresión. 

líl  seño/'  MasLiü  —  Yo  creo  (]ue  primeramente  debe  tomarse  en  con- 
sideración el  proyecto  pi*esentado  i)or  el  señor  Diputado  por  Ca- 
nelones. 

El  f^cño!' CoMa — La  observación  qu(í  acaba  de  hacerse,  parece  que 
no  tiene  lugar  porípie  el  autor  está  conforme  con  lo  redactado  por  la 
Comisión  es|)(»cial ;  y  en  esle  (*aso  sií  considera  como  i*etirada. 

El  H'ñor  Aíasmi  —  No  he  entendido  ([ue  la  exposición  del  sefior  Di- 
putado autor  del  proyecto,  indi([ue  explícitamente  su  conformidad  en 
retirarlo,  lista  iiltima  circunstancia,  y  la  íq)robación  de  la  Asamblea^ 
son  i)recisas  y  conform(v<  en  mi  opinión,  con  In  i)ráctica  d(»l  Congreso 
General  Constituyenli\  reimido  en  Buenos  Aires.  Así  creo  (pie  se  de- 
ba discutir  (*1  l)royecto  de  que  se  li'ata,  antes  del  que  iiresenta  la  Co- 
misión A  no  ser  que  su  autor  lo  i*etir(»  y  la  Asamblea  lo  consienta. 

El  señor  LaiHflo — ^  (^ue  haijía  dicho  ya,  (¡ue  se  conformaba  con  el 
decreto  de  la  Comisión  especial.  Qu(»  sni)U(»sto  esto,  críMU  excusado  el 
(|Uí^  s(»  enti'ase  á  considcírai*  su  proyecto;  pero  qu(»  tampoco  no  í^í} 
opondría  á  que  s(^  vote  sobre  él. 


liO    — 

Se  sujetó  í'i  votación  si  se  daba  el  punto  por  suíieienteniente  discuti- 
do ó  no,  y  resultó  la  afirmativa. 

SeguidaniíMite  se  hizo  si  se  había  de  considíM'ar  en  particular  ó  no, 
V  resultó  la  afirmativa. 

Puesto  en  discusión  en  ])art¡cular: 

Elsrño/'  Caria,  dijo:  —  Que  r(»cord<*d)a  que  un  artículo  del  Reglamen- 
to prevenía  que  la  redacción  de  todo  decreto  no  d(»bía  contener  más 
que  la  expi'csión  de  la  voluntad.  Que  los  considerandos  le  parecía  no 
debían  ocupar  una  parte  del  cuerpo  del  deciH^to. 

Se  leyó  el  artííujlo  cincuenta  y  siete  d(d  líeglamento,  y  hecho  : 

Kl  señor  Ma^^ini,  dijo:  —  La  relacción  dr»  la  minuta  di*  decreto  no  es- 
tá en  oposición  con  lo  <|ue  i)resci*ibe  (d  Heglamento.  Ella  comprende 
sólo  dos  artículos,  y  lo  que  ha  dado  margen  á  la  obsei'vación  del  señor 
j)i*eopinante,  es  el  exordio  de  los  considíM-andos  iiue  anteceden  al  de- 
creto. Esto  no  es  incompatible:  yo  pudiei'a  citar  en  su  apoyo  la  forma 
aUíiloga  de  un  decreto  redactado,  nada  menos  que  por  Mirabeau,  emi- 
nente orador  de  una  de  las  más  ilustres  AsambUvis  deliberantes. 

isY  .sc/To/^  Car/a -- Que  él  no  se  había  opuesto  á  la  redacción  de  la 
minuta,  sino  (pK»  solamente  había  heclio  ariuella  observación  [)or  si 
merecía  ser  considerada. 

El  señor  Gadca-  -laO^  imputaciones  criminosas  y  la  decdaración, 
señores,  de  reo  de  l(\sa  patria,  hecha  por  el  Gobierno  en  la  persona  de 
don  1^'ructuoso  Rivera,  lian  sido  publicadas,  y  por  díHM'Ctos  de  aquél 
.se  ha  penetrado  el  pública:)  de  la  infamia  con  (|ue  cara(*terizaba  á  este 
jefe.  lia  sido  proscripto,  y  como  estos  discretos  están  vigentes  aTin  por 
declaración  d(í  este  Honorable  Cuei'po,  no  hay  ((ue  dudar  qu(»  el  señoi* 
Fructuoso  fui'  un  traidor.  La  admisión  hecha  \)0v  la  Honoi'able  Asam 
bléa  en  treinta  d(»  l)ici(Mnl)iv-  pasado, sólo  importaba  una  Ley  de  olvido, 
declai'ando  perten(»cer  el  General  y  Oficialías  del  Ejí^rcito  dejiominado 
del  Nortí»  á  este  Esíadi),  de  aquella  fecha  (mi  adelante  ;  dejando  la  infa- 
mia v  falsas  imputa(*¡on(\s  anteriores  en  su  íuer/a  v  valor. 
•  I  « 

Creo  que  la  redacción  bajo  de  (Consideraciones  h(»cha  por  la  Comi- 
sión (especial,  no  salva  el  objeto  drd  s(»ñor  Dipula.do  motor  del  proyec- 
to, t)ués  ella  no  llena  lo(iue  se  debe  reíjuerir  i*esi)ecto  de  Rivera  c^n  la 
infamia  qu(»  gi*avita  (mi  su  persona. 

Kl  señor  Alvai'C.:  —  Pido  la  palabra  para  decir  sólo  que  no  gra- 
vita. 

l\l  señor  (iarlca  —  Ha  gravitado  sobre  el  GiMieral  RivíM'a  rl  horroro- 
so ci'ímen  d(»  reo  de  lesa  patria,  porque,  senoi'(\<,  así  ha  sido  declarado 
por  la  íuitoi'idad  primera.  Esta  declaración  al  público,  dejó  persuadido 


—  i7(;  -^ 

y  coiivonridodc  lu  realidad  do  este»  crimcM).  Así  es  preciso  también 
dcclai'ar  la  falsedad  do  la  ¡nii)ntación  para  voltear  aquella  erox)iicia, 
que  rmieaineiito  en  los  que  sahen  discurrir  no  tendi'ía  lugar;  i)ués  de  no 
haberlo  probado  el  Ministei'io  que  la  hizo  cuando  así  lo  ])romelió,  .se 
dehía  deducir  la  criminalidad  (MI  hacei'lo,  sus  particulares  miras,  sus 
l)olíticos  cubileteos,  y  por  último  la  falsedad  de  sus  asertos  respecto 
del  señor  (General  Rivei'a. 

Más,  para  el  i)úblico,  señónos,  que  está  á  lo  (pie  lee,  era  necesario 
para  quitar  esa  persuación  en  que  los  ratifica  los  decretos  del  Gobier- 
no, una  declaración  í|ue  hiciese  tanto  (*omo  hrs  decretos  en  contrario. 

Si  porque  los  hechos  postcn'iores  del  (lenoral  Rivera  desdicen  las 
imputaciones  del  criminal  anteriormente  hechas  por  el  (iobierno  no  es 
necesaria  esta  declai*ación,  (Y)mo  el  señor  Diputado  miembro  infor- 
mante de  la  Comisión  esi)ecial  ha  expuesto,  y  sino  serla  necesario  le- 
vantar la  excomunión  á  un  individuo  que  estaba arrepcMitido. 

El  señor  Alcdrc:  -  La  reputación  de  la  virtud  y  del  pat idiotismo  del 
(general  don  Fructuoso  Rivera  han  podido  más  (jue  todos  los  decretos 
y  todos  los  dicterios  ({ue  se  han  sugerido  conti'a  él.  ¡  No  abramos  más 
las  heridas  de  la  pati'ia  ! 

iiZ  .^r/7o/' /.r/yj/^/o  -  (Quisiera  saber  si  se  hace  uso  del  nombre  del 
señor  (xeneral  don  Fructuoso  Rivera  en  algunas  de  las  partes  del  con- 
sidei'ando  pai*a  poder  i'(H'tiflcar  mi  juicio. 

Se  leyó  la  primor  i)arte  en  que  se  hace  mención  de  dicho  señor,  y 

El  señor  Gaded  —  No  se  ha  podido  llenarla  mente  del  Legislador 
en  esta  parte,  y  concluyó  luKÚendo  algunas  otras  i)er|U(Mlas  observa- 
ciones. 

El  señor  Masini — F^l  autor  de  la  moción  se  ha  manifestado  confor- 
me con  el  diclámen  de  la  Comisión,  creyendo  que  llena  el  objeto  que 
el  mismo  scí  i)ropuso.  La  acción  del  señor  General  Riveri-,  i)ara  su  in- 
di(*ación,  en  caso  de  (¡ue  todavía  la  ní^ccvsitara,  es  personal,  y  de  con- 
siguiente á  él  solo  h»  competiría  intentarla,  y  él  no  ha  hecho  sobre 
(\sto  ninguna  rcnMamacMón.  Además  todas  las  ivizones  <iue  aduce  el 
señor  pn^opinantí»  me  i>arecen  intempestivas,  y  fuei'a  de  la  cuestión. 

El  señor  Jiarrefro  (don  Migucd  ),  dijo,  que  pedía  solo  la  palabra 
para  decir  (\[u^  si  (vs  inncvesaria  la  declaración  por  partí^  de  la  Asam- 
bhni,  d(^l)ía  sui)rimii*s(^  la  cláusula  «  de  que  pudo  haber  sid(^  descono- 
cido por  la  Ropres(»ntación  Nacional.  »  (^ue  con  (|U(í  no  S(»  haga  uso 
de  estas  palabras,  cree  (|ue  quedaría  mejor  redactada  esta  parte. 

El  señoi  Alearen — Que  creia  haboi*  puesto  todo  su  estudio  en  la 
redacción  d(í  que  se  ocupaba  la  Sala,  para  no  volver  á  abrir  las  he- 


/  /  — 

rielas  de  tanto  buen  servidor  de  la  Patria,  y  que  (aml)ién  podía  ha- 
berse expresado  la  Comisión  en  otros  términos  que  halagasen  más, 
pei'o  que  siempre  juzí>;6  haber  hecho  cuanto  i)odía  por  aconsejar  á  la 
Asamblea  adoptase  la  minuta  que  se  había  presentado. 

No  habiendo  quien  temase  la  palal)ra  se  procedió  á  votar  si  se 
daba  el  punto  por  suíicientiímente  discutido  6  no,  y  resultó  la  aflr- 
mativa. 

En  seguida  se  liizo  si  se  aprobaban  los  considerandos  según  estaban 
redactados,  resultó  la  aíiiniativü. 

Puestos  en  discusión  los  artículos  primero  y  segundo;  y  no  ha- 
biendo (]ui(ni  tomase  la  pahdjra,  fueron  aprobados  sucesivamcínte  por 
su  ój'den. 

Cuarto  hitermedio. 

Vueltos  á  sala  se  leyó  el  siguiente: 

DICTAMEN 

H.  Asamblea  General  Constituvente  v  Legislativa  del  Estado: 

]ui\  Comisión  de  Peticiones  ha  meditado  el  proyecto  relativo  á  pro- 
porcionar un  taquígrafo  para  que  redacte  las  S(\^iones  de  Vuestra  Ho- 
norabilidad. 

Persuadida  la  Comisión  (jue  esta  medida  no  seria  bastante  para 
((ue  las  discusiones  íntegras  de  los  asuntos  (]ue  se  ventilen  se  pu- 
diesen eslampar  en  el  diario  de  sesiones  que  debe  imprimirse,  por  la 
morosidad  ([ue  presenta  el  arle  taquigráfico  para  trasladar  un  discur- 
so á  la  lengua  castellana  ;  y  convencida  á  la  vez  í[ue  serviría  única- 
mente para  aglomerar  gastos  ([ue  á  su  juicio  deben  economizarse, 
juzga  innecesario  por  ahora  la  adquisición  de  un  profesor  de  tacjuigra- 
fía,  y  al  menos  la  de  dos  oliciales  ayudantes,  que  sería  preciso  pro- 
porcionar también. 

Segura  la  Cemisión  que  informa  que  dos  seci'Ctarios  podrán  redac- 
tar lo  más  esencial  de  las  alocuciones  para  llenar  los  objetos  de  que 
sin  duda  se  habrá  fijado  el  S(n"ior  Rei^i-esentante  autor  del  proyecto,  y 
que  puede  cada  uno  de  los  demás  señores  presentar  en  copia  sus 
discursos  para  la  formación  déla  acta  y  diario;  tiene  poi*  inútil  la 
adopción  del  proyecto  (jue  da  méi'ito  al  presente  inrorme.  Así  es 
que  aconseja  á  Vuestra  Honorabilidad  la  Minuta  de  Decreto  que 
tiene  (ú  honor  de  presentar  adjunta. 

Los  señores  Gadc^i  y  Cosía  se  encargan  de  exi>Ianar  las  razones  de 
quííla  Comisión  ha  fundado  este  dictamen.  15' 


—  178  — 

La  Coiííisióñ  saluda  a  los  sonoros  Rcpiüseilt antes  Coli  sil  más  dis- 
tinguido róspoto. 
Carícíoíios,  27  do  Eilbro  di,'  l<S3í). 

Jnan  Bcuito  lÜauco  —  Lázaro  Gadca  —  Santiago 
Sayaj')  —  Aníoníno  Domiufjo  Costa. 

MliNUTA  DE  DECRETO 

La  Asannblca  General  Conslituyonle  y  Legislativa  del  Estado,  ha  acor- 
dado V  decreta  : 

Artículo  único  —  No  so  hace  lu^ar  por  ahora  á  la  ad(|uisición  úc 
un  tíupiígrafo  que  redacte  las  s<ísiones  de  la  Asam})lóa  Gcncl'al  Cons- 
tituvente  v  Legislativa  del  listado. 

Blanco  —  Gadea  —  Sayago  —  Costa, 

Se  leyó  igualmente  la  siguiente: 

MINUTA  DE  DECHE1M) 

La  Asamblea  General  Constituyonti*  y   Legislativa  d(d   Estado,  ha 

acordado  v  decl•(^ta: 

f. 

Artículo  \s>  Habrá  un  ta(juígralo  para  la  redacción  de  las  sesiones, 
con  la  dotación  coni])eloiUe. 
¿.<^  Encárgase  al  Gobi(.M'no  su  más  pronta  adquisición. 

Ma^inL 

r^uestíi  oii  discusión  cii  gonoi'al  osta  rillima: 

Kl  scíto/'  Mffsini  [>idió  la  palal)ra  y  dijo:-  La  (/omisión  dt»  Pcti- 
cioni's  se  ha  equivocado.  No  me  ha  [jasado  ni  rehiotaiiuMite  por  la 
imaginación  el  lijaiune  como  lo  dice  (mi  su  infbi'ine,  en  (jue  ron  el 
oti'o  Secretario  olíH'to  ni  con  un  ci(Milo  más,  so  pueda  suj)lii*  la  falta 
(h)  un  ta(iuígrafo,  i)oi*((uo  con  (A  taquígrafo  jMxlía  (íXíUjsarse  (d  oti*o 
sí^crotarío;  pero,  lo  roi)ito:  cirn  seci'ofarios  no  sui)l¡rán  un  ta(|Uígrafo. 
Así  es  (jue  esporo  ({uo  el  miíMiibro  informantf^  aduz(\-i  ra/ones  (Mi  favor 
do  su  oi)inión,   para  poder   cont(vstarlas. 

Kl  seño/'  (ifidctr  —  La  Comisión  de  Peticiones  ha  examinado  el  pro- 
y(H*ío  do  un  soñoj*  Di|)utado,  respc'(.*to  á  proporcionar  un  taíjuígi'afo,  y 
sí^  ha  peneti'ado  qu(^  su  adquisición  no  haría  más  que  aglomoi'ar  gas- 
tos y  recargar  los  fondos  del  listado. 


—  170  -  - 

Hotilos  iíiiiumoríibles  veros  lamcMitado  nuc^tn)  espiado,  fíiHo  de  re- 
ctirsos  pecuniarios  para  >íiibven¡r  al  soldado  inválido,  á  la  viuda,  al 
mililai*,  etc.  ¿cómo  podremos  aumentar  un  empleo  cuyo  prct  va  á  gra- 
vitar sobre  el  Erai'iof  Por  otra  pai'le,  el  arle  taquigráfico  de  suyo  es 
imperfecto,  y  más  imperfecto  se  liaría  por  la  adípusición  de  un  sólo 
profesor.  La  morosidad  que  presenta  el  tiasladaí*  los  discursos  del 
arte  á  la  lengua  castellana  y  el  no  llenarse  el  objeto  que  sin  duda  se 
habrá  pi'opuesto  el  señor  Diputado  autor  del  proyecto,  de  estampar 
en  el  diario  de  sesiones  los  discui'sos  íntegros  de  los  señores  Dipu- 
tados, por  estas  razones  se  ha  ptuvuadido  la  Comisión  no  poder  admi- 
tir por  ahora  la  adquisición  de  est(»  profc»sor,  que  demanda  ingentes 
gastos  con  lo>  oílciale-  que  seria  i)reciso  i)roporcionarlc. 

iír/ .se/To/' A/^/>v/í/  — Yo,  sefiorívs,  no  había  creído  tener  que  lidiar  aho- 
ra con  un  profesor  del  arte  tariuigráfico.  Cualesquiera  que  seaii  los 
conocimientos  del  senoi*  {preopinante  en  este  arte  precioso  y  delicado, 
es  innegable  que  su  opinión  y  el  dií^támen  de  la  Comisión,  siempre 
tendrán  contia  sí  la  práctica  de  todas  las  Asambliías  deliberantes  que 
existen  y  existirán  en  las  cinco  pai'tes  del  mundo.  Si  este  arte,  pues, 
fuera  tan  innecesario,  tan  imperfecto,  tan  inútil,  como  lo  cree  la  Conci- 
sión, sería  una  locura  estupenda  ({ue  lo  usase,  y  lo  protegiese  todo 
pais  libre,  y  que  de  consiguiente  tiene  un  Gobierno  representativo. 
Esta  práctica  inconcusa  nní  releva  de  extenderme  difusamente,  para 
obrai*  un  convencimicMito  que  no  creo  necesiten  los  ilustmdos  miem- 
bros de  esta  Asamblea.  Sin  embargo,  no  puedo  menos  de  llamar  en 
auxilio  de  la  Minuta  de  Decreto  que  nos  ocu[)a,  la  respetable  autori- 
dad diíl  ilustití  jurisconsulto  ingh'^s  Jeremías  BiMitham.  Este  sienta 
como  un  principio  la  absoluta  necesidad  de  servii'se  del  Tínico  medio 
de  dar  á  las  sesiones  de  una  Asamblrsa,  la  autenticidad  y  exactitud 
({u^  deben  caractei'izarlas,  para  que  su  puljlicidad,  poniendo  á  la  vista 
de  todos  los  ciudadanos  del  Estado,  y  aán  del  mundo  entei'o,  las  opi- 
niones de  los  delegados  del  pueblo,  sirva  de  un  freno  saludable  á  los 
que  quieran  trapasar  susdeljcres;  á  los  que  se  olviden  un  momen- 
to de  las  ti'cmendas  obligaciones  del  (jue  ocupe  un  lugar  en  el  santua- 
rio déla  Ley.  Siguió  inoculcando  en  la  práctica  de  usarse  taquígrafos 
por  todos  los  congresos;  que  cada  periodista  tenia  el  suyo  en  lugar 
destinado  al  efecto,  y  concluyó  recomendando  de  nuevo  á  la  ilustración 
do  la  Honoi-able  Asamblea  la  sant.áón  de  su  Proyecto  de  Decreto. 

Eí  señor  Gndea^  cont(»stó  haciendo  algunos  reparos  á  lo  expuesto 
por  el  señor  preopinant(%  y  i^oncluyó  pidiendo  se  aprobase  la  ujinuta 
pi'osentada  por  la  Comisión. 


—  18()  — 

Dado  el  punto  por  sulicientemente  discutido,  so  procedió  á  votar: 

Si  se  lia  de  c<Jiisiderar  la  minuta  en  particular  ó  no,  y  resultó  la  ne- 
gativa. 

lü  sciloí'  Mudni^  l)i(lió  retirar  su  pi'oyecto;  y  habiéndose  consultado 
á  la  Sala  si  se  admitía,  así  .se  acoi'dó. 

KL  scñoi'  Pi'Cí<i(lcnte  anunció  que  al  día  sip^uiente  se  ocuparía  la  Sala 
en  considerar  el  asunto  de  (jue  se  halna  dado  cuenta,  y  acto  continuo 
se  levó  la  siimiente : 

MINUTA  DE  DECRETO 

I-;i    As;unl)lc.i   (iciienil  Constitiivciitc  v  Lcííisliüiva  «Icl    Estado,  ha 
acordado  v  decreta : 

Artículo  1.^  No  ixxlrán  optar  á  (Miiplcíjs  pril)Iicos  los  individuos  <pie 
á  la  conclusión  de  la  guerra  con  el  Hrasil,  se.  hallaban  despojados  por 
la  Ley,  de  la  calidad  de  ciudadanos  de  la  República  Argentina. 

Art.  2.^' La  declaración  que  contiene  el  ai'tículo  anterior  solo  tendrá 
valor  hasta  que  sea  jurada  la  Constitución  del  Estado. 

Art.  3.'^  Comuniqúese  al  Gobierno  para  su  publicación  y  cumpli- 
miento. 

L((i)i(lo, 

Se  mandó  pasai'á  la  (.omisión  dePeliciones,  y  uno  de  sus  miembi'os 
dijo:  -  Qu(i  consideraba  corresi)onder  auna  Comisión  especial.  Y  el 
señor  1^'esidente  resolvió  por  acuerd(j  de  la  Sala  nombi'ar  la  Comisión, 
y  lo  hi/o  (MI  los  .s(MK)res  Barreiro  ( don  Manuel ),  Feí'nandez,  Pereira, 
de  la  Luz,  Masculino  y  Ledesma. 

Habitándose  concluido  los  asuntos  que  formaban  la  orden  del  día  se 
levantó  ¡a  s(\sión,  v  se  retiraron  los  señores  á  las  once  de  la  noche. 

7     t. 

Ilav  una  rúbrica. 

San  Vicente. 


Va\  la  N'illa  de  Canelones,  á  treinla  y  uno  de  En(M*0(le  mil  ochocien- 
tos v(MntÍMU('V(S  abi(-rta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores  Blanco — 
l'!('<!(l<'nl(»;  Blanco  (  donjuán  Bcniito  ),  Barreiro  (  don  Manuí^l ),  (ladea, 
'':     1.  i  .Ihnn-i,  Ma<iin,  lM*h<'verriar/a,  Lapido,  llaedo,   Bai'reiro  (don 


—  181  — 

Miguel ),  Zudañe/,  Siiarez,  Cavia,  Sayago,  Nufioz,  Ziibillaga,  Luz,  Lo- 
desma,  Payan,  Bori'o  y  Alvarez;  con  aviso  do  no  [)oder  asistir  los  se- 
ñores üsorio,  CliucaiTo,  l'^ernandez  y  'J'i'ápani ;  con  licencia  los  seño- 
res Pereira  ( don  ÍTabriel ),  Ramiivz,  Pag.jja,  García  y  ÍTiierra;  sin  ella 
ni  aviso  los  señores  Laguna,  Lamas  y  Masculino. 

Leída,  aprobada  y  firmada  la  acta  anterior,  se  dio  cuenta  de  los 
asuntos  que  liabían  entibado,  por  el  orden  siguiente : 

De  una  comunicación  del  señor  Representante  don.  Alejandro  Chu- 
cari'O  feclia  veintinueve  del  corriente,  en  la  que  acusa  recil)0  de  la  de 
veintisiete  del  mismo,  dirigida  por  o\  señor  Pi'esidenle  á  nombre  de 
Vuc-stra  Honorabilidad,  en  que  se  le  hace  cargo  por  su  notable  inasis- 
tencia á  las  ordinarias  reuniones,  expresando  liabei*  expuesto  los  mo- 
tivos que  le  exoneraban  para  concurrir  <á  las  sesiones.  Más,  iini)uesto 
de  que  se  vá  á  ocupar  la  Honorable  Asamblr^a  en  considei-ar  la.  Cons- 
titución política  del  Estado,  queda  decidido  en  apersonarse  á  este  punto 
á  lamavoi'  brevedad. 

De  dos  notas  del  Excmo.  señor  Gobernador  y  Cnpitan  General  Pi'O- 
visorio  fechas  veintiséis  y  treinta  del  que  concluye,  acusando  recilx) 
en  la  primera,  de  la  Ley  sancionada  sobre  el  establecimiento  délas 
ti-es  oñcinas  principales  de  Hacienda;  y  en  la  segunda  del  mismo  mo- 
do, sobre  el  decreto  en  que  so  declara  libre  la  extrac<áón  de  novillos. 

De  otra  comunicación  del  mismo  Kxcmo.  señor  fecha  de  hov  dia, 
dirijida  i)or  el  Ministerio  de  la  (Tuerra,  en  la  (|uo  dice  haber  recibido 
el  decreto  expiMÜdo  por  la  Honorable  Asamblea,  sobre  la  vindicación 
del  señor  Brigadier  General  don  Fructuoso  Rivera,  expresando  que 
con  esta  fecha  lo  ha  comunicado  al  expresado  señor  General  para 
su  satisfacción,  y  ha  ordenado  se  circule  dándose  al  Registro  Oíicial. 

Y  de  una  solicitud  del  señor  Representante  don  Basilio  Pereii^i  de 
la  I^uz,  en  laque  hace  presente  á  Vuestra  Honorabilidad,  que  hace  dos 
meses  se  halla  separado  de  su  fiímilia  y  de  sus  intereses,  sin  que  en  to- 
do el  periodo  citado  haya  podido  acercarse  á  reparar  la  una  ni  los 
oti'os  á  causa  de  la  larga  distancia  en  que  se  hallan,  y  poi*  observar  el 
pequeño  número  de  Diputados  pai'a  la  sesiones,  cuya  falta  ya  no  exis- 
te. Que  hoy  tiene  noticias  que  su  esposa  se  halla  enferma,  y  su  esta- 
blecimiento de  campo  casi  abandonado,  con  perjuicio  de  sus  intereses; 
por  lo  que  lo  ol)liga  á  0(*urrir  á  Vuestra  Honorabilidad  en  solicitud  de 
que  se  sirva  acordarle  permiso  por  un  mivs,  á  h^s  objetos  que  ha  ex- 
presado. 

El  señor  Frcsifleníc  anunció  que  .se  hallaba  presentí^  (d  señor  Se- 
cretario nombi\ado  don    Miguel   Antonio   Beri'O,  y  que  en  su  con- 


-  1H2  — 

soínioníMa  so  procodcrín  á  tomarle  (;1  juramonlo;  lo  (|uo  hoitlio  por 
dicho  sofior  ociiijó  .su  puesto. 

Acto  continuo,  y  dospuós  do  hahor  mandudo  pasar  á  la  Comi- 
sión de  Polic¡onoí=5  la  solicitud  dc^l  sonor  Rí^prc^^ontanto  Poroira  do 
la  Lu/,  y  archivar  las  demás  comunicaiMonos,  so  leyó  y  puso  á 
considíM-ación  de  la   Sala  el  .sisuienh* : 

DICTAMEN. 

Honorable  Asamblea  Constituyente  y  Legislativa  : 

La    Comisión  de  Hacienda    omipada    in(*eí>'antemente  en  el    pro- 
yecto de  Ley  del  h^xcmo.  (iobierno  Provisorio,  de  víúnte  de  ]mi(M'0, 
relativo  á  moneda;  locand(^  la   dilii'ullad  de  arribar  á  una  resolu- 
ción sin  inc(Mivenientes,  y  considerándosí»  sin  las  luces  nec(\sarias, 
para  no  exponerse  á  yerros  áv.  la  mayor  gravedad  y  trascenden- 
cia, pidió  á  la  Asambl(}a  (xoneral  Constituyente  se  dignara  foi'mar- 
se  en  Comisión  General  i)ara  tratar  de  la  materia,   con  c|   objeto 
de  que  reunidos  los  conoíimicMitos  de  todos  y  discutidos  los  puntos 
con  plena  libertad,  se  ilustrase  la  Comisión  para  i)oder  desempe- 
ñar tan  ái'dua  tarea.    Habiendo    la    Honorabh*    Asamblea    Oeneral 
Constituventí*  v  Legislativa  condescendido  (*on  los  votos  do  la  Co- 
misión  de  Hacienda,  han  tenido  lugar  diferentes  sesiones  en   que 
se    han    tocado    las    mas  gi*aves   dilicultades,   para    fijar  el  deslino 
de  las  diferentes    monedas    corrientes  en  el  país,  sin  (Micontrarso 
medios  de  ajustarse  las  (^omriííncias    de  los   señores  Representan- 
tes, luí  estíi  oslado  do  vacilación  y  angustia,  so  ha  apersonado  hoy 
el  síMlor  Ministro  de   Hacienda  á  manif(^s(ar   á   la   Comisión,    que 
pura  que  pudioi'a  expedirse  la   Representación    Nacional  con  más 
acioi'to  sobre  este  inpoi'tantísimo  asunto,  había  pensado  el  Gobi(»r- 
no  adoptar  una  mtídida  pi'évia,  que  estaba  en  la  esfera  de  sus  alri- 
bu(-i(fnes  y  (pie  allanaría  una  do  las  más  gravcís    diliculíadt^s    (jue 
presenta   la  resolución;    medida  ([ue  debía    (\jecuiarse  con  el  más 
religioso  secreto,    para  ([uo  pi'odujese  el    resultado    ominí'nioinenío 
benéílcQ    á  que    síí    asi)iraba,  y  con  cuyo    carácter  la   reveló  á  la 
Comisión  do  Ha(Menda,  cuyos  individuos  dobei'ían  p>'(^starse  de  auxi- 
liares en  su  ejecución;  pero  ípie  no  podría  tenor  rVsta    lugar  sino 
en  el    tr^rmino  i\c  cuarenta   días,  y  (pie   durante    ('sti^,    tiempo,   (íi*a 
al)solulamente  indispensable  que  so  autorizase  al   CobiíM'uo  en  los 
téi'niinos  que  lo  había  solicitado  do  la  lIon()i*al)h3    Asamblea   (lO- 
noraj,  en  el  citado  oílcio  do  veinte  del  corriente.    Después  do  ésto 


-  183  — 

h\  Honorable  A^^am^)^í''íl  Gonoral  formada  en  Comisión,  fuó  instrui- 
da por  el  mismo  señoi*  Ministro  do  Hacienda,  do  Jos  expedientes 
que  el  Gobierno  pensaba  adoptar  en  el  raso  de  obtener  la  auto- 
ri/ación  ((ne  había  propuesto,  y  satisfecha  al  parocei*  do  la  pru- 
dente economía  con  Qne  el  (robierno  asaría  de  las  facultades  que 
se  le  concediesen,  sin  perjuicio  (le  no  ligarse  las  monos  pana  re- 
clamar cualíiiuer  medida  que  estimase  menos  acertada;  y  conside- 
rando cuánto  más  graves  son  los  inconvenientes  de  que  continué 
por  más  tiempo  sin  regla,  y  sin  conformidad  el  uso  de  la  moneda 
en  las  oficinas  del  Estado,  la  Comisión  de  Hacienda  ha  creído 
deber  proponer  á  la  sanción  de  la  Honoi'able  Asamblea  el  adjunto 
proyecto  de  Ley,  que  sostendrá  el  .señoi*  Alvarez. 

La  Comisión  tiene  el  honor  de  saludar  á  la  Honoi*able  Asam- 
blea General  con  su  más  profundo  respeto. 

Cnneloncvs,  gí)  do  Enero  de  ISáí). 

Pedro  Francisco  de  Berro  —  Jídian  Alva- 
rez —  Cipriano  Vagan —  Uinion  Maní  ni, 

PROYECTO  DE  LEY 

Artículo  1.0  Se  autoi'iza  al  Gobierno  para  que  pueda  recibir  en 
las  oficinas  de  recaudación,  todas  las  monedas  de  un  curso  co- 
rriente en  el  Mercado,  en  la  forma  que  crea  conveniente,  basta 
que  se  dé  la  Ley  do  moneda  por  la  Asamblérf  General  Constitu- 
yente y  Legislativa  del  Estado. 

Art.  2.0  Quedan  sin  efecto  desde  esta  fecha  todas  las  Leyes  y  dis- 
poí^iciones  anteiiores  sobre  monedu. 

Berro  —  Alvarez  —  Payan  —  Masini 

Puesto  en  discusión  en  general. 

J'JI  ¿i0t¡or  ^inisinq  de  fjci(:ien(f(f,  pidió  la  palabra  y  dijo  :  —  Cian- 
do el  Gobierno  pi^opusp  el  Proyecto  de  Ley  que  la  Coflíiisión  de 
Hacienda  aconseja  se  snnciope,  partjó  de  \m  principio,  que  ep  con- 
cepto del  qup  habla  no  puede  consií}erarse  sipo  como  laudable,  y 
quiso  cebarse  sobi-e  sí  una  resi)onsabilÍdad,  de  la  cual  se  libraría 
dejando  al  sidjor  dp  la  Asanibb'*«^  le  marcase  la  Ijnea  4e  conducta 
que  dpbía  obsprvar  á  o^to  respecto.  Pero  el  Gobierno  está  lejos  de 
adoptar  esa  especip  de  n^archa  y  sólo  quiere  esta  autorización  para 


-  181  - 

proporcionar  dalos  i)osit¡v(>s^  (lí>spu<'»s  do  liaíM'^r  los  onsayos  qiio  juz- 
ga no(H»sarios  anlos  de.  dictar  la  L(\v. 

Visto  os,  pii'Vs,  qiio  el  (iol)i(M-nu  no  marchai'ía  sin  tomar  las  prc- 
caiicionos  n(MNv<ni*ias  á,  íni  dr  evitar  los  escollos  que  presenta,  este 
negOíMo,  quíi  no  deben  mirarse,  sino  con  el  carácter  de  delicados. 
Los  St.Mlores  R(.'presentaníe<  saben  bi(Mi  que  en  una  parte  del  país 
corre  una  moneda  coa  la  (jue  no  hay  comiiromiso  alguno,  y  en  otra 
circula  la  (¡ue  ha  determinado  la  Ley;  esa  Ley legalmenle  estableci- 
da en  circunslancius  que  nos  empeñábamos  por  la  libertad  del  te- 
rritorio. 

Se  habla  d(í  las  promesa^  del  Banco  Nacional,  con  las  que  con- 
trajo el  í)aís  un  (*ompromiso,  poríjucí  ellas  sirvieron  para  sostener 
la  guerra  con  el  Im[)ei'io  del  Brasil.  Kl  temperamento,  pues,  más  aná- 
logo en  las  circunstanv^ias  presente-  es  la  autorización  que  pide  el 
(Tobierno  hasta  que  pueda  expedirse  la  Ley. 

p]n  la  Comisión  General  hizo  (d  Minisí(M*io  algunas  explicaciones 
y  más  particularmente  á  la  de  líaciíMida;  por  consiguiente  ci*ée  que 
la  Asamblea  nada  aventurai'á  con  esta,  autorización  adoptando  el 
dictamen  de  la  Comisión. 

Kl  í^cííor  Ban  cirn  ( don  Miguel )- Por  loque  acabo  de  oír  al  señor 
Ministi'o,  encuentro  muclia  incoherencia  entre  su  exposición  y  el 
proyectil  i)resenlado  por  la  Comisión.  Kl  Ministerio  pretende  hacer 
ensayos  y  la  Comisión  le  d(»ja  autorización  amplia  para  decidir  so- 
bre la  moneda,  v  declara  abolidas  en  su  favor  las  leves  existentes 
sobre  ella.  Ivsto  es  de  una  trascíaideniáa  teri'ible;  quisiera  expli- 
caci(.)nes.  El  Ministerio  usa  de  frases  muy  vagas  y  las  del  proyecto 
son  dcmiasiado  i)recisas.  Yo  las  hallo  incombinables,  y  encuentro 
al  mismo  tiempo  mucha  diferencia  de  ensayo  á  ensayos 

Kí  señor  Ministro  -\h\  dicho  el  Ministerio  que  el  Goljiei^no  todo 
lo  va  á  hacer  (mi  (^Mq,  tiempo,  y  entre  tanto  no  se  da  la  Ley  no  se- 
rán otra  cosa  í^ue  ensayos. 

EL  señor  Aleare::,  dijo  :  —  La  Comisión  cn^e  que  el  artículo  es  como 
lo  propone  el  ÍTobierno,  con  la  diferencia  sólo  de  limitarse  el 
tiempo.  Por  lo  demás  si  él  ha  de  hacer  ensayos,  es  necesario  que 
se  le  autorice,  pues  de  lo  contrario  queda  con  las  manos  atadas. 
Los  ensayos  deben  produtar  mayores  luces  para  la  adopción  de 
tal  ó  tal  moneda,  mus  si  no  se  le  di(*se  esta  autorización,  será  im- 
l)osil)l(»  ([ue  puedan  vencerse  los  obstáculos  con  (pie  la  Comisión  se 
ha  encontrado  al  ex])edii'se  en  una  materia  tan  difícil. 

líl  seño/'  Bar/vfro  ( <lon  Miguel )-- Yo  hasta  ahora  no  he  preten- 


—  ia5  — 

diclo  alacar  ni  ni  proyínio,  ni  ú  la  exposiciúii  del  Minislorio,  y  sólo 
ho  dicho  que  no  observo  la  debida  coherencia  entre  lo  uno  y  lo  otro. 
Que  tampoco  puede  combinar  lo  de  ensayo  y  ensayos.  Que  si  "^e  me 
hablase  de  ensayo  en  singular,  como  dice  el  señor  Diputado,  po- 
día formarme  idea  de  la  intención  del  Ministerio;  pero  este  habla  de 
ensayos. 

Lo  primero,  aunque  por  su  naturaleza  de  ensayo,  d(\ja  dudosos- 
sus  resultados;  pero  usando  el  Mifíisterio  del  plural,  ya  confiesa  que 
no  está  cierto  de  ellos;  que  tendrá  que  repetirlos,  y  se  deja  sentir 
que  esto  es  mucho  más. 

Hablando  sobre  el  proyecto  en  general  se  me  ocurre  decir:  1^ 
que  no  puede  adoptarlo  la  Asamblea  como  Proyecto  de  Ley,  porque 
eso  sería  introducirse  á  crear  una  y  al)olir  otras;  2^  que  la  auto- 
rización amplia  que  se  da  al  Gobierno  se  ignora  como  usará  de  ella, 
y  dándola  la  Asamblea  sin  garantías,  ella  es  sola  la  responsable  del 
abuso  y  de  sus  malos  resultados.  I^a  necesidad  del  secreto  recla- 
mado, lejos  de  salvar  á  la  Asamblea,  le  presenta  un  motivo  pode- 
rosísimo para  negarse.  ^,  May  cosa  más  ridicula  (lue  proponer  á  un 
Cuerpo  de  este  carácter,  una  i»esolución  tan  delicada,  apoyándola  so- 
bre un  secreto  que  se  le  hace  el  insulto  de  no  participarle?  Secre- 
to  del  Gobierno  para  con  la   Asamblea  Constituyente! ¿Puede 

haber  mayor  absurdo?  El  señor  Ministi-o  ha  dicho  (jue  el  Gobierno 
no  abusará;  i)ero  eso  no  es  I)astantc.  Y  de  cuahiuiei*  modo,  igno- 
rándose absolutamente  qué  es  lo  (jue  el  Gobierno  pretende  hacer, 
y  al  mismo  tiempo  haciéndose  de  ello  un  tan  extraño  misterio, 
no  hay  en  qué  funde  su  resolución  la  Asamblea.  Yo  hallo  has- 
ta escandaloso  el  hab(M^noslo  propuesto.  Si  la  Comisión  no  ha  po- 
dido expedirse  por  falta  d(»  datos,  para  evitar  los  inconvenientes  con 
que  se  encuentra,  y  es  posible  que  el  Gobierno  se  los  facilite  con 
la  operación  que  j)retende  hacer,  declare  el  Gobierno  esa  operación 
previa  á  la  Asamblea,  y  veamos  todos  si  ella  es  capaz  de  propor- 
cionar los  resultados  que  pretende  el  Gobierno.  Y  si  es  necesario 
que  la  operación  sea  scíTcta,  esto  quiere  decir  que  no  se  trata  en 
sesión  pública :  la  Asamblea  puedo  tener  sesiones  secretas,  y  todos 
hemos  jurado  un  secreto  inviolable.  Por  lo  mismo  siempre  será  cier- 
to que  la  responsabilidad  está  sobre  la  Asamblea,  así  como  lo  ri- 
dículo y  absurdo  de  prestarse  á  ciegas  á  pretensión  tan  abultada. 

El  se ñ.or  Ministro  —  Pido  la  palabra  para  hacer  solamente  algu- 
nas explicaíMones.  Observo  que  el  señor  Diputado  preopinante  con- 
funde las  operaciones  del  Gobierno  si  obtiene  la  autorización,  con  dar 


-  tm  — 

un  paí^o  próvioparn  aclarar  osla  materia.  La  operación  previa  que  el 
(fobiorno  protcnch^  hacor,  i.'.s  (hí  su  rcísorto  y  ud  correspomlientP  tú 
Ciiorpo  Legislativo:  In  ha  nianifcstado  tala  Coniisióa  ije  Hacienda  por 
piira  deferencia;  ella  (ís  (^jecntiya,  y  ciertamenle  traerá  buenos  resul- 
tados. 

Con  respecto  á  lo  demás  de  ensayo  ó  ensayos  el  (rohierao  din'i  si 
oslo  piiedí»  calmar  los  recelos  d(í  algiin  señor  Diputado,  que  va  á  ha- 
cer uno  sobre  moneda,  cuya  ríísponsabilidatl  rocacM'á  sobre  6\.  Des- 
pués de  las  explicaciones  b(;clias  nada  tiene  (jue  añadir  el  Ministe- 
rio. 

lüseuar  Gadca  —  Convendría  señores  en  la  redacíMón  del  dictamen 
(le  lo.  (^omisión  de  Hacienda  y  en  la  sanción  do  los  artículos  sobre  mo- 
neda proi)ueslii  ])oi-  el  Minislíírio,  caso  que  esta  resolución  no  so  hicie- 
se partir  de  í\sa  medida  previa  y  oculta  ípie  la  Comisión  expresa.  Creo 
aún  indecoroso  (pie  nuestras  dídiberaciones  pí^ndan  de  propuestas  cu- 
yo (*á|cuIo  i)uede  equivocarse,  y  (jue  nos  dc^ádamos  á  formar  nada  mo- 
nos que  una  Lí^  que  apoyamos  en  un  s(íci*eto.  Es  inpropio  al 
Cuerpf).  A  más  de  que  me  he  fijado  en  el  artículo  segundíi  quo 
anulíi  las  leyes  de  nioneda,  y  en  caso  de  sancionarlo,  el  p]stad()  queda 
sin  moneda  legal  y  con  la  arbitrariedad  de  crear  la  que  guste  do 
cwv^o  regular  cmi  el  ]\Iííi'ca(lo,  en  la  forma  que  crea  conveniente,  co- 
mo expresa  el  artículo  [)riníero.  Ivsto,  señores,  es  formar  Ley  sobre 
moneila,  pues  es  lo  mismo  crear  de  nuevo  que  autorizar  alguna.  Aque- 
lla autorizada  que  el  Gobierno  reciba  por  esta  franca  autorización 
íjUí»  pide,  esa  sería  la  legal;  y  el  modo  de  pi'escril)ir|o  sería  hi  L<*y- 
Si  el  (Tol)ieiMí()  obra  (M>moen  la  actualidad,  recibiíMido  en  sus  arcas 
unns  mon'^(|as  excluyendo  otras,  es  arbitrario,  y  si  por  decreto  deja 
sin  valoró  con  él,  cierto  es  (lue  ha(*e  una  Ley.  hiconveniííutes  mil  se 
siguen  (1(^  lo  uno  y  peí-juicios  incalculables  de  lo  otro.  Luego,  pues,  no 
se  d(íbe  auloi'izar  al  Gobierno  c()n  esa  franquicia  (jue  solicita;  y  si 
alg(>  sobre  moneda  debe  ser  dicho  quí*  sea  por  la  Uepres(»ntación, 
sin  que  el  (robicírno  tenga  ingerencia,  v  sin  que  se  le  pcínnita  d(í- 
cirlo  ni  i)or  obi*a  ni  por  L(\v:  así  estjue  no  delxí  santionarsc*  el  ar- 
tículo primei'o. 

lü  t^eilor  Alc(n'cz—V\K\ci  la  palabra  solo  para  d(n*ir  que  cuando  se 
pasea  ihsiuisión  en  particular,  contestaré  á  l^s  observaciones  d(d  se- 
ñor Diputado. 

Vm  este  estado,  se  sujiMó  á  votación  si  se  daba  el  pinito  por  suíicjon- 
tiíuiente  discutido  ó  no,  y  |*esultó  la  alirmativa. 


—  187  — 

Soguidftpiente  so  hizo  :  si  se  ha  do  pasará  oonsidorar  esto  asunto  en 
partioidar  ó  UO.  —  ( Afirmativa. ) 

Piiosto  on  Jjsoiisión  cu  i>arlio!.:!ni'. 

Kl  señor  Gculca  —  Rtíprodu/oo  oiianU)  adujo  on  la  (hsousión  fií  gono- 
raj,  piíós  Ip  hioo  ou  oonooplu  do  quo  se  es(al)a  disoutiíMido  on  partioidar 
el  artículo,  por  causa  (|U(»  no  \}\y^  hallaba  presento. 

kl  se/lor  Jilvarc.3  -  -  YA  seilor  Ministro  dijo  á  la  ("omisión  d(í  Haoion- 
dí>,  quo  pjira  que  q\\\\  pudiera  expedirse  con  más  acierto  al  dar  la  Ley 
sobre  la  monoila,  era  necesaiio  que  el  (lobierno  adoptase  una  medida 
previa ;  mediílu  que  reveló  á  la  (.'omisión,  .ya  para  pei'suaíljrla  de  la  ne- 
cesidad <iue  tenía  (lo  adoptarla,  y  ya  píu*a  sui)licar  á  1í)s  sonónos  que  la 
componen,  le  sirviesen  do  auxiliares.  La  Comisión  se  convenció  de  la 
utilidad  de  la  medida,  y  cree  qu(*  os  absolutamenle  indispensable  po- 
nerla en  oijecución.  Kl  ÍTobiei-no  puedo  ti)marla  sin  la  autorización  por- 
que está  pu  sus  ali'ibuciones;  ella  proporcionará  mayores  conocimien- 
tos pai*a  el  niejoi*  acierto,  a|  expedirse  sobro  la  Ley  de  la  moneda  ;  pero 
si  esta  se  díi'ía  antes,  se  inutilizan  los  (isonciales  resultados  de  la  me- 
dida previa,  quo  no  puoílen  Iqgrarse  en  menos  de  cuarenta  días;  y  en 
este  tipmpa  ¿  qné  se  hace  ? 

La  cuestión,  puós,  se  reduce  en  si  se  ha  do  correr  el  riesgo  que  algUn 
señor  Piputado  encuentra  en  la  autorización,  ó  impedir  que  el  (jrobier- 
no  torpe  la  medida  previa. 

La  Comisión  la  juzga  indispensable;  por  consecuencia  no  ha  trepida- 
do cq  acpnsejar  su  adopción  á  la  Honorable  Asambh'a. 

El  señor  Costa  —  Yo  coip prendo  que  la  cuestión  presente  está  redu- 
cida ájleparol  compromiso  solemne  que  ha  contraído  la  Honorable 
Asamblea  en  resolución  á  una  solicitud  d(,*  sus  empleados,  de  pagarles 
el  mes  que  hoy  concluye  ími  la  moneda  que  adoi)te  para  todos  los 
empicados  en  el  KsíadíJ.  Estf)  se  consigue  con  la  autoi'ización  que 
GpbicruQ  pidp.  La  autorización  no  tiene  que  ver  con  las  medidas  pre- 
vias qup  se  dice  debe  tpmar  el  (iobiorno,  porque  ellas  se  han  sentado 
uniformemente  p()r  el  sefior  Ministro  y  la  C  )misión  de  Hacienda;  no  es 
dpi  resolte  de  la  Honqrablo  Asamblea,  que  es  al)Solutamente  de  la 
atribución  del  Ejecutivo.  En  esto  concepto  el  Diputado  que  habla  está 
CQnformPPon  el  artículo,  auníiue  no  en  que  se  le  dé  el  carácter  de  Ley, 
pues  paríi  bn,cprlo  era  preciso  fuese  pei'manento  y  osla  disposición  os 
proyisqna  bastu  qup  se  expídala  Ley  sobre  moneda. 

pspcrp  se  considero  esta  inílicación  por  los  senoj'os  de  la  Comisión 
de  Hacienda  y  conformándose,  que  se  reforme  el  título  del  proyec^to. 

J£l  ^pñor  Aíínistro  —  Señores :  O  es  preciso  que  la  Asamblea  sancio- 


-  -  188  — 

lU'  la  niiinita  prcscniaíla  popí'l  (ioiiierno,  ó  que  ella  dé  la  Ley  de 
monrMJa.  Lns  Rí^prosíMitaiitcs,  jior  (lí'Uiasiado  ciivnn.sp^iMMóii  no  .so 
atreven  á  resolver  ¿  y  (jik'  ha«"ei*  en  ía!e<  <:ireunsíaneiasf  }.  No  es  me- 
jor íjiie  presten  sus  resolueione.s  de-^pur's  de  (.'ste  ensayo  ? 

El  MinistíM'io  ert'e  que  es  difícil  (jue  se  en<nientre  un  Ejeeutivo  que 
eehándo^e  soljre  sí  una  responsabilidad  quí*  no  le  toca,  quiera  alar- 
?i)ar  la  oi)inión  piiljliea  eon  un  ensayo  iruyos  ivsuliados  ])udiei'an  per- 
judicarlo. Lo  que  hay  d(í  eiíM'to  es  qu(M\s  irnj)osil)I(»  niareliar  como 
hasta  aquí:  que  es  pi*eciso  tener  pnvsíMití»  id  estado  en  que  el  país 
se  halla,  y  que  por  consetHieneia,  ó  se  le  da  al  (iol)i;*rno  la  autoriza- 
ción que  pide,  ó  él  se  quita  la  responsa])ilidad  (pie  tien(\ 

El  señor  Gadea^  dijo  :  -  -  Kl  Ministei-io,  siMlores,  ai^alja  d(»  proponer 
como  en  disvuntiva  la  necesidad  de  autorizar  al  (lohierno  como  lo 
l>ide,  ó  de  crear  Ley  de  moneda.  Juzgo  muy  e(iuivocado  al  señor 
Ministi'o  cuando  quiíMT»  reducii' á  disyuntiva  el  asunto  de  moneda.  El 
('uerp  )  podría  declarar  precei)tivament(»  que  s(*  recii)iese  en  las  ofi- 
cinas de  recauda<dón  solo  id  papel.  Ivsto  no  es  ningún  ramo  déla  dis- 
yuntiva. Podi'ía  dispon(M\  señores,  el  Cuerpo,  que  se  reinbiese  en  estas 
oficinas  solo  cobr(»;  este  tampocíM's  miembro  d(^  la  disyuntiva  del 
señor  Ministro.  Podría  también  deliberar  el  ('uerpo  se  adoptase  ox- 
clusivamentí^  por  moneda  corriente  en  sis  olicinas  la  plata  ú  oro. 
Esto  menos  (\s  parte  alguna  de  la  disyuntiva;  luego  no  puede  de- 
cirse que  de  necesidad  debe  la  Asamblea  ó  legislar  sobre  la  mo- 
neda del  Estado,  s-i  cuño,  división  v  subdivisión,  ó  autoi'izar  al  Go- 
bierno  para  (lue  A  su  antojo  reciba  la  que  guste  en  la  forma  (pie  le 
j)ai'ez(\a  más  conveniente,  pues  c^omo  he  dicho,  puede  muy  bien  de- 
clararlo que  no  sea  ni  uno  ni  otro  de  lo  que  la  disyuntiva  propuesta 
abraza. 

El  scíior  A/m/>7/'o -- El  ([ue  habla  si(Mite  no  haber  podido  recoger 
de  todas  las  observaciones  (pie  ha  hecho  el  señor  Diputado  preopi- 
nante, una  oi)inión  fija,  i)ara  ha(^er  sobre  ella  algunas  explicacio- 
nes que  relativauKMite  á  moneda  siempre  son  imi)rud(Mites.  VA  Minis- 
terio ha  dicho  y  repite,  (|ue  os  preciso  que  la  Sala  ó  expida  la  Ley 
d(*  moneda  ó  (pie  se  de  al  (lobierno  la  autorización  que  i)ide,  par- 
tiendo del  principio  que  no  está  en  la  atribución  de  nadie  dar  valor 
á  la  moneda  euando  ella  no  tiene  (M^ulito.  lia  dicho  que  solamente 
va  á  hacer  un  ensayo,  y  últimamente  (pie  las  circunstancias  del  país 
son  extraordinarias.  Que  (d  Gobiern(\  entregándose  d(^  blanco  á  la 
()])inión  pública,  cree  prestar  el  m(^jor  servicio.  Y  concluyó,  que  no 
habiéndose  aducido  razones  que  hagan  variar  al  Ministerio  en  su  opi- 


—  189  — 

nión,  cree  ({uc  la  Asamblea  no  aventurará  nada  en  adherirse  á  la 
autorización  que  se  necesita. 

El  señor  Darrciro  ( don  Miguel )  —  Los  conceptos  vagos  en  que  se 
expresa  el  Ministerio,  nada  lian  aclarado  de  lo  (jue  se  desea  saber,  y 
más  parecen  destinados  á  imponer  á  la  Asamblea.  Esto  sea  dicho  sin 
intención  de  agraviar  la  persona  del  señor  Ministro,  porque  es  la  tác- 
tica común  de  los  ministerios  en  sus  pretensiones  fuera  del  orden. 
Por  lo  mismo  que  no  se  pretende  hacer  más  que  ensayos,  y  que 
la  Asamblea  ignora  cuáles  ellos  sean  y  que  poi*  otra  parte  se  exija 
de  ella  nada  menos  que  una  autorización  amplia  para  recibir  las  mo- 
nedas corrientes  en  las  oficinas  de  recaudación,  en  la  forma  (jue 
estime  conveniente,  y  que  queden  derogadas  las  leyes  existentes  sobre 
moneda;  por  eso,  repito,  el  que  la  Asamblea  no  puede  dejar  de  mh'ar 
con  una  circunspección  muy  particular  pretensión  tan  avanzada.  ¡  En- 
sayos! Y  si  produce  el  primero  mal  resultado  ¿cuáles  serán  los  per- 
juicios variándolos  en  cuarenta  días  ?  Es  verdad,  pueden  no  ser  ma- 
los, puede  no  haberla  necesidad  de  repetirlos;  pero  ¿si  la  hubiese? 
Y  sobre  todo  ¿cómo  entrar  á  calcular  su  bondad  ó  malicia  cuando  la 
Asamblea  ignora  (|ue  es  lo  que  se  va  á  hacer  ?  Se[)amos  claramente 
a  dónde  tiende  el  objeto  del  Ministerio;  y  si  él  va  á  tientas  como 
lo  manifiesta,  no  nos  expongamos  á  perjuicios  incalculables  sobre 
un  fundamento  incierto.  ¡  Con  cosas  vagas  é  indeterminadas  quere- 
mos arrancar  tamaña  autorización !  No  encuentro  voz  suficiente  para 
expresar  lo  escandaloso  de  tal  preleiisión. 

Yo  ruego  á  la  Asaml)léa  se  fije  en  todas  las  consecuencias  posibles, 
y-  si  pueden  parecer  abultadas,  no  olvidemos  que  es  imposible  dejar 
de  entrar  en  todas  las  p()sil)ilidades  de  esa  clase,  puesto  que  ignora- 
mos absolutamente  cuál  es  el  medio  que  se  propone  el  Gobierno.  Yo 
quisiera  nos  dijfíse  el  Ministro  detalladamente,  cuáles  son  los  incon- 
venientes que  tiene  el  Oobierno  para  expedirse  con  la  moneda  tal  y 
cual  está,  hasta  que  la  Asamblea  se  pronuncie  lijándola.  ¿Cuáles 
más;  que  la 'Asamblea  para  fijarla,  suponiendo  que  existan  emba- 
razos, deje  pasar  algún  tiempo  más,  ó  que  diga  no  hay  moneda?  Haya 
en  horabuena  cuantos  inconvenientes  se  quiera,  siempre  serán  mu- 
cho menores  (jue  continúe  la  moneda  corriente,  no  contándose  en  esa 
clase  de  moneda  papel,  ([ue  habiendo  cesado  de  hecho  sólo  tiene  lugai* 
en  transacciones  particulares  al  arbiti'io  de  los  interesados. 

El  seíior  Minbíi'o  —  Puede  protestar  el  que  habla  que  él  no  ha  que- 
rido envolverse  en  esas  ideas  vagas  ([ue  se  dicen  de  tácticas  en  los 
ministerios.  El  es  h*anco  porque  está  encargado  de  los  intereses  pú- 


—  IW)  — 

])Iiros.  P(M*(),  scñorcv^,  la  historia  parece  que  so  olvida:  las  ph)mosas 
del  Banco  de  liiienos  Aire^  (h  la  única  moneda  que  líígahnente  circula 
(MI  el  país,  y  mienti'us  qu(Ha  Ley  esté  vigente  no  puede  adoptar  Otra, 
¿('ómo  se  (luifM'í»,  pues,  suponer  que  el  Ministeiio  quiere  envolverse 
(MI  esas  ideas  vagas  ?  El  Goljierno  no  ha  podido  decidirse  hasta  ahofa 
por  sus  luces  ni  cons(»jos,  y  crve  (pie  con  el  temperamento  que  pro- 
pone, s(»  obtenihVui  luces  suíUnentes  para  tomar  medidas  de  (Conve- 
niencia ('^  inlíMvs  [)riblic(),  para  establecer  una  moneda  que  destierro 
las  exlrangeras. 

El  scflor  Barrciro  (don  Miguel) —  Inllnitamentc  c^on  más  (M*éditÓ 
covvc  esa  moíieda  portuguesa  que  la  papel.  Niego  que  esta  sea  s(jlo  la 
h^galmente  introducida.  Del  inismo  modo  lo  ha  sido  la  una  que  la 
otra;  y  con  r(\speci()  á  su  valor  y  cnHUto  real,  lejos  de  haber  sido  la 
papel  la  iinica  njconocida  y  admitida  por  el  (Tobierno,  siempre  se  ai^o- 
gi(')  con  preferencia  y  trasporte  la  metálica.  El  señor  Ministro  bien 
sabe  (lUe  al  expn^sarse  de  otro  modo,  habla  (*onira  la  opinión  pribíi- 
ca;  y  ya  (|ue  nos  dice  :  extrafiatnos,  olvidehios  ó  no  sepamos  la  histu- 
i'ia  de  sil  iiitroducci(jn  á  la  Provincia,  tod(3s  le  contestarán  que  el  tal 
papel  fu(i  introducido  á  la  fuerza,  que  produjo  i)erjui(dos  reales,  que 
sü  introduc(!i(')n  no  (Uivolvi(')  la  prohibici(')n  del  metálico  circulante,  y 
(lUe  ent(')nces  y  ahora,  t()dosy  cada  uno  délos  miembros  de  la  Asam- 
bh'^a,  el  (iobierno,  el  señor  Ministro  y  lodos  en  v\  país,  aceptarían  con 
gusto  el  patacíMi  brasilero  por  ti*es  pesos  en  papel.  Últimamente  el 
obj(.'to  prin(Mi)al  cada  vc^z  se  nos  presenta  más  oscuro;  nada,  nada, 
nada  nos  ha  declarado  el  señor  Ministro;  no  habiendo  contestado  á 
obj(»ci(')n  alguna  de  cuantas  se  le  han  hecho,  y  queda  en  su  vigor 
la  repugnancia  que  debe  tenerse  en  admitir  su  pretensión.  Todo  lo 
que  puede  hacerse  si  hay  tanta  urg(Micia  como  se  pondera  es  ipie 
l)r(*fei'entemente  á  otros  ol)jetos,  tratemos  d(»  est(\ 

(^uer(M' forzarnos  á  la  disyuntiva  pi'opuesta  por  el  síMlor  Ministro, 
dií  dai*  la  autorización  ó  dar  al  Estado  moneda  fijando  la  Ley,  es  de- 
cir (lue  no  hay  otro  nKHlio  y  obliganKJs  á  precii)itar  resoluciones  que 
deben  partir  de  un  examen  delicado.  Resolver  algo  en  el  enttetanto 
para  salir  déla  qu«i  nos  disgusta,  eso  podrá  ser;  pero  (Mvar  ya  una 
moneda,  eso  es  ridículo. 

El  señor  Aíinl'^(/v-~K^  ])vcrAsi)  ten(M*  pi*(^sente  que  el  (lol)ierno  del 
])aís,  á  (^xcei)ción  de  Montevideo,  la  ünica  nioiKMla  (píe  recono(*e  y 
rnuabí»  o^Vx  de  Huenos  Aiuvs,  y  (]U(»  por  su  valol'  esci-ito  ha  cul)ierto 
sus  (Miipeños  desd(»  el  princii)io  de  la  gu(»ri*a.  Creo  i[\\o  (»stí\s  o))ser- 
vaciones  bastarán  para  (pie  no  se  diga  que  nada,  nada  s(^  lia  dicho. 


—  191  — 

El  señor  fíarreiro  (don  Miguel )  —  Tomo  la  palabiíi  para  decir  (jiie 
iicida,  nada,  nada  ha  conleslado  el  señor  Ministro.  Y  con  respecto  á 
insistir  en  que  el  (iol.)i(írno  no  ha  reconocido  m«ás  moneda  que  la  papel, 
digo  que  es  un.  absurdo :  1<^  porque  no  es  así,  que  ha  reconocido  y  i*eco- 
noce  todas  las  (pie  circulan,  y  ({ue  todas,  menos  precisa  y  nominada- 
mente  \i\  papel,  son  las  admitidas  como  i)or  signo,  por  todos  los 
habitantes  del  Kstado;  2*^  ponjue  si  hay  algo  en  favor  del  papel  en 
razón  de  los  pagos  que  con  ella  indebidamenle  hace  el  (Tobierno,  eso 
sólo  podrá  á  lo  sumo  probar  la  necesidad  de  una  forma,  que  es  la 
declaración  para  que  cese  de  hacerlo,  visto  í|ue  su  valor  real  no  co- 
rresponde ni  remotamente  al  nominal  (jue  tiene.  Y  i)or  último,  si  hay 
alguna  que  designe  á  esta  con  cixclusión  de  tillas,  como  lo  aíii-ma 
el  señor  Ministro:  <iue  la  muesti-e. 

—  Cuarto  intermedio. 

—  Vueltos  á  sala: 

El  señO!'  Gf-idcd  —  Convengo  que  la  fínica  moneda  h'gal  sea  el  pa- 
pel como  el  Ministerio  ha  expuesto;  más  sancionado  el  artículo 
segundo  ninguna  legal  hay,  y  en  este  caso  quizá  el  (lobierno  no  i'cci- 
biese  tal  papel  moneda  por  sn  valor  en  el  mercado,  y  este  sci'ía  un 
mal  peor.  A  más  de  esto  ¿qu(>  vale  qu(í  el  papel  sea  moneda  legal,  si 
nadie  le  recibe  pr  su  valor  esci'ití)  ?  Sise  i*esisíe  esta  moneda  por 
el  comercio  ¿  ipié  sacamos  con  que  sea  legal  ?  Acaso  el  (lobierno  la 
reciba.  Si  lo  hace  por  su  valor  nominal  es  un  mal  también;  luego  en 
la  hicertidumbnMle  ignorarsíM[ué  hará  el  (robierno  con  hi  autoriza- 
ción qu(»  pide,  no  puede  dársele. 

£í  cS(?/7o/^^///¿/s^/'(>  —  Obsei'vo,  señores,  (pie  la  cuestiíjn  ha  llegado  á 
extraviarse»,  por  (puí  ella  no  tiende  á  hacer  la  apología  dc^  las  mo- 
nedas. Kl  MinistíM'io  ha  sentado  por  i)rincii)io  que  el  (iobierilo  ha 
recibido  el  pai)el  y  pagado  con  (d  sus  (!omi)roinisos  y  muy  particular- 
mente á  sus  emph.Nidos.  Ahora  bien:  (d  (Tobierno  se  encU(.nitra  en 
este  (embarazo,  de  dond(»  se  siuue  un  i)erjuicio  de  trasc(*ndencia,  por- 
(puí  en  una  parte  se  recibe^  y  paga  con  él,  y  en  otra  se  recibe  y  pa- 
guen metfdico.  l^ira  salir  d(»  (d  y  ix^gularizar  la  re(*audación  de  las 
rentas,  solicita  la  autorización,  que  ni  reprueba  ni  admite  siiij  aípie- 
llas  que  tengan  un  curso  corriente  en  (d  m(M*cado.  (^ue  (piiiín*  di.M-ir 
cst(^,  por  ejemplo:  supongíimos  (pie  recibe  el  cobre  perdiendo  un 
treinta  ó  un  quinecí  i>or  ciento  (*oino  en  el  Brasil,  pagará  del  mismo 
mod(^;  ([ue  recibe  el  pai)el  por  (d  valor  de  tri.vs  reales,  lo  (entregará  con 
arreglo  á  lo  (pie  lo  ha  tomado. 


—  litó  — 

Repito,  purs,  (  contiiuk) )  (lue  será  siempre  fuera  de  la  cuestión  ha- 
cer panegíricus  sobre  cuahiuiera  de  las  monedas. 

Ll  se  ño  i' Al  caí 'c:  —  Yo  no  puedo  decir  mucho  sobre  esta  materia, 
porque  no  tengo  los  suficientes  datos  ni  tarilidad  para  consultarla.  El 
conocimiento  que  IcMigo  de  la  medida  previa  que  quiere  tomar  el  Gobier- 
no m(í  ha  convencido  de  su  utilidad,  y  estoy  persuadido  (pie  si  lo  tuvie- 
ran todos  los  señores  Diputados  pensarían  del  mismo  modo.  Ultima- 
mente  ó  es  preciso  renunciar  las  ventajas  de  la  medida  piuHia  ó  dar  re- 
glas al  (ioJjierno. 

El  señor  l}aii'ciro{(\o\\^\\g\K)\)  —  Cualquiera  que  sea  el  punto  de 
vista  en  que  el  señor  Diputado  ponga  el  asunto,  siempre  (pieda  de  ma- 
nifiesto (d  ultraje  que  se  ha(*o  ala  Asaml)léa,  exigiéndole  una  resolu- 
ción sobre  un  secreto  (jue  ignora.  Si  el  señor  Diputado  lo  posee  y  ha 
logrado  tranquilizar  su  conciencia,  siempre  sei'á  cierto  (pie  solo  al  sa- 
berlo lia  podido  trauípiilizarla.  En  ese  caso  (istamos  todos  y  subsisto 
en  pi(!íel  insulto  á  la  Asami)l(ja  en  d  atrevimiento  de  tal  proposición. 
^.  Es  al  Gobierno  el  dictarnos  la  orden  ó  tomar  la  de  nosotros?  ¿Un 
Cuerpo  creado  y  reunido  para  deliberar,  para  hacei'se  cargo  de  asuntos 
graves,  para  meditarlos,  combinarlos,  pesarlos,  discutirlos  y  resol- 
verlos, decidir  sol)i*e  asunto  tan  importante,  por  la  luz  de  un  secreto  (pie 
ignoi'a  y  con  pleno  conocimiento  de  (jue  es  secreto  y  lo  ignora  ¿  puedo 
presentarse  mayor  monstruosidad  ni  cosa  mas  estra vagante'?  Señores: 
¿  qu(i  es  servilidad ?  ¿Hay  una  más  humillante  í  Y  se  dirá  (pie  se  soli- 
cita, no  se  nos  manda  ;  pero,  bajo  el  atractiva  de  la  utilidad  pública 
pretíMide  arrastrársenos  á  cií^gas  como  lo  baria  el  Poder  Ej(^cutivo  ("on 
un  soldado.  Es  una  escdavitud  muy  imi)ropiadel  carácter  de  la  Asam- 
blea, y  no  nos  es  dado  en  asunto  alguno  sep¿xrarnos  de  la  discusión 
clara  sobre  cosa  dada,  sin  incurrir  en  tal  baj(V.a.  Por  lo  que  ha  dicdio 
ol  señor  Ministro  se  daría  por  muy  bien  servido  que  se  tomase  desde 
ahora  con  preferencia  en  consideración,  no  su  pretensión  sino  el  ob- 
jeto que  la  motiva. 

Digo  con  preferencia,  porque  no  aparecen  tan  urgentes  los  casos  ni 
tan  caracterizados  de  difíciles,  (pie  no  haya  podido  expedirse  el  Gol)ier- 
no  con  la  moneda  en  circulación  cxm\o  lo  ha  hecho  hasta  el  día.  El  dis- 
gusto íiue  se  siente  es  sobre  el  empeño  del  Gobierno  en  (pierer  precisa- 
mente pagar  scrvici(js  reales  con  una  moneda  de  valor  (luiínérico,  que 
designando  un  peso  sólo  contiene  real  y  medio. 

El  i)erjuicio  que  han  recibido  consiguientemente  los  polares  empleados 
á  (piienes  se  les  han  (piitado  casi  siete  octavas  i)art(is  de  sus  haberes 
mensuales,  cesa  [)agáiidoles,  como  puede  evidentemenlc,  í\   in<Malico, 


—  15)3  — 

Por  lo  que  ho  oido  explanar  al  señor  Ministro,  entro  en  mayores  temo- 
res, y  no  creo  haya  quien  no  los  tenga,  conociéndose  en  el  caso  de  deci- 
dir sin  la  menor  luz  sobre  un  asunto,  que  cada  vez  muestra  más  ser 
delicadísimo.  Y  si  entre  los  señores  Diputados  hay  quien  dé  su  asen- 
timiento será  por  una  deferencia  urbana;  pero  por  lo  demás  es  ridículo 
un  asentimiento  que  recae  sobre  cosa  que  no  se  conoce  y  que  se  exige 
por  condición  precisa,  que  no  se  pida  su  conocimiento  ó  averigua- 
ción. Por  lo  mismo  me  parece  que  lo  más  sencillo  es  que  el  Gobier- 
no marche  como  hasta  aquí,  con  la  diferencia  de  que  el  papel  que  corre 
por  real  y  medio,  se  pague  en  el  mismo  sentido  y  se  reciba  así ;  no 
siendo  en  manera  alguna  decente  y  justo  que  sea  de  otro  modo.  Si 
en  realidad  no  es  este  el  in(*.onveniente  (  por*que  se  nos  obliga  á  estar 
adivinándolo)  sería  más  acertado  que  el  Gobierno  dijera,  tal  es  el  ex- 
pediente que  se  me  ha  ocurrido,  como  ci*eo  es  un  deber  suyo  hacerlo, 
por  lo  mismo  que  lo  cree  de  utilidad  pública,  y  entonces  vería  la 
Asamblea  si  era  indudablemente  capaz  de  producir  los  buenos  resul- 
tados que  se  propone  el  Gobierno.  Esto  presentaría  las  luces  que  re- 
querimos sobre  el  particular  y  nos  pondría  en  aptitud  de  pronunciar, 
con  la  dignidad  que  corresponde  al  carácter  de  la  Asamblea,  á  los  debe- 
ros que  ha  contraído  y  á  lo  (|ue  esperan  los  pueblos  que  han  deposita- 
do en  ella  su  confianza. 

Se  dice  que  no  hay  lugar  para  una  consulta,  y  esto  es  muy  singular 
á  pocas  horas  de  distancia  de  Montevideo  y  con  toda  la  facilidad  de 
traer  los  libros  necesarios. 

El  serlo/'  Alearas  —  Si  era  men(»sler  una  biblioteca. 

El  señor  Barreiro  contestó :  —  Lo  mismo  podríamos  decir  en  todos  y 
cada  uno  de  los  asuntos  que  ocurren,  y  si  eso  es  de  valor  y  un  obstáculo 
indispensable,  nada  podríamos  vesolver.  ¿  Qué  hacemos  aquí  ?  ¿  Para 
qué  estamos '(? 

El  señor  Gadea  —  Sería  preciso,  señores,  según  el  modo  con  que  el 
señor  Ministro  se  expresa,  nos  dijese  cómo  arreglaría  la  contabilidad 
en  el  caso  que  ha  propuesto;  cómo  toma  cuentas,  cómo  sabrá  el  valor 
corriente  del  i)apel  moneda,  ó  sí  áeste  Cuerpo  al  revisar  estas  cuentas 
parii  su  aprobación,  le  será  necesario  averiguar  qué  valor  tuvo  el  pa- 
pel el  día  primero  del  mes,  y  después  suc(\^ivamente ;  pues  este  valor 
en  el  mercado  se  alterará  diariamente. 

Esta  medida  trae  mayores  inconvenientes;  incalculables  confusiones, 
observaré.  Hoy  puede  el  Gobierno  reiMljír  en  sus  oficinas  el  peso  d(í 
papel  por  dos  reales,  mañana  último  de  mes  bajaá  un  real  ¿porqué 

13* 


—  IM  - 

precio  lo  clarú  al  empleado  ?  Si  por  ol  quo  lo  recibió  le  perjudica,  y  sí 
por  í*l  que  chorre  so  pc^rjudica  cK  Vico-vcírsa  ;  Recibo  (;1  Estado  b^^y  el 
papel  ádos  reales,  A  últimos  del  mes  so  halla  á  ouatro.  ¿Por  qué  pie- 
cío  lo  entrega  alsold.ado?  Si  por  (*.uatro  (|uo  corj'o,  hace  uu  conicrcio 
detestable,  indigno  del  carácter  de  un  Gobierno  libre;  y  si  por  dos  me- 
jora al  empleado,  ó  puode  mejor  decirso  (lue  el  oílcial  quien  corre  con 
e|  expendio,  puede  en  este  caso  venderlo  por  los  cuatro  y  pagar  al  em- 
pleado á  dinero  como  n  dos. 

Estos,  señores,  son  males  cpie  deben  pesar  sobre  la  consideración 
de  los  individuos  do  la  Representación.  Males  que  bien  calendados  no 
tienen  paragon  con  los  que  so  seguirían  de  si  el  Cuerpo,  por  ahora  pre- 
ceptúase al  Gobierno  que  recibiese  solo  oro  y  plata,  y  para  facilitar  el 
cambio  el  cobre  en  cantidad  determinada  en  las  oíiíinas  de  recaudación. 

/í/  señor  A//n¿s^ro- -Después  do  oír  el  expediente  sencillo  que  pi'o- 
pone  el  señor  Diputado  preopinante  nada  hay  quo  díicir,  poro  os 
que  no  hay  mus  (jue  cobro  y  papel. 

Ll  seriar  Qadea  —  No  sé  á  qué  atrdíuir  ol  empeño  del  Ministerio 
en  sostener  estas  dos  clases  do  moneda. 

¿7  ^xvlQr  i\i//í/*rs7/Y)  — El  Ministerio  creía  haber  explanado  suíicion- 
tomente  todos  los  inconveni(Mit<^s  conque  troi)(v.aba,  explicando  que 
recibe  ol  pa[)ol  y  paga  con  ól,  do  lo  ((uo  resulta  un  grande  [)orjui- 
cio  á  los  individuos  <jue  prestan  servicios  al  estado.  Para  salir  de 
estos  apuros,  os  que  ol  Gobierno  (juiore  la  autorización.  Ha  dicho 
que  las  únicas  monedas  circulantes  son,  en  Montevideo  ol  cobre  y 
en  la  campana  ol  papel.  Ha  expresado  también  (jue  una  do  las  me- 
didas quo  podría  adoj)tarso,  soríii  ríM-il)ir  las  monedas  según  el  (*ur- 
so  corriente  de  hi  \)Vmi\  y  pogai*  en  ol  mismo  sentido.  La  única 
objtíción  que  so  ha  puesto  os  la  dificultad  (ui  la  rontabilidad,  poro  es- 
to trabajo  recae  solamente  sí)bi'o  ol  Gol)iorno.  La  medida  pn^via  do 
que  se  hable,  so  ha  manifestado  á  la  Comisión  d(í  Hacienda,  sólo 
para  obtener  sus  luces  y  nada  más;  y  proporcionará  sin  duda  al- 
guna los  conocimientos  necesarios  á  íin  de  oxp(»,dirso  con  más  acier- 
to en  este  importante^  negocio. 

Kl  señor  Barreiro  (don  Miguel)  -  Los  inconvonií^ilos  que  ob- 
jeta el  señor  Ministro  pueden  servir  do  materia  á  discusioníís  quo 
puede  tenor  la  Sala  sucosivamíínte,  con  profercMii-ia  si  so  cree  pre- 
ciso á  cualqiúer  olroi)unto.  Por  lo  que  rospcu-la  á  (|ue  vn  Monto- 
video  y  la  camjíaña,  no  sc^a  de  la  misma  caliclad  la  monoíla  que  se 
recnuda  y  que  do  ello  nazca  ol  perjuicio  de  í[\\í^  se  quejan  los  em- 
pleados por  pagárselos  en  papel,  la  ilación  no  es  exacta. 


—  ia5  — 

¿  Por  rjuó  ol  G(jl)iorno  no  ha^'o  uso  también  en  favor  ele  olios  cjel 
rnotáliro  quo  recibo?  ¿.Son  n]u<-bo  niás  los  individuos  con  que  ba 
Hunioníado  la  lista  de  enipleados  de.spué*  que  Montevideo  es  par- 
to del  listado? 

Cualquiera  que  .sea  el  auniento  no  es  proponnonal  ni  con  mucbo 
al  pr(Klucido  en  sus  recursos  nielálicos  por  la  adquisjeión  de  aque- 
lla tesorería.  Por  lo  mismo,  si  no  los  paga  en  metálico  será  por 
capricho,  poríiue  no  quiere;  y  esteno  querer  es  arbitrario  no  adu- 
ciéndose por  el  señor  Ministro  cosa  alguna  <iuo  muestre  sor  por  fal- 
ta de  posibilidad,  j  Hay  para  los  (empleados  de  Montevideo  y  no  pai*a 
los  de  campaña!  Nada  puede  presentarse  más  monstruoso.  Los  em- 
pleados en  aquella  plaza  ni  abs(^rven  las  recí\ud(\cionos  de  su  Cf\ja, 
ni  los  sueldos  de  la  campana  están  precisamente  vinculados  á  las 
colecturías  de  afuera. 

Déjese  el  señor  Ministro  de  presentarnos  esa  diferencia  como  causa 
de  la  que  se  ba  seguido  en  los  abonos;  ni  menos  para  la  opei-a- 
cinn  sencilla  de  liacerla  cesar  pretenda  arrancar  de  la  Asamblea 
una  auí(»rizacinn  que  la  degrada,  á  pretexto  de  asegurarla  resulta- 
dos ventajosos.  Sepamos  al  menos  cuáles  son  esos  resultados.  Cuán- 
do sepamos  los  medios,  estaremos  en  el  caso  de  calcularlos  con  la 
eserui)ulosidad  propia  de  nuestro  deber  y  del  empeño  sagrado  que 
personalmente  bemos  contraiclo.  Aquí  estamos  para  delilíerar  pre- 
cisamente so¡)re  asuntos  dí^  esta  (Mase.  Sea  esto  el  objeto  de  nues- 
tras disxTusiones  diarias.  Si  el  asunto  es  importante  contraigámonos 
con  el  esmero  que  e^ije  ;  pero  tíinganios  presente  ((uo  (\s  peculiar 
sólo  á  nosotros.  En  todo  cuanto  ba  dicbo  el  Ministerio,  nada  bay 
í|Ue  motive  justamente  su  al)ultada  solicitud. 

El  medio  y  los  Unes  son  igualmente  ocultos  á  esta  Asamblea,  y 
es  contra  nuestro  bon<>r  adoplfu'  una  resolución  sin  rcíjuisitos  tan 
esenciales.  Si  en  la  Comisión  de  Hacienda  no  bay  quién  los  ignore, 
no  es  lo  mismo  relativamente  al  resto  de  la  Asamblea,  y  estoy 
seguro  de  que  si  bay  quien  se  adinera  á  la  absurda  pretensión  del 
Ministerio,  será  por  condescendencia,  por  urbanidad,  por  compro- 
miso; en  fin  per  todo  menos  por  convencimiento.  Este,  por  su  na- 
tureleza  y  circunstancias,  no  es  de  a(|uellos  asuntos  que  debemos 
decidií'  con  pararnos  y  sentai'nos.  Yo  desafio  á  que  se  discuta  punto 
por  punto  bajo  los  datos  explanados  por  el  señor  Ministro  y  me  obligo 
á  sostener  solo  la  discusión;  no  por  confianza  particular  en  mjs 
pequeñas  luces,  sino  por  la  que  me  da  la  fuerza  natural  que  trao 
en  si  misma  la  justicia  de  la  oposición. 


-  im  — 

El  señor  Alinisíro  —  Dejaré  á  un  lado  lo  que  (iene  relación  á  que  los 
señores  Representantes  por  (lefei'encia,  ó  por  relaciones  particulares, 
sancionen  el  asunto  en  cuestión,  pu('ís  que  nadie  puede  i)ersuadirsc  que 
los  señores  Diputados  no  reglen  sus  deliberaciones  solo  por  los  senti- 
mientos de  su  conciencia.  No  es  exacto  lo  (|ue  se  ha  dicho  sobre  los  pa- 
gos en  moneda ;  lo  que  se  dice,  es  que  hay  una  Ley  cpie  ordena  se  hagan 
en  papel  y  el  Gobierno  no  puede  separarse  de  ella  mientras  que  no  so 
abrogue.  Esto  se  ha  repetido  varias  veces  y  no  se  repetirá  más. 

El  señor  Barreiro  ( don  Miguel )  —  El  conocimiento  que  tiene  el  señor 
iMinistro  es  el  mismo  que  tenía  cuando  se  sentaba  entre  nosotros,  y  en- 
tonces dijo  y  sostuvo,  que  el  popel  moneda  así  como  el  sellado,  había 
cesado  de  hecho.  Yo  no  sé  que  haya  posteriormente  adelantado  con  esto, 
ni  para  haber  mudado  su  modo  de  opinar.  Lo  dicho  con  respecto  á  los 
pagos  ha  arrancado  exactamente  de  asertos  vertidos  por  el  señor  Mi- 
nistro, porque  en  todo  no  se  ha  hecho  más  que  contestarle.  Sería  muy 
del  caso  traer  la  Ley  que  ordeno  se  hagan  en  papel;  pero  habiendo  tam- 
bién la  que  obligaba  á  adniitii*Io  en  el  comercio  por  su  valor  nominal,  y 
habiendo  esta  cesado  de  hecho,  aun((ue  la  otra  no  hubiese  arrancado  de 
una  circunstancia  i)articular,  cual  era  la  falta  total  de  metálico,  ha  de- 
l)id(3  cesar  lo  mismo.  Contra  todos  los*;  hechos  incontrastables  son  que 
actualmente  hay  metálico,  (jue  el  papel  cesó  y  debió  cesar  de  hecho  des- 
de que  esta  Provincia  so  desprendió  volviendo  á  quedaí'  sola;  y  (pie, 
sobre  todo,  cualquiera  que  sea  el  carácter  que  quiera  dársele,  de  nin- 
gún modo  ha  excluido  en  tiempo  ni  periodo  alguno  la  metálica.  Todo 
lo  contrario.  Por  lo  demás,  si  ({uiere  sostenerse  como  existente,  lo  más 
(|ue  puede  pnMenderse  es  que  la  Asanibléa  declai'e  su  no  existencia, 
poríjue  de  hecho  es  así ;  (lue  continúe  sirviendo  en  las  transacciones 
pju'ticulares,  ó  que  se  reciba  ó  d(''  en  abono  por  el  real  y  medio  ó  por 
el  valor  que  actualmente  tenga  de  hecho,  ó  cual([uiera  otra  resolución 
análoga,  reconocido  como  lo  esto  que  no  es  tan  difícil  darla,  visto  su 
notoi'io  desci'édito. 

En  este  estado,  el  señor  Presidente  propuso  si  estaba  el  punto  su- 
ficientemente discutido  ó  no,  y 

El  señor  Zudañez^^(\\]o\  —  Me  parece  (pie  por  las  razones  que  so 
han  aducido  deja  la  materia,  bastante  indecisa  y  por  eso  creo,  (pie  el 
punto  no  está  suficientemente  discutido,  y  como  la  hora  ya  es  avan- 
zada, propongo  que  se  suspenda  la  sesión  para  tratar  este  asunto 
en  la  inmediata,  en  la  que,  con  lo  (pie  se  ha  dicho  y  aún  se  puedo 
decir,  tíMKhvinos  mayores  esclai*e(úmientos  y  podivmos  ai-ribaí'  á  una 
iTsolución  acertada. 


1 


—  lí)7  -  ' 

Fiir.  apoyada  esta  indicación  por  más  de  cinco  sonoros,  y  de- 
cidió el  señor  Presidente  suspender  la  sesión  liasta  el  día  siguiente 
(i  la  misma  horade  las  siete  de  la  tarde,  y  se  retiraron  los  señores 
ú  las  doce  menos  cuailo  de  la  noche. 

Hay  una  rúbrica 

Ber/rj. 


En  la  villa  de  Canel()n(\<,  á  3  de  F(»l)rero  de  mil  cxiiocientos  vían- 
te nueve;  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores  Illanco--  Pre- 
sidente; Blanco  (don  Juan  Benito),  Kllauri,  Masini,  Alvaro/,  Berro, 
Barreiro  (don  Miguel),  L(*desma,  Cavia,  Payan,  Eche\erriar/a,  Zu- 
billaga,  Suare/,  Luz,  Zufriátegui,  Cosja,  Zudañez,  Nuñcv.,  r'ernandez, 
Barreiro  (don  Manuel)  y  Haedo;  con  aviso  de  no  poder  asistii*  los 
señores  Osorio,  Chucarro,  Masculino,  Lapido,  Sayago,  Gadea  y  Ti*á- 
pani;  con  licencia  los  señores  Pereira  (don  Gabriel),  Ramírez,  Pago- 
la,  Gai'cía  y  Guerra ;  sin  ella  ni  aviso  los  señores  Laguna  y  Lamas. 

Leida,  aprobada  y  Armada  la  acta,  anterior,  se  dio  cuenta  d(»  los 
asuntos  que  habían  entrado,  por  el  orden  siguiente: 

De  unív  comunicación  del  señor  Representante  don  Jos(!'  Ignacio 
Osorio,  fecha  veintiocho  del  mes  (jue  ha  con<duido,  en  la  que  dice  á 
Vuestra  Ilonoi-abilidad  .que  d(»spu(''s  de  haber  dado  aviso  al  señor 
Presidente  de  no  poder  concurrii*  por  enfermedad  que  le  había  ata- 
cado y  manifestádole  sus  deseos  de  concurrii'  tan  luego  como  mejo- 
rase, se  ha  convencido  que  su  mal  se  aumenta,  que  debe  atender  A 
su  curación  radical,  cuyos  auxilios  debe  procurar  en  Montevideo.  Por 
tanto,  y  en  consideración  á  las  razones  expuestas,  espera  le  sea  acep- 
tada la  renuncia,  que  fomialmente  hací^  del  cargo  de  Diputado. 

Y  de  una  solicitud  del  señor  Secretai'io  don  Carlos  San  Vicente,  en 
la  que  expone  á  Vuestra  Honorabilidad,  que  habiendo  desempeñado 
el  cargo  de  Secretai'io  desde  las  primeras  sesiones  prepai*atorias, 
continuó  en  la  clase  de  interino  hasta  el  25  de  Noviembre  d(d  año 
anterior,  en  qu(»  se  le  eligió  propietai'io.  Que  en  la  sesión  de  su  nom- 
bramiento se  considei'ó  el  asiduo  trabajo  de  uno  y  la  necesidad  de 
elegir  otro;  acordado  así  tuvo  lugar  la.  elección  del  señnr  Araucho  y 
con  la  renuncia  de  rMo  la  de  otros;  hasta  que  el  3ldeKnero  ha  po- 
dido conseguirse  el  apersonamiento  del  últimamente  nombrado.  Pide 


—  11)8  - 

que  (MI  atención  al  dubU*  trabajo  que  tuvo  en  más  de  dos  meses,  se 
sirva  Vuestra  Honorabilidad  ordenar  si;  le  abonen  perla  Tesorería 
del  Estado  dos  pagas,  cuya  cantidad  d(;ba  gravitar  sobre  los  fondos 
públicos,  como  sueldos  que  debía  pagarse  desde  2(5  de  Novieml)re  á 
otro  Secrelai'io. 
Así  mismo  se  dio  cuenta  del  siguiente: 

DICTAMEN 

II.  Asamblea  (ieneral  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado: 

La  Comisión  Esi)ecial  encargada  de  abrir  dictamen  sobre  la  nota 
del  (loljierno  Sustituto,  de  diez  y  ocho  del  pasado  Diciembre,  res- 
pecto á  las  dietas  señaladas  á  los  señores  Diputados  por  el  Gobierno 
Delegado,  ha  conferenciado  conmigo  mismo  y  lo  ha  hecho  repeti- 
das veces  en  Comisión  General,  para  encontrar  los  inconvenientes  y 
A'eniajas  en  continuai'  la  medida  ó  suspenderla,  poniéndose  en  estado 
de  informar  á  la  Augusta  Asamblea  con  el  acierto  y  exactitud  que 
ha  deseado. 

Dos  son  las  opiniones  que  la  Comisión  ha  liallado  generalizadas  en 
la  pluralidad:  la  primera  im  (pie  no  haya  dietas  á  causa  d(;  lo  escaso 
de  nU(*sti*as  i*entas,  y  la  segunda  por  el  conti-ario.  Aquella  opinión 
sólo  es  sostenida  por  una  muy  diminuta  minoría,  y  c<ta  por  una  ma- 
yoría, que  en  la  mayor  parte  renuncia  el  beneíicio  de  recibirlas,  con- 
vencida de  (jue  no  (ís  exacto  el  gi'avámen  á  los  fondos  públicos,  y  que 
si  algunos  suh*en,  quedan  demasiadaintuite  remunerados  con  la  con- 
tinuación en  las  tareas  de  Vuestra  Honorabilidad,  que  de  otro  modo 
serían  paivilizadas  con  la  separación  inevitable  de  varios  señores  Ue- 
prcsentantes  por  no  poder  subsistir.  Cuando  la  Comisión  ha  medita- 
do sobre  (;ste  punto,  considerando  la  necesidad  absoluta  de  admitir 
las  renuncias  de  muchos  señores  Diputados  liasta  quedarse  sin  nú- 
mero para  formar  Cuerpo,  considera  también  que  esta  medida  á  más 
del  perjuicio  ([Ue  se  ha  demostrado,  envuelve  otro  de  una  mayor 
consecuencia.  Separados  seis  ú  ocho  señores  Representantes  por  la 
causa  indicada,  se  ponía  á  los  pueblos  en  la  necesidad  de  lijarse  al 
reemplazarlos  en  la  cualidad  primitiva  de  S(ír  pudientes  las  personas 
que  habían  de  elegir;  y  en  la  precisión  tambiiMi  de  mii-ar  como  secun- 
darias las  (Hialidades  de  patriotismo,  luces  y  celo  por  los  intereses 
del  país,  por  no  conducir  á  los  ciudadanos  de  menos  fortuna  al  grado 
do  resistirse  d(^,  todos  modos  á  ()cui)ar  un  puesto  en  que  les  es  impo- 
sible subsistir  por  falta  de  recursos.  Para  obligarlos  no  hay  derecho, 


-  199  — 

no  h;iy  podoi*,  y  recayendo  los  cargos  en  la  clase  pudiente  con  exclu- 
sión de  la  que  no  lo  es,  Vuestra  Honorabilidad  se  privará  de  muchos 
conocimientos  tan  necesarios  en  nuestro  Estado  para  constituirlo  y 
organi/arlo;  pues  (dio  es  que  el  amor  á  los  intereses  comuncís  y  el 
patriotismo,  no  se  (*onsiguen  con  el  dinero,  ó  más  bien,  no  está  éste 
unido  siem])re  con  aquellas  virtudes.  Así,  pues,  la  medida  adoptada 
I)or  el  Gobierno  Delegado,  mirada  con  la  imparcialidad  que  debe 
presidir  á  todas  las  delibei'acioncs  de  la  Augusta  Asamblea,  es  justa  á 
jui(MO  de  la  Comisión,  y  debe  ser  aprobada,  á  cuyo  efecto  propone  el 
adjunto  Pi*(.)yecto  de  Decreto  para  (jue  se  sirva  admitirlo  y  sancio- 
narlo. 

La  Comisión  saluda  á  la  Augusta  Asamblea  General  Constituyente 
con  su  más  distinguida  consideración. 
Canelones,  Enero  31  de  1<S;3Í). 

Juan  Bcniio    Blanco  —  Basilio  Pe) eirá  de  la  Lkz 
— Anlonino  Dondnfjo  Costa  —  Eufemio  Masculino» 

MINUTA  DE  DECRETO 

La  xVsambI(S*t  (ieneral  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado,  ha  acor- 
dado V  decreta : 

Ir 

Artículonnico.-  Se  aprueba  el  Decreto  del  Oolnerno  Delegado  de 
15  de  Noviembre  Ultimo,  relativo  á  las  dietas  de  los  señores  Dipu- 
tados. 

Blanco  —  Luz  —  Costa  —  Masculino, 


El  señor  Presidente  indicó  á  la  Sala,  que  este  asunto  se  ret)ürtiría 
en  la  orden  del  día  cuando  delíía  considerarse,  y  que  los  dos  antece- 
dentes i)asarían  á  la  Comisión  d(^  í^eticiolies. 

En  seguida  se  puso  en  distensión  el  dictamen  de  lá  Cotiiisión  de 
Hacienda,  que  queíló  pendiente  en  la  nltima  sesión. 

Pidió  la  palabra  el  señor  Alvarez,  y  dijo:  —  Yo  tío  sé  si  los  seño- 
lees Re[)i*esentantes  tendrán  algo  nuevo  que  añadir  sobre  lo  dicho  en 
la  sesión  última;  por  lo  (jue  hace  á  la  Comisión,  no  habiendo  podido 
umcv  explicaciones  indispcíusables  con  el  señor  Ministro  de  Hacienda, 
por  su  ausencia,  nada  podría  ad(dantar  sobre  la  materia.  Espera  tener 
estas  explicaciones  el  día  de  mañana  y  en  la  sesión  de  la  noche  podrá 
presentar  mayores  conocimientos,  y  medios  de  poner  término  áestc 


( 


—  'M)  — 

asunto,  y  pi'obablomento  i)e(lirá  sesión  s(ícroln.  Por  estas  razones  su- 
l)li(*a  á  la  Honorable  Asamblea  qniei'a  deforir  la  discusión  hasta  el 
día  (le  mañana. 

La  Sala  lo  aprobó. 

El  señor  Presidente  expuso  que  habiéndose  suspendido  la  discusión 
que  haeía  la  orden  del  día,  podía  resolver  la  Honorable  Asamblea  si 
se  había  de  tomaren  consideración  alguno  de  los  asuntos  que  habían 
entrado. 

El  señor  Cosía  —  Pido  al  señor  Presidente  i)rop()nga  á  la  Sala  que 
se  considere  sobre  lal)las  el  dictamen  d(í  la  Comisión  Especial  relativo 
á  las  dietas  de  los  señores  Rei)resentantes. 

El  señor  Mdsini — A])oyo  la  indicación  del  señor  preopinante,  me- 
diante á  ([ue  considero  á  los  señores  líiípresentantes  con  los  suficientes 
conocimientos  ])ai'a  resolver  este  asunto. 

Se  puso  í\  votación  de  la  Sala  y  resultó  la  alh'maliva. 

Puesto  en  discusión  en  general,  y  no  habiendo  quién  tomase  la  pa- 
labra, se  puso  á  votación  y  resultó  la  afirmativa. 

En  este  estado,  se  propuso  si  se  había  de  considei*ar  en  particular  ó 
nó,  resultó  la  afirmativa. 

El  señor  Presidente  anunció  ciue  estaba  en  discusión  en  particular,  y 

El  señor  Aleare:;  pidió  la  palabra  y  dijo :  —  Que  solo  la  tomaba  pai*a 
manifestar,  (|ue  no  es  extraño  que  no  la  haya  tomado  nhiguno  de  los 
señores  Representantes,  porcpie  en  las  diferentes  sesiones  que  ha  te- 
nido la  Honorable  Asaml)léa  formada  en  Comisión,  se  han  llevado 
hasta  el  rdtimo  ])unto  la  delicadeza  y  el  convencimiento  de  los  seño- 
res Representantes  sobre  esta  materia. 

Puesto  á  votación  si  estaba  el  punto  suficientemente  discutido  ó  no, 
resultó  la  aíh*mativa. 

Si  se  admitía  la  minuta  en  i)articular  ó  no,  afirmativa. 

El  señor  Diputado  Ellauri  se  retiró  al  principio  de  la  discusión, 
dando  aviso  de  hallarse  incUspuesto. 

No  teniendo  de  qué  ocupai'se  la  Honorable  Asambl(*a  se  levantó  la 
sesión,  retirándose  los  señores  á  las  nuevo  v  media  de  la  noche. 

liav  una  rúbrica. 

Berro . 


—  2(11  -  - 

En  la  villa  do  Candónos,  áG  do  Fohroi'o  do  mil  oohociontos  voin- 
tinuevo;  abiorta  la  sosión  ordinaria  i^on  los  soñoi'os  Blanco — Prosi- 
dontc;  Payan,  Lagnna,  Borro,  Eohovorriar/a,  Costa,  Zuhillaga,  For- 
nandoz,  Cavia,  Ma.^ini,  Alvai^o/,  Zufriátogiii,  Barroiro  (don  Mamud ), 
Sayago,  Haodo,  Zndanoz,  Lodosma,  Nuñoz,  Lamas,  Barroiro  (don 
Migiiol)  y  Gadoa;  con  aviso  do  no  poder  asistir  los  sonoros  Suaroz, 
Lapido,  Ellauí'i,  Luz,  Masculino,  Blanco  (don  Juan  Bonito),  Osorio, 
Chucarro  y  Trápani ;  con  licencia  los  sonoros  Poroira  (don  Gabriel), 
Ramiróz,  Pagóla,  García  y  Guerra. 

Loida,  aprobada  y  firmada  la  acta  anterior,  so  dio  cuenta  do  los 
asuntos  que  habían  entrado,  por  el  orden  siguiente : 

Do  dos  notas  del  Ministro  do  Gobierno  do  fecha  do  avor,  acu- 
sando  el  recibo  do  las  resoluciones  do  la  Sala,  relativas  al  nombra- 
miento do  don  Miguel  Antonio  B(?rro  para  Secretario  de  la  Sala,  y 
á  las  diotas  de  los  señores  Diputados. 

Do  una  solicitud  do  don  Cai*los  San  V^icento,  sobro  admitírselo  su 
renuncia  por  hallarse  afectado  del  pecho  y  no  poder  por  conse- 
cuencia leer  con  fr¿mrjueza  ni  contraerse  al  ejercicio  déla  pluma. 

Otra  de  don  Bonifacio  RedruoUo,  hatáondo  también  su  renuncia 
del  cai'go  de  Representante  por  el  Departamento  do  la  Colonia. 

Otra  del  señor  Repros(Mitanto  don  Jos(í  EUauri,  en  la  (pie  expono  á 
Vuestra  Honorabilidad  que  cuando  admitió  el  cargo  de  Diputado  tres 
meses  ha,  fué  en  el  (irme  concepto  de  qne  iba  «á  rendir  á  su  patria  un 
servicio,  aunque  l)ien  corto  por  la  escasez  do  sus  luces,  poro  oníei*a- 
monte  desinteresado,  y  que  por  lo  mismo  so  ha  conservado  sin  in- 
terrupción en  su  desempeño,  á  pesar  del  mal  o-tado  de  su  salud.  Más 
que  después  que  la  Honoi*abIe  Asamblea  ha  aprobado  la  retribución 
pecuniaria  que  el  Gobierno  Delegado  se  anti(^ipó  á  designar  á  tan 
altas  funciones,  cr<^e  que  sin  contrariar  sus  principios  ni  comprome- 
ter su  delicadeza,  puede  considerarse  en  libertad  para  solicitar  do 
Vuestra  Honorabilidad  so  lo  admita  su  renuncia,  á  fm  de  atender 
con  desahogo  al  reparo  de  su  (juebrantada  salud. 

Otra  del  señor  Diputado  don  Eufemio  Masculino,  haciendo  pre- 
sento á  Vuestra  Honorabilidad  que  estos  días  ha  sufrido  su  salud  un 
ataque  violento,  que  lo  ha  privado  asistir  á  las  últimas  sesiones,  y 
que  demanda  una  curación  prolija  y  larga,  según  dictamen  de  los  ñi- 
cultativos;  y  que  para  contraerse  á  (día  libremente  so  ve  en  la  nece- 
sidad de  hacer  formal  renuncia  del  cargo  de  Representante,  espoleando 
que  la  Honorable  Asamblea  se  servirá  admitirla. 

Otra  de  don  Antonio  Jos(Mle  Soura  Viana,  Agente  de  la  Escuadra 


^Xfy  _ 

Impeiial,  pidiendo  se  revocase  la  provid(nicia  del  Goblei'iio  Proviso- 
rio, relativa  á  que  el  Ju/gado  d(í  Presas  suspendiese  sus  funcio- 
nes. 

Y  de  lina  nota  del  Kxcmo.  (lobierno  Provisorio,  feeha  de  1k»>\  en 
c[U('  \n\cQ  présenle  lo^  Inronvenientes  que  tora  en  el  expediente  de  los 
negocios  i)ilbiic()s  y  la  necesidad  do  (jue  la  Asamblea  resiudva  la  tras- 
lación de  las  autoi'idades  á  las  inmediaciones  ile  Montevideo. 

Fué  acordado  (jue  las  dos  primeras  se  archivasen,  y  las  solicitu- 
des de  renuncias  con  la  de  don  Antonio  José  de  Soiu-a  Viana,  pasa- 
sen á  la  Coiiiisión  de  Peticióneos. 

» 

S(»  levó  la  última  nota  del  Excnjo.  (iobierno  Provisorio,  V  id  seflor 
Presidente  iiidicó,  que  si  la  Asaiiibléa  lo  aprobaba  se  nombi-ai*ía  una 
Comisión  es])ecial  para  que  dictaminasen  sobre  (*ste  asunto  con  la  bre- 
vedad (jue  él  demandaba. 

lü  scíior  Ma^uii  dijo  (|ue  (4  1o  creía  de  suma  urgeticia,  y  que  podía 
se  considerase  S(,»l)re  tablas. 

Kl  señor  /?^/r/<//7cj-- Creo  que  debe  pasará  una  Comisión  especial 
como  lo  ha  indicado  el  señor  Presidente,  [)orque  la  materia  es  do 
mucha  gravedad. 

Puesto  á  votación  si  se  consideraba  sobre  tal)las,  resultó  la  aflr- 
mativa. 

Se  pasó  á  discusión  en  particular,  y 

El  señor  Aloci/'C^^  dV]o:  —  Que  ;i  los  inconvenientes  que  expresaba 
el  (lobierno  en  la  nota  (jue  se  ha  puesto  á  la  colisideración  de  la  llo- 
noral)hí  Asamblea  podría  añadií-  que  la  Comisión  de  Itacáehda  ha 
tocado  inlinhas  dihcultades  para  expedirse  en  los  gravísimos  asuntos 
quí*,  se  han  puesto  á  su  cuidado ;  que  para  vencerlas  era  á  su  juicio 
indisi)ensable  que  se  tomaré  la  medida  que  proponía  el  Gobierno;  y 
después  de  indicaí'  otras  i*a/ones  concluyó  pidiendo  que  la  Sala  se 
resolviese  i)oi*  la  traslación. 

¿7  csem>rZm/r¿/¿cj-- Efectivamente,  parece  ocioso  entrar  en  discu- 
sión sobre  esta  matei'ia,  despu^Vs  (pie  el  Gobierno  ha  nianifesiado  las 
dificultades  en  ([ue  se  encuentra  pai'a  arreglar  hjs  dlfei*entes  ramos 
de  la  administración,  así  como  la  Comisión  de  Hacienda  l)ara  expe- 
dii'se  en  los  gravísinios  negocios  de  qiie  está  encargada.  Sin  embargo, 
yo  desearía  (jue  la  lloiioi-able  AsambhHi  demorase  su  traslación  por 
dos  ó  tres  días,  cji  los  cual(\s  concluiré  los  trabajos  de  la  Constitución 
de  que  estoy  encargado,  y  luego  i)resentaré  mi  i'cnuncia  del  cargo 
de  Ue[)resoníante  (jue  nie  es  imposible  continuar. 

Concluyó  reproduciendo  lo  (¡ue  había  dicho  en  la  sesión  anterior. 


—  203  — 

El  i^cñor  Ministro  de  Hacienda  -  -  Cuixnúo  el  Gobierno  so  ha  dirigido 
á  la  Honoi-cible  Asamblea  para  hacer  esta  indieación,  ha  sido  impul- 
sado por  los  obstáculos  que  toí^a  [)ara  marchar,  y  muy  particular- 
mente ol  Ministerio  de  Hacienda  en  el  ari*eglo  de  los  di(*ei*entes  ramos 
de  su  atribución.  Que  era  de  suponei-se  que  el  GobicMMio  había  tocado 
realmente  estos  inconvenientes,  insuperables  sin  la  adopción  de  la 
medida  que  proponía :  ((ue  ei"i  de  absoluta  necesidad,  ó  que  las  auto- 
i'idades  se  aproximasen  á  la  plaza,  ó  que  las  oficinas  existentes  allí, 
viniesen  donde  estaba  el  Gol)ierno.  (¿ue  en  Canelones  no  había  bas- 
tantes habitaciones  ni  aún  para  las  que  actualmente  se  hallan  aquí, 
pues  que  aún  los  tres  Ministerios  estaban  reunidos  en  una  misma 
pieza.  Parece  cscusado,  afiacüó,  adelantar  más  reflexiones  en  esta 
materia;  bastan  en  opinión  del  Ministerio  las  (pie  se  han  explanado, 
paí'a  que  la  Honorable  Asamblea  tenga  alguna  deferencia  á  la  indi- 
cación del  Gobierno. 

El  señor  Gadea  —  He  sido,  señores,  uno  de  los  que  se  opusieron 
cuando  se  trató  de  la  traslación  anteriormente.  Pero  ahora,  (lue  una 
casualidad  nos  ha  privado  de  la  casa  que  servía  para  las  sesiones  de 
la  Repi'esentación,  y  que  así  el  Gobierno  como  la  Comisión  de  Ha- 
cienda han  manifestado  las  dificultades  (jue  tocan  pai-a  expedirse,  en 
los  graves  negocios  (|ue  están  á  su  cargo,  deduzco  que  es  necesaria  la 
traslación,  y  que  de  ella  no  puede  seguirse  mal  alguno.  Entretanto 
no  quiero  dejar  de  ponei*  á  la  consideración  de  la  Asambhía,  que  es 
absolutamente  preciso  que  ella  fije  el  día  en  que  deben  suspenderse 
las  sesiones,  así  como  en  el  que  deben  reunirse  en  el  punto  (jue  se 
señale.  La  resolución  á  este  respecto  debe  ser  extrictamente  cumplida 
por  cada  uno  de  los  señores  Representantes,  pu(\s  de  lo  contrario 
sufrirían  los  negocios  i)úblicos  un  considerable  perjuicio. 

El  señor  Preside n te  i)r opuso  (i  h\  Sala  si  estaba  el  punto  suficiente- 
mente discutido  ó  no,  y  resultó  la  afii*mativa. 

El  señor  Gadea  —  Creo,  señor  Presidente,  que  la  resolución  de  la 
Honorable  Asamblea  no  debe  recaer  sobre  la  comunicación  del  Go- 
bierno, sino  que  debía  nombrarse  una  Comisión  especial,  para  que 
ésta  presentase  inmediatamente  una  Minuta  de  Decreto. 

El  señor  Presidente  lo  indicó  á  la  Asamblea,  y  después  de  algunas 
pequeñas  observacicMies,  asi  se  sancionó.  Quedaron  nombrados  los 
señores  Gadea,  Masini  y  Cavia  para  redactar  la  Minuta  de  Decreto, 
y  se  pasó  á  cuarto  intermedio. 

Vueltos  á  Sala  se  leyó  la  siguiente : 


--  ¿01 


MINUTA  1)1^  DKCUETO 

Arlírulo  l.*^  Sí^  .^uspoiidorán  las  sosionos  do.  la  ílonoi*able  Asani- 
l)lóa  desdo  el  ocho  d(d  corrionlo. 

Art.  2.^  Kl  día  doro  del  mismo  se  abrirán  dichas  sesiones  en  la 
Capilla  de  la  Aguada. 

ArL  3.^  Comuniíinese  al  Poder  Ejeciilivo  á  los  fines  consiguientes. 

Oivlca  —  Cavia  —  Masim. 


Kl  señor  Gívlcft  pidió  la  palabra  y  dijo:  —  Despiirs  de  haberse  acor- 
dado la  traslación  de  la  Sala  á  las  inmediaciones  de  Montevideo,  se 
hac:í  necesai'io  í|iie  la  Honorable  Asamblea  señale  el  día  en  que 
deben  suspenderse  las  sesiones, así  como  el  día  en  que  deben  abrirse; 
la  Comisión  ha  creido  suíicienles  para  la  traslación  los  días  que  in- 
dica la  Minuta  de  Decreto  (jue  ha  presentado,  per )  es  preciso  que  los 
señores  Hepresenlantes  queden  penetrados  que  precisamente  deben 
reunirse  para  abrir  las  sesiones  ^A  (ha  señalado.  Si  hubicv^^^e  v\\  Secre- 
taría algunos  asuntos  pendi(Mites  que  su  imi)ortancia  demandase  ur- 
gencia en  su  de.>pacho,  i.)odrá  reunirse  el  Cuerpo  dos  veces  al  día. 

Kl  señor  Aleare.^:  —  Desearía  saber  si  el  día  ocho  que  señala  en  la 
Minuta  de  Decreto  es  inclusive. 

Ll  señor  Caria -ha  mente  de  la  Comisión  ha  sido  que  la  Asamblea 
se  reúna  ese  día  pai'a  (*ei'rar  las  sesiones.  —  Así  se  íu^ordó. 

Se  puso  á  la  consideración  de  la  Sala  si  estaba  suficientemente  dis- 
cutido ó  no,  V  i'esultó  la  afirmativa 

Si  se  considera  en  particular  la  Minuta  d(^  Decreto  ó  no — Afir- 
mativa. 

Puesto  en  discusión  el  artículo  primero,  y  no  habiendo  quien  tomase 
la  palabra  s(^  aprobó. 

Siguió  el  arlículo  segundo,   y 

Kl  señor  Airare.:  dijo :  --Yo  creo  que  es  preciso  que  nos  obliguemos 
á  cumplir  exactamenti^  la  resolución  de  la  Honorable  Asamblea;  reu- 
niéndonos  precisam(»nt(w^l  día  que  se  señala,  pero  me  parece  ([ue  el 
término  es  corto,  para  que  los  señores  llepresentantes  puedan  mar- 
char y  alojarse  en  el  punió  destinado. 

Kl  señor  Gadea  —  Las  atenciones  que  pesan  sol)re  la  Asamblea  de- 
mandan urgentemente  el  que  ella  se  reúna  y  abra  sus  s(\«i;iones  á  la 
mayor  brevedad;  i)or  consiguiente,  la   Comisión  ha  creído  que  son 


—  205  — 

suficientes  los  días  que  se  señalan  i^ara  turnar  las  medidas  conve- 
nientes . 

Se  puso  á  votación  si  estaba  suficientemente  discutido,  y  resultó  la 
afirmativa. 

Si  se  aprobaba  el  artículo  segundo.  —  Afirmativa. 

Puesto  en  discusión  el  artículo  tercei'o,  v  no  habiendo  nadie  tomado 
la  palabra,  se  votó  si  se  aprobaba,  resultando  afirmativa. 

En  seguida  se  puso  en  consideración  de  la  Sala  el  dictamen  de  la 
Comisión  de  Peticiones,  relativo  á  la  renuncia  del  señor  Represen- 
tante don  José  Ignacio  Osorio,  y  conformándose  la  Sala  en  tablas  con 
los  dos  artículos  redactados  por  dicha  Comisión,  fueron  aprobados. 

Igual  resolución  se  dio  al  dictamen  y  Minuta  de  Decreto  presentada 
por  la  referida  Comisión,  referente  á  la  renuncia  del  señor  don  Pablo 
Zufriátegui. 

Se  levó  el  dictamen  de  la  Comisión  de  Peticiones  en  la  solicitud  del 
señor  San  Vicente,  referente  á  las  dos  pagas  (lue  pide  por  el  tiempo 
(lue  desempeñó  sólo  la  Seci*etaría,  y 

hl  señor  Cosía,  dijo:  —  Me  parece,  señor  Presidente,  que  por  el 
Reglamento  sólo  las  renuncias  y  licencias  de  los  Rcípresentantes 
deben  considerarse  sobre  tablas,  v  debiendo  haber  aún  dos  días  de 
sesiones  podría  darse  en  la  orden  del  día  de  mañana.  —  Así  se  resolvió. 

El  mismo  señoi*  Costa,  dijo: — He  visto,  señor  Presidente,  que  en- 
ti*e  las  comunicaciones  que  han  entrado,  hay  una  de  mucha  gi"ive- 
dad.  Por  tanto,  pido  al  señor  Presidente  que  pai*a  tratarse  de  este 
asunto  aumente  la  Comisión  de  Peticiones,  que  acualmente  tampoco 
está  completa. 

El  señor  Alasun  -  Yo  estoy  conforme  con  que  se  aumente  la  Comi- 
sión, y  mi  opinión  es  que  se  le  reúna  la  de  Legislación. 

El  señor  Zudañcz  —  La  Honorable  Asamblea  sabe  que  la  Comisión 
de  Legislación  tiene  un  tral)ajo  muy  asiduo  en  el  Proyecto  de  Cons- 
titución, y  que  por  consiguiente  no  puede  contraerse  á  este  asunto. 
Pido,  pues,  que  se  le  aumenten  algunos  miembros  de  la  Represen- 
tación. 

Se  procedió  á  votar  si  se  aumentaban  los  señores  que  indicaba  el 
señor  Diputado,  y  resultó  la  afirmativa. 

Fueron  nombrados  los  señores  Barreiro  (don  Miguel),  Alvarez  y 
Masini. 

Concluidos  los  asuntos  anteriores,  el  señor  Pi*esidente  dijo  que 
continuaba  la  discusión  del  informe  de  la  Comisión  de  Hacienda  sobre 
moneda,  y 


El  >ierior  Airaren  tlijo ;  —  Dosdo  (juo  la  Comisióji  de  Uacionda  .so  jm-- 
puso  por  la  rovolarlón  del  Ministerio,  d(i  la  modida  secrota  que  había 
pensado  para  proporeionar^o  datos  (¡iio  pudieran  <salvar  las  dificulta- 
des (»n  la  sane'ón  do  la  Ley  de  moneda,  formó  el  concepto  (jue  nin- 
guna regla  podrá  darsí»  por  la  Hopreseiitación  Nacional  sobro  este 
particular.  La  razón  es  que  por  cualquiera  quo  olla  soa  debo  toner 
\m  carácter  pernianente,  y  es  probablo  que  piioda  hacer  equivocan' 
al  público  on  sus  e'Specidaciono>5.  Por  el  contrario;  autorizando  al 
Gobierno  para  tomar  las  medidas  qijo  crea  más  oonvopionloí^  ú  ostp 
respecto,  como  íjue  ellas  no  tienon  un  caRctpr  tan  fjririo,  el  público 
especulará  cop  más  cijrunspeccióp. 

El  micmb|u>  informante  do  la  Comisión  ha  oído  Y<^i1á^  ref^oxio- 
nos  á  los  soñoi'os  Representantes  en  oposición,  y  siepte  una  gran 
dificultad  para  contestarlas,  porque  tendila  que  revelar  el  secreto. 
Considera  también  quo  parecerá  duro  á  los  sonoros  Represoniantes 
sancionar  upa  medida  fundada  en  un  secreto;  pero  ya  se  ha  dicho 
que  del  secreto  dependen  los  buenos  resultados  do  la  medida  previa. 

Después  de  explanar  más  extensamente  la  utilidad  de  la  medida, 
concluyó  diciendo:  —  Que  había  dos  medios  que  adoptar,  sobre  cuya 
elección  podía  resolver  la  Sala :  la  una  ora  quo  la  Asamblea  nom- 
brase tros  ó  cuatro  individuos  de  su  sopo  para  iniponerse  del  secreto, 
y  la  otra  quo  ella  síM'Ouna  en  sesión  secreta  para  quo  el  Ministerio 
se  lo  declare. 

El  .<crior  Gadea  —  Quedando  en  plena  ¡ndifci^encia  sobre  las  indica- 
ciones que  ha  hecho  el  señor  miepibro  informante  do  la  Comisión, 
no  deberé  ccnii*me  á  otra  cosa  que  á  coiM^oborar  lo  quo  he  dicho 
en  sesiones  anleiúoros. 

F]fe(^tivamente,  estoy  persuadido  que  la  materia  es  grave,  y  por  lo 
niismo  no  mo  conformo  con  la  nriedida  quo  propone  el  señor  Dipu- 
tado pi'oopinante,  de  nonibrar  una  Colisión  de  tros  ó  cuati'o  indivi- 
duos para  revelarles  el  secreto,  Ser(a  preciso  que  se  le  i'ouniesen  dos 
terceras  partes  de  la  Asamblea  para  tranquilizar  mi  conciencia.  Las 
razones  que  hasta  aquí  he  oído  no  son  bastantes  para  convencerme 
á  aíloptarla,  y  no  puíHlo  r^xcusar  el  íiponermo  (lo  nU(H'o. 

Las  monedas  de  uso  corriíMite  son  la  pasta  de  oro  y  i)lata,  el  cobro 
y  el  papel  de  Buenos  Aires  con  las  garantías  que  se  han  explicado. 
El  oro  y  la  plata  tienen  su  valor  intrínseco;  no  así  el  cohre,  y  mucho 
menos  el  papel ;  poniue  la  sijcicdad  toda  o^Ui  bien  persuadida  que 
su  valores  nomínalo  ideal.  De  la  admisión  de  la  plata  y  oro  en 
las  oficinas  de    recaudación    nada    puede  decirse;    tampoco   estaré 


—  ¿07  - 

lojosi  (lo  convíMiír  on  quo  >^o  atlrnita  una  poíiuona  ))arte  (lo  oobi'o;  pero 
nmnifosíando  ya  los  poijuic^ios  (|iio  resultarían  de  la  admisión  déla 
monoila  papol,  creo  convendría  más  que  so  aboliese  enteramente, 
porque  (](»  hecho  e^tá  abolida  esta  moneda. 

Yo  no  encuentro,  \)urs,  qm'».  inconveniente  puede  hal)er  on  adoptarse 
el  medio  (|ue  antes  de  ahoi'a  he  indicado;  es  decir,  que  en  las  ofici- 
nas de  recnudación  sí»  admitan  solamente  l,is  monedas  de  oro  y  plata, 
y  si  se  quiere  nií'is,  parteen  cobrc^  R(^pito  que  los  billetes  del  Banco 
de  Rucónos  Aires  están  abolidos  de  hecho,  y  que,  por  consecuencia, 
la  medida  que  propongo  no  se  opone  de  ningún  modo  á  esa  gratitud 
que  debemos  á  Buenos  Aires. 

El  señor  Ministro  de  Hacienda  —  Cuando  el  Ministerio  reveló  á  la 
Comisión  de  Hacienda  un  proyecto  que  tendía  á  obtener  datos  impor- 
tantes á  esta  cuestión  delicada,  creyó  hacer  un  servicio,  indicando  una 
medida  útil,  necesaria  y  consecuente  eon  los  principios  de  la  fe  públi- 
ca. D(íspu(vs  de  hal)er  tenido  algunas  (explicaciones  con  la  Comisión  de 
Hacienda,  ha  manifestado  tambiiMí  que  haría  la  misma  revelación  á 
todos  los  sefiores  R(q>resentantes  siempre  (jue  ella  fuese  necesaria  para 
tranriuilizar  sus  conciencias.  lia  dicho  y  repite  (|ue  la  medida  pn'wia 
podría  ó  no  traer  resultados;  pero  que  entre  tanto  el  Gobierno  no  puede 
marchar  sin  que  la  Honorable  Asambl(*a  le  diese  la  autorización  que 
pide  ó  í[ue  dicte  la  Ley  de  moneda. 

Partiendo  de  estos  principios  debe  acordar  ó  que  se  haga  aquella 
revelación  en  s(»sión  secreta,  ó  resolver  la  cuestión  de  un  modo  positi- 
vo. No  es  d(d  caso  la  admisión  de  tal  ó  tal  moneda;  oslo  es  separarse 
absolutanKMite  de  la  cuestión. 

El  señor  Aleare.:^  —  Yo  cr(Mj  debei*  advertir  que  la  suposición  del  se- 
ñor Ministro  d(*  (|ue  la  m(íílida  puede  ó  no  traer  i'osultados  es  ecpiívoca. 
Así  c()nio  di(*e  el  señor  Ministi'o  que  puede  ó  no  traer  resultados  posi- 
tivos, yo  creo  que  nos  proporcionará  resultados  infalibles. 

7:7  .sc/7o/' Cos^^—lMimi  opinión,  señores,  es  innecesario  (|ue  se  ex- 
tienda más  la  discusión;  toda  vez  (pie  el  Ministerio  y  la  Comisión  estc'm 
confoi'niíA^  (MI  decdarar  la  medida  previa  en  s(\sión  secreta,  la  Asam- 
bh'a  no  debe  trepidar.  Si  ella  no  fu(\se  de  la  misma  opinión,  el  Go- 
bierno y  la  Comisión  (juedarán  á  cubierto  de  la  responsabilidad.  Por 
lo  mismo  (M-eo  qu(í  debe  pasarse  á  sesión  seci*eta. 

El  seño/'  Zfidañe^  —  No  puede  tratarse  ningún  asunto  en  sesión  se- 
creta sin  que  haya  al  efecto  i*esolución  especial  de  la  Asamblea. 

Puesto  á  votación  por  el  señor  Pi'osidonte, sise  había  de  revelar  ó 
no  la  medida  pii'via  en  sesión  secreta,  resultó  la  afirmativa. 


—  5()8  — 

Siendo  labora  avanzada,  se  resolvió  que  la  Asamblea  se  reuniría 
con  este  objeto  el  (ba  de  mañana,  á  las  diez  de  eUa.  Se  levanló  la  sesión 
á  las  diez  y  cuarto  de  la  noche. 

Hav  una  rúbrica. 

Berro. 


Kn  la  Villa  de  Canelones,  á  siete  de  Febrero  de  mil  ochocientos 
veintinueve;  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores  Blanco — Pre- 
sidente; Masini,  Zubillaga,  Cavia,  Payan,  Costa,  Gadea,  Sayago,  Lc- 
desma, Nuñez,  Laguna,  Berro,  Kchevei'riarza,  Barreiro  (don  Manuel), 
Barreiro  (don  Miguel ),  Alvarez,  Haedo,  Fernandez,  y  Zudañez;  con 
aviso  de  no  poder  asistir  los  señores  Suarez,  Lapido,  EUauri,  Luz, 
Masculino,  BlancMj  (don  Ju;ui  Benito),  Chucarro  y  Trápani ;  (*on  li- 
cencíalos señores  Pereira,  líamirez.  Pagóla,  García  y  Guei'ra. 

Leída,  aprobada  y  lii*mada  la  acta  anterioi*,  se  díó  cuenta  de  los 
asuntos  (pie  habían  entrado,  por  el  orden  siguiente: 

r)(^  tr(»s  conuuiicaciones  del  líxcmo.  Gobierno  acusando  recibo  de 
las  resoluciones  de  la  Asamblea,  relativas  á  las  renuncias  de  los 
señónos  Zulriáíegui  y  Osorio,  y  la  traslación  de  la  Sala.  —  (Se  man- 
dai'on  archivar. ) 

De  otra  poniendo  á  la  consideración  de  la  Sala  la  necesidad  de 
(pie  se  ocupe  de  la  formación  de  una  Ley  de  Imprenta.  —  (Se  man- 
dó pasar  á  la  Comisión  de  Legislación.) 

De  otra  en  (pie  adjunta  para  su  sanción  el  decreto  del  Congreso 
General  Constituyente  de  las  Provincias  Unidas,  expedida  á  favor 
de  los  individuos  (pie  (]uedasen  inútiles  en  la  gueriM  (;on  el  Brasil. 
—  ("Sí.*  ordenó  pasase  ala  Comisión  Militar.) 

En  seguida  se  leyeron  los  dictámenes  ([ue  presentaba  la  Comisión 
de  Peticiones  por  este  orden : 

\S*  Sobre  la  renuncia  del  señor  Ellauri. 

DICTAMEN 

ll.  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado: 

La  Comisión  de  Peti(.nones  ha  examinado  detenidamente  la  renun- 
cia (pie  ha(*e  del  cargo  de  Kepresentante  por  la  ciudad  de  M(.)nte- 


—  2á)  - 

video  el  señor  don  Josr  EUaiiri.  Las  razones  en  ([ue  la  fundn,  son 
hallarse  enfermo  v  liahei*  Viiestivi  Honorabilidad  señalado  dietas  á  los 
señores  Diputados,  cuando  él  fué  electo  en  el  concepto  de  no  tener- 
las y  haberse  por  esto  constituido  hacer  este  servicio  {J[:ratis  á  su 
patria. 

Muclias  veces  ha  dicho  la  Comisión  qu(»  una  enfermedad  acciden- 
tal no  puede  ser  causa  para  admitirse  una  renuncia,  y  ahora  lo  re- 
pite añadiendo, —  que  si  los  señores  Represenlant(vs  se  han  de  afec- 
tar todos  á  la  vez  por  luia  rc^^olución  d(*  la  Honorable  Asaml)léa 
contra  su  dictamen  privado  ó  piiblico,  y  esto  ha  de  ser  motivo  para 
renunciar  el  cai'go,  destruiremos  nosotros  mismos  el  sistema  repre- 
sentativo, nos  envolv(»r«''mos  (mi  la  anar(|uía  y  seremos  la  pn^sa  de 
un  tirano.  El  (lue  haya  dietas  no  le  impide  al  señoi*  Diputado  Ellau- 
ri  servir  á  su  país  con  el  desiníer(\s  que  manifiesta.  La  resolución  de 
Vuestra  Honorabilidad  no  oljliga  á  nadie  á  recibirlas,  pues  su  objeto 
es  solo  atender  á  las  necesidades  de  los  (|ue  por  falta  de  recursos 
no  podrían  subsistir  desempeñando  (d  cargo  á  que  los  elevó  el  vo- 
to de  los  pueblos;  y  una  deliberación  de  esta  clas(i  no  merece  ser 
el  objeto  de  la  ira  de  un  señor  líepreseníante,  ([ue  por  su  carácter 
está  de  los  primeros  oljligado  á  someters(í  á  ella  y  respetarla  ejem- 
l)larmente. 

La  Comisión  opina  no  debe  admitirscí  la  rí^nuncia  del  señor  Ellau- 
ri,  por  las  razones  que  ha  expuesto  y  exi)lanará  más  si  fuese  pre- 
ciso el  señor  Gadea,  y  al  saludar  atentamente  á  Vuestra  Honorabi- 
lidad le  prop(jne  el  adjunto  proycíMo  de  decreto  pai'a  que  se  sirva 
admitirlo  v  sancionarlo. 

Canelón,  sieí(*  de  Febrero  de  mil  ochocientos  Víúntinueve. 

L'izaro  Gadea — Santiago    Saf/af/o^Autoui- 
no  Domingo  Costa. 

MINUTA  DK  DPXRKTO 

La  A.sriml)lóa  (Tcnorul  Constituvcnte  v  Loii.slativadel  l'^^tado,  ha  acor- 
dado  y  decreta : 

Ai-tículo  i'mico.  —  No  se  hace  lugar  á  la  renuncia  (lue  hace  el  sc'ñor 
don  José  P^llauri  del  cargo  de  Diputado  i)or  Montevideo 

Gadea — Snjago — Costa . 

2.^  Sobre  la  renuncia  tieclia  por  el  señor  Masculino.  14* 


-  510  - 

DKHAMKN 

II.  Asaniblra  iiciioral  Coiistitnyííiilí^  y  Lí»gi.<laliva  del  listado. 

Mxaminada  por  la  Comisión  d'*  Peticiones  la  repi'OstMitación  del  se- 
ñor Diputado  don  Enlbinio  Mascidino  en  <)iie  nnuineia  del  cargo  con 
(jiie  lo  lioni'ó  laeiudad  de  Montev¡d(M>,  y  tomados  otros  eonocimientos 
i*espeeto  á  las  cánsales  que  indiea,  no  halla  mérito  para  (|ue  lesea 
admitida  dicha  renuncia.  El  señor  Diputado  Masculino  puede  pedii* 
liceneia  i)or  (d  tiempo  príM:iso  para  curai'se  déla  enfermedad  (\r.  que 
accid(Mitalniente  se  ve  atacado,  y  restaljlíM'ido  volveí*  á  ocui)ar  el  lugar 
á  ((lie  oí  pucI)lo  lo  destinó.  Vor  esto  (vs  (pu*  la  Comisión  propone  á 
Vuestra  l]onora])ilidad  el  adjunto  i)roy(H'to  de  decreto  pai*a  (jue  .se 
sirva  admiiii'lo  y  sancionai'lo,  saludando  al  misnio  tii^nipo  á  h\  Hono- 
rable^ Asaml)l(''a  con  su  consideración  njás  distinguida. 

Canelón,  siete  de  f'ebrero  de  mil  ocliocient  )s  viMntiruieve. 

^(nüla'jo  Sa¡/af/o  —Lázaro  (üidca — Aiifoniuo 
Domingo  Cosia, 

MINUTA  í)K  wrmro 

Lá  Asaml)rea  (i(»n(M'ál  C'ohstituyiMlVe  y  LegiskUivá  del  Kstad<),  h;i  iícor- 
dado  V  decreta  : 

Articulo  ünicb  —  No  ha  lugar  á  la  reiiuncia  qü(*  ha(*e  del  cargo  de 
iMpiUado  el  señor  don  Eufemio  Masculino. 

S:njiu)(j —  Giiflt((  —  Cnsln. 

li.^  S(.)bre  la  <|ue  hace  del  cai'go  de  Secretario  don  Cai-los  Síui  Vi- 
(HMite. 

DICTAMEN 

II.  Asambir-a  (t(Mici*al  Constituyente  v  Legislativa  del  EstaMo: 

La  Comisión  de  Peticióneos  ha  visto  y  examinado  la  renuncia  que 
hace  del  empleo  de  Secretario  (d  senoi'  don  Cai-I(>s  San  \'icente,  fun- 
dándola en  causaltv<  qu(»  pueden  indudablemente  ser  clrciiva<.  La 
CíMnisííHi  no  cvrc  diOje  ciui'ar  rn  un  «Wi'unen  i)roli¡o  <nlní»  su  valor 
y  cei-iidumbi'e,  pu<''s  lo  basta  vei'  la  renuncia  de  un  cnqdco  d(»iado  do 
dos  mil  pe<os  para   considi^rar  lío  podrA  ser  sin  cau^a  >ullcicnu\  ó 


lá  a??illrí)(:íón  \\\}  itiejonil*  úv  dc^^tiiio;  jispií-aciúii  niue  es  luikiml  y 
justa.  Poi*  este  motiva  pn^ponn^  la  O^iiiisión  á  Viu^stra  Iíonnl*ahili- 
dad  r\  adjunto  prbysi^clo  úv  decfeló,  pam  qtie  su  .síi'va  ndniitirlo  y 
sruu'ioiliü'ld  >iivhul«\nd<)  a  la  HoiKjrablc  Aj^anlblóa  (*on  su  maM)r  C(3ii- 
sidolíliiOii  y  ítpi'ocib. 
Cai1(d(^lJ-  7  de  l'ebi-orb  de  lS5í). 

Sut'íi'rf/o  Siff/iígo  —Lasara  tí adea—Áit foxino 
))uiii'inf/'ó  Costa. 

MINUTA  bE  DKCHETO 

La  Asahir)I(''a    (feíuM'al  Constituyente  y   Le^islnHva   (leí  fotado,  ha 
acordado  v  (Uu'rehí : 

Artíeulo  ünieo. —  Admítese»  la  reiumcia  ({\\c  liaee  d(»l  empleo  ííe  Se- 
civ^tario,  (d  señor  don  Carlos  San  Vie(Mit(\ 

S(njnf/fí  —  (i  a/lea —  ('os- fu. 

Se  puso  á  la  (N)ns¡d(M*aeión  de  la  Asamblea  el  1^,  sobre»  la  renuncia 
del  senoi'Ellauri,  v 

El  señnr  Airare:.^  dijo  ([ue  errMa  deber  retirarse  porque  la  resolución 
iba  á  i'ecaer  sobre  un  con(*unado  suvo. 

)t7  señor  Prc^iflcnlc  lo  consultó  á  la  Sala  y  varios  señores  Diputados 
expusieron,  qu(»  no  versí^indose  asuntos  de  interés^  no  había,  un  motivo 
paní  (ju(»  se  retirase  (d  señor  Alvarez;  mucho  más  cuando  por  su 
falta  habría  qu(í  suspcMidei'se  la  discusión  por  no  hídxM*  el  numero  de 
tíepresentantes  que  disi)í)ne  (d  refriamiento. 

Así  se  resolvió. 

Habiéndose  líM'do  cd  dictamen  de  la  Comisión: 

hl  señor  Lania>i,  <bjo:  -Creo, senoi'cs,  que  debe  admitirse  la  ]*enun- 
cJa'del  señor  Ellaiu'i,  así  como  la  d(»  cualquier  otro  símIoi*  Represen- 
tante que  la  presente  con  igual  fiuidamento;  la  razón  es  (jue  cuando 
los  pueblos  nombraron  sus  Diputados  luó  en  la  inteligencia  de  que  no 
tendrían  dietas  y  (jue  harían  gustosos  este  servicio  á  su  pati-ia  gratui- 
taniente.  Al  meónos  el  que  habla  oMá  convencido  de  que  fué  elegido 
bajo  (»st(»  concepto,  porque  de  lo  (*ontra rio  se  hubieran  lijado  en^pcM*- 
sonasdí»  mayores  luces,  al  depositar  en  ellos  la  repi'esentación  de  sus 
derecdios.  Traiídonaríamos,  pues,  la  confianza  (pie  h(»mos  merecido  de 
nuestros  conciudadanos,  si  una  ve/  qwr  ha  de  gravitar  sobre  el  Erario 
oí  sostén  de  los  Diputados  no  les  dejásemos  en  plena  libertad  para  ele- 


0|w>     

gir  [x'rsoiins  (le  iiicjoivs  íii)tilu(los,  .sin  quo  sii-va  do  ol)stáL'ulo  (»1  ser  ó 
no  pudicntívs.  Por  tanto  mi  ()})inión  os  (|uo  la  Honorable  Asnmblóa  ad- 
mita esta  i'cnuncia  y  todas  lasque  so  prosonten  do  esta  olaso. 

J'Jl  Hcnoi'  Garlea  -La  Comisión  al  rodaotar  la  minuta  do  dooreto  que 
acaba  do  lo(4*s(»,  ha  pesjulo  las  razónos  on  quo  so  funda  la  i'íMUinoia;  y 
jamás  })odrá  oonsidorai'las  justas.  Al  contrario,  ollas  i-idiculizan  una 
rosolución  do  la  Honorable^  Asambh'M  oxpcnlida  dos[)Uós  do  una  deteni- 
da discusión.  So  dico,  s(»noros,  ((uo  los  i)U(?blos  cuando  olijioron  sus 
U(»prosentant(vs  fué  on  (^1  con<'opto  do  í]uo  harían  gratuitamonto  osto 
servicio  á  su  patria.  Poro,  S(»ñoros^  ¿quién  obliga  al  soñor  Ellauí'i  á  re- 
cibir las  diotas  ?  Probablomonti»  mucha  parto  de  los  señores  Diputados 
tampo(N)  las  rocilMrá,  ¿y  s(»rá  (\sto  un  motivo  para  (pie  todos  presenten 
sus  renuncias  í  Y  si  so  admitiese»  la  del  sofK^r'Kllauri,  ¿podrá  negarse 
á  todos  los  demás  (ju(»  la  hagan  (*on  el  mismo  motivo  ?  Y  si  así  suco- 
dioso  ¿  podrá  reunirse^  la  Asamblea  on  mucho  tiempo  con  la  falta  del 
mayor  númoi'o  do  sus  Diputados? 

Yo,  señores,  tíMidría  i)or  i'idícula  la  no  admisión  do  renuncias  cuando 
ollas  fuesen  fundadas  on  razones  justas  y  podcM'osas,  [)ero  osti^y  muy 
distanto  de  conceder  quo  sean  do  císta  clase,  las  quo  so  alegan  on  favoi* 
do  la  5)rosonto.  Por  lo  mismo  i)ido  (pie  la  Honorable  Asambhía  apruebe 
el  dictamen  dohx  Comisión,  porque  de  lo  contrario,  á  más  de  ontorpeci- 
miíMiío  quo  so  causará  (mi  el  expediento  de  los  negocios  públicos  de  que 
estamos  (Micargados,  se  abrirá  una  bi'ocha  á  la  moral  do  la  Honorable 
Asamblea. 

El  señor  Lam((s — Yo  no  considero  las  razones  on  que  el  soñoi*  Ellau- 
ri  funda  su  rcMiuncia  baj(3  esto  punto  do  vista  frivolo  on  queso  ponen, 
ellas  son  on  mi  opinión  justísimas.  Estoy  persuadido  que  si  al  tiempo 
d(MM(\jii*nos  so  hubiera  croido  qu(í  tendríamos  diotas,  el  pu(íblo  se  hu- 
biera lijado  on  personas  de  mayor  capacidad.  Al  menos  el  (jue  habla 
está  coiivoncido  ((uo  on  tal  caso,  habría  muchos  que  obtendrían  los  su- 
fi'agios  con  proferiMicia  á  ó\.  Croo,  pues,  que  debo  admitirse  la  renun- 
cia on  cuestión. 

Ií(  señor  Barreiroi  don  Miguel )  —  Es  una  (Mpiivocación  creer  que  la 
elección  del  señor  Ellauri  y  la  do  los  demás  señores  Diputados,  fué  en 
el  (N)nco[)to  do  quo  no  ol)tondrían  dietas;  ellos  fuoi'on  nombrados  por 
ípi(M)bíonían  la  confianza  pública  y  nada  más. 

Ya  so  ha  dicho  que  nadie  obliga  á  los  señores  líoprosontanlí^s  á  que 
reeihan  las  diíMas,  y  todo  el  (pie  ([Uiera  puedo  (N)ntinuar  lia(úendo  gra- 
tuitaniíMito  osto  servicio  al  país;  i)or  consociuMicia  no  d(»I)e  hacerse  lu- 
gar á  renuncias  do  esta  clase. 


—  213   - 

Dospuós  do  cilgimas  otras  oxplaiicKMoiios,  puso  el  .soñorProsidontP  á 
votarión  si  el  asunto  estal)a  suficientemente  discutido  ó  no,  v  resultóla 
afirmativa. 

Si  se  admitía  la  renuncia  del  señor  Kllauri,  negativa. 

Se  puso  en  discusión  la  renuncia  del  señor  Masculino,  y  no  hahiíMido 
quien  tomase  la  palabra,  se  [)uso  á  votación  si  se  admitía,  y  resultó  la 
negativa. 

En  seguida  se  tomó  en  consideración  la  del  señor  San  Vicente  y  so 
aprobó  sin  discusión  el  dictamen  de  la  Comisión. 

Eli^eñoi'  Pro^'.deaie —  liizo  presente  que  en  la  Comisión  Militar  falta- 
ban alí2:unos  miembros,  y  que  era  precnso  reintegi'arla.  N()ml)ró  á  los 
señores  Barreiro(don  Miguel),  Lamas  y  Laguna. 

Se  pasó  á  cuarto  intermedio. 

Vueltos  á  Sala : 

Elseño/' Pref>irIeníC'-úi\i):  que  continual)a  la  discusión  s(»bre  mo- 
neda. 

El  señor  Gadea,  dijo :  —  Es  preciso  tener  presente  que  el  día  de  ma- 
ñana deben  suspendei'sc  las  sesiones  do  la  Honorable  Asamblea,  y  que 
el  de  hoy  fué  el  señalado  para  que  el  Ministerio  revelase  el  secreto  de  la 
medida  previa.  Así  lo  ha  hecho  y  aunque  no  me  meteré  á  si  en  la  se- 
sión secreta  so  arribó  á algún  resultado;  al  menos  los  señores  Diputa- 
dos quedaren  impuestos  de  la  medida  y  están  en  aptitud  de  juzgar  de  su 
utilidad  ó  desconveniencia.  Lo  (lue  conviene,  pues,  es  tomar  una  reso- 
lución sea  cual  fuese  ajites  de  suspenderse  las  sesiones. 

El  señor  Cosía,  —  La  sesión  secreta  do  que  so  ocupó  la  Asamblea  no 
se  ha  concluido;  ella  quedó  suspensa,  y  sobre  lo  (jue  debe  recaer  una 
resolución  es  si  ella  ha  de  continuar  ó  no. 

El  señor  Alrarez^  —  El  público,  scM^ores,  legularmente  se  alarma 
cuando  las  sesiones  son  secretas;  es  |)reciso  advcírtirle  (jue  est(iS(>ci'(^- 
to  no  durará  sino  veinte  ó  treinta  días,  por  que  así  no  habrá  motivo  de 
alarma. 

Ll  señor  Gadea  —  La  st^sión  seci'ota  de  hoy  quedó  concluida,  porque 
su  objeto  era  revelar  á  la  Asamblea  la  medida  pri'via,  y  esto  se  hi/o. 
Yo  no  presté  mi  voto  para  discutir  la  medida,  sino  para  generalizar  (^1 
secreto  entre  todos  los  liepresentantes,  y  desde  qiUMvsto  se  reveló,  aun- 
que la  sesión  no  terminascí  con  la  formalidad  debidn,i)oi'qu(^  la  Asam- 
blea se  declaró  en  Comisión  pai*a  discutir  con  más  libertad,  el  objeto 
se  llenó,  y  por  consiguicMite  la  sesión  quedó  concluida. 

El  señor  Oh-ta  —  Desdo  que  el  señor  Diputado  preopinante,  convioiic^ 
en  que  hubo  sesión  y  (jue  no  se  concluyó  C(^n  la  foi*malidad  debida, 


—  214  — 

convionc  cu  (|ii(í  luiho  disíMisión  y  ({iKM'ísla  quiMló  poiidienU'.   Yd  no  se 
puós,  romo  quioi'O  .so  pi'ocíMhi  á  toinai'  una  r<ísr)liición  sobro  la  nialoria 
no  hahióndoso  concluido  la  sosión  s(M'i'ota.  Hcplto  que  lo  que  dobe  re- 
sol verso  os  si  ella  ha  do  continuar  ó  nó. 

Kl  señor  MiiusU'o  (le  Hacienda  -VA  Minist(M*io  ha  cumplido  con  su 
comi)n)nn.so  revolando  á  la  Asamblea  os(í  pi'oyocto,  quo  on  caso  Up 
ojocutarso  debo  sor  como  un  síícroto,  tal  como  el  que  se»  ha  ponderado. 
El  no  ha  estado  pres(uito  á  la  conclusión  di»  a([uolla  sesión,  poro  desde 
que  la  Asamblea  está  impuesta  di^l  soci^íto,  está  también  en  circuni>- 
tancias  dií  delibcírar  lo  que  juzgue  más  convtíniente.  Lo  que  imi)orta  la 
sesión  secreta  es,  si  la  Asambl(**a  ha  do  acoi'dar  óno  al  Gobierno  la 
autori/ación  ([uo  i)id(í;  por  (puN^í  ella  (ünmí  ((uo  no  debe  autorizarlo,  el 
Gobierno  no  tiontí  que  tomar  ninguna  medida  que  no  sea  publica. 

]vs  preciso,  sonoros,  discutir  con  asiduidad  y  no  vagar.  La  revelación 
soba  hecho  y  la  x\sambléa  debe  haber  foriiiado  su  juicio  sobi'e  los 
objtítos  (jue  el  (iobierno  so  i)ropon(*;  lo  (jue  importa  os  sancioiiar  ó  de- 
sochar (íl  ijroyoclo  ;  la  mayoría  resolverá  y  los  deqiás  se  subordinarán 
á  su  resolución. 

E¡  se/lo/'  (iaflea'-l.os  Diputados,  sonoros,  ya  han  formado  su  juicio 
sobre  la  utilidad  ó  ijiconvenieiioia  de  la  medida,  y  de  consiguiente  es- 
tán en  a[)iitud  de  rosolveí*. 

El  ^eñur  isaríxiro  (  don  Miguel) --- Kl  tomai*  una  resolución  sobro 
una  materia  de  tanta  trascendencia,  no  puedo  hacerse  con  la  precipita- 
ción que  (piiíM'o  el  señor  Diputado.  Yo  encuíMitro  (¡ue  la  mc^dida  previa 
no  tiíMie  ninguna  analogía  con  (»1  dictánuín  do  la  Comisión  y  (pie  el 
(iobiei'no  puod(*  poniM'la  v\\  ojíicución  sin  necesidad  tle  esta  autori- 
zación. 

Klseíta/'  Aíinisíro — El  Mhiistoi'io  ha  n^pelido  nuichas  v(m*(\s  (jue  la 
medida  previa  tiíMio  poi*  objeto  a(l([uii'ir  datos,  con  los  cuales  puedan 
tomai'Sí^,  las  i'esolucion(»s  conv(Miiont(ís:  ha  dicho  también,  (pie  esta  me- 
dida estaba  en  sus  atribuciones^;  poro  lo  (pie  importaos  salir  cuanto 
ant(^'^  d(»  los  inconvenientes  (pie  so  tocan. 

Kl  Gobierno  recibo  informemento  en  las  ofhnnas  do  recaudación  di- 
forcnt(»s  moiKídas;  para  n^gularizarlas  (^s  absohitamonlo  nO(*esaria  la 
autorización,  ó  (pie  la  Asambh'ía  dé  reglas  que  lo  i)UíMlan  i'olovar  do  su 
(M)mpromiso.  Kl  Ministerio  osla  l(*jos  do  príít(índíír  (jue  la  resolución  sea 
poíM)  príMUíMÜtada  ;  poro  no  piuvlc  monos  de  recomendar  á  la  Sala  que 
cUiX  s(^a  i)ronta,  pu(.»s  í(ue  do  otro  modo  no  puede  njarchar. 

El  señor  Dar  reirá  (  don  Miguel )  —  Es  verdad  (pie  el  objeto  del  Go- 
Inornoal  pedirla  autorización, es  regularizar  la  moneda,  pero  ¿(piién 


-  215  - 

le  quita  el  qiip  pongíi  liu  ejecución  esii  meílidn  previa,  pa^*a  la  Cjial  ps 
innecesai'ia  la  autoii/acióp  ? 

Se  espei'aii  de  ella  inny  proiilo  roiioeiinientoís  pásilivps  para  expe- 
dirse con  nYx^  acierto  al  dictai*   la  Ley  4o  monedn;  esppri'uUPslQ.s, 
pu(''s,  y  enti'elauto  marche  el  (Tobierno  como  hasta  aquí. 

ÍlIschu!'  Aleare^--  S|í  ha  dicho  por  un  señor  piputadp  que  la  pi^ili- 
(la  previa  nf)  tiene  pjngiipa  amUogía  con  la  autorización  que  la  Cpipi- 
sióp  í|conseja,  cuaqdí)  el  ([ue  habla  ha  den^ostraclo  l|as(a  la  evjdpflria 
SM  conexión.  La  medida  pn'ívia,  señores,  es  sobre  mcineda;  uo  puedo 
explicarme  más.  Cualquier^  resoliicipn  que  t(>iT)ase  \x\  Así)mbléít  ser- 
villa de  cál(*ulo  á  los  especuladores  y  tenedores  de  las  diferentes  mo- 
nedas; altpraría  sM  valor,  y  los  senf)r'es  Djpqtados  sabep  bien  loque 
esta  alteraiáón  licrjudicaría  á  la  niedida  pn'ívia. 

Nada  rpás  puedíi  d(;cirse  sin  indicar  el  secreto  en  esla  dispusión,  y 
njalá  <iue  todos  los  señorías  se  penetren  de  este  i'iesgc).  f^s  prpcjsr),  pi-iés, 
qi|p  v( )h-a ipns  á  la  sesión  secreln  para  dejjbprar  sj  ella  ha  coiicUlifló 
ó  no. 

El  seíiíj/'  /ií¿/7'6V/v>  (don  Miguel )  —  Doy  por  sfíntiul<>  que  puaKiuje- 
ra  resolución  de  la  Asánihlra  seiia  difícil  para  ja  pipíjjdá  prpvÍH; 
ptM'o  en  mi  opinión  es  mucho  más  arriesgada  í*sa  ámpliq.  antpri^a- 
cipn  que  se  quiere  dar  al  (i()l)i(írnp. 

¿7  si^íLor  4'^^^^^^^-^  — V*>  UQ  sostendré  precisamente,  que  sp  clápsa 
Amplia  autorización,  pero  la  indipación  de  la  (Jpmisjón  ftjó,  que  sp 
aulí)ri/as(í  al  (iobierno  para  tomar  las  piedidas  que  creypsp  cqnvp- 
nientes. 

Im  que  la  Coipisión  encuentra,  que  tienq  cpupxión  con  ja  mpdjda 
previa,  es  (pie  ]i\  iV"^aipbl(?a  pp  dé  ninguna  rpgla. 

El  señor  Barrciro  (don  Miguel) --Una  vez  ([UP  cl  spñor  Uiputado 
desiste,  pueile  dP^-lai'arse  íjue  el  (lobierno  tpnie  ja  mpcUda  previa, 
y  ((Lie  entretanto  marche  cpmo  hasta  aquí,  sin  admitir  cj  papel  ep 
liis  oficinas  d^"  recaudación. 

El  señor  Aleare.^  —  Protesto  qup  pq  puedo  pontcstap  por  las  ra- 
zóneos (lue  haptes  he  indicadc^. 

iü  tieñor  ]\Jíius(/'Q  —  El  Mipisterio  tiene  el  disgusto  de  i^epetii' que 
se  (liyaga,  siempre  que  se  trata  dp  tal  ó  tal  monpda ;  lo  ((UP  él  piílp 
es  una  níSQJución,  stía  cuaj  fuese.  Es  preciso,  señores,  fijarse  ciHas 
circunstancias  difííáU^s  í^i  (|ue  el  (n)biei'n()  se  (ípcupntra.  Autorít'pse- 
líí,  pues,  ó  dénspjí;  reglas  para  que  pueda  marchar;  pero  entretan- 
to, él  no  puede  mirar  con  hidiferencia  la  depreciación  de  una  mo- 


10 


noda  ((lio  liiíiio  el  Tipo  de  la  liborlad  (1«?1  i^aís  dejando  oii  boga  otra, 
os  píxM'iso  dccii'lo,  sonoi'í^s,  de  un  Tipi)  nniiiioso. 

La  medida  previa  s(í  pondrá  en  planta  y  ella  traerá  resultados; 
pero  mienü'as  no  s(*  arribe  á  una  resolueión,  n  )  se  pu(*de  entraren 
clasilieaeiones. 

El  señor  Bairciro  ( don  Miguel ) -  -  Ks excusado  repi^tir lo  ([ue  he  di- 
cho anteriormente.  Tome  el  (iol)ierno  la  medida  pr(''v¡a:  veamos  sus 
resultados  y  entonces  decidirihiios  segtuí  los  datos  que  (Mía  nos  propor- 
cione ;  pero  no  puedf)  menos  dií  añadir  (]ue  he  extrañado  el  tono  de 
seguridad  (*on  que  el  señor  Ministi'o  ha  pi'onunciado  algunas  expre- 
siones. 

lü  señor  Ministro  —  El  Ministerio  (\<taba  muv  distante  de  iniaginar 
que  se  había  producido  con  sevei'idad,  manif(»stan(losus  sentimientos 
sobre  una  d::íterminación  vaga.  S(»  habló  de  una  moneda  (pie  no  tiene 
ningún  cará(*t(U' legal.  S(^  habló  d(»  otra  ( pie  no  puede  recordarse  sin 
gratitud,  y  cuya  depreciación  so  ha  comi)rado  con  nuestra  libei'tad. 

¡  Qué  extraño  es,  pues,  (pie  0\  se  afecte  ! 

Kl  Ministei'io,  mientras  no  se  le  (juiteese  (*arácter  legal,  la  sostendrá 
siempre  C(jn  toda  la  íirnKíza.  y  lil)ei-tad  á  que  ti(.»ne  dei'echo  en  el  lugar 
(^ue  ocupa. 

El  señor  Gddea  —  Yo  no  creo  distantes  á  los  senoi*es  Representan- 
t(\s,  d(>  conví^nir  (]ue  nada  tiene  ((ue  vím*  la  autorización  (\)n  la  medida 
piT'via;  ¿  para  (puí  met(»rníxs  en  opiniones  sobre  moneda  ?  Sólo  se  tra- 
ta de  cuál  convendrá  admilir,  y  esto  no  tiene  ninguna  analogía  c^on  la 
me(hda. 

Tami)oco  ci*(M)  (pK»  las  i'ívsoIucíoik^s  de  la  Asambh'a  ni  los  d(»(»retos 
del  Gobierno  jamás  pucílan  hacíM*  vai'iar  el  valoi'dela  moneda,  sino  su 
cn^dito  en  el  merc.vlo. 

Ks  tambiíMi  inconcebibh»  lo  (|ue  ha  di(dio  el  síMlor  Ministro  respecto 
ala  legalidad  d(d  pai)el  moneda,  y  qiu*  (»1  (lobierno  deba  sostenerla. 
Desde  ({U(»  (^s  rechazado  en  el  m(U*(*ado  no  pued(>  s(m*  legal. 

La  cuívstióii,  [)U(Vs,  síM'educe  á  cuál  moneda  couvíímk^  admitir  en  las 
oíl(*inas  de  rcí^iuidación,  y  esto  es  lo  que  hay  (pie  ivsolveí'. 

El  señor  Ministro-  Me  permitiiv  entrar  establínnendo,  que  el  señor 
Diputado  queuK;  ha  precedido  en  la  palabra,  ha  sentado  datos  gratui- 
tos. Primero:  í[\\í)  ninguna  resolución  que  se  touK^  dará  valor  á  la 
moncíla,  cuando  nada  hay  más  fácil  de  preveer ;  que  si  el  (*ol)re  se  ad- 
miti(?s(»  especialmente  en  las  arcas  del  Estado,  aumentai-ia  en  el  mo- 
m  Mito  su  valor,  y  vice-vei*sa.  Oti'o  dato  gratuito  es  chM'ir  que  los 
billetes  del  Banco  d(^  Buenos  Aires  no  (vs  una  moneda  legal ;  VíVmse  los 


—  217  — 

i'Ogisti'os  oficíalos.  ¿  Poi'  (¡uó  la  recibo  ol  ( lobioi'no  poi*  su  valor  escrito 
en  la  campana  ?  Luego  es  una  nioníMla  legal. 

Es  clai'o,  pues,  que  al  (vstableccu*  cualquiera  resolución  va  á  alterar  el 
valor  de  cualquiera  de  las  moníMlas  (pie  se  favorezca. 

El  señor  Gadca  —  He  convcMiido  en  quo  es  preciso  arribar  á  una  re- 
solución, pei'o  no  puedo  convenir  ox\  las  aserciones  del  señor  Ministro. 
El  país  no  ha  legalizado  la  moneda  papel;  él  la  admitió  solamente  por 
la  conexión  (pie  tenia  (*on  su  libei'tad  ;  poro  (Mki  ha  sido  resistida  si(»m- 
pre;  por  consiguiente  d(\|ó  d(í  s(m*  l(^gal. 

El  señor  Airaren  —Pido  la  palabra  para  decir  solamente  que  hemos 
perdido  c¡  ti(^mpo  saliendo  do  la  cuestión.  Ella  so  reduce  puramente  á 
si  debeniíjs  reunimos  en  sesión  secreta  [)ara  cerrar  la  que  quedó  pen- 
diente esta  mañana.  Esto  es  lo  ([ue  debemos  resolver. 

El  señor  P/'esidente  lo  puso  á  votación  de  la  Sala,  y  se  acordó  se  reu- 
nirían á  las  diez  de  la  mañana ;  por  lo  que  se  levantó  la  sesión  retirán- 
dose los  señores  á  las  once  de  la  noche. 

Hav  una  rubrica. 

«' 

Berro. 


En  la  Villa  de  Canelones,  á  ocho  de  Fel)rero  de  mil  ochocientos 
veintinueve;  reunidos  los  señores, "Blanco — Presidente;  Masini,  Zu- 
billaga,  (^avia,  Payan,  Costa,  (mdea.  Sayago,  Nuñez,  Laguna,  B(M*ro, 
E(!heverriarza,  Barrein^  (don  Manuel ),  Barreiro  ( don  Miguel ),  Alva- 
rez,  Haedo,  Fernand(3z  y  Zudañez;  no  habiendo  numero  competente 
para  abrir  la  sesión  [)or  enfermedad  de»  los  señores  Ellauri,  La- 
mas, Ledesma  y  Masculino;  y  estando  señalado  el  día  de  hoy  para  sus- 
pendía* las  sí^siones  de  la  AsíimbhJa,  con  el  objeto  de  trasladarse  á  la 
Aguada,  quedaron  de  hecho  susí)cndidas,  retirándíjsc  los  señores  á  las 
once  de  la  mañana. 

Ilav  una  rúbrica. 

Berro. 


—  318  - 

En  la  Aguada  do  Moatovidoí),  údjoz  y  sci.s  do  l^Y'hrííi'o  d(í  mil  ocUo- 
clontos  vointimieve;  abioi'ta  la  s(ísi(')|i  ordinaria  c\Jt]\  lt).s  soriMiv^  Kl^^íl' 
co — Prt^sitlente;  Alvaroz,  Lamas,  (^avia,  ¿[iibillaga,  Ma.sini,  CluicniTO, 
Sayago,  Haodo,  Pereiríi  (don  Galjrií^!),  pclipvprriiV'Zíí,  (nidea,  finrrpi- 
ro  (ijiU}  Manuel),  I'orail^doz,  13ari'oiro  (don  Miguel),  Pagoja,  Lagu- 
iia,  Coí^ta,  I31i)noo  (donjuán  Benito)  y  Boito;  m\\  avjso  de  no  poilfr 
insistir  lo  señores  r41aui'i,  I.edesma,  \|aseulinp,  Luz,  y  Zudanez ;  con  ji- 
evneia  los  señores  Gareia  y  (iiH^ra;  sin  ella  ni  avisf)  li)s  sppores  jíi)- 
mii'ez,  Nufioz,  Payan,  Suarív.,  Lapido  y  Trápani. 

Scí  leyó  la  aeta  (|e  la  iiltima  sesión. 

Í!.Y  ^>v7oriií//v'<3/ro  (d()n  Miguel)  ohsíM'vp,  niip  en  la  riulneeión  déla 
aeta  "^e  notaba  poca  regularidad,  pues  nue  en  eUa  se  jnsertí|ban  exten- 
samente los  discursos  dol  Ministerio,  mientras  (|i}e  l^s  de  la  oposición 
se  expresaban  d(*  un  m()do  conciso. 

lü  s(^iiiv'  Pj'csiclcnlc  contestó,  (jue  el  reglqmeiíto  clísponia  ipie  pn  las 
actas  sólo  so  indicasen  las  discusiones ;  que  todo  lo  demás  dej^ía  ex- 
presarse en  el  Diario  de  Sesiones,  ouya  publicación  tenía  íMitendido  r\c- 
tivaba  la  Comisión  de  Peticiones:  que  aún  para  (\^to  (M'a  necesario  <(uo 
los  señores  Ríípresentantes  i'(»mities(Mi  sus  aloeucion(»s  á  la  Seeií^taría 
como  antes  de  ahora  se  había  indicado;  y  ((ue  si  el  señor  Diputado 
quería,  podía  i-emitii'  la^  suyas  para  ponerse  íntegras  en  la  aetade  la 
presente  sesión. 

Aprobada  y  lu*mada,  se  dio  cuenta  de  los  asuntos  que  hablan  enti-a"" 
do,  por  el  órílon  siguicMite: 

Una  (M)municación  del  (TobiernoTeclií^  14  del  coloriente,  acompañíjn- 
do  un  proyecto  do  L(»y  sobre  l^^s  derechos  de  puprto.  —  (  Comisión  do 
Hacienda.) 

Ln  oíi(MO  del  (lobierno,  íe(*ha  ti*(íce  (leí  coriiente,  pidiéndi)  (|u(^  U\ 
Ilonorable  Asamblea  declaro  el  orden  que  se  ha  de  síiguir  en  el  pago 
de  las  (betas  de  los  señoi'os  Hopnísentantes,  respíícto  á  la  inasistencia 
rnás  ó  menos  prolongarla  de  algunos  de  ellos  con  licencia  ó  sin  olU].  — 
(Pasó  á  la  Comisión  de  Peticion(vs. ) 

Una  solieitud  del  señor  R(q)res('ntanto  don  Santiago  SayAg(^,  con  o| 
objeto  d(^  que  s(»  lo  eon<'(Mla  un  n^es  (]o  lic(Micia  pai-a  rc^parar  el  d(Mi*i- 
monti'o  i[[\r  han  sufrido  sus  inter(»s('s,  en  razón  de  hal)er  (punlado 
abandonados.    -  (Comisión  de  Peticiones.) 

Oti'a  del  ciudadano  Josí'»  María  Márquez,  exponiendo  (jue  hal)iendo 
sido  acusado  como  Kditor  del  periódico  ((Observador»,  y  juzgado  por 
las  leyes  del  Impoj'io,  pide  que  si  hay  lugar  á  la  acusación  so  le  juzgue 
por  las  leyes  i)ati*ias.  —  (  Peticiones. ) 


-  319  - 

Uuíi  cnmunicaciúu  (lol  (ií^hioriiu,  fecha  catorce  dv\  corrioiitp,  indi- 
cando Ui  convonioncja  do  designar  un  escudií  do  arnv^s  al  Estado,  ro- 
iTospondiente  á  su  nuevo  eaivictí  :\  —  ( Coniiísióu  {\í'  L(»gishu'ión. ) 

El  dielámen  déla  Comisión  de  1 -etipioníís  p|i  soliditud  de  Antpnio 
José  do  ísioura  Viana,  que  aeons^ia  puse  á  infornie  del  Goljiieriu):  ( (4uo 
so  daría  on  la  orden  del  día. ) 

Otro  de  la  Comisión  de  Hacien(|a,  quc^  aconseja  se  autari^-t'  ^\  Go- 
bierno, para  la  inversión  de  U'os  mil  pesos  r\\  sueldos  y  gosfós  (le  \\]]ii 
comisión  oxtraoi*(}inaria  de  cuentas.  —  (Igual  i'osííluoión  que  ja  f\u- 
tortor. ) 

Concluido,  el  señor  Presidente  indicó  á  la  Sala  (jue  contiuualm  )u 
discusión  pendiente  sobre  moneda. 

ílI  señor  Alvares —  Cuando  la  (Comisión  (]tí  Hacienda  aconsejó  á  \\] 
Honoi'ablo  Asamblea  que  se  autorizase  al  ÍTolúeruií  pai'a  nu-ibir  en  1í}s 
oflcinas  do  recaudación  l^xs  qionedas  de  un  curso  i*ornente  eu  el  mer- 
cado, fué  en  el  concepto  do  que  s(^  tomaría  la  medida  previa  que  do- 
bla proporcionar  datos  positivos,  para  expedií*  la  Ley  de  Alcuicdu. 
Poro  habic'índose  acercado  el  Miuistí'o  de  Golnerno  á  1^  (^omisión,  y 
hecílio  presentí*  que  no  cree  ya  conveuiiíule  ni  necesaria  la  adopciún 
do  aíiuella  medida,  la  Comisión  pide  á  la  Honoruble  Asanibléa  se  le 
permita  retirar  su  proyecto. 

El  ^eñar  Gadea  —  Me  es  muy  extraño  en  esfe  momento  que  vnia 
modida  cuyo  resultado  lia  sido  tan  frivolo,  baya  podido  tcnep  tantp 
tic^mpo  entretenida  la  perspicacia  del  Gobiernt>. 

¿Será  posible  que  después  de  hnT)er  estado  tantos  día$  entretpnidos 
y  convencidos  de  su  utiliduíl,  salgamos  abpi'a  oon  que  íís  innecesaria? 

Como  cpnsidero  que  no  podemos  obligar  al  (Tobierpo  á  la  adop- 
ción de  una  mediila  que  está  en  sus  atribuciones,  pp  nio  pnipeparp 
en  sostener  más  esta  cuestión.  Consentiré,  pues,  (mi  que  la  (Comisión 
de  Hacienda  retire  su  proyecto,  pcíro  am  la  indispensable  p]:íjiga- 
ción  de  presíuilar  cuanto  antes  sus  trabajos  sóbrela  Ley  (le  moneóla- 

líl  señor  A  loaren  —  ríeservándome  contestar  oportunamente  al  se- 
ñor piputado  preopinnnlf'7  n^^'  eeñipé  solamente  á  la  obligación  qap 
se  (luiere  imponer  á  la  Comisión  de  Jlai'ionda  para  ([up  i)resente  sus 
trabajos  con  la  Ijrevedad  qu(í  (luiere  el  scfior  Diputado.  Ciei'jamentp 
oí  que  babla  ba  extrañado  esta  animadversión,  porque  Ui  Asamidéa 
debe  estar  penetrada  que  la  Comisli'jn  de  llacienda  ba  trabajado  con 
empeño  en  este  asunto.  Elbi  (Considera  (juo  sus  (•onpcimionto.^  no  son 
suficientes  para  expedirse  en  una  materia  tan  delicada  con  la  rapi- 
dez que  quiei'c  el  señor  Diputado.  Al  monos  el  (jue  habla  lo  (*pde- 


-  220  -  - 

ría  giisto.so  el  puo.sto  para  qiio  con  sus  Inros  ilustrase  á  la  Comi- 
sión, «á  fin  (le  acolíM'ar  la  conclusión  do  sus  trabajos,  on  que  lodos 
estamos  tan  interesados. 

hl  señor  (jadea  —  En  sesiones  ant(M'iores  so  lian  vertido  por  los 
señores  Diputados,  suficientes  lucos  para  que  la  Comisión  pueda  ex- 
pedii-se  del  modo  que  juzgue  más  convenient(»,  y  yo  ala  verdad  no 
considero  la  materia  tan  difícil,  ([ue  ella  no  pueda  i)resentar  sus 
trabajos  en  un  pai*  de  días. 

Lo  ([ue  deseo  es  (juo  la  Comisión  s(»  expida,  si  se  quiere  errando,  por 
que  estos  yerros  son  menos  malos  (jue  los  perjui(úos  quí»  causa  en  el 
público  la  demora. 

Se  ha  dicho  antes  de  ahora  que  las  medidas  qu(»  s(*  toman  son 
provisorias;  delilxM^emos,  pues,  aunque  sea  com(»tiendo  errores,  por- 
que al  fin  los  conoceremos  i)ronto  y  podremos  remediarlos. 

Es  algo  que  precisamente  me  he  dirigido;  juzgo  siempre  ([ue  los 
yerros  (Miyo  remedio  sea  fácil,  es  el  menor  de  los  males  que  podamos 
cometer. 

Nosoti'os  hemos  delibei*ndo  on  materias  muy  gi*aves,  y  ¿por  qué 
no  hemos  de  delibei*ar  en  esta  f 

Hagamos,  pues,  algo  ya,  y  es  lo  que  la  Comisión  hubiera  acertado 
si  lo  hubiera  hecho. 

El  señor  Barreiro  (don  Miguel)  —  El  Ministei'io  no  ha  dejado  de 
pond(M\ar  que  el  Gobierno  no  podía  marchar  si  no  se  acccdia  al  pro- 
yecto presentado  para  su  autoi-ización. 

l^)nderal)a  tambic^n  la  (*onvenioTicia  urgente  de  la  medida  previa, 
y  sin  em])ai'go  senos  acaba  de  asegurar  que  ya  no  es  conveniente;  y 
poi'  cons(*cuencia  se  retira  el  proyetio  que  nos  ha  pi'oocupado  tanto 
tiempo.  SalxMíios  tamljií^n  (pie  mientras  la  Asamblea  discutía  este 
asunto,  el  Gobierno  se  ha  arrogado  una  autoridad  ((ue  no  tenía,  man- 
dando que  en  las  oficinas  do  recaudación  sólo  s(í  reciba  una  cuarta 
partí»  en  cobre.  El  ÍTobierno,  S(M"íores,  s(»  ha  excedido.  ]vs  es(\anda- 
loso  que  durante»  la  discusión  haya  tomado  una  nKnhda  como  esta, 
({ue  es  sólo  ati'ibución  de  la  Asamblí'a.  Pido,  pues,  que  sin  pei'juicio 
de  (lue  la  Comisión  de  ]Iaci(»nda  siga  sus  tral)ajos,  se  (*ite  al  señor 
Ministro  para,  <|U(»  dé  (Mienta  d(»  la  razón  por  (|ue  el  (Vohierno  se  ha 
atrevido  n  expedir  esta  medida,  y  tumbién  de  los  motivos  con  queso 
retira  el  proyecto  on  cu(»stión. 

Fá  señor  Alcarej  -  Yo  no  me  opondn''  á  que  el  Ministi'o  venga  á  dar 
razón  del  por  qué  ha  tomado  la  medida  qiuí  ha  indicado  el  senoi*  Dipu- 
tado, apesar  de  (pie  creo  que  está  en  las  atribuciones  del  Gobierno;  pero 


-yoí    

Sí  me  opondi'ó  á  rjuo  venga  ú  dar  cuenta  en  sesión  pública  de  lo  que  nos 
propuso  en  sesión  secreta,  y  quí^  ahora  ha  encontrado  otro  medio  (lue 
sul)rogar  sin  tantos  inconvenientes. 

Por  tanto,  creo  que  para  esto  no  es  necesario  que  venga  el  Ministi'o, 
y  que  siendo  la  cuestión  sobre  sise  permite á  la  Comisión  de  Hacienda, 
sin  perjuicio  de  continuar  sus  trabajos,  retii*ar  el  proyecto  que  presen- 
tó, es  sobre  ella  que  debe  recaer  la  votación  de  la  Asamblea. 

Después  de  algunas  otras  explicaciones,  el  señor  Presidente  [)uso  á 
votación  si  estalla  suficiente  discutido  ó  no,  resultó  la  afirmativa. 

Si  se  permitía  á  la  Comisión  de  Hacienda  retirar  su  proyecto.  — 
(Afirmativa.) 

Concluido  este  asunto  el  señor  Presidente  previno  (lue  se  hablan  con- 
cluido los  que  hacíanla  orden  del  día. 

El  señor  Masini—  Pido  la  palabra  para  decir  solamente,  que  el  dic- 
tamen de  la  Comisión  en  la  solicitud  del  señor  Soura  Viana,  es  de  pura 
fórmula  y  creo  (pie  pueda  considerarse  sobre  tablas.  —(Se  apoyó  esta 
indicación.) 

¿7  8e/Io/'^a/'m/'o( D.  Miguel) --Pido  también  que  se  cite  al  señor 
Ministro  para  que  en  la  próxima  sesión  dé  cuenta  á  la  Asamblea  de 
porqué  ha  tomado  el  Gobierno  la  providencia  que  he  indicado.  —  (  Fué 
también  apoyada. ) 

Se  puso  por  su  orden  en  votación  la  indicación  del  señor  Masini,  y 
fué  aprobado  sin  discusión  el  dictamen  de  la  Comisión. 

Igualmente  fué  aprobada  la  indicación  del  señor  Barreiro. 

Se  levantó  la  sesión  á  las  ocho  y  media  anunciándose  (jue  continua- 
ría m^iñana  á  las  cinco  de  la  tarde,  para  ti'atar  de  los  asuntos  que  se 
darían  en  la  orden  del  día. 

Hay  una  rúbrica. 

Berro. 


En  la  Aguada  de  Montevideo,  á  diez  y  siete  de  Febrei'o  de  mil  ocho- 
cientos veintinueve;  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  señoi'es  Blanco 
— Presidente;  Al varez,  Lamas,  Cavia,  Zubillaga,  Masini,  Chucarro, 
Sayago,  Haedo,  Pereira  (don  Gabriel ),  Flcheverriai'za,  Gadea,  Barrei- 
ro (  don  Manuel,)  Fernandez,  Barreiro  (don Miguel,)  Pagóla,  Laguna, 
Costa,  Blanco  y  Berro;  con  aviso  de  no  poder  asistir  los  señores  Mas- 
culino, Ellauri,  Zudañez,  Trápani  y  Luz;  con  licencia  los   señores 


(liirr\*á  y  (xarríil;  sil)  rllíi  ni  aviso  los  s(»nóriL\s  Hamínr/;  Nuñuz,  Pa- 
yaii,  Snnit'z,  Lrdcsriia  y  I.ni)i(lo. 

Loítin  la  acta  aiitorior. 

hl  ^cilortifulca  -  OhsrM'vó  ([iierMí  su  i)nmora  alocución,  dondcí  rtc- 
cla  \\\\\'  \\\  ('(iniísion  \\v  Hacioiida  i>twlrfa  n^lil'ar  su  Jiroyecto  se  inisieso 
(i  sii  (líctntllrul,  ))  ilU(Vs  cii:»Jaí(uo  si(Ml(l(rdnl  (xobíierno  ol  pi'o\Trlt)  res- 
pecto á  nidn^^dn,  la  Comisióii  ivo  podía  pedíi*  iiue  fuese  i'etinido. 

ApKobada  V  fli^rnada,  se  dio  cuenta  de  los  af^unuv^  (]ue  habían  XA\- 
li-ido  p(»i*  v\  óiíleu  siguiente: 

Del  dictamen  U(^  In  (jUlilsíóh  d(»  Peticiones  r(^fbi-eiitea  la  (M>nsidta 
(jue  i)ro[)OM(»  (d  señor  Minisíi'o  de  (iohierno,  sohi'e  si  han  de  euusidb- 
rí\l-se 'c()h( opción  a  pei'cíhli'  las  dietas  designada.^  a  los  stM'iot'tvs  Hepre- 
sentíuití.vs  aquellos  que  no  lian  asistido  aiiteri\\i*míMité  con  licencia  ó 
síii  Mía,  hí  hayan  dado  aviso  anticipado  en  el  día,  en  confórnudad  del 
reglanVehto. 

Otro,  delá  'diehat/ohiisiAh,  i*(dativoá  la  renuneiadel  cai-gn  de  Dipu- 
tado (jue  hace  don  Bonifacio  IíímIimu^IIo.  Y  otro  de  la  misma,  en  la  sUli- 
cit\id  del  eiudadanó  Josí'»  Maíia  Mni-quez,  Editor  del  pei*íoilieo  a  übser- 
vfldór  ()ríental.» 

fc*/  señor  Prd^idnt'ic  anuneíAá  In  Sala  s(»  repartirían  bstos  asuntos  en 
la  orden  del  día,  y  <|ue  pnsal)an  á  considerarse  los  indicados  en  la  de 
hoy;  hallándose  presente  el  sefior  Ministro  de  Ifacienda. 

El  >icrior  Gadca  pidió  la  palabra  y  dijo : —  Ha  sido  extranb  á  muchos 
señores  Repre^íentantes  y  paiti(Mdarmente  \\\  (|ue  habla;  hal)er  sal)i- 
ihs  que  (d  rToliierno  ha  expedido  un  dioi*retx^,  ord'enando  que  ón  las 
oficinas  (!(»  reí»audación  S(*  i'eciba  tres  pai'tes  en  plata  ü  oi-o,  y  una  en 
cobi'c.  Esta  exti'añcza  ha  motivado  la  moción  qui»  se  ha  hbcho  en  la 
sesión  anterior,  para  que  el  señor  Ministro  viniese  á  dai' <*ucnta  de  la 
razón  por  que  se  ha  tomado  aquella  medida,  que  sólo  (vs  peculiar  al 
Cuei'po  Legislativo.  Si  ellas  fuívsen  de  las  atribuciones  del  (Gobierno, 
no  necesitaría  de  la  autoi-ización  (pu*  pidió,  para  i-ecibir  en  las  oficinas 
de  r(M\audación  todas  las  monedas  de  un  curso  cori-iente  en  el  m(M'cado, 
V  entóncívs  el  sen(»r  Ministro  nos  hulji(M'a  excusado  las  fatigas  de  su 
discusión.  Por  tanto,  pido  qu(»  el  S(Mlor  Ministi'o  haga  les  explicacio- 
nes qú(^  se  le  han  pedido. 

i'Jl  señor  Aiinisfro — Estaba  muy  lejos  el  (tobierno  de  (^spei'ar  una 
alarma  tal  coiiio  se  ha  manifestad(>  entrc^  algunos  señoi'cs  Diputados 
so1)r(»  el  d(M*retO  que  ordena  reciljir  en  ta  Aduana  de  Montevideo  sólo 
\ma  cuarta  parte  en  cobi-e.  Esto  ha  sido  tanto  mas  extraño  al  Ministerio 
cuanto  era  mayor  la  persuación  en  que  se  hallaba  de  que  k)s  señores 


llepi'í^seiilíihios  snhiaii  (luo  (v<ta  li/solnrióh,  (v^tabít  oii  la  'o.-^RmVi  do  las 
lürlblirioiíos  del  liobiíMilíK 

El  robl'c,  síMloirs,  n()  es  lina  níonoda  invoilladás  parrt  las  gi'Hndes 
traiisaci'ii)ir(v<,  sino  s(ilai11íMit(»  [iiihi  faíMÜtai' el  cnmhio:  sOlü  Uil  ilbusí) 
podía  liabcHo  íñtroditcidb  ch  M(Mi1(^vide(^. 

El  Gobierno  no  deblía  autorizar  (»st(í  abuso,  v  in\  (Mmsociioirciá  há  t(i- 
Hiadb  (»sta  tüodldá  roglamentai-ia  i)()i'qUe  no  íiay  ilinguná  Ley  (lue  se  k) 
IJrbhiba. 

Creo  qii^^  esto  sel'á  bastante  pal'a  qutí  los  señolees  Diputados  so  thm- 
(jiiiliceli.  Al  Mínistbi'i(>  l'é  es  gi^ató  íil)servar  el  eelo  eóli  que  los  señolees 
Diputados  mii'an  las  atribucioiies  del  Cuerpo  Legislativo,  porque  nli'eii- 
ti'ás  haya  quien  líls  sosteiigíi,  lio  voIveh''mos  á  los  tiehiiVos  de  aiiai''(iiiía, 
ili  ostíü'érilrts  suj(^tbs  al  eápríelib  de  lui  tiratib. 

El  señor  Gadea  —  Láilníca  rít/ón  queel  Ministeriti  pn^seiita  es  qiie 
pudo  toniai'  la  iníMÜda  en  (Hiestión,  no  habiendo  uiía  Ley  qiie  sb  Ib  iUni- 
hiba;  y  eii  lili  opinión,  s'efiíü'es,  este  es  un  efugio ;  l:)Ues  respecto  del  pa- 
inel hadi(dio  (d  sí^ñ'oi*  Ministro  en  sívsíoiíes  anteriores,  que  eivá  uiVd  hVo- 
neda  legal  suíieientemente  garantida.  ¿Porqué,  pues,  esta  medida  no 
se  há  hecho  extensiva  til  papel  ?  ¿  Pbi'  (\ué  no  la  toiiió  antes,  uml  Vez  que 
estaba  éii  sus  áti-lbücióíies  ?  El  Mliiísteríci  se  halla  en  iguales  cir'cuhs- 
táii'cirts;  y  si  pbkYiue  no  hay  liha  Ley  '(]ue  se  lo  pl'bhíba  [ludo  eóñi'tár  lá 
circitlíieióli  del  cobre,  püdb  tami)ien  regular  las  demA.s  Irtionedas,  piles 
que  respe(*tb  á  ollas  tanlpóco  haíjía  Ley  alguna.  So  ha  dicho  aritos  de 
«ihora,  qlíe  cualquiei'  i'esolución  que  el  Cuerpo  tomase  sobre  iilbiVodit 
ihifiortáría  iilia  Ley. 

Este  os  un  ctxibma,  y  sólb  ^Vodi'ia  lío  llamarse  Ley,  en  visl<á  do  no  iW- 
d'or  ser  permanente;  pbro  de  cualquí'el'  riiodo  sería  i*'eb.)lio'coi*  uria  riió- 
iVeda  del  tslado,  y  este  rcíciiiíocimiento  d(»pende  s(Mo  del  CucriW  Le- 
gislativo. 

l^^l  Mhiist'orio  ha  pedido  se  le  fílculto  pnl*a  recibir  'en  slis  áreas  las 
íiiortedas  de  uñ  cÜrso  corriente  i^'w  el  hVerca'db.  %  Y  ñci  podría  habel'sb» 
determinado  al  discutij*  esta  autorización  en  la  Asamblea  (pie  el  Cib- 
bíerhb  recibiese  una  cuarta  liál'te  en  cbbre  ?  En  cvsto  cásU  %  rib  hubiera 
dicho  él  (piolo  i^receptiuibaiiíos  eri  una  de  sus  atribuciones?  Así  dia- 
bla suceder  una  vez  que,  como  'dice  cd  señor  Mtliisti'c^,  está  oh  Iñs 
fa'cultados  del  (^(ibiorho  la  medida  (pie  sé  ha  tbihíidch 

Jü  señor  Muü^ti'O  —  bbsel'vo,  sofKVres,  qáé  sólo  coh  una  fiKM'lo  pr'eo- 
cnpá(i(')H  piiéíle  p(>nerse  (}ste  negoi'ío  oh  el  iMlritb  (Víi  vista  (pi(^  lo  há 
hecho  el  senoi*  Diputado. 

¿El  Gobierhíj, soñorcís,  rio  puede  dellbei'nlMas  iiioriedas  (pie  sb  Han 


^yoA  

(lo  roribir  on  sus  oficinas  mientras  no  haya  una  Ley  ({uq  se  lo  cb^sig- 
no?¿lIa  (le  recibir  todo  en  cobre  ciiandí^  sólo  para  contarlo  no  tie- 
ne brazos  suficientes?  En  el  exordio  del  decreto  están  las  razones  de 
su  conveniencia.  Ya  se  ha  dicho  que  al  recibir  exclusivamente  cim- 
bre es  un  abuso  (jue  s(Mo  pudo  tolerarlo  el  Gobierno  que  lo  intr(j- 
dujo.  Remediar  este  abuso  diciendo  que  en  tal  tiempo  se  ha  de  pa- 
gar en  tal  ó  tal  proporción,  es  no  tan  sólo  una  atribución  sino  un 
deber  del  (robierno  ¿Qué  (M)nexi('>n  tiene,  pu(!'s,  esta  providencia  con 
la  autorización  (|ue  ha  pedido?  Nada  tiíaieque  ver,  señores.  Se  ha 
(hcho  y  se  ha  repetido  varias  \ccqs  que  ¿  por  (jué  Ley  se  recibe  el 
papel  ?  4  Y  esto  se  dice  entibe  nosotros  ? 

Señores:  —  Kl  Ministerio  tcMidrá  siempre  una  satisfacción  en  dar  á 
los  señores  Diputadíjs  todas  las  explicaciones  que  se  quieran,  pero 
entre  tanto  (\s  preciso  no  valei'se  de  la  posición  que  ocupan  para  ha- 
cerle ataíjues  injustos. 

El  Ministerio  sostcMidrá  siempre  la  providencia  que  ha  dado,  ponjue 
está  en  sus  atribuciones,  y  porque  nada  tiene  que  ver  con  el  proyecto 
que  presentó. 

El  señor  Gadcci  —  ContravíMidome  sólo  al  asunto  o,\\  cuestión,  dir(\  se- 
flores,  que  yo  no  he  preguntado  p()r(iu('^  Ley  se  recibía  la  moneda  papel ; 
he  dicho  sí,  (jue  poi-que  el  Ministei'io  no  ha  tomado  la  misma  medida 
(•(311  ésta  qu(»  con  (í1  cobre,  mucho  más  cuando  en  concepto  del  señor 
Ministro  (^1  pai)el  es  una  moneda  legal.  El  Gobierno  reprcíseutativo  es- 
tá dividido  en  tres  poderes.  Las  atribuciones  del  Ejecutivo  son  preci- 
samente ejeiMitar  las  Leyes.  ¿  Qu('*  Ley,  pu(''s,  ha  ejecutado  el  Gobier- 
no ea  la  medida  (lue  ha  tomado  con  el  decreto  d(»  siete  del  corriente? 
Ninguna  ;  luego  no  ha  transgredido  sus  atribuciones.  F^n  las  circuns- 
taiKMas  en  (lue  nos  ocupábamos  sobre  sancionar  la  Ley  de  mone- 
da, no  dí^bía  el  Gobierno  ni  prevenir  el  juicio  de  la  Asamblea  con  su 
decreto  rc^lativo  al  cobre,  ni  tampoco  debía  hablar  cosa  alguna  á  este 
respecto,  ignorando  la  resolución  que  tomaría  la  Honorable  Asam- 
blea. 

lÜ  señor  Ministro  —  Pido  la  palabra  por  última  V(V..  No  entraré  en  el 
pormenor  de  doctrinas  importunas  cow  respecto  á  lo  (jue  constituye  el 
Gobierno  representativo;  pero  repetir(''  (pie no  se  ha  encontrado  ningu- 
na Ley  para  que  los  comerciant(\s  i)agueii  los  dein^chos  solamente  en 
cobre.  Se  sabe  lo  (jue  importan  las  Leyes  y  cual  es  su  carácter.  El  Go- 
bierno, pues,  ha  tomado  esta  disposición  porque  sin  ella  no  [)o(lia  ha- 
cer efectiva  la  responsabilidad  de  sus  empleados. 

Después  de  esto  (piedan  en  su  lugar  las  razones  que  se  han  aducido: 


OOr    


la  Honorable  Asamblea  rosolvoi'á  en  su  vista  si  el  (Tobi(»rno  ha  ti*ans- 
gredido  ó  no  sus  atribucionos. 

Cuarto  intoi'niodio  — Vueltos  á  Sala  : 

Else/lor  Gadca^úijio:  —  Dejé  de  exponer  las  últimas  expresiones  con 
que  el  señor  Ministro  ha  eoncluido  su  discurso,  sobre  que  la  Asamblea 
decidirá  si  ha  habido  6  no  transgresión.  ¿Pero,  S(»ñores,  habrá  un  sólo 
individuo  que  ignore  lo  (jue  importa  qs^ío  decríMo,  para  no  deducir  que 
el  ordenar  no  se  reciba  en  las  arcas  diuxu^audación  masque  una  cuarta 
parte  de  cobre,  no  es  ni  puede  s(m*  atribución  lM  (lobierno  ?  Estoy  per- 
suadido que  si  se  le  hubi(M*a  autorizado  con  la  franquicia  que  ha  pedido 
no  habria  hecho  más.  K\  Minist(M*io  ha  retirado  su  proy(»cto;  no  habla- 
i'émos,  pues,  sobre  este  asunto,  á  menos  qu(»  no  se  inti'Oíluzca  otro,  ([uc 
dé  niiTitoá  ti'atar  sobi'O   moneda.    iMitrc^tanto  no  hav  más  Ley  sobre 

•/  «y 

moneda  que  el  decreto  de  siete  d(»l  corriente,  y  todos  (U^Ikm)  observarlo; 
por  consecuencia  ya  se  sabe*  la  tendencia  que  esto  puede  tener  en  la 
alteración  de  los  valores  de  pla/a.  No  habiendo,  pues,  una  L(»y  r(\spe(í- 
to  á  moneda,  este»  Decn^to  no  puede  s(M'  sino  una  Ley,  porcjue  reco- 
noce el  cobre^  le  dá  un  valor  real,  y  en  una  palabra:  lo  nacionaliza 
en  la  parte  (jut*  se  admite. 

Cualquiera  decisión  que  so  tome  sobrt,'  moneda  hará  conocer  la  im- 
propiedad de  esta  medida.  Si  la  Asamblea  la  aprueba,  quiere  deeii* 
que  el  Gobierno  necesitaba  su  autorización:  Si  la  rechaza,  es  claro 
que  el  Ejecutivo  ha  excedido  sus  atribuciones. 

El  señor  Costa  —  Según  la  explicación  d(»l  señor  Diputado,  quiere 
íjue  la  A^^ambléa  envuelva  íMi  una  r(\^olución  sobre  moneda.  La  cuestión 
es,  si  estaba  en  las  atribuciones  del  Gobierno  la  nuvlida  ({iw  ha  tomado; 
y  esto(\s  lo  ((ue  debemos  resolvía*. 

Kl señor  Alcai'e^  —  Se  ha  (lichoí[U(^  no  síM'onciIje  cómo  i)ued(»  haber 
un  Diputado  (jue  opine  <\<tar  la  medida  en  cuestión  en  las  atribucion(\s 
del  Gobierno,  y  como  (d  que  habla  ticm.'  la  desgracia  de  s(»r  uno  de 
ellos,  dai'ásus  razones. 

•  l^^l  Poder  P'.jecuíivo,  señor(»s,  íorma  riVj^laniiMiíos,  (\\pide  d(ícretos  y 
e  c¡*  •('  tuncion(»s,  (pie  [)ru(»l)an  hasta  la  cv  il(Micia  ali*il)ulos  h^galos^  que 
no  >.'  conccdíM'ian,  (Milcndic'ndosc  por  l\j(M'utivo  una  máíjuina. 

i']l  decreto  c*s  una  medida  reglamentaria  que  se  ha  lomado  provisio- 
nalmente, y  toda  vez  qu(Md  (Tol)ierno  toma  una  deterniinación  de(*st.a, 
clase,  no  se  mez<:la  en  las  atribuciones  dcd  (Juerpo  Legislativo. 

Se  ha  dichoque  ninguna  moneda  (jue  nocontcniga  su  valoi*  intríiis(3co 
puede  re(*ibirse  en  las  olicinas  de  re(;audación :  por  consiguiíMite  si  al- 

15* 


~  m  - 

go  puodo  culparse^  al  (lobiorno  en  la  adniisión  del  (•(>])i*o,  osí  qno  ha- 
ya tomado  tina  medida  tan  suave. 

No  liay  Ley  ninguna  que  auloriee  [)ara  que  toda>¡  las  cantidad(».s 
se  paguen  en  eohpe;  él  no  e>í  luia  moneda  i)ara  la>i  grandes  Imn- 
saociones,  sino  para  los  (•am)>ios  peíiuefios.  Su  introdueeión  (s^  un 
abuso  qu(^  tleho  eontener  (^1  Ejecutivo.  Kn  ol  lugai*  mismo  de  su  piN>- 
eedenela  pierdo  un  tjvinta  y  eineo  por  ciento  y  a(iuí  no  pieinlo  tanto; 
¿y  poi*  qu(\  pues,  (d  (iobierno  en  precaución  do  ftituros  perjuicios,  no 
ha  i\o  tomar  medidas  que  al  mismo  tiiMiipo  cori'ijan  el  abuso  y  fa- 
ciliten la  espedició)!  d(*  las  oíl(Mnas? 

Siendo  de  la  atribución  del  ÍTobiei^no  cumplir  la  Ley,  y  siendo  una 
do  ellas  el  que  cuide  de  que  en  las  oficinas  de  recaudación  s(»  re- 
ciban valores  reales,  es  evidente  ([ue  pudo  y  de)>ió  tomar  esta  me- 
dida. 

K!  seflor  CféUfyi/TO  —  En  mi  concepto,  señores,  cuando  el  Oob¡ei»no 
ha  procedido  A  cortar  este  abuso,  cihío  quo  ha  hecho  un  bien  al  país. 
Nosotros  no  tenemos  moneda  ninguna,  y  poi*  consiguiente  no  debemos 
recilár  ninguna  fjueno  tenga  un  valor  intrínseco. 

El  ruiico  cargo  que  se  puede  hacer  al  Gobierno  es  haber  admitido 
esa  cuarta  parte  porque  sólo  debió  K»eibir  las  monedas  de  un  vah>i*  íljo. 
Por  (H>nsiguiente/*iHMj  que  la  cuestión  debe  fijarse  en  si  el  (it>bierno 
ha  avan/.ado  sus  atribuciones  al  admitir  esta  (uiarta  parte;  reconocien- 
do al  mismo  (iempo  que  hi  medida  es  ))enóllca  y  qut>  t'ste  avance  con- 
tendrá el  abuso  introducido. 

Mi  opinión  sería  que  la  Asambl<V>  se  expida  d(^  nK>do  qut^  no  se 
admitiese  ningún  e4>bre,  poiNfue  de  admitiise  óMe  d(*bieí*a  (*on  más 
ra/ón  recibirse  el  papel,  poniéndolo  cuando  menos  al  niví^l. 

JhJ  seflof^  Alviére^  —  ílo  dicho,  señoivs,  que  el  (To)>ierno  pued(^  expe- 
dir decrt'tos  y  formar  reghnnentos,  como  lo  hacMni  todas  los  (íobiernos 
del  mundo.  Es  ptv^ciso  no  confundir  estas  disposicioncís  con  las  Legis- 
lativas. 

Sólo  se  dicta  una  L(%  cuando  se  deroga  otra,  ó  (mando  se  impone 
alguna  obligacjón. 

Ya  se  ha  dicijoque  (A  (lobierno  trataba  de  (*ortar  un  abuso,  y  ahora 
tocando  los  extremos  se  dice  que  i^sa  n>edida  es  dcMnasiado  con- 
descendiente; pero,  señoivs,  los  abusos  no  pu(nl(Mi  cortai-Sí^  de  golpe 
sino  gi*adualmente.  Se  di<*e  tambit^}  <|ue  por  <|ué  no  se  i)a  adniilido 
el  pap(d.  Los  scnlores  Dii>utados  di^ben  Unu^v  pinvsente  que  (d  papel 
sólo  ha  (V)rrido  en  la  campaña,  y  (px^  habiéndose  díMdai'ado  (|ue  los 
respíH'tivos  Departamentos  s(»  dirigiesen  por  sus  leyes  vigentcv^,  al 


(*oiu*liiii*se  la  guorra,  ol  (iobiorno  puodo  tomar  osta  medida  sin  espc- 
c\i\\  autoi-ización  de  la  Asainblí'a. 

Yo  creo  ({uo  hemos  abundado  en  razones  por  una  y  otra  parte,  y 
que  por  eonseeuencia  debemos  airiliar  á  la  votación. 

Kl  ¿ic flor  B((r raro  (don  Miguel)  —  La  cuestión  es  si  el  Gobierno 
ha  transgredido  sus  facultades  al  expedir  el  decreto  citado.  El  señor 
Ministro  dijo  que  no  había  encontrado  una  Ley  que  se  lo  impidiera, 
y  yo  digo  que  tam))OCO  hay  ninguna  que  impida  á  los  particulares 
pagar  <*on  rl.  J^l  scMlor  Diputado  que  me  ha  precedido  en  la  i)ala- 
bra,  lo  único  que  ha  dicho  es,  que  el  Gobierno  se  veía  en  la  obli- 
gación de  recibir  valores  reales  (m  sus  arcas;  luego  está  en  toda 
su  fu(M'za  la  objeción  que  s(*  ha  puesto,  sobre  <iuo  al  recibir  la  cuarta 
parte  ha  exceihdo  sus  atribuciones. 

Desearía,  puiVs,  que  el   señor  Ministro  nos  aclarase   esta  duda. 

El  seíioi'  Ministro  -  Pirlo  la  palabra,  sentando  que  sólo  por  un  sen- 
timiento de  condescendencia  i)uede  renovarse  esta  discusión,  des- 
pués de  todo  lo  que  se  ha  dicho. 

¿  S(^  olvida  (d  señor  Diputado  (¡ue  el  Gobierno  sabe,  como  todos 
los  hombi*es  del  mundo,  que  (d  cobre  no  es  creado  para  intei^^enir 
(MI  graiuUss  transacciones?  Esta  sola  razón  basta  para  que  el  Go- 
bierno ataque  el  abuso  que  se  ha  introducido,  admitiéndolo  en  la 
pi'oporción  que  ha  señalado.  Repito  que  el  cobre  en  ninguna  parte 
puede  intcM'venir  sino  en  caminos  menoi'es,  á  no  ser  en  circuns- 
tancias   (»(^mo  las  en  que  se  ha  hallado  el  Emperador  del  Brasil. 

El  isenor  Bar  retro  {(\o\\'S{\g\\Q\)  —  En  tal  caso  el  embarazo  en  que 
el  (iobierno  se  hallaba,  sólo  debía  ser  un  motivo  para  obligar  al 
Ministerio  á  consultar  este  negocio  con  la  Asamblea. 

La  autoridad  del  Brasil  que  dio  la  Ley  para  que  el  cobre  fuese 
admitido  en  sus  oficinas,  existe;  esta  disposición  está  vigente  en 
Montevideo;  luego  debe  admitirse  si  él  es  admitido  en  el  Brasil. 

Concluidas  algunas  otras  pequeñas  explicaciones,  el  señor  Presi- 
dente puso  á  votación  si  el  asunto  estíxba  suficientemente  discutido 
ó  no,  V  resultó  la  afirmativa. 

Si  el  Gobierno  hal)ía  transgredido  sus  atribuciones  al  expedir  el 
decreto  que  había  motivado  la  discusión.  —  (Negativa.) 

En  seguida  s(^  puso  en  discusión  lín  general  el  dictamen  de  la 
Comisión  de  Hacienda,  relativo  á  autorizar  al  Gobierno  i>ara  la  inver- 
sión de  tres  mil  pesos  en  sueldos  y  gastos  de  una  Comisión  extraor- 
dinaria que  ajuste  y  liquide  todas  las  cuentas  rezagadas  del  Pistado* 

El  yeñor  Ga/lca^  pidió  la  pp.labra,   y  dijo:— No  sé,  señores,   cómo 


—  228  - 

poílamo.s  (lar  liigai*  á  la  multi[)licidaíl  do  empleados  cuyos  salarios 
gravitan  sobre  el  Krario,  sin  tener  un  eonocimicnlo  de  sus  entradas. 
Hay  gastos  de  primera  necesidad  y  otros  que  no  lo  son;  yo  creo 
que  los  de  esta  comisión  no  son  absolutamente  precisos.  He  dicho 
antes  de  ahora  y  es  preciso  ser  consecuente:  ¿cómo  podremos  desig- 
nar el  objeto  en  ([ue  deben  invertirse  un  millón  de  pesos,  sin  saber 
de  dónde   han   de  salii*  ? 

Quisiera  tambii'n  (pni  se  uw  dijese  qué  clase  de  cuentas  son  las 
(pKí  va  á  chancelar  esta  comisión  con  el  nombre  de  rezagadas.  En 
mi  concepto  no  es  tiempo  de  tomar  esta  medida,  porque  el  (tobiei-no 
no  nos  ha  [)asado  aun  el  presupuesto  de  gastos  ni  la  razón  de  los 
empleados  que  hay. 

Jü  señor  Lrf¡n((s  —  MíM'ausa  admiración  el  oír  hablar  al  señor  Di- 
putado oponií'ndose  á  que  el  Gobierno  empl('*e  tres  mil  pesos  en  esta 
comisión,  sin  li¡\ber  presentado  el  presui)uesto  de  gastos.  Yo  no  sé 
cómo  quiere  el  señor  Diputado  (jue  lo  presente  sin  nombrar  una  (co- 
misión para  la  Híjuidación  de  las  cuentas  atrasadas,  y  particular- 
míMite  de  las  de  i)ropios. 

Esta  comisión,  pues,  es  la  que  nos  dará  luces  sobre  las  deudas  y 
créditos  del  Erario,  v  ellas  deben  servir  de  norma  al  Gol)ierno  en  sus 
opei'aciones. 

El  señor  Alearen  —  Las  cientas  rezagadas  que  indícala  Minutado 
Decreto,  cuya  adopción  aconseja  la  Comisión  de  Hacienda,  son  todas 
las  de  la  Provincia  antes  de  creai'se  en  Estado.  Es  preciso  también 
tener  presente  que  la  invei'sión  de  estos  tres  mil  pesos  no  es  anual 
sino  por  una  sola  vez,  y  que  esta  operación  dará  rentas  no  sólo  para 
esta  cantidad  sino  pai*a  algo  más. 

Después  de  esto  se  puso  á  votación  si  el  asunto  estaba  suficiente- 
mente discutido.  —  (  Afirmativa. ) 

Si  se  considíM'aba  en  particular  —  (  Afirmativa. ) 

El  señor  Gr/f lea-  -Se me  ha  dichí)í(ue  esta  comisión  es  con  el  obieto 
d(»  liquidar  las  cuf^ntas  nv.agadas  de  la  Provincia,  y  yo  (|uisierauna 
razón  más  gcnei'al.  Sisón  las  (niíMitas  do  propios  las  íjuíí  se  van  á 
li(|uidar,  hay  una  oficina  íjuí»  ha  corrillo  con  est(»  ramo  y  puede  liqui- 
darlas: si  ellas  son  i)ei'l('ne<*i(Mit(vs  á  otros  ramos  pued(Mi  tambi('»n 
lií|ui(lars(»  íMi  sus  res])cctivas  oficinas.  No  sé,  pues,  á  (jué  viene  esta 
comisión,  ni  lo  ípio  imix^rtan  las  li(|ui(laciones  (pie  va  á  hacer.  Por 
otra  parte,  si  el  Gobierno  tien(^  n(M*esidad  de  hacer  esta  liquidación, 
d(»be  también  conq)rendersí»  la  d(i  la  deuda  nacional,  y  me  parece 
q\u)  esto  es  i)or  ahora  imposible. 


<->X) 

hl^eñor  Clidcarro  —  Yo  croo  quo  el  .señor  Ministro  debía  oslar  pre- 
sente para  darnos  las  explioaoiones  n(H!(»sarins,  porque  ninjíuno  de 
los  señores  r)ii)u1ados  podrá  darlas  con  la  misma  proi)ieda(L  Mi  opi- 
nión (\s  (jue  se  susjuMida  la  sesión  y  que  se  llame  al  señor  Ministro 
para  la  próxima. 

Confoi'inada  la  Honorable  Asambh'a  eon  esta  indieaeión,  v  si(Mido 
la  hora  avanzada  se  suspcMidió  la  discusión. 

IIal)i(Mido  indi(Nido  el  señor  ('avia  al  principio  de  la  sesión  ([ue 
los  grav(^s  asuntos  con  (jue  s(»  hallaba  ocupada  la  (-omisión  de  Legis- 
lación, retardarían  v\  que  [)udies(»  dictaminar  sobre  el  Kscudo  de 
Alemas  d(»l  listado  que  (*1  (iobierno  Provisorio  había  i)edido,  se  re- 
solvió nombrar  una  Comisión  Ivspecial  (^>mpu(vsta  de  los  senor(ís 
Blanco  (  don  Juan  Benito ),  0)sta  v  Lamas;  eon  lo  qu(?  se  retiraron 
los  señores  á  las  diez  d(í  la   noclu». 

Hav  una  rúbrica. 

Borro. 


idas  k  la  isáiiÉa  ílciiml  Coíisliliíjciilc  y  teglslalivil  íIdI  E^Ii^ 


ContieuG  escritas  desdo  la  foja  ciento  veinte  y  dos,  hasta  la  doscien^ 

tas  diez  y  nueve— (Hay  dos  rúbricas) 


Fa\  h\  Aguada  de;  MoiltcVidcM),  A  vciiítií^lctc  d(*.  Febi'ero  de  iliil  oclio- 
cieiitos  vointinucvii;  ílbiortá  In  sesión  ordinaria  t'on  los  sonoros  Blarici) 
—  Presidonlo,  Alvaroz^  BlamMj  (don  Juan  Benito),  Cavia,  Masini,  Zubi- 
llaga,  Kllauri,  Haedo,  Niiñez,  Zudanez,  Cliucan-o,  Kcliev(»rriar/a,  Ga- 
(I(\a,  Barreiro  (don  Miglihi),  Bari-(?ln1  (dbii  iVlaniltilj;  Pagblíi^  Masrillllid; 
Cosía,  Lamas,  Payan,  BeiTO  y  Sayago;  Con  aviso  de  no  poder  asistir 
los  señolees  Laguna,  Pereira  y  'rrái)ani;  eon  lieencia  los  señores  (iue- 
rra  y  (rareia;  sin  ella  ni  aviso  los  señores  Uiiiiiirez,  Suarez,  Ledesnia, 
Lapido,  Fernandez  y  Luz:  Leída  la  a(?ia  anterior,  observó  el  señor 
Cosía  que  al  redactai'se  sin  duda,  se  había  olvidado  indicar  su  moción 
respecto  á  la  prefcM*(Micia  con  que  debía  discutirse  el  dictamen  de  la  Co- 
misión de  Peíicion(\s,  sobre  la  renuncia  del  señor  Hedruello,  y  qiie  híi- 
biéndolo  acordado  la  Asamblea^  debía  anotarse  en  la  acta  próxima. 

Aprobada  y  ílrmadii,  se  dio  cuenta  de  los  asuntos  que  hablan  entra- 
do, ])or  el  orden  siguiente: 

Kl  informe  del  (jobierno  sobre  la  solicitud  d(^  don  Antonio  José  de 
Soura  Viana. 

Los  poderes  que  presenta  el  ciudadano  don  l^edro  Pablo  Siei-ra, 
electo  Diputado  por  (d  Departamento  de  Maldonado. 

La  renuncia  que  reitei*a  el  señor  Diputado  don  Eufemio  Mas(*ulino. 

La  renuncia  del  señor  Representante  don  Jaime  de  Zudañez. 

Estos  asuntos  pasaron  á  la.  ('omisión  de  Peticiones. 

El  dictamen  d(^  la  Comisión  militar  (jue  acon-eja  la  adopción  dtd  de- 
ntelo del  Congi'cso  General  (\r  las  Pi'ovinc^ias  Unidas  del  Río  de  la  Pla- 
ta, i'clativo  á  los  [)rernios  d(*  los  individuos  que  quedasen  inüliles  de  re- 
sultas di»  la  guei'ra  con  el  emi)erador  del  Brasil :  ((ue  se  daría  (Mi  la  ól*- 
den  del  día. 

Así  mismo  se  dio  cuenta  de  la  siguiente  comunicación. 


Q*40     __ 


MíMSTKiuo  di:  (tOHIKHNO. 


Aguada,  Iu»l)r(M'n  voinlisicio  de  mil  oohot'icntos  vointinuovo. 

VA  Gobiorno  Provisorio  del  ]\slado  licué  (d  liouoi*  d(í  dirigirse  ala 
lIon(.)ral)l(' Asamblea  (lenoral  v  Legislaliva  soindiendo  ásu  sanción 
id  adjunto  provéelo  de  Ley,  í(ue  eslíd)leee  un  dei)artamenlo  de  l^o- 
lieía  en   el   Kstado. 

La  seguridad  de»  las  personas  y  i>ropiedad(;s,  (d  as(»o  de  los  pue- 
blos, (d  adidanlamienlo  di'  la^  obiMs  i)iiblieas,  (|U(»  eontribuyíMi  tan- 
to á  la  comodidad  como  á  la  Ixdle/a,  y  por  iillimo  la  cons(M*vación 
díd  ói'díMi  inlíM'ior,  son  objetos  d(»  est(M\<tablecimiento  y  so  re(*omien- 
dan  por  sí  mismo  «á  la  consideración  d(»  la  Representación  Nacio- 
nal, á  í|uien  li^ne  la  lionra  de  saludar  con  la  debida  consideración. 

Josí'  Ron'kan  —  Juan   F.  Giró, 

Asamblea  Conslituvente  v  Legislativa  del  Estarlo. 

PROYECTO  DK  LEY 

L;i  Honoral)lo  Asaml)loa  C(»nsl¡(iiv('nte  v  Eomslativa  usando  (lela 
soberanía  ordinaria  y  exiraordinai'ia  qu(^  reviste,  ha  acordado  y  de- 
creta  con   valí>r  v   fuer/a  de  Lev  los  artículos  siguiente: 

L^»  Se  establec(4'á   (Mi  el   I-lstado  un  departamento  de  Policía. 

¿.^  Kstará  á  cargo  dcd  Jíde  d(»  esic  l)ei)arlam(Mito  la  Policía  alta 
y  baja,  ('»  in>^pívción  d(»  mercarlos  y  abastos  en  todo  (d  territorio  d(d 
listado. 

W:'  Constará  de  los  empleados  (jue  expr(»sa,  y  con  las  asignacio- 
nes (|ue  dídalla  la  siguiente  nómina,  á  saber: 

Vn  Jefe  de  Policía ^      ¿.(XH) 

L'n  Olicial  1/^ .     »      \  áU) 

I  n      1(1.      2.^ »  (U) 

\a\  Auxiliar »  4Í)(1 

l.n  Contador  Tcsoi'ím'o »       l.OfH) 

L^n  Oficial  Cajei'O »  m) 

(iastos  de  Glicina  (mi  un  año »  .*ííK) 

Un  Portero  de  las  Oílcinas »  \y^t) 

i;n  MíVlico  d(í  P(dicía »  ütK) 

Cuati-o  Comisarios  de  ciudad  á  <S()()  ¿r »      .*L!¿ÍK) 

Lno  id.  i)ara  cada  imo  de  los  D(^pai'tanientos  .     .     .     .     »      (i.  KK) 


-  23.3  - 

Treinta  CiMadorcs  á  ÍÍOO ...»      9.000 

Un  Sargonlo  y  10  Soldados  para  rada  Dopartamonto     .     »    12.312 
So  asignan  para  la  ronstiHicción  do  carreas  do  limpieza, 
horramiontns  y  liahilitación  en  gonoral   del    Departa- 
monto,  con  el  d(^l)ido  cargo »      4. (XX) 

•1.'^  Transoríhaso  al  ( iobierno  para  su  publioación  y  cumplimiento. 

Gu'ó. 

So  nombró  una  comisión  especial  para  esto  asunto,  compuesta  do 
los  sonoi'os  Blanco  (  don  Juan  Benito  ),  Borro,  Chucarro,  Poreira 
(don  Gabrií^l )  y  Barreiro  (don  Manuel). 

El  señor  Presidente  puso  en  discusión  en  (*onfoi*midad  á  lo  acor- 
dado en  la  anterior  sesión,  el  dictaniíMi  do  la  Comisión  do  Peticiones 
sobj'c  la  renuncia  del  señor  Redruelio.  No  habiendo  quien  tomase 
la  palabra,  el  señor  Presidente  puso  á  votación  si  se  había  do  (con- 
siderar en  parti(*ular,  y  resultó  la  afirmativa. 

ílI  señor  Alrare^^  pidió  la  palabra,  y  dijo,  —  que  nada  tenía  que  opo- 
ner á  la  minuta  de  decreto  prosentada  por  la  Comisión;  antes  bien  tjuo 
estaba  (MI  sus  principios,  que  según  ellos  toda  renuncia  debía  admitirse; 
pues  losíjuc*  la  hacían  era  ó  porque  no  querían  ó  porque  no  podían,  (¿no 
si  no  podían  dí^l)ía  excusárselos  aun  con  pesar,  y  si  no  querrían  debía 
tambitMi  oxcusárs(*los,  pero  sin  pona.  Que  eran  sin  duda  necesarios  en 
estos  cu(M*i)OS  los  talentos  y  la  experiencia;  pero  más  n(H*osario  que  to- 
do la  vohuitad,  qut^  ora  la  qwo  en  medio  do  la  falta  de  costumbres  y  do 
lucos  en  que  nos  halló  la  revolución,  había  obrado  los  prodigios  que  ha- 
llan hoclfo  do  la  AmíM'ica  la  tierra  clásic^a  do  la  gloria.  (x>uo  los  que 
habían  do  elegir  los  diputados  (Miidas(»n  de  las  calidades  que  dol)ían 
adornarlos;  que  ák)s  el(H;t()s sólo  les  podía  el  querer;  pero  un  querer 
fundado  en  la  combinación  dcMiuo  no  podía  aspirarse  á  mayor  honor 
que  al  do  merecei*  la  alta  confianza  do  sus  conciudadan  )s;  la  de  ser  lla- 
mados por -votos  libres  y  solemnes  á  pi'csidir  á  los  destinos  do  su 
patria. 

De  su  patria  he  dicho  (continuó)  y  el  dictamen  de  la  Comisión  de 
Petici(mos  me  hace  dudar  si  á  posar  de  ocupar  esto  asiento,  me  sea  lícito 
llamar  mía  una  Patria,  que  me  ha  honrado  colocándom(3  en  el  numero 
de  H(-*pr(»sontantes.  Kl  señor  R(Hlruollo  tomo  peinlor  la  ciudadanía  di»  la 
Repriblica  Argentina  admitiendo  el  cargo  de  diputado  Oriental:  v\ 
tome,  v  la  Comisión  encuentra  justo  v  razonable  c^stíí  temor,  vha(;o 
do  (M  uno  do  los  fundamentos  en  que  apoya  la  admisión  do  la  renuncia. 


—  2:m  - 

E.^  contra  este  temor  que  yo  tengo  ([lu»  decir,  (iiio  se  luii-íji  maflana  va- 
llar L^oiitra  mí  si  lo  consaí^i\u*a  c*()n  mi  silencio.  Yo  he  estado  v  estov 
en  la  persiiación  de  que  admitiendo  el  cargo  de  dipulado  üi'ieníal,  esto 
acto  no  imiíortaba  la  renuncia  d(*  mis  dere(4ios  de  ciudadanía,  en  Buenos 
Ai!*e5,  mi  patria  natui'al.  Cí(M'1(^  de  que  las  leyes  no  i)ueden  tener  un 
of(HUü  reti'Oactivo  y  de  (lue  no  las  hay  preexistent(\s  áest(í  res[)ecto;  yo 
estoy  seguro  de  que  puedo  ocupar  este  lugai*,  sin  que  ni  explícita  ni 
im[)lícitartiente  renuncie  al  suelo  en  ((ue  Dios  me  hizo  naccM*.  Sí  poi*que 
hay  en  la  Banda  Oriental  y  Buenos  Aires  dos  gobiernos  independien- 
tii3S,  no  puede  ser  una  patria,  si  es  preciso  (jue  sean  dos,  lo  serán  igual- 
mente de  mis  hijos,  que  han  nacido  en  una  y  oti*a;  y  á  este  título  y  ríe 
lo  que  debo  personalmcMite  á  ambas,  lo  serán  igualmentr»  mías  Pero 
si  por  la  impi(Hlad  de  las  Leyes,  e-^  preciso  renunciar  más  ad(dante  á 
una  de  e.^^iis  dos  jíalrias,  los  que  salxMi  sehtir  no  llevarán  á  mal  (pie  yo 
üis  renilneie  áaíitiella  dtMjue  naihe  puede  haceiMpieyo  no  sen  hijo.  Tal 
es  mi  resolución;  pei'o  no  son  tales  mis  opiíiioni^s.  Las  ciudadanías  de 
la  Banda  Oriental  y  BuíMios  Aillos  no  soh  incompatibles:  lo  s(M-án  el 
ejíM'Cicio  de  ambos  enhorabuena,  pero  no  ellas  en  sí  mismas. 

Yo  pido,  pues,  (|iie  se  api'ovíMdie  esta  ocasión  de  manileslar  hjs  se- 
fiore.^  Re|}restMltantes  su  seiitir  á  este  respecto.  Si  la  Comisióu  insiste, 
ó  la  Sala  vacila,  yo  haré  una  moción  foi*mal  pai*a  salir  de  la  ansiedad 
de  tehei*  que  optar  CMitre  estos  dos  (»xtreihos:  (pie  se  entienda  ó  que  he 
renunciado  á  mi  patria,  ó  (pie  estoy  ocupando  un  lugar  usurpado. 

hl  svñoi'  Gddea  —  Sefiores:  El  Estado  Oriental  al  vei'sí»  hov  lil>re  ('• 

«y 

iildependibnt(%  dish'utandcx  de  la  fortuna  que  los  dív^íinos  1(^  han  depa- 
i'adb-  {\vhv.  obscM'var  el  derecho  (pie  todos  los  de  su  clase  observan.  Es- 
te es  llainadó  derecho  de  gentes.  Por  él  queda  todo  individúe)  privado 
de  disfrutar  de  la  ciudadanía  en  dos  distintos  estados.  Nadie  pues  po- 
dría optar  á  empleos  honorííiínis  en  este;  sin  pr'i'der  d(*  hecho  la  ciuda- 
danía del  de  su  nacimiento.  Se  dice*  i[\\v  no  es  iii(Y)m[)atible  la  (áudada- 
níít  de  este  Estado  coii  la  de  la  Repi'iblica  Argentina.  Dc^berá  c^sto 
entenderse  si  la  Constitución  nuestra  adoptase  los  hijos  d(í  aquella 
Repi'iblica  ])or  ciudadanos.  Sólo  en  (vste  caso  no  i)0(h*á  ha])er  incohipa- 
tilalidád;  más  Ínterin  esta  no  se  sancionr»,  el  mismo  tratado  (~iue  nos  ha 
hí^cht)  independientes  ha  lijado  lo>  límittvs  de  la  ciudadanía  según  el 
der(Mdio(le  gentes  qu.*  liiM^xpuesto:  lu(»go  si  por  (\s1e  dcivcho  Jiay  iii- 
comt)atibilidad  entre  lu  ciudadanía  de  dos  (^^tados  in  lí^ixMídicntes,  la 
hav  entre  la  cilidadanía  de  este  Estado  v  la  de  la  Ue])áblica  ArgíMitina. 
El  señor  Dipulado  preoi)inante  no  ignora,  (pie  al  s(»i)ararsíMo  que 
hoy  llamanlos  República  d(*  Bohvia  déla  Repúldií^a  Argrniina,  sus 


—  ¿85  - 

hílbíütntes  perdieron  la  ciudaiUinfa  de  ésta^  y  (iiie  á  pesar  de  sei*  iiatn 
vos  todos  de  un  mismo  territorio;  í>e  dividieron  de  heeho  sus  fueros^  y 
nlíigilil  individuo  boliviano  piulo  optar  á  bmpleo  en  la  Argentina  Rc- 
pllhllca^  y  Vice-vei'sa  sin  i-enuliciai*  la  nativa  ciudadanía:  A  más  de  esto 
hay,  senoi*es,  tres  clases  de  ciudadanía,  que  yo  exi)licaré  aSí ;  nata,  ad- 
tjüirida  y  poi'  adopción.  Las  dos  últimas  detallará  nuestro  código  cons- 
titueionál  y,  por  su  priiliera  natural,  í^ólo  se  colisiderarán  ciudadanos 
de  este  Estado  los  que  en  él  i*aj*an  tiacido,  y  después  de  (jue  se  sanciono 
por  la  Constitución,  que  si^p^doptados  por  ciudadanos  los  de  la  Re- 
pilblieíl  Argoiitina  ó  los  Iníílt?i=>es^  entonces  sí  podrán  llailiarse  éstos^ 
ciudadanos  del  Estado. 

Esto  lo  ci*eo  muy  obvio*y  de  fácil  intjligMicia.  Esto  dei)e  deducirse 
de  qiiédár  independientes  de  todo  poder  exti*ín1|ero  pai*a  gobernarse 
erl  lá  fl)í*íiul  más  cortvenieiite^á^nuestras  necesidades  v  l'ecursos;  como 
uháilfciUoque  él  tratado  expresa. 

Me  liéílil'í'*  pues  á  decii'  írjue*  la  razón  exi)ucsta  poi*  el  señor  doctor 
Redi'uellíi,  de  lio  querer  pr^r^ei*  la  ciudadanía  de  su  paLs^  es  poderosrl 
y  llp^Itltiirt  para  que  U  Colnislón  de  Peticiones  de  que  s^^^y  miembro^  le 
haya  sólo  pra*  ella  admitido  su  renuiicia: 

EiseiW'  Costa  -  Qxmw  miembro  de  Id  Comisióh  debo  declí-^  sefiores; 
nUe  á  riii  jinelo  ne  hii  sido  pi*ecisaiiieníe  esa^  la  razón  esencial  que  liá 
obligado  á  admitir  la  renuncia  del  señor  Refliniellh;  Ella  ha  tenido 
táillbiiMi  presentí»  (jue  su  residencia  eii  esté  Estado  es  terlipoi*al^  que  sus 

r 

iiitél*éseí5  y  la  falla  de  medios  para  atender  á  sU  subsistencia  y  la  de  su 
ftirililiá^  lo  ponen  en  lii  necesidad  de  pasm^á  Santa  Fé.  Eil  este  sentido 
es  que  la  Comisión  ha  expedido  su  dictrrtíie^^ 

Todo  lo  delnás  que  se  há  expresado  esinopDrtuno^  y  ho  debe  tocrtl*se 
hasta  que  la  Constitución  lios  de  reglas  á  este  il'^pecto; 

El  sefíoi'  Alvave.3  —  Pido  la  palabra  tah  sólo  para  decii*;  sin  ingeril'iiie 
i'Xi  rehitlirlos  t\iíidanientos  nlcgados  por  un  señor  Diputado^  que  cdtno 
antes  he  indicado,  haré  una  moción  especial  sobi*e  éste  particular. 

Si  éllá  tío  fuese  adinitidá^  me  veré  en  la  precisión  de  hacer  mi  re- 
nuncia. 

El  señor  Costa  —  Considero  qiie  nO  hay  necesidad  de  hacerse  esta 
moción^  poi  qiie  iniíchos  señores  Diputados  estáii  én  lá  misma  clase  de 
ciUdádílhOs  de  la  Repllí)lica  Argeiltina.  Repito  que  es  miiy  iilopbrtudó 
entrar  en  esta  matei'ia  hasta  que  se  dé  la  Constitución  del  Eí^tadh: 

ElsWürZitdúñez—\A\i^\\Q>^{\(s\\  cS  muy  importante,  pei'O  nOs  dis- 
traemos del  asttmo  éil  euestión,  que  es;  puramente  la  í'énuncia  dbl  Se- 


^ 


—  23(5  — 

ñor  Redrucllo.  Creo  pues  que  las  razones  que  se  han  dado,  son  suflcien- 
tcs  para  que  arribemos  á  una  resolueión. 

El  señor  Chucarro  —  Conforme  con  el  dictamen  de  la  Comisión  para 
admitir*se  la  renuncia,  sólo  me  fijaré  en  el  motivo  en  que  lo  funda  para 
adoptarlo.  No  es  del  (*aso  entrar  en  la  clasificación  de  esta  razón,  por 
que  ella  es  la  opinión  parti(*ular  de  un  individuo  que  la  quiere  hacer 
valer.  Mientras  no  se  dé  la  Constitución  n(^  podemos  entrar  á  clasiücaí* 
á  los  ciudadanos  y  mucho  menos  á  los  diputados.  Los  i)ueblos  los  han 
nombrado,  sin  creer  que  fuese  precisa  esa  declaración,  ))()rque  obt(^- 
nían  su  confianza,  y  esto  basta.  ('i*eo  pues  que  la  renuncia  debe  admi- 
tirse, luego  que  se  alega  la  razón  de  que  no  quiere  perderse  la  (úudada- 
nía  de  otro  estado,  sin  entrar  en  clasificaciones. 

El  señ/)r  Gadca-Vj\\  mi  alocución  anterior  no  ha  sido  mi  ánimo  ile- 
galizar  el  nombramiento  de  algunos  señores  Diputados.  Sólo  he  asegu- 
rado que  la  razón  de  no  (juerer  perder  la  ciudadanía  natural  es  bastan- 
te pai'a  admitir  cualquier  renuncia  (jue  en  ella  estribe.  Los  pueblos,  se- 
ñores, pudieron  muy  bien  adoptar  por  ciudadanos  á  los  que  hoy  sin 
serlo  natui'ales,  ocupan  un  lugar  en  este  Cuerpo,  como  la  Asamblea 
General  (jue  lo  representa,  en  su  Constitución  podrá  adoptar  también 
por  ciudadanos  á  cualquier  individuo  que  no  haya  nacido  en  el  Estado. 
Si  los  señores  que  lioy  son  diputado.^  quieren  renunciar  el  derecho 
con  que  los  pueblos  los  condecoran  por  no  perder  la  ciudadanía  natu- 
ral, exponiéndolo,  se  les  debe  admitir  su  renuncia,  como  sin  duda  se 
hubiese  hecho  cuando  los  nombraron;  porque  así  como  nadie  puede 
legalmente  dar  lo  que  no  tiene,  nadie  puede  recibir  lo  que  no  quiere,  y 
puede  perjudicarle. 

En  este  estado  puso  á  votación  el  señor  Presidente,  si  el  asunto  esta- 
ba suficientemente  discutido  ó  no,  v  resultó  la  afirmativa. 

Si  se  admitía  la  renuncia  del  señor  Reihniello,  afirmativa. 

En  seguida  se  puso  en  discusión  el  dictamen  de  la  Comisión  de  Pe- 
ticiones sobre  la  solicitud  del  señor  San  Vicente,  y 

El  señor  Gadea^  dijo  —  Nada  más  razonable,  señores  (pie  premiar  los 
servicios  extraordinarios. 

Los  señores  Representantes  han  visto  el  doble  trabajo  que  ha  te- 
nido el  señor  San  Vicent(\  desempeñando  sólo,  las  funcion(\s  de  dos 
Secretarios  desde  que  la  Honorable  Asamblea  sancionó  el  nombra- 
miento del  oti'o. 

Esta  sola  razón  ha  sido  suficiente  para  que  la  Comisión  aconse- 
je á  la  Asamblea  el  que  se  le  acuerde  la  gratificación  que  señala 
su  dictamen. 


-  237  - 

El  señor  Lamas  —  Quisiera  saber  (juc  meses  son  esos  en  que  el  se- 
ñor San  Vicente  ha  desempeñado  las  funciones  de  dos  Secretarios 
porque  si  son  solo  los  dos  primeros  liaría  más  cuenta  (lue  se  le  con- 
cediesen los  dos  meses  que  pide  en  papel,  ([ue  no  los  doscientos  pe- 
sos en  metálico  que  la  Comisión  aconseja. 

El  seño/'  Aíasini-'Cvco  (liXG  en  el  reglamento  hay  un  artículo  (juc 
señala  este  caso  y  pido  que  se  lea. 

Se  leyó  el  artículo  adicional  acordado  por  la  Honorable  Cámara 
de  Representantes  en  sesión  de  catorce  de  Febrero  de  mil  ochocien- 
tos veintiséis  —  y  el  señor  Masini  continuó:  el  artículo  que  acaba 
de  leerse,  señores  dispone  que  un  solo  Secretario  desempeñe  las  fun- 
ciones de  los  dos,  hasta  tanto  que  la  acumulación  de  los  asuntos  ha- 
ga necesario  (*l  nombramiento  dej  otro;  sin  (jue  por  esto  tenga  más 
dotación  que  la  señalada  por  el  reglamento.  Es  (*laro  pues  que  sin 
faltar  á  él  no  podemos  acordar  al  señor  San  VicíMite  la  gratifica- 
ción que  aronseja  la  Comisión. 

Después  de  algunas  otras  expli<'aciones,  el  señor  Presidente  puso 
á  votación  si  el  asunto  estaba  sutlí^iente  discutido  ó  no,  y  resultó  la 
afirmativa. 

Si  se  ha  de  (*onsiderar  en  particular;  resultó  empatada  la  votación. 

S(?  puso  nuevamente  en  discusión,  y 

El  señor  Garlea  —  pidió  la  palabra,  y  dijo  — Este  Cuerpo,  Honorable 
Senado,  resolvió  anular  lo  qu(i  dice  el  artículo  adicional  qu(í  acaba  do 
leerse,  porque  vio  la  nec(\sidad  de  nombrar  el  otro  Secretario. 

La  Honorable  Asamblea  ha  visto  (pie  han  transcurrido  dos  me- 
ses desde  acjuí^lla  resolución  al  recibimiento  del  nuevo  Secretario;  y 
el  cúmulo  de  trabajo  de  que  en  este  tiempo  se  hallaba  recargado 
el  señor  San  Vicíente.  Es  pues  jusla  su  solicitud  poi*  (¡ue  á  más  de 
sus  servicios,  expone  igualmíMile  que  se  halla  empeñado  por  la  de- 
cadencia (¡ue  sufría  íú  papel  y  yo  cwo  í{ue  no  debe*  haber  un  señor 
Diputado  que  no  considere  razonable  esta  gratilicación. 

El  señor  L((nias  —  Sin  oponernií*  á  qu(í  se  conceda,  sólo  quisiera 
(jue  no  se  al)r¡es(»n  (ejemplos  de  esta  clase,  [)orque  si  hay  derecho 
para  re(!omi)ensar  á  uno,  lo  hay  igualmente  para  recomi)ensar  á  otros. 

Es  prer'iso  pu(\s  (|ue  tengíuiios  presente  las  circunstancias  en  (jue 
se  halla  el  Ivstado,  para  no  dar  lugar  á  innumerables  i'eclamaciones 
que  el  Erai'io  no  podría  soportar. 

El  señor  Gadea  —  A  ver  mío,  señores  no  puede  haber  lugar  alas 
reclamacianes  que  teme  iú  señor  Diputado  por  parte  de  los  emplea- 
dos, por  que  ya  hay  una  resohunón  á  este  respecto.  La  gi^atificación 


ele  que  trafamos  no  va  a  rocaor  sobro  el  poi'jnicio  í|uo  el  señor  San 
Vicente  haya  sufrido  en  la  baja  del  papel,  sino  por  (»l  dobI(*  tnd)ajo 
que  ha  tenido  desempcMlando  sólo  la  Se(M»etaria. 

Después  de  algunas  otras  peíiuenas  cxplieaciones  y  declarado  el 
asunto  por  suücientemeote  discutido,  fué  desechada  la  minuta  de  de- 
creto presentada  poi»  la  (^omisión. 

El  seno/'  Blanco  (don  Juan  Benito)  pidió  la  palabra,  y  dijo  —  Los 
señores  Hepi'esentantes  han  visto  <]ue  varias  veces  ha  dejado  de  ha- 
ber sesión  por  la  falta  d(?  uno  ó  dos  Diputados,  y  creo  muy  nece- 
sario una  declaración  de  la  Honorable  Asamblea  para  que,  mientras 
no  entre  í\  discutirse  la  (Ainstitución,  puedan  hacer  Sala  uno  más  so- 
bre la  mitad  de  los  Diputados  recibidos  y  no  licenciados.  —  Fué  apa- 
yada  esta  indicación. 

El  seflor  Presirlente  —El  sc^fior  Diputado  puede  presentai*  una  minu- 
ta de  decreto  pan)  que  sobre  ella  recaiga  la  resolución  de  la  Asamblea. 

Se  pasó  á  cuarto  intermcxHo. 

Vueltos  á  Sala : 

El  ¡seflor  Bfirreiro  (i\on  Manuel)  pidióla  palabra  y  dijo  —  Desea- 
ría que  la  Asímiblea  resolviese  si  en  una  solicitud  pai'licular  debe 
guardarse  la  misma  regla  <|ue  miando  un  Diputado  {)i-esenta  un  pro- 
yecto y  es  desechado.  Digo  esto  por  que  en  mi  concepto  la  nega- 
tiva que  acaba  de  sancionarse»  es  sólo  sobre  el  dictamen  de  la  Co- 
misión, sin  que  por  esto  que<le  desechada  la  solicitud  del  sefior  Síin 
Vicente. 

El  señor  Masini  —  Pido  queso  lea  lo  (jue  A  este  respecto  previe- 
ntí  el  reglamento. 

Leído  que  fué,  continuó:  Este  negocio  está  enteramente  concluido 
y  no  puede  iXM^onsidenn-se  sin  faltar  á  lo  tiue  expresamente  dispo- 
ne el  reglamoíito,  cuyo  cumplimiento  reclamo.  Es  i)reciso,  señónos  que 
nos  acostumbi'emos  á  traspasar  las  reglas  que  c*n  él  se  dictan,  por 
que  si  este  abuso  se  introduce  en  la  Asamblea  destruiremos  toda 
su  moral.  Pido  íhics  que  no  se  haga  lugai*  á  la  indicación  que  acaba 
de  hacerse. 

El  seflor  Gadea  —  La  representación  del  señor  San  VicMMite  ha  si- 
do admitida  de  hecho,  y  sólo  se  ha  i'cprobado  el  di<'támen  de  la  Co- 
misión ;  pero  esto  no  puede  importar  una  declaración  de  la  Asam- 
blea para  que  la  solicitud  del  señor  San  Vicente  sea  desechada  y 
no  pueda  volveí*  á  (M)nsid(»rarse. 

El  señor  Bar  reí/ 'O  (ihm  Manuel)  —  Yo  creo  que  hi  Asamblea  pu- 
do mnv  bien  desechar  el  dictamen  de  la  Comisión  v  no  la  Petición 


ilol  s(Mlor  Siiii  Viconto.  A  lo  monos  ol  qne  lial)la  ha  volado  on  o.^tc 
sentido,  y  por  consecuoih'ia  cvoo  que  (^sfe  asunto  debe  volver  á  la 
Comisión  i)ai'a  íjuo  en  vista  dí^  las  razones  que  se  han  da<lo  dieta- 
mine  de  nuevo. 

Después  di*  alimañas  oti'as  explieaeiones  heclias  i)or  varios  señores 
Diputados,  se  resolvió  que  volviesíí  de  nuevo  á  la  Comisión  á  lin  de 
íjue  abriese»  dietámon  si  se  haee  lugar  ó  no  á  la  solicitud  del  señoi' 
San  VicíMite. 

El  señor  M(i6Íni — Insisto  en  ((ue  se  ha  faltado  á  lo  que  pr(»viene 
el  reglamíMito,  y  pido  al  señor  Presidtuitc  que  conste  en  la  acta  mis 
indicaciones  á  este  respecto. 

En  seguida  se  leyó  la  minuta  de  decreto  presentada  por  el  señor 
Blanco  (don  Juan  líenito ),  que  después  de  fundada  pidió  se  resol- 
viese sobro  tablas. 

La  Asamblea  así  lo  acordó,  y  despu(Vs  de  algunas  explicaciones, 
se  sancionó  en  los  términos  siguientes: 

MINUTA  DE  DECRETO 

La  Asaml)lea  (líMieral  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado,  ha 
accH'dado  V  decreta  : 

Artículo  l'\  biterin  no  se  halle  complétala  Rei)iesentación  Nacio- 
nal, ó  se  apioxime  su  número,  hariui  Sala  la  mitad  de  los  Diputa- 
dos y  uno  más  siemi)re  que   no  bajen  de  diez  y  siete. 

Artículo  ¿'^  Esta  resolución  sólo  tendrá  efeclo  hasta  tanto  que  de- 
ba em[)ezar  á  discutirse  la  Constitución  del  Estado. 

Concluido  este  acto: 

El  señor  Cosía  pidió  la  palabra,  y  dijo  —  Hace  ti'es  meses,  seño- 
res que  hemos  nombrado  el  (Gobierno  Provisorio,  cuyo  nombramiento 
recayó  en  el  señor  Gí^neral  don  José  Rondc^au.  Este  benemérito  Jefe 
admitió  el  cargo,  y  á  su  costa  se  ha  trasladado  á  este  i>aís  á  prestar 
el  importante  servicio  de  ser  el  Jefe  del  Estado,  H(;  sabido  hoy  con 
astmibro  que  no  ha  pcuvibido  sueldo  ni  aún  se  le  ha  señalado,  y  por 
eonsigui(M.te  esta  sosteniéndose  á  costa  de  su  fortuna;  la  está  con- 
simiiendo  para  sostenerse  (*n  \n\  puesto  que  le  aumenta  nocesaria- 
mente  sus  necc^sidades. 

Nosotros  no  lo  hemos  traído  á  este  lugar  con  el  objeto  do  que  sn- 
(*r)íl(iu(^  sus  inteivs(\s.  Demasiado  saeriflcio  ha  hecho  con  abandonar 
su  sosiego  y  tranquilidad  por  llenar  los  deseos  de  nuestros  conciu- 
dadanos, y  así  creo  indispensal)le  salga  la  Representación  Nacional 


—  ¿40  — 

(le  esl(»  doscubierli),  designándole  un  sueldo  (Correspondiente  al  earáo 
l(»r  de  prinKír  Jefcí  del  Estado,  n  cuyo  efecto  presento  un  proyecto 
de  decreto  para  qu(í  .si  es  apoyado  se  considere  por  la  Honorable 
Asamblea. 


MINUTA  1)K  DECRETO 

La  AsambU^a  (leneral  Constituy(Mjl(»  y  Legislativa  del  Estado,  ha 
acordado  y  discreta. 

El  (iol)ernadoi*  y  Capitán  (l(»nei*al  Provisorio  del  Estado  disfrutará 
d(vsd(3  el  (h'a  de  su  nombramiento  el  sueldo  de  nueve  mil  i)esosal  año 
(|ue  se  1(.' abonarán  por  nKvses  en  proporci(jn. 


Habiendo  sido  apoyada  por  vari(js  señores  (li})utados,  se  pasó  á  la 
Comisión  úc  HacicMida,  y  siendo  la  hora  avanzada  se  levantó  la  sesión 
á  las  diez  de  la  noche. 

llav  una  rúbrica. 

Berro. 


Kn  la  Aguada  de  Montevideo,  á  veintiocho  de  iM^brcro  de  mil  ocho- 
(M(»níos  veintinu(*v(»;  abi(»rra  la  s(.v<ión  onhnai'ia  con  los  señoreas  lilan- 
(*o  -Fr(»si(lente,  Alvarcz,  Hlan(N)  (don  Juan  Benito),  Cavia,  Zubillaga, 
Masini,  EUauí'i,  Ilaedo,  Ledesma,  Chucai'ro,  Echeverriai'za,  Nufiez, 
CtadíM,  llirreiro  (  don  Miguel ),  Barreiro  ( don  Manuel ),  ('osta.  Lamas, 
Beri'o  y  Payan;  con  aviso  de  n(^  i)oder  asistir  los  sifioi'cs  Masculino, 
IVreira  (don  (xabi-iel  ),  Sayago,  Pagóla,  Laguna,  Tr'i¡)a  «i  ^'  '-<  i  r.  z; 
con  licíMicia  los  señores  (xucrra  v  (tarcia  ;  sin   ella  ni  avi-«>  !<»-  scu^iort^s 

t.  7 

líamirez,  Suarcv.,  Lapido,  ¡''ernandcz  y  Luz. 

En  este  estado,  indicó  el  señor  Presi(l(Mit(^  (\ur,  [)()r  haberstí  enferma- 
do (d  Secretario  d(»  la  Asamblea  no  se  había  podido  concluii*  la  acta 
ant(M*ior,  y  (|U(»  i)or  la  misma  i'azón  hacia  sus  vences  el  Olicial  segundo 
de  la  Secretai'ía. 

En  s(^guida  se  leyó  el  siguiíMjte: 


—  ¿41  — 

DICTAMEN 

I lonorahic  Asamblea  (ií'iioral  (you.slitiivonlc  dol  Estado. 

L'\  Comisión  Militar  ha  ronsidorado  la  ñola  dol  (iohiorno  Provisorio 
íuljiínlando  el  decrolo  dcd  Con^ros  )  (lonoral  Consíituyonto  do  las  Pi*o- 
vinrias  Uiiidas  dol  Uío  d'»  la  Plaía,  sancionado  «á  favor  d(»  los  indivi- 
duos quí»  <(uodason  iniítilo.s  do  rosullas  do  la  guerra  que  entonóos  exis- 
tía oontra  el  Kmperadíjr  did  lirasil,  y  que  eia  extensivo  á  las  viudas, 
madres  ó  hijos,  en  los  crasos  (jue  allí  se  indican.  En  consecuencia,  la 
Comisión  no  puííde  menos  (|ue  r(M*omondar  ;'i  Vuestra  H(jnoral)il¡dad 
su  adopción,  abslonióndoso  do  entrar  en  explanaciones  al  efecto,  consi- 
derando suíicienlísimo  presentar  solo  el  asunto. 

Tiene  la  Comisión  el  honor  úc  saludar  á  Vuestra  Honorabilidad. 
Aguada,  veintiuno  deln^brero  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

MtnriJÍ  Vicente  de  Pagol  i  —  Miguel  Barreiro  — 
Manuel  llaedo, 

MINL'IA  DE  DECRETO 

La  Asamblea  (leiiei'al  CüiistituveiUe  del  Estado,  ba  acordado  v  de- 
creta : 

Arh'culo  1.^^  Tod(>s  los  individuos  d(d  Estado  que  en  la  guerra  sos- 
tenida con  (d  Emperador  del  lirasii  hayan  resultado  inválidos,  disfruta 
rán  mientras  vivan  el  sueldo  íntogi'o  ípie  coi'responde  á  su  clase,  grado 
V  arma. 

¿.<^  —  Caso  que  haya  muo/rto  en  campana,  sus  viudas  ó  hijos  y  á  falla 
de  estos  las  madres  viudas,  gozarán  las  dos  terceras  parios  de!  sueldo 
que  les  correspondía. 

3.^  Las  viudas  disfi-utarán  déosla  p:Misión  mi(Mili'as  no  vuelvan  á  ca- 
sarse, y  los  hijos  hasta  la  (*dad  do  veinte  anos  siendo  varón  ;  siendo 
mujer  miiMiíras  no  tome  estado. 

4.0  El  Estado  se  (Compromete  á  cuidar  especialmente  de  la  eduiración 
y  deslino  d(í  los  qu(i  hayan  quedatlo  Inn'i'fanos  de  resulta  de  (vsta 
guerra. 

h,^  La  Asambl(*a  Nacional  so  reserva  á  más  de  e-to,  conceder  á  U)< 
individuos  del  Ejórcito  la  gracia  y  premios  á  que  se  hayan  Inndio  aereo- 
dores  por  particulares  servicios  en  la  pi'osenlíí  cami)ana. 

('omuníquese  al  (iobi<n*no  en  <*oniostación  (mi  su  nota  sií^le  del  Co-* 
rricnto.  16* 


S;il;i  <1<»  S<.'.-ii»ii<*>,  <*ii  la  A^íiíula.   I-'i^Ih-jto  i1<*  mil  »»rli<»t'i<*iiiii-  vi'iiiii- 


Kl  srñu/'  P/ís/flenfr  -  Ainiin'ió  qucrstaha  í»íi  <lis:;ii<ioii,  y  nn  liahii'U- 
<lo  qiii<»ii  toinasí»  la  palalM'a.  i»rojiii<ci  ;'i  la  Sala  si  se  lialiía  <lr  pa<ar  á 
«roiisiíinar  <Mi  pai-lirnlar,  y  r.'siilló  la  aliriDativa. 

Piií».sloí»ii  ílisi'ii>ióii  i'l  artímlo  priiiK'fn: 

h¡  scnn/'  Jilínico  (  Don  Juan  Hí'IiíIm  )  (lijo  -,  qíK»  prília  la  palabra  no 
pai'a  apoiicrsí»  al  artículo,  sí  para  ijiií*  «•  Ir  dirsr  mas  rxiiiisión;  <lr 
rniisimiiiMitr  rra  dr  pai'rrrr,  qi:»*  m  lu<;ar  il«*  «li»rir  <«  l(i<  iiiváliílus  ctr  <!«» 
la  ;^iKrra  ron  <•!  Kiijpí*i'a<l<ir drl  Hrasil,**  <lij  míi  *«  Ins  dr  la  *íiH*rraílo  la 
liídopíMidcnria» ;  para  qiu'  di*  <*<í<'  mo  lo  í*ompr«'iidirsc  á  fodí)S  los  que 
drsdc  í'l  priiK'ipio  díi  la  r.*volii<*¡oii  sr  han  imifilizado  en  drtrnsa  d».M»s- 
t(»  Instado,  pu(»s  le  roiistaha  qur  había  alíennos  d<*  los  anos  aiil<*riorrs  y 
otros  di»  los  años  vrlnlidosy  vriniitrrs,  qiir  han  sido d<'<ai<*iididos('om- 
l)lí'tauK'ntí'. 

Kl  f^eñoi'  Mttslíu —  l^ido  la  palal)i\i  para  apoyai*  la  indiratióii  d«'l  s(^ 
noi*  proopiíiaiilr,  no  priN.'isamíMiir  «'on  r\  o!»jrto  iW  <|ii('  se  vario  la  ro- 
darción  di»  rsic»  arlfcnlo,  sino  ron  rl  do  que  sr  a.írr(\£?n(' ol!'o  qnr  haga 
<*\trnsiva  la  recompensa  á  todas  lis  piM'sonas  qnr  han  pcicadt)  por  la 
indrprndi^ncia  rn  oti'as  r»poras. 

tAscín)!'  li/í/jci/'o  (  don  Mifínrl  )  —  Ksloy  confornif»  ron  la  iadicarión 
qu(*  araha  di»  hacrrsr.  I,a  Comisión  no  la  tnvo  pr('siMití\  y  poi'  (vsto  os 
qiio  so  ha  í'onloi'mado  con  o!  ¡íroyocio  pro^iMilado  por  ol  ( lohiorno. 

l'J  snlur  l^iv.^idcntc  Si  la  Sala  lo  aonorda  |)no<l(»ponoi*s(»  (d  artículo 
011  los  tí'rminos  quo  s(»  han  indicado. 

hl  snlor  Carin  l)o-o  u'ía  s  ih^i*  si  on  ol  ai'tii'ido  (|nr'  sl»  discuto  so 
compn^ndiMi  land)ión  los  inválidos  qni»  (jUiMlaron  iV'  rosultas  <lo  la 
gnorra  th.»  la  ind(»p(Midon<Ma  ípio  sostuvo  td  país  contra  Ks|)aria. 

7:7 sr/7o/' r////rv//7v>  -  Kl  Artículo  |)rinH'ro  do  la  Loy  do  premios  do 
íiu(»  no.s  ocupamos,  no  puodo  on  mi  coir*<»plo  sancionarst»  comí)  lo  ha 
pr(»s(»ntado  la  ('omisión,  y  no.cho  mmo- dándoh»  una  «'Xtonsión  ma- 
ycM*  í|U(»  la  (|Uo  Ir  acordó  ol  ( 'o:i;íi-r>o  {\{'  la  lírpi'ihlica. 

No  i)U(»d(í  síini'ionarsr  romo  lo  ha  prrsriilado  la  (!í>misión,  j)or(|uo 
ronq)?'ondo  á  lo:los  los  imlividuo- drl  Mstado  Nacional  (|ur  f'uí'  forma- 
do dr  los  rontin<^oníos  do  la<  Provincias  di»  (|Uí»  sr  ronqM)i:r  la  Hopú- 
hlira,  011  cirrunstancias  quí'  nosoiio^  lamhirn  oramos  i)arto  inliígranto 
do  aí|uolla. 


Por  ol  Tralado  Preliminar  do  Pa/  muestra  i)r()vini'iafué  desmembra- 
da d(í  las  deiDás  y  lia  formado  iin  Kstado  diverso;  poi'  consiguienlo  el 
ejército  de  este  nuevo  Kstado  no  1)IUm1(í  sc»r  otro,  (|ue  el  (|ne  foi'man  los 
eiiei'pos  y  divisionr'S  tanto  veteranas  como  d(»  milicias  que  anUvs  del 
tratado  se  denominaban  1^'ovinciales  ;  á  estos  militanís  pues,  (ís  á  quicMi 
creo  (iiie  (U^lxi  comprender  la  h^y  d(»  premio  cuyo  ai-tículo  primero  dis- 
cutimos. 

Los  demás  cuerpos  y  divisiones  de  que  se  componí»  el  Kjército  Nacio- 
nal de  la  H(»i)ú]3lic  \,  y  ([ue  han  salido  de  nuestro  territorio,  pei'tenecen 
al  (iobierno  (icMieral.  Si  este  no  (»stá  en  estado  de  llenar  su  compromi- 
so, cada  provincia  es  de  espei*ar  (pie  adoj)te  la  misma  ley  (mi  contormi- 
dad  de  lo  dispuesto  por  el  (A)nf^i'es()  (i(»neral,  comojusta  recompensa  d(í 
los  servicios  (jue  i)restaron  en  sostener  el  honor  y  gloria  do  la  Nación 
Argentina. 

Sobre  la  extensión  que  se  le  ha  querido  dar  al  articulo  en  cuestión,  so- 
lo diré,  (|ue  en  mi  concepto  d(?ben  tenerse  pnssente  las  mismas  razones 
aducidas  y  algunas  otras  que  podi'án  exi)onerse  cuando  por  una  Ley 
independiente  de  esta,  se  ocupe  la  líonor.sble  Asamblea  de  premiar  y 
IOS  que  sostuvieron  la  inde[)endenc¡adel  Pais  promovida  desde  el  afio 
diez. 

hli^eñor  Costa--  Sin  ombai'go  que  estuve  por  la  indicación  dcd  señor 
Blanco,  movido  (l(»l  deseo  de  ser  premiados  ó  al  menos  socorridos  los 
iuváliílos  de  la  guerra  de  la  IndepcMidencia;  i)oi*  lo  que  acabo  de  oír 
creo,  será  mas  conveniente  pase  nuevamente  el  Proy(»ctode  Ley  á  la 
Comisión  Militar,  para  que  redactando  el  a»'tículo  con  arreglo  á  las  in- 
dicaciones qu(*  se  hnn  h(»cho  por  varios  senonvs  diputados,  abrace  to- 
d.)8  los  casos  y  todos  los  individuos  que  del)en  ser  pr(»miados,  sin  ha- 
blar en  términos  tan  generales  que  caus(>  confusión  y  presente 
embarazos  al  (tobicM'no  al  darle  cumplimiento;  por*  que  ciertamente  el 
ÍTobierno  de*  la  Hepilblica  ha  premiudo  los  servicios  prestados  en 
aquella  guerra  á  todos  los  que  han  recidido  en  Biumios  Aíhís,  de  cuyo 
bíMieficio  no  han  disfrutado  los  hijos  d(*l  Ksindo  que  i)or  las  circuns- 
tancias en  que  él  se  ha  hallado  no  han  podido  ocurrir  en  ti(Mn[M). 

El  señor  Alraiwz — Apoyo  Ins  indicacion(»s  pivcedente^.  No  tiene 
duda  que  todos  los  (\y\i\  hun  derramado  su  snngre  por  la  Ind(»p(»ndencia 
ti(»nen  derecho  á  ((U(^  S(M(í  r(M'ompens(» :  j)ei'o  debemos  teiKM*  pi'í»sent(» 
que  el  articule»  conforme  lo  presenta  la  (^omisión  es  una  deuda  i)ara con- 
.sidernrsíí  tal  como  ('M\\ ;  sin  perjuicio  de  qu(í  lus  dos  indi(*aciones  apo- 
yadas pasen  á  la  ('omisión. 

El seih^i'' Garitea  —  Señores:  creo  no  se  [xidrá  votar  so))re  el  artííMdo 


—  ¿44  - 

n^iformo  cslú  rodaclíulo,  por  ((uo  dmi  «  los  individuos  dol  EjeVcito,» 
sin  explicar  de  cual  ejéi-eito.  Kst(»  aiHeulo  d(»bía  i-odaetarse  en  térmi- 
nos claros,  iníMjuívocos  y  (jue  expresíMi  daranienle  la  voluntad  del 
Legislador  y  salven  todas  las  dilicidlades  qu(?  en  el  d(M*urso  de  la  dis- 
cusión lie  oído  proponer.  A  no  ser  a>^í,  sería  dudosa  esia  l(\v  y  se  iji^no- 
i-aría  su  verdad(»ra  ací^pción.  Yo  ignoro  si  al  permitir  y  sancionar  nues- 
tra in(!ei)endenc¡u  la  República  Ai'gentina,  se  eximii-lnn  del  cumpli- 
miento de  la*^  Leyes  h(Micíí(*as  (pie  ha  sancionado  y  que  compn^ndian  á 
los  individuos  á  (¡uienes  hoy  queremos  híMieíiciar  con  la  Ley  que  nos 
proponemos  sancionar.  Igualmente  ignoro  si  sancionado  el  artículo 
conforme  está  proferido,  comprcMide  su  reíalo  á  todos  los  individuos 
inválidos,  aun(iu(»  s(*  hallen  en  otro  i)aís  y  aun  cuando  hayan  pcM-teneci- 
do  á  otras  lu'ovincias  de  la  unión  ;á  Buenos  Aii'í»s  v.  gr.  Si  así  si»  rn- 
ciiten(li(V'í'e,  es  claro  (pie  ('»sios  rt^cihirían  dos  prí^mio^  á  la  ve/,  l'^l  arlí- 
culo  hace  suscitur  sin  número  di»  dudus.  Pudiendo  una  sola  l(\v  alirazar 
cuanto  [)ueda  sancionarsí.^  resi)cclo  de  inválitlos  ¿  i)ara  ([ue  susritar  la 
formación  dcí  otra  ?  A  mi  juicio  debe  este  i)royecto  volver  á  la  Comisión 
Militar  i)ara  (\\n\  cmi  consecaiencia  de  las  observaciones  ((ue  se  han  he- 
cho, redacte»  sus  artículos  en  otra  forma. 

LlI  señor  Alrrt'c:  —  Efe. 'fivamení(.%  como  ha  dicho  el  señor  Diputado 
preopinante,  (d  artículo  ticMie  demasiaíla  extíMisión;  pudiera  decirse  so- 
lamente, ((á  todos  los  individuos  del  LJiurito,  nacidos  (»n  el  territorio 
Orienial.  » 

El  seño/*  C(»^((f  —  Conformándome  con  la  indi(  ación  que»  acaba  de 
hacerse  i)or  el  Señor  Diputado  que  me  ha  prc^cedido,  me  parecí»  sería 
mejor  d(»cir  :  «  tod(.)s  los  individuos  díd  pjército  Oriental .»  ó  a  tod(.)s  los 
individuos  (¡ue  componian  las  Divisioiu^s  ()ri(»ntal(»s  »,  ponpie  di^  (\stos 
hay  muidlos  ([ue  lian  sido  in-oriioi-ados  al  l\j(''rcito  d(»  l;is  1^'ovincias 
L'nidas,  dondi»  rigen  las  l(»yes  qu(»  el  Congreso  (uMKM'al  (»xpidió  para 
so(*orr(n*  los  inválidos,  huí'rfanos  y  viudn"^,  y  podríamos  (Mivolvernos 
en  nuevas  confusion(»s  sino  si»  (»xplicas(»  el  artículo  d(d  modo  (|U(»  he 
pi*ü])uesto.  Por  lo  qu(»  r(»si)ecla  á  la  primera  indicación  ipie  se  ha  he- 
(dio  para  ([U(»  S(»  compr(»ndan  (»n  esta  Ley  los  inválidos,  hu('»rfanos  y 
viudas  qu(»  hayan  quedado  á  causn  de  la  guerru  de  la  Independenciu, 
debe  ser  obra  de  otra  ley  y  no  d(»  la  presíMitt»;  ley  qui»  debe  presentar  la 
misma  Comisión  en  oportunidad. 

El  señor  Clnirarro  A  la  ol)S(»rvación  del  Señor  I)i[)Uta(lo  sobre»  los 
inválidos  (pie  en  nuestro  tí»rritorio  puedan  hab(»r(piedad(.),  i)ertenecien- 
tf»s  al  Kj(''rcito  Nacional  de  la  República,  diiV»,  ipie  no  solo  los  inválidos 
son  conijírendidos  sino  los  hijos,  (^>íposas  y  maílres,  di»  los  ipu»  com- 


-  245  — 

prende  la  Iíív,  y  estos  (]el)eii  estnr  en  las  provincias  ;  por  consiguiente, 
allí  es  donde  deben  reclamar  la  recompensa  de  sus  servicios,  sin  ({ue 
esto  se  oponga  á  que  si  hay  ent!*(»  nosoti-os  uno  que  otro  inválido  de  los 
que  dice  el  Señor  Diputado  sea  considerado  como  es  justo,  pues  siem  - 
pre  debe  harerse  una  excepción  de  la  reíala  genei*al. 

El  señor  Gallea  —  No  cwí  tuviésemos  que  alargar  la  discusión 
para  determinar  sobre  este  asunto  queriéndose  hoy  decidir.  La  ley 
del  Congnvso  que  es  puesra  á  nuestra  consideración,  es  vigente  en  el 
Estado  por  una  determinación  de  este  Honorable  Cuerpo.  Es  pues 
la  duda  á  que  iridividuos  comprenda  y  lo  que  quiera  expresar  el  ar- 
tículo en  discusión.  ¿Hay  más  pues  qu(Mleterminarlos,  relatando  que 
deben  ser  los  inválidos  que  i)erí(ínccen  ó  so  hallan  en  el  Estado, 
explicando  deber  ser  pagos  por  nu(»slro  Erario?  Y  encaso  que  al 
gunos  senoi*es  no  se  persuadan  estar  esta  l(»y  vigente  ¿  vigoi'izarla 
como  fué  en  la  República  Argentina  sancionada  por  otro  artículo? 
Así  creo  habremos  únicamente  salvado  los  inconvenientes  que  varios 
señores  preopinantes  han  expuesto.  Asi  podiemos  expcdii'nos  llenan- 
do los  votos  y  deseos  de  la  Kepresentación, 

Kl  señor  Cost(t  —  Cuanto  mas  se  prolonga  la  disiuisión  mas  difusa 
se  hace;  se  complican  las  cuestiones  y  aun  se  presentan  en  confuso, 
ó  se  confunden  los  discursos. 

Se  dice  i)or  un  señor  Diputado  que  la  l(\v  (pie  discutimos  está  vigen- 
te. Vigente,  señores,  una  ley  que  en  este  momento  se  disíMitc,  no  es 
pi'oducirse  (*on  exactitud.  Por  mas  de  una  vez  á  solicitud  de  viudas  y 
de  inválidos  ha  declai*ado  la  Honorable  Asamblea  que  se  reservasen 
las  soliíMíude^  hasta  (jue  la  ley  se  estableciese.  Luego  no  había  l(*y  vi- 
g(M)te  y  i)or  que  no  la  hal)ía  es  que  no<  ocupamos  hoy  de  establecerla 
y  no  (U'be  hacei'se  improvisando  indicaciom^s  que  pueden  envolvernos 
en  mas  confusiones  que  lo  rpie  ya  se  observa.  Por  esío  es  que  me  con- 
formo en  que  se  ponga  en  votación  sise  a[)rueba  ó  no  el  artícido  en 
discusión,  y  nesgando,  (|ue  se  vote  si  ha  de  volver  el  proyecto  á  la  (Co- 
misión; i)ara([ue  este  caso  no  sirva  d(*  regla  en  conti'a  de  la  práctica 
de  discutirse  las  indicat-iones  en  qu(»  se»  proponga  adición,  supresión 
y  corrección  en  cu*"ilí(uicr  artí(Milo  ó  proyecto. 

El  s'Jñor  (idfíen  —  Cuanto  mi-j  se  divaga,  seaoi*  en  la  discusión,  mas 
razones  se  aglomei'an  á  mi  imaginación  para  convíMicernie  no  estar 
exacto  el  ailículo,  y  (pie  sobre  él  será  siemi)re  incierta  la  votación,  co- 
mo para  persuadirme  que  nada  hay  que  hacerse  [)ara  sancionar  esta 
ley,  sino  redactarla  como  vahe  (^Sl)uesto.  La  ley  es  vigente.  Vigorí- 
cese si  no.    Noto  (fue  la  Asamblea  en  una  solicitud  hecha  por  un  invá- 


—  24(3  - 

lldo,  (k»ci*c(ó  ((lio  ostnvicfSí»  M  la  l(»y  tiuo  íso  oslablcricso;  mas  itoo  que 
esto  no  podría  invalidar  la  ley  (vspí^didií  por  cd  C(3nf5i*eHO,  por  qiio  aque- 
lla resolución  (.rayó  .sobre  un  <*aso  pai'lieular,  pero  re[)ito,  vigorícese  8i 
(*stH  resolu(-ión  importa  el  d(*rop;arla.  Pero  píM'inltaseme  d(»eir:  si  el 
Mínislerio  lia  referido  y  diidio  tanla.s  veer»s  <iue(d  papel  moneda  del 
Haneo  de  Jiumios  Aires  es  moniída  l(»gal  solo  j)oi*  liab(»r  determinado 
este  Honorable  Cuer[)o  (jue  el  (iobi<M*no  (»^luvi(»se  á  los  usos,  (vsUitutos 
y  I(»y(vs  vi^^entes  rn  los  dilerenttvs  (l(»pai*lam(Mitos  d(»l  listado;  si  (d  Mi- 
nislíM'io,  repito,  jii/*j^a  por  viíi:eiií('  esta  \oy  dcd  (/'onjíreso,  ^porqué  yo  por 
lo  mismo  no  \\v/j^i\vr  vig(Mil(»  la  l(\y  (h»  inválidos  inliM'in  una  resolución 
soberana  no  la  haya  dcM'Ogado?  No  ol)stantesení)r  esta  objeción :  He  di- 
cho vigorícese  y  resu(Mvasi%  d(»íallanílo  (Mi  aríí(ndos,  {[\\r  los  inválidos 
del  Kstado  disfruten  el  premio  en  ella  designado,  v  <iue  este  sea  pagado 
por  nuestro  erario. 

El  señor  Airare:  —  La  riígla  que  se  dio  al  (iobierno,  fur  para  (pío 
ol)ras(»  iMi  conC(*i)to  d(»  las  L(n'(»sque  (^s(uvi(\sen  vijent(»s  en  los  diteroíi- 
les  de[)artamentos,  si,  ya  no  habia  una  resolución  especia!  contraiga. 
Pci'o  i^sto  es  salir  fuera  di*  la  (^iiesiion.  Para  (pie  podamos  arribar  al  fln 
d(^  la  diseusión,  (?s  preciso  «pie  entr(»njosá  votai*  si  s(^  aprueba  ó  nó, 
conforme  está  redacladí^  (d  artículo.  Si  se  aprueba  no  hay  nada  que  de- 
cir, y  si  no  (|ue  sp  ponga  en  con^ideraeión  un  i  de  las  indicaciones. 

Kl  scfV>r  Garfea-- Kn  uii  primera  alocución  ne  convenido  con  (d  se- 
fioi'  Diputado  i)i*(N»i)in;mte  en  (pi:>  vuelva  á  la  Comisión,  pt^'o  no  obs- 
tante no  podré  prescindiiMii  dejar  de  (^\poner  i\w  á  mi  juicio,  la  roso- 
ción  resi)ecto  dcd  inválido  nf>  pudo  derogar  la  ley  de  premio  para  (»stos, 
l)ara  la  viudas,  madrr^s  ó  hijos  de  los  quí^  muri(»ron  en  la  lucha  de  la 
ind(*l)end(Micia.  No  se  á  que  cismar  con  que  no  cvs  vigente  la  hn'  d(*  i)re- 
mio.  Vigoi'ícese  he  (hcho.  Si  se  hubie-e  (»slado  á  (ísto  no  s(^  me  habría 
reilargíiido  sobi'(*  ello,  y  enloncrvs  los  srMlores  diputados  <]ue  lo  han  h(^ 
(dio  s(»  habrían  fijado  ni(\joren  lo  íjuí»  expus(»,  para  dar  un  paso  en  la 
sancic'm  de  la  L(\v  df*  pr(»mio  (|U(»  síMpiirMN»  (vslableíVM*  y  no  se  hubi(\so 
alargado  tanto  la  discusión  saliendo  de  lo  pi-incipal  de  (día,  inculcando 
solare  si  está  ó  no  vii?ent(*  la  Lev  s:nieionada  poi*  el  Comíreso  d(»  |a  Re- 
publica  Argentina. 

E^  s(fV)e  Cárif(  'Fa\  in\  ()\)\[\U)n  rl  (huMvto  d(^  qw  ikís  oeapamos, 
d(d)e  conttMKM*  la  exprt^sjón  del  tiempo  desdo  (d  cual  el  ( iobicrno  de 
este  Kstado  (juímIu  sujett)  á  cumi)l¡!-  el  i.'om[)romiso  (pie  contrac  con  los 
beneficiados  m  (d  mismo  decreto,  es  deidi*:  si  ha  de  i)agarlívs  d(vsd(»  cd 
día  ((ue  i'esnltaron  inválidos  ó  desde  la  (''poca  en  (jue  la  Pi'oviiKda  so 
constituyó  en  Justado  indí^pendiente. 


-  247  — 

Hago  ('»sta  indicadón  ])í\ra  (jiio  si  esto  asunto  vuelvo  á  la  ComLsióa 
Militar,  .se  tenga  presentíi  o\\  la  nueva  redaeeión. 

En  osle  estado  so  puso,  á  votación  si  estaba  el  punto  sutloiontemonto 
disentido  ó  no  y  resultó  la  aíli'niativa. 

Si  s(í  aprueba  el  artieulo  primero  según  lo  lia  redactado  la  Comisión 
Militar,  negativa. 

Si  vuídvoá  la  Comisión  para  que  foi*mo  otra  nueva  redacción,  afir- 
mativa. 

S(^  l)asó  á  cuarto  d(»  intermedio. 

Vueltos  á  Sala,  el  siMlor  Pr(^sidente  anunció  ([ue  el  soílor  Ministi'ode 
HatntMida  se  hallalja  en  antesala,  y  lial)iondo  entrado,  se  tomó  on  con- 
sideración (d  asunto  (|uo  estaba  pontlionie  sobre  autorizar  al  Gobioi'no 
l)ara  disponoi-  de  l<i  suma  de  tres  mil  pasos  en  una  Comisión  do  cuen- 
tas. 

El  f^crlffr  AiffUsíro  —  Kxplicó  las  operacaones  qu(Menia  que  liacer  la 
Comisión  do  cuentas,  lo  impoi'tanío  que  serían  sus  trabajos,  y  que  no 
podian  (Micai'garso  á  ninguna  do  las  nu(»vas  oficinas.  Que  ost('  asunto 
no  merecia  discutil^^e  porque  de»  suyo  eiN\  sencillísimo. 

El  seno/'  Garlerf  — El  que  habla  fué  do  los  que  en  sesiones  antorior(*s 
preguntó  (»n  que  clase  de  cuentas  rezagadas  so  iba  á  invertir  la  suma 
para  íjue  el  (JobicM'no  pedia  autorización,  porque,  sonoros  no  podiVi 
autorizarse»  para  invíM'sión  de  una  suma  sin  sabor  on  que  va  ájnvoi'tir- 
so.  Esto  soi'ju  impi'opio  y  poco  digno.  Se  me  dijo  que  on  estas  cuentas 
rezagadas  onti*arian  las  di»  i)i*oi)ios,  y  Iw  oido  al  señor  Ministro  qu(?  son 
las  cuentas  de  las  ollcinas  que  han  c(»sado.  Encuentro  mucha  diferen- 
cia ontn?  uno  y  otro  asarlo,  pues  no  civo  (jue  la  oílcina  de  propios  ha- 
ya cesado  ni  haya  (|uien  logalmentí»  i)uod(^  íia(*orla  cesar,  si  no  os  una 
resolución  de  est(í  ( -ueriK),  í[U(*  no  la  ha  habido.  Desearla  pues  que  ol 
soní)r  Ministro  <í\i)licase  mas,  diciendo  qu(*  cuentas  son  lasíjuo  váá  li- 
([uidar  osa  Junta,  y  ([ue  oílcina-^  son  las  ((ue  han  cesado. 

El  seu'jr  Ministro  —  AuníjUe  para  el  obj(*to,  la  invei'sión  de  la  cantidad 
pedida  por  ol  (lobicrno  para  sueldos  y  gastos  de  una  Comi.^ión  ox- 
traonUniu'ia  d(í  cu(Mitas,  }):u'ez /a  excesiva,  cree  el  Ministerio  (jue  debe 
advortii',  «[uo  es  imponible  presi'ntar  una  relación  exacta  do  los  suel- 
dos que  deben  gastars(».  El  (lobii^rno  i)ido  trívs  mil  pesos  i)orque  consi- 
dera que  con  esta  canlidad  y  con  individuos  aptos  osíai'án  li(iuidadas 
las  cuent  is  de  las  oll'.'inas  (|uii  huí  ce>:ido.  Ella  despjes  presentiirá 
sus  t!*abajos,  qucí  en  coiice[)lo  del  Ministerio  son  muy  intiM'cvsantcvs,  y 
los  que  serán  i)ros(Mitados  ásu  tií^mpo  á  la  H.  A.  para  su  examen.  Esto 
sera  lo  bastante»  para  i[w  Ids  senoi'os  se  jx^rsuadan  que  ol  (tobierno  no 


-  ¿18  ~ 

lia  [XHÜdü  una  canlidíul  cxorbitaiitc,  abrogando  aun  mas,  que  on  caso 
(|uo  ílíM'.sla  canliílad  hijl)ií»<o  un  s()l)i\\ntí*  volverá  á  la  'l'o.^ororía . 

Kl  señal'  (¡(L'lcft  —  lI(M-lii)  ya  rai'go  que  las  cuantas  íjuí»  van  á  li(iui- 
(larsi*  son  las  do  la  oíicina  'l\v<orc'i'ía  d(»  la  Provincia  ((ue  ha  cesado, 
la  de  Proi)ios  y  la  Glicina  de!  Consul.-ido,  opino  sci*  díunasiado  la  can- 
tidad de  tres  mil  jícsos,  puesi  síasolicinas  ti  niendo  sus  respectivos  coi> 
tadoi'es,  íini(iuiíadas  ya  i)  )r  el  presui)UíV'^tod(^  sus  gastos  apr(»l)ados  por 
la  autoridad  i'í^spncliva,  como  salvado  su  cargo  por  las  partida-^  do 
data,  nada  liahiVi  mas  que  n^visarlas,  vivi(»iído  á  costa  d(*  muy  poc  ^ 
trabajo  al  conocimiíMito  dtd  resallado  que»  se  l)u>ca,  (|ue  s(»rá  sin  duda 
su  legalidad  y  estado  did  fondo  qu(»  haya  man(\jado  la  olicina.  Yo  croo- 
j'ía  bastante  pedir  un  estado  diM'stas  cu(»ntas  A  cada  olicina  pai*a  lle- 
var el  objíMo  í|ue  el   Ministerio  se   haya  propuesto. 

hl  i^cñoi'  Mini<tii)  ■  Solo  diiv  (puvesja  operación  para  la  cual  i)ide  el 
(iobi(M*no  los  tr(^s  mil  pesos,  (\s  indispiMisable ;  que»  una  oi)eración  (|ue 
hace  una  casa  de  comoivio  (*uanilo  pasa  de  uno  á  otro.  Se  ha  dicho 
que  es  (\\cosiva  lacantiílad  pedida  por(iU(»  laOuiiisión  no  tiene  mas 
(|ue  hacer  que  revisar  las  cu.Milas,  y  que  con  nniy  i)oco  trabajo  se 
vendrá  al  conocimiento  délos  fondo<  ((tu»  ha  manejado  la  olicina.  Fs- 
to  es  un  (»i*ror.  No  es  esto  lo  (pK»  vá  á  hacer  la  Comisión  sino  que  vá 
á  liquidarlas,  y  í|uo  ella  d(»be  examinar  las  cu(»ntas  y  doiMuneníos, 
para  loípu^es  indispensabh»  mucho  tieni[)o  y  mucho  trabajo.  No  han 
cesado  las  oíiíánas  í|ue  ha  nombrado  el  SímIoi*  Dipulado,  sino  que  S(^ 
han  incor|)orado  á  las  ii-cs  generales^  y  v;ii.:  cuentas  (hdxMi  pasar  á 
una  (N)misión  para  (pie  ella  las  li(piide,  (|ue  (vs  para  lo  (pie  pide  el  (u)- 
biíM'no  la  autorización. 

hl  scñnr  Cliucarro  —  Ivslablecida  señores  por  la  Asaniblca  la  olicina 
general  de  líeceptorin,  el  (Gobierno  con  lecha  veintisiete  de  lulero  (»x- 
l)i(lió  un  d(»ci*et()  reglamentando  (»sta  olicina:  en  v\  dispuiiíMiue  sea 
desempeñada  poi*  un  r-ontador  principal  inlerventor  y  dos  contador(»s 
licpiidadores,  d(í  los  cuales  uno  será  eniNirgado  de  la  m(\sa  de  contribu- 
cioiKvs  indirectas  V  otro  d(»  contribu<*iones  directas.  1^1  contador  d(»  la 
nu^sa  de  coníribucioncvs  directas,  dice,  costará  ademas  eiicai'gado  d(»  li- 
quidar los  produ(*tos  de  las  ríMitasdel  l\siad<í,  síniii  municipales,  consu- 
lares, d(»  i)olicia  y  de  puerto  ó  de  cualqui(M'a  denominación.  Al  conta- 
(l.)r  diMísta  mesa,  (»<  á  qui(Mi  cr.MKjue  i);)driaencai*gars(*  el  glosar,  liípii- 
dar  y  leneciM*  esas  cuentas  rezagadas  quí»  dice  (d  señor  Ministro  (piicK.í 
comelíM*  á  una  comisión,  pai'a  lo  qu(»  pide  autorización  de  la  Asaml)ha 
l)ara  la  inversión  de  lr(\s  mil  ))es()s.  Mi  objeto,  scfioi'cs,  en  projxHier 
este  medio,  es  el  de  economizar  cuanto  sea  posible  los  fondos  i)riblicos, 


—  249  — 

no  poi-  que  nu  estr  convenrido  do  la  utilidíid  do  la  medida  (lue  el  Go- 
bierno pi'opone,  pero  como  o1).sei*vo  que  la  contribución  directa  aiui  no 
está  establecida,  y  que  tardará  mucbo  tiempo  en  establecerce ;  creo  por 
lo  mismo  ([lie  del  mo.lo  propiiosio  podría  llenarse  el  objeto  del  ( Gobier- 
no con  mas  economia. 

lüsrño/' Minisf/'o  —  No  puede  recargarse  ningún  ti*abajo  á  ninguno 
de  los  tres  contadores,  porque  sus  cuentas  tienen  que  marcliar  con  el 
día.  La  ((uo  está  encai-gada  do  las  conlribuínones  directas  no  pu(»de 
odiarse  so1)ro  si  aquel  trabajo  por  ballai'se  encargado  de  los  intereses 
municipales  y  consulares.  No  se  ci*ea  que  por  no  estar  establecida  la 
contribución  dii'octa  no  tiene  nada  que  liacer.  Tiene  miícbo  que  bacer, 
y  no  pueilo  ninguna  de  las  mesas  recai'garso  con  este  ti'abajo  por  que 
entóneos  no  podría  el  Gobierno  reclamar  el  atraso  que  bubiesc  en  él 
de  sus  (uientíis  diarias.  Si  el  señor  Diputado  tiene  un  medio  económi(*o, 
lo  [)uede  proponer,  pues  no  dejará  de  agradar. 

El  señor  C/ufr((rro  —  Y()\\o  becbo  las  observaciones  anterioi'os  en 
atención  á  que  i»l  (iobioi-no  no  ba  becbo  mas  que  pedir  autorización 
para  la  inversión  de  tres  mil  pesos  para  pagar  á  los  individuos  qu(»  s(* 
encarguen  en  esta  Coniisión,  no  con  el  carácter  de  empleados  de  un 
Tribunal  d(*  cuentas,  sino  el  de  simples  comisionados.  También  obser- 
vo que  el  sefioi- Ministro  lia  dicbo  (pie  el  contador  de  la  contribución 
directa  está  recargado  de  trabajo,  cuando  olla  no  (sstá  establecida,  y  no 
enti(Miílo  que  sea  (Hra  la  que  se  (establece  sobre  los  capitales.  Kn  (*on- 
cliHión  está  demo>trando(iue  no  existe  la  contribución  directa,  qu(*  liay 
un  contador  nombrado  p.ira  ella  y  que  mientras  no  desíMnpefie  las 
funciones  (jue  le  detalla  su  nomljramiento,  puede  ocuparse  del  traba- 
jo (¡ue  se  quiere  cometer  á  una  Comisión  de  cuíMitas  rezagadas 

Kl  ^cñnr  /y^//7W/'o  (don  Miguel  )  —  Quisiera  ([ue  el  señor  Ministro 
nos  dijesr»  si  lian  cesado  las  oficinas  de  propios  y  la  del  consulado. 

El  scño!'  Ministro  —  (^.ontestó  ([ué  sí. 

El  señor  Bnrreiro  ( don  Mifjfie/ )  —  Dcvsearía  saber  taml)ien,  por  (pie 
disposición. 

El  se:lor  Ministro  —  Parece  (pie  no  es  esta  la  cu(\stión. 

El  señor  Dan eiro  (don  Manuel )— Yo  sé  (pie  no  (»s;  p(»ro  el  Minis- 
terio pide  tres  mil  pesos  para  invertirlos  en  una  Comisión  que  li([u:- 
d(*  la>  cuentas  ixzagadas.  Se  i)r(^gunta  (niale<  son  las  cuentas  rezaga- 
das. S(M*ontesta  ((ii(*  las  de  las  oficinas  ((ue  lian  cesado.  Se  i)ivgunta 
(aiales  son  estas.  Se  coniesta  lado  Pro^/ios  v  la  del  Consulado.  Yo 
tengo  pues  deivclio  de  prc^guntar  por  disposición  (1(»  quien.  Jvs  verdad 


—  2.7)  — 

q  lí»  no  í's  esta  la  ciicslióii,  jií'rn  nnn!  íiatiiraliní»!íto  y  os  imposible  pa- 
sar ndclaiift;  y  ciilranios  (MI  la  (lisriisión  sin  salvar  oso  tropiozo. 

A/  sc/ln/'  Ellniírt  -  Ks  ní'r<»'«;ario  no  dost'onoocr  nn  pi*¡ní'ipio;  <|no  tan 
ahsurdo  {'>^  ípio  (»1  lOjí^oulivo  sí»  arrogiio  oí  Pf»(l(»r  Logislativ(í,  oonio  oí 
Lo^islativíM'l  MJííc.ulivo.  VA  (iohií'rno  pidió  á  la  Asainhioa  la  autoriza- 
rión  i)a!'a  í^slahloocr  las  H'cs  ollrinas,  y  ími  (días  so  oonipi'Oudió  tam- 
bién (luo  on  \i\ri  li'os  ('rono!'alos  j)ndiora  r(»fundir  otras  olloinas.  VMí) 
ni(»  parooí»  lo  siiüoíímiIí»  para  ivM*aIinar  l<»s  rí»otdos  niny  justos  do  al- 
íennos s(»noros  di|)ntados,  pnos  so  ha  di(dio  lo  bástanlo  [>ara  (|ue  8(* 
(•ono(»da  al  ( lobioiMio  la  niitorizaoíón  (|no  pid(». 

El  si*ñ(ii'C(i<tu  —Pidió  (in  ;  se  h^vosíMd  arlloido  on  disiMi^ión  v  lio- 
(dio,  dijo:  lí(»  píMÜdo  la  lootni*a  para  s¡  oonsid(»raba  al^a^nna  oscnri- 
dnd  on  (d  |)(Mlir  s(»  rodaotaso  do  iui(»vo,  poro  no  hallo  niíMdío  i)ara  (pío 
Sí»  varií»  la  rí»d:iooión,  y  di.»  oonslujuiíMilo  ostoy  oonforin/»  con  ol  pi'o- 
V(»oto. 

El  Hi*iVtr  Lninfi^'—OwK)  s(n\n\\^T^,  i\\\{^  os  d<»  i)i'áction  íin(í  onando  so 
trata  d(»  li(|nidar  ouíMitas  so  nombra  nna  Comisión,  y  cuando  ol  Gobioi*- 
no  ¡lidió  la  antori/aoión  ¡lara  (»slabl(M'(M*  l:is  tros  oficinas  gonoi*al(\»^,  tu- 
víMiniy  jirosiMití»  (pK*  s(»  dídiia  formar  nna  Comisión  (pií^  lií|nidaso  las 
(MKMiías  de  las  oIims  ojlcinas  particulares;  por  (*on8Ígui(Mito  cuando  di 
mi  voto  t'uc  con  (d  conocimiíMito,  di»  ((uií  ora  una  mo¡liíla  jirocisa  formar 
una  Comisión  iW  Cu(»iitas  (|uo  chancídasí»  lus  rezagadas. 

El  >'í77o/' /^^/vc/V'o  (  don  Migu(d)  -Pido  la  palabi'a  liara  díMdr  solo, 
(|U(»  ol  scfKM'  Miiusiro  ha  dicdi  )  (luo  han  c(»sadolasoIlcinas. 

El  señal  ¡/nn((s  So  ha  dicho  (|Uo  han  cesado  las  ollcinas  poro  no  ol 
impU(»sto  (|uo  s(»  r(»caudaba  on  (días. 

\\\\  (»sto  (vsiado,  y  no  habiíMido  ipii(»n  tomasi»  la  jialabra,  so  p]*0(M»dió  á 
votar  si  oslaba  (d  punto  sullídonliMiuMito  discutido  ó  no,  rívsidtó  la  aür- 
mativa. 

Si  Si»  aprueba  la  Minuta  do  l)ocr(*to  s(»gün  lo  ha  i*(Mlaciado  la  Comi- 
sión d(»  1  la(d(Mida  ó  no,  allrmativa. 

/•,/ N(7/M." /^\N7V/;»//r(»  puso  (MI  dis;*u<ióii  (d  dicíaniiMi  do  la  (dimisión 
do  IN'liciono-,  relativo  á  la<  diíMa^  do  los  soñoi-c»^  diputadas. 

El  sch[)¡'  Le  le<!n'i  obsíM'vó  ((U(*  no  ¡lodía  tratars»'  d*»  (v^io  asunto  por 
(|Ui»  no  estaba  r(»pai*iid(»  (mi  la  órílcn  d(d  <lía  (»xt(Mi<am(Miíc. 

El  scihí!  liv<i  Ic^i'C  ('oníi»<tó  (pie  s/  había  r(*parlil«»  muy  (»nox- 
tracto  conu»  c\\\  de  co<nunbri\ 

A7  sív/o/'  IjnniK,  i\\\o  VA  dictaiiKMi  va  si»  ha  loíilo  v  cvrw  que  con  la 
líH'luiM  d(*  anoidn»  y  ahora,  ¡uiímIí^  (iiscutirse. 

Ilal>icniK>  guarvladi»  <iltMicÍM  la  S:da,  ol  ^^tv'ior  Presid<MUe  ctaiio  cues- 


—  251  -  - 

liún  pivvia  lo  puso  á  votacMóii,  ai  3ü  (H)iisidtM'al)a  cvste  asunto  O  no  ,  y  re- 
sultó la  negativa. 
So  puso  en  consideración  de  la  Sala  el  siguiente : 

DICTAMEN 

Honorable  Asamblea  (ieneral  Constituyente  y  Legislativa  del  Pas- 
tado. 

La  Comisión  de  Peticiones  en  vista  de  la  soliiMtud  del  ciudadano  José 
Mai-ía  Márquez,  echa  cargo  d(»  las  razones  en  que*  la  funda,  lia  acorda- 
do elevará  V.  H.  la  adjunta  minuta  de  decreto  para  que  se  sirva  admi- 
tirla y  sancionarla. 

La  Comisión  saluda  á  la  Honorable  Asamblea  con  su  a(U>slumbrado 
afecto  y  (Consideración. 

Aguada,  diez  y  siete  de  Febrero  de  mil  o(*liocientos  veintinueve. 

Juan  Benito  Blanco — Jj't2r>r)  Chlcd — Sauliorjo  SiUj:ujo — 
Antonino  Djnuntjo  Cosfa. 

MINUTA  DKDKCIíKTO 

La  Asamblea  General  CoristiluvíMiti»  y  Legislativa  del  Estado,  ha 
acordado  y  decreta: 

llemílase  esta  solicitud  al  Poder  Ejecutivo  para  que  informe  con  an- 
tecedentes. 

Blinco  —  (7. ír/tVf — Sayng  ■>  -  Costa, 

Puesto  en  discusión,  y  no  habiendo  quien  loniase  la  palabí  a,  se  pro- 
cedió á  votar  si  había  dc^  pasar  á  considerarse  en  parlicMdar,  resultó  la 
afirmativa. 

Se  hizo  presente  poi»  un  señor  Diputado  que  para  facilitar  la  asisten- 
cia de  los  Señores  Repi*esentantes  seria  mas  conveniíMite  que  las  sesio- 
nes de  la  Asamblea  fuesen  por  la  mañana  :  fué  apoyada  esta  indicación 
y  se  acordó  que  se  rínuiiesen  á  las  diez. 

No  teniendo  de  queocupai*se  la  Sala,  se  levantó  la  sesión  i*(*tii*ándose 
los  Señores  á  las  diez  de  la  noche. 

Hay  una  rubrica. 

Bino . 


En  líi  Aguada  (](' Moiilrvidco,  ú  cim/o  do  Marzo  do  ind  ochorieiitus 
voiiiliiniovc*;  ahiorta  la  ^sív-^ión  onliiiaria  con  los  símIoi-os  IV'íHMra— Vice 
Prosidcnto,  Alvaivz,  Blanco  (don  Ju«ni  li(Mii(o),  Cavia,  Masini,  Znbilla- 
f^a,  l^llauri,  liacdo,  Ecliovei'iiai-za,  (iadca,  iVigola,  Chncarro,  Ledos- 
ma,  Laguna,  ('osta.  Lamas,  Payan  y  Horro;  con  aviso  do  no  podor  asis- 
tir los  sorioi*(»s  Blanco  —Prosid(Mit(\  Masculino,  Trápani,  Barroiro, 
Sayago  y  Zudanoz;  sin  licencia  ni  íiviso  los  sonoros  (iuoi*ra,  (barcia, 
líaniiioz,  Luz,  Suaivz,  Lapido,  lMM*nand(»z  y  Nuiuv.. 

Kl  señor  Vire  Presidente  indiiNj  á  la  Sala  rpio  se  iba  á  loor  la  acia  d(* 
la  ponúllinia  sesión,  no  haciéndose  con  la  illlinia  [)or  no  hahorso  con- 
cluido, en  razón  do  no  haber  mandado  alguno  de.  los  sí^nores  Diputados 
sus  discursos;  p(M*o  (jue  so  dai'ia  cuiMita  en  la  innKMÜata. 

Api'obada  y  íii*mada,  s(»  leyó  la  comunicación  siguiente: 

MiNisTi-nro  dk  Rklaci  )NKs  Kxt  iii  ouks. 

Aguada,  Marzo  dos  do  mil  ochocientos  veintinueve. 

Una  de  las  pi-imoras  noc(»sida(hís  de  un  Kstado  os  sin  duda  la  do  en- 
tablar y  mantener  sus  relaciono^  coa  «\([uellas  nacion(\s  quo  por  su  ve- 
cindad, su  couKn'cio  y  el  conjunto  do  sus  intorostvs  mutuos,  tiíMUMi  con 
él  mas  puntos  do  contacto.  Ksta  necesidad  os  mas  ojocHitiva  en  lasiir- 
cunstan(áaS(Mi  ([U(i  esto  País  so  halla  constituido  ind(*i)ondionte  por  i*(*- 
suKado  de  una  guerra  (*n  cpu»  aquellos  instados  fueron  parte  con  noso- 
tros, los  nuevos  int(M*osos  (|U(*  olla  ha  creado  sobrr»  los  quí*  ya  existían, 
oxigi'U  una  actividad  d-r  «.onnnucacionos  (Mitro  unos  y  otros,  i[Uo  no  pue- 
de logi-arsí^  sin  ol  int(*rmoilio  do  agcnt(\scomi>et(Mitoment'.'  auioi'izados, 
que  i'osidiondo  CíM'ca  do  atiuoUos  (!«)>  (Tobioriios  [)romiiova'.i  nu'vstras 
gesiioiK's  y  dorcciios,  satisfagan  las  n*  iama<*ionos  (pie  s(»  nos  hicie- 
sen, ajustón  y  concluyan  los  arreglos  á  (iu(^  haya  lugiu*,  y  por  último 
contribuyan  á  remover  todos  los  obstáculos  (pie  pueda  (íiM)n(M*  la  dis- 
tancia ó  la  mala  inteligencia  á  la  conservación  do  nuestras  laionas  re- 
laciones con  olios. 

Cxm  este  objeto  r\  (toljornador  Provisorio  someto  á  la  sanción  de  la 
llonorabhí  Asamblea  Conslituventí*  V  L(*iislativa  ol  adjunto  proyodo 
do  Lev,  saludando  á  los  SoñoKvs  R(a>i'^-'^<-'tihmtoscon  su  acostumbrada 
coiísidíM'ación. 

José  RoHilctxn.—  Jiun  F.  Giró. 

Honorable  Asamblea  (*onstiliiv(Mil(»  v  Lc^gislativa  del  Ksladtí. 


PROYECTO  DE  LEY 

I^i  Honorable  A.samhlea  ConstilnvíMitc  y  L(»g¡slativa  del  E.^lado, 
usando  (le  la  soberanía  ordinaria  y  exlraonlinaria  que  reñiste,  lia  san- 
cionado con  valor  y  fuerza  do  ley  lo  siguiente: 

Ai-tíeulo  únieo.  —  Se  habilita  al  Gobierno  con  la  suma  do  diez  mil 
pesos  para  el  (mivío  de  dos  agentes  compet(Mit(ímente  auloi-izados,  ccv- 
ca  di*  los  gobiiírnos  de  la  Rei)úbliea  Argíuilina  y  (d  Imperio  del  Bra- 
sil. 

Giro, 

Pasó  ú  la  Comisión  de  Haeicnda. 

Kl  sc/lor  VifvJ^/'csiflrntc — Puso  en  discusión  (d  dietámen  de  la  Co- 
misión, sobrcMÜí^ías,  que  quedó  pendiente  en  la  anterior  sesióii;  y  no 
liabiíMido  quien  tomase  la  palabra,  se  votó  si  se  disentía  ó  no  en  pai'li- 
eidar,  vrc^sultó  la  aíirmativa. 

Kl  señor  hMmu'i  —  Pidió  la  palabra,  y  dijo,  qu(»  el  artículo  primero 
(^staba  poco  (especificado  porque  en  su  concepto  debía  declararsí»,  que 
no  disfrutarán  dietas  los  diputados  (d  día  (juc*  falten  ri  tampoco  en  los 
que  lí'anscursen  basta  la  sesión  en  (jue  se  apersonen  á  la  Asambk^a. 

El  señor  Lamas — Observo  señores  (]ue  la  Asamblea  al  sancionar 
el  decreto  del  (iobierno  1^-ovisorio,  no  tuvo  presente  la  moneda  en  que 
debian  pagarsí»  las  dietas  de  los  S(MV)res  Diputados,  ni  tampoco  la  lia 
tenido  ])r(vscnte  la  Comisión  en  su  dictamen. 

Yo  creo  muy  necesario  ([ue  se  baga  (*sta  díH'lai'ación,  porque  en  las 
circunstancias  en  (pie  el  País  se  baila  jamás  |)odr('»  consentir  en  ques(* 
paguen  seis  pesos  en  metálico. 

El  señor  Gadea-VA  CiKM'po  R(*presentativo  al  sancionar  las  dietas 
délos  diputados,  no  tuvo  en  vista  la  diferencia  di»  mouíMla  que  ha  ex- 
presado (d  sefr'r  Diputado:  solo  se  fijó  en  la  n(M*(\sidad  de  facilitar  me- 
dios de  subsistencia  á  los  l{í»})resentantes  que  no  íuescni  d(»  la  clas(» 
pudi<Mií(\  y  si  s(^  quiere  de(X)mpensar(Mi  algún  tanto  los  i)erjuicios  íjue 
leben  sufrir  en  sus  iníeivs(\s  particulai'cs  diu'ante  (»stán  dcssempenando 
este  cargo;  pero  pandee  particular  que  pagando  el  Ctobierno  en  nuMáli- 
coá  sus  empl(»ados,  lo  baga  en  la  misma  moneda  á  los  Diputados.  A 
mas  de  esto  yo  creo  f|U(^  (*sta  dcídaración  es  inoportuna. 

A7  cScv7o/*Lr7m/'^^^-- En  mi  opinión  la  declaración  (\s  (vscn(Mal  porqu(» 
el  Gobiei-no  pide  K^glas  para  hacer  (d  pago  de  las  di(»tas,  y  [)ai(*ce  no- 
galar señalarle  la  moneda  en  que  debe  ser;  pero  si  como  se  (\\c\\  ella 


( 


-  -  iikA  — 

0.'^  ahora  inoportuna,  yo  prosontan'MMi  la  próxima  sesión  nn  proyecto 
dr  (líTi'Oío. 

Vai'ios  SíMl()r»»s  Diputados  aílujíM'on  sus  ra/oní»«?  (M1  pro  y  contra  do 
ostas  indicarionívs  y  últinianiCMit(»s(Micordó  qneel  St»noi*  Kllaiu'i  redac- 
tase (d  artículo  1/»,  quiíMi  lo  hizo  on  estos  irM*niino>-: 

«  Ningún  ReprosíMitantí»  porcihir/i  dietas  por  los  días  que  no  asista  ó 
no  hubiívse  asistido  á  las  sesiones  ordinarias  y  extraordinarias  de  la 
Asamblea  sin  prr»vio  aviso;  ni  tampoco  por  los  que  mcMÜaren  hasta 
apersonarse  (»n  ella  »  . 

PJ.  ,sYv7o/'  Cnciti  —  Pi'opuso  á  este  ai'tículo  la  adición  siguiente» :  «  toda 
vez  (jue  ant(»s  no  hubiese»  dado  aviso  en  Secretaría,  d(»esíar  dis[)ucst()á 
continuar  su-^  tareas  »  .  —  (  Fué  apoyada  ) . 

Kl  señor  Ellauri — 1^'undó  la  conveniencia  del  artículo  tal  como  se 
había  redactado,  (Mi  la  n(M*esidad  de  contener  lo.s  abusos  de  la  inasis- 
t(»ncia  de  losSenor(»s  Hepr(»s(Mitantes  sin  mi  motivo  urgentí». 

Oti'os  Sefionvs  I)ii)utados  manifestaron  que  esta  medida  á  más  do 
s(»r  (wccsivamente  rigiu'osa  podia  ser  tambiíMi  á  la  vez  injusta  y  qiio 
siendo  fácil  (evadirla  dandis  aviso  en  Secretariado  no  poder  asistir,  no 
se  lograba  (d  objeto  principal  <|uesu  autor  se  proponía. 

Puesto  á  vj)tacón  fué  desechado  est(»  artículo  y  se  pasó  á  cuarto  de 
intermedio. 

Vueltos á  Sala,  el  señor  Masjni  pr(»sentó  el  siguiente: 

PROYECTO  DK  DKCIíKTO 

Artícuh)  1^».  Los  Hepresentantes  no  percibirán  dietas  \){)v  aquellos 
días  (|Uíí  falten  á  las  sí^síoik's  .sin  [)r<''vio  aviso  en  el  día,  y  en  contra- 
vención á  lo  (iue  dispone  el  i'eglamento. 

¿*\  TamiHX'o  seabonai'án  á  los  licenciados  mientras  no  vuelvan  ú 
incorporarse. 

Musiftf\ 


iMié  dado  [)or  su  autor  y  sullc¡i?ntement('  apoyado,  se  puso  á  la 
consideración  de  la  Asamblea,  y  (lespu(*s  de  una  píMpiena  discusión 
fué  igualmente»  des(M*hado. 

Kn  esí(»  estado,  un  s(»nor  Diputado  expuso  que  era  hasta  indecoroso 
que  la  Asamblea  ocupase  tanto  tiempo  en  un  asunto  de  esta  natura-^ 
le/a.  y  que  debía  volver  á  la  ('omisión  pai'a  que  teniendo  ))iTS(»nte  Ins 


Vt. 


raz()n(v<  qiio  í^o  liahian  oxpiiosto,  dictamine  nuevamente  de  modo,  que 
pueda  arribarse  á  una  pronta  resoUuúón. 

—  Vur  apoyada  esta  indicación. 

JhJ  sr/ií)i'  (¡¡(fflcíí  —  Como  miembro  de  la  (.omisión  de  Peticiones  del)o 
bacer-  j)r(»sente  á  la  Asamblea  que  no  encuenli'o  medio  alguno  que  pro- 
poner, despu(v<  d(»  los  que  se  lian  indicado;  pido  pues  (|ue  este  asunto 
pasea  una  Comisión  especial,  i)ai'a  que  acons(»je  lo  que  juzgue  mas 
conveniente. 

Fué  igualmente  apoyada  esta  indicación  por  los  senoi'cs  Blanco  y 
Costa. 

Conformada  la  Sala  en  que  pasase  á  una  Comisión  especial,  el  se- 
ñor Vice  Presidente  nombró  á  los  señores  Kcheverriar/a,  Alvarez, 
Payan,  Masini  y  Cavia  y  siento  las  tres  de  la  tai'de  se  levantóla  se- 
sión. 

Ilav  una  rúbiit^a. 
t> 

Be/'/ 'O. 


Va\  la  Aguada  de  Mont(^vider),  á  siete  d(^  Marzo  d(»  mil  ochocientos 
veintinueve;  abierta  la  sesión  oi'dinaria  con  los  Senoi'es  Bl;mco-Presi- 
dente,  Herró,  Costa,  Payan,  Lamas, Sayago,  Cbucarro,  Pagóla,  Laginuí, 
Barreii'o  (don  Manuel ),  Barreiro  (don  Miguel),  (iadea,  Pereira  (don 
Gabriel),  Ecbeverriarza,  Zudañez,  Haedo,  Ellauí-i,  Zubillaga,  Cavia, 
Blanco  (don  Juan  Benito),  Alvarez  y  Masini;  con  aviso  de  no  poder 
asistir  los  sefioi'es  Trái)ani,  Masculino  y  Ledesma;  sin  licencia  ni  aviso 
los  Señores  Guerra,  (sarcia,  Luz,  Ramírez,  Suarez,  La[)ido,  Fernandez  y 
Niulez. 

Se  indicó  i)or  el  Señor  Presidente  ([uese  iba  á  leer  la  acta  de  la  pe- 
núltima sesión,  no  haciéndose  con  la  última  en  razón  de  no  estar  con- 
cluida, de  lo  que  se  darla  cuenta  en  la  sesión  inmediata. 

Aprobada  y  firmada,  se  dio  cuenta  de  los  asuntos  que  h«d)ían  entra- 
do por  el  orden  siguiente^ : 

D(*  una  comunicai'ión  del  Gobierno  Provisoi'io,  fecha  cinco  del  co- 
rriente, en  la  (pui  informa  con  antecedentes  sobi'e  el  i'ecurso  interpues- 
to ante  Vuestra  Honorabilidad  por(»l  ciudadano  Don  José  M.'^  Márquez, 
cditoi* del  diario  «(Observador  Oriental»— S(*  mandó  pasar  á  la  Comi- 
sión de  PeticioiKv^. 

El  dictamen  y  nu(*va  rc^dacción  d(^  la  njinufa  de  decreto  he(*ha  por  la 


•¿r/ 5  - 


Comisión  Militar,  relativo  á  las  viudas  r  inválidos  do  los  que  hayan 
niuífrto  (MI  la  giuM'ra  ocasionada  d(»s(l(»  el  ano  dio/. 

Otro,  do  la  Comisión  (vsjxM'ial,  (\\i)rosando  (»1  modo  como  d(»l)e  aho- 
nársc»l(vs  las  dií»las  A  los  s(»noros  Diputados. 

Oiro,  d(»la  Ctunisión  do  llaoionda,  aprol)an<lo  ol  proví^Mo  ár  loy|)rO' 
siNuado  i)or(d  S(»nor  líopros:Mitaníí»  Don  Antonino  Domingo  Costa  on 
(lUí*  señalan  al  Mxoino.  Sc^nor  (ioíjíM'uador  y  Cai)itan  (ionoral  d(»l  Es- 
tado, nuovo  mil  posos  anuahvs  di»  suidd  >. 

Olro,  (1(»  la  Comisión  (»spoí*ial,  n^laíivo  al  proycnMo  do  l(»y  presentado 
l)or  (*l  (Tol)iorno,  en  ({uo  so  ostabhM'o  un  Do])artam(Mito  de  Polioia  (*nel 
Estado. 

Otro,  do  la  ( •omisión  do  Hacienda,  i'(»foi'(ínto  al  proyecto  úr  ley  sol)re 
autorizar  al  (tohiorno  para  invertir  la  suma  dcMÜez  mil  posos  (mi  dos 
afj;ont(\s  diplomáíi(*os,  <'(M'ca  do  los  (lohiíM'uos  déla  H(»púl)lica  Arf2:<*nti- 
na  y  del  lmi)oriod(^i  Brasil. 

St.»  anunció  [)or  ol  Señor  Pi*o-iidonio  <|ue  estos  asuntos  se  mandarían 
imi)rimir,  lo  ((U(»  olectuado  so  repartirían,  s(Mlalándoso  (d  día  en  ((uo 
debían  considerarse. 

Asimismo  se  dio  ciKMila  del  dictamen  de  la  Comisión  de  l*oticion(»s, 
relativo  al  mes  de  licencia  que  solicita  (*l  Señor  Uí^presentante  Don 
Santiago  Sayago. 

('oncluido,  s(»  pasó  á  los  asuntos  que  hacían  la.  orden  del  día.  Se  leyó 
(d  dictamen  y  minuta  de  doci-eto  de  la  Comisión  do  Peticiones,  rigié- 
ronte á  lospodorívs  d(»  don  l^tvlro  Pablo  Sierra,  electo  Diputado  poi*  el 
D(*l)arlamonlo  d(»  Maldoiiailo,  y  no  habiendo  quien  tomase  la  palabra, 
s(^  l)u<o  á  votación  si  so  consid(M*aí)a  on  i).articular,  y  rcvsultó  la  allrma- 
tiva. 

l^iosto  á  disiMisión  pai'ticular,  un  S(»ñor  Diputado  obscM'vó  (pie  segnii 
el  informe  d(*  la  Comisión  faltaba  algún  reíjuisito.  So  mandó  l(»(»r  las 
instruC(*ioncís  sobro  eloccionivs,  expodidas  poi*  ol  (Tobiorno  Pi'ovisoi-io 
011  Junio  d(»  mil  ochocientos  veinticinco,  v  no  hallándose  en  S(»crolaría 
s(»  pidió  al  Minisioi'io  dcí  (Tubierno.  Entretanto  se,  pasóá  cuai'to  inter- 
medio. 

\'uídlos  á  sala. 

So  leyeron  las  insti'ucciones,  y  obsíM'vado  (jno  los  i)odores  eslal)an 
(•(jnformos,  s(»  puso  á  votación  y  fu(M*on  aprobados. 

En  s(»guida  se  puso  á  la  consi(l(»ración  de  la  .VsambliNi,  la  minuta  do 
decreto  d(*  la  misma  Comisión,  sobre  la  renuncia  d(d  S(»ñoi'  /udañc^z,  y 
Sí'  a:.'oi-dó  su  discusión  en  particular. 

hl  s^/7o/'  Kllanri    -  Pidió  se  h^yc^se  la  i'onuncia  y  después  di»  leída  di- 


—   ¿Oé    — 

jo:  Ho  hecho  loer  ki  renuncia  para  que  los  señores  representaíites  pue- 
dan comparar  las  razones  en  que  se  funda,  con  la  que  dá  la  Comisión 
en  su  dictamen.  Creo  que  cuando  un  señor  Diputado  renuncia  por  til 
mal  estado  de  su  salud,  no  basta  para  negársele  el  que  sea  miembro 
de  una  comisión,  por  que  para  esto  tiene  otros  miembros.  Sin  embargo 
estoy  conforme  con  que  no  so  le  admita,  pci'o  la  Comisión  debió  abrii- 
dictamen  para  que  la  Asamblea  le  acordase  una  licencia  temporal  á 
efecto  de  reparar  su  salud. 

El  serldr  Gcidea  —  La  Comisión  de  Peticiones  se  ha  fijado  solamente 
en  his  ra/ones  aducidas  por  el  señor  /udañez  al  hacer  su  renuncia:  él 
no  pide  que  en  caso  de  no  admith'sele  ésta,  se  le  conceda  licencia ;  por 
consiguiente  no  puede  decirse  que  la  Comisión  la  debió  aconsejar. 

El  señor  ElUídf'i  —  No  encuentro  que  tenga  nada  de  extraño  que 
cuando  un  Diputado  iiace  la  renuncia  por  enfermedad  y  no  se  le  admi- 
te, la  Comisión  aconseje  que  se  le  dé  licencia.  Algo  mas  regular  es,  que 
negársela  redondamente. 

El  señor  Gadcd  —  La  Comisión  de  Peticiones  á  ver  mío,  le  pareció 
inoportuno  aconsejar  la  licencia  sin  que  él  la  pidiese,  aunque  no  esta- 
ría desconforme  en  (jue  se  le  conceda.  El  que  habla,  particularmente 
cníe  que  la  Comisión  por  si  no  debió  proponerla,  pei*o  siendo  el  objeto 
del  señor  Diputado  preopinante  acelerar  la  licencia,  no  pondrá  emba- 
razo á  que  se  le  conceda  por  un  segundo  artículo. 

Conformada  la  Asamblea  se  puso  á  votación  el  artículo  de  la  minuta 
y  fué  aprobado.  Se  redactó  el  segundo  en  estos  términos:  «Concédese 
un  mes  do  li(*encia  para  que  pueda  atender  á  reparar  su  salud. 

Fué  así  mismo  aprobado. 

Se  levó  á  continuación  la  minuta  de  decreto  de  la  misma  (^omisión, 
relativa  á  la  licencia  que  solicita  el  señor  Pereyra  de  la  Luz,  y  después 
de  algunas  pequeñas  observaciones  fué  aprobada. 

La  misma  resolución  recavó  sobre  la  minuta  relativa  á  la  licencia 
del  señor  Savago. 

Concluidos  estos  asuntos: 

El  señor  PresUlente^  hizo  presente  á  la  Honorable  Asamblea,  en 
conformidad  á  lo  que  previene  en  el  i'cglamento,  que  habiéndose  oficia- 
do con  repetición  al  señor  Ramii*ez  invitándolo  á  que  se  .apersonase  al 
lugar  de  las  sesiones  no  lo  había  hecho,  ni  aun  contestado:  Que  en  este 
caso  pedía  que  la  Asamblea  deliberase  la  línea  de  conducta  que  de])ía 
guardar  á  este  respecto. 

También  hizo  presente  que  habiéndose  oficiado  al  señor  Fernandez 

17* 


—  2:j8  — 

romo  so  lo  [ií^rnjilu*<on  l;i<  atí'iH¡oiii»si|rsii  Mini<tí'r¡o.  y  mK»  en  C5iS4.) 
íJí*<íMlf  ¡niposililo  liíirííi  sil  roniiiii'iaí'ii  íli'hi<la  forma. 

IX*<piU'<  ílí*  lu'í'lias  píir  varios  Si'fiorrvs  Üipiitailos  algunas  ¡mlira- 
í'ioní's  sohm  la  n*si<tonri;i  ílrl  snn»r  Hamirrz,  se  acordó  que  una  comf- 
.síón  rsporial  a<-on.si»jasí' las  nK*<Ií(las  rinc  rnnvon«lría  tomar.  Fueron 
nombrados  lossffiorí'sMIlauri.  Hlan<vi  v  I^rrovia. 

En  osto  í*si;i  lo,  í»I  <r'rior  Pr<'<¡íl'Mití*  manifiesto  varios  inconvonientes 
qucsr»  habían  tocado  í»ní|U.»  Ia<  s^ioar^-;  fu.vson  por  la  mañana,  siendo 
uno  de  ídlo<  <d  qiií'  los  Ministros  no  [M»dían  asistir  porque  eran  justa- 
mente las  horas  del  despacho  públiíM.  Anadió  que  el  (fobierno  se  ha- 
llaba disí)Uí»sío  á  proporcioinr  alírunos  rarruaje<  para  facilitar  la  ve- 
nida de  lo.sS{.»nores  Diputados  y  que  si  la  Asamblea  li>  aeonlaba  podían 
volverse  á  entablar  por  las  tardes. 

r'n  Sr  Diputado  hizo  también  presente  las  diíií*  iltades  que  habían 
toeailo  las  (V)misiones  para  desi)a(hai"  los  asuntos  de  que  estaban  en- 
eargadíis,  y  (pu»  de  consiguiente  (*onvendría  se  les  dejasen  libres  las 
horas  de  la  mañana. 

Conformada  la  Asamblí»aso  acordóla  reunióná  las  cincíjde  la  tarde. 

Dí^spues  de  íístose  leyó  el  proyecto  siguiente,  indicado  por  el  señor 
Lamas  í:n  la  ultima  sesión: 

PUOYKCTO  DK  DECRETO 

La  Asamblea  (ieneral  Constituyente  y  Legislativa  d(d  Estado,  ha 
acor.lado  v  decreta. 

t. 

Aiifculo  ilnico.  Las  dietas  señaladas  n  los  Señores  Representantes, 
les  serán  s  disfechas  ími  la  monrvla  p.ipí^l  ó  su  equivalente*  en  metálico 
nnu')  l\\  non  declarada^  por  el  (lobierno  Delegado. 

Habiendo  sido  siillcient(»níente  apoyado  pasó  á  la  Comisión  de  Ha- 
cienda. 

Se  híveron  igual nuMitr»  dos  minutas  de  decreto  presentadas  poi*  el  se- 
ñor Harreiro(don  Miguel) ,  quí*  di(*en  así: 

MlNUl A  DE    DECRETO 

La  Asaml)l(ía  (WMieral   Constituv(Mite  d(»clara  : 

*. 

Artículo  ruii<*o.  —  En  el  decreto  poi*  cpie  quedaron  creadas  las  tres 


~  2f)5)  — 

oficinas  genoralos  para  la  administi-ación,  rocaiidación  y  (X>n.serva- 
ciófi  (le  las  i'cnlas  públicas  del  Estado,  no  se  iucluytí  la  supresión  de 
las  olicinas  de  proi)ios  y  consulado,  ni  niíMios  el  establocimienlo  de; 
la  contribución  directa. 

Bai  reirá. 

MINUTA  DK  DECRETO 

La  Asamblea  (leneral  Conslituvente  del  Estado,  lia  acordado  v  de- 
crotu: 

Artículo  1^^  El  Poder  Ejecutivo  pasará  ala  Honorable  Asamblea 
todos  los  reglamentos  que  hubiese  pul)licado  hasta  la  fecha. 

2<J.  Presentará  igualmente  para  su  examen  y  sanción  todos  los  re- 
glamentos que  en  adelante  expidiese  antes  de  publicarlos. 

Bar  retro. 

Habiéndolos  fundado  su  autor,  y  sido  suílcientemenle  apoyados 
pasó  el  V\  á  la  Comisión  de  Hacienda  y  el  2^.  á  la  de  Legislación. 

El  señor  M(f<iní —  presentó  también  el  proyoí^to  siguiente: 

La  Honorable»  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  d(d 
Estado,  ha  acordado  y  decreta. 

Artículo  ünico.  -  El  l^*(\sid(Mite  de  la  Honorable  Asamblea  hará  in- 
sertar en  los  perióíhcos  las  faltas  de  asistencia  á  las  sesiones  de  cual- 
i[\\\i'v  Diputado  y  las  causas  alegadas  al  efecto. 

McmaL 

Fut'*  ai)oyado,  y  i)asó  á  una  Comisión  esi)ecial  compuesta  de  los  señó- 
nos Costa,  Chucarro  y  Pagóla. 

Antes  de  levantarse  la  sesión : 

El  señor  Cosfff.  pidió  la  palal)ra  y  dijo  —  Hace  sobre  dos  meses  que 
presenté'  un  proyecto  de  d(»cr(»to  para  qu(?  se  ordenase  al  Gobierno, 
remitiese  á  la  Asamblí»a  una  noticia  de  la  fuerza  armada  que  tiene  (»1 
Estado,  ('reo  tambi(Mi  contenía  una  pri-. vención  para  que  se  licenciasíMi 
los  individuos  (Mirolados  en  los  cuerpos  en  servicio.  Cuando  este  pro- 
yecto fué  pr(*senta(lo  pareció  necesario  á  su  autor  se  tomase  aquella 
medida  pai*a  precaver  por  medio  de  (día  los  gastos  que  se  estaban  ori- 
ginando al  Erario  con  la  aglomeracaón  de  fuerzas  que  quizá  fuesen 
excesivas:  ahora  ya  lo  creo  innecesario,  pues  sé  que  se  han  tomado  es- 
tas mismas  providencias  por  el  (lobierno  y  sé  tambiíMi  se  trabaja  el 


aiTííglo  (lo  la  fuerza  armada  porinanente  que  (lob(í  toiioi*  el  Editado,  y 
así  pido  retirarlo. 

La  Asamblea  lo  acordó  v  se  retii'ai'on  los  señores  á  los  dos  de  la 

I. 

tarde. 

llav  una  rúbi'iea 

Ber/'O. 


En  la  Aguada  d(*  Montevideo,  á  nueve  de  Marzo  de  mil  ochocientos 
veintinueve;  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores  Blanco— Presi 
dente,  Alvarez,  Blanco (  Don  Juan  Benito),  Cavia,  /ubillaga,  Masíni, 
Ellauri,  Haelo,  /udanez,  Eclieverriai'za,  Bai'reiro  (Don  Manur^l),  Ba- 
rroii'O  (  Don  Miguel ),  Pagóla,  Laguna,  Cluicarro,  Costa,  Lamas,  Pa- 
yan y  Bei'i'o ;  con  aviso  de  no  poder  a-iistir  los  vSenores  Trápani,  Pe- 
reira  (Don  ÍTabriel),  ÍTudea  y  Ledesma;  con  licencia  los  Señores  Luz 
y  Sayago;  sin  ella  ni  avi. o  los  Señónos  Bamirez,  (iuerra,  (lai^cía,  Sua- 
rez.  Lapido,  Fernandez,  Niulez  y  Masculino: 

Leídas,  aprobadas  y  firmadas  las  dos  actas  anteriores,  el  señor  Pi*e- 
sidente  anunció  hallarse  en  la  ante  Sala  el  señor  Diputado  don  Pe- 
dro Pablo  Sierra,  y  habiéndose  mandado  entrar,  prestó  el  juramento 
de  estilo  y  quedó  incorporado. 

Se  dio  cuenta  de  los  asuntos  que  habían  entrado,  por  el  orden  si- 
guiente: 

MlMSTKRIO  DK  HaCUCNDA 

Aguada,  Marzo  nueve  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

El  ( lobierno  Provisoiio  del  Estado  eleva  á  la  (^onsidtíración  de  los 
IIonorabl(»s  ¡{(^presentantes  una  minuta  de  adi(!ión  al  pi*(jyecto  de  ley 
de  Aduanas,  cuya  importancia  es  de  suyo  manifiesto. 

El  Ministro  Seci*etai*io  de  Hacienda  dará  las  explicaciones  que  de- 
manden los  Honorabl(»s  Rc^presentantes,  á  (luienes  el  ([ue  suscribe  re- 
nueva las  protestas  de  su  adliesión  y  resi)eto. 

JOSÉ  RONDE  A  U. 

EllANCISCO    JoAQrÍN    Mi  Ñ  >Z. 

lIonoral)lc  Asam])lea  (teneral  Constituvenle  v  Legislativa  del  Es- 
tado. 


—  mi  - 


^MINUTA  DE  ADICIÓN  AL  PROYECTO  DE  LEY  DE  ADUANA 

Artículo  L^  Los  géneros  y  artículos  extrangeros  que  se  despachen 
por  reexportación  para  los  puertos  exti'angeros  del  Uruguay  y  Para- 
ná, solo  pagarán  el  uno  «/o  y  la  mitad  de  eslingaje  que  ahora  pagan. 

Artículos.*^  No  se  permitirá  embarcar  por  reexportación  páralos 
puntos  de  que  habla  el  ai^tículo  anterior,  en  buques  que  excedan  del 
porte  de  ciento  cincuentn.  toneladas. 

Pasó  á  la  Comisión  de  Hacienda. 

La  Honorable  Asamblea  General  Constituyente  v  Leí>islativa  ha 
sancionado  v  decreta : 

xMINUTA  DE  DECRETO 

Artículo  L^  El  Gobierno  Provisorio  dispondrá  lo  necesario  á  efecto 
de  que  para  el  día  cuatro  del  próximo  mes  de  Abril  csiO  preparada  en 
la  Plaza  de  Montevideo  la  Sala  (lue  ha  de  servir  para  las  sesiones  de 
la  Representación  Nacional. 

Art.  2.^  Los  gastos  que  demande  el  cumplimiento  del  artículo  ante- 
rior serán  incluidos  en  (ú  presupuesto  de  gastos  generales  de  la  Nación. 

Art.3.o  (>om'uií(iuese  al  Ejecutivo  esta  resolución  para  su  cumpli- 
miento, (»lc. 

Alefandro  Chucárro. 

Inundada  por  su  autoi',  y  sido  suficientemente  apoyada,  pasó  á  ima 
Comisión  especial  compuesta  de  los  señores  Blanco  (don  Juan  Beni- 
to), /iibillaga  y  Cavia. 

Una  comunicación  del  señor  Ma<ini  h-iciendo  presente  las  razones 
(jue  lo  habían  obligado  á  no  conformarse  con  el  dictamen  de  la  Comi- 
sión de  Hacienda,  rc»laiiv(»  al  nombramiento  de  los  Agentes  para  el 
Brasil  y  la  Rí^pública  Arg(Mitina. 

Un  señor  Diputado  pidió  la  palabra,  y  dijo,  (¡ue  no  estando  en  prácti- 
ca admitirse  en  la  Sala  dictámenes  partiíadares,  creía  que  no  debía  ha- 
cerse luí^ar  á  éste,  á  no  i'ecaer  una  resolución  especial  d(^  la  Asamblea. 

El  señor  Aíctsini  rowtosU')  ([U(»«  no  prettMidía  que  la  Asamblea  lo  consi- 
derase, pues  que  hí  baslal)a  que  ella  sui)iese  su  dictamen. 

Se  leyó  el  siguiente  informe  con  que  la  Comisión  de  Legislación 


—  262  — 

acompaña  el  proyecto  de  Constitución,  y  se  acordó  ([ue  éste  se  leyese 
en  Ja  sesión  de  mañana. 

Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa. 

La  ('omisión  encargada  de  presentar  el  proyecto  de  Constitución  pa- 
este  nuevo  Estado,  auncjue  en  medio  de  las  circunstancias  difíciles  quo 
son  bien  notorias,  y  falta  de  las  comodidades  y  proporciones  necesa- 
rias pai*a  el  recogimiento  que  demanda])a  la  profunda  y  detenida  me- 
ditación de  un  asunto  tan  importante  y  grave ;  ha  podido  al  fin  sobre- 
poniéndose á  inconvenientiís  de  todo  orden,  arribar  á  su  conclusión,  y 
tener  el  honoi*  de  elevarlo  adjunto  ala  consideración  de  la  Augusta 
Asamblea,  en  ciento  setenta  v  siete  artículos. 

La  Comisión  espora  que,  como  es  de  pi'áctica,  después  de  una  lectu- 
ra simple  de  él  en  la  pi*esente  sesión,  la  Augusta  Asamblea  determine 
que  se  imprima  y  reparta  anticipadamente  un  ejemplar  «á  cada  uno  do 
los  s(MK)res  Rei)resentantes,  á  fln  de  que  lo  mediten  y  se  preparen  para 
la  discusión,  que  empezará  el  díaíjue  la  misma  Augusta  Asamblea  ten- 
ga á  bien  designai'.  Para  cuando  este  caso  llegue  están  especialmente 
encargados  de  sostener  el  debate,  los  señores  Garcia,  /ud¿ule/  y 
Kllauri. 

La  Comisión  entretanto,  (pieda  ocupándose  del  maniüesto  que  ha 
de  precedcM*  á  líi  C'onstitución,  y  de  la  l(*y  de  elecciones,  que  será  como 
una  adición  ó  comi)lenK;nto  de  la  misma. 

La  Comisión  saluda  álos  señores  Representantes  con  su  mayoi*  res- 
pecto. 

Aguada,  Marzo  sl(»te  de  mil  ochocientos  veintinueve». 

Jaime  lie  Zi'íliHCZ,  Presidente  —  José  F.  Z'thilliga  — 
Luis  Bemanlo  Cavia  —Crislóhnl  Eeheverríavza  — 
José  Eílanri,  Scrrctario, 

Augusta  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  restado. 

Después  de  esto  se  pasó  á  los  asuntos  que  hacian  la  orden  del  día. 
Se  leyó  el  siguiente: 

DICTAMEN 

Honora])le  Asamblea  General  Constituyentes  y  Legislativa. 

La  Comisión  de  Hacienda  considera  digno  de  la  sunción  de  Vuestra 
Honorabilidad,  el  proyecto  de  lí»y  presentado  por  el  señor  Repi'csen- 
tante  don  Antonino  Domingo  Costa,  en  que  señalun  al  Excmo.  señor 


-  2(a  - 

Gobernador  y  Capitán  Gcnerol  del  Estado,  nueve  mil  pesos  anuales 
de  su(»ldo  ((ue  s(^  le  abone  i)or  meses  ími  i)roporeión. 

La  Comisión  no  cree  del)er  ocui)tU*se  de  si  esa  dotaíMón  es  ó  no 
ex'cesivapara  el  Jefe  de  un  Estado  pequeño  y  naciente;  pero  si  ba  teni- 
do pi*esente,  que  la  traslación  de  diídio  Jefe  á  este  Estado  y  su  esta])le- 
cimiento  en  él,  deben  babei'le  causado  gastos  y  erogaciones  que  no 
entarán  ni  con  mucbo  compensador  con  el  sobrante  (¡ue  pueda  consi- 
derarse en  dicba  asignación,  aumpie  la  duración  en  el  puesto  elevado 
que  ocupase  extienda  al  ano  para  que  está  becbo  el  arn^glo. 

Los  señores  Al varez  y  Herró  están  encargados  de  sostener  la  dis- 
cusión. 

La  Comisión  saluda  á  Vu(ístra  Honorabilidad  con  todo  su  respeto. 
Aguada,  Marzo  (unco  de  mil  ocbocientos  veintinueve 

Pedro  Framis'.o  de  Berro  — Jufi'tn  Alvar e¿  — 
CÍ2)ri  tno  Payan  -  liamo'H  Masini. 

MINUTA  DE  DECRETO 

La  Asamblea  General  Con-^tituyeníe  y  Legislativa  del  Estado,  ba 
acordado  v  de(*reta : 

Artículo  único.  El  Gobernador  y  Capitán  General  Provisorio  del  Es- 
tado disfrutará  desde  el  día  de  su  nombramiento,  (»1  sueldo  de  nueve  mil 
pesos  al  año,  (jue  se  le  abonarán  por  meses  en  pi'opoi^ción. 

Costa. 

Resolvió  la  Sala  su  consideración  (*n  particular. 

Kl  señar  La nids — ^  Observó  qu(*  la  Comisión  bacia  valer  los  gastos 
extraordinarios  (lue  babia  becbo  el  Señor  Gobernador  Provisorio  para 
señalarle  el  sueldo  de  nueve  mil  pesos,  y  í|U(^  en  su  concepto  sería  mas 
conforme  que  se  le  señalase  (d  sueldo  con  arreglo  á  las  rentas  del  Es- 
tado, y  que  por  separado  se  k^  abonasen  los  gastos. 

Kl  seño/'  Chucaneo  —  Apoyó  (»sta  indicación,  añadiendo,  que  la  reso- 
lución que  abora  tomase  la  Asamblea  podría  servir  de  ejemplo  para 
señalarse  el  sueldo  de  los  Gobiernos  sucesivos;  y  (pie  esto  debía  evi- 
tarse declarando  el  sueldo  en  un  artículo  y  en  oti'O  por  separado  la  in- 
demnización de  los  gastos. 

El  señor  Alntra:  —  Contestó  que  el  sueldo  del  Gobierno  Pei*manente 
había  d(*  sei*  declarado  por  una  ley  (\sp(»cial :  que  el  del  Gobierno  Pro- 
visorio no  podía  servil*  de  ejemplo  por  que  ei*a  puramente  obra  de  las 
circunstancias:  que  la  Comisión  babía  considerado  solo  englobo  la 


—  2()4  ~ 

indemnización,  por  que  de  otro  modo  .sería  preri.so  i>edii*  al  Goberna- 
dor una  relación  de  sus  gastos  ofendiendo  su  delicadeza,  ó  s(»nalársele 
una  cantidad  excesiva;  y  que  en  esta  persuación  debía  aprobarse  el  ar- 
tículo tal  como  estaba. 

Después  de  algunas  otras  explicaciones,  se  puso  á  votación  si  estaba 
el  punto  suflcientemente  discutido  ó  no,  y  resultó  la  afirmativa. 

Si  se  api'obaba  el  artículo  conforme  está  redactado,  afirmativa. 

Kn  seguida  se  leyó  el  siguiente 

DICTAMEN 

Honorable  Asamblea  General  Constituvente  del  Estado. 

La  Comisión  Militar  ha  considerado  la  noia  del  íiobierno  Provisorio 
adjuntando  el  deci*eto  del  Congreso  General  Constituyente  de  las  Pro- 
vincias Unidas  del  Río  de  la  Plata,  sancionado  á  favor  do  los  indivi- 
duos (lue  (luodasen  inútiles  de  la  guerivi  (jue  entonces  existía  contra  el 
Emperador  del  Brasil,  y  que  era  extensivo  á  las  viudas,  madres  é  hi- 
jos en  los  casos  que  allí  se  indican. 

En  consecuencia,  la  Comisión  no  puede  menos  que  recomendar  á 
Vuestra  Honorabilidad  su  adopción,  absteniéndose  de  entrar  en  expla- 
naciones al  efecto,  considerando  suflcientísimo  pi'csentar  sólo  el 
asimto. 

Tiene  la  Comisión  el  honor  de  saludar  á  Vuestra  Honorabilidad. 
Aguado,  21  de  1^'ebrero  de  182í). 

Manuel  Vicente  de  Pagóla,  —  Manuel  Barrei- 
rj.  —  Manuel  Haedo.  —  Gabriel  A.  Pereira. 

MINUTA  DE  DECRE'i O 

La  Asamblea  General  Constituventr*  del  Estado  ha  acordado  v  de- 

b  f. 

creta : 

Artículo  1/^  Todos  los  individuos  que  hubiesen  pertíMiecido  á  las 
divisiones  de  este  Estado,  formadas  sucesivameni(i  desde  el  imo  di(v., 
y  hayan  en  la  guerra  i'esultado  inválidos,  disfrularáii  mi-^nlras  vivan, 
d(^s(le  que  qucdnron  tales,  el  sueldo  íntegro  corresi)ondiente  á  su  clase, 
grado  y  arma. 

Art.  2.^  Las  viudas  é  hijos  V  á  falla  de  éstos  las  madre-;  viudas  de 
los  que  hubiesen  muerto  en  campaña,  gozarán  las  dos  terceras  partes 
de  los  sueldos  (pie  les  correspondían. 

Art.  3.'^  Son  excluidas  del  artículo  antecedente»  las  viudas  que  por 


-  265  - 

culpa  proi)ia  so  hallasen  divorciadas  de  sus  maridos  á  la  éi)Oca  del  fa- 
llocimienlo  do  éstos  y  las  que  hubiesen  dado  priblicamoiite  causa  para 
el  divorcio  mionti'as  la  ausencia  de  ellos  en  el  ejército:  como  igual- 
mente los  hijos  que  huijiesen  justamente  sido  desheredados  por  sus 
pachtes  y  los  quí!  por  su  mala  conducta  priblica  para  con  ellos,  se  hu- 
biesen hecho  dignos  de  esa  pena. 

Art.  4.0  Kl  simple  certificado  del  Párroco  y  Juez  do  sus  domicilios 
presentando  [)or  sola  la  primera  vez,  será  suíiciente  para  reputarlos 
no  incurridos  en  lüs  antedichas  exclusiones. 

Art.  5.^*  Las  viudas  disfrutarán  de  la  pensión  expresada  mientras 
no  vuelvan  á  casarse  y  los  hijos  hasta  la  edad  de  veinte  anos  siendo 
varones  y  siendo  mujeres  mientras  pei'manezcan  soUeras. 

Art.  G.o  El  Estado  se  compromete  á  cuidar  especialmente  de  ha  edu- 
cación y  destino  de  los  que  quedaron  huérfanos  de  resultas  de  la 
guerra. 

Art.  7.0  La  Asamblea  General  Constituyente  se  reserva  además 
conceder  á  los  individuos  de  las  fuerzas  expresadas,  la  gracia  y  pre- 
n7Íos  á  ([uo  se  hubiesen  hecho  acreedores  por  particulares  servicios 
en  la  guerra  desde  dicho  tiempo. 

Art.  8.0  En  ninguno  de  los  artículos  antecedentes  se  reputan  inclui- 
das las  personas  que  hayan  recibido  y  continúen  recibiendo  en  Buenos 
Aires  iguales  ó  análogos  sueldos,  asignaciones  y  premios  por  la  mis- 
ma causa. 

Comuniqúese  al  Gobierno  en  contestación  á  su  nota  siete  del  co- 
rriente. 

Pagóla.  — Hacdo. — Barreiro. — Pereira. 

Puesto  en  discusión : 

El  señor  ElLatu'i^  dijo:  —  Dos  reparos  se  me  ofi'ocen  en  el  proyecto 
en  general.  Primero:  no  se  como  pueda  llamarse  minuta  de  decreto 
cuando  teniendo  una  tendencia  general  debía  ser  proyecto  de  ley  :  se- 
gundo; que  como  tal  debe  también  darse  á  la  Asamblea  el  cai'ácter  de 
Legislativa,  v  sólo  se  le  da  el  de  Constitu vente.  Podrá  hacerse  esta  co- 
rrección  si  la  Comisión  no  tiene  embarazo. 

Fué  apoyada  esta  indicación,  y  habiéndose  conformado  la  Comisión 
rcacordó  discutirse  el  proyecto  en  particular. 

Leído  el  <u*tículo  L^,  un  señor  Diputado  observó  estaba  concebido  en 
términos  muy  vagos,  porque  desgraciadamente  el  país  había  tenido 
guerra  á  la  qucí  no  se  podía  dar  el  carácter  de  nacional,  y  que  en  su 
concepto  no  debían  comprenderse  en  la  ley  los  que  hubiesen  quedado 


—  aü6  — 

inválúloí?  ílo  ro?*ult;i*«  de  clin.  Quo  no  estaría  pues  por  el  articulo  si  no 
í^e  expresaba:  «  la  giien-íi  de  la  lihertaíl  é  independeneia  del  País». 

El  sefl/)r  Barreíro  (don  Miguel )  —  La  Comisión  no  lia  usado  la  pa- 
\i\\m\  (\(i  l(i  fjaerra  de  In  inrle¡)Cndencui  porque  ella  se  declaró  mucho 
después  de  haber  empezado /a  ^/e /í/  Dbertad.  Por  otni  parte,  la  ten- 
dencia de  cualquiera  de  las  guerras  f|ue  haya  habido  en  el  paísjia  sido 
hacia  su  libr'rtad,  y  no  hay  una  razón  para  excluirá  los  que  hubiesen 
quedado  inválidos  obedeciendo  las  órdenes  de  las  autoridades  estable- 
cidas en  él.  Ci*eo,  pues,  que  el  artículo  debe  aprobarse  como  está. 

El  sefli) r  Mdsini — Pido  la  palabra  para  proponer  una  supiesión. 
Esta  es  la  que  los  inválidos  disfruten  el  sueldo  Integro  mientas  vivan : 
preciso  es  tener  presente  la  situación  en  que  puede  hallarse  el  país,  y 
no  comprometei-  su  dignidad,  obligándonos  á  lo  <pie  no  se  puede  cum- 
plir. Quisiera,  pues,  que  el  ti*rnnno  fuese  más  corto. 

El  señor  Ba/*/vi/'(f  (don  Miguel)  —  Kl  señor  Diputado  puede  estar 
persuadido  que  (m  nuestro  Estado  no  hay  tantos  inválidos  como  se  ha 
íigurado,  porque  la  mayor  parte  di»  ellos  han  muerto.  Hay  pocos,  y  por 
consiguiente,  no  resulta  compromiso  alguno  en  que  sean  considerados. 

Resuelto  que  el  [)untc  estaba  suíitMeníemente  discutido,  fué  aprobado 
el  artículo  primero. 

En  discusión  el  ai'tículo  segundo. 

El  seruir  Aíasíni  —  En  este  artículo  encuentro  las  mismas  dificulta- 
des cjue  en  el  primero;  á  más  de  esto,  el  que  habla  recibió  tarde  la  or- 
den dí»l  día  en  que  s^  acompaña  el  informe  de  la  Comisión  y  no  puede 
tomar  parle  en  la  discu-^ión  porque  no  ha  tenido  tiempo  para  medi- 
tai'lo.  Pido,  pues,  (|ue  se  suspenda  la  discusión  de  este  asunto  hasta  la 
sesión  di»  mañana. 

El  Sino/'  Bar'reit'ü  ( 1).  Miguel )  —  La  Asambl(»a  ha  tratado  ya  dos 
veces  este  asunto  y  pandee  (jue  los  Señores  Diputados  qMxxw  en  actitud 
(le  r(»solvei'lo;  por  consiguiente  no  puede  suspenderse  su  discusión. 

No  habiendo  ((uien  tonias(»  la  palabra  fué  igualmente  aprobado  este 
artículo. 

En  discusión  el  artículo  3.^'. 

Elseítor  Coiía  —  Observó  (|ue  el  artículo  se  reíieiv  exclusivamente  á 
las  viudas  que  en  la  épo(\'i  del  fallecimiento  desús  maridos  se  halla- 
sen divorciadas;  y  qiK»  en  s\i  concepto  sería  más  convcMiiente  (jue  en 
lugar  de  ((divorciadas»  se  dijese  í(  separadas  »-- Fu '»  apoyada  esta 
indicación,  y  la.  Comisión  se  conformó  con  que  se  corngi(»<(\ 

El  seTutr  Zadafle:  —  Confoi'uie  con  la  corrección  que  acaba  d(^  hacer- 
se, (pusiera  tam])ien  que  se  suprima  el  periodo  del  artículo  que  dice  «  y 


-  2G7- 

los  que  hubiesen  dado  i)al)l¡camento  cansa  pai^a  el  divorcio  ó  separación 
mienti'as  la  aus(»ncia  de  ellos  en  el  ejército,  n 

Esto  es  demasiado  diu'o  y  puede  dar  lugar  á  cuestiones  intermina- 
bles y  escandalosas  que  la  Asamblea  debe  hacer  lo  posible  para  evitar- 
las. PiJe  puesíiue  se  suprima. 

Cuarto  intermedio:  Vuc^ltos  áSala: 

El  señor  Bar  reirá  (  don  Miguel )  —  El  arllculo  se  refiere  solamente 
A  las  muj(M*es  cuya  mala  conducta  fuese  publica  durante  la  ausencia  de 
BUS  maridos,  y  como  se  exige  esta  notoriedad  no  puede  haber  lugar  á 
las  cuestiones  (jue  teme  el  señor  Diputado. 

Declarado  suíicientemente  discutido  esteai'íículo,  se  procedió  á  votar 
si  s(»  aprobada  ó  no,  y  resultó  la  afirmativa. 

Kn  discusión  el  artículo  4.^ 

El  señor  Alearen  —  Observó  que  si  este  articulo  pasaba  como  se 
proponía  sería  el  i'mico  caso  en  que  el  simple  dicho  de  un  Pái*roco  ó  un 
Juez  bastase  para  infamará  una  madi'c,  sin  causa  formada  y  sentencia 
pronimíiada. 

EJt  seílor  Barreiro  ( don  Miguel )  —  Se  dice,  Señores,  que  la  simple 
cei'tificación  del  Párroco  y  Juez  no  es  suficiente  para  infamai*  á  una 
madre.  Es  preciso  tener  presente  que  el  Páiroco  y  el  Juez  son  unas 
personas  de  carácter  público  que  deben  hacer  fó.  Además  de  esto  si 
ella  se  cree  agi'a viada  tiene  el  recurso  de  la  ley  paro  apelar  ante  quien 
corresponda. 

El  señor  Cosía  —  Pido  una  exi)lica(Món.  En  caso  que  los  informes  del 
Juez  y  Párroco  no  estuviesen  conformes  ¿qué  deberá  hacerse?  Quisiera 
que  el  señor  miembi-o  informante  de  la  Comisión  propusiese  un  medio 
para  salvar  esta  dificultad. 

El  señor  Barreiro  (aun  M\g{w\)  —  Podrá  allanarse  agregando  que 
se  esté  por  el  informe  favoi*able. 

El  señor  Costa  —  Creo  muy  racional  que  se  esté  por  la  favorable,  y  si 
la  Comisión  se  conforma  puede  expresarse  por  una  adición  al  artículo. 

El  señor  Alearen  —  Se  ha  dicho,  s(»nores,  que  la  persona  sobre  quien 
recaiga  la  nota  de  infamia  le  queda  el  reciu'so  legal  de  la  apelación, 
pero  en  qMq  caso  era  preciso  que  el  Juez  y  Párro(*o  entrasen  en  un  jui- 
cio contradictorio  con  la  mujer,  y  esto  sería  muy  indicoroso. 

Soy  pues  de  opinión  que  en  lugar  de  esto,  se  diga  que  la  solicitud  se 
dirija  al  Fiscal  público,  y  (jue  éste,  previos  los  informes  competentes 
expida  cei'tiílcado.  A  él  es  áíiuien  compete  señalar  si  están  ó  no  com- 
prendidas en  el  artículo. 

Ai  señor  Costa  —  No  encuentro  una  razón  para  convencerme  que  sea 


—  2(58  - 

el  Fiscal  el  que  (loba  coi'liíií'ar;  no  hay  ninguna  l(3y  que  diga  que  éste 
intervenga  en  asunto.^  de  viudas  de  militan^s.  i^)r  (\^l()  es  ([ue  insisto 
en  que  sean  el  Párroeo  y  Juez  los  (¡ue  den  el  certiíieado,  expresándose 
por  una  adición  al  ai'tículo  que  en  caso  de  inconformidad,  se  esté  por  el 
infoi'mo  favoral)le.  Kxijo  del  señor  Miembro  informante  de  la  Comi- 
sión me  diga  si  ella  está  conforme  con  esta  refoi'ma. 

EL  señor  Btu'rciro  ( don  Migujl )  -  Me  pai*ece  qu(*  no  es  rara  la  difa- 
eión  de  una  mujer  por  pública  notoi'iedad,  porque  genci*almente  nun- 
ca procedtí  de  una  voz  vaga.  Pudiera  pues  dec^lararse  que  el  Párroco 
certifique  con  resi)ecto  á  la  separación,  y  el  Juez  con  respecto  á  lu 
desheredación. 

Kl  sentir  Cada  —  Creo  (jue  pudieran  salvarse  estos  inconvenientes 
adicionando  el  artículo  en  estos  t(''rminos:  a  En  el  caso  (lue  difieran  el 
Párroco  y  el  Juez  en  sus  cei'tiíicaciones,  se  estará  por  la  favorable 
siempre  que  pai*a  la  otra  no  hubiese  una  contestación  legal.»  Fué  apo- 
yada esta  indicación. 

El  señor  Cosía  —  Propuso  que  habiéndose  hecho  tres  diferentes  in- 
dicaciones, creía  conveniente  que»  se  suspendiese  la  discusión,  y  que  la 
Comisión  redactasíí  de  nuevo  el  artículo  teniendo  en  vista  (^stas  indi- 
caciones y  las  razones  (juese  hablan  explanado. 

Siendo  la  hora  avanzada  se  l(»vantó  la  sesión  á  las  iVwz  de  la  nocMie. 
Hav  una  rúbrica 

Berro. 


En  la  Aguada  de  Montevideo,  á  diez  de  Mai'zo  de  mil  ochocientos 
veintinueve;  abiei'tala  sesión  ordinaria  con  los  Señores  Hlanco-Presi- 
dente,  Ellauri,  Siei  ra,  Payan,  Costa,  Lamas,  Chucarro,  Laguna,  Pago- 
la,  Barreiro(  don  Manuel ),  Harreiro  (  don  Miguel  ) ,  (ladea,  L(Ml(\sma, 
Echeverriarza,  llaedo,  PíM'eira  (  don  (Tabriel ) ,  Masíni,  Cavia,  Zul)illa- 
ga,  Blanco  (don  Juan  Benito)  y  BíM*ro;  con  aviso  de  no  ptí.lcr  asistir  los 
Señores  Alvaivz  y  Zudancz, ;  con  licencia  los  Señores  Luz  y  Sayago; 
sin  ella  ni  aviso  los  Señores  Ramii-cv.,  Guerra,  García,  Suarez,  Lai)ido, 
Fernandez,  Trá];)ani  y  Nunez. 

Leída  la  acta  anterior. 

El  senoi' Ma^ini — Observó  (pie  la  redacción  de  la  acta  en  la  parte 
relativa  al  dictamen  parlicular  quíí  había  presentado  sol)rv*  <^1  nombra- 
miento de  los  agentívs  era  inexacta,  arbitraria  (''  irregular.  Yo  he  pre- 


-  áü9  — 

senlíulo,  añadió,  un  informo  y  no  una  comunicación  como  se  ha  clasi- 
íicaclo  on  la  acta.  Kl  fue  leído  en  la  Asambh^a  como  lo  fué  el  d(í  la 
Comisión  con  el  cual  no  estuvo  conformo,  y  era  regular  que  (*omo  él 
apar(Hnes(»  íntegro  en  la  acta.  Pido  pues  ((U(^  se  ponga  á  la  letra  en  la 
próxima.  Fué  apoyada  ésta  ind'cación  poi*  otros  Señores  Diputados. 

Kl  señoi'  Cñ'^ta — VA  üii)utado  que  hizo  oposición  á  ese  informe,  ha 
sido  (d  (jue  hihla:  lo  hi/o  fundándose  en  que  s(^gun  el  reglamento^  no 
pu(Hle  leersí^  sino  en  extracto  ningún  (escrito  ((U(3  no  acompañe  un  pro- 
yíM'to  sin  (jueal  (ífecto  recayese»  una  resolución  de  la  Asamblea;  y  por 
consiguiente  creo  que  tampoco  debía  incluirse  íntegro  en  la  acta  sin 
este  r(M|UÍsito.  Sin  embargo  convendría  en  (jue  se  ponga  en  la  de  esta 
sesión  si  la  Sala  lo  declara. 

Puesto  á  votación  si  se  pondi'ía  ó  no,  nssultó  la  afirmativa. 

¿7  .sc/7o/' C>/nV¿-- Pidió  también  (|ue  en  la  adición  propuesta  poi'él, 
donde  dice:  ((siem[)re  (lucí  para  la  oti'a  ote»,  se  ponga  «toda  vez  (jue 
la  otra  no  se  refiera  á  una  constancia  legal  » . 

El  scñnr  Alffsíni  —  Pidió  igualmente  que  en  su  alocución,  donde  dice, 
í( quisiera  puívs  ((ue  (d  té^rmino  fuesíMiías  (M)rto)>,  se  ponga  ((quisiera 
pues  qu(»  se  (!onsiderase  la  magnitud  de  (íse  gasto  al  resolverse  osle 
artículo  » ,  porque  este  (vs  el  concí^pto  en  que  me  expresé. 

Informe  del  SiMlor  Masini. 
Honorable  Asamblc»a  (xoneral  Constituyente  y  Lí.^gislativa  del  Estado. 

El  infrascrito  miembi'o  de  la  Comisión  de  Hacienda  que  no  suscri- 
bió al  dictamen  con  quecllaapoya  la  prehensión  díd  Gobiern(j,  relativa 
á  ((ue  se  le  habilite  con  la  suma  de  diez  mil  pesos  para  el  envió  de  dos 
Agentes  di[)lomáíicos  ("orca  de  los  (iíjbiernos  déla  República  x\i'g(Mi- 
tina  é  lmi)erio  del  Bi*asil,  enrede  su  delxM'  manifestar  las  razones  en 
que  funda  su  disentimiento. 

La  debilidad  del  Estado  de  Montevid(»o  no  d(»be  aumentarse,  sino  al 
conti'ario  prociu'ai' su  fortilicación  por  medio  de  las  mayores  econo- 
mias.  De  esta  i'íígla  de  (.^)nducta  no  debemos  salir  sin  poder(Jsos  moti- 
vos, de  cuya  clast»  no  me  parecen  los  qut^  el  Oobierno  indica  en  su  co- 
municación, pues  que  scírefien^á  nfvosidades  de  futuro.  Si  otra  cosa 
fu(\se,  el  (iobiíM'no  debe  detdarailo  para  que  la  Honorable  Asamblea 
GcMieral  gradúi»  el  tamaño  de  la  n(*cf»sidad  y  con  arreglo  á  ella  se  pro- 
nuncie. 

Por  otra  i)arte,  el  (lobierno  en  su  comunicación  y  i)royecto  de  Ley, 
no  habla  sino  de  la  autorización  pai'a  la  inversión  dcdic^z  mil  pesos,  y 
esto  es  dar  por  sentado  que  (^stá  en  la  esf(M*a  de  sus  atribuciones  el  (\s- 
tablecei- V  nombrar  agentíjs  diplomáticos.    He  a(|u¡  otra  cuestión  que 


-  270  — 

natural  monte  dobc  ofrocor.so  á  la  pcMiotración  (Uíla  Honorable  Asam- 
blea; y  que  debo  resolverse  previamente  y  con  el  competente  deteni- 
miento, como  que  se  trata  de  una  facultad  de  que  no  se  halla  investido 
el  (lobierno  Provisorio,  y  que  le  concederá  6  no  la  Constitución  que  vi'i 
pronto  á  discutirse,  y  en  fln  que  no  puede  s(M'  resuelta  implícitamente 
del  modo  que  esto  se  veriftcaria  con  la  adopción  del  pi^oyccto  que  el 
Gobierno  presenta.  Por  estas  razones  el  que  suscribí^  opina  que  mien- 
tran  no  se  conceda  por  el  Poder  Legislativo  aquella  facultad  al  Gobier- 
no Provisorio,  y  en  tanto  (jue  no  aparezca  una  ne(*esidad  grave  y  de 
presente,  no  se  haga  lugar  al  pi'oyecto  de  ley  con  que  el  í  robierno  Pro- 
visoiio  acompañó  su  comunicación  de  dos  del  presente. 

Kl  que  suscribe  saluda  ala  Honorable  ^Asamblea  con  el  más  pi*ofun- 
do  respeto. 

Aguada,  Marzo  5  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

Ramón  Masini. 

Aprobada  y  firmada  se  dio  cuenta  de  los  asuntos  que  hablan  entrado, 
por  el  orden  siguiente : 

Se  levó  una  comunicación  del  Gobierno  fecha  nueve  del  conicnlc 
acompañando  tres  proyectos  de  ley.  El  1."  sobre  la  fuerza  permanente 
que  debe  tener  (*l  Estado  para  su  seguridad  y  conservación  del  orden 
interior.  El  2p  sobre  la  creación  de  una  fuerza  naval  para  la  seguri- 
dad de  las  costas  y  protección  d(»l  comercio.  VA  3.^  que  señala  los  suel- 
dos pue  deben  gozar  los  individuos  d(d  Ejercito  y  Armada. 

El  f'Cfíor  Costa  --  Observó  que  el  Ministerio  de  la  (Vuerra  incluye  tres 
proyectos  en  una  sola  (N)niun¡cación,  dii*igida  nada  nKMios  que  á  la 
Asamblea  y  creo  que  no  debemos  permitir  íjue  se  introduzca  este  abu- 
so. Estoy  persuadido  que  el  Ministerio  de  la  Guerra  en  iguales  cir- 
cunstancias no  hubiera  permitido  se  inti'odujesen  de  este  modo  en  su 
Ministerio.  Pido  pues  que  se  le  devuelvan  por  Secretaría,  con  preven- 
ción de  que  remita  cada  proyecto  con  su  respectiva  nota.— Fué  apoyada 
esta  indicación  por  varios  Señores  Diputados  y  se  resolvió  su  devolu- 
ción. 

Se  leyó  el  siguiente. 

DICTAMEN 

Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado. 

La  Comisión  Especial  encai'gada  de  abrir  dictamen  so])re  la  minuta 
de  decreto  presentada  por  el  señor  Representante  don  Alejandro  Chu- 


-  271  - 

carro,  relativa  a  que  so  den  por  el  Poder  P^jooutivo  las  providencias  con- 
veiüenles  para  que  el  cuatro  del  próximo  Abril  esté  preparado  en  la 
plaza  áo  Montevideo  el  local  donde  la  Hei)resentación  Nacional  ha  de 
tener  sus  sesiones,  considera  muy  ventcijosa  á  U)s  intereses  públicos  la 
adopción  de  la  medida  propuesta :  pero  como  esto  importaría  la  resolu- 
ción de  que  la  Honorable  Asamblea  debe  trasladarse  á  la  citada  plaza, 
resolución  que  aun  no  se  ha  expedido,  la  Comisión  ha  creido  oportuno 
redactar  uiia  minuta  de  decreto,  que  abrace  ambos  objetos,  y  tiene  el  ho- 
nor de  elevarla  á  la  consideración  de  los  Señores  Representantes  para 
que  si  la  encuentran  arreglada  le  presten  su  sanción. 
La  Comisión  saluda  á  la  Honorable  Asamblea  con  su  mayor  respeto. 
Aguada,  Marzo  diez  de  mil  ochocientos  veiniinuevc. 

Juan  Benito  Blanco  —  José  Feliz  Zu'nllaga  — 
Luis  Bernardo  Cavia. 

Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado. 
La  Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Es- 
tado, ha  sancionado  la  siguiente : 

MLNUTA  DE  DECRETO 

Artículo  l.<^  Luego  que  la  plaza  de  Montevideo  fuere  evacuada  por 
las  tropas  Brasileras  que  existen  en  ella,  se  trasladará  á  diclia  plaza  la 
Representación  Nacional. 

Articulo  2,^  El  Gobierno  Provisorio  dispondrá  lo  necesario  á  efecto 
deque  para  el  día  cuatro  del  próximo  mes  de  Abril,  esté  preparada  en 
la  i-eferida  ciudad  la  Sala  que  ha  de  servir  para  las  sesiones  de  la 
Asamblea. 

Artículo  3.*J  Los  gastos  que  demande  el  cumplimiento  del  artículo 
anterior  serán  incluidos  en  el  presupuesto  General  de  gastos  de  la  Na- 
ción. 

Artículo  4.0  Comuniqúese  al  Ejecutivo  esta  resolución  para  su  cum- 
plimiento. 

Blanco  —  Zubillaga  —  Cavia, 

Se  dijo  por  el  señor  Presidente  que  este  asunto  se  repartiría. 

Se  dio  cuenta  de  una  comunicación  que  el  Señor  Diputado  Ramirez 
ha  dirigido  al  Señor  Presidente  de  la  Asamblea,  en  la  que  hace  pre- 
sente: y  que  la  acrecentación  de  sus  dolencias  expuestas  en  sus  dos  an- 
teriores notas,  prohibido  por  los  facultativos  hacer  la  menor  fatiga,  y 


—  272  — 

el  no  \}(h\ov  dejar  sin  Ki'ave  pcM-juirio  d(^  su  salud  d(»  tomar  los  diarios 
nií^dicanientos,  1(»  prohiben  enteramente  dar  cumplimiento  alo  ordena- 
do por  el  señor  l^-esident(»  de  eompai'eeer  al  lugar  de  las  sesiones. 

Pasó  fi  la  Comisión  especial  nombi-ada  en  la  sesión  del  siete  del  co- 
rriente. 

Se  leyó  el  proy(»cto  de  Constitución  presentado  en  la  sesión  de  ayer; 
y  concluido  acordó  la  Asamblea  se  mandase  imprimir  para  repartii-se 
á  los  señores  diputados. 

Cuarto  intermedio.  Vueltos  á  Sala  se  puso  en  discusión  la  nueva  re- 
dacción del  artículo  cuarto  del  pi'oyecto  de  ley  sobre  viudas,  presenta- 
do i)oi'  la  Comisión  Militar,  que»  dice:  «VA  ccrtiñcado  del  Párroco  y  del 
Juez  de  sus  respectivos  domicilios,  á  sabí»r :  el  del  Párroco  por  lo  rela- 
tivo á  las  viudas  y  el  del  Juez  respectivam(»nte  á  los  hijos,  s(M-á  suficien- 
te para  reputai*los  no  incurridos  en  las  antedichas  exclusiones.  » 

Else/wr  ElUutri  -  -Knciionivo  C[\io  o<iix  nueva  redacción  no  satisface 
las  dudas  que  se  propusieron  en  la  illtima  sesión;  l.«  por  que  se  cine 
solamente  á  la  certificación  del  Párroco  y  Juez,  y  2.^  por  (jue  falta  la 
indica(Món  de  la  constancia  que  es  esencial.  Pido  pues  que  se  lea  una 
redacción  que  he  hecho  y  que  si  fuese  apoyada  podrá  tomai'se  en  con- 
sideración. 

Se  l(»yó  como  sigue  : 

((Para  conocei'se  ípiiencsno  se  hallan  comprendidos  en  la  exclu- 
sión del  artícido  precedente,  las  solicitudes  (jue  se  inti'oduzcan  sobre 
talí»s  pensiones,  deberán  á  mas  de  los  otros  docum(*ntos  necesaiios, 
venir  achampañadas  de  certificados  del  cura  Párroco  y  Juez  de  domici- 
lio, y  este  iiltimo  solo  para  los  casos  de  exheredación,  de  no  haber 
(constancia  en  sus  archivos  relativas  á  las  causales  expresadas.» 

He  formado  esta  nueva  redaccií'm  que  en  mi  concepto  salva  aíjuellas 
dificultades.  Ks  necesario  señores,  que  la  ley  precaba  el  abuso  que  pue- 
de hacerse  dando  esa  libertad  á  un  solo  individuo  cuyo  informe  pueda 
infamar  á  una  madre ;  y  (ssto  no  se  logrará  mientras  que  no  se  declaro 
que  este  informe  se  refiera  á  lo  que  conste  en  sus  archivos. 

Kl  señar  Barrciro  (  don  Miguel  )  —  Las  observaciones  del  señor  Di- 
putado me  pare(Man  i)ropias  si  solo  se  tratase  d(*l  divorcio  legal,  pero  en 
el  artículo  anterior  sí»  trata  de  los  d(»  hecho.  No  queda  tampoco  al  arl)i- 
ti'io  del  Párroco  decir,  tal  persona  está  comi)rendida  en  las  exeluciones 
del  artículo,  por  cpie  (M  dará  su  informe  a[)oyándose  (mi  la  opinión  que 
tenga  en  el  pilblico.  Ks  preciso  también  tener  presente  (pie  en  nuestro 
país  son  muy  raros  los  ilivorci(\s  legal(*s,  así  como  muy  comunes  las 


—  2TS-- 

separaciones  de  hecho,  y  por  consiguiente  es  probable  que  no  haya  una 
constancia  legal. 

Kl  señor  Elldiiri — No  he  dejado  de  tener  presente  que  el  artículo 
solo  trata  de  divorcios  legales,  pero  de  ningún  modo  debe  autorizarse 
á  una  sola  persona  para  (jue  se  constituya  el  órgano  del  pueblo  y  cla- 
sifique esa  publicidad.  Más  en  las  separaciones  de  hecho  debe  haber 
constancia  legal  en  uno  i'i  otro  juzgado:  exíjase  ésta,  y  sea  ella  del 
modo  que  fuese,  siempre  será  más  legal  que  la  publicidad  que  se  in- 
voca. 

El  señor  Borreiro  (don  Manuel)— Hice  presente  en  la  sesión  de 
anoche  que  el  cura  informaba  como  cura,  y  el  Juez  certificarla  como 
tal,  expresando  hallarse  ó  no  comprendidos  en  el  artículo.  Basta  con 
que  el  Párroco  ó  Juez  digan,  no  me  consta  que  haya  motivo  de  divor- 
cio, y  de  esto  modo  se  facilita  á  las  viudas  el  premio  y  se  les  ahorrarán 
muchos  pasos.  En  el  cas  >  que  el  cura  ó  Juez  no  quisiesen  dar  este 
certificado,  ya  se  ha  dicho  (¡ue  para  esto  hay  recurso  legal. 

El  señor  Gadea  —  Creo,  señores,  que  la  admisión  de  la  redacción 
últimamente  presentada,  puede  traer  notables  perjuicios.  La  de  la  Co- 
misión está  también  demasiado  extensa :  y  ambas  pueden  dar  lugar  á 
que  se  premien  algunas  mujeres  que  no  deben  sor  atendidas ;  pero  de 
admitirse  una  ú  otra,  más  me  adhiero  á  la  presentada  por  la  Comisión. 

El  señor  EUauri  —  El  señor  Diputado  me  lia  hecho  recordar  uno  de 
los  inconvenientes  que  objeté  anoche,  y  es  que  al  cabo  de  tantos  años 
es  muy  probable  que  los  curas  no  existan  y,  ¿dónde  se  ha  de  buscar 
la  certificación  ?  El  único  meJio  es  el  de  exigir  la  constíincia  legal  de 
no  estar  en  los  casos  del  artículo. 

El  señor  Barreiro  (don  Miguel )  —  Me  adheriría  á  lo  que  dice  el  se- 
ñor Diputado  si  abrazase  los  dos  casos  de  divorcio  legal  ó  de  hecho. 
Todos  sabemos  que  hay  infinitas  mujeres  en  la  campaña,  de  una  con- 
ducta iri'Cgular,  y  es  preciso  salvar  el  desprecio  que  haría  de  la  moral 
pública,  premiándose  á  las  que  no  mereciesen  esta  consideración. 

El  señor  EUauri  —  En  mi  concepto,  si  el  artículo  pasa  como  lo  pro- 
pone la  Comisión,  hay  más  riesgo  en  que  se  desprecie  la  moral  pú- 
blica, por  que  el  crédito  viene  á  refundirse  en  una  sola  persona  que  in- 
voca la  opinión  pública;  pero  cuan  fócil  es  el  errar  involuntariamente. 
Quisiera  más  bien  que  la  ley  fuese  pródigo,  que  poner  en  la  mano  de 
un  solo  hombre  la  facilidad  de  cometer  una  injusticia,  ya  sea  por  equi- 
vocación, por  arbitrariedad  ó  por  prevención.  Es  preciso,  pues,  que 
consideremos  que  nadie  pueda  ser  culpable  sin  que  haya  constancia 
de  que  lo  es.  18* 


~  274  ~ 

A/ seifo/*  Bar/ w*o(  don  Miguel )  — 1^1  Comisión  ha  Icnido  pixíscnte 
que  lo  mismo  so  exigo  para  el  monte -pío,  y  si  so  hace  en  esto  oitso,  por 
que  no  en  el  otro  ?  Yo  creo  que  fijándose  en  la  publicidad  que  exige  el 
artículo  queda  el  inconveniente  salvado,  [wíiYiuesin  ellíi  rara  vez  liabrA 
delito. 

Declarado  el  asunto  por  suficientemente  discutido,  se  puso  A  \^tación 
si  se  nprolmba  ó  no  el  artículo  como  lo  había  reilactado  la  Comisión- 
negativa. 

En  discusión  el  redactado  por  el  Señor  Ellauri. 

Ei  señor  tíavreim  ( don  Miguel )  —  Pidió  se  leyese  el  artículo  3.^^  y 
hecho,  dijo : 

F¡sta  visto  que  el  artículo  del  Señor  Diputadlo  no  abraza  las  sejiam- 
ciones  de  hecho  y  por  consiguiente  no  sé  <*omo  pueda  adniitii'se. 

El  seimr  EUanri  — El  artículo  3.*^  dice  :  «  Son  exclui<las  del  artíCAilo 
anterior  las  viudas  que  por  culi>a  pi'opia  se  hallasen  separadas  de  isus 
maridos  á  la  época  del  fallecimiento  de  éstos,  y  lasque  hubiesen  dado 
pnblic^imente  causa  panx  la  separación  etc  » . 

La  redacción  que  he  propuesto  abraza  estos  casos  {loiTjue  toda  vez 
que  no  haya  constancia  legal  no  est<\  comprendida  en  el  artículo.  So 
exige  la  constmicia  que  hubiese  en  el  iTspectivo  juzgado,  I  ^a  separa- 
ción puede  haixírse  veriflcíido  de  hecho,  i>cro  una  separación  de  esta 
clase  no  p«e<le  tener  un  efecto  legal ;  es  preciso  una  constancia  y  esto 
es  á  lo  que  yo  me  ivflero :  Si  ito  la  hay  no  está  comi>rendido  en  el  artí- 
culo. 

id  serlor  Bar^'^ü^)  (don  Miguel )  —  El  Seílor  Diputado  se  cirte  í=>olo á 
los  divorcios  legales  y  noá  los  de  hecha 

Ll  señtH*  EihiHPt  —  CiXíxndo  he  dicho  qiw  me  ivflem  á  una  constancia, 
(ís  paricique  se  acredite  la  scpai'ación  de  heclio :  para  esto  os  q(^  cxigo 
la  constancia  legiil. 

El^eñor Bcirí^tiXf{úo\\  Miguel )  —  No  habiendo  í^^ido  legal  et  dí\x>rclo 
no  puede  haber  constancia  legal  en  los  libros  l^rroquialcs,  Qiusieríi 
que  v\  Seiíor  Diputado  me  explicase  como  puede  ser  g^íí^* 

El  señor  EUann---Bíiii^\a  con  que  se  iv?fiera  A  la  constancia  de  una 
cuestión  ó  una  queja  le^aral  entre  uno  y  oti'O, 

Elseruyr  Chücar^'ir-- En  mi  concej^to  del  nio:lo  quo  ^^jc  ha  pi\>pue'^> 
el  artículo,  no  salva  los  inconvenientes  ni  llena  los  objetos.  Uno  de  los 
fundamentos  (luo  se  han  dado  en  esta  discusión  es  que  el  PíUtoco  cer^ 
tiíique  etc.  Estí\  clasificación  se  ha  diclio  que  puede  compixjmeter  la 
inocencia.  Se  dice  qi>e  l>astnrá  solamente  que  conste  en  d  archivo  que 
haya  habido  una  queja  para  ser  legal,  y  quedamos  en  los  mismos  iib- 


ConVoiiíonte».  No  llevándole  pues  el  objeto,  creo,  que  coa  qiíe  eí  Párj^o- 
co  6  Juez  dcclarcisen  que  no  les  consta  que  está  comprendida  an  las 
e!c<5epcionesde  la  ley,  estaba  conseguido  el  objeto.  De  este  modo,  cuan- 
do ellos  lio  den  el  cei'tíflcado,  será  por  que  tienen  constancia  del  delito, 
y  la  mujer  tendrá  buen  cuidado  de  no  quejarse.  Creo  que  es  lo  mas 
sencillo. 

El  señor  Oadea  —  Con  la  extensión  que  está  redactado  el  artículo  es 
inoflcioso.  El  señor  Diputado  en  su  redacción  pide  una  constaiiicia  le* 
gilí  y  eso  es  imposible.  Ningún  divorcio  se  concluye  jamas,  ni  puede 
certificarse :  no  hay  pues  como  darse  esta  constancia  legal.  Habla 
simples  quejas  y  de  estas  tampoco  puede  haber  constauicia  legal ;  solo 
puede  haberla  de  divorcio  consumado,  pero  yo  creo  que  Imsta  ahora 
hay  uno  que  lo  esté,  y  entretanto  no  puede  darse  esa  ccrtiflcación  por 
que  no  se  sabe  por  parte  de  quien  está  la  culpa.  El  Párroco  debe  velar 
sobre  la  moral  pi'iblica,  y  es  el  que  puede  saber  los  descarríos  que  pue- 
de haber  y  el  que  deí>e  informar  referente  á  los  hechos  püblicos  de  que 
debe  tener  constancia. 

En  este  estado,  el  señor  Pi*csidente  indicó  a  la  Sala  que  podía  sus- 
penderse la  sesión,  y  habiéndolo  así  acordado,  se  jetiraron los  señores 
á  ia»  nueve  y  media  de  la  noche. 

Hay  una  rúbrica, 

tíerro^ 


En  la  Aguada  de  Montevideo^  á  once  de  Marzo  de  mil  ochocientos 
veiníiflueve;  abicj'ta  la  sesión  oi'dinoj'ia  con  los  Seflores  Poreira— Vice 
Presidente, Blanco  (  Don  Juan  Benito,)  Lamas,  Cavia,  Haedo,  Ellauri^ 
Echcverriarza.,  ZubiJlaga,  Masini,  Oadea,  Barreiro  (  Don  Manuel, )  Ba- 
rreiro  ( Don  Miguel,)  Pagóla,  Costa,  Chucarro,  Ledcsma,  Lapido^  Pa- 
yan y  Beri'o;  con  aviso  de  no  poder  asistir  los  Señores,  Blanco — Pi'csi- 
dente.  Laguna,  Al varez,  Sierra  y  Zudañez;  con  licencia  los  Señores, 
Luz  y  Sayago;sin  ella  ni  aviso  los  Señores,  Ramírez,  Guerra,  García. 
S«atTex,Fefiíandez,  Nufiez,  Trápani  y  Masculino:  Leida,  aprobada  y  fir- 
ar«ada  la  acta  íifrterioi*  se  dio  cuenta  de  los  asuntos  que  halMan  entrado, 
por  el  orden  siguieiíte. 

Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Pastado. 

El  Gobernador  Capitán  General  Provisorio  que  suscribe  tiene  el  ho- 
nor de  elevar  á  la  consideración  de  Vuestra  Honorabilidad,  el  adjunto 


-  27G  - 

Proyecto  de  Ley  sobre  el  Ejército  del  Estado  y  el  pié  y  fuerza  de  los 
cuerpos  (lue  deben  componei'lo. 

Esta  fuerza  la  cree  el  Gobierno  indispensable  pain  atender  á  la  se- 
guridad de  una  frontera  dilatada:  pai*a  la  guarnición  de  algunos  pueblos 
que  la  necesitan;  y  para  la  conservación  del  orden  pilblico  y  demás  ob- 
jetos de  su  institución.  El  total  de  ella  (lue  es  de  un  mil  quinientos  hom- 
bres, es  el  último  punto  de  reducción  y  economía  á  que  lia  podido  lle- 
varse el  cálculo. 

El  Gobernador  y  Capitán  Genei^al  que  íirma,  al  dirigirse  á  los  Hono- 
rables Representantes  tiene  !a  satisfacción  de  saludarles  con  su  más 
distinguida  consideración. 

Aguada,  Mai'zoonce  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

José  Rondean.  —  Eugenio  Garzón, 

La  Honorable  Asamblea  Geneial  Constituyente  y  Legislativa  del 
Estado,  en  sesión  de  este  día  ha  acordado  y  decreta  con  valor  y  fuerza 
de  ley,  lo  siguiente. 

título    1.^ 

Artículo  único  --El-Flj('M*cito  del  Klstado  se  compondrá  por  ahora  de 
la  fuerza  siguiente: 

Una  Brigada  de  Ai'tilleria  Ligera  compuesta  de  dos  campañías,  cada 
una  de  ellas  con  cien  plazas. 

Un  Batallón  de  Cazadores  con  seis  compañías  y  cada  una  de  ochen- 
ta y  tres  plazas. 

Tres  Regimientos  de  Caballería  con  don  Escuadrones  cada  uno;  ca- 
da Escuadrón  con  dos  companias  y  estas  con  las  fuerzas  de  cincuenta 
y  seis  plazas;  incluyendo  á  mas  cuatro  individuos  de  tropa  en  la  Plana 
Mayor,  i)or  Regimiento. 

V:\\  escuadrón  de  Guias,  escolta  del  Gobierno,  compuesto  de  la  mis- 
ma fuei'za  que  uno  de  los  otros. 

TÍTULO  2.*^ 

Ai'tículo  único  -El  pié  y  fuerza  de  la  Brigada  de  Artillería,  Ba- 
tallón de  Cazadores,  d(í  los  tres  Regimientos  de  Caballería  y  del 
F^scuadrón  de  (iuías  será  el  que  á  continuación  se  detalla: 


—  277 


Brigada  de  ArlilleHa 

Fuerza  de  una  compañía 

f  Capitán 1 

Onc¡alc.s...!'J';'f""**^ 1 

\  Alférez 2 

Sargento  iP 1        4 

/  Sargento  l.o 1 

»         2.0 3 

Trompetas 2 

Cabos  l."^ 6 

))      2.»-     • 6 

Soldados •     ...  80 

Total  de  1.»  compañía     .     .  98 
Fuerza  de  2  compañías  .     .           196 


Plana  Mayor 

/Teniente  Coronel  Comandante  de  la 

Jefes '     Brigada 

/Sargento  Mayor 

1er.  Ayudante 

¡  Porta 

Oflcialeí=^.. ..  Cirujano 

Sarjento  Brigada 

;'  Maestro  de  tropa 

Tropa I  Trompa  de  órdenes 

'Sillero 


BataUón  de  Cazadores 


Fuerza  de  1  compañía 


200 


[  Capitán 


\ 


Oficiales.. .    Teniente  1.^  v  2.^  . 

Subteniente.     •     . 


4     •     •     • 


1 

1 


-278- 


Tropa 


/  Sargento  l.o 
Cornetas .    . 


Cabos  l.«^    . 
»      2.0    . 
•Soldados 


Total  de  1  compañia  .     .     . 
Fuerza  de  6  compañías  .     « 


1 
3 
2 
6 
ü 


82 


492 


Plana  Mayor 


\ 


Coronel  . 


Tropa 


Jefes  ....  é.  \  Teniente  Coronel  . 

Sargento  Mayor   . 
1.®*"  Ayudante 
i  2.0  » 

Oflciales.. .  .  Abanderado. 

f  Capellán.     . 
Cirujano .     - 

/  Tambor  mayor  .  . 
Sargento  Brigada.  * 
Supernumerario  .  . 
Maestro  de  corneta  * 
Corneta  de  orden. 
Tambor  de  id.  .  . 
Fuerza  del  Batallón 


8 


500 


Tr^es  Regimientos  de  Caballería 

Fuerza  de  1  compañia 

.  Capitán 1 

Oficiales...  I  Teniente. 1 

f  Alférez 2 


4 


--279- 


I 

\ 


'  Sargento  l.o 
Sargentos  2.*** 
Tom  petas 
Cabos  1.*»* 

Soldados. 


Total  de  1  compañía 
Fuerza  de  1  Escuadrón 
»        de  2  Escuadrones 


1 

3 
o 

4 

4 

42 


5(> 


112 

112 


004 


Oficiales.. . 


Plana  Mauor 

.  Un  Jefe  Coronel  ó  Teniente  Co- 

I     ronel 1 

(  Sargento  Mayor 1 

1.0  y  2.0  Ayudantes 2 

i  Portas 2 

i  Capellán 1 

Cirujano 1 

Sargento  Brigada 1 

\  Maestro  de  Trompas 1 

|(  Un  trompa  de  ói^denes  ....  1 

Maestro  lomilloro 1 

Fuerza  de  1  Regimiento. 
»       de  3  » 


228 


684 


Escuadrón  de  Guias 

Fuerza  de' 1  compañía 

( Capitán  ,     .     ......     .      1 

Oficiales . . .  ■  Teniente 1 

'  Alférez g 


Tropa 


-  280  — 

/  Sargento  1.^ 1 

))       2.- 3 

Trompas 2 

Cabos  1  ~ •     .     .  4 

»      2.^* 4 

Soldados 42 

Total  de  una  compañía  .     .  56 
Fuerza  de  2  compañías  .     .           112 


Jefes 


Oficíales.. 


Plana  Mayor 

\  Teniente  (Coronel  Comandante.     .  1 

^  Sargento  Mayor 1 

S  I.**"  Ayudante 1 

(Porta 1 

^  Sargento  Brigada 1 

ry  ^  \  Maestro  de  Trompas 1 

^  Trompeta  de  órdenes     ....  1 

\  Lomíllero 1        4 

Fuerza  del  Escuadran     .     .  IIG 


Fuerza  del  Ejército     .     .     .  1.500 


TÍTULO  3.0 

Artículo  1.0  El  Gobierno  queda  autorizado  para  organizar  el  Ejér- 
cito que  se  detalla  en  el  título  anterior,  haciendo  uso  para  ello  de 
las  tropas  que  hoy  tiene  existentes  el  Estado. 

Art.  2.0  Sí  ellas  no  fuesen  suficientes,  el  Gobierno  tomará  las  medi- 
das que  ci'ca  mas  conveniente,  para  llenar  el  número  de  hombres  que 
falte  en  los  cuerpos  para  el  completo. 

Art.  3.0  Si  las  tropas  existentes  excediesen  el  número  designado  en 
el  título  1.0,  el  Gobierno  podrá  licen(nar  el  exceso,  verificándolo  en 
aquellos  hombres  que  sean  menos  aptos  para  el  servicio  de  las  armas 
en  tiempo  de  Paz. 

Art.  4.0  El  Gobierno  queda  autorizado  para  i*eemplazar  del  modo 
que  lo  crea  mas  conveniente  la  baja  que  el  Ejército  tenga  cada  tercio 
de  año. 


—  281 


TÍTULO  4.0 

Artículo  1.0  Para  la  formación  y  organización  del  Ejercito  habrá 
un  Estado  Mayor  General. 

Art.  2.0  Dicho  Estado  Mayor  recidirá  donde  exista  el  Poder  Ejecuti- 
vo del  Estado. 

Art.  3.0  El  Gobierno  arreglará  su  establecimiento  con  el  número  de 
Generales  y  demás  oficiales  que  deban  componerlo. 

Garlón. 

Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado. 

El  Gobernador  y  Capitán  General  Provisorio  que  abajo  suscribe, 
tiene  el  honor  de  dirijirse  á  V.  H.  presentando  el  adjunto  proyecto  de 
ley,  sobre  la  creación  de  una  fuerza  naval  compuesta  de  un  Bergantín 
y  tres  Goletas  de  Guerra. 

Esta  medida  que  va  á  consultar  la  seguridad  de  nuestras  costas,  y  la 
protección  de  nuestro  comercio  marítimo,  la  exijcn  imperiosamente 
la  circunstancias  presentes  del  Estado  y  su  misma  situación  geográfi- 
ca; por  lo  que,  el  Gobernador  que  firma  no  se  detendrá  mas  sobre  el 
particular,  pues  juzga  que  V.  H.  estará  persuadida  de  la  necesidad  de 
adoptíirla. 

Con  esta  oportunidad  el  Gobernador  y  Capitán  General  que  suscribe, 
se  hace  un  grato  deber  en  saludar  con  su  mas  alto  aprecio  y  respeto 
á  los  señores  i'epresentantes  á  quienes  se  dirijo. 

Aguada,  Marzo  once  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

José  Rondeau  —  Eugenio  Garzón. 

Siendo  de  absoluta  necesidad  crear  una  pequeña  fuerza  Naval,  que 
sirva  tanto  á  cubrirlas  costas  del  territorio  del  Estado  cuanto  á  dar 
la  protección  que  es  debida  al  comercio  marítimo  de  sus  habitantes : 

La  Honorable  Asamblea  General  Constituvente  v  Legislativa  del 
Estado  ha  sancionado  la  siguiente : 

LEY 

Artículo  1.0  El  Poder  Eiecutivo  queda  autoiizado  para  hacer  la  com- 
pra de  tres  Goletas  de  Guerra  y  un  Bergantin. 
Art.  2.0  Esta  Escuadrilla  será  mandada  en  jefe  por  un  Coronel. 
Art.  3.0  Para  el  mando  de  los  buques  y  demás  servicios  de  ella,  ha- 


—  282  — 

brú  un  Teniente  Coronel,  un  Sargento  Mayor,  tres  Capitanes,  cuatro 
Sub-tenientes,  ocho  inspirantes,  cuatro  Contadores,  cuatro  Cirujanos, 
cuatro  Pilotos  y  cuatro  Pilotines. 

Art.  4.0  De  todas  las  demás  clases,  desde  Contramaestre  de  cons- 
trucción hasta  Grumete,  será  dotado  cada  buque  según  lo  exija  la  ne- 
cesidad de  su  servicio. 

Art.  o.^  Comuniqúese  al  Poder  Ejecutivo  á  sus  efectos. 

Garlón. 

Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado. 

El  infrascrito  Gobernador  y  Capitán  General  acompaña  el  adjunto 
proyecto  de  Ley,  sobre  los  sueldos  que  deben  gozar  los  individuos  del 
Ejt^rcito  y  Armada  del  Estado. 

Al  trazar  esta  planilla,  el  Gobierno,  ha  tenido  por  Norte  la  economía, 
y  muy  presente  el  estado  de  nuestras  rentas ;  mas  no  ha  creído  posible 
asignar  cantidades  menores,  sin  que  sufriese  mucho  esa  clase  destinada 
al  sosti5n  del  Estado  y  de  sus  Leyes,  de  quien  son  apoyo  y  defensa. 

El  abajo  firmado,  saluda  con  este  motivo  á  los  Honorables  Repre- 
sentantes con  su  mayor  consideración  y  respeto. 

Aguado,  Marzo  once  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

JOSf:  RONDEAU 
EucBM )  Gahzún 

La  Honorable  Asamblea  General  Constituyente  v  Legislativa  del 
Estado,  ha  acordado  y  decreta  la  siguiente : 


LEY 

Artículo  1.^  Todos  los  jefes,  oficiales,  empleados  y  tropas  de  la  Es- 
cuadrilla del  Pastado  gozarán  el  sueldo  mensual  que  se  de(*lara  en  la 
siguiente  planilla: 

Coronel éf  220 

Teniente  coronel »  18() 

Sargento  mayoi* »  12() 

Capitán •     .     .  »  lOC) 

Teniente »  75 

Sub-teniente »  (íó 

Aspirantes  c^  instrucción  para  plantel  de  oficíale.^.     .  »  4() 

Contador     ...     * 75 


-283- 

Cirujrttio 4     ,  »  75 

Piloto i     .....  »  55 

Pilotín *  )i  30 

Contramaestre  de  construcción *  n  60 

ídem  con  Cargo .  »  45 

Icr.  guardián  .     .     .     é .  »  25 

2.0  Ídem ...» »  "22 

los.  Carpinteros  y  Calafates     .     .     -     .     .     .     .     .  »  25 

Velero »  20 

Sangrador .     .     .     *  »  22 

Condestable * »  20 

Marinero -  »  14 

Gi'umete »  8 

A  los  Comandantes  de  Buques  navegando  en  alta  mar  se  les  asistirá 
con  la  gratificación  de  mesa  de  cuarenta  pesos  mensuales,  á  mas  de  las 
dotaciones  que  quedan  expresadas  respectivaíiicnteá  sUs  gradiiaclones, 
y  á  los  subalternos  la  media  gratificación  de  mesa  de  veinte  pesos,  cu- 
yo abono  debe  hacérseles  desde  el  día  en  que  reciban  la  orden  de  sali- 
da hasta  el  do  su  regreso,  ambos  inclusive. 

Los  oficiales  de  guerra  y  mayores  embarcados  disfrutarán  asi  mis- 
mo una  ración  ordinaria  de  armada,  ó  cuatro  pesos  mensuales  como 
equivalentes  si  solicitasen  su  abono  á  plata.  Las  mismas  raciones  co- 
rresponden á  los  oficiales  de  mar,  tripulaciones  y  demás  plazas  de 
marina  á  bordo. 

Los  oficiales  y  tropas  de  tierra  embarcados,  gozarán  igualmente  la 
ración  y  aquellas  además  de  la  gratificación  de  mesa,  que  gozan  los  do 
marina  cuando  navegan  en  alta  mar. 

Art.  2.<^  Todos  los  jefes,  oficiales  y  tropa  gozarán  el  sueldo  mensual 
que  expresa  la  siguiente  planilla. 

Brigadier ^  250 

Coronel  Mayor »  230 

irtlllerh  CiUllerii  It^i^Jf^"!*'*  «• 

Coronel.     ...     ^  220  ,í  220  #302 

Teniente  Coronel .      »  15t)  »  150  »    137 

Mayor    .     ...»  108  »  108  »    103 

Capitán»     ...»  80  »  80  »      GO 

Ayudante    .     »     .      »  57  »  57  »      50 


—  tí/yi 

1        ^^"^^ 

'l'enionte  I» .     .     . 

45 

» 

45 

» 

42 

»       2°.     .     , 

42 

)) 

42 

» 

38 

Cirujano,     .     .     . 

50 

» 

50 

» 

50 

Sargento  1°.    .     . 

1() 

)) 

16 

» 

16 

»        2°,     .     . 

14 

» 

14 

» 

•14 

1  ronipetas .     .     . 

12 

)) 

12 

» 

12 

Tambor. 

1^ 

» 

12 

» 

11 

Cabo  lo.     .     .     . 

12 

» 

12 

» 

12 

»     2o.     .     .     . 

11 

» 

11 

)) 

11 

Soldados    .     .     . 

10 

» 

10 

» 

10 

Art.  3.0  Comunique  al  Poder  Ejecutivo  para  8u  cumplimiento  y  de- 
míts  efectos. 

Garlón. 

Se  ordenó  pasen  dlclios  proyectos  á  la  Comisión  Militar. 
Kn  seguida  se  leyó  el  siguiente: 

DICTAxMEN 

Honorable  Asamblea  (xeneral  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado. 

La  Comisión  Especial  encargada  de  presentar  á  Vuestra  Honorabi- 
lidad el  proyecto  de  Ley  en  que  se  establezca  el  Escudo  de  Armas  del 
Estado,  tiene  el  honor  de  acompañarlo  con  un  diseño  del  adoptado,  pa- 
ra que  considerándolo  Vuestra  Honorablidad  se  sirva  prestarle  su 
sanción. 

Para  adoptar  el  escudo  que  se  presenta  detallado  en  el  proyec^to  de 
Ley,  ha  tenido  presente  la  Comisión  que  el  gran  sello  Nacional  ha  de 
contener  símbolos  de  todas  las  reparticiones  ó  Departamentos  de  Go- 
bierno para  que  cada  uno  haga  uso  del  sello  especial  á  su  ramo,  que- 
dando el  grande  para  los  casos  en  que  por  la  práctica  de  las  Naciones 
debe  usarse  por  el  Ejecutivo  General. 

Del  mismo  modo  la  Comisión  ha  creido  oportuno  en  esta  ocasión, 
proponer  ala  Honoi'able  Asamblea  determine  que  aprobada  la  ley  co- 
mo se  presenta,  se  coloque  el  Escudo  de  Armas  en  la  Sala  de  sesiones 
de  Vuestra  Honorabilidad  y  en  todos  los  Tribunales  del  Estado ;  y  que 
se  labre  un  sello  con  las  mismas  armas  pai*a  el  uso  de  la  misma  Asam- 
blea General,  á  quien  saluda  la  Comisión  (*on  su  acostumbrado  respeto. 
Aguada  de  Montevideo,  diez  de  Marzo  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

Juan  Benito  Blanco-- Antón  ¿no  Domingo  Cos- 
ta— Luis  Lamas, 


—  285 


PROYECTO  DE  LEY 

La  Honorabl»}  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del 
Estado,  haatíordadov  decreta  con  valor  v  fuerza  de  lev. 

El  Escudo  de  Armas  del  Estado  será  un  óvalo  coronado  con  sol  v 
cuarteado:  con  una  balanza  por  símbolo  de  la  igualdad  y  la  justicia, 
colocada  sobre  esmalte  azul  en  el  cuadro  superior  de  la  derecha  :en  el 
de  la  izquierda,  el  Cerro  de  Montevideo  como  símbolo  de  Fuerza,  en 
campo  de  plata;  en  el  Cuadro  inferior  de  la  derecha  un  caballo  suelto 
como  símbolo  de  la  Lib(;rtad,  en  campo  de  plata ;  y  en  el  de  la  izquierda 
sobre  esmalte  nzul,  un  buey  como  símbolo  de  la  Abundancia.  Adornado 
el  Escudo  con  trofeos  militares,  de  marina  y  símbolos  del  Comercio. 

Blanco — Costa — Lamas, 

Se  anunció  por  el  señor  Vice  Presidente  que  se  repartiría  este  asunto 
en  la  orden  del  día. 

Concluido,  se  dijo  continuaba  la  discusión  del  artículo  cuarto  redacta- 
do por  el  señor  Ellauri,  que  quedó  pendiente  en  la  última  sesión. 

El  señQi'  Churu  no  —  Pidió  la  palabra,  y  dijo —  El  asunto  que  está  en 
discusión  ha  ocupado  tres  sesiones  consecutivas  la  atención  de  la 
Asamblea, sin  que  hasta  ahora  haya  podido  arribarse  auna  resolución; 
tales  son  las  dificultades  que  se  han  tocado  en  las  diferentes  redaccio- 
nes que  se  han  hecho.  Persuadido  pues  que  el  artículo  quinto  que  como 
adición  al  cuarto  de  la  Comisión  tengo  el  honor  de  proponer  á  la  Asam- 
blea, puede  llenar  los  deseos  de  todos  los  señores  diputados  y  salvar 
los  inconvenientes  que  se  han  manifestado  en  el  curso  de  la  discusión, 
pido  que  se  lea  ;  y  si  él  mereciese  su  consideración  puede  entrar  á  su- 
brogar el  artículo  redactado  por  el  señor  Ellauri. 

Se  leyó  y  es  como  sigue : 

í(  5.^  El  Párroco  y  Juez  de  los  respectivos  distritos  no  podrá  negarse 
á  otorgar  los  certificados  á  que  se  refiere  el  artículo  anterior  sin  que  se 
hubiese  probado  previamente  y  conforme  á  la  Ley  la  existencia  de  las 
causas  qne  se  expresan  en  el  artículo  3.o  » 

Clíucarro. 

Fué  apoyado  suficientemente. 

El  seíujr  Costa  —  Convengo  en  la  redacción  que  se  propone  por  el 
señor  Diputado  preopinante  toda  vez  que  el  artículo  debe  ocupar  el  lu- 
gar de  quinto  como  me  parece  ha  indicado  su  autor.  El  motivo  princi- 


—  288  — 

los  huérfanos,  poro  quo  de  destino  generalmente  á  todos  los  que  hayan 
quedado  de  esta  clase  desde  el  año  diez,  me  parece  demasiado  gravoso; 
me  parece  que  es  presentarle  al  Gobierno  mil  inconvenientes  cuando 
al  cumplir  con  la  Ley  por  relación  de  algún  individuo  de  esta  clase,  se 
encuentre  con  falta  de  aptitudes,  falta  de  educación  y  de  moralidad  en 
personas  con  quienes  no  ha  podido  cumplirse  con  la  primera  obligación 
que  es  la  de  educarlos;  porque  los  nacidos  en  los  primeros  anos  de  la 
revolución  no  esü'm  en  estado  de  recibir  ahora  educación,  y  menos  po- 
drán ser  destinados  con  la  generalidad  que  propone  el  artículo  en  dis- 
cusión. Por  esto  propongo  se  supi-ima  de  la  Ley  la  palabra  «  y  destino  » 

Fué  apoyada  esta  indicación. 

Kl  señor  Bar  retro  ( don  Miguel )  —  La  Comisión,  que  ha  manifestado 
su  deferencia  hast.i  a  i  n',  no  p.iaJe  concader  esta  sjpresió:i.  El  Estado 
es  el  padre  de  estos  huc^rfanos,  y  debe  atender  con  preferencia  á  su  co- 
locación en  aquellos  destinos  que  puedan  desempeñar. 

Ll  señor  Ellanri  —  A  mas  d(^  lo  que  ha  dicho  el  señor  Diputado  que 
me  ha  precedido  en  la  palabra,  que  el  premio  de  que  trata  el  artículo 
solo  alcanza  hasta  la  edad  de  veinte  años,  tampoco  importa  una  obli- 
gación precisa  de  darles  una  colocación  sean  cual  fuesen  su  conducta 
y  aptitudes;  cuando  no  solo  podría  servirle  para  protegerles  y  consi- 
derarlos con  preferencia  á  otros  solicitantes  en  igualdad  de  mérito. 

El  señor  Cosía  —  He  manifestado  con  bastante  precisión  (?1  concepto 
que  he  formado  sobre  el  artículo  que  discutimos,  y  des[)ues  de  oir  al 
señor  Diputado  preopinante,  sin  ser  mi  ánimo  insistir  en  una  repeti- 
ción de  lo  expuesto,  (jue  manifestaría  tenacidad,  diré  en  contestación, 
que  el  artículo  no  presenta  la  cuestión  como  la  simple  preferencia  en- 
tre dos  solicitantes;  un  huérfano  y  otro  que  no  lo  es.  El  artículo  impo- 
ne expresamente  la  obligación  de  destinar  aquellos,  pues  dice : 

«  El  Estado  se  compromete  á  cuidar  especialmente  de  la  educación 
y  destino»,  y  yo  entiendo  que  esto  no  importa  una  simple  preferencia. 
Me  parece,  señores,  que  esta  inteligencia  es  la  más  natui'al  y  correcta. 
Asimismo,  repito,  no  seré  tenaz  en  la  presente  cuestión:  presentadas 
las  razones  en  que  me  he  fundado,  no  emplearé  el  tiempo  en  repetir- 
las. La  Sala  las  tendrá  presentes  y  resolverá. 

Desimés  de  algunas  otras  observaciones  hechas  por  varios  señores 
se  procedió  á  votar  si  estaba  el  punto  suflcientemente  discutido  ó  no,  y 
resultó  la  afirmativa. 

Si  se  aprobaba  el  artículo  sexto  conforme  lo  ha  redactado  la  Comi- 
sión. Afirmativa. 

El  séptimo  fué  aprobado  sin  discusión. 


—  289  — 

El  octavo  fué  aprobado  con  la  adición  «ó  que  se  hubiesen  empleado 
con  sueldo  en  el  Estado  ó  fuera  de  él,  las  cuales  no  tendrán  opción  á 
las  asignaciones  y  sueldos,  mientras  el  goce  de  los  anexos  á  los  em- 
pleos en  que  se  hallasen  ». 

Proclamado  quedar  sancionado  el  lodo  del  proj^ecto  de  ley  presen- 
tado por  la  Comisión  Militar,  se  levantó  la  sesión,  retirándose  los  se- 
ñores á  las  nueve  y  cuarto  de  la  noche. 

Hay  una  ri'ibrica. 

Berro. 


En  la  Agunda  de  Montevideo,  á  trece  de  Marzo  de  mil  ochocientos 
veintinueve; abierta  la  sesión  oi'dinaria  con  los  Señores  Blanco  -Presi- 
dente, Berro,  Sierra,  Payan,  Ledesma,  Chucarro,  Costa,  Pagóla,  Barrei- 
ro  (don  Miguel ) ,  Gadea,  Echeverriarza,  Haedo, Ellauri,  Masíni,  Zubi- 
Uaga,  Cavia,  Alvarez,  Lapido  y  Blanco  (don  Juan  Benito);  con  aviso 
de  no  poder  asistir  los  Señores  Laguna,  Barreiro  (don  Manuel )  y  Pe- 
reira  (  don  Gal)i*iel ) ;  con  licencia  los  Señores  Luz,  Sayago  y  Zudañez ; 
3in  ella  ni  aviso  los  Señores  Ramírez,  Guerra,  Garcia,  Suarez,  Fernan- 
dez, Nuñez,  Trápani  y  Lamas. 

Leída,  aprobada  y  flnnada  la  acta  anterior,  se  dio  cuenta  de  los  asun- 
tos que  habían  entrado,  por  el  orden  siguiente : 

De  una  comunicación  del  Gobierno,  acompañando  yn  proyecto  de 
Ley,  concel/ida  en  los  términos  siguientes : 

Ministerio  D2  Hacienda 

Aguada  de  Montevideo,  Marzo  trece  dx^  mil  ochocientos  veintinueve. 

El  Gobierno  Provisorio  del  Estado  tiene  la  honra  de  someter  á  la 
consideración  de  los  Honorables  Representantes,  una  minuta  de  decre- 
to á  virtud  del  cual  debe  quedar  reducido  á  una  cuarta  parte  el  valor 
de  la  deuda  que  hasta  fin  del  año  próximo  pasado,  gravita  sobre  los 
arrendatarios  de  las  tierra^:»  de  propiedad  publica,  conocidas  por  (( Pro- 
pios de  Montevideo  ». 

El  fin  de  esta  disposición  es  puramente  benéflco  hacia  un  determi- 
nado ni'imero  de  individuos;  pero  los  Honorables  Representantes  no 
podrán  desconocer  que  pesa  en  favor  de  aquellos  una  consideración 
especial  de  que  no  es  dado  prescindir  al  Gobierno  ni  á  la  Asamblea* 

19* 


-290- 

Ks  muy  Silbido  h\  hbtoria  do  los  padodmiontos  de  los  arrondalnríos 
d(í  íiqtiollas  tierras  para  que  el  ( tobiei'UO  se  (Miipeñe  en  referirla  á  los 
Representanlívs  del  Pueblíx  Rasfa  llamar  su  ahMieión  sobre  las  diver- 
sas épocas  en  que  al  impulso  de  las  armas,  han  visto  aquello??  infelíees 
desaparecer  en  un  día  sus  montes,  sus  sembrados,  sus  ediít(*los,  ven  Ün 
iodo  ('uanto  habían  podido  adquirir  en  muchos  años  á  fiíerza  de  sudo- 
i*es  y  privaciones.  Así  es  íiue  la  deuda  data  desde  el  primer  sitio  que 
por  las  armas  de  la  Patria  sufrió  la  Capital. 

(x)nsideradO'>  posteriormente  los  arrendatarios  por  las  Juntas  de 
Pi'opios,  poripie  no  debía  ser  de  otro  modo,  comenzaron  nuevamente 
sus  labores,  venciendo  inmensas  diücultades,  v  otra  v  varias  veces  vol- 
vieron  á  perder  el  fruto  de  sus  trabajos,  sin  que  en  sus  manos  ni  (»n  las 
de  autoridad  alguna  estuviesen  los  medios  de  evitarlo.  La  deuda  por 
consiguiente  ha  ido  creciendo;  los  deudores  han  tenido  cada  vez  me- 
nos productos  de  que  pagar,  y  los  cabildos  se  han  sucedido  sin  atrever- 
se á  disminuir  ni  poder  realizar  el  cobro  en  cantidad  importante. 

El  decreto  adjunto  lUMiará  este  ol)jeto,  asegurará  esta  pt^pucna  ren- 
ta para  lo  su(V»sivo,  alentará  el  ti*abajo  de  los  arrendatarios,  y  chance- 
laráesa  cuenta  odiosa,  siempre  creciente»  é  imaginaria,  sin  que  pueda 
díH'irse  que  en  esto  se  inflei*a  un  peijuicio  á  los  intereses  del  Estado 
pues  (lue  no  lo  hay  efectivo,  ni  deben  jamás  recibirlo  de  los  actos  de 
justicia. 

Él  Ministro  Secretario  de  Hacienda  hai'á  las  explicaciones  de  que 
necesiten  los  Honorables  Representantes,  á  quienes  reitera  su  mayor 
consideración  el  (|U(»  suscribe. 

Jos)  Rondeau.-^ Francisco  Joaquín  Muiíoz» 

MINUTA  DE  t)^XR^:TO 

Ai'tículo  lo,  (puedan  condcMiadas  las  tres  cuartas  partes  de  la  deuda 
pendiente  hasta  íin  de  mil  ochocientos  veintiocho  (*ontra  los  arrenda- 
tarios de  las  tierras  deijropiedad  pública^  conocidas  poí*  d(^  «Propios 
de  Montevideo.» 

Art.Sí'.  La  cuarta  [)arte  adcícuada  so  cobrará  ejecutivamente;  yol 
arrendatario  insolvente  [)erdei-á  el  derecho  al  terreno^  (jue  será  conce^ 
dido  al  que  pague  su  adeudo  de  contado. 

Art.  3^.  \í\  cañón  establecido  sobijo  his  tieri*as  se  recí\udnrá  por  tri- 
mesti'cs  en  adelante; 

Müño.<. 


-  291  — 

Pasó  A  la  Comi.sión  de  Ilacionda. 

Otra  dol  mismo  Gohiorno,  qiio  Vlico:  Miníslerio  do  Hacienda. 

Aguada,  Mar/o  once  de  mil  oclionentos  veitinuove. 

El  Gobierno  Provisorio  del  Kstado  tiene  la  honra  de  dirijirse  íi  la 
Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa,  consultando 
su  juicio  solare  los  créditos  particulares  reconocidos  y  mandados  pagar 
con  las  rentas  de  este  Estado,  par  autoridades  que  ya  hoy  no  ri- 
jen  en  él. 

El  Gobierno  encargado  de  la  dirección  de  la  Guerra  y  el  General  en 
Jefe  del  p]j('M^cito  Republicano  han  gii*ado  letras  contra  la  Colecturía 
establecida  en  Canelones  y  dependiíMite  entonces  de  aquel  Gobierno, 
que  sin  embargo  de  haberse  aceptado  ó  anotano  su  presentación,  no 
fueron  (Cubiertos,  ya  por  falta  de  fondos  y  ya  por  que  el  nuevo  orden  de 
cosas  consiguiente  á  la  Paz  debió  determinar  al  Gobierno  Delegado 
h  la  suspensión  de  estos  pagos.  Los  interesados  reclaman,  y  al  parecer 
con  justicia,  fundándose  en  la  calidad  peculiar  de  una  letra;  y  en  vano 
han  recurrido  al  Gobierno  de  Buenos  Aires,  pues  con  previos  informes 
los  han  mandado  ocurrir  á  donde  corresponde;  de  modo  que  suponien- 
do que  al  gii*ar  estas  letras,  se  haya  dado  por  recibido  su  valor,  en  cuen- 
ta de  los  productos  de  dicha  colecturía  destinados  á  los  gastos  de  la 
guerra,  no  es  ajuicio  del  Gobierno  aventurado  el  cubrirlos  ni  dudoso 
el  derecho  de  los  acreedores  á  exigirlo  de  la  Tesorería  del  Estado. 

Los  Honorables  Representantes  se  dignarán  acordar  una  resolución, 
sobre  c^tc  asunto  y  aceptar  la  mejor  consideración  con  que  el  que  sus- 
cribe los  saluda 

José  Bou'kau — Francisco  Joaquín  Muñoz. 

Honorable  Asamblea  Genei-al  Constituyente  v  I^egislativa  del  Es- 
tndo. 

Pasó  igualmente  á  la  Comisión  de  Hacienda. 

De  una  comunicación  del  señor  Representante  don  Joaquin  Suarez^ 
en  la  que  acusa  recibo  al  señor  Presidente  de  las  comunicaciones  que 
le  ha  pasado  fechas  veinticinco  del  pasado,  y  seis  del  corriente,  indi- 
cando que  tan  luego  mejore  desús  dolencias  tendrá  la  complacencia  de 
reunirseal  destino  donde  se  halla  la  Asamblea. — Se  mandó  archivar. 

Concluido,  el  señor  Pixísidente  pusoá  la  consideración  de  la  Asam- 
blea el  proyecto  sobre  el  esta1)lecimiento  de  la  Policía. 

El  señor  Cavia  —  Pidió  la  palabra,  y  dijo— x\unque  por  la  orden  del 
día  debe  ti  atarse  con  prefíM'encia  el  asunto  que  se  ha  anunciado,  i)roba- 
blomentc  por  su  gravedad  ocupará  mucho  tiempo  á  la  Asamblea^  En 


este  concepto  pido  que  antes  se  tome  en  consideración  el  dictaman  pre- 
sentado por  la  Comisión  especial  relativo  á  la  traslación  del  Cuerpo. 

Fué  apoyada  ésta  indicación  y  la  Sala  lo  acordó. 

Kn  discusión  el  artículo  Ip 

El  seíior  Chiicnrvo  —  El  autor  de  la  moción  que  acaba  de  ponei'se  á  la 
consideración  de  la  Honorable  Asamblea  no  tiene  inconveniente  en  que 
se  aumente  el  articulo  primero  que  ha  propuesto  la  Comisión.  Siendo 
su  objeto  esencial  el  que  se  prepare  el  loc^il  que  ha  de  sorvir  para  las 
sesiones,  no  tiene  inconveniente  en  que  se  apruebe  este  artículo. 

Puesto  á  votación  quedó  aprobado. 

Los  artículos  segundo,  tercero  y  cuarto  fueron  sucesivamente  apro- 
bados sin  discusión. 

El  señor  Costa^  dijo :  —  Por  las  mismas  razones  que  el  señor  miem- 
bro de  la  Comisión  Especial  ha  expuesto,  para  que  se  prefiriese  la 
considei*ación  del  proyecío  sobie  la  ti'aslación  de  la  Asamblea,  pido 
también  s.^,  Cv)n-?iJervj  el  proyecto  pres.Mitado  por  la  Comisión  de  que 
sov  miembro,  i'elativj  al  Escudo  de  Armas  del  Estado. 

Apoyado  suficientemente,  la  Sala  lo  acordó,  y  fué  aprobado  sin  dis- 
cusión. 

El  seño/'  Pi'jsidentc^  puso  á  consideración  de  la  Asambhni  iú  proyec- 
to sobre  Policía. 

El  señar  Ministro  de  Gobierno^  dijo:  — Al  Ministerio  ha  sido  muy 
satisfactorio  oír  el  dictamen  de  la  Comisión  sobre  este  proyecto,  por 
cuanto  le  deja  esperar  que  los  demás  señores  Representantes  le  pres- 
tarán igualmente  sj  sanción.  El  Departamento  de  Policía  es  uno  de  los 
ramos  más  importantes  de  la  Administración  del  Estado  porque  pre- 
cisamente tiende  á  la  consíM'vación  de  los  goces  más  apreciables  cua- 
les son  la  seguridad  de  los  individuos  y  sus  propiedades.  Esta  es  su 
principal  atribución  en  todos  los  países  y  la  que  más  debe  hacerse 
sentir  (mi  el  nuestro. 

Los  SíMlores  R(»pivseiitante.s  saben  bien  que  la  campana  está  inun- 
dada de  hombres  peijudiciales,  sin  ([ue  los  alcaldes  instituidos  princi- 
palmente para  administrar  justicia,  puedan  contenei'los.  Tales  son  los 
saludables  o])jetos  ((ue  se  iia  propuesto  el  Gobierno  al  introducir  el 
proyecto  en  discusión,  (|ue  espera  obtendrá  la  aprobación  d(»  la  Sala. 

El  señov  Eli((({vi-- Tixnio  por  las  i'azones  (pie  el  Gobierno  expone 
en  su  comunicación  om)  poi'  el  informe  de  la  Comisión  y  lo  que  ha 
dicho  el  señor  Ministro,  nadie  puede  dudar  de  la  necesidad  de  estable- 
c(M*  el  Departamento  d(^  Policía.  Sin  embargo,  no  me  parece  acertada 
la  forma  que  se  le  qui(MH*  dar,  porque  tal  vez  la  Constitución  adoptará 


~  293  - 

medidas  que  estén  en  oposición  con  la  forma  del  proyecto.  Este  es  el 
inconveniente  que  me  ocurre  en  general  y  (|ue  desearía  se  propusiese 
algún  medio  de  salvarlo.  En  lo  demás  estoy  conforme. 

El  señor  Minislr-o  de  Gobierno  —  Conwcnido  el  señor  Diputado  en 
que  hay  necesidad  de  establecer  el  Departamento,  dice  (jue  talvez 
puede  la  Constitución  proveer  alguna  medida  que  esti*  en  oposición 
con  la  torma  del  Proyecto ;  pero  este  es  un  término  muy  indefinido, 
por  que  así  como  se  sancionará  la  Constitución  dentro  de  un  mes  pue- 
de tardar  talvez  seis  su  establecimiento,  y  entretanto  es  preciso  que  el 
Gobierno  tome  sus  medidas  á  los  objetos  indicados. 

El  señor  Gadea  —  En  un  Estado  de  una  gran  población  es  sin  duda 
necesaria  una  policía  bien  reglamentada,  pero  en  el  nuestro  podía  li- 
mitarse y  no  ser  tan  dilatada.  Su  creación  solo  puede  tener  tenden- 
cia ala  seguridad  individual.  Siendo  pues  asi  ¿porqué  encada  De- 
partamento no  será  suficiente  el  celo  de  su  Juez  para  contener  á  los 
malévolos  que  franjen  las  leyes f  Por  otra  parte  es  preciso  que  nos  fi- 
jemos en  la  injente  suma  que  el  Gobierno  vá  á  insumir.  A  ver  mió,  se- 
ñores, creo  que  sería  obvio  buscar  otro  medio^mas  económico.  La  cam- 
paría ha  estado  un  tanto  arreglada,  y  si  me  es  permitido  decirlo,  bien 
sin  ese  Departamento.  No  me  parece  pues  que  haya  tal  necesidad  de 
establecerlo. 

El  señor  Ministró  de  Haciendcc  —  Observo  señores  que  no  hay  diver- 
gencia en  las  opiniones  con  respecto  á  que  es  indispensable  crear  la 
policía.  En  este  ramo  nada  hay  hecho  desde  hace  mucho  tiempo  .Se 
supone  que  la  situación  del  país  no  demanda  urgentemente  el  que  se 
establezca  la  policía,  pero  esto  no  es  exacto.  Para  que  el  Gobierno 
pueda  cumplir  los  empeños  contraidos  i)ara  con  los  Pueblos,  es  abso-* 
lutamentc  preciso  la  creación  del  Departamento  de  Policía. 

¿  Una  suma  de  cuarenta  mil  pesos  se  considera  ingente,  cuando  es- 
ta medida  vá  á  producir  tantas  ventajas  f  ¿  Pueden  ocultarse .  éstas 
á  ninguno  délos  señores  Diputados.  ?  Por  otra  parte  la  observación 
de  que  el  establecimiento  de  la  Policía  puede  estar  en  contradicción  con 
las  disposiciones  constitucionales,  qs  también  gratuita. 

Señores,  el  Gobierno  es  el  que  deb^  co:icebir  el  plan  de  Policía  por- 
que es  el  que  debe  hacer  efectiva  esagjrantía  sagrada  de  la  seguri- 
dad individual ;  ¿  y  cómo  se  gai-ante  ?  ¿  Escribiéndola  solamente  ?  No, 
señores. 

La  Honorable  Asamblea  no  puede  desatender  la  necesidad  de  esta- 
blecer el  Departamento  de  Policía,  y  es  preciso  que  se  persuada  que 


esta  economía  es  mal  entendida.  Pido  p\ íes  que  se  adopte  el  proyecto 
que  se  ha  presentado. 

hl  señor  Ba/'reíro  (  don  Miguel)  —  Mas  obvio  que  todo  me  parece 
echar  mano  de  los  medios  que  los  Gobiernos  han  usado  hasta  aquí. 
Con  respecto  A  la  ciudad,  las  patrullas  do  vecinos  han  contenido  siem- 
pre A  los  malvados  y  en  la  campana  las  partidas  fuertes  destinadas  á 
este  objeto.  Este  es  un  medio  con  el  cual  se  consegulrí'i  el  fln  que  el 
Gobierno  se  propone.  No  es  tampoco  indiferente  la  creación  de  la  Po- 
licía íi  las  reglas  que  adopten  en  la  Constitución,  por  que  tal  vez  el 
nombramiento  del  Juez  será  directamente  por  el  pueblo,  üpino  pues 
que  el  proyecto  pase  á  la  Comisión  de  Constitución  para  que  lo  exami- 
ne y  que  entretanto  haga  uso  de  los  medios  que  han  estado  en  práctica 
hasta  aquí. 

Apoyada  esta  indicación  se  puso  á  votación,  y  resultó  la  negativa. 

Si  so  consideraba  en  particular  el  Proyecto,  afirmativa. 

En  este  estado  acordó  la  Sala  se  pasase  á  cuarto  de  intermedio,  y 
continuando  luego  la  discusión. 

El  señor  Costa  —  Dijo:  Por  lo  que  ha  manifestado  en  la  discusión 
en  General  del  Proyecto  sobre  Policía,  un  Señor  Diputado  miembro 
de  la  Comisión  de  Constitución,  he  venido  en  conocimiento  que  la  Ley 
que  se  discute  puede,  cuando  no  ser  contradictoria  al  sistema  de  ad- 
ministración interior  de  los  Departamentos,  ál  menos  presentase  gra- 
ves inconvenientes  al  establecerse  éste;  poi'  aumentos  de  gastos  y  otras 
causa>^.  La  Ley  que  se  ha  presentado  por  el  Gobierno  y  estamos  dis- 
cutiendo, establece  un  sistema  pei^manente  de  Policía,  que  como  he  di- 
cho, puede  estar  en  oposición  con  aquel  y  ser  preciso  variarlo  sancio- 
nada la  Constitución,  en  cuvo  caso  esta  lev  vendría  á  no  tener  el  carao- 
ter  do  pei'manente,  y  por  esto  yo  creo  seria  oportuno  darle  desde  ahora 
el  de  provisorio. 

hí  señor  Ministro  (le  Hacienda  —  Para  contestar  al  vSenor  Diputado 
sería  preciso  establecer  primero:  Si  todas  las  Legislaturas  y  particu- 
larmente la  de  la  creación  de  la  Policía  tienen  un  carácter  onstitucio- 
nal.  Yo  creo  que  solo  las  constituciones  tienen  este  carácter,  y  que  to- 
do lo  demás  incluso  hi  Policía,  es  i)rovisorio. 

La  Policía  es.  Señores,  en  todas  partes  el  brazo  derecho  del  Gobier- 
no, y  por  eso  delega  en  ella  una  parte  de  sus  atribuciones:  el  proyecto 
que  se  discute  no  (»s  mas  (pie  pedir  la  autorización  para  hacer  esta  de- 
legación. Yo  encuentro  (|ue  está  demás  esta  declaratoria  para  que  la 
medida  sea  provisoria  portiue  ella  no  puede  tener  un  carácter  perma- 
nente. 


-sos- 
No  os  fócil  tampoco  concebir  como  puedan  encontrarse  las  bases  do 
la  creación  de  la  Pulicia  con  las  disposiciones  Constitucionales,  á  me- 
nos  que  no  se  adopte  en  la  Constitución  un  sistema  enteramente  desco- 
nocido. Repito  pues  que  la  Asamblea  no  debe  trepidar  en  la  adopción 
del  proyecto  tal  cual  está. 

E\  señov  Costa  —  Se  ba  dicho  por  ol  Señor  Ministro,  que  á  no  esta- 
blecerse en  la  Constitución  no  pueden  establecerse  otros  principios  en 
estas  bases  generales  paivi  la  segui-idml  individual  y  de  propiedades. 
Yo  creo  Señores  que  esto  no  es  exacto.  La  Constitución  establece  un 
sistema  de  Gobierno  en  nada  nuevo;  es  como  todos  los  sistemas  i'opre- 
sentativos  republicanos.  Establece  ptira  la  administración  de  los  de- 
partamentos un  Delegado  de  Gobierno  y  una  Junta  de  administración 
y  esto  quiere  decir  <{ue  si  por  la  ley  en  discusión  debía  tener  el  Estado 
un  Jefe  superior  de  Policía  como  centro  de  la  administración  de  este 
ramo  Gubernativo,  por  el  sistema  constitucional  si  llega  á  adoptarse, 
habrá  tantos  Jefes  cuantos  son  los  Delegcidos,  teniendo  por  centro  co- 
mún el  Gobierno  del  Estado  ¿Y  puede  negarse  que  esta  institución 
es  constitucional  {  No  Señores:  á  la  Constitución  corresponde  determi- 
nar la  forma  con  que  los  Departamentos  han  de  ser  gobernados,  y  creo 
que  el  señor  Ministro  convendrá  conmigo  en  este  principio. 

Se  ha  dicho  también  que  no  hemos  de  estar  sin  policía  todo  el  tiempo 
que  pase  sin  ser  jurada  la  Constitución,  y  que  este  será  muy  dilatado  á 
causa  do  tener  que  sugetarla  al  examen  del  Gobierno  do  la  República  y 
del  Emperador  del  Brasil. 

Puede  en  efecto  pasar  mucho  tiempo  hasta  que  la  Constitución  sea 
jurada ;  pero  no  ci*eo  preciso  esperar  á  ese  tiempo  para  ponerse  en  prác- 
tica el  sistema  de  administración  interior  que  adoptemos.  Sancionada 
la  Constitución  podrá  tener  efecto  lo  que  en  esta  parte  disponga  por 
medio  de  un  decreto  sin  temor  (juc  por  eso  nos  venga  mal  alguno  por 
que  no  creo  esté  en  los  intereses  del  Bi'usil  ni  de  la  Repáblica  oponerse 
ni  les  importará  cosa  alguna  el  que  nuestro  Departamento  tenga  dele- 
gados en  la  parte  gubernativa  ó  tengan  comisarios. 

E¿  se/lor  Gadea  —  Yo  opino  señores  que  el  Cuerpo  Legislativo  debe 
no  tan  solo  intervenir  en  la  Policía  sino  también  reglamentar  todos  los 
ramos.  Sería  por  c»jcmp!o  una  monstruosidad  que  el  Poder  Ejecutivo 
crease  por  si  una  ley  penal  como  á  mis  ojos  ha  sucedido.  ¿Acaso  sabe- 
mos hasta  donde  llegaran  las  atribuciones  que  el  Gobierno  delegue  en 
la  Policia?  ¿Por  qué  pues  la  Asamblea  no  ha  de  entender  en  su  regla- 
mento? 
Ciñóndome  solamente  á  su  creación  diré,  que  do  hecho  la  Policía  ha 


-  29G  - 

sido  siempre  un  espionaje  del  Poder  Ejecutivo,  y  aunque  no  por  esto 
creo  que  sucederá  lo  mismo  con  la  que  vamos  ú  crear,  es  necesario  re- 
glamentarla. Sería  pues  muy  conveniente  según  la  opinión  de  un  sabio, 
como  lo  ha  dicho  un  señor  Diputado,  que  el  Juez  de  Policía  fuese  nom- 
brado por  el  pueblo. 

Por  otra  parte  la  Constitución  ha  establecido  que  los  Departamentos 
se  dirijan  por  Jueces  comisionados  y  no  pudiendo  esto  dejar  de  ser 
constitucional,  debe  precisamente  chocar  este  nombramiento  con  los 
comisarios  que  establece  la  Policía 

Estando  pues,  señores  cerca  el  tiempo  de  considerarse  la  Constitu- 
ción, no  se  como  pueda  considerarse  una  ley  que  hoy  tenga  fuer,  a  y  ma- 
ñana nó.  A  ver  mió,  señores  cuando  mas  puede  dársele  el  carácicr  de 
Provisorio. 

hl  señor  Ellauri  —  Sí  el  articulo  al  decir  «  se  establecerá  en  el  Esta- 
do un  Departamento  de  Policía  »  dá  á  entender  como  parece  que  se 
establecerá  un  Departamento  central  de  donde  dependan  los  domas 
empleados  de  este  ramo,  no  estaré  por  su  adopción.  Estaré  por  la  crea- 
ción de  la  Policía,  pero  no  en  la  forma  que  se  quiere  establecer— Se  ha 
dicho  mal  cuando  se  ha  dicho  que  el  Cuerpo  Legislativo  no  debe  inter- 
venir' en  la  mas  esencial  do  las  garantias  sociales :  la  Legislatura  pue- 
de y  debe  hacerlo— Ciñéndome  pues  solo  al  artículo  presente  digo,  que 
el  establecimiento  de  un  departamento  central  ofrece  innumerables  in- 
convenientes—Quisiera  que  todos  las  ramos  de  la  Administración  se 
estableciesen  de  modo,  que  cualquiera  que  se  encontrase  agraviado  tu- 
viese cércala  autoridad  á quien  quejarse — Si  pues  el  artículo  importad 
establecimiento  de  una  oficina  central,  repito  que  no  estaré  por  él,  aun- 
que estoy  por  que  se  cree  la  Policía. 

El  seilor  Mtmstro  de  Hacienda  —  Vuelvo  á  i'cpetir  que  no  puedo  con- 
cebir como  el  establecimiento  de  la  Policía  según  se  presente  en  el  pro- 
yecto, pueda  encontrarse  con  lo  que  á  este  respecto  disp;..ngala  Cons- 
titución sea  cual  fuese  el  sistema  que  ella  adopte;  por  que  aunque  aho- 
ra se  establezca  la  Policía,  v  sus  f'.rmas  no  estuviesen  de  acuerdo  con 
las  disposiciones  constitucionales,  luego  que  ellas  se  sancionen  se  guar- 
daran también  las  formas  que  se  designen.  Haya  delegados  en  los  pue- 
blos y  déseles  la  forma  que  se  quiera,  hade  haber  un  Departamento 
Central,  y  sino  ¿adonde  habían  de  i'emilir  las  relaciones  estadísticas  y 
las  cuentas  que  llevenf  ¿qué  inconvenientes  pues  puede  haber  en  queso 
establezca  una  oficina  central  de  Policía ,  ni  como  pueden  estar  aisla- 
dos los  diferentes  ramos  que  ella  debe  abrazar? 

Siendo  pues  lo  mas  importante  y  esencial  en  concepto  del  Gobierno 


—  297  — 

el  establecimiento  de  un  buen  Departamento  de  Policía,  sea  con  la 
forma  que  fuese  pido,  que  el  articulo  pase  como  está. 

El  señor  EUatiri —  Yo  creo  que  el  centro  de  acción  general  es  el  Go- 
bierno, y  en  mi  opinión  jomas  deben  hacerse  esas  delegaciones  parcia- 
les. No  consentiré  pues  por  mi  parte  que  haya  otro  centro  comi'in. 

Ll seilor  Barreiro  (don  Miguel)  —  Conforme  con  el  señor  Diputado 
preopinante,  solo  diré  que  si  el  Ejecutivo  cree  que  es  de  su  resortB  el 
establecimiento  de  hi  Policía,  ¿á  qué  ocurre  ala  Asamblea  para  su 
creación  ?  Por  otra  parte,  la  Policía  en  mi  concepto  debe  ser  una  parte 
del  poder  judi(!ial.  El  Gobierno  pues  parece  desea  tener  una  interven- 
ción general  en  los  menores  actos  de  los  ciudadanos;  y  por  tanto,  creo 
que  jamás  debemos  consentir  su  creación,  ya  que  no  tengamos  parte 
en  su  reglamento. 

El  señor  Mini<ír(j  de  Hacienda  --  Solo  observaré  que  el  Gobierno 
está  en  la  persuación  que  el  ramo  de  Policía  le  compete.  El  Gobierno 
tiene  en  este  momento  quien  está  desempeñando  las  funciones  de  los 
comisarios  de  Policía:  ocurre  al  Cuerpo  Legislativo  porque  para  este 
establecimiento  necesita  dinero  y  es  preciso  su  autorización  para  ob- 
tenerlo. 

La  Policía  no  tiene  tampoco  mas  relación  con  el  Poder  Judiciario, 
que  el  de  auxiliarlo  cuando  necesite  de  ella. 

Unasocieílad  bien  rc^glada  no  puede  existir  sin  una  policía  presunta, 
y  es  preciso  sentar  que  ella  existe  de  hecho  mientras  se  discute  este 
proyecto.  De  consiguiente  parece  que  no  es  exajerado  decir  que  cuan- 
do se  trata  de  establecer  un  Departamento  de  Policía  haya  una  oficina 
central  sea  cual  fuese.  Sus  atribuciones  son  también  muy  conocidas 
para  confundii'las  con  un  Tribunal  de  Justicia  y  mucho  mas  cuando  su 
objeto  principal  es  conservar  las  garantías  individuales. 

El  ^efíor  Barrería  (don  Miguel )  —  Pidió  se  leyese  el  oficio  con  que 
el  Gobierno  acompaña  el  proyecto,  y  hecho  dijo:  Después  de  leerse 
esta  comunicación  ¿puede  decirse  que  el  Gobierno  no  necesita  de  la 
Asamblea  sino  para  obtener  las  cantidades  precisas  f  ¿Puede  decirse 
esto,  señores?  He  dicho  y  repito  que  la  policía  pertenece  al  Poder  Ju- 
dicial. 

En  este  estado  se  votó  si  el  asunto  estaba  suficiente  discutido  ó  no,  y 
resultó  la  afirmativa. 

Si  se  aprueba  el  artículo,  negativa. 

Promovidas  por  algunos  señores  Diputados  diferentes  observacio- 
nes sobre  el  destino  que  debia  darse  á  este  asunto :  la  Sala  acordó  que 


—  298  — 

debía  pasai'sc  A  una  oomision,  y  por  votación  nominal  so  resolviese  i\ 
cual  de  ellas. 

Vorifleada  esta  votación  resultaron  once  votos  por  que  fuese  á  la  de 
Constitución  y  siete  á  una  especial. 

Concluido,  el  señor  Pi'csidente  puso  á  la  consideración  de  la  Sala  el 
proyecto  relativo  á  los  agentes  para  el  Brasil  y  la  República  Argentina. 

El  señor  Ministro  de  Hacienda  —  Dijo:  El  señor  Ministro  de  Gobier- 
no, que  se  ha  retirado  por  una  pequeña  indisposición,  me  ha  encargado 
sostener  el  proyecto  que  acaba  de  ponerse  en  discusión.  Parece  excu- 
sado mortificar  á  los  señores  Representantes  observando  la  necesidad 
en  que  nos  hallamos  de  entablar  nuestras  relaciones  con  dos  Estados 
que,  como  se  vé  por  la  Convención  Preliminar  de  Paz,  han  tenido  una 
intervención  directa  en  nuestra  Independencia  .  No  ocultándose  pues 
{\  la  Honorable  Asamblea  la  conveniencia  de  esta  medida,  creo  que 
bastará  esto  para  que  se  decida  por  su  adopción. 

El  señor  Costa  —  Conforme  con  el  proyecto  que  se  ha  presentado,  y 
convencido  de  su  utilidad,  solo  observaré:  que  el  Gobierno  se  ciñe 
puramente  á  la  vez  de  Agentes,  y  en  mi  concepto  sei'ía  conveniente 
añadir  que  fuesen  Agentes  ó  Ministros;  á  fln  de  que  el  Gobierno  haga 
el  nombramiento  con  el  carácter  que  mejor  le  pareciese. 

El  señor  Gadea  —  La  reforma  que  ha  propuesto  el  señor  Diputado 
es  esencial.  Todos  sabemos  lo  que  importa  el  título  ó  carácter  de  un 
agente  diplomático;  la  adición  que  se  ha  propuesto  abraza  las  dos  co- 
sas, por  que  dice  que  el  Gobierno  puede  dar  á  su  Agente  el  carácter 
que  mejor  le  conviniese. 

Entre  tanto  desearla  saber  si  es  asunto  particular  ó  general  el  objeto 
á  que  van  éstos  Agentes. 

El  señor  Ministro  de  Hacienda  —  El  Gobierno  cumpliendo  con  su  de- 
ber informará  oportunamsnte  á  la  Honorable  Asamblea  del  resultíido 
que  tenga  el  envió  de  estos  Agentes;  y  entre  tanto  no  hay  una  necesi- 
dad de  declarar  su  objeto,  cuando  los  señores  Representantes  saben 
bien  que  el  principal  es  estrechar  nuestras  relaciones  con  el  Br'asil  y  la 
República  Argentina.  Por  lo  demás  yo  creo  que  la  Sala  no  debe  ocu- 
parse ahora  en  si  ha  de  ser  Agente  Diplomático,  Ministro  Plenipoten- 
ciario, ó  Encargado  de  Negocios:  el  Gobierno  ha  elejido  la  categoria 
menos  pomposa,  á  fln  de  evitar  los  gastos  (pie  deberían  hacerse  man- 
dando un  Ministro  con  todoaíjuel  aparato  de  su  clase. 

El  señor  Barrciro  (  don  Miguel  )  —  Quisiera  que  el  señor  Ministro  ó 
alguno  de  los  miembi'os  de  la  Comisión  me  dijese,  que  se  entiende  por 
esa  República  Argentina  á  donde  deben  ir  nuestros  Enviados. 


—  299  - 

El  scflor  Alearen —  Por  lo  que  hace  al  que  liabla  puede  decir,  el  ao- 
fior  Diputado  lieno  la  misma  obligación  que  ól  para  saberlo, 

EL seííor  Barreiro  (don  Miguel)  Yo  sé  que  la  República  Argentina 
se  coniimnia  de  las  Provincias  Unidas;  pero  desde  el  1  ^  de  Diciembre 
no  exite  esta  República  ¿  dónde  van  pues  estos  Agentes  y  con  quien  van 
á  tratar. 

El  ^enor  Ministro  de  Hacienda — El  señor  Diputado  puede  tranqui- 
lizarse, \ú  República  Argentina  existe  de  hecho  y  trataremos  con  eUa, 
imitaremos  á  los  Americanos  del  Norte  estableciendo  los  principios 
de  ¡lecho.  Existe  la  República  Argentina  y  sea  cual  fuese  su  Gobierno 
trataremos  con  íil,  como  lo  hacen  los  agentes  de  las  demás  Naciones, 
sin  mezclarnos  en  si  es  ó  no  legítima  su  autoridad.  Nuestras  relacio- 
nes comerciales  sufrirían  considerablemente  si  estableciésemos  esos 
principios  afiéjos  de  las  monarquías,  que  ha  indicado  el  seílor  Diputa- 
do. Es  preciso  que  los  señores  Representantes  consideren  solamente, 
si  se  autoriza  ó  no  al  Gobierno  con  la  suma  que  ha  pedido,  pues  que 
los  resultados  de  la  negociación  lo  conocerán  á  su  tiempo. 

En  este  estado,  y  siendo  la  hora  avanzada,  se  suspendía  la  sesión 

retirándose  los  señores  á  las  diez  de  la  noche. 

Hnv  una  rúbrica 
«/ 

Berro. 


En  la  Aguada  de  Montevideo,  á  catorce  de  Mai*zo  de  mil  ochocien- 
tos veintinueve;  al)ierta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores  Blanco- 
Presidente,  Pagóla,  Payan,  Chucarro,  Laguna,  Cavia,  Haedo,  Alvarez, 
Zubillnga,  Costa,  Masini,  Ledesma,  Barreiro  (don  Manuel),  Barrelro 
(don  Miguel ),  Gadea,  Ellauri,  Lamas,  Lapido,  Blanco  ( don  Juan  Be- 
nito ),  Sierra,  Berro  y  Echeverriarza ;  con  aviso  de  no  poder  asistir  los 
señores  Masculino  y  Pereira(don  Gabriel);  con  licencia  los  señores 
Luz,  Sayago  y  Zudañez;  sin  ella  ni  aviso  los  señores  Ramírez,  Guerra, 
Garcia,  Suai*ez,  Fernandez,  Nuñez  y  Trápani. 

Leída,  aprobada  y  firmada  la  acta  anterior: 

El  señor  Lapido  —  Observó,  que  al  declararse  el  resultado  de  la  vo- 
tación del  artículo  primero  del  Proyecto  de  Policía,  en  la  sesión  ante- 
terior,  se  había  padecido  una  equivocación,  pues  que  en  su  concepto 
fué  empatada,  y  no  negada  como  se  habla  declarado.  Que  notó  esta 
equivocación  al  tiempo  de  retirarse,  observando  que  los  señores  DI- 


-  300  — 

pillados  eran  diez  y  ocho,  do  los  que  nueve  hablan  estado  por  la  afir- 
mativa, y  que  antes  de  entrar  en  la  discuí?  ion  do  los  asuntos  que  ha- 
cían la  orden  del  día,  creía  conveniente  que  la  Asamblea  resolviese  el 
modo  de  salvar  este  error^en  el  caso  que  lo  hubiese. 

üti*o  señor  Diputado  apoyó  esta  indicación,  añadiendo  que  efecti va- 
monte  tenia  bien  presente  que  no  pu  Jiendo  el  Secretario  contar  á  los 
Diputados  que  estuvieron  por  la  afirmativa,  a  causa  de  la  posición  en 
que  se  halla  su  mesa,  se  habia  contado  el  m'imero  de  nueve.  Que  sin 
duda  la  equivocación  debia  resultar  de  que  se  había  contado  en  el  nú- 
mero de  los  señores  que  estuvieron  por  la  nejíativa  á  los  Ministros  que 
estaban  presentes,  y  que  esto  podia  aclararse  permitiendo  que  el  Se- 
cretario declare  si  en  efecto  tiene  alguna  duda  en  el  resultado  de  la 
votación. 

En  oposición  se  dijo  por  otros  señores  Diputados  que  no  podia  ha- 
ber tal  equivocado»  por  cuanto  se  habia  rectificado  la  votación  por 
tres  veces:  que  el  Secretario  habia  proclamado  su  resultado  del  modo 
que  lo  oyeron  todos  los  señores  Representantes,  quienes  en  caso  de 
duda  debieron  haberla  notado  y  reclamado  en  el  acto.  Que  la  negativa 
del  artículo  estaba  sancionado  por  la  Sala ;  que  no  podia  anularse  sin 
destruir  poi-  sus  cimientos  al  reglamento,  y  sin  abrir  un  perniociosísi- 
mo  ejemplo  que  daría  tugará  que  sucediese  lo  mismo  con  cualquiera 
resolución  de  la  Asamblea. 

Qué  habiendo  pasado  el  pi'oyecto  á  la  Constitución  de  Legislación, 
el  perjuicio  que  podría  i*esultarle  sei'ía  infinitamente  menor  que  el  de 
abrir  un  ejemplo  tal,  aun  en  el  caso  de  que  hubiese  realmente  equivo- 
cación; y  que  en  consecuencia  la  Sala  no  podia  de  ningún  modo  vol- 
ver á  considerar  este  asunto. 

Después  de  algunas  otras  pequeñas  observaciones,  por  indicación 
de  un  señor  Diputado  se  puso  en  votación  como  cuestión  previa,  si  se 
habia  de  discutir  ó  no,  la  indicación  del  señor  Lapido,  y  i*esultó  la  ne- 
gativa por  doce  votos  contra  nueve. 

En  seguida  se  dio  cuenta  de  una  solicitud  del  señor  Cavia  en  que  pi- 
de veinte  dias  de  licencia  para  atender  á  los  perjuicios  que  ha  sufrido 
en  su  establecimiento  de  campo. 

Pasó  á  la  Comisión  de  Peticiones. 

Concluido,  el  señor  Presidente  puso  en  discusión  en  general  el  pro- 
yecto sobre  Agentes,  anunciado  en  la  orden  del  día. 

El  sefíor  Gadea  —  Pidióla  palabra  y  expuso,  que  no  sin  un  noble 
objeto  habia  preguntado  la  noche  anterior  si  estos  Agentes  iban  en- 
cargados de  algún  asunto  particular,  ó  de  lag  genei*ales  á  fin  de  enta- 


•    —  3()1  — 

blar  las  relaciones  de  amistad  y  comercio.  Que  en  esta  pregunta  había 
tenido  en  vista  consultar  la  economia  de  las  rentas  del  Estado,  por  que 
en  su  concepto  si  el  envió  de  los  Agentes  era  para  algún  asunto  parti- 
cular, podia  sei-  necesario  un  Ministro  extraordinario,  y  si  para  asun- 
tos comerciales  bíistaría  un  cónsul,  sin  un  carácter  tan  pomposo;  en 
cuyo  caso  tendria  por  excesiva  la  cantidad  que  pide  el  Gobierno. 

Qué  á  mas  de  lo  expuesto  con  respecto  al  Agente  hacia  el  Gobierno 
de  la  Repüblica  Argentina,  estabí  persuadido  que  ella  no  existía  desde 
los  últimos  sucesos  ocurridos  en  Buenos  Aires ;  y  que  á  su  Gobierno  no 
podía  darse  el  carácter  de  Gobierno  de  la  Repi'iblica.  Por  tanto,  añadió 
desearla  que  el  MinivStro  nos  diese  explicaciones. 

El  señor  Alinísíro —  Coniestó  que  el  Gobierno  al  resolver  el  envió  de 
estos  Agentes  había  tenido  presente  los  principios  establecidos  en  to- 
das las  naciones  para  tener  sus  agentes  diplomáticos,  que  si  son  útiles 
en  todos  los  países,  en  el  nuestro  son  tanto  mas  necesarios.  A  mas  de 
esto,  continuó,  los  Si^ñores  Representantes  saben  bien  que  tenemos 
pendientes  asuntos  de  im[)ortancia  con  ambos  Estados,  que  no  podrían 
resolverse  sin  el  recurso  de  Agentes  competentemente  autoi'izados. 

El  Estado  en  (jue  se  haya  Buenos  Aires  no  puede  tampoco  destruir 
esta  necesidad,  pues  que  sobre  la  eterna  gratitud  (pie  debemos  conser- 
var á  ese  Pueblo  que  tanto  ha  contribuido  á  nuestra  libertad,  hemos 
visto  á  su  Gobierno  en  las  diferentes  épocas  de  su  aislamiento  siempre 
á  la  cabeza  de  las  relaciones  exteriores,  y  de  consiguiente  no  podemos 
ahora  dejar  de  reconocerlo  como  Capital  de  la  República  Argentina. 

Por  lo  que  hace  al  carácter  de  los  Enviados,  el  Gobierno  ha  creído 
conveniente  el  de  Agentes,  y  como  que  su  comisión  podrá  durar  siete  ú 
ocho  meses,  ha  calculado  que  la  cantidad  que  pide  es  la  absolutamente 
indispensable.  En  este  concepto  el  Gobierno  espera  que  la  Honorable 
Asamblea  prestará  su  sanción  al  proyecto  que  ha  presentado . 

El  señor  Barreiro  ( don  Miguel )  —  Quisiera  que  el  Señor  Ministro  se 
hiciese  cargo  que  las  Provincias  en  las  épocas  que  ha  indicado,  esta- 
ban de  hecho  separadas,  y  que  entonces  las  relaciones  exteriores  eran 
dirigidas  al  Gobierno  de  Buenos  Aires. 

El  señor  MiaiMro  —  Después  de  haber  hecho  presente  los  objetos  de 
la  misión,  el  Ministerio  por  su  parte  no  tiene  embarazo  en  que  diga 
«al  Gobierno  de  Buenos  Aires  »  en  lugai  de  «  al  Gobierno  de  la  Repú- 
blica Argentina. » 

Dado  el  punto  por  suficientemente  discutido,  se  puso  á  votación  si  se 
consideraba  el  proyecto  en  general  y  i*esultó  la  afirmativa. 


Fin  este  estado,  la  x\sí\mblea  acordó  so  pasase  á  cuarto  intermedio. 
Vueltos  ú  Sala  se  puso  im  discusión  el  proyecto  en  particular. 

El  setlnr  Bar  reirá  (don  Miguel)  El  seilor  Ministro  ha  dicho  que  en 
lugar  de  República  Argentina,  se  pusiese  al  (iobierno  de  Buenos  Aires, 
y  si  la  Comisión  no  tiene  inconveniente  podrá  hacerse  esta  variación. 

Elseilor  Aloarnz  -Vov  mi  parte,  como  miembro  de  la  Comisión  es- 
toy confoi'me  en  que  se  diga  no  de  la  Provincia  de  Buenos  Aii*es,  sino 
de  Buenos  Aires,  como  lo  ha  dicho  el  señor  Ministro. 

Se  conformaron  también  otros  señores  de  la  Comisión. 

Después  de  algunas  oirás  observaciones  á  que  contestó  el  señor  Mi- 
nistro, fué  aprobado  el  proyecto  con  la  variación  que  se  ha  indicado. 

vSe  puso  á  consideración  de  la  Sala  el  siguiente: 

DICTAMEN 

Honorable  Asamblea  (icneral  ConstituvíMite  v  Legislativa  del  Estado. 

La  Comisión  Especial  encargada  de  dar  dictamen  sobre  la  consul- 
ta del  Gobierno  Provisorio  del  trece  del  próximo  pasado,  en  urden  á 
la  forma  en  que  haya  de  ari*eglar  el  abono  de  las  dietas  acordadas 
á  los  señores  Representantes,  tiene  el  honor  de  elevar  á  la  Honora- 
ble Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado,  el  inclu- 
so proyecto  de  Ley,  para  que  se  digne  admitirlo  y  sancionarlo. 

Al  minutar  la  Comisión  el  artículo  primero  ha  tenido  presente  que 
aprobado  por  la  Asam!)lea  el  acuerdo  del  Gobierno  provincial  comu- 
nicado á  los  señores  Representantes,  en  que  les  asignaba  seis  pesos 
de  dietas,  se  les  reconoció  el  derecho  llano  en  que  estaban  de  perci- 
birlas y  que  de  este  derecho  no  pueden  ser  privados  sin  una  califica - 
ción  especial  de  los  actos  porque  aquel  merezca  perderse.  La  falta  de 
asistencia  á  las  sesiones  ó  ha  sido  con  licencia  temporales,  ó  sin  ellas. 
La  Comisión  hablará  del  primer  caso  cuando  descienda  al  artículo  so- 
gimdo.  Para  el  caso  de  que  los  señores  Representantes  hayan  faltado 
sin  licencia,  el  artículo  nueve  del  reglamento  prescribe  que  cuando  al- 
gún Keprescntante  se  haga  notar  por  su  inasistencia,  el  Presidente 
pida  í\  la  Sala  la  rcysolución  especial  que  la.:?  circunstancias  del  caso 
hagi\n  oportuna.  Es  pu(S  preciso,  \p  que  la  inasistencia  haya  sido  no- 
table para  que  no  se  repute  ofendido  el  miramiento  que  debe  dispensar- 
se á  los  ciudíulanos  elevados  al  d(;semi)eño  de  las  mas  augustas  fun- 
ciones, y  que  los  gobiernos  y  los  jefes  inmediatos  dispensan  al  ultimo 
de  los  oficinistas.  Es  pi-eciso  además  que,  siendo  notable  la  inasisten- 
cia, la  Sala  tome  en  consideración  las  circunstancias  especiales  del 


-  303   - 

ca^o^  para  resolver  según  ellas.  No  puede  pues  dictarse  una  regla  ge- 
neral que  no  confunda  todo>  los  casos  particulares  en  que  la  inasisten- 
cia sin  aviso  puede  proceder  de  causas  dif(M*entes,  algunas  dignas  de 
excusa,  y  las  mas  imposibles  áesta  altura  de  ser  calificadas.  Nuevos 
en  el  ejercicio  de  nuestras  funciones,  se  ha  oido  muchas  veces  anunciar 
que  faltaban  con  aviso  algunos  señores  Representantes  que  estabnn 
ausentes  del  lugar  de  las  sesiones  sin  permiso  especial  de  la  Sala  ;  y 
asi  se  ha  asentado  en  las  actas  ¿Cómo  hacer  la  calificación  de  esta 
inasistencia  real  de  que  no  ha  quedado  constancia?  ¿Cómo  hacerla 
cuando  los  señolees  Representantes  están  inhabilitados  para  justíftcor 
las  i'awnes  que  les  impidieron  asistir  á  las  sesiones,  y  la  imposibilidad 
de  hal)er  dado  aviso  oportuno?  La  Comisión  ha  creído  que  si  los  seño- 
lees Representantes  han  merecido  la  confianza  del  Estado.  meiYíceran 
igualmente  que  no  seles  veje  defraudándoles  de  sus  derechos  reconoci- 
dos, á  protesto  de  omisiones  que  no  pueden  calificarse,  designándoles 
sin  oirles,  como  indolentes  en  el  cumplimiento  de  sus  deberes  de  redac- 
tar el  artículo  segundo.  La  Comisión  ha  considerado  que  la  experien- 
cia mostrará  á  la  Asamblea  (jue  no  puede  dictarse  una  rcgla  geiK}ral 
respecto  á  los  señores  Representantes  que  pidan  ser  licenciados:  las 
excepciones  serian  en  mayor  número  que  los  casos  comunes  á  que  la 
iTgla  fuese  aplicable.  Las  dietas,  ya  que  se  les  ha  dado  este  nombre, 
son  una  asignación  con  que  la  sociedad  paga  á  sus  Representantes,  co- 
mo dice  im  celebre  publicista,  por  un  sentimiento  de  honor;  por  que 
siendo  superior  á  lodo,  no  debe  recibir  nada  de  nadie;  con  que  la  socie- 
dad paga  por  un  sentimiento  de  justicia,  por  que  no  tiene  derc^cho  para 
que  los  unos  sirvan  gi*a tintamente  á  los  demás.  Las  dietas  son  una  jus- 
ta indemnización  que  reciben  á  la  par  del  magistrado,  del  guerrero  y 
del  administrador  de  las  i*entas  del  Estado  Deben  disfrutar  de  ella 
cuando  dejan  de  asistir  al  ejercicio  de  sus  (*argos  por  enfermedad  ó 
por  otras  causas,  que  sobre  el  pié  en  que  están  montadas  las  sociedades 
no  justifican  m(Mios  el  impedimento:  la  muerte  de  una  esposa  á  cpiien 
un  señor  Representante  Vaya  á  prestar  los  últimos  deberes,  la  de  un 
hijo  ünico,  á  cuyo  cargo  tuviese  toda  su  foi'tuna,  al  alzamiento  de  un 
administrador  de  sus  negocios  etc. ,  en  estos  casos,  y  en  todos  los  de 
su  especie  tienen  derecho  á  obtener  licencias  temporales  con  goce  de 
sus  dietas,  como  todos  los  empleados  públicos  las  alcanzan  del  (to^ 
bicrno  ron  goce  de  sus  sueldos.  Los  casos  de  esta  naturaleza  son  los 
que  ocurrirán  con  más  frecuencia;  pues  los  otros  son  los  comprendió 
dos  en  la  indemnización  calculada  con  las  dietas  y  no  serán  tan  fácil- 
mente otorgadas.  De  todos  modos  es  mas  llano  y  menos  expuesto  A 


—  304  — 

inconvenientes  hacer  un  acuerdo  (especial  para  cada  caso  (¡ue  dictar 
una  regla  general  para  los  menos  comunes,  y  para  todos  los  que  no 
pueden  proveerse. 

Estos  mismos  principios  tienen  su  aplicación  respecto  del  ai'tículo 
tercero  del  proyecto.  Es  lisonjero  esperar  que  llegue  remotamente  el 
caso  de  que  la  inasislíMicia  de  un  señor  Representante  do  m('»rito  á  pri- 
varle de  las  dietas;  pero  si  hubiese  quien  frustrara  nuestras  esperanzas 
vendría  en  todo  sentido  que  la  privación  de  las  dietas  fuese  á  con- 
secuencia de  una  resolución  especial  de  la  Sala.  Sería  esta  privación 
mas  califlcada  por  lo  misn:o  mas  justa,  y  á  la  vez  mas  temida. 

En  el  caso  contrario  los  mas  ricos  se  considerarían  autorizados  pa- 
ra ser  mas  inexactos  que  los  menos  pudientes,  y  la  inasistencia  de  los 
que  no  pueden  brillar  por  sus  caudales  aparecería  envilecida  por  la 
ruindad  del  motivo  á  (|ue  se  atribuiría  su  exactitud.  Ademas;  como  se 
supone,  que  los  qu(^  necesitan  de  las  dietíxs  para  vivir  al  nivel  de  la  cla- 
se que  deben  frecuentar,  no  las  necesitarían  menos  por  que  dejasen  d3 
asistirá  las  sesiones,  el  privarles  de  ellas  á  este  título,  sería  quitaiies  los 
medios  de  conservar  la  decencia  de  su  estado,  y  por  lo  mismo  respecto 
de  ellos  sería  mas  oportuno  el  adoi)tar  medidas  co(M*citivas  de  otro  gé- 
nero, hasta  la  destitución.  Esto  podrá  conocerse  mejor  en  cada  caso 
ocurrente,  y  es  una  nueva  razón  para  dejar  subsistente  el  artículo  ter- 
cero en  conformidad  al  reglamento. 

Los  artículos  cuarto  y  quinto  son  consecuencia  de  los  anteriores,  y 
es  excusado  motivai-los,  sin  embargo  sobre  unos  y  otros  informará 
siendo  necesario  el  señor  Alvarez. 

La  Comisión  saluda  á  la  Honorable  Asamblea  con  el  mas  profundo 
respeto. 

dpriano  Payan  —  Luis   Bernardo  Cavia  — 
Cristóbal  Echeven  lar  ¿a  —  Julián  Alvarez. 

PROYPXTO  DE  LEY 

Artículo  Lo  Todos  los  Representantes  recibidos  serán  satisfechos 
de  las  dietas  que  les  han  sido  acordadas,  hasta  el  día  último  de  Febre- 
ro próximo  pasado  ó  hasta  el  en  que  les  hayan  sido  admitidas  sus  re- 
nuncias; sin  distinción  aliruna. 

Art.  2.0  Los  Representantes  que  desde  primero  del  i)nvsente  mes 
de  Marzo  fuesen  licenciados  por  tiempo,  disfrutaran  ó  (l(\jarán  de  per- 
cibir sus  dietas  según  lo  acordase  la  Asamblea  Genei'al  en  cada 
caso. 


—  305  — 

Art.  3.^  En  los  casos  de  inasistencia  sin  aviso  á  las  sesiones,  la  Sala 
invitada  por  el  Presidente  con  sujeción  al  artículo  noveno  del  Regla- 
mento resolverá  si  ha  de  privarse  á  los  Representantes  inasistentes  de 
las  dieras,  y  porqué  numero  de  días. 

Art.  4.^  El  Presidente  de  la  Sala  comunicará  al  Gobierno  Provisorio 
esta  resolución  para  que  con  ai'reglo  al  artículo  primero  proceda  á  or- 
denar el  pago  de  las  dietas  vencidas. 

Art.  5.0  En  lo  sucesivo  el  Presidente  de  la  Sala  pasará  al  Gobierno 
al  fin  de  cada  mes,  una  relación  de  los  Representantes  que  deban  t)er- 
cibir  íntegramente  las  dietas,  y  de  los  que  debieren  recibirlas  con  des- 
cuento, ó  no  recibirlas  según  fuese  acordado  en  los  casos  que  ocu- 
rriesen con  sujeción  á  los  artículos  segundo  y  tercero  de  la  presente 
ley. 

Payan  —  Cavia  —  Echeverriarza  —  Alvarez, 

• 

No  habiendo  quien  tomase  la  palabra  se  puso  á  votación  si  se  pasaba 
á  considerar  en  particular  ó  no,  y  resultó  la  afirmativa. 

En  discusión  el  artículo  1®. 

Ll  señor  Lamas  —  Quisiera  que  me  dijesen  los  Seílores  de  la  Comi- 
sión si  tuvieron  presente  al  extender  su  informe  que  algunos  Señores 
Diputados  han  fallado  á  las  sesiones  por  atender  á  sus  intereses  parti- 
culares, pues  no  parece  regular  que  en  el  estado  en  que  nos  hallamos 

se  den  dietas  á  los  Diputados  por  el  tiempo  que  no  hayan  estado  ocu- 
pados en  los  negocios  públicos. 

También  pido  que  antes  que  se  pase  al  Gobierno  la  resolución  sobre 
esto  asunto,  despache  la  Comisión  el  proyecto  que  he  presentado  sobre 
la  monedo  en  que  deben  pagarse  las  dietas 

is7  señor  Alcarej  —  La  Comisión  especial  encargada  de  este  negocio 
tenía  presente  los  casos  que  ha  indicado  el  Señor  Diputado  y  aun  hace 
referencia  de  ellos  en  su  informe;  también  ha  dicho  que  esos  mismos 
Diputados  cuando  han  faltado  han  dado  aviso  de  no  poder  asistir. 

En  la  altura  en  que  nos  haUamos,  serla  imposible  clasificar  los  mo- 
tivos de  la  inasistencia,  ni  podría  decirse  cual  Diputado  estaba  en  tal 
caso  y  cual  en  el  otro.  Por  lo  que  hace  á  las  faltas  notables,  ya  se  dice 
en  el  proyecto  la  medida  que  hay  que  tomar. 

Dado  por  siiflcientemente  discutido,  se  puso  á  votación  y  fué  aproba- 
do el  artículo  piimero,  y  sucesivamente  los  demás  sin  discusión,  con  lo 
que  quedó  sancionado  el  pi*oye':to. 

Finalizados  los  asuntos  que  hacían  la  orden  del  día  el  señor  Presi- 

20* 


-306- 

dente  manifomtó  h  la  Sala  la  necesidad  de  nombrar^ie  el  olro  Secretario 
para  que  la  Seci^etaría  pudiere  oxpedii^ío  tal  cual  cori^sponde.  En  con- 
secuencia se  senalirol  Martes  próximo  para  verificarse  la  elección. 

El  seriar  Bar  reino  (don  Miguel,)  pidió  en  seguida  que  las  respec- 
tivas Comisiones  despachasen  cuanto  antes  dos  proyectos  que  había 
introducido  en  la  sesión  del  siete  del  corriente  mes,  y  que  en  su  concep- 
to urjian  por  su  conexión  con  otros  presentados  por  el  Gobierno 

El  señor  iiV/afíW  —  Contestó,  que  por  lo  que  se  habia  pasado  (\  la  Co- 
misión de  que  era  miembro,  estaba  ya  despachado,  ó  que  podría  darse, 
cuenta. en  la  próxima  sesión. 

El  señor  Gadett —  Hizo  también  presente  que  la  Comisión  de  Peticio- 
nes encargada  de  imprimir  el  Diario  de  Sesiones  no  podía  hacerlo 
con  aquella  exactitud  y  pureza  en  que  deben  darse  al  publico  los  tra- 
bajos de  la  Asamblea,  sin  que  los  señores  Diputados  presentasen  sus 
alocuciones:  que  para  hermosear  esta  obi*a  (an  esencial,  rogaba  á  los. 
Seftoi^s  Repixísentantes  los  remitiesen  á  la  Secretarla  como  se  había 
indicado  antes  de  ahoi'a,  pues  que  así  se  facilitaría  también  la  regula- 
ridad en  redacción  de  la  acta,  que  de  otro  modo  jamás  podrá  lograrse. 

El  señor  Aiasitü  —  Las  oliservaciones  que  acabo  de  oir  me  liacen 
volar  el  inconveniente  (lue  resulta  de  que  los  seOores  Diputados  traigan 
sus  discursos.  Kstamos  observando  la  demasiada  extensión  con  que 
vienen  redactadas  las  actas  á  pesar  de  lo  que  previene  el  reglamento 
y  cuya  lectura  nos  ocupa  un  largo  tiempo,  que  debíamos  emplear  en 
la  discusión  de  los  importantes  íisuntos  que  están  á  nuestro  CAiidado. 
Pido  pues  se  resuelva  que  las  actas  en  adelante  sean  reducidas. 

El  señor  Godea  — Considero  que  la  medida  que  se  propone  impo- 
sibilitarla la  impresión  del  Diario  de  Sesiones,  pues  sin  que  se  traigan 
los  discursos,  no  pueden  publicarse,  y  mucho  menos  si  las  actas  se  re- 
ducen, porque  d(»  ellas  es  que  la  Comisión  redacta  las  sesiones.  Para 
salvar  este  inconveniente  no  hay  otro  meflio,  sino  el  de  que  se  i^econsi- 
dere  el  proyecto  sobre  un  Taquígrafo  que  presentó  un  señor  Diputado. 
Aunque  la  Sí\la  l(j  croyó  entonces  innecesario,  fué  en  la  calidad  de  por 
ahora,  y  p(^r  consiguiente,  convencido  de  su  nece^sidad  pido  que  la 
Asamblea  vuelva  á  tomar  en  consideración  aquel  proyecto. 

El  señor  Alearen  -  Si  esta  moción  importa  la  reconsideración  del 
asunto  del  Taquígrafo,  estoy  conforme ;  pei^o  por  lo  demás  me  iwrece 
poco  menos  que  imposible  que  los  Diputados  puedan  traer  sus  discur- 
sos exactos;  al  menos  el  que  habla  no  podrá  jamás  hacerlo.  Siendo 
pues  efi^ctivo  que  mientras  no  haya  Taquígrafo  no  pueden  ni  redactar- 
lo las  actas  con  exactitud,  ni  menos  darse  á  luz  el  Diario  de  las  Sesio- 


-  307  - 

nos,  á  lo  menos  tal  cual  se  han  producido,  apoyo  la  indicación  que  ha 
hecho  el  señor  Diputado  que  me  ha  precedido  en  la  palabra. 

EL  señor  Masini  —  Por  lo  que  acíiban  de  exponer  los  señores  Dipu- 
tados concibo  que  sería  oportuno  reproducir  el  proyecto  que  tuve  el 
honor  de  presentar  sobre  el  Taquígrafo,  y  que  no  me  permitió  retirar — 
Si  mi  proposición  pues  fuese  apoyada  volveré  á  introducirlo. 

La  Sala  lo  acordó  y  el  señoi'  Masini  pidió  se  señalase  día  para  su  con- 
sideración— Quedó  señalado  el  Lunes  próximo. 

Después  de  esto  se  leyó  la  siguiente: 

MINUTA  DE  DECRETO 

Lo  Los  individuos  pertenecientes  á  las  Divisiones  Orientales  que  se 
hubiesen  hallado  prisioneros  en  el  Brasil  á  la  conclusión  de  la  guerra, 
siendo  casados  ó  hijos  de  familia  no  serán  obligados  á  continuar  el  ser- 
vicio militar,  hasta  que  por  el  nuevo  arreglo  de  milicia  entren  á  hacer 
el  que  les  corresponda. 

2.0  Los  individuos  que  comprende  el  artículo  anterior  al  presentarse 
al  Gobierno  serán  socorridos  con  cuatro  meses  de  sueldo  á  buena  cuen- 
ta de  sus  haberes. 

3.0  Los  que  por  no  estar  comprendidos  en  el  primer  artículo  deban 
continuar  sirviendo  en  los  cuerpos  á  que  corresponden,  antes  de  man- 
darlos al  servicio  serán  socorridos  con  dos  meses  de  sueldo,  vestuario  y 
montura  si  fuesen  de  caballería. 

4.0  Serán  comprendidos  en  este  decreto  no  soló  los  que  vengan  al 
Estado  en  adelante,  sino  también  todos  los  que  hayan  venido  antes  de 
la  publicación  de  este  decreto  que  se  hará  saber  con  todos  los  departa- 
mentos de  la  Provincia  para  que  concurran  los  interesados. 

5.0  Comuniqúese  al  Poder  Ejecutivo  para  su  pronto  cumplimiento. 

Su  autor  la  fundó,  y  habiendo  sido  suflcientomente  apoyada,  se  orde- 
nó pasase  á  la  Comisión  Militar. 

No  teniendo  de  que  ocuparse  la  Asamblea,  se  levantó  la  sesión  reti- 
rándose los  señores  á  las  nuevo  v  cuarto  de  la  noche* 

Hay  una  rúbrica. 

Berro  i 


—  308  - 

En  la  Afanada  do  Montovidoo,  (x  diez  y  seis  do  Marzo  de  mil  ocho- 
cientos veintinueve;  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores  Blanco 
— Presidente,  Alvarez,  /ubillaga,  Cavia,  Blanco  (don  Juan  Benito), 
Kllauri,  Haedo,  Echevorriarza,  Maslni,  Oadea,  Barreiro  ( don  Manuel ), 
Pagóla,  Laguna,  Costa,  Chucarro,  Ledesma,  Sierra,  Payan  y  Berro; 
con  aviso  de  no  poder  asistir  los  señores  Masculino,  Lamas  y  Lapido; 
con  licencia,  los  señores  Luz,  Sayago  y  Zudañez;  sin  ella  ni  aviso,  los 
señores  Ramírez,  Guerra,  Garcia,  Trápani,  Fernandez,  Nuñez  y  Pe- 
ro vra: 

Leida  la  acta  anterior  el  señor  (jadea  observó,  que  en  su  primer  alo- 
cución, donde  decía  generales  so  pusiese  comerciales,  en  cuya  varia- 
ción se  aprobó  y  firmó. 

En  seguida  se  dio  cuenta  de  los  asuntos  que  liabian  entrado  por  el  or- 
den siguiente: 

Do  una  nota  del  Excmo.  Señor  ÍTobci'nador  y  Capitán  General  Provi- 
sorio, fe  cha  de  este  día,  en  la  que  dice  á  Vuestra  Honorabilidad  que  si 
aun  no  se  hubiese  empezado  á  discutir  la  planilla  de  sueldos  militares, 
se  le  devuelva  si  se  creyese  posible,  para  hacer  en  ella  algunas  varia- 
ciones que  se  han  creido  mas  convenientes. 

De  otra  del  mismo  Excmo.  Señor  en  la  que  acusa  recibo  do  la  ley  do 
inválidos  sancionada  con  fecha  doce  del  corriente. 

Se  mandó  archivar. 

Del  dictamen  y  proyecto  de  ley  que  presenta  la  Comisión  de  Consti- 
tución y  Legislación  para  regularizar  y  uniformar  la  Policia  en  todo 
el  Estado. 

Otra  de  la  misma  Comisión  en  la  (|ue  aconseja  no  hallar  digno  de  ser 
admitido  á  discusión  la  minuta  de  decreto  prosontíida  por  el  señor  Ba- 
rreiro (don  Miguel),  para  que  el  Poder  Ejecutivo  pase  á  la  Honorable 
Asamblea  todos  los  ?-egIamentos  que  hubiese  publicado. 

Otro  de  la  Comisión  de  HacMonda  acompañando  un  proyecto  de  ley 
para  (»1  establecimiíMito  de  las  cinco  clases  de  patentes. 

Otro  de  la  misma  Comisión  vigorizando  la  ley  en  que  se  suprimen 
los  impuívstos  ({ue  las  i)ateni(»s  entiban  á  subrogar. 

Otro  de  la  Comisión  de  Peticiones  relativo  á  la  licencia  de  veinte 
días  (jue  solicita  el  señor  Cavia  pai'a  reparar  sus  intereses. 

Lna  minuta  de  decr(»to  pi'esentada  por  el  señor  Chucarro  que  es  co- 
mo sigue : 

La  Honorable  Asamblea  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado  ha 
acordado  v 


309  — 


dkcrf:ta 

Artículo  l.o  El  Gobiorno  Provisorio  remitirá  h  la  Asamblea  Nacio- 
nal un  estado  en  (luc  se  demuestra  el  producto  de  las  rentas  recauda- 
das en  todo  el  territorio,  en  los  tres  meses  vencidos  desde  el  día  diez 
de  Diciembre  del  ano  próximo  pasado  hasta  igual  día  del  mes  de  Mar- 
zo del  ano  corriente. 

2°.  Pasará  igualmente  una  relación  de  todos  los  empleados  de  la  lis- 
ta civil,  expresando  los  sueldos  que  disfrutan . 

3^.  (Comuniqúese  al  Gobierno  para  su  cumplimiento  etc. 

Clíucarro. 


Su  autor  la  fundó  en  estos  términos. 

La  minuta  de  decreto  que  he  presentado  tiene  por  objeto  el  adquirir 
los  conocimientos  precisos  del  estado  de  nuestras  rentas,  y  lo  que  ellas 
han  producido  en  la  cuarta  parte  del  año  que  se  recaudan  en  todo  el  te- 
rritorio del  listado.  Este  conocimiento  lo  considero  indispensable  por 
que  adquiriéndolo  podremos  formar  un  cálculo  mas  exacto  de  su  pro- 
ducto anual,  y  con  arreglo  á  él  nos  ocuparemos  de  la  organización  de 
los  diferentes  ram  )S  de  que  debe  componei'se  la  administración  del 
Pais. — Yo  he  observado  que  las  Legislaturas  que  nos  han  precedido, 
como  la  Asamblea  actual  solo  se  ha  ocupado  de  la  distribución  del  Te- 
soro público,  y  no  recuerdo  que  haya  un  solo  documenta  en  que  pueda 
rejistrarsc  lo  que  hnn  producido  nuestras  rentas:  esta  noticia  ha  sido  y 
es  esencial  á  los  Heprosentantes  del  Pueblo;  y  ya  que  por  el  estado  de 
Guerra  en  qne'nos  hemos  hallado  y  por  la  complicada  organización  en 
que  ha  estado  el  Pais,  no  hubiese  sido  posible  el  conseguirlo,  hoy  que 
afortunadamente  disfrutamos  de  la  quietud  que  la  Paz  trac  en  pos  de 
sí  y  que  nuestras  i'cntas  se  han  hecho  extensivas  á  todo  el  Territorio 
del  Estado,  es  tiempo  de  que  sepamos  lo  que  ellas  producen.  —  Los 
Pueblos,  Honorables  Representantes,  nos  han  constituido  en  arbitros 
de  sus  destinos,  pero  no  en  arbitros  absolutos,  sino  con  sujeción  á  los 
principios  que  ellos  han  proclamado  solemnemente;  esto  supuesto,  de 
cuya  regla  no  puede  separarse  todo  el  que  merezca  su  confianza,  nos 
impone  el  deber  de  exijir  riueel  Fljecutivodé  cumplimiento  á  lo  que  dis- 
pone en  el  ai'tículo  l.<^,  si  él  fuese  sancionado  como  lo  espera  su  autor. — 
Para  combinar  la  organización  de  un  Estado  es  muy  preciso  saber  los 
elementos  con  que  se  cuenta,  y  si  nosotros  ignoramos  lo  que  producen 


-310- 

nuestras  rentas  ¿  cómo  podemos  expedirnos  con  el  acierto  debido  al 
ocuparnos  de  este  importante  asunto  ? 

Por  estas  consideraciones  creo  que  los  señores  Representantes  con- 
vendrían en  la  utilidad  de  sancionar  la  minuta  de  decreto  que  está  &  su 
consideración. 

Fué  suficientemente  apoyada,  y  pasó  á  la  Comisión  de  Hacienda. 

El  señor  Presidente  indicó,  que  si  la  Asamblea  no  tenia  inconvenien- 
te se  devolveria  al  Gobierno  la  planilla  de  sueldos  que  solicitaba  en  la 
comunicación  que  se  habla  leido,  y  la  Sala  se  conformó. 

Resuelto  considerarse  sobre  tablas  según  prActica  la  minuta  de  de- 
creto de  la  Comisión  de  Peticiones  relativa  A  la  licencia  del  señor  Ca- 
via, se  mandó  leer  y  es  como  sigue: 

DICTAMEN 

Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  dol  Es- 
tado. 

La  Comisión  de  Peticiones  en  vista  de  la  solicitud  del  señor  Diputa- 
do don  Luis  Bernardo  Cavia,  y  do  las  c^iusas  ((uo  expone  para  solicitar 
licencia  por  veinte  días,  ha  acordado  aconsejar  á  Vuesti*a  Honorabili- 
dad se  le  conceda  á  cuyo  efecto  propone  á  la  consideración  de  los  seño- 
lees Representantes  la  adjuntii  minuta  de  decreto  pora  que  se  sirvan 
admitirla  y  sancionarla. 

La  Comisión  saluda  á  la  Honorable  Asamble^i  con  su  mas  distingui- 
da consideración  y  respeto. 

Aguada  do  Montevideo,  diez  y  seis  de  Marzo  de  mil  ochocientos 

veintinueve. 

* 

Lázaro  Oatha  —  Juan  Beniio  Blanco  —  Antonino 
Domingo  Costa. 

MINUTA  DE  DECRETO 

• 

Artículo  1^.  ~  Se  le  conceden  al  señor  Representante  don  Luis  Ber- 
nardo Cavia  los  veinte  días  de  licencia  que  solicita,  si  antes  no  entrase 
la  Asamblea  i\  discutir  la  Constitución  del  Estado. 

BUmco,—  Gadea. — CosUl 

— Se  puso  ¿x  discusión  general. 

líl  señor  Alcare^^  dijo:— Siendo  este  el  primerease  que  ocui-re  de  los 
prevenidos  en  la  resolución  de  la  Honorable  Asamblea  sobre  si  loa 


-311  - 

Diputados  licenciados  han  de  go3^r  dietas,  creo  que  sería  conveniente 
acordar  si  el  señor  Cavia  las  habia  de  disfinitar  ó  no:  esto  podria  servir 
de  regla  en  caso  semejante  y  convendría  declararlo  por  medió  de  una 
adición  en  el  proyecto. 

ti  señor  Costa --^  El  miembro  déla  Comisión  que  ha  redactado  el 
proyecto  no  se  halló  en  la  discusión  de  aquel  asunto,  y  los  demás  Seño- 
res no  lo  tuvieron  presente.  En  este  caso,  y  para  no  perder  el  tiempo 
volviendo  el  proyecto  á  la  Comisión,  el  que  habla  A  nombi^e  de  ella  se 
conforma  en  que  el  señor  Diputado  proponga  la  adición  que  guste. 

El  señor  Aleare::  —  Exprofeso  no  he  querido  emitir  mi  opinión  sobre 
este  particular,  porque  creo  que  debe  discutirse:  en  m¡  concepto  podría 
la  Comisión  hacer  una  nueva  redacción,  pasando  entre  tanto  la  Sala  & 
cuarto  intermedio . 

La  Asamblea  se  conformó . 

-—  Vueltos  á  sala: 

hl  seílor  Costa^  dijo  —  La  Comisión  no  ha  tenido  que  entrar  d  discu- 
tir la  nueva  redacción  porque  el  señor  Cavia  se  ha  apersonado  d  ella  y 
ha  dicho  que  no  queiia  disfrutar  las  dietas.  Por  lo  mismo  la  Comisión 
ha  creído  conveniente  declaraiio  en  un  segundo  artículo, 

—  Se  leyó  y  es  como  sigue: 

íf  Art.  2.0  Durante  el  tiempo  de  esta  Ucencia  no  disfrutará  dietas».  . 

Fueron  aprobados  sin  discusión  ambos  artículos. 

Después  de  esto  se  puso  en  discusión  el  proyecto  del  Taquígrafo 
anunciado  en  la  orden  del  día,  y  después  de  algunas  observaciones  se 
sancionó  en  los  términos  siguientes : 

MINUTA  DE  DECRETO 

Artículo  1.0  Habrá  un  Taquígrafo  para  la  redacción  de  las  sesiones 
de  la  Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del 
Estado.  , 

Art.  2.0  Disfrutará  de  la  dotación  de  mil  quinientos  pesos  anuales. 

Art.  3.0  Encárgase  al  Gobierno  de  su  más  pronta  adquisición. 

Concluido: 

El  señor  Cosía^  observó  que  la  Comisión  de  Peticiones  encargada  de 
redactar  el  Diario  de  Sesiones,  había  notado  las  dítlcultades  en  que 
se  encontraba  la  Secretaría  pam  dar  á  la  Comisión  las  copias  de  las 
actas,  y  aun  para  allanar  los  trabajos  atrasados;  que  por  consecuencia 
pedía  que  el  señor  Presidente  lo  pusiese  á  la  consiUeráclOa  de  Ift 


-'  312  — 

Asamblea,  á  fin  de  que  si  lo  tenía  á  bien  resolvieí*e  el  nombramiento 
de  otro  auxiliar,  en  su  concepto  Indispensable. 

El  señor  Presidente^  lo  propuso  á  la  Sala,  y  se  acordó  su  nombra- 
miento con  la  misma  dotación  que  tenía  el  anterior. 

No  habiendo  ningún  on'o  asunto  que  considerar  y  necesitándose  el 
día  de  mañana  para  la  impresión  de  los  proyi^ctos  entrados  hoy,  se  re- 
solvió que  la  Asamblea  se  reuniría  el  miércoles  á  la  misma  h  ^ra,  y  se 
levantó  la  sesión  á  las  ocho  y  cuarto  de  la  noche. 

Hav  una  rúbrica. 

Berro. 


En  la  Aojuada  de  Montevideo,  á  diez  y  ocho  de  Marzo  de  mil  ocho- 
cientos  veintinueve;  abicría  la  sc^sióa  ordinaria  con  lo^  Svífiores  Blan- 
co—Presidente; Al varez,  Blanco  (don  Juan  Benito),  Zubillaga,  Lapi- 
do, Pereira  (don  Gabriel ),  Ellauri,  Haedo,  Echeverriarza,Gadea, Ba- 
rreiro  (don  Manuel),  Barreiro  (don  Miguel),  Pagóla,  Núnez, Laguna, 
Chucarro,  Sierra,  Líimas  y  Berro ;  con  aviso  de  no  poder  asistir,  los 
señores  Masculino,  TrApani,  Costa,  Payan,  Ledesma  y  Masini ;  con 
licencia  los  señores  Zudáílez,  Cavia,  Luz  y  Sayago ;  sin  ella  ni  aviso, 
los  señores  Ramírez,  Guerra,  García,  Suárez  y  Fernández. 

Leída,  aprobada  y  Armada  la  acta  anterior,  se  dio  cuenta  de  dos  co- 
municaciones del  Gobierno,  fechas  diez  y  siete  del  corriente,  acusando 
re(*il)()  en  una,  de  la  ley  del  Escudo  de  Armas  que  hasancionad'j  Vues- 
tra Honorabilidad,  y  en  la  otra,  quedar  enterado  de  la  resolución  de  la 
Honorable  Asamblea  para  trasladarse  á  la  plaza  de  Montevideo  tan 
luego  sea  evacuada  por  las  tropas  brasileras.  —  Se  madaron  archivar. 

(yonforme  á  la  orden  del  día  se  puso  á  la  consideración  de  la  Sala  el 
proyecto  de  ley  sobre  Policía  presentado  por  la  Comisión  de  Legisla- 
ción, que  dice: 

DICTAMEN 

Augusta  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa. 

La  Comisión  de  Constitución  y  Legislación,  á  quien  se  le  pasó  el 
proye(*to  de  Ley  sobre  Policía,  que  había  presentado  el  Gobierno  y  fué 
cle^ef  hudo,  para  que  informase  sobre  el  con  una  nueva  redacción,  tiene 
el  honor  de  presentarla  en  diez  artículos  á  la  consideración  de  la 


"  '  313  — 

Augusta  Asamblea  para  que  se  sirva  aprobarla,  desecharla,  corregirla 
ó  adicionarla,  segün  lo  estimase  más  conveniente. 

La  Comisión  al  redactar  el  proyecto  del  modo  que  lo  ha  hecho,  tuvo 
en  vista  las  diferentes  observaciones  aducidas  en  la  discusión  anterior. 
Parece  no  hal)ersc  alejado  de  la  uniformidad  de  la  mayoría  en  que  se 
ponga  ya  en  eJei'(*icio  de  un  modo  regular  y  sistemado  esa  facultad,  ó 
más  bien,  ese  deber,  que  el  Ejecutivo  tiene  de  velar,  y  cuidar  de  los  di- 
ferentes ramos,  (lue  abraza  la  Policía.  Esto  supuesto  la  Comisión  ha 
creído  que  la  Ley  solo  debía  ocuparse  de  su  regularización,  de  los  nue- 
vos empl(\ados,  y  fondos-,  que  para  esto  se  necesitan,  y  del  modo  ó  for- 
ma en  que  el  Gobierno  deba  hacer  esta  delegación,  á  fin  de  que  su 
influencia  sea  igualmente  activa  y  benéfica  en  todos  los  puntos  del  te- 
rritorio del  Estado.  Parece  que  estos  fines,  y  la  economía  do  más  de 
diez  y  ocho  mil  pesos,  se  llenaran  con  el  i)royecto  adjunto.  Los  indivi- 
duos de  la  Comisión  indistintamente  están  encargados  de  dar  las  ex- 
plicaciones, que  se  exijan. 

La  Comisión  saluda  á  la  Augusta  Asamblea  con  su  más  profundo 
respeto  y  consideración  más  distinguida. 

Aguada,  Marzo  diez  y  seis  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

Cristóbal  Echeverrlarza — José  Félix  Zahüloga 
—  Lnis  B:r  nardo  Cavia-- José  EUauri. 

Augusta  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado. 

PROYPXTO  DE  LEY 

La  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado,  usan- 
do de  la  soberanía  ordinaria  y  extraordinaria  (]ue  reviste,  ha  acordado 
y  decreta  con  valor  y  fuerza  de 

LEY 

Artículo  Lo  Se  regularizará,  y  uniformará  laPoliciacn  todo  el  Es- 
tado. 

Art.  2.0  El  Delegado  del  Poder  Ejecutivo  de  cada  Departamento  será 
Jefe  de  Policía  en  todo  él. 

Art.  3.0  Para  que  dichos  Jefes  puedan  expedirse  cx)n  actividad  en  tan 
importante  ramo,  se  crean  los  empleos  suboliernos  siguientes: 
Diez  y  seis  Comisarios  con  seiscientos  pesos  anuales  cada  uno.     9. 600 

Treinta  celadores  con  tres  cientos  pesos  Ídem 9.000 

Total  en  dichos  sueldos  cada  año.     .     .     .     .     .     .  18  600 


-314- 

Art  i.^  El  Grobierno  barii  entresacar  de  las  tropas  permanentes  del 
Estado,  ios  individuos  que  repute  mas  adecuados,  y  hasta  el  número  que 
considere  necesario  para  el  auxilio  de  la  Policía. 

Art.  5.0  Esta  fuerza  armada,  y  los  subalternos  que  establece  el  ar* 
ticulo  tercero,  serán  mandadas  distribuir  en  los  diferentes  Departa- 
mentos del  Estado,  en  la  proporción  que  lo  exijan  sus  atenciones,  y  A 
las  inmediatas  órdenes  de  sus  Jefes. 

Art.  6.<>  Todo  impuesto,  contribución,  derecho  ó  multa,  cuya  recau- 
dación esto  á  cargo  de  la  Policía,  se  vertirá  en  la  Receptoría  del  res- 
pectivo Departamento,  con  su  debida  cuenta  y  razón. 

Art.  7.0  En  los  Departamentos  en  que  hasta  ahora  haya  habido  mé* 
dicos  llamados  de  ciudad,  continuarán  estos  con  la  dotación  de  quinien- 
tos pesos  anuales,  y  bajo  el  título  de  Médicos  de  Policía,  hasta  que  las 
circunstancias  permitan  que  pueda  haber  uno  en  oída  Departamento. 

Art.  8.0  A  mas  do  los  gastos  expresados  en  los  artículos  preceden- 
tes, se  asignan  para  la  construcción  do  corros  de  limpieza,  herramien- 
tas y  hnbitación  en  gcnoi*al  de  los  Departamentos  que  el  Gobierno  es- 
time ya  susceptibles  de  tales  mtyoras,  cuatro  mil  pesos  anuales  que 
se  entregarán  (!on  el  debido  cargo. 

Art.  9»^  El  Gobierno  formará  á  la  mayor  brevedad  un  reglamento  de 
Policía  que  cii*culará  á  todos  los  Departamentos  encargando  su  mas 
puntual  observancia. 

Art.  10.  Comuniqúese  al  Gobierno  Provisorio  para  su  publicación  y 
cumplimiento. 

Echever$iíirzñ,'^Cavia.  —ZuhUlaga,  ^EUauri. 

El  señor  Lapido^  pidió  la  palabra  y  dijo  —  En  mi  opinión,  para  dis- 
cutirse este  asunto,  es  necesaria  la  asistencia  del  señor  Ministro  de  Go- 
bierno y  pido  que  se  le  llame. 

EL  señor  Chucdrro~\o  apoyarla  el  dictamen  del  señor  Diputado 
si  la  Asamblea  pudiese  entrar  en  la  discusión  de  este  asunto ;  pero  en 
mi  opinión  no  puede  ser  asi,  por  que  la  Comisión  parto  on  su  proyecto 
de  una  base  falsa.  Tal  es  la  de  que  el  Delegado  del  Poder  Ejecutivo  de 
cada  Departamento  será  el  Jefe  de  Policía  en  todo  til. 

No  existiendo  estos  Delegados  no  puede  establecerse  la  Policía  bajo 
esta  forma,  y  de  consiguiente  creo  innecesaria  su  discusión 

El  señor  Ellaurl  —  La  observación  que  acaba  de  hacerse,  en  con- 
cepto dol  miembro  de  la  Comisión  que  habla,  es  Inoportunjiv  pues  que 
se  está  discutiendo  el  proyecto  en  general;  y  se  reserva  c^ntostarla 
cuando  se  considere  en  particular» 


-315- 

El  señor  Gadea  —  Creo  que  el  proyecto  en  general  estA  ya  aprobado 
por  el  Cuerpo  en  la  discusión  anterior  de  este  asunto :  el  motivo  de  ha- 
berse pasado  á  la  Comisión  fué,  el  no  haberse  aprobado  el  artículo  l.<^ 
del  proyecto  del  Gobierno  y  por  consecuencia  no  debe  volverse  (x  discu- 
tir en  general. 

El  seilor  AlcLU'e^ —  ^X  l^voyacio  debe  discutirse  en  general  porque 
estA  enteramente  variado  del  que  presentó  el  Gobierno.  Puede  ser  re- 
chazado en  general,  pues  como  ha  dicho  un  señor  Diputado  está  traza- 
do sobre  una  base  falsa,  y  por  lo  mismo  creo  que  debe  discutirse. 

Se  puso  á  votación  como  cuestión  previa  si  la  discusión  habla  de  ser 
en  particular  —  negativa. 

Discusión  en  general. 

El  señor  EUauri  —  Sobre  la  observación  que  se  ha  hecho,  repito  lo 
que  antes  he  dicho :  —  La  base  del  proyecto  es ;  que  se  establezca  la 
Policía,  y  cuando  se  trate  del  segundo  artículo  contestaré  (i  ella. 

El  señor  Garlea  —  Es  preciso  ser  consecuente  en  los  principios  —  Se 
ha  dicho  en  el  Cuerpo  que  la  conveniencia  de  un  proyecto  se  resolvía 
en  su  adopción  en  general.  Quisiera  que  se  me  dijera. ¿  qué  habla  im- 
portado la  admisión  del  proyecto  del  Gobierno  sobre  Policía  en  geno- 
ral  ?  Está  sancionado  que  debe  haber  Policía  y  solo  se  trata  ahora  do 
ari-eglar  la  forma :  es  claro  pues  que  la  discusión  debe  ser  sobre  el  pro- 
yecto en  particular. 

El  señor  Pereira  ( don  Gabriel )  —  Estoy  conforme  con  lo  que  ha  di- 
cho el  séñoi'  Diputado  por  que  después  de  sancionar  la  Sala  que  haya 
Policía,  debemos  empezar  A  tratar  el  proyecto  en  particular;  pero  co- 
mo ha  dicho  un  señor  Diputado,  para  esto  es  necesario  la  asistencia 
del  señor  Ministro. 

El  señor  Gadea  —  A  mas  de  lo  que  se  ha  dicho,  sería  preciso  que  en 
la  deliberación  de  este  asunto  tan  grave  entrásemos  improvisando, 
por  que  habiéndose  repartido  tarde  el  proyecto,  los  señores  Diputados 
no  han  tenido  tiempo  de  considerarlo.  En  la  otra  sesión  me  opuse  á  la 
creación  de  la  Policía  por  los  injentes  gastos  que  ella  demanda,  y  óiros 
mil  inconvenientes  que  encontraba  en  la  realización  del  proyecto;  pero 
habiendo  sancionado  la  Sala  el  que  se  establezca,  no  sé  como  puede 
volverse  á  tratar  en  general  —  Solo  nos  resta  pues  discutirlo  en  parti- 
cular, y  aun  asi  necesitamos  tiempo  para  meditarlo. 

Elseñor  Chuca  fro-- La  Salíx  ha  manifestado  en  la  sesión  anterior, 
sobre  poHcía,  la  necesidad  de  establecerla,  pero  no  en  la  forma  que  lo 
proponía  el  Gobierno.  Al  tratar  pues  de  su  base  fundamental  que  era 
el  artículo  1.®  fué  rechazado,  y  por  eso  pasó  á  la  Comisión.  Está  en  su 


—  310  — 

proyecto  parte  de  un  supuesto  falso  como  es  el  que  presenta  en  el  artí- 
culo 2.^,  y  por  consiguiente  creo  que  debe  volver  á  la  Comisión  para 
que  lo  redacte  de  nuevo. 

El  señor  Ellauri — Todos  las  razones  que  se  han  aducido  no  hacen 
mas  íjue  ocuparnos  el  tiempo  en  una  discusión  inútil,  y  repito  que  las 
contestai-é  al  considerarse  el  proyecto  en  particulai*. 

Declarado  el  punto  por  suficientemente  discutido,  se  puso  á  votación 
si  se  consideraba  el  asunto  en  particular,  y  resultó  la  afirmativa. 

En  discusión  el  artículo  1^. 

El  señor  Barreiro  ( don  Miguel )  —  Se  i*eguiarizará  y  uniformará  la 
Policía  en  todo  el  Estado,  dice  el  artículo:  quisiera  que  los  Señores  de 
la  Comisión  nos  explicasen  todos  los  oljjetos  de  este  artículo,  para  en- 
trar en  su  discusión  con  mas  conocimiento. 

El  seilor  Elln.nri  —  La  Comisión  no  se  ha  propuesto  señalar  todos  los 
objetos  de  la  Policía  porque  ellos  son  bien  conocidos  Sin  embargo,  he 
oído  en  discusiones  anteriores  á  un  Señor  Diputado,  que  la  Policía  os 
una  parte  del  poder  judicial,  y  esto  es  una  equivocación:  no  es  lo  mis- 
mo la  policía  preventiva  que  la  Policía  judicial.  La  primera  que  es  la 
de  que  trata  el  artículo  en  cuestión,  es  puramente  atribución  del  Poder 
Ejecutivo,  y  tal  es  el  sentido  en  que  está  concebido. 

El  señor  Barreiro  ( don  Miguel )  —  Por  lo  mismo  que  el  señor  Dipu- 
tado distingue  la  Policía  preventiva  de  la  judicial,  debía  expresai'lo  en 
el  artículo.  Sea  una  policía  preventiva  ó  no,  yo  creo  que  siempre  será 
una  parte  del  poder  judicial,  y  á su  tiempo  fundaré  esta  opinión,  pero 
entretanto  creo  que  convendría  poner  esa  adición  de  preventiva. 

El  señor  Ellauri —  La  Comisión  cree  que  sería  redundante  esta  adi- 
ción, peiT)  sin  embargo  no  tendrá  embarazo  en  (jue  se  ponga. 

Puesto  á  votación  el  articulo  como  estaba  en  el  proyecto,  Jué  apro- 
bado. 

Puesto  á  discusión  el  artículo  2^.  se  suscitó  una  cuestión  de  hecho 
sobre  si  existían  ó  no  en  los  respectivos  Departamentos  los  Delegados 
del  Ejecutivo  que  él  señala;  y  no  pudiendo  resolverse  sin  la  asistencia 
del  Señor  Ministro  de  Gobierno  se  acordó  pasarse  á  cuarto  de  interme- 
dio mientras  se  le  llamaba. 

Vueltos  á  Sala. 

El  señor  Presidente  —  Anunció  que  el  Ministro  había  avisado  no  po- 
der asistir  por  indisposición. 

En  este  estado  la  Asamblea  resolvió  se  suspendiese  la  discusión  de 
este  asunto  hasta  la  pi'óxima  sesión,  fundándose  en  la  necesidad  de  los 


—  317  — 

informes  del  Ministerio,  y  en  que  los  Señores  Diputados  no  habían  te- 
nido el  tiempo  suflciente  para  meditarlo. 

En  consecuencia  se  puso  á  la  consideración  de  la  Sala  el  Proyecto 
sobre  patentes. 

H  señor  Ministro  de  Hacienda  —  Creo  (jue  esti*.  proyecto  está  en  el 
mismo  caso  ((ue  el  anterior,  porque  al  menos  el  Ministei-io  lo  ha  i*eci- 
bido  muy  tarde ;  y  siendo  aun  más  minucioso  que  el  de  Policía,  sería 
conveniente  dar  á  los  señores  Diputados  tiempo  para  meditarlo,  antes 
de  entrar  en  la  discusión.  —  Pido,  pues,  que  se  suspenda  su  conside- 
ración. 

La  Sala  acordó  que  se  suspendiese. 

El  señor  Presidente —  Indicó  ú  la  Asamblea,  que  el  motivo  de  la  tar- 
danza en  repartir  los  proyectos  había  sido  un  error  de  consecuencia 
notado  después  de  su  primera  impresión ;  y  en  seguida  puso  á  su  con- 
sideración el  nombramiento  del  otro  Secretario,  según  estaba  resuelto 
anteriormente. 

El  señor  Barrciro  (  don  Miguel )  Habiendo  acordado  la  Sala  la  ad- 
quisición de  un  Taquígrafo  que  ciertamente  aliviará  mucho  el  recargo 
de  los  trabajos  de  un  solo  Secretario,  creo  excusado  el  nombramiento 
del  otro.  Por  lo  mismo  pido  que  se  ponga  en  discusión  nuevamente,  si 
se  ha  de  nombrar  ó  no  el  otro  Secretario. 

—  Fué  apoyada  esta  indicación,  y  la  Sala  resolvió  que  se  discutiese. 

El  señor  Alearen  —Me  parece  que  el  nombramiento  del  Taquígrafo 
no  nos  releva  de  la  necesidad  del  otro  Secretai-io,  porque  según  el  re- 
glamento el  uno  debe  est^ir  encargado  del  Diario  de  Sesiones,  y  el  otro 
de  la  redacción  y  lectura  de  las  actas.  Adiimás,  habiendo  dos  Secreta- 
rios, llevarán  así  las  actas  como  los  diarios,  un  carácter  más  fidedigno 
por  que  estando  á  cargo  de  uno  sólo,  la  menor  equivocación  que  él  pa- 
deciese, podría  hacer  variar  el  sentido  de  un  discurso.  Lo  único  que 
puede  objetarse  es  la  economía  de  las  rentas;  pero  el  que  habla  cree 
que  habrá  un  señor  Diputado  que  sin  más  dotación  que  sus  dietas  se 
encargai'ía  de  desempeñar  el  cargo,  y  este  temperamento  le  parece 
muy  ventajoso.  Para  esto  sería  también  necesario  variar  lo  que  previe- 
ne el  reglamento  á  este  respecto  y  no  puede  hacerse  sin  una  especial 
resolución  de  la  Asamblea.  Sobre  estas  observaciones  podrán  adelan- 
tar las  suyas  los  señores  Representantes. 

is¿  5e/¿o/^  A7/a¿¿/'¿  — Las  reflexiones  aducidas  por  el  señor  Diputado 
que  me  ha  precedido  en  la  palabra  me  hacen  fuerza;  y  si  en  efecto  hay 
uno  del  Cuerpo  que  con  sólo  el  goce  do  las  dietas  quiera  desempeñar, 
el  cargo  del  otro  Secretario,  habremos  adelantado  mucho.  Sin  embaí^ 


-  318- 

go,  me  ocurro  una  duda,  y  es  la  de  que,  si  coucluído  el  término  de  la 
Representación,  ese  Diputado  deberá  continuar  disfrutándolas  dietas, 
ó  señalársele  el  sueldo  de  Secretario,  Salvada  ósta,  estoy  muy  con- 
forme. 

El  señor  Alvar ez  —  El  que  habla  se  halla  en  a  misma  duda  que  el 
señor  Diputado,  y  como  su  indicnción  hapíirtido  de  un  acto  voluntfirio, 
no  había  previsto  esta  diflcultad ;  pero  si  la  Sala  lo  acordase,  se  encar- 
gará de  consultarlo  y  presentaré  un  proyecto  en  la  próxima  sesión. 
Entretanto,  puede  suspenderse  la  discusión  de  este  asunto,  y  de  este 
modo  se  llenarán  también  las  formas  que  previene  el  reglamento  para 
la  variación  de  alguno  de  sus  artículos. 

—  Fué  apoyada  suflcientemente  esta  indicación. 

El  señor  Bar  reí/ *o  (don  Miguel)  —  Soy  de  la  misma  opinión  que 
haya  un  individuo  del  Cuerpo  que  quiera  encargarse  de  desempeñar  un 
cargo ;  pero  habiendo  la  duda  que  se  ha  tocado,  es  necesario  que  sobre 
ella  recaiga  una  resolución  de  la  Asamblea. 

Declarado  el  pumo  suficiente  discutido,  se  puso  á  votación  si  se  sus- 
pendería ó  no,  la  discusión  de  este  apunto,  y  resultó  la  afirmativa. 

Hil  señor  Alow^e^-^  Quedó  encargado  de  presenUir  un  proyecto  en  la 
próxinm  sesión,  y  no  habiendo  otro  asunto  de  que  ocuparse  la  Asam- 
blea, se  levantó  la  sesión  á  las  ocho  y  media  de  la  noche. 

Hay  una  rúbrica. 

Berro. 


En  la  Aguada  de  Montevideo,  á  veinte  de  de  Marzo  de  mil  ochocien- 
tos veintinueve ;  abiei-ta  la  sesisón  ordinaria  con  los  señoi'es  Blanco- 
Presidente,  Berro,  Payan,  Lamas,  Chucarro,  Costa,  Laguna,  Sierra, 
Nuñez,  Barreiro,  (don  Manuel ),  Barreiro  (don  Miguel),  Gadea,  Haedo, 
Pereira  ( don  (iabriel),  Lapido,  Zubillaga,  Alvarez  Trájíani,  Ellauri, 
Blanco  (don  Juan  Benito)  y  Echeverriarza;  con  aviso  de  no  poder  asis- 
tir, los  señores  Masculino,  Lcniesma,  Pagóla  y  Masini ;  con  licencia,  los 
señores  Cavia,  Sayago,  Luz  y  Zudañez;  sin  ella  ni  aviso,  los  seftoi'es 
Ramirez,  Guerra,  Garcia,  Suarez  y  Fernandez  : 

Leída,  aprolmda  y  firmada  la  acta  anterior,  símHó  cuenta  del  dicta- 
men de  la  Comisión  de  Hacienda  en  que  aconseja  no  deber  hacerse  lu- 
gar al  proyecto  presentado  por  el  señor  Lamas,  relativo  al  pago  de  las 
dietas  de  los  Representantes,  en  papel  moneda— que  se  repartirla. 


-  310  - 

De  una  comunií-ación  del  señor  Pereira  de  la  Luz  en  que  avisa  ha- 
ber recibido  la  licencia  acordada  por  la  Asamblea— Se  mandó  archi- 
var. 

El  proyecto  de  que  quedó  encargado  presentar  el  señor  Alvaroz  en 
la  última  sesión  redactado  en  los  siguientes  términos : 

PROYECTO  DE  ADICIÓN  AL  REGLAMENTO 

Artículo  l.o  Los  Secretarios  de  la  Asamblea  General  podrán  ser 
nombrados  de  su  mismo  seno. 

Art,  2.«  Los  Diputados  nombrados  Secretarios,  conservarán  el  ejer- 
cicio de  su  representación. 

Art,  3/  Ningún  Diputado  podrá  ser  compelido  á  admitir  dicho  cargo 
de  Secretario* 

Art.  4.0  No  disfrutan  mas  sueldo  que  sus  dietas  mientras  duran  las 
sesiones. 

Art.  5-«  Los  Diputados  Secretarios  despacharán  en  la  Mesa  del  Pre- 
sidente. 

Aloarej. 

m 

Pasó  á  la  Comisión  de  Legislación. 

Concluido  se  puso  en  discusión  el  articulo  2.<>  del  Proyecto  de  Policía 
que  quedó  ijcndiente  en  la  última  sesión. 

El  señor  Ellaari —  Dijo,  que  habiendo  quedado  pendiente  la  discu- 
sión de  este  articulo  por  haber  ocurrido  la  duda  de  hecho,  sobro  sí  en 
las  Departamentos  existen  ó  no  Delegados  del  Gobierno,  esperaím  que 
el  señor  Ministro  de  Gobierno  se  sirviese  aclararla. 

hl  8€fi04'  Minislixy  de  Gobierno  —  Omtestó:  que  los  Delegados  del  Go- 
bierno en  los  diferentes  Departamentos  eran  los  Consejos  de  Admi- 
nistración y  los  Alcaldes,  pero  que  siendo  la  atribución  esencial  de  es- 
tos, la  administración  de  Justicia  no  podia  encargárseles  el  servicio 
activo  que  demandalmn  los  diferentes  ramos  de  la  Policía,  mucho  mas 
cuando  los  cargos  que  estaban  desempeñados  eran  concejibles  y  por 
consecuencia  sin  sueldo. 

El  señor  ElUuiri  —  Añadió  que  la  Comisión  estaba  persuadida  qu<». 
los  Delegados  del  Gobierno  eran  los  comandantes  militares  de  los  res- 
pectivos Departamentos,  y  que  no  siendo  así,  el  Gobierno  podia  y  de- 
bía nombrar  Jefes  Delegados.  Que  el  objeto  de  la  Comisión  era  que  la 
Delegación  do  las  facultades  del  Gobierno,  no  fuesen  en  un  solo  Juez 
de  Policía,  sino  que  en  cada  Departamento  hubiese  un  Jefe  que  velase 


-  asó- 
la conducta  de  los  subnltomos,  sin  que  los  vecinos  á  quien  se  hubiese 
inferido  agravio  tuviesen  que  ocurrir  á  la  Capital. 

Sobre  estose  sostuvo  una  detenida  discusión  en  pro  y  contra  del  ar- 
tículo, y  se  pasó  á  cuarto  de  intermedio. 

Vueltos  á  Sala. 

El  señor  Chaca rro  —  Observó  que  según  la  razones  que  se  habían 
aducido,  el  objeto  esencial  que  la  Comisión  se  proponía,  ei-a  regulari- 
zar la  Policía  en  todo  el  listado,  y  marcar  sus  empleados;  y  que  al  efec- 
to proponía  que  el  proyecto  volviese  ala  Comisión  para  que  i*edactase 
de  nuevo. 

El  señor  Costa  —  En  una  de  las  sesiones  anteriores  manifesté  mi  opi- 
nión contra  el  i)royecto  que  nos  ocupa,  considerando  las  dificultades 
que  tendría  el  Gobierno  en  encontrar  hombres  de  tantas  virtudes  que 
opriman  á  los  ciudadanos,  y  sin  reparar  los  males  que  abusando  de  su 
autoridad  pueda  cometer  un  Comisario. 

Por  lo  mismo  creo  necesario  el  nombramiento  de  un  Jefe  de  Policía 
en  cada  Departamento,  con  la  dotación  correspondiente,  y  pido  que  el 
artículo  adicione  en  este  sentido,  creo  que  nunca  pueden  ser  excesivas 
los  cantidades  que  se  empleen  en  gai'antir  la  seguridad  individual  de 
los  ciudadanos  y  sus  propiedades.— Siendo  esta  la  primera  base  de  la 
Sociedad  no  puede  jamás  economizarse  en  un  objeto  tan  sagrado. 

El  señor  Ellauri — Expuso,  que  la  Comisión  había  creído  avanzarse 
en  indicar  el  nombramiento  de  un  Jefe  de  Policía  en  cada  Departa- 
mento pero  que  por  su  parte  no  tendrá  embaivtzo  en  que  se  adicione  (^l 
artículo  como  ha  dicho  el  señor  Diputado,  ni  tampoco  en  que  se  les  se- 
ñale su  dotación  sin  embargo  de  que  no  le  parece  oportuno. 

El  señor  Barrei/v  (don  Miguel)  —  Después  que  el  señor  Ministro 
ha  dicho  que  no  existen  \()s  Delegados  del  Gobierno  (jue  el  articulo  se- 
ñala, no  debió  continuar  su  discusión  —  La  Comisión  admite  ahora  la 
adición  que  se  ha  propuesto,  pero  para  esto  puede  haber  varios  incon- 
venientes—Por lo  mismo  ci*eo  que  debe  volver  á  la  Comisión. 

El  señor  Cliíicarro  —  Habiendo  arribado  la  Asamblea  al  convenci- 
miento de  que  no  <^\i^?ten  esos  Delegados,  y  conforme  la  Comisión  en 
que  se  adicione  el  artículo,  creo  que  es  preciso  descendei*  á  otros  ar- 
tículos del  pi'oyecto.  Por  otra  i)arte,  los  Jefes  que  se  esiabkv.can  deben 
tener  sus  oficinas,  empleados  ele,  con  su  competente  dotación,  y  poi^  lo 
mismo  creo  indispensable  que  vuelva  á  la  Comisión  para  según  la 
observaciones  que  se  han  hecho  redacte  de  nuevo  el  piT)y(»(»t(). 

El  señor  Ellauri  —Las  observaciones  que  se  han  hecho  pi*esian  su- 
ficientes conocimientos  á  la  Asamblea,  y  nada  puede  agregarse  de 


s 


—  321  — 

nuevo:  pido  pues  -^e  vote  si  el  artículo  está  suficiente  discutido,  y  si  la 
Sala  lo  acuerda,  se  pase  á  cuarto  de  intermedio  parador  lugar  á  que 
se  redacte  con  la  adición  que  se  lia  propuesto. 

El  señor  Barrcu'o  (don  Manuel  )--La  ói-den  del  día  se  ha  pasado  en 
el  supu(.vsto  de  que  los  Delegados  existían,  y  no  siendo  así,  esta  es  una 
cuestión  separada  que  debe  meditarse;  no  puede  pues  discutirse  sin 
fallar  á  las  formas. 

El  señor  hilan ri—\. ti  discusión  ha  girado  desde  el  principio  en  el 
concepto  de  que  no  existen  los  Delegados,  y  de  consiguiente  no  hay  tal 
falla  de  formas.— Si  sobre  esto  hay  que  hacer  observaciones  pueden 
hacerse. 

Se  puso  á  votación  si  había  de  cerrarse  la  discusión  ó  no,  y  resultó 
la  afirmativa. 

La  Sala  acordó  se  pase  á  cuni'to  de  intermedio  —  y  que  entretanto  se 
redactase  el  artículo  según  la  adición  propuesta  por  el  señor  Costa. 

Vuelta  á  Sesión. 

Se  puso  á  votación  el  artículo  según  estaba  redactado  en  el  proyecto 
de  la  Comisión  v  resultó  desechado. 

«y 

Se  levó  el  artículo  nuevamente  redactado  en  estos  términos: 

((  2.^  El  Poder  Ejecutivo  nombrará  un  Jefe  de  Policía  en  cada  De- 
partamento ». 

(^  3  ^  La  dotación  de  cada  uno  de  estos  Jefes  sei  á  de  mil  doscientos 
pesos  anuales. 

Puesto  en  discusión  el  artículo  2p 

El  señor  G  (idea — Hizo  presente  que  la  nueva  redacción  salvábalos 
inconvenientes  qu»^.  se  habían  tocado  en  el  curso  de  la  discusión,  esta- 
bleciendo un  Jefe  central  en  cada  Departamento;  y  que  esta  medida 
garantía  la  libertad  de  los  ciudadanos  y  sus  propiedades,  objeto  esen- 
cial del  establecimiento  de  la  Policía. 

Ei  señor  Cliucarro  -hisistió  en  (jue,  para  discutirse  (íste  asunto  con 
más  conocimiento  y  combinar  todos  los  artículos  del  proyecto  con 
arreglo  á  la  adición,  debía  volver  á  la  Comisión :  y  apoyada  suficien- 
temente esta  indicación,  fué  puesta  á  votación  y  resultó  la  negativa. — 
En  este  estado  y  siendo  la  hora  avanzada,  se  levantó  la  sesión  á  las 
diez  de  la  noche,  anunciándose  que  continuaría  mannna  á  la  mis- 
ma hora. 

Hay  una  rúbrica. 

Berro. 

21* 


—  :^¿  — 

En  Ja  Aguada  de  Montevideo,  A  veinlilres  do  Marzo  do  mil  ochocien- 
tos veintinueve;  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores  Pereira, 
Vico  Presidente;  Berro,  Pnyáii,  Lamas,  Chucarro,  Sieri-a,  Costa,  Núñcz, 
Pagóla,  Barreiro  (don  Manuel),  Barreiro  (don  Miguel),  Gadea, 
Echeverriarza,  Haedo,  Eliauri,  Lapido,  Zubillaga,  Alvarez  y  Blanco 
( don  Juan  Benito);  con  aviso  de  no  poder  asistir,  los  señores  Blanco, 
Presidente,  Masini,  Ledesma,  Masculino,  Laguna  y  Trápani;  con  li- 
cencia, los  señores  Cavia,  Luz,  Zudañez  y  Sayago ;  sin  ella  ni  aviso,  los 
señores  Ramírez,  Guerra,  Varcía,  Suarez  y  Fernandez. 

Leída,  aprobada  y  firmada  la  acta  anterior,  se  dio  cuenta  de  los  asun- 
tos que  habían  entrado,  poi^cl  orden  siguiente: 

Una  comunicación  del  Gobierno,  fecha  diez  y  nueve,  acusando  el  re- 
cibo de  la  resolución  de  la  Asamblea  para  la  adquisición  de  un  Taquí- 
grafo.—  Se  mandó  archivar. 

Otra  de  la  misma  fecha  acompañando  el  Proyecto  do  Ley,  sobfv; 
sueldos  del  Ejército  y  Armada.  —  l^isó  á  la  Comisión  Militar. 

Otra  de  fecha  veintiuno  con  un  Proyecto  de  Ley  para  la  creación  de 
la  clase  de  Generales  en  el  Estado.  —  A  la  misma  Comisión. 

Un  diciámen  de  la  Comisión  especial  acompañando  un  proyecto  re- 
lativo al  método  que  debe  seguirse  para  la  pul)licac¡ón  de  las  inasis- 
tencias de  los  señores  Representantes  en  las  Sesiones.  Que  se  repar- 
tiría. 

Concluido,  el  siMlor  N'ice  Presideute  puso  á  la  consideración  de  la 
Sala  el  artículo  2.*^  del  Proyecto  de  Policía  redactado  por  el  señor 
Costa. 

Kl  i<cno!'  hikmri\)n\\ó  la  polabra  y  dijo  :  Desechado  el  artículo  que 
redactó  la  ('omisión  y  presentado  nuevament(í  el  que  se  ha  puesto  á 
discusión,  paiHM'e  que  se  llena  el  vacío  que  se  encontró  en  aquel.  Sin 
embargo,  siendo  los  Consejos  de  Administración  como  ha  dicho  el 
señor  Ministro,  los  (Micargados  de  los  i-amos  Gobernativos,  tal  vez  sus 
atribuciones  podrán  chocar  con  las  delJefe  de  Policía.  —  Para  salvar 
este  inconveniente  y  otros  qui^  pudieran  presentarse,  la  Comisión  ha 
creído  conveniente  pi'esentar  un  Proyecto  de  Ley  para  el  nombramien- 
to de  Jefes  Políticos  en  los  Departamentos,  y  [áde  que  si  mereciese  la 
aprobación  de  la  Asamblea  se  considere  con  preferencia,  suspendién- 
dose entre  tanto  la  discusión  del  artículo.  -  Se  leyó  y  es  como  sigue  : 

PROYECTO  DE  LEY 

La  Asamblea  General  Constituyente  y  Legis'ativa  del  Pastado,  usan- 


-  :m  - 

do  (le  la  soberanía  ordinaria  y  exiraordinaria  que  reviste,  ha  acordado 
y  decreta  con  valor  y  fiiei*za  de 

LEY: 

Arííciilo  1.0  Ínterin  la  Constitución  establece  la  forma  permanente 
de  gobiei'no  de  los  Departamentos  del  Estado,  habrá  en  cada  uno  de 
ellos  un  agente  del  Poder  Ejecutivo  con  el  título  de  Jefe  Político. 

2p  Estos  Jefes  gozarán  la  dotoción  de  mil  y  doscientos  pesos  anuales. 

3.0  Serán  nombrados  por  el  actual  Gobernador  y  Capitán  General. 

4.0  Sus  atribuciones  y  facultades  serán  detalladas  en  un  reglamento 
especial,  que  formará  el  referido  Gobernador,  y  se  los  circulará,  encar- 
gándoles su  más  puntual  observancia. 

5.0  Cada  uno  de  dichos  Jefes  tendrá  para  su  despacho  una  oficina 
servida  por  un  oficial  escribiente,  con  la  dotación  de  trescientos  pesos 
anuales. 

iV'  Las  funciones  de  los  Consejos  de  administi'ación,  Ínterin  ellos  no 
fijcsen  suprimidos  i)or  Ley,  quedai-án  pui'amente  reducidos  á  adminis- 
trar justicia. 

Zubillaga  —Erheverriaza  - Ellauri — Nuñcz. 

Fué  suficiente  apoyada  la  indicación  del  señor  Ellauri. 

Ll  señor  Gaflca—Nü  encontraría  inconveniente  ninguno  en  que  para 
considerarsií  el  proyecto  que  acaba  de  leerse,  se  supendiese  la  discu- 
sión del  ai'fículo,  si  con  este  paso  no  se  infringiese  el  reglamento— Sería 
necesai'io  haberlo  repartido  con  la  orden  del  día  para  que  los  señores 
Diputados  hubiesen  tenido  tiempo  de  meditarlo.  A  más  de  esto,  sería 
también  preciso  que  pai*a  tratarse  este  asumo  estuviese  presente  el  se- 
ñor Ministro. 

Por  otra  pai-te  la  Asamblea  se  ha  ocupado  de  él,  varias  sesiones  sin 
que  hasta  ahoi'a  haya  podido  arribar  á  su  resolución:  propongo  pues, 
que  .S(í  declare  la  Sala  en  Comisión  Genei'ol — á  fin  de  que  discutiéndo- 
se con  toda  lib^'^rtad  pueda  logrearse  su  más  pronta  conclusión. 

Ll  scítor  Costa — Sin  eml)argo  de  que  he  apoyado  el  proyecto  de  Ley 
que  ha  prí^sentado  la  Comisión,  me  adhiero  á  la  moción  del  señor  Di- 
putado, convencido  de  que  así  podremos  arribar  más  fácilmente  á  una 
r.jsolución. 

Fué  también  apoyada  por  otros  señores. 

El  scítor  Kllnuri-Auíi  Comisión  no  tiene  tampoco  inconveniente  en 


-  324  — 

quo  se  rouna  la  Asamblea  enComi:?¡ón  General,  teniendo  á  la  visto  el 
proyecto  presentado. — Solo  encuentra  la  diflcultad  de  la  hora  en  que 
debe  ix-unirse,  y  quisiera  que  alguno  de  los  señores  indicase  algún  me- 
dio áeste  respecto. 

Kl  señor  Aloai'ez — Yo  creo  que  la  única  hora  en  que  la  Asamblea 
puede  reunirse  es  lado  las  sesiones,  y  por  consiguiente  siendo  el  objeto 
el  arribar  á  una  resolución,  pido  que  la  Sala  se  declare  ahora  mismo 
en  Comisión  General. 

Apoyada  suficiente  se  puso  á  votí\ción  y  resultó  afirmativa. 

El  señor  Vire  P/xv/c/en/e— Anunció  que  continuaría  la  sesión  cuan- 
do la  Comisión  General  haya  despachado,  suspendiéndose  la  presente 
á  las  siete  v  media  de  la  noche. 
Hav  una  rubrica. 

Ber/'O. 


En  la  Aguada  de  Montevideo,  á  treinta  de  Mai-/o  de  mil  ochocientos 
veintinueve;  abierta  la  sesión  ordinaria  ron  los  señores:  Pereii-a,  Vice- 
presidente, liei-j-o,  Payan,  Síeri-a,  Costa,  Chucarro,  Pagóla,  Masini,  La- 
mas, Lodesnia,  HaiTeii*()(  don  Manuel ),  Barreiro  (  don  Miguel ),  Gadea, 
Echeverriar/a,  Laguna;  Haedo,  Zubillaga,  Trápani,  Alvarez,  Blanco 
(don  Juan  Benito)  y  P^llauri;  con  aviso  de  no  poder  asistir,  los  señores: 
Blanco,  Presidente— Masculino,  Lapido;  con  licencia  los  señores:  Luz, 
Sayago,  ('avia  y  Zudañez;  sin  ella  ni  aviso,  los  señores  Hamirez,  Gue- 
ira.  García,  Suarez,  F(MMiandez  y  Nuñez. 

Coní'luida  la  Comisión  Gínei'al,  se  leyó,  aprobó  y  firmó  la  acta  an- 
tei'ior,  y  se  dióiHienía  de  los  asuntos  que  habían  entrado  por  el  orden 
siguiente: 

Del  dictaipeii  de  la  Comisión  de  Hacienda  en  que  aconseja  la  adopción 
de  la  minuta  de  decreto  presentada  por  el  señor  Chucarro  sobre  que  el 
gobierno  remita  un  estado  del  producto  de  las  rentas  recaudadas  en  todo 
el  territorio  en  los  trece  meses  v(Micidos  desde  el  diez  de  Diciembre  del 
año  ñltimo  hasta  igual  día  del  presente  mes  de  Marzo,  i)asando  igual- 
mente una  i*elación  de  la  lista  civil,  expresando  los  sueldos  fiue  disfrutan. 

Que  se  repartiría. 

Otro  de  la  Comisión  de  Peticiones  que  aconseja  la  admisión  de  la  re- 
nuuíMa  del  señoi*  Masculino. 

Que  se  repartiría. 


—  325  — 

Una  minuta  de  decreto  qne  presentó  el  señor  Ellauri  señalando  el 
quince  de  Abril  próximo  para  empezar  á  discutirse  la  Constitución  del 
Estado ;  y  que  en  consecuensia  se  llame  con  urgencia  á  los  Diputados 
que  faltan. 

Fundada  por  su  autor,  y  suficientemente  apoyada,  pasó  á  la  Comi- 
sión de  Legislación. 

hl  señor  Vice  Presidente — i\nunció  que  continuaba  la  discusión  del 
artículo  2.^  sobre  Policía,  que  quedó  pendiente  en  la  anterior  sesión. 

Se  levó. 

El  señor  Costa  pidió  la  palabra  y  dijo:  Cuando  se  estaba  discutiendo 
el  artículo  que  acaba  de  leerse,  la  Comisión  de  Legislación  presentó 
un  proyecto  de  Ley  pidiendo  se  considerase  previamente,  suspendien- 
do entretanto  la  discusión  de  este  artículo.  La  indicación  fué  suficiente 
apoyada,  y  por  consecuencia  antes  de  todo  debe  recaei'  á  este  respecto 
á  una  resolución  de  la  Asamblea. 

Puesto  á  votación  si  se  había  de  considerar  previamente  el  proyecto 
presentado  por  la  Comisión  de  Legislación,  resultó  la  negativa. 

Puesto  en  discusión  el  artículo  2.°  pendiente,  y  no  habiendo  quien  to- 
mase la  palabra,  se  procedió  á  votar  y  fué  rechazado. 

En  este  estado  y  siendo  la  hora  avanzada,  se  levantó  la  sesión  á  las 
nueve  y  media  de  la  noche. 
Hay  una  ri'ibrica. 

Berro. 


En  la  Aguada  de  Montevideo,  á  treinta  y  uno  de  Marzo  de  mil  ocho- 
cientos veintinuve,  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores:  Pereira 
Vice  Presidente — Berro,  Payan,  Sienta,  Chucnrro,  Trápani,  Costa,  La- 
guna, Nuñez,  Pagóla,  Barreiro  ( don  Manuel ),  Barreii'O  ( don  Miguel ), 
Gadea,  Masini,  Echeverriarza,  Haedo,  Ledesma,  Lapido,  Zubillaga, 
Lamas,  Alvarez  y  Ellauj-i;  con  aviso  de  no  poder  asistir,  los  señores: 
Blanco,  Presidente— Masculino  y  Blanco  (don  Juan  Benito);  con  li(»en- 
cia,  los  señores:  Luz,  Sayago,  Cavia  y  Zudañez;  sin  ella  ni  aviso  los 
señores  Ramírez,  Guerra,  García,  Suarez  y  Fernandez. 

Leída,  aprobada  y  firmada  la  acta  anterior  se  dio  cuenta  de  los  asun- 
tos que  habían  entrado  por  el  orden  siguiente: 

Una  minuta  de  decreto  para  la  supresión  de  los  Fiscales  en  la  cam- 
paña presentada  por  el  señor  Costa— El  autor  fundóla  conveniííncia  de 


-  326- 

su  adopción,  y  habiendo  sido  suíicienteincntc  apoyada  pasó  á  la  Co- 
misión de  Legislación. 

Otra  minuta  de  do^ivto  pr;33cnta'J:i  por  el  sefiof  Barreiro  (don  Mi- 
guel), Qiie  e-i  como  sigue. 

La  Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Le^^islativa  del  Es- 
tado considerando :  que  Ínterin  so  sanciona  la  Constitución,  traería 
grandes  inconvenientes  el  emprvíiider  la  organización  regular  y  unifor- 
ma de  una  Policía:  considerando,  que  sm  una  necesidad  urgente  y  de 
primer  orden  no  deben  crearse  instituciones  costosas,  hasta  que  no 
piiedn  saberse,  si  las  erogaciones  que  demandan  estaran  al  nivel  de 
nustras  rentas :  considerando,  que  la  necesidad  verdaderamenle  esen- 
cial y  urgente  en  el  ramo  de  la  Policía,  es  la  atención  ti  la  seguridad  de 
la  propiedad  y  las  personas  en  la  campana,  y  que  el  destino  de  las 
fuerzas  militares  en  tiempo  de  Pnz  es  con  especialidad  de  afianzar  el 
orden  y  seguridad  interior;  ha  acordado  y 

DPXRETA : 

Artículo  1.^  La  Policía  urbana  de  los  pueblos  continuará  en  el  mis- 
mo pié  en  que  ahora  se  halla. 

2.0  El  Gobierno  Proveerá  que  sean  auxiliados  los  Jueces  que  están 
de  presente  encargados  de  la  Policía,  de  los  individuos  de  tropa,  que 
crea  convenientes. 

3.^  La  Policía  de  campana  será  ejercida  por  ahora  por  un  Jefe  mili- 
tar de  gi-aduación  superior  de  los  que  están  actualmente  en  ejíM'cicio. 

4.0  Kl  Jef(i  que  expresa  el  artículo  anterior  tendi'á  á  sus  órdenes  un 
Escuadrón  de  Caballería,  de  los  que  están  actualmente  creados  y  en 
servicio. 

b,"  Dicho  Jefe  se  ocupará  exclusivamente  de  descubrir,  perseguir  y 
api'ehendor  á  los  desertores,  vagos,  ladrones  y  malhechores. 

6.0  Los  asi  aprehendidos  serán  remitidos  por  dicho  Jefe  á  los  Juzga- 
dos Ordinarios  más  inmediatos  donde  liaya  cái'cel,  y  los  desertores  á 
los  cuei'pos  á  que  i)ertenezcan,  uno  y  otro  con  el  oficio  correspondiente 
en  que  se  exprese  la  causa  y  demás  circunstancias  de  la  aprehensión. 

7.0  Sei'á  reputado  vago  iodo  individuo  que  transite  sin  un  salvo  con- 
ducto ó  resguardo  ñrmado  por  el  juez  de  su  residencia. 

8.0  Los  jornalei'os  obtendrán  el  salvo  conducto  que  previene  el  ar- 
tículo arterior  del  propietario  á  quien  sirva,  con  el  visto  bueno  del 
Juez. 

O.o  Los  individuos  de  esta  clase,  al  dejar  el  servicio  del  propietario 


—  327  — 

de  quien  obtenían  el  salvo  conduelo,  deberán  dejar  éste  en  poder  de 
aquél. 

lO.o  Si  no  1  a  cumpliese,  el  propietario  deberá  dar  cuenta  al  Juez 
para  que  este  lo  noticie  al  Jefe  de  Policía,  ó  al  de  la  partida  más  in- 
mediata. 

ll.<^  El  Jefe  encargado  de  la  Policía  rural,  y  los  Jefes  de  las  parti- 
das que  emplee  en  este  servicio,  tomará  auxilio  de  los  vecinos  hacen- 
dados, de  carne  y  caballos  por  conducto  del  Juez  del  partido  donde  se 
exija,  siendo  de  cuenta  del  Estado  abonar  los  que  se  inutilicen  ó  pier- 
dan. 

12.0  Cada  Jefe  dejará  al  propietario  un  recibo  de  lo  que  de  él  haya 
recibido  por  vía  de  auxilio. 

]3.<^  Toda  vez  que  el  Jefe  de  la  Policía  rural  considere  preciso  desti- 
nar una  partida  á  otro  Departamento  distinto  del  en  que  se  halle,  lo 
avisará  al  Juez  principal  del  mismo  Departamento,  dándole  noticia  del 
Jefe  que  la  mande. 

14.<^  El  Juez  del  Depaitamcnio  con  esta  noticia  se  dii'ijirá  por  medio 
de  oficio  al  Jefe  de  la  partida,  instruyéndole  de  toda  reunión  de  vagos, 
mal  entretenidos  y  criminales,  para  que  los  persiga  y  aprehenda. 

15.0  También  serán  obligados  los  Jueces  á  dar  al  Jefe  de  Policía  y 
Comandantes  de  partidas  las  noticias  que  le  pida  sobre  crímenes  co- 
metidos, V  sus  autores. 

16.0  Este  Decreto  se  observará  provisoriamente,  y  hasta  que  sancio- 
nada la  Constitución  se  dé  la  Ley  que  regularice  la  policía  en  todo  el 
territorio  del  Estado. 

Miguel  Barreiro, 

Concluida  su  lectura,  el  señor  Barreiro  hizo  presente  que  el  proyec- 
to se  hallaba  suficientemente  fundado  en  las  consideraciones  que  lo 
precedían  para  hacer  ver  la  necesidad  de  adoptarlo,  y  que  por  consi- 
guiente nada  tenía  que  añadir. 

Apoyado  por  vai'ios  señores  pasó  á  la  Comisión  de  Legislación. 

En  seguida  se  leyó  la  siguiente  minuta  de  decreto  presentada  por  el 
señor  Alvarez. 

MINUTA  DE  DECRETO 

Artículo  1.0  Se  difiere  el  proyecto  de  Ley  sobre  la  organización  de 
Policía  de  una  forma  más  regular  y  uniforme,  hasta  después  de  san- 
cionada la  Constitución. 


-  328  — 

Art.  2.0  Entretanto  el  Gobierno  provisorio  proveerá  á  las  necesida- 
des más  urgentes  del  ramo  de  policía  haciendo  u  o  de  los  medios  que 
tiene  á  su  disposición. 

Ari.  3.0  Si  á  los  objetos  indicados  en  el  artículo  anteri  r  necesitase 
el  Gobierno  disponer  alguna  cantidad  mensual,  ó  por  una  sola  vez,  pe- 
dirá una  autorización  especial  á  la  Sala. 

Aleare:. 


Después  de  fundada,  su  autor  expuso  que  esta  moción  exijía  priori- 
dad en  su  discusión,  con  arreglo  á  lo  que  previene  el  reglamento,  y  pi- 
dió que  se  considerase  preferentemente  como  cuestión  previa. 

hl  señor  Barreiro  (don  Miguel )— Dijo  que  la  suya  estaba  en  el  mis- 
mo caso  y  que  exigía  la  misma  preferencia. 

Los  señores  Diputados  que  apoyaron  esta  moción  añadieron,  que  lo 
habían  hecho  en  este  sentido. 

Habiendo  indicado  el  señor  Costa  que  con  arreglo  á  la  prá(ítíca  de 
la  Asamblea  debía  considerarse  sobre  tablas  el  informe  de  la  Comisión 
de  Peticiones  relativo  á  la  renuncia  del  señor  Masculino,  el  señor  Vice 
Presidente  lo  mandó  leer  y  es  como  sigue : 


DICTAMEN 

Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado. 

La  Comisión  de  Peticiones  después  de  examinar  detenidamente  la 
representación  que  hace  el  señoi*  Diputado  por  Montevideo  don  Euge- 
nio Masculino,  renunciando  el  cargo  á  causa  de  hallarse  atacado  de 
una  enfermedad  que  le  impide  asistir  á  las  sesiones  de  N'uesti'a  Ho- 
norabilidad y  le  obliga  á  mudar  de  temperamento  según  el  dictamen 
de  facultativos. 

Estas  causas  ajuicio  de  la  Comisión  son  basta.ntes  para  que  se  ad- 
mita la  renuncia  en  circunstancias  en  que  deberá  reunií'se  la  totalidad 
de  la  Representación  Nacional  para  considerar,  discutir  y  sancionar  la 
Constitución;  lo  que  no  se  verificaría  continuando  (*1  impedimiento  del 
señor  Masculino,  y  por  el  contrai  io  admiliéndosele  la  renuncia,  puede 
elegirse  otro  en  su  lugar  sin  la  menor  demora  por  la  facilidad  de  reu- 
nirse el  Colegio  electoral  de  Montevideo  y  su  distrito,  ('on  esos  funda- 
mentos la  Comisión  aconseja  á  Vuestra  Honijrabilidad  la  sanción  del 


—  329  - 

adjunto  Proyecto  de  Decreto,  saludando  á  los  señores  Representantes 
con  su  más  distinguida  consideración. 

Aguada  de  Montevideo,  diez  y  seis  de  Mai-zo  de  mil  ochocientos  vein- 
tinueve. 

Juan  Benito  Blanco. — Lázaro  Gaílea.—  Auto- 
niño  Domingo  Costa. 

MINUTA  DE  DECRETO 

La  Asamblea  General  Constituvente  v  Legislativa  del  Efítadc  ha 
acordado  v  decreta : 

•y 

Artículo  1.^  Admítase  la  renuncia  que  hace  del  cargo  de  Diputado 
por  Montevideo  el  señor  Diputado  Eugenio  Masculino. 

x\i't.  2.^  Avísese  al  Gobierno  para  que  determine  la  elección  de  otro 
Diputado  que  lo  subrogue. 

Blanco.—  Ga  Va  —Cobta. 

Puesto  en  discusión  y  no  habiendo  quien  tomase  la  palabra,  se  puso 
votación  y  fué  aprobada  la  minuta  de  Decreto  pi'esentadapor  la  Comi- 
sión. 

líesulló  por  la  Asamblea  que  el  proyecto  del  señor  Barreiro  (don  Mi- 
guel )  se  considerase  como  cuestión  previa,  se  puso  en  discusión,  y  no 
habiendo  quien  tomase  la  palabra  se  votó  si  se  había  de  considerar  en 
particular,  y  resultó  la  afirmativa. 

En  discusión  el  artículo  1.® 

hl  señor  Chrfcarro—La  Sala  ha  sancionado  que  se  regularizará  y  uni- 
formará la  Policía  en  todo  el  Estado,  y  habiendo  encontrado  en  el  cur- 
so de  la  discusión  vaiios  inconvenientes  en  su  ejecución  se  han  presen- 
tado después  dos  proyectos  con  el  objeto  de  diferir  la  discusión  de  este 
asunto  hasta  que  se  sancione  la  Constitución — Por  lo  mismo  creo  ne- 
cesario que  el  artículo  en  discusión  sea  subi'Ogado  por  el  artículo  pri- 
mero del  proyecto  presentado  por  otro  señor  Diputado,  y  sería  aún 
más  conveniente  que  se  reasumiesen  ambos  proyectos — Si  los  señoi*(\s 
Diputados  no  tienen  inconveniente  podría  tomai'se  este  medio. 

lü  scflof  Da/'rel/v  (don  Miguel  )— Si  el  señor  Diputado  híUla  confor- 
mes los  dos  proyectos,  las  mismas  dificultades  que  prescrita  iú  uno  las 
encontrará  en  el  otro.  La  Asamblea  pues  debe  elejii*  el  que  está  en  dis- 
cusión por  lo  mismo  que  es  más  reglamentario. 

El  sc/lor  Gudiur  -Que  la  Asamblea  sauLÚone  estti  pro>ecto  no  e-tá  en 
contradicción  con  la  saric'ó.i  del  art  c  do  1.^  d  d  de  la  Co  ni^i  jn. 


—  330  — 

El  arlícLilo  dice  qu.3  se  i*egulai*izará  y  uniformaní  la  Policía  en  todo 
el  Estado,  y  el  proyecto  que  nos  ocupa  no  contradice  esta  resolución. 
Sin  embargo,  para  evitar  cualquii*  duda  á  este  respecto,  convendría  en 
que  se  pusiese  oti*o  articulo  declarando  que  se  difería  por  ahora  la  ro- 
gularizacion  de  la  policía. — En  lo  demás  estoy  conforme  en  que  debe- 
mos adoptar  este  proyecto,  por  lo  mismo  que  designa  las  reglas. 

El  señor  Bar/d/*o  (don  Miguel )— Lo  mismo  que  expresa  el  artículo 
1.^  del  proyecto  que  lia  presentado  otro  señor  Diputado  dice  el  último 
del  que  nos  ocupa  ;  por  consecuencia  yo  no  encuentro  la  necesidad  de 
subrogarse  por  aquel. 

Declarado  el  punto  por  suficiente  discutido  se  puso  á  votación  y  fué 
rechazado  el  artículo. 

Despuús  de  algunas  observaciones  sobre  si  había  de  redactarse  otro 
artículo  en  lugar  del  desechado,  ó  continuarse  la  discusión  por  el  2P 
del  proyecto,  se  acordó  que  aquel  fuese  subrogado  por  el  siguiente: 

Artículo  1.0  Se  difiere  la  discusión  del  proyecto  de  le>  presentado  por 
la  Comisión  de  Legislación  relativo  á  Policía  hasta  después  de  sancio- 
nada la  Constitución  ». 

Fué  aprobado  sin  discusión,  y  la  Asamblea  resolvió  pasarse  (x  cuar- 
to intermedio. 

Vueltos  á  Sala. 

El  señor  Vice  Presirleníc — Anunció  que  el  tiempo  amenazaba,  y  que 
de  consiguiente  podría  suspenderse  la  discusión  para  continuar  mafia- 
na  á  la  misma  hora.  La  Asamblea  se  conformó. 

El  señor  Lapi/lo  —Vidió  se  leyese  una  minuta  de  decreto,  que  presen- 
tó i)ara  que  quedase  sin  efecto  lo  resuelto  por  la  Honoi'able  Asamblea 
con  fecha  siete  de  Enero  último,  sobre  que  los  respectivos  Departa- 
mentos del  Estado  se  rigiesen  por  sus  leyes  y  estatutos  vigentes  al  ce- 
lebrar la  Convención  Preliminai*  de  Paz;  y  (jue  en  consecuencia  estu- 
viesen en  su  vigor  y  fuerza  provisoriamente  todas  las  leyes  y  decretos 
sancionados  por  las  anteriorcvs  legislaturas. 

Fundada  por  su  autor  y  suficiente  apoyada,  pasó  á  la  Comisión  de 
Legislación,  y  se  levantó  la  sesión  á  las  ocho  y  cuarto  de  la  noche. 
Hay  una  rúbrica. 

fíerro. 


-  331  - 

En  la  Aguada  de  Montevideo,  (x  1.^  de  iVbril  de  mil  ochocientos  vein- 
tinueve; abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores:  Pereira,  Vicc-Prc- 
sidente — Berro,  Payan,  Lamas,  Chucarro,  Costa,  Sierra,  Pagóla,  Ba- 
rreiro  (don  Manuel),  Baneiro  (don  Miguel),  Gadoa,  Haedo,  EUauri, 
Echeverriarzn,Masini,  Ledesma,  Zubillaga,  Lapido,  Alvarez  y  Blanco 
( don  Juan  Benito) ;  con  aviso  de  no  poder  asistir,  los  señores :  Blanco, 
Presidente  y  Trápani;  con  ürencialos  señores :  Cavia,  Luz,  Sayagoy 
Zudañez;  sin  ella  ni  aviso  los  señores  :  Ramírez,  Guerra,  García,  Sua- 
rez,  Fernandez,  Laguna  y  Nuñez. 

Leída,  eprobada  y  firmada  la  acta  anterior  se  dio  cuenta  de  los  asun- 
tos que  íiabían  entrado,  por  el  orden  siguiente : 

Un  dictamen  de  la  Comisión  de  Peticiones  en  que  aconseja  no  hacer- 
se lugar  á  la  reclamación  que  hizo  don  José  María  Márquez,  autor  del 
í(  Observador  Oriental »,  y  que  se  recomiende  A  la  Comisión  de  Legis- 
lación presente  cuanto  antes  la  ley  sobre  libertad  de  Imprenta.  ( Que  se 
repartiría ). 

Otro  de  la  Comisión  especial,  aconsejando  no  se  haga  lugar  á  la 
queja  interpuesta  por  don  Josó  de  Sousa  Viana,  Agente  de  presos  del 
Brasil.  ( Que  se  repartiría). 

Un  proyecto  presentado  por  el  señor  Masini,  para  que  se  establezca 
la  Biblioteca  Publica. 

Una  minuta  de  comunicación  que  se  diiije  al  Gobierno,  presentada 
por  el  mismo  señor  Diputado,  para  que  aquel  haga  cesar  el  juego  de 
Lotería  establecido  en  el  Teatro  de  Montevideo. 

EL  ^eñor  Masini  pidió  la  palabra,  y  dijo:  Que  si  la  Sala  no  iba  á 
ocupai'se  inmediatamente  del  artículo  cuya  discusión  quedó  pendiente 
en  la  aitima  sesión,  fundaría  la  conveniencia  de  los  dos  proyectos  que 
había  presentado. 

El  señor  Vicc- Presidente— Coniof^tó^  que  podría  hacerlo  el  señor  Di- 
putado luego  que  se  concluyese  la  discusión  del  asunto  que  estaba  pen- 
diente, y  puso  á  la  considei-ación  de  la  Asamblea  el  artículo  2.°  del 
proyecto  del  señor  Barreiro. 

El  señ'jr  Gaclea — Habiéndose  sancionado  el  artículo  \P  que  difiere 
el  proyecto  relativo  i\  Policía  presentado  por  la  Comisión,  hasta  des- 
pués de  sancionada  la  Constitución,  parece  que  esto  importa  que  la  Po- 
licía quede  como  estaba,  ni  puede  la  Asamblea  deliberar  otra  cosa  des- 
pués de  aquella  sanción.  Se  ha  dicho  que  es  de  la  obligación  del  Go- 
bierno velar  sobre  la  seguridad,  tranquilidad  y  ói'den  público  y  nada 
más  puede  encargársele  por  ahora.  Parece  pues  excusado  que  nos 
ocupemos  de  ninguno  de  los  otros  artículos. 


~  332  — 

El  seíior  Ministro  de  Hacienda— Etnpczíxvé  señores  por  reconocer 
ese  sentimiento  que  han  manifestado  los  señores  Representantes  por 
alcanzar  en  este  asunto  lo  que  en  mi  opinión  es  sino  imposible  muy  di- 
fícil, la  perfección  de  la  Policía.  Todos  han  convenido  en  la  necesidad 
de  ese  establecimiento ;  todos  conocen  que  es  tan  necesaria  como  tener 
Gobierno  para  conservar  el  ói*den  público  y  segivridad  individual. 

Pero  tratándose  del  establecimiento  de  la  l^olicía  ¿  puede  considerar- 
se el  artículo  en  cuestión  como  cosa  que  pueda  suplirla?  Este  artículo 
nada  dispone  que  no  ejecute  hoy  mismo  el  Gobiei'no.  Es  preciso  que  se 
entablen  relaciones  con  todos  los  Pueblos,  y  para  estoes  absolutamen- 
te necesaria  la  Policía,  porque  ella  es  la  parte  gubernativa  y  el  brazo 
derecho  del  Gobierno. 

Si  la  Sala  pues  ha  desechado  el  proyecto  del  Gobierno,  es  preciso 
suplantarlo  con  otro  que  llene  el  mismo  objeto ;  por  consiguiente  creo 
que  es  perder  el  tiempo  en  la  niscusión  de  este  artículo. 

El  señor  Garda — Estoy  conforme  con  el  señor  Ministro  en  que  haya 
una  Policía,  pero  su  indicación  ya  no  tiene  lugar,  porque  está  sancio- 
nado el  que  se  difiera  su  regnlarización. 

En  la  sanción  del  artículo  1.^  ha  considerado  la  Sala,  que  no  podía  su- 
plantai\se  poi'  otro  el  proyecto  del  Gobierno,  y  por  lo  mismo  ha  tenido 
razones  poderosas  para  diferir  í^Mq  asunten.  Resultó  pues  que  no  puede 
por  ahoi-a  regularizarse  la  Policía,  y  estando  en  las  atribuciones  del  Go- 
biíirno  tomar  entretanto  todas  las  medidas  que  crea  convenientes  para 
la  conservación  del  orden  público,  nada  más  puede  decirse  á  este  res- 
respecto. 

hl.  señor  Alearen — Creo  que  el  artículo  que  está  en  discusión,  como 
todos  los  que  le  siguen,  limita  ó  traba  las  atribuciones  del  Gobierno. 
Acordado  por  la  Sala  que  se  difiera  el  proyecto  de  la  Comisión,  el  que 
habla  cree  que  el  artículo  debe  ser  desechado,  y  subrogado  por  el  otro 
que  dejé  expedido  al  (iobiei'no  para  que  pueda  proveer  á  las  necesi- 
dades más  urgentes  por  los  medios  de  que  está  en  pos(\sión. 

Pido  que  así  se  resuelva. 

El  señor  C/incarro  -So  me  ocurre  dos  observaciones  quehacer;  si 
el  artículo  sancionado  solo  ha  (juerido  dil'ei'ir  la  discusión  del  proyecto 
de  la  Comisión  ó  también  cualquiera  otro  que  tenga  relación  con  la  re- 
gularización  de  la  Policía. —Si  lo  primero;  puede  consiilerarse  otro 
proyecto  que  tenga  el  mismo  objeto,  y  si  lo  segundo,  la  Sala  ha  conclui- 
do este  asunto  difiriendo  su  discusión.  Por  consiguiíinlc,  loque  hay  que 
hacer  es  sancionar  un  artículo  diciendo  que  se  comunique  esta  resolu- 


-  333  — 

ción  al  Ejecutivo  para  su  inteligencia.  Entretanto  el  Gobierno  proveerá 
como  hasta  aquí,  y  no  hay  necesidad  de  darle  regla. 

EL  señor  Barreíro  (don  Miguel)— Como  autor  del  proyecto  que  se 
discute  soy  de  la  misma  opinión  que  el  señor  Diputiido  y  puede  poner- 
se el  artículo  2.^  que  es  de  fórmula. 

Fué  igualmente  apoyado  por  otros  señores. 

El  señor  Aloarej^—FÁ  artículo  que  se  ha  sancionado  esta  concebido  en 
términos  mas  vagos  y  para  determinar  su  sentido  en  términos  mas  cla- 
ros, es  que  he  propuesto  el  otro  artículo,  declanmdo  que  el  Gobierno 
provea  á  las  necesidades  más  urgentes  por  los  medios  que  estén  en  su 
mano.  De  otro  modo  en  mi  concepto  quedaría  trabada  la  acción  del 
Gobierno,  y  por  lo  mismo  he  pedido  que  así  se  resuelva.  También  debo 
advertir  que  antes  es  preciso  votar  si  se  desecha  ó  no  el  artículo  2.<^  que 
está  en  discusión. 

El  señor  Cosía — Creo  conveniente  declarar  que  cuando  voté  por  la 
sanción  del  artículo  l.o  fué  en  el  concspto  de  que  el  importaba  diferir  el 
arreglo  ó  refoi*ma  del  ramo  de  Policía  hasta  sancionarse  la  Constitu- 
ción; es  decir  que  no  puede  alterarse  el  sistema  actual.  En  este  sentido 
no  me  opondré  á  la  adición  que  ha  propuesto  el  señor  Diputado,  ni  tam- 
poco á  que  si  el  Gobierno  necesita  recursos  para  tomar  las  medidas 
que  se  inclinan  los  pida  la  Asamblea. 

El  señor  Gadea — Se  ha  dicho  repetidas  veces  que  no  convenía  por 
ahora  rsgularizar  la  policía,  y  es  claro  que  no  puede  entenderse  el  di- 
ferir solo  por  el  proyecto  de  la  Comisión.  No  es  tampoco  preciso  que  el 
articulo  2.0  soa  subrogado  por  el  que  se  ha  propuesto  para  el  Gobierno 
se  persuada  de  qu^  no  se  ha  hallado  por  conveniente  regularizar  y  uni- 
formar la  Polii*ía  hasta  después  de  sancionar  la  Constitución.  Insisto 
en  que  es  tan  innecesario  como  detallar  al  Gobierno  la  línea  de  conduc- 
ta que  debe  observar  para  mantener  el  orden  público.  No  puede  tam- 
poco decirse  (lue  el  artículo  ataca  las  atribuciones  del  Ejecutivo,  y  por 
consiguiente  no  puede  coartarse.  Si  algo  pues  se  ha  decir  al  Gobierno 
es  que  marche  como  hasta  aquí. 

El  señor  Chíícarro—Pnva  quitarse  toda  duda  creo  que  convendi-ía 
añadir  un  2.^  artículo,  aclarando  el  sentido  del  1^. 

El  señor  Ellaari — No  puede  entrarse  á  subrogar  el  artículo  en  cues- 
tión antes  de  resolver  si  es  ó  no  desechado.  Pido  pues  que  se  vote. 

Fué  apoyado. 

Dado  el  punto  por  suficientemente  discutido  se  puso  á  votación  si  se 
admitía  el  artículo  2.»  del  proyecto  del  señor  Barrero  y  resultó  la  nega- 
tiva. 


-  3a4  - 

Se  pasó  í\  ninrto  intermeclio:  Vueltos  A  Sala  se  puso  en  discusión  el 
artículo  propuesto  por  el  señor  Alvarez. 

Elscflor  lJa/*rcif'o—(  don  Miguel )  Habiéndose  desechado  el  artículo 
2.0  del  proyecto,  por  que  se  j'izgó  innecesario,  creo  que  no  puede  ser 
subrogado  por  oti'o  que  el  de  comuniqúese  al  Gobierno  que  es  de  fór- 
mula. 

Me  he  hecho  cargo  del  propuesto  por  el  señor  Diputado,  y  me  parece 
tan  innecesario  como  aqu(il,  íi  menos  que  no  envuelva  oíros  conceptos 
que  en  los  que  en  él  aparecen.  Desearía  pues  que  si  es  así  me  lo  expli- 
case su  autor. 

Ll  seíior  Alearen— Wq,  dicho  que  el  artículo  1.°  estaba  redactado  en 
un  sentido  algo  vago,  y  sancionado  como  está,  queda  abierta  la  puerta 
para  subi*ogar  el  proyecto  diferido,  otros  proyectos  supletorios.  Para 
evitar  es  esto,  es  que  he  propuesto  el  artículo  que  está  en  discusión,  y 
tal  es  el  concepto  en  que  está  concebido. 

hl  señor  Bar/viro  (  don  Miguel )— Insisto  en  que  era  innecesario  otro 
artículo  que  no  fuese  el  de  la  fórmula  que  se  había  indicado,  y  después 
de  diferentes  observaciones  que  ¿e  hicieron  en  pi*o  y  en  contra  del  ai'tí- 
culo  del  señor  Alvarez,  dado  el  punto  por  suflcientemedte  discutido,  se 
proceeió  á  votar  y  fur  aproAado  en  los  siguientes  términos. 

Art.2.^  Entre  tanto  (^1  Gobierno  proveerá  á  las  necesidades  más  ur- 
gentes del  ramo,  con  los  medios  deque  está  en  posesión. 

En  este  estado,  y  siendo  la  hoi\a  avanzada  se  levantó  la  sesión  á  las 
diez  menos  cuarto  de  la  noche. 

Hav  una  rúbrica. 

•■' 

Bcrr'O, 


En  la  Aguada  de  M()ntevióeo,á  dos  de  Abril  de  mil  ochocicMitos  vein- 
tinueve, abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  señoi'es:  Pereii'a,  Vice  Presi- 
dente— Costa,  Chucaiix),  /ubillaga,  Núne/,  Lapido,  Trápani,  Masini, 
Gadea,  Echeverriai'za,  Perro,  Lamas,  Sierra,  Pagóla,  Ellauri,  Ledes- 
ma.  Payan,  Alvarez,  Haedo,  Barreiro  (don  Manuel,)  Bari'ciro  (don 
Miguel),  Blanco  (don  Juan  Benito);  con  aviso  de  nó  podei*  asistir  el 
señor  Blanco,  F^residente  -  con  licencia  los  señores:  ('avia,  Luz,  Saya- 
gó,  y  Zudañez;  sin  ellii  ni  aviso  los  señores  Ramírez,  Guerra,  García, 
Suarez,  Fernandez  y  Laguna. 

Leída  el  acta  anterior. 


-  335  - 

El  fieñor  Barreiro  (ilon  Miguel )— Observó  rjuc  en  la  última  sesión 
se  había  cansado  á  si  mismo  y  había  cansado  á  la  Asamblea  con  sus 
discursos;  y  que  los  señores  Diputados  habínn  oído  la  acta. 

El  señor  Vire-Presiseate—Contesió  que  varias  veces  se  había  pre- 
venidos á  los  señolees  Repj*esentantes  que  cuando  quisiesen  que  sus 
discursos  se  insertasen  íntegros  los  trajesen  á  la  Seci-etaría,que  el  Re- 
glamento prevenía  que  en  las  actas  solo  se  indicasen  las  discusiones; 
pero  que  si  el  señor  Diputado  quería  que  se  agregase  algo  más  podía 
expresarlo. 

El  scíior  Barre¿/'o  (don  Miguel)— Replicó  que  nada. 

Aprobada  y  firmada  se  dio  cuenta  de  los  asuntos  que  había  entrado 
por  el  orden  siguiente : 

El  Excmo.  Gobierno  Provisorio,  en  comunicación  de  este  día,  some- 
te á  la  consideración  de  Vuestra  Honorabilidad  el  expediente  que  ha 
seguido  don  Blas  Despuy,  reclamando  cantidad  de  pesos,  que  dice  ade- 
lantarle la  Tesorería  General  del  Estado.  Se  mandó  pasar  á  la  Comi- 
sión de  Hacienda. 

Del  dictamen  que  presenta  la  Comisión  de  Hacienda  en  que  aprueba 
la  minuta  de  decreto  sobre  condenar  las  tres  cuartas  parles  de  la  deuda 
pendiente  hasta  fin  del  año  próximo  pasado  contra  los  arrendatarios 
de  Propios,  y  exigirse  ejecutivamente  la  cuarta  parte  adeudada.  ( Que 
se  repartiría). 

Concluido,  el  señor  Costa  pidió  la  palabra,  y  dijo  :  que  como  miem- 
bro de  la  Comisión  de  Peticiones  encargada  de  la  dirección  y  publica- 
ción del  Diario  de  Sesiones,  debía  hacer  presente  la  imposibilidad  de 
que  el  Secretario  pudiese  retener  todas  las  razones  fundamentales  que 
se  vierten  en  el  curso  de  una  discusión,  y  que  por  consecuencia  mien- 
tras que  no  venga  el  Taquígrafo  cuya  adquisición  se  ha  encargado  al 
Gobierno,  la  Comisión  no  podía  tampoco  expedirse  en  la  parte  que  le 
toca. 

Por  lo  mismo,  añadió,  propongo  que  la  Sala  resuelva  que  los  seño- 
res Diputados  remitan  sus  discursos  á  la  Secretaría,  y  que  las  actas  se 
lean  con  un  día  de  por  medio.— Fué  apoyada  esta  indicación  ;  su  autor 
pidió  al  señor  Vice-Presidente  la  pusiese  á  la  consideración  de  la 
Asamblea  para  su  resolución  sobre  tablas  conio  cuestión  previa.  Así 
se  acordó,  y  fiu\  puesta  en  discusión  en  general. 

El  señor  Aíasini— Aunque  estoy  conforme  con  el  fondo  de  las  ideas 
del  señor  Diputado,  no  lo  estoy  con  la  resolución  que  propone. 

En  mi  opinión  la  Sala  no  puede  obligar  á  los  señores  Representan- 
tes á  que  presenten  sus  discursos,  porque  es  muy  difícil  que  puedan  ha- 


-  336  - 

ooilo  con  oxíictifud  ;  tampoco  puede  diferirso  la  lectura  de  la  acta.  El 
rcí^lamento  dispone  que  en  Ins  actas  se  redacten  las  resoluciones  de  la 
Sala,  y  cuanrlo  más  solo  deJ)en  indicarse  algunas  razones  en  pro  y  en 
contra.  Todo  lo  deniás  debe  expi'esarse  en  el  Diario  de  Sesiones,  y  por 
esto  es  que  se  encaiga  su  reflacción  á  uno  de  los  Secretarios. 

Ll  i^cñor  CoHta — Yo  creo  que  la  moción  que  he  hecho  no  impone  una 
obligación  á  los  señores  Diputados  pai*a  que  pivsenten  sus  discui*sos, 
sino  una  prevención  que  se  les  hace,  á  fin  de  sídvar  las  difn'ultades  que 
se  locan  para  redactar  las  actas  y  diarios  de  sesiones.  El  reglamenjo 
I>reviene  que  en  las  actns  no  solóse  exprésenlas  resoluciones  de  \\ 
Sala,  sino  que  se  indiquen  las  razones  fundamentales  que  se  hayan 
aducido;  y  si  es  imposible  que  los  señores  Diputados  presenten  sus 
discursos,  lo  es  aiin  más  que  el  Secretario  pueda  expedirse  con  la  pre- 
visión que  se  quiere — Este  es  el  concepto  en  que  está  concebida  la  1.» 
parte  de  la  indicación:  la  2.^^  es  pnra  que  los  señores  Diputados  tengan 
tiempo  de  redactar  y  presentar  sus  discursos,  para  que  por  ellos  pueda 
la  Secretaría  extender  el  acta. 

Kl  seño/*  Masmt — Creo  que  el  señor  Diputado  no  ha  comprendido 
bien  los  conceptos  de  mi  anterior  alocución.  Lo  que  he  querido  mani- 
f':star  es  la  necesidad  de  que  las  actas  sean  reducidas,  para  no  obligar- 
nos á  perder  el  tiempo  en  su  lectura;  y  que  en  mi  opinión  la  Asamblea 
no  puede  obligar  á  los  señores  Representantes  á  pi'esentar  sus  dis- 
(!ursos. 

El  scnoi'  A/cYírjj— Manifestó  también  la  imposibilidad  deque  los  se- 
ñ()r(^<  Diputados  pudiesen  retener,  redactar  y  presentar  los  discursos 
con  exactiUid,  y  que  por  consiguiente  no  podilan  salvarse  los  inconve- 
nientes que  habían  motivado  la  moción  de  un  señor  Diputado, 

Dado  el  punto  por  suficientemente  discutido  se  pusoá  votación  si  so 
consideraba  en  particular  la  moción  del  señor  Costa,  y  resultó  la  nega- 
tiva. 

Kl  sríior  MaMni  -Pidió  se  leyesen  los  dos  proyectos  ípie  había  pre- 
sentado en  la  i'illima  sosion^  relativo  el  uno  al  restablecimiento  de  la 
Hiblioteca  publica,  y  el  otro  á  que  se  ordenase  el  cese  del  juego  de  Lo- 
tería establecida  en  r^l  teatro  de  Montevidí^o. 

Verificada  la  lectura,  su  autor  los  fundó,  y  habiendo  sido  apoyados 
paso  el  1.0  á  una  Comisi(')n  especial  compuesta  de  los  señores  Ellauri, 
Blanco  (donjuán  Benito),  Costa,  Barreiro  (don  Maiuiel)  y  Zubi- 
llaga. 

El  2.0  á  oíra,  compuesta  de  los  señores  Alvarez,  Lamas,  Chucarro, 
Barreiro  (don  Miguel)  y  Sicira. 


—  337  - 

Se  puso  en  discusión  el  artííMilo  3.^  del  pi*oyecto  sobre  Policía  pre- 
sentado por  el  señor  Barreiro  ( don  Miguel  ). 

Ll  señor  Miiü'^trí)  de  Hacienda  — V\ú\()  se  leyesen  los  dos  artículos 
sancionados,  y  hecho  dijo,  que  el  ai'tículo  puesto  en  discusión  no  tenía 
analogía  con  los  que  acababan  de  leerse,  y  que  por  consecuencia  creía 
excusado  que  la  Asamblea  se  ocupase  de  él. 

hl  señor  Alearen  —  Habiendo  sido  sancionados  los  dos  primeros  ar- 
tículos de  la  minuta  de  decreto  presentada  por  el  que  habla,  en  lugar 
de  los  del  proyecto  presentado  poi*  el  señor  Barreiro,  propongo  á  la 
Sala  que  el  artículo  en  discusión  sea  desechado  y  entre  á  subrogarlo  el 
tei'cero,  de  la  minuta;  porque  de  otro  modo  nada  signiflcaría  el  artículo 
2.^  sancionado. 

El  señor  Barreiro  ( don  Miguel )  —  Prescindido  del  artículo  3.°  de  mi 
proyecto  tal  cual  está  redactado,  pero  si  la  Sala  quiere  (¡ue  se  subrogue 
por  otro,  lo  presentarte 

El  señor  Alearen --Insisto  QH  mi  anterior  indicación  y  pido  que  se 
vote  si  se  desecha  el  artículo  que  está  en  discusión. 

Fué  apoyado. 

Declarado  el  punto  suficientemente  discutido  se  puso  á  votación  el 
artículo  y  fué  desechado. 

El  señor  Barreiro  (don  Miguel)  —  Redactó  otro  artículo  3.^  concebi- 
do en  estos  términos: 

((  El  artículo  anterior  se  entendei'á  solo  de  la  Policía  baja,  tanto  rural 
como  urbana.» 

Fué  igualmente  apoyada. 

En  este  estado  se  pi'omovió  una  cuestión  previa  sobre  cual  de  las  dos 
mociones  había  de  obtener  la  preferencia  en  su  consideración,  y  des- 
pués de  varias  observaciones  se  resolvió  que  la  del  señor  Alvarez  in- 
troducida primero. 

Se  leyó  como  sigue : 

Art.  3.°  Si  á  los  objetos  indicados  en  el  artículo  anterior  necesitixsc 
el  Gobierno  disponer  de  alguna  cantidad  mensual,  ó  por  una  sola  vez, 
pedirá  una  autorización  especial  á  la  Sala. 

Puesto  en  discusión,  se  dijo  en  oposición  á  este  artículo  que  él  era 
innecesario,  por  que  si  e)  Gobierno  tuviese  precisión  de  alguna  canti- 
dad para  los  objetos  urgentes  de  que  estaba  encargado,  estaba  en  su 
mano  solicitarlos  de  la  Sala  sin  esta  declaración. 

Que  á  mas  no  aclaraba  el  sentido  ambiguo  en  que  estaba  concebido 
ei  artículo  2.%  y  que  por  consecuencia  en  caso  de  adoptarse  debia  ser 
el  penúltimo  artículo  del  proyecto  en  discusión.  22* 


-  a%  — 

En  favor  del  arlíoulo  so  dijo,  ([lio  Imbióndoso  sancionado  el  articulo 
2.°  era  absolutamento  precisa  la  adopción  do  rM(\  por  el  enlace  que 
que  se  observaba  en  ambos,  que  como  la  Policía  abrazaba  inmensos 
objetos  se  le  decia  al  Gobioi*no  que  proveyese  á  las  nocosidacios  mas 
urgentes  de  este  ramo,  y  (pie  solo  pai*a  esto  debia  pedir  la  autorización 
que  indicaba  el  artículo  3.",  dando  cuenta  al  pedirla  de  los  objetos  que 
se  pi'oponia. 

Que  siendo  este  el  concepto  de  ambos  artículos  era  noccsai-io  sancio- 
nar el  (pie  estaba  en  discusión. 

Después  d(*  diferentes  observaciones  en  esto  sentido,  el  señor  Costa 
hizo  presente  q*ie  á  su  juicio,  las  dudas  que  sc^  hablan  indicado  en  el 
curso  do  la  disctusión  pi*ovoniand<Mi<)  hab(*rsií  comprendido  el  concepto 
del  artículo  ¿.%  ([uopodiúan  allanarse  poniendo  otro  artículo  adicional 
en  el  cual  se  explicns(»  que  los  m«Mlios  do  (pío  se  valga  «1  (T()l)iorno  se- 
rán los  que  l(*  suministran  las  lovtjs  siuui<Miti*s;  y  (pie  si  su  indicación 
fu(.\se  apoyada  rt.»dactaría  ol  ai'lículo.  Vnr  apoyada  suílciontemonto. 

El  ficuar  lídrrcii  (>{i\()\\  Manuel)  Yo  no  puí.nlo  ukmios  d(*  llgurarme 
al  Gobioi'iio  en  grande  confusión  cuando  recil.)a  la  sanción  do  este  pro- 
y(*cto,  poi*([uo  en  mi  oonc(^plo  ti-o}MV.ará  vw  coníi*adiccion(\s.  Quisiera 
pues  (pie  algo  s(»  dijose  sobro  oslo,  ti'atando  do  i'(íconsidorar  lo  que  se 
ha  r(\suolto  (Mi  los  artículos  antoi'ioros. 

Dado  ol  punto  por  suíiciontíMnonto  discutido  so  puso  á  votación  y  fué 
aprobado  el  artí(.'ulo. 

EL  señor  Cosía —  Redactó  su  indií^ación  en  estos  t('>rniinos: 

«  4.°  Los  medios  que  en  el  artículo  ¿.^  so  provienen  podrá  valerse  el 
Gobierno,  serán  los  que  lo  suministran  las  Leyes  y  las  personas  encar- 
gadas por  ahora  d(M\jocutarlas.  » 

Puesto  en  discusión (^lai'tíoulo  l.'^  del   Provecto  del  senoi*  BarnMro, 

«  '  7 

el  mismo  sefior  Dii)utado  pidió  quofuí.'se  subi-ogado  por  ol  ai'tículo  3.® 
(juo  había  introducido  ant(.vs. 

/s/se/7or  Gx/a-- Kl  señor  Diputado  autor  d(»l  proyecto  ha  apoyado 
mi  moción  y  cwo  que  (vsto  importa  que  ha  retirado  su  artííMilo.  , 

El  señor  Barrciro  (don  Miguí^l  )  -Yo  la  apoy(\  [xm-o  no  en  ol  senti- 
do que  subrogue  al  artículo  l.*^ 

En  Qs\o  estado  y  siendo  la  hora  avanzada  so  sus])(mií1íó  la  sesión.  El 
señor  Vico-Prosidentí^  proi)uso  el  nombramiento  (l(^  oh*  >  Vico  que  de- 
sempeñase e-te  (^argo  en  tanto  (jue  no  venía  ol  Scfior  Suaroz,  mediante 
á (pie  hallándose  enfermo  el  Presidente,  podría  sn((Ml('rlo  á  él  otro 
tanto,  ó  no  poder  asistir  por  algún  motivo  urgente;  y  en  esto  caso  la 


-  a'í9  - 

Asamblea  so  hallaiia  en  la  imposibilidad  de  reunirse  por  faltado  quien 
la  presida. 

La  Sala  so  conformó. 

El  señor  Barreiro  ( don  Manuel )  —  Indicó  con  esto  motivo  que  crcia 
cc»nvcniento  so  resolviese  también  si  en  caso  de  falta  accidental  del 
Presidente  y  Vicos,  y  habiendo  nümoro  suficiente  de  Heprrfsentantes 
podrian  elegir  oiiti'o  ellos  un  Vico-Presidenle  interino. 

So  le  contestó  que  podía  presentar  una  moción  á  este  respecto. 

ProcíHlir'iidose  á  la  elección  del  Vico  Presidente  interino — Votaron: 

El  señor  Borro  por  (í1  señor  Costa. 

El  señor  Payan  por  el  señor  Barreiro  ( don  Manuel  ) 

E.l  señor  Siiírra  poi*  idem. 

El  señor  Chucarro  por  id(»m. 

El  señor  Trápani  poiMdem. 

El  soñoi'  Lamas  por  el  señor  Eclieverriarza. 

El  señor  Costa  poi'  idem. 

El  señor  Nuñcv.  [)Oi*  el  señor  Blanco  (  Don  Juan  Benito. ) 

El  señor  Gadoa  por  el  señor  Alvaro/. 

El  señor  Banviro  (  don  Manuel  )  por  el  señor  Ellauri. 

El  señoi*  Barreiro  (  don  Miguel)  por  el  señor  Alvarez. 

El  señor  Pagóla  poi*  el  señor  Costa. 

El  señor  Ellauí'i  por  el  señor  Barreiro  (don  Manuel.) 

El  señor  Ilaedo  por  id. 

El  señor  Echoverriai'za  por  idem. 

El  señor  Masini  por  el  señor  Eclieverriarza. 

El  señoi'  Ledesma  por  idem. 

El  señor  Lapido  por  el  señor  Barreiro  (don  Manuel .) 

El  señor  Zubillaga  poi'  id<im. 

El  señor  Blanco  (don  Juan  Benito  )  por  el  señor  Echeverriar/.a. 

El  señor  Alvarez  por  el  señor  Clu»carro,  y 

El  señor  Pereira  por  el  señor  Eclieverriarza. 

lI(íclio  osle  escrutinio  resultai'on  elididos:  el  señor  Barroii'o  (don 
Manuel )  con  nueve  votos;  el  señor  Eclieverriarza  con  siete;  el  señor 
Costa  con  dos;  el  señoi*  Alvarez  con  idem;  vel  señor  Chucarro  con  uno* 

Quedó  nombrado  el  señor  Bori'cii'o  ( don  Manuel, )  y  se  retiraron  los 
Señores  Senadores  á  las  diez  de  la  noche. 

Hay  una  rúbrica. 

Zic/v'Oi 


—  340  — 

En  la  Aguada  de  Montevideo,  íi  tres  de  Abril  de  mil  ochocientos  vein- 
tinueve; abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  señores  Senadores  Barreiro 
(don  Manuel,)  Vice-Presidente  interino,  Berro,  Payan, Sienra,  Trápa- 
ni,  Lamas,  Costa,  Nufiez,  Pagóla,  Barreiro  (  don  Miguel, )  Gadea,  Hae- 
do,  Echeverriarza,  Ledesma,  Masini,  Zubillaga,  Blanco  (  don  Ju<ui  Be- 
nito )  y  Alvarez;  con  aviso  de  no  poder  asistir  los  señores  Blanco — Pre  • 
sidente,  Ellauri,  Pereira  (don  Gabiiel, )  Chucarro  y  Lapido;  con  li- 
cencia los  Señores  Cavia,  Luz,  Sayago  y  Zudañív.;  sin  ella  ni  aviso  los 
señores  Ramirez,  Guerra,  García,  Fernandez,  Suarez  y  Laguna. 

Leida,  aprobada  y  firmada  la  acta  anterior,  se  dio  cuenta  de  los 
asuntos  que  habian  entrado  por  el  orden  siguiente. 

De  una  comunicación  del  Ministro  de  Gobierno  fecha  dos  del  cor- 
riente en  laque  dice  haber  impartido  el  Gobierno  las  disposiciones 
convenientes  parala  subrogación  del  señoi*  Masculino. 

Se  mandó  archivaí*. 

Del  dictamen  y  Proyecto  de  Ley  que  presenta  la  Comisión  de  Hacien- 
da, relativo  í'i  los  derechos  de  iniporlación  y  exportación. 

Que  se  repartiría. 

Otro  de  la  misma  Comisión  aprobando  los  dos  artículos  adicionales 
que  presentó  el  Gobierno  con  fecha  nueve  del  mes  próximo  pasado. 

Que  se  repartiría. 

Se  levó  lo  siguiente. 

MINUTA  DE  DFXRETO 

* 

Contraviniendo  al  artículo  3.<^  dol  título  \,^  del  Reglamento  la  prácti- 
ca de  dar  ala  Honorable  Asamblea  General  Constituvente  v  Legislati- 
va  d(*l  Esladí),  otro  tratamiento  que  el  (pie  ella  ha  adoptado;  se  declara 
abusivo  todoaípiel  (pie  se  oponga  al  adoptado  en  dicho  reglamento  que 
es  el  ilnico  que  rige  en  la  materia. 

AífisinL 


Su  autor  expuso  que  su  simple  lectura  sería  lo  suficiente  para  con- 
vencer ala  Honorable  Asamblea  la  adopción  de  la  minuta  (|ue  halóla 
tenido  el  honor  de  presentar,  por  lo  queescusaba  dar  otrns  razones,  sin 
embargo  de  que  cuando  se  discutiese  explanaría  las  convenientes  que 
le  habían  dado  mái'gená  su  redacción.  Habiendo  sido  suficientemente 
apoyada  pasó  á  la  Comisión  de  Legislación. 

Concluido,  el  señor  Vice-Presidente  puso   á  la  consideración  de  la 


—  341  - 

Asamblea  ol  artículo  4.^  del  Proyecto  sobre  Policía,  presentado  por  el 
sonor  Barreiro  (  don  Miguel, )  y  habiendo  observado  varios  Señores 
Dlpulados  que  este  artículoera  inconexo  con  los  anteriormente  sancio- 
nados, su  autor  se  conformó  en  retirarlo,  y  la  Sala  lo  acordó. 

En  consecuencia  se  puso  en  discusión  el  artículo  4.^  redactado  por  el 
señor  Costa. 

El  señor  Garlea  —  Pidió  la  palabra  y  dijo.  —  Siendo  el  objeto  funda- 
mental del  Proyecto  que  nos  ocupa  diferirla  regularización  permanen- 
te de  la  Policía  hasta  sancionarse  la  Constitución  del  Estado,  creo  in- 
dispensable la  adopción  de  este  artículo,  por  que  él  aclara  las  ambigüe- 
dades con  que  está  concebido  e)  2^. 

Puesto  en  votación,  resultó  api'obado  en  los  términos  siguientes. 

Artículo  4.0  í(  Los  medios  de  que  podrá  valerse  el  Gobierno  según  se 
previene  en  el  artículo  2.<>  serán  los  que  le  suministran  las  L.  L.  valién- 
dose de  las  personas  encargadas  de  ejecutarlas. » 

Leido  en  seguida  el  artículo  5.<>  del  proyecto  del  señor  Barreiro,  su 
autor  pidió,  se  le  permitiese  retirarlo  como  también  los  demás  que  lo 
seguían,  mediante  á  que  estaban  en  el  mismo  caso  que  los  desechados. 

La  Sala  se  conformó,  y  quedó  aprobado  el  proyecto  poniéndose  el  ar- 
tículo 5.0  de  fórmula. 

Concluido,  el  Señor  Vice-Presidente  puso  á  la  consideración  de  la 
Sala  el  proyecto  de  Ley  sobre  patentes. 

El  señor  Alearen  —  Hizo  presente  que  para  discutir  este  proyecto  era 
necesaria  la  asistencia  del  s-ñor  Ministro  de  Hacienda,  y  propuso  le 
llamase  pasando  entre  tanto  á  cuarto  de  intermedio. 

Así  se  resolvió. 

Vuehos  á  Sala. 

El  seño/'  Vicc- Presidente  —  Anunció  que  el  señor  Ministro  había  avi- 
sado no  poder  asistii*,  y  puso  á  la  consideración  de  la  Sala  el  siguiente 
proyecto. 

DICTAMEN 

Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado. 

La  Comisión  de  Hacienda  cree,  que  será  conveniente  que  Vuestra 
Honorabilidad  sancione  la  Minuta  de  Decreto  presentada  por  el  señor 
Representante  Chucarro  para  que  pida  al  Gobierno  provisorio  una  ra- 
zón del  producto  de  las  ventas  recaudadas  en  todo  el  territorio,  en  los 
tres  meses  vencidos  desde  el  diez  de  Diciembre  del  año  último  hasta 
igual  día  del  presente  Marzo,  y  otra  igual  de  la  lista  civil,  expresando 


-  342  — 

los  sueldos  qucdisfrulan.  Estos  datos  servirían  de  l)ase  á  los  trabajos 
de  la  Comisión  y  del  augusto  Cuerpo,  á  quien  aquella  tiene  el  honor  de 
saludar  con  todo  su  respeto. 
Aguada,  Marzo  ti*e¡nta  de  mil  ochocientos  veinte  y  nueve. 

Pídro  FrancUco  de  Berro,  —  Julián  Alvar ez.  — 
Cipriano  Payan.  —  Ramón  Musini. 

La  Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Es- 
tado ha  acordado  y  decreta 

Artículo  1.0  El  Gol)ierno  Provisorio  remitirá  ii  la  Asamblea  Nacio- 
nal un  estado  en  que  se  demuestre  el  producto  de  las  rentas  recaudadas 
en  todo  el  territorio,  en  los  tres  meses  vencidos  desde  el  día  diez  de  Di- 
ciembre del  año  próximo  pasado  hasta  igual  día  del  mes  de  Marzo  del 
año  corriente. 

Art.  2.0  Pasará  igualmente  una  rehición  de  todos  los  empleados  de 
la  lista  civil,  expresando  los  sueldos  que  disfrutan 

Art.  3.0  Comuniqúese  al  Gobierno  para  su  cumplimiento  etc. 

C/i(  (carro. 

Puesto  en  discusión  y  no  liabiendo  quien  tomase  la  palabra  se  puso  h 
votación  si  se  habia  de  considerar  en  particular,  y  resultó  la  afirmativa. 

En  discusión  el  artículo  l^. 

El  señor  Gadeo.  —  Segün  está  expresado  el  artículo  l.o  dudaremos  do 
los  productos  de  las  rentas  desde  que  se  instaló  el  (Tol)ierno  Proviso- 
rio hasta  el  diez  de  Dicienibi-e.  Creería  pues  oportuno  que  se  pidiese 
una  razón  del  producto  de  las  ventas  desde  su  instalación  hasta  fln 
de  Marzo  próximo  pasado. 

El  señor  Aleare.^  —La  Comisión  de  HaciíMida  ha  admitido  el  artícu- 
lo 1.0  del  Pi'oyecto  presentado  por  í^l  scMlor  Chucaneo,  i)ara  (|U(*  los  cono- 
cimientos (jue  suministi'e  el  Gobierno  [)U(x1íui  soi*vir  do  bas?  á  los  tra"" 
bajos  de  la  Asamblea  y  á  (^^{q  efecto  es  suíicienle  saber  d  protlucto  do 
las  rentas  en  los  tres  mesívs  que  se  indican.  So  ha  puesto  desdí^  entoiu^es 
que  el  Gobierno  está  en  [>osesión  de  las  ventas  de  todos  lo.s  De[)arta- 
mentos,  y  para  el  cálculo  que  se  quiere  ha(\^r  no  es  i)reciso  mas. 

Dado  el  punto  por  suficientemente  discutido  fué  apoyado  el  articu- 
lólo. 

En  discusión  el  2o. 

El  señor  Cosía  —  En  mi  opinión  el  artículo  2.o  no  lleva  por  si  solo  el 

objeto  que  el  autor  del  proyecto  se  propuso  al  presentarlo  á  la  Asam- 


-  343  — 

blea  y  que  por  consiguiente  propongo  que  se  adicione  diciendo  que  se 
remita  igualmente  una  noticiado  la  inversión  de  los  fondos  en  los  di- 
chos tres  meses. 

Fué  apoyada  esta  indicación. 

El  señor  Alvarc^^  —  Dijo  que  con  venia  en  que  so  pusiese  la  adición  en 
otro  artículo  v  el  señor  Costa  so  conforme. 

Puesto  á  votación  el  artículo  2.^  do  la  minuta  fué  aprobado,  y  se  puso 
en  discusión  la  indicación  del  señor  Costa,  en  estos  términos. 

((  Del  mismo  modo  pasará  una  noticia  de  la  inversión  de  estas  rentas 
en  los  dichos  tres  meses.  » 

Fué  iguahiiente  aprobado  sin  discusión,  resolviéndose  que  ocupase 
el  lugar  del  artículo  2s^  y  (|ue  este  fuese  el  tercero. 

Siendo  de  forma  el  artículo  4°  quedó  sancionada  la  minuta. 

Acto  continuo  se  leyó  el  dictamen  de  la  Comisión  de  Hacienda  que  si- 
gue. 

Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Leííislativa. 

La  Comisión  de  Hacienda  no  cree  que  Vuestra  Honorabilidad  deba 
tomar  en  consideíación  el  Proyecto  de  Decreto  presentado  por  un  se- 
ñor Diputado  para  que  las  dietas  señaladas  íi  los  señores  Represen- 
tanies  les  sean  satisfechas  en  la  moneda  papel,  ó  su  equivalente  en  me- 
tálico. La  moneda  papel  tiene  para  el  Estado  el  valor,  que  garante  con 
su  promesa,  y  puesto  que  por  regla  general  todos  los  empleados  son 
pagados  en  metálico  desde  1.^  de  Enero  del  presente  año  no  hay  por- 
:iue  exceptuar  de  ella  á  los  señores  Representantes. 

El  señor  Alvai'cz  está  encargado  de  sostener  la  discusión. 

La  Comisión  saluda  á  Vuestra  Honorabilidad  con  todo  su  respeto. 

Montevideo,  Marzo  veinte  de  mil  ochocientos  veinte  v  nueve. 

PjJro  Francisco  de  Berro  —  JuUan  Alvarez  — 
Cipriano  Payan  —  Ramón  Masini. 

La  Asamblea  General  Constituyente  y  Legi^latira  del  Estado,  ha 

acordado  v  decreta. 

f. 

ARTÍCULO  ÚNICO 

Las  Dietas  señaladas  á  los  señores  Repi'csentantes  les  serán  satisfe- 
chas en  la  mon»»da  papel,  ó  su  equivalente  en  metálico,  como  fueron 
declaradas  por  el  Gobierno  Delegado. 

Lamas, 


—  a44  — 

Puesto  en  discusión  y  hechas  por  su  mitor  algunas  pequeñas  expli- 
caciones, so  procedió  (x  votar  y  fu(i  desecliado. 

En  seguida  se  leyó  el  dictamen  y  minuta  de  adición  de  la  Comisión 
especial,  que  sigue. 

Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado. 

La  Comisión  Especial  encargada  de  abrir  dictamen  sobre  la  minuta 
de  Decreto  presentada  por  el  señor  Diputado  don  Ramón  Masini;  la  ha 
considerado  detenidamente,  y  encuentra  que  si  bien  es  loable  el  celo  de 
su  autor,  no  son  los  medios  que  propone  los  mas  propios  pai*a  conseguir 
el  objeto:  Anunciar  al  público  en  los  periódicos  las  faltas  de  asistencia 
(\  las  sesiones  de  la  Honorable  Asamblea  y  las  causales  que  se  den  i)or 
los  señores  Representantes  no  le  parece  á  la  Comisión  sean  las  mas  ade- 
cuadas para  estimulará  la  asistencia.  Cierto  es  que  los  Representantes 
de  la  Nación  no  tienen  otro  juez  que  el  do  la  opinión  pública,  en  cuyo 
principio  la  Comisión  está  conforme  con  el  autor  del  proyecto;  pero  un 
anuncio  diario  de  la  faltas  de  asistencia,  á  mas  de  lo  gravoso  que  sería 
á  los  fondos  del  Estado,  parece  un  medio  poco  noble  y  (|ue  se  opone  á  la 
consideración  debida  á  los  ciudadanos  que  obtienen  el  cargo  de  Repre- 
sentantes del  Pueblo.  No  por  esto  quiere  decir  la  Comisión  que  los  habi- 
tantes del  Estado  no  tengan  derecho  á  saber  las  faltas  que  cometan  sus 
Repr-esentantes,  por  medio  de  la  prensa:  este  derecho  lo  reconoce  la  Co- 
misión ;  cree  que  debe  darse  esta  noticia,  pero  está  disconforme  en  el 
modo  y  por  eso  propone  otro  que,  llenando  el  olyoto,  lo  concibe  con  la 
dignidad  y  decoro,  que  debe  ser  la  divisa  de  la  Representación  Nacional. 

Citada  ésta  sesión  á  una  hora  determinada  como  está  pi'ovenidoy  se 
practica,  y  no  hallándose  reunido  el  número  suficiente  do  Represen- 
tantes, otra  después  para  abrir  la  sesión,  con  los  presentes  se  labrará 
una  acta  en  que  se  expresen  los  que  han  asistido,  y  los  que  falten,  cuya 
acta  se  publicará  por  su  orden  en  los  diarios  de  sesiones.  Esiearbiti*io 
le  parece  á  la  Comisión  mas  digno  de  V.  H.  y  abraza  todos  los  olyetos 
que  el  autor  del  proyecto  se  ha  propuesto  al  presentarlo  á  la  conside- 
ración de  la  Asamblea. 

La  Comisión  cive  que  el  (lue  ella  presenta  es  preferible  por  los  fun- 
damentos que  deja  expuestos,  y  explorarán  en  caso  necesario  los  se- 
ñores Chucari'O  v  Costa,  v  se  hace  un  honor  en  saludar  á  los  señores 
Representantes  con  su  mas  distinguida  consideración. 

Aguada,  veintiuno  de  Marzo  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

Manuel  Vicente  de  Pagóla  —  Alejandro  Ch marro  — 
Ántonino  Domingo  Costa, 


—  ;m5  — 

MINUTA  DE  ADICIÓN  AL  RP:GLAMENT0 

Art.  1^.  Pasado  una  hora  de  tiempo  después  de  la  anunciada  en  la 
orden  del  día  para  abrir  la  sesión,  el  Presidente  llamará  h  Sala. 

2^.  Reunidos  en  ella  los  Representantes  que  se  hallen  presentes,  sino 
hubiese  número  para  abrir  la  sesión,  se  labrará  un  acta  en  que  se  ex- 
prese los  que  lian  asistido,  los  que  faltan  y  causales  que  hubiesen  dado. 

3^.  Esta  acia  se  publicará  por  su  orden  en  los  diarios  de  sesiones. 

4.«  Esta  resolución  se  imprimirá,  repartirá  á  los  señores  Diputados 
y  se  agi'egará  al  reglamento  de  Policía  interior  de  la  Asamblea. 

Aguada,  veintiuno  de  Marzo  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

C'r.icarro  —  Pujda  —  Costa. 

El  í^enor  Mawii  dijo  —  No  puedo  menos  de  manifestar  mi  extrañeza, 
poi-que  habiéndose  repartido  el  proyecto  de  la  Comisión  que  acaba  de 
ponerse  á  la  consideración  de  la  Sala,  no  se  haya  hecho  lo  mismo  con 
el  mió,  para  que  los  señores  Diputados  pudieran  compararlo —  p]s  un 
principio  bien  conocido  en  el  sistema  republicano,  la  utilidad,  do  que 
desde  el  Jefe  hasta  el  último  de  los  ciudadanos  aparezcan  bajo  su  ver- 
dadero punto  de  vista,  en  todo  lo  que  tengan  relación  con  los  deberes 
de  que  están  encargados  —  En  este  concepto  creo  que  nunca  podria  ser 
indecoroso  publicar  las  fiíltas  de  los  señores  Representantes;  y  las  ra- 
zones que  las  hayan  motivado;  por  consiguiente  creo  que  mi  proyecto 
es  mas  útil  v  mas  sencillo. 

El  señor  Costa  — Ajuicio  de  la  Comisión  el  proyecto  que  ha  pi'csen- 
tado  llena  de  un  modo  mas  digno  los  objetos  que  se  había  propuesto  el 
señor  Diputado  autor  de  la  moción. 

Publicar  las  faltas  de  los  señores  Representantes  por  los  periódicos 
es  ciertamente  poco  honroso ;  y  por  consiguiente  siendo  el  medio  que 
la  Comisión  propone,  mas  decoroso  y  de  mas  fi'icil  ejecución,  no  dudo 
que  oijtendrá  la  sanción  de  la  Sala. 

El  señor  Masini — Pido  que  se  lea  y  vote  antes  mi  moción  como  es 
de  práctií^a. 

Se  leyó  v  dice  así : 

PROYECTO  DE  DECRETO 

La  Honorable  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del 
Estado,  ha  acordado  y 


—  Mi  — 


d::cueta  : 

Articulo  único.  El  Presidente  déla  Honorable  Asamblea  hai'á  insoí*- 
tar  en  los  periódicos  las  faltas  de  asistencia á  las  sesiones  de  cualquier 
Diputado,  y  las  causas  alegadas  al  efecto. 

Aíasini. 

Puesto  á  votación  fué  desechado. 

Admitido  en  seguida  por  la  Sala  á  discusión  particular  el  proyecto 
de  la  Comisión,  fué  aprobado  sin  discusión  el  primer  artículo  y  sucesi- 
vamente los  demás. 

A7  seño/'  Vicc-Pi  Cí'idenie  —  indicó  que  estaban  concluidos  los  asuntos 
repartidos  á  excepción  de  los  dos  para  cuya  consideracMón  era  necesa- 
ria la  asistencia  del  Seilor  Ministro  de  Hacienda. 

Ll  señor  Costa  —  Hay  dos  asuntos  pendientes  que  por  la  práctica  po- 
di'ian  resolverse  sobre  tablas,  pues  (¡ue  son  de  fórmula;  los  dictámenes 
de  la  Comisión  de  l^eticiones  sobre  las  reclamaciones  del  Agente  de 
Presas  del  Brasil,  y  del  autor  del  periódico  «  Observador  Oriental »  . 

Otros  Señores  Diputados  se  opusieron  diciendo  que  necesitaban 
considerai'se. 

En  este  estado  el  Señor  Vi(^>Presidente  n)aniíiesta  á  la  Sálala  im- 
posibilidad de  continuar  desemi)eñando  estas  funciones;  fundándose 
en  que  habría  casos  que  las  atenciones  de  su  ministerio  no  le  permiti- 
río.n  asistii*.  En  este  conc^epto  pidió  se  le  admitiese  su  i'enuncia. 

Un  S(m1oi*  Dipiítadoexpuso  ([uepodríaallanarse  esta  diílcultad  adop- 
tando el  temperamento  proi)U(\st()  (mi  la  sesión  anteiúor :  es  decir  que  (*n 
caso  de  faltar  ((Uíími  presida,  puedan  los  SiMlores  Diputados  asistentes 
nombrar  un  Vice-Presidente. 

Otros  Señorcv^  Diputados  contestaron  (pie  pai*a  esto  sirria  preciso 
que  la  resolución  de  la  Asamblisa  recayese  sol  )i*e  una  moción;  y  que  á 
mas  de  esto  debiendo  hacers'^  la  oierción  hxcwx  de  la  Sala  hal)i*ía  facili- 
dad para  rehusar  el  car.j;o,  y  (pie  s^ría  difi(nl  allanar  este  inconve- 
niente. 

Convencida  la  Sala  en  la  necív-^idad  de  nombrar  otro  AMc(^-Presidon- 
te,  se  admitió  la  renuncia  al  s^»ñor  BarríMi'O  (don  Manuel  ),  y  sr^  proce- 
dió á  la  votación  nominal. 

El  Sr.  Berro  votó  i)or  el  Sr.  (ia(l(\a. 

El  Sr.  Payan  por  (1  Sr.  Echeverriarza. 

El  Sr.  Sierra  por  el  Sr.  Gadca, 


-  a47  — 

El  Si'.  Trápani  por  el  Sr.  Echeverría rza. 

El  Si*.  Lamas  por  id. 

El  Sr.  Costa  por  id. 

El  Sr.  Nuñez  por  id. 

El  Sr.  Pagóla  por  id. 

El  Sr.  Bnrreiro  ( don  Manuel )  por  id. 

El  Sr.  Barroiro(don  Miguel )  por  el  Sr.  Alvarez. 

El  Sr.  Gadea  por  id. 

El  Sr.  Haedo  por  id. 

El  Si*.  Ledesma  por  el  Si\  Echeverriarza. 

El  Sr.  Masini  por  el  Sr.  Costa. 

El  Sr.  Zubillaga  por  el  Sr.  Boito. 

El  Sr.  Blanco  (don  Juan  Benito)  por  el  Sr.  Echeverriarza. 

El  Sr.  Alvarez  por  id. 

El  Si*,  lu'heverriarza  por  el  Sr.  Alvarez. 

Heeho  el  esíMiitinio  de  los  votos,  resiülaron  electos  los  señores  Eche- 
vei'riarza  con  diez  votos:  el  señor  Alvar(V.  con  cuatro:  el  señor  üadea 
con  dos:  el  señor  Costa  con  uno;  y  el  señor  Berro  con  uno. 

Fué  proclamado  el  señor  Echeverriarza  de  vice-Presidente  interino. 

Concluido  este  acto  se  levantó  la  sesión,  i-otirandose  los  señores  á  las 
nueve  de  la  noche. 

Hav  una  rúbrica. 

Berro . 


En  la  Aguada  de  Montevideo,  <*i  cuatro  de  Abril  de  mil  ochocientos 
veintinueve;  abierta  la  sesión  ordinaria  con  los  SfMlores  Echeverriarza 
Vice-Presidente  interino,  Berro,  Payan,  Lamas,  Laguna,  Trápani, 
Costa,  Nuñez,  Pagóla,  Barreiro  ( don  Manuel ),  Bai'reiro  (don  Miguel), 
Gadea,  Ihunlo,  Masini,  Ledesma,  EUauri,  Lapido,  Zubillaga,  Blanco 
(don  Juan  Benito)  y  Alvarez;  con  aviso  de  no  poder  asistii*  los  señores 
Blanco— Presidente,  Sierra,  Pereira  (don  Gabriel )  y  Chucarro;  con  li- 
cencia los  señores  Cavia,  Luz,  Sayago  y  Zudañez;  sin  ella  ni  aviso  los  se- 
ñores Ramírez,  Guerra,  Gaj'cia,  Suanv.  y  Fernandez:  Leida,  aprobada 
v  firmada  la  acta  de  la  sesión  anterior  se  dio  cuenta  del  dictamen  déla 
Comisión  Militar  en  el  proyecto  presentado  por  el  señor  Ledesma  so- 
bre prisioneros,  y  se  anunció  que  se  repartirla. 


—  348  -- 

Elseíujr  Vice-Pre^itdeníe—l^ixsoáhx  considorarión  do  la  Asamblea 
el  dictamen  y  pi*oyecto  de  ley  do  l^Uontos  pi'osontado  por  la  Comisión 
de  Hacienda,  eoneebido  en  estos  términos. 


DICTAMEN 

Honorable  Asamblea  General  Constituyente  v  Legislativa. 

La  Comisión  de  Hacienda  tiene  el  honor  de  apompañar  á  V.  H.  con 
algunas  mo  liflcaciones  la  ley  de  patentes  sancionada  por  la  Represen- 
tación Nacional  en  ocho  de  Abril  de  mil  ochocientos  veintisiete  que  el 
Gobiei*no  Provisorio  ha  pedido  á  V.  H.se  sirviese  declarar  en  vigor. 

Las  vai'iacionos  están  reducidas  primoiH),  en  los  ailículos  tercero  y 
octavo  á  la  supresión  de  los  caballos  y  coches  de  alquiler  y  coches  vo- 
lantes, calesas,  birlochos  y  carros  de  uso  particular.  Los  coches  y  ca- 
ballos de  alquiler  lejos  de  gi'avarse  con  impuestos  deberian  alentarse 
por  la  necesidad  que  hay  de  ellos,  y  los  escasos  é  imperfecto  •,  que  son 
en  Montevideo  estos  establecimientos.  Los  cai*ruages  de  sei^vicio  parti- 
cular no  son  entre  nosotros  un  lujo,  sino  uiía  necesidad  que  se  satisfa- 
ce con  poca  frecuencia  :  siji  (|ue  por  lo  mismo  se  halle  la  menor  razón 
de  analogía  para  (jue  se  practique  lo  que  en  las  ciudades  populosas 
donde  ruedan  tantos  carruagívs  por  ostentación.  2.'  A  la  supresión  en  el 
artículo  cuati'o  de  los  mí.^nestrales  de  tienda  abierta.  Ksta  clase  apenas 
puede,  con  raras  ex(*epciones,  procurarse  una  subsistiMicia  escasa,  y 
ojalá  pudieran  hallarse  medios,  de  que  el  prov(M*ho  que  repoi'tarsen  del 
ti'abajo  excitase  á  dedicarse  á  los  talleres  á  los  que  viven  sin  aplica- 
ción, V  en  la  ociosidad.  3."  A  la  adición  de  las  confltíM'ías  (mi  los  artícu- 
los  cinco  y  seis  por  hallarse  en  el  mismo  caso  que  los  calV'os  y  mesas 
de  billar.  4.°  A  una  subrogación  en  los  mismos  ai'tículos  de  detallado 
númei'O  de  cuadras  en  lugar  de  las  que  en  ellos  se  reglan  poi'  una  dis- 
tancia fija  de  la  plaza  mayor  se  ha  creido  que  especificándose  como  se 
ha  hecho  salva  mejor  la  justicia  y  el  espíritu  de  la  Ley. 

Los  señores  Masini  v  AlvarezsostíMulrán  la  discusión. 

•y 

La  Comisión  saluda  á  Vuestra  Honorabilidadcon  todo  su  respeto. 
Aguada,  diez  y  seis  de  Marzo  de  mil  ochocientos  veinte  y  nueve. 

PeJj'O  Irancísco  Berro  —  Cipriano  Payan — 
Julián  Alvarez  —  Ramón  Masini. 


—  349  — 

La  Asamblea  General  Constituyente  y  Legislativa  del  Estado,  usan- 
do (le  la  soberania  ordinaria  y  extraordinai'ia  que  reviste  ha  sanciona- 
do con  valor  y  fuerza  de  ley  lo  siguiente. 

Artículo  L^  Habi'á  cinco  clases  de  patentes,  á  saber:  de  diez,  de 
quince,  de  treinta,  de  cuarenta  y  cinco  y  de  sesenta  pesos. 

Art.  2.^  Correspondei'á  la  pi-imera  clase  de  diez  pesos,  á  todo  alma- 
cén, tienda,  pueslo  y  baratillo  que  no  se  halle  expresado  en  las  otras  cua- 
tro clases. 

Art.  H.o  ('orresponderá  la  segunda  clase  de  quince  pesos,  en  la  cam- 
paña, á  toda  tienda  fija  ó  movible,  y  mesa  de  billar:  en  la  ciudad  á  las 
fondas,  posadas  y  tiepósitos  de  maderas. 

Art.  4.0  Corresponderá  la  tercera  clase  de  treinta  pesos,  en  la  cam- 
paña, á  toda  pulpería,  y  en  Montevideo  á  todos  los  almacenes  que  no 
están  comprendidos  en  las  cuadras  que  expresará  el  artículo  siguien- 
te y  á  las  barracas  de  cueros  existentes  en  cualquier  punto  de  la  ciu- 
dad. 

Art.  5.0  Corresponderá  la  cuai-ta  clase  de  cuarenta  y  cinco  pesos  á 
todo  almacén  y  tienda  dentro  de  las  cuatro  cuadras  que  hay  en  la  calle 
de  San  Pedro  desde  el  Portón  para  el  Oeste:  dentro  de  las  dos  cuadras 
que  hay  en  la  calle  San  Gabriel,  y  otros  dos  en  la  calle  de  San  Carlos 
desde  la  Plaza  al  Oeste:  dentro  de  las  dos  cuadras  que  median  entre  la 
plaza  7  la  calle  San  Pedro:  dentro  de  las  dos  cuadras  que  hay  desde  la 
calle  de  San  Gabriel  hasta  la  de  San  Luis,  v  las  dos  cuadras  frente  del 
muelle,  desde  la  calle  de  Pescadores  hasta  el  Arsenal,  y  á  todo  café, 
confitería,  mesa  de  billar  y  pulpería,  boticas  y  almacenes  de  drogas 
en  la  ciudad. 

Art.  G'.  Corresponderá  la  quinta  clase  de  sesenta  pesos  á  los  cafeés, 
(*onflterías,  mesas  de  billar  y  pulperías  existentes  dentro  de  las  cua- 
dras expresa(h\s  en  el  artículo  anterior  y  á  las  casas  de  martillo  y  de 
gallos  en  la  ciudad. 

Art.  7o.  Toda  casa  de  abasto  ademas  de  la  patente  que  le  corresponde 
por  su  giro,  pagará  otra  igaal  por  la  venta  por  menor  del  vino  y  Hcores 
fuertes. 

Art.  8o.  Estas  patentes  servirán  por  un  año:  Los  establecimientos  que 
se  abran  en  el  segundo  ó  tercer  tercúo  del  año  pagarán  solamente  por 
los  tercios  que  no  se  hayan  vencido  al  empezar  su  giro. 

Art.  9.  Las  patentes  deben  colocarse  á  la  vista  en  todos  los  esta- 
blecimientos y  el  que  no  la  tuviese  en  el  primer  trimestre  del  año  será 
obligado  su  dueño  á  sacarla  y  pagará  ademas  otro  tanto  de  su  valor, 


-  350- 

y  dos  tantos,  si  en  segundo  semestre  aun  no  las  luibisen  comprado. 
Art.  10.  Esta  ley  se  revisará  todos  los  años. 

Berro  —  Payan  —  Ahuirji  —  Mas  ¿ni. 


Concluida  su  lectura  se  puso  es  discusión  en  general. 

El  scño''  Lanrcs  piílió  la  palabra,  y  dijo.  —  Creo  síMlores  qu3  ni  el  Mi- 
nisterio ni  la  Comisión  de  Hacienda  so  lian  fijado  bien  ci  el  enorme 
impuesto  que  se  propone— Todo  el  mundo  sabe  que  enla  ciudad  hay  un 
considerable  nrnneír)  de  casas  de  trato,  pero  también  es  bien  notorio 
que  la  mayor  parte  d(»  estos  establecimientos  sc^  han  sostenido  hasta 
aqui,  por  el  consumo  de  las  tropas;  Marina  y  demás  empleados  que 
han  ocupado  la  Pla/a:  naturalmente  se  verán  ahora  en  la  necesidad  de 
cerrarlas,  v  mucho  mas  si  se  establece  la  lev  de  Patente  en  los  términos 
que  se  ha  propuesto.  Por  otra  parle»  el  notable  r(M*argo  (pie  se  establo- 
blece  á  la  localidad  en'que  se  hallen  las  casas  de  trato  sea  cual  fuese  su 
principal,  es  en  mi  opinión  injusta,  asi  como  el  doble  impuesto  á  las 
que  vendan  por  menor  vinos  y  licores  fuertes  —  Ks  claro  que  estos  im- 
formaciones obligaran  á  abandonar  el  País  como  ya  sec<Ml(%  á  una  por- 
ción de  hombres  cuya  i)ei'manencia  sería  muy  útil  á  la  prosperidad  del 
Estado  —  En  mi  con(*epto  pues  la  Representación  Nacional  no  debe 
por  ahora  sancionar  ninguna  clase  de  contribu(*ión,  í\  menos  que  no 
hubiese  una  necesidad  urgente;  y  aun  en  este  caso  debería  repartirse 
lacai'ga  entre  todas  las  clases  propoirionalmente. 

El  scñoí' Ministro  (íc  Hacienda  —  Si  el  establecimiento  de  la  lev  de 
Patentes  fuese  un  ensayo  en  este  Pais  podrían  sor  raz^^nables  algunas 
de  las  observaciones  que  ha  hecho  el  sefior  Diputado,  pero  remontán- 
dose un  poco  se  vé  que  ellas  no  pueden  suspender  el  jilicio  (\(\  los  señó- 
nos R(?presontanles  para  su  saníáón.  No  es  un  ensayo  el  qu(*  se  va  i\ 
hacer,  porque  la  ley  de  patentes  se  halla  establecida  hace*  sol)i'e  dos  anos 
y  ya  se  ha  conocido  las  ventajas  de  su  establecimiento.— Se  dice  que 
desaparecerán  d(d  Pais  los  hoinbi'cs,  poi*quc  so  los  ohlJLrará  á  cerrar 
sus  puertas  ¿pero  seuoi'os  fiíltanen  el  recurso  })ara  trubnjar  y  emplear 
los  c.ipitales  en  otra  cluse  de  negocio ^í  ¿No  seria  mejuí*  (luo  una  por-= 
ción  de  hombres  robustos  iiue  se  hallasen  ocu[)ados  detrás  (U^  im  mos- 
trador se  entretuviesen  en  ocupaciones  mas  útiles  al  País? 

Por  oU'a parte  el  impuestosobre  unosestablecimiíMitos  ((uo  conviene 
minorar  por  la  tendencia  (pie  tienen  hacia  lacorru[)cióii  (!<»  las  costum- 
bres, lejos  de  ser  recargados  es  bien  módico.  A  mas  dccsio,  cslodere- 


—  351  - 

cho  .subroga  al  do  Alcabala  ó  reventa  yol  de  compostui'a  y  no  se 
hace  mas  (ine  regularizarlos  de  iin  modo  mas  suave 

Sería  es  verdad  una  fortuna  no  tener  necesidad  de  impuestos,  pero  el 
Estado  ha  do  sostenerse,  y  para  esto  se  necesitan  rentas. — Hasta  ahora 
el  (Tobierno  ha  marchado  cumpliendo  religiosamente  sus  compromi- 
sos  sin  pedir  mas  que  lo  establecido  por  la  ley,  pero  para  en  adelante 
los  señores  Representantes  saben  bien  que  son  i)i*ecisos  otros  recursos. 
— El  estabhícimiento  de  la  ley  de  Patentes  en  la  canipnña  no  ha  causa- 
do ninguna  alarnia,  y  por  consigiiente  cargos  que  han  de  ser  iguales 
en  lodo  el  Ivslado  no  deben  causarla  tami)oco  en  la  ( capital. ) 

h'l.  seilor  Kllauri  —  El  Establecimiento  de  la  Lev  de  Patente  cuva  ten- 
dencia  parecí^  .ser  regularizar  los  derechos  de  Alcabala,  de  compostura 
y  noventa  es  absolutamente  importante,  i)ero  sin  embargo  no  me  parece 
justo  el  método  con  que  se  quiere  introducir. 

Es  vei'dad  que  este  derecho  está  estabhn-ido  hac(}  dos  años  en  la 
campaña,  pero  (»s  preciso  tenei*  presente  que  Sij  pagaba  en  papel.  Es 
preciso  taml)ien observar  que  un  recargo  de  esta  naturaleza  introduci- 
do tan  i-epentinamente  es  contrario  ix  los  pi-incipios  de  una  buena  eco- 
nomía [)olítica,  poi*(|ue  asusta  á  los  qu(í  la  han  de  pagar.  En  este  con- 
cepto soy  de  opinión  que  la  l(»y  de  Patentes  se  establezca  de  un  modo 
menos  gravoso,  arreglándola  por  el  mínimum  de  los  impuestos  (jue 
presentemente  se  hayan  establecido. 

El  señor  f)arrciro  (don  Miguel)  -  Prescindiendo  de  la.s  razones  que  so 
han  aducido  contra  el  proyecto,  me  fijaré  solamente  en  el  tiempo  en  que 
se  introduce;  sola  la  circunstancia  de  ignoi^araun  el  producto  de  las  ren- 
tas recaudadas,  Ijastaría  para  no  admitirlo.  Creo  pues  que  debo  sus- 
penderse su  discusión  hasta  que  tengamos  á  la  vista  los  estados  que  se 
han  i)edido.  Dado  el  punto  por  suflcientemente  discutido  .se  puso  á  vo- 
tación si  habia  de  discutirse  en  pai'ticular  ó  no,  y  resultó  la  afirmativa. 

En  discusión  el  artículo  1.^. 

Elscnor  Lfc/ua.^  —  Se  ha  dicho  qucí  sería  mas  conveniente  al  País  que 
los  hombres  empleados  detras  de  un  mostrador  se  contrajesen  áoti'os 
trabájeos ;  pero  yo  quisiera  que  se  me  dijese  á  que  otro  ejercicio  que  le 
prometa  utilidad  i)0(hia  dedicar.se  un  hombre  ípie  Ik^ga  de  Europa  no 
siendo  á  pro[)ósito  i)ai'a  los  trabajos  de  campaña.  E.sos  cortos  capitales 
empleados  en  las  ca.sas  de  trato  excepción  de  muy  pocos  ¿  en  qué  i)0- 
drian  em|)lears(^  con  algún  lucro  en  el  País  ? 

Aun  en  el  caso  de  ser  ab.solutamente  preciso  el  establecimiento  de 
este  impuesto  ¿  no  sería  mejor  dejarlo  para  des[)ues  de  sancionarse  la 
Constitución,  que  entrar  imponiéndolo  tan  repentinamente  ? 


—  352  - 

Tnmbion  veo  que  en  ol  proyecto  que  nos  o<!upa  se  modifican  algunos 
impuestos  y  se  suprimen  oíros,  y  yo  croo  que  no  liay  motivo  justo  para 
csto;poi'  que  si  el  Estado  tiene  necesidad  de  rentas,  es  preciso  que  se 
repartan  proporcionalmente  entre  todas  las  clases,  sin  gravar  mas  á 
una  que  á  otra.  Insisto  también  en  que  es  injusto  el  recargo  excesivo 
que  se  pone  á  la  localidad  sin  consideración  á  la  poca  utilidad  que  po- 
drá producir  una  casa  de  abasto,  en  razón  de  su  costo  principal.  Por  lo 
mismo  creo  que  no  debo  aprobarse  el  artículo. 

hl  señor  Ministro  de  Hacienda  —  El  derecho  que  se  establece  en  la 
Ley  de  Patentes  sobre  la  localidad,  es  un  derecho  estal)lecido  en  todos 
los  Países.  Es  preciso  tener  presente  que  un  buen  local  proporciona 
mayor  reventa  y  por  consiguiente  mas  utilidad,  sea  cual  fuese  el  pi'in- 
cipal  empleado  en  una  casa  de  tj^ato. 

Por  lo  mismo,  y  á  mas  de  lo  conveniente  que  sei'ía  el  disminuir  el 
numero  de  pulperías,  deben  justamente  recargarse  aíjuellas  que  estén 
situadas  en  un  local  mas  ventajoso.  Se  ha  dicho  también,  en  que  po- 
drían emplearse  las  personas  y  capitales  de  aquellos  que  se  vean  en  líi 
necesidad  de  cerrar  sus  i)uei'tas;  pero,  Señores  ¿  estose  pivgunta  en  un 
país  tan  escaso  de  brazos,  y  en  donde  el  menor  capital  puede  producir? 
He  dicho  que  hasta  ahora  no  so  cobran  mas  impuestos  que  los  dere- 
chos  de  Aduana  y  algún  otro  de  poca  importancia  que  son  muy  even- 
tuales. Con  su  i)roducto  ha  cubierto  el  Gobierno  los  gastos  ordinarios 
hasta  aquí,  como  lo  ver«'ui  los  Señores  RepresenUmtes  y  el  público  por 
los  estados  que  saldrán  á  luz  dentro  de  pocos  días,  pero  esto  no  basta. 
Es  preciso  tener  pi'esL'nte  (jue  nuestras  necesidades  no  son  solo  del 
momento  y  que  debemos  mirar  para  adelante. 

Que  acabamos  de  salir  do  una  guerra  en  queso  han  hecho  gastos 
extraordinarios,  y  (jue  es  preciso  pagar  la  parte  (jue  nos  toque  en  la 
deuda.  Que  también  es  preciso  cubrirlos  comi)r()niisos  contraidos  por 
los  Gobiernos  anteriores,  y  (jue  todo  esto  no  se  puede  hacer  sin  tener 
rentas. 

En  fln  creo  que  el  artículo  1.^  del)e  aprobarse,  por(]uo  en  él  solo  se  es- 
tablecen las  proporciones  de  laEey  de  Patentes. 

t.a  Asamblea  recordó  pasarse  á  cuarto  de  intermedio. 

Vueltos  á  Sala. 

El  señor  Costa  —  proi)uso  quo  se  suprimiese  la  5.'^  cla^e  de  patentes, 
en  razón  de  que  por  ahora  era  dilicil  calcular  las  proporciones  en  (pie 
aparecerá  designado  el  derecho  de  patentes. 

El  señor  Ministro  — Contestó  que  siendo  la  tendencia  de  la  ley  regu- 


~  35;í  — 

lariza  los  impuestos  en  todo  ol  Estado,  no  lendría  por  su  parte  inconve- 
niente en  que  se  hiriese  alguna  variación. 

hl  señor  Ellauri  —  En  efecto  la  lev  de  Patentes  traerá  el  bien  de 
regularizar  los  impuestos,  pero  no  pudiendo  arreglarse  estos  impuestos 
A  una  ajustada  proporción,  creo  (lue  cuanto  más  se  subdividan,  tanto 
más  nos  aproximaremos  á  este  ajuste.  Por  lo  mismo  piH)pongo  que  se 
establezcan  seis  clases  de  patentes :  es  decir,  de  diez,  quince,  veinticinco, 
treinta  v  cinco,  cuarenta  y  cin(*o  v  sesenta. 

hl  señor  Costa- -  Si  lo  que  a(*aba  de  proponer  el  señor  Diputado  no 
importase  el  establecer  un  sistema  Fiscal  on  las  casas  de  negocio  no 
trepidaría  en  adoptarlo.  Por  otra  parte  es  muy  difícil  detallar  con  exac- 
titud las  localidades  más  ventajosas  parala  reventa, y  por  consiguiente 
creo  (lue  incurriríamos  en  notables  equivocaciones.  —Si  el  señor  Dipu- 
tado salvase  esta  dificultad,  me  adheriría  á  su  indicación. 

El  señor  Ellauri  —  Cunforme en  quesera  muy  difícil  señalar  justa- 
mente las  localidades,  aclararé  la  idea  que  me  he  propuesto  en  mi  in- 
dicación. 

Mi  objeto  es  que  tales  ó  cuales  estableciniientos  tengan  un  derecho 
arreglado  á  su  clase  de  giro,  y  para  esto  es  que  he  propuesto  la  i\.^  cla- 
se de  Patentes. 

Fué  apovada  suficientemente  esta  indicación  v  la  Comisión  se  con- 
formó  con  ella. 

El  señor  Bar  retro  ( don  Miguel )  -  Yo  creo  que  debemos  fijarnos  en 
la  naturaleza  del  impuesto. 

Era  necesario  que  para  establec(M*lo  tuviésemos  todos  los  datos  y  co- 
nocimientos precisos  para  convencernos  de  su  utilidad;  y  por  lo  mis- 
mo que  el  señor  Ministro  lia  dicho  que  los  hay,  debemos  tenerlos  á  la 
vista. 

Conozcamos  las  necesidades  y  entonces  podremos  resolver  con  nlás 
acierto.  Entre  tanto  no  debe  i)asai*  el  artículo. 

El  señor  Ministro  —FA  Ministerio  ha  dichoque  hasta  ahora  han 
bastado  las  rentas  que  han  entrado  para  cubrir  sus  primeras  necesida- 
des y  otros  gastos  extraordinarios  que  ha  indicado;  peroiía  dic^ho  tam- 
bién que  hay  una  deuda  interior  y  otra  exterior.  Que  no  solamente  se 
ha  calculado  las  necesidades  del  momento  sino  los  compromisos  en 
que  nos  hallamos.  Que  la  clase  d(»  rentas  (pie  hasta  ahora  están  estable- 
cidas son  eventuales,  y  que  sería  imprudente  atenerse  á  ellas:  por 
último,  que  es  preciso  preparar  el  País  para  tener  una  existencia 
suya.  No  es  posible  por  ahora  saber  á  cuanto  asciende  la  deuda,  por- 

23* 


-  XA  — 

que  pora  osto  soría  proriso  liquidai'la;  y  paiw  liriiudarla  >^()  iiocositan 
ronfas.  Talos  son  los  conocimuuilos  rjiu»  pi'.odo  dar  (»1  (iolnorno. 

El  seríof*  harrciro  (don  M\(^\\iú  )  —  Todo  lo  (jiu»  ha  dicho  el  sofior 
Ministro  no  nos  dá  sino  oonociniic^ntos  ííí»n'u*al(ís,  y  para  establecer  la 
ley  nocesitanios  partícula ih»s:  tal  ve/  en  su  vista  podi'ianios  creer  más 
conveniente  el  estableciniientíxlela  conti'il)U(*ión  directa. 

El  señor  MiniMro — t'i^í^o  (pie  los  informes  d(*l  Ministerio  deben 
reputarse  oficiales  y  siendo  asi,  yo  no  sií  í^omo  «luiíMvel  señor  Diputado 
qu3  so  den  estos  conocimientos.  — Ya  Ik^.  di(*ho  hasta  la  cantidad  íi  que 
aproximativamente  hal)rán  a<("endido  las  rentas  en  los  tros  meases  i'il- 
timos,  y  lo?  objetos  en  que  so  han  inví»rtido;  por  (Consiguiente  no  se  quo 
mi\s  datos  se  quieren. 

El  señor  /í¿í/v'c//'0  ( don  Miguel )  —  Sin  i)erjuic¡o  denlos  asertos  del 
señor  Ministi'o,  él  no  debe  dejar  de  conoí'cr  (¡ue  por  los  estados  podría- 
m(is  de  un  modo  más  positivo  fijar  nui^stra  oinníón. 

El  señor  Co>/r¿  -Ilabienlo  convvMiido  la  comisión  con  la  correc- 
(*íón  propuesta  poj*  un  señor  Diputado,  paivce  e\<nisado  (pie  continúo  la 
discusión  d(d  artículo  como  está. 

Fu('»  ai)oyado  y  la  Sala  se  conformó. 

El  señor  Ellaiiri-  -  líedactó  el  artículo  en  (v^tos  ttMMninos. 

((  Artículo  1.^  -nal)rásois  clases  de  pat(»nt(»s,  á  sab:M':  de  diez>  quin- 
ce, veinticinco,  treinta  y  cinco,  cuai'íMita  y  cinco  y  sesenta  p(vs(.»s.  » 

D(3spues  de  algunas  p;*,quiíñas  observaciones  y  dado  el  punto  por  su" 
flciíMitemente  discutido  se  puso  á  votaiMón  y  fu('»  aprobado. 

Un  señor  Diputado  pri)puso  (pie  siendo  el  artículo  primero  sanciona- 
do, la  base  del  proyecto,  volví(íse(»sta  á  la  Comisión  para  que  asociada 
del  autor  de  la  corrección  arivglas(»los  dcMoás  artículos.  Apoyado  y 
puesto  á  votación  resultó  la  afirmativa,  y  siendo  la  hora  avanzada  se 
s\ispendió  la  s(v<íón  retirándose  los  señoreas  Sííiiadonvs  á  las  nueve  y 
media  d(»  la  noche. 

Hav  una  rribríca. 

ff 

Berro. 


kn  ia  Aguada  de  Montevid(N),  á  ocho  d(;  Abril  de  mil  ochocientos 
veintinueve  ;  abiei'ta  la  s(»sión  ordinaria  con  los  señore<  lOchevtM'riar- 
za-Vice  Pi'osidente  interino,  lí(»rro,  l\Myan,  SiiM-ra.  Chucarro,  Costa, 
Nuñez,  Pagóla,  Barreiro  (don  Manuel ),  (iad(.*a,lIaedo, Kllauri,Lamas, 


—  355  — 

Lodesnia,  Musini,  Cavia,  Ziibillaga,  Alvaroz  y  Blanco  (don  Juan  Beni- 
to); con  aviso  do  no  poder  asistir  los  sonore.s  Blanco -Presidente,  Pe- 
reira  ( don  Gabi'iel),  Trápani,  Lapido  y  Bari'oiro  (don  Miguel);  con 
licencia  los  8c3riores  Luz,  Swas^o  v  Zudañez;  sin  ella  ni  aviso  los  seño- 
res  Ramír(»z,  Guerra, García,  Suarez  y  Fernández:  Leída,  aprobada  y 
firmada  la  acta  antei'ior  se  dio  cuenta  de  los  asuntos  que  habían  entra- 
do, por  el  orden  sigr.lente  : 

El  Excelentísimo  Gobierno  Provisorio  en  comunicación  del  día  de 
ayer,  di(*e,  que  consecuente  al  deci'eto  expedido  el  cuatro  del  que  gira, 
en  el  expediente  que  acompaña,  eleva  á  la  resolución  de  V.  H.  la  con- 
sulta á  que  se  contrae  en  su  precedente  vista  el  Fiscal  general  á  cerca 
de  los  señores  que  declaran  libres  á  los  nacidos  en  el  país  de  madres 
esclavas,  pues  su  aplicación  í\  los  casos  ocurrentes  en  la  administra- 
ción de  justicia  ofrece  dificultades,  qu:^  to.^a  allanar  í\  V.  H.  Se  mandó 
j)asar  A  la  Comisión  de  Legi*^lación. 

El  señor  Reprír^^^entante  don  Solano  García,  acusa  recibo  á  la  nota 
del  señor  Presidente,  fechaseis  del  mes  que  ha  concluido, y  dice,  que 
ya  hubiera  efectuado  su  regreso,  si  no  fuese  por  falta  de  buques  para 
este  destino ;  pero  que  pas:\do  dos  días,  salía  uno  para  Buenos  Aires, 
d(jnde  pensaba  embarcarse,  y  quede  aquel  destino  le  sería  fácil  venir 
en  uno  d(»  los  paquetes  i\  la  plaza  de  Montevideo.  Se  mandó  archivar. 

El  señor  Ministro  de  Gobierno  en  comunicación  de  siete  del  corrien- 
te, acusa  recibo  del  Decreto  del  día  tres  sancionado  por  Vuestra  Hono- 
rabilidad relativo  <á  que  el  Gobierno  presente  un  estado  de  la  recauda-' 
ción,  inversión  etc.  délas  rentas  del  Estado  desde  el  diez  de  Diciembre 
hasta  igual  día  del  mes  de  Marzo;  (expresando  que  remitirá  el  referido 
estado  tan  luego  como  sea  [>osible,  siendo  de  su  deber  insinuar  haberse 
tomado  ya  medidas  para  la  forma(Món  de  él,  y  que  llegue  al  conocimiento 
de  Vuestra  Hont>rabilidad  caracterizado  de  la  mavor  exactitud.  —  Ar- 
chivesí*. 

Del  dictamen  que  presenta  la  Comisión  de  Constitución  y  Legislación 
para  la  cesación  de  los  Agentes  Fiscales  del  crimen  en  los  Departa- 
mentos.   -  Que  se  repartiría. 

Otro  df»  la  misma  Comisión  proponiendo  sea  admitido  el  proyecto  de 
adición  al  Reglamento  para  que  puedan  sei*  nombrados  los  Secretarios 
del  s(Mio  mismo  de  la  Asambl(»a.  — (Que  sí»  repartiría) . 

Se  dio  cuenta  y  leyó  la  siguient(í  comunicación  : 


MlNISTÍÍino  Í)K    (5r  UJIKIíNO. 

Aguad;!,  Abril  ocho  rlí»  mil  ocli<)(*ií.*iilos  wintinuove. 

P21  ( lobii-nio  Provisorio  dol  Kslado  tionc  el  h(»nor  de  presentar  y 
someter  á  la  s:ineión  de  la  IIon(»raf)l(*  Asamblea  (Veneral  Constituyente 
y  Legislativa  el  adjunto  i*(»glamento  provisorio  de  administración  de 
justicia  ([W  ha  potlido  formar  desi)ues  de  haber  tomado  los  eonoci- 
miíMitos  lU'cesai'iíjs  sobre  tan  díMidada  materia. 

La  IIoiioraf)h»  Asamldea  eonsu  aeostuml)rada  sabiduría  lo  adoptará, 
modiíií*ai*á  ó  desechará  s<*gún  h»  parezca  conveniente,  pero  entre  tanto^ 
es  meiKv^ter  ([ue  Iíjs  scfioi'es  líeprescntantes  se  persuadan  que  es  nr- 
g(inu.»  unitormai*  y  rogulai'i/ar  en  el  Kstado  est'i  ramo  importante  de  la 
adminislraí*ión.  La  disposición  de  la  Asamblea,  de  seis  de  Kiiero,  que 
d(.":laró  vigentes  en  todo-;  los  d(*i)ai'tamen1(js  las  L.  L.  y  estatutos  que 
n»gían  anl(vs  de  la  Convención,  ha  ocasionado  en  e  te  como  en  otros  ra- 
mos, gi-aves  enjbarazos  y  paralizado  el  curso  de  una  nmltitud  de  asun- 
tos judiciales,  por  que  ir.)  habiendo  en  (»1  Kstado  un  Tribunal  de  Apela- 
cionesja  (''uñara  de  Mo:itevid(M)  comjce  enaqu(»l  grado  en  todas  las 
causas  qu(^  se  siguen  d<^nfro  de  su  rc^cinto,  mientras  (pie  en  los  depar- 
tamentos de  campana  el  (fol)ernador  con  su  Asesor  constituía  el  Tri- 
bunal de  Ai)elaciones  hasta  trece  del  m(\s  pagado  que  se  mandó  sus- 
l)endei*.  La  complicación  y  giMvámrínes  consiguientes  á  (íste  estado 
re<*laman  ui-gentemente  la  atención  d(í  Ins  autoridades,  y  el  (Gobierno 
espera  que  la  Asamiilea  se  contra(M'«'i  con  prefíMTMicia  al  remedio  que 
de  ella  Si*  pi'on)eten  l(»s  Pueblos. 

Kl  (Tobí'rnadoi*  i)i-ovisor¡o  saluda  á  los  senoivv^  Hepresentantes  con 
distinguida  con<i( Iteración. 

JOSÉ  UONDEAU 

.ICAN  r'llANCHCO  (iIKÓ. 

Honorables  Uepresenlantes  d(»  la  Asamblisi  (leneral  Constituvente  v 
L(^gislativa  de  e<te  listado: 


Se  indicó  por  el  señor  Vic(»-Pr(v<idente  (iu(»  el  Reglamento  queso 
acompañaba  era  bastante»  difuso;  y  por  consiguiente  se  leería  cuando 
despaehas(*  la  Comisión  de  Legislación  á  cpiien  pasal)a. 


Se  leyó  el  siguiente: 


—  357  — 


DICTAMEN 

Señores  Representantes.  La  Comisión  de  (.'Onstitucióny  Legislación, 
á  cuyo  informe  so  ha  pasado  la  niiiiiita  de  decreto  presentada  por  uno 
de  sus  miembros,  halla  ser  do  la  mayor  importancia  y  necesidad  el 
que  con  toda  preferencia  se  discuta  y  sancione,  con  la  sola  variación 
poco  esencial,  que  demuestra  la  nueva,  que  de  acuerdo  del  mismo  au- 
tor tiene  el  honor  de  eUívar  á  la  consideración  de  los  señores  Repre- 
sentantes, á  quienes  saluda  con  todo  su  respeto. 

Aguada,  Abril  seis  de  mil  ochocientos  veintinueve. 

José  EUaurí. — José  Ftlix  Ztthiloga. — 
Lnis  Bernardo  Cuvia.  —  Cristóbal 
Echeverriarza. 

Señores  Representantes  de  la  Asamblea  Constituyente  y  Legislativa 
del  Estado. 

Nueva  minuta  de  decreto  en  lugar  de  la  presentada  por  el  señor 
Ellauri. 

Artículol.o  ~Eldla2de  Mayo  próximo  se  abrirá   la  discusión  so 
breel  proyecto  de  Co